PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 2929-D-2018
Sumario: PEDIDO DE INFORMES AL PODER EJECUTIVO SOBRE LAS NEGOCIACIONES ENTRE LOS GOBIERNOS DE LA ARGENTINA Y GRAN BRETAÑA POR UN ACUERDO DE COOPERACION CIENTIFICA PARA LA CONSERVACION DE RECURSOS PESQUEROS EN EL ATLANTICO SUR, Y OTRAS CUESTIONES CONEXAS.
Fecha: 15/05/2018
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Dirigirse al Poder Ejecutivo Nacional para que a través del organismo que corresponda tenga a bien informar a esta Honorable Cámara de Diputados respecto a las siguientes cuestiones:
1. Cuál es el marco de las negociaciones entre los gobiernos de la Argentina y Gran Bretaña por un acuerdo de cooperación científica para la conservación de recursos pesqueros en el Atlántico Sur;
2.- Informe si estás negociaciones se están llevando adelante, detalle cuales son los motivos;
3.- Informe si la firma del convenio de cooperación está relacionada con la falta de capacidad de nuestra Armada Argentina para patrullar y vigilar el Mar Argentino. Especifique;
4.- Informe cómo afecta la firma del convenio al justo reclamo que viene realizando nuestro país sobre la soberanía las Islas Malvinas;
5.- Cual fue el resultado del convenio de cooperación entre ambos países en el pasado?
6. Porque fue suspendido dicho acuerdo.
7. Especifique las razones y propósitos para activarlo dicho acuerdo

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Ante una nota periodística de Infobae.com
(https://www.infobae.com/politica/2018/05/09/gran-bretana-y-la-argentina-empezaran-a-controlar-en-forma-conjunta-la-pesca-en-el-atlantico-sur/) donde se menciona que las negociaciones que podrán mantenerse con Gran Bretaña para controlar en forma conjunta la pesca en el Atlántico Sur, están relacionadas a un nuevo acercamiento en las relaciones Bilaterales con dicho país. -en torno al conflicto de las Islas Malvinas, siendo que dichas negociaciones se basan en acuerdos de pesca que están suspendidos, es necesario contar con más información al respecto.
Es necesario tener en cuenta que la pesca es una industria clave en el desarrollo económico de las islas. Aporta entre el 35% y el 48% de su Producto Bruto Interno (PBI). Cuando se comenzó en 1986 a explotar los recursos de las aguas en disputa, los ingresos de las Malvinas aumentaron un 500%, garantizando la autosuficiencia económica en todas sus áreas de gobierno menos en la defensa y en política exterior, que aún son financiadas por Londres. Sólo por venta de licencias, las islas recaudan 25 millones de dólares anuales. Estos son datos que son necesarios tener en cuenta para entender de qué se trata este convenio de cooperación entre ambos países. -
Mediante los Acuerdos de Madrid I y II, firmados en 1989 y 1990, los dos países restablecieron –bajo la fórmula del paraguas de soberanía, que mantenía inalterados las reivindicaciones de ambas partes– sus relaciones diplomáticas, interrumpidas al estallar la guerra, y acordaron medidas para fomentar la confianza y evitar incidentes en la esfera militar; cooperar para la preservación de recursos pesqueros y para la exploración de hidrocarburos; y establecer contactos entre las islas Malvinas y el territorio continental; entre otras cuestiones.
La cooperación permite tener información científica sobre la evolución de las especies migratorias (principalmente el calamar Illex Argentinus), clave para fijar los límites de cuotas máximas permisibles de pesca y evitar la sobreexplotación y depredación. La Argentina al restablecer el vínculo bilateral, logra preservar los recursos, y, sobre todo, discutir sobre el diferendo de soberanía, aunque esto no se produjo.
La Declaración Conjunta sobre Conservación de Recursos Pesqueros estableció la cooperación científica, a través del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep) y el Imperial College Británico. Además, estipuló la creación de una Comisión de Pesca en el Atlántico Sur (CPAS), y la prohibición total temporal de pesca comercial en una zona delimitada destinada a la conservación pesquera. La Comisión de Pesca se reunió durante quince años dos veces por año –una en Londres y otra en Buenos Aires– y recabó información sobre las flotas pesqueras, estadísticas sobre capturas, propuso la realización de investigaciones científicas conjuntas y recomendó acciones de conservación de recursos migratorios en aguas internacionales.
Si bien la Argentina tenía entre sus objetivos restablecer la relación con el Reino Unido, evitar la depredación de los recursos, y sentar las bases para discutir la soberanía sobre las islas y el espacio marítimo circundante. Sin embargo, el Foreign Office nunca cambió su postura: eludió dialogar sobre soberanía y sólo cooperó en áreas vitales para el desarrollo económico del archipiélago, como la pesca y los hidrocarburos. Por el contrario, aumentó su control sobre el espacio marítimo circundante. En 1985, la premier Margaret Thatcher autorizó al gobierno de las islas a explotar los derechos de pesca. Así, estableció de facto una Zona Económica Exclusiva (ZEE) de los isleños, vedada a la explotación argentina, cuyo radio era de 320 kilómetros. La cooperación tampoco disuadió al Reino Unido de implementar otras medidas unilaterales. Cuatro años después de firmar los acuerdos, Londres levantó la prohibición total temporaria de pesca estipulada –para evitar la depredación– en el Anexo de la Declaración Conjunta sobre Conservación de Recursos Pesqueros, lo que motivó la protesta del gobierno argentino. Otras de las decisiones británicas unilaterales fue la extensión de las licencias de pesca hasta plazos de 25 años. “Esta medida constituye una forma de disposición ilícita y unilateral a largo plazo de recursos pesqueros en los espacios marítimos disputados”, sostuvo el Palacio San Martín por ese entonces en un comunicado.
Durante los quince años que Argentina siguió esta política no sólo no se discutió la soberanía, sino que el Reino Unido fortaleció su posición sobre las islas, a través de los cuantiosos ingresos que generó su incipiente industria pesquera. El ex vicecanciller Fernando Petrella reconoció en 1999 los límites que tuvo esa cooperación. “El hecho de que el Reino Unido ejercía jurisdicción de facto con exclusividad, impidiendo a la Argentina pescar y patrullar dichos espacios marítimos, impidió mayores progresos tanto en la cuestión de la conservación como sobre el fondo de la disputa”, escribió en el libro Década de Encuentro Argentina y Gran Bretaña 1989-1999, editado por el CARI.
Es por lo expuesto a fin de contar con mayor información sobre las ventajas que tiene la reactivación de los acuerdos de pesca con Londres, es que solicito a mis pares me acompañen en este proyecto de resolución. -
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
RAMOS, ALEJANDRO SANTA FE PRIMERO ARGENTINA
SELVA, CARLOS AMERICO BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
RELACIONES EXTERIORES Y CULTO (Primera Competencia)
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
RAMOS, ALEJANDRO SANTA FE PRIMERO ARGENTINA
SELVA, CARLOS AMERICO BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
RELACIONES EXTERIORES Y CULTO (Primera Competencia)
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTE DEL DIPUTADO SELVA (A SUS ANTECEDENTES) null

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.