PROYECTO DE LEY


Expediente 1874-D-2018
Sumario: DECLARAR DE INTERES PUBLICO LA PRODUCCION Y COMERCIALIZACION NACIONAL DE CARBON, EN YACIMIENTOS CARBONIFEROS RIO TURBIO, PROVINCIA DE SANTA CRUZ.
Fecha: 11/04/2018
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


“Declaración de Interés público de la producción y comercialización nacional de carbón en Yacimientos Carboníferos Río Turbio"
ARTÍCULO 1°: La presente ley tiene por objeto garantizar la extracción, producción, comercialización y distribución de carbón mineral para generación energía eléctrica y uso industrial en el país
ARTÍCULO 2°: Se declara de interés público la extracción, producción, comercialización y distribución de carbón mineral para generación de energía eléctrica y uso industrial en el país.
ARTÍCULO 3°: A los fines de garantizar la extracción, producción, comercialización y distribución de carbón mineral para generación de energía eléctrica y uso industrial en el país en tanto objeto de interés público, se deja en suspenso en Yacimientos Carboníferos Rio Turbio por veinticuatro meses cualquier reestructuración de la empresa y ajuste de personal.
ARTÍCULO 4°: A los fines de garantizar la extracción y producción de carbón mineral, se retrotrae la planta de trabajadores de Yacimientos Carboníferos Río Turbio, en la provincia de Santa Cruz, bajo cualquier forma contractual, al día 1° de enero de 2018, reincorporando a los trabajadores despedidos a partir de esa fecha.
ARTÍCULO 5°: Se faculta al Poder Ejecutivo a realizar una ampliación presupuestaria de hasta mil quinientos millones de pesos ($ 1500.000.000) con el objetivo de recuperar la planta de trabajadores y los niveles de producción del año 2017.
ARTÍCULO 6°: Se prohíben los despidos y suspensiones de cualquier trabajador, independientemente de su relación contractual, durante el término de veinticuatro meses.
ARTÍCULO 7°: Yacimientos Carboníferos Río turbio, en caso de efectuar despidos o suspensiones con justa causa, debe fundamentar obligatoriamente dicha decisión administrativa con documentación probatoria, ante la justicia laboral, en la jurisdicción que corresponda, respetando el debido proceso, donde el trabajador pueda ser parte y tenga su defensa de acuerdo a su estatuto vigente de trabajo.
ARTÍCULO 8°: Cualquier acto administrativo que implique la desvinculación de un trabajador de Yacimientos Carboníferos Río Turbio, es nulo de nulidad absoluta, con independencia de la autoridad que disponga dicho acto, y con independencia de la forma contractual existente entre el trabajador y Yacimientos Carboníferos Fiscales Río Turbio; con excepción de los casos mencionados en el artículo 7.
ARTÍCULO 9°: En caso de no acatamiento de lo establecido en la presente ley por parte de Yacimientos Carboníferos Río Turbio, sin perjuicio de las medidas de fuerza que frente a ello dispongan los trabajadores, ante la simple denuncia por parte del trabajador afectado o de su representación sindical de cualquier nivel, el Ministerio de Trabajo dispondrá la inmediata reincorporación del despedido para que vuelva a cumplir sus tareas normales y habituales.
ARTÍCULO 10: La orden judicial de reinstalación debe cumplirse en el término improrrogable de 48 horas, en todos los casos bajo apercibimiento. En caso de incumplimiento, con la mera solicitud del trabajador para hacerla efectiva, se procederá a la reincorporación con la presencia del magistrado en el lugar de trabajo y/o mediante oficial de justicia, con el auxilio de la fuerza pública, previamente ordenada en caso de resistencia a la reincorporación.
ARTÍCULO 11: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El carbón mineral es utilizado para la generación de energía y la industria principalmente. Es un componente de los hidrocarburos, especialmente de combustibles fósiles como el petróleo y el gas natural. Asimismo, es la materia prima que se emplea en la producción de plásticos y como fuente de energía para la combustión. También se usa el carbón para datación radiométrica, como componente de las minas de los lápices, como aditivo para lubricantes, como elemento principal de los aceros, en varillas de protección de reactores nucleares, en sistemas de filtrado y purificación de agua, para la formación de electrodos para baterías, entre otros usos industriales. Los fullerenos, cuyo elemento es el carbono, son usados en el campo de la nanotecnología que incluye ciencias tan diversas como la química orgánica, la biología molecular, la física de los semiconductores o la microfabricación entre otras.
En Estados Unidos en 2017 la Administración de Información de Energía informa que la productividad de la minería del carbón en ese país aumentó 26% en los últimos cinco años, alcanzando 6.8 toneladas por hora en 2017, frente a 5.4 toneladas por hora en 2012, de acuerdo al Informe Anual de Carbono de la EIA y los datos de la Administración de Seguridad y Salud Minera (MSHA). La productividad del carbón varía significativamente en sus distintas regiones de producción, dependiendo de su complementariedad con el gas natural para la generación de energía eléctrica (Administración de Información de Energía de Estados Unidos, marzo de 2018). El carbón producido en las cuencas de los Apalaches e Interior tiene un mayor contenido de energía, y además las minas están ubicadas más cerca de muchas plantas de energía e instalaciones industriales que consumen carbón, tal como ocurre en el caso de Yacimientos Carboníferos Río Turbio, que está ubicada muy cerca de la Central Termoeléctrica inaugurada en el año 2015, la cual forma parte del Complejo Rio Turbio, junto a la mina.
Las exportaciones de carbón de EE. UU. fueron de 97 millones de toneladas en 2017, frente a 60 millones de toneladas en 2016 y este número constituye el nivel más alto desde 2014. Los mercados de exportación fueron un destino para aproximadamente 13% de la producción total de carbón estadounidense y aproximadamente 30% de la producción de cuencas de los Apalaches e Illinois (Administración de Información de Energía de Estados Unidos, marzo de 2018). El consumo de carbón en el sector energético de los EE. UU se está desplazando cada vez más hacia el carbón refinado, incluso a medida que disminuye la generación de electricidad a partir del carbón. El uso de carbón refinado aumentó del 17% del consumo de carbón del sector energético en 2016 al 19% en lo que va de 2017, según los datos hasta septiembre. El carbón refinado se ha procesado para eliminar ciertos contaminantes del carbón crudo o de la materia prima (Administración de Información de Energía de Estados Unidos, diciembre de 2017).
Destacamos además que, en 2017, incluso Alemania, que tiene metas más ambiciosas para la incorporación de energías renovables que Estados Unidos y la Unión Europea en su conjunto, todavía obtuvo el 40 por ciento de su energía del carbón (The Editors, 2017). Pero Alemania no es una excepción. En BP Statistical Review of World Energy de 2017 se presentan varios gráficos de una serie temporal 1990-2016 del consumo energético mundial de la matriz primaria (desagregada en las distintas fuentes de energía) y, si bien el carbón muestra una tendencia leve en descenso, el consumo global de carbón ronda 28% en 2016. Este porcentaje se reparte en 12% en América del Norte, poco más del 15% en Europa, 49% en el este asiático y en América del Sur y América Central menos del 5%.
Esto ocurre porque los procesos de cambio tecnológico, previstos internacionalmente a través de los tratados y acuerdos incluidos en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en la generación de energías alternativas, son conducidos por los estados nacionales a través de acuerdos políticos en planes estratégicos a largo plazo. No obstante, las importantes discusiones y acciones de muchos países del mundo por el reemplazo del carbón como fuente de energía, por energías renovables más limpias, esos procesos de cambio tecnológico necesitan del protagonismo del Estado para garantizar un tránsito ordenado en la generación de energía, en el que todos los ciudadanos y nuestros proyectos productivos usemos la energía necesaria para la vida. En ese plan estratégico de cambio tecnológico, el carbón sigue siendo una fuente de energía primordial en la generación de energía eléctrica y para uso industrial en nuestro país y en el mundo.
En el caso de nuestro país, la central eléctrica de Rio Turbio está provista de calderas de tipo lecho fluido circulante, con intercambiadores Intrex procedentes de la firma Foster Wheeler, cuyas características la hacen mucho más amigables con el medio ambiente porque reducen sensiblemente las emisiones de gases, los de azufre que en el lecho se hacen reaccionar con piedra caliza precipitando con las cenizas y dando lugar a un producto que se comercializa como cemento de albañilería y otros gases perjudiciales no se llegan a formar porque estas tecnologías permiten un control de temperaturas. Estas soluciones técnicas permiten cumplir las exigentes pautas europeas de medio ambiente y son las mismas que utiliza una central idéntica en la ciudad polaca de Chorzow, con los mismos proveedores (Foster Wheeler las calderas y Siemens las turbinas (Elcho CHP plant), próxima a la ciudad de Katowice que utiliza carbón polaco y suministra energía al sistema interconectado europeo y calor al sistema de calefacción distrital y dentro de una zona cuyos vientos podrían hacer llegar gases efluentes a ciudades como Praga, Viena o Berlín. Una mejora respecto de la central europea consiste en que en vez de utilizar agua para enfriar el vapor en el condensador a la salida de la turbina se usa aire con grandes ventiladores y esto se hace para evitar el agua, recurso escaso en la Patagonia reemplazado por aire ambiente.
En nuestro país la exploración de yacimientos carboníferos comenzó en los años 1860, durante la presidencia de Sarmiento, con la aprobación de la Ley 448, por la demanda que la expansión de ferrocarriles introducía sobre la producción de carbón para su funcionamiento. El primer yacimiento carbonífero documentado se encontró en la provincia de Santa Cruz en 1877. En 1936 la Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales inicia exploraciones para encontrar petróleo, pero lo que se encuentra también, es carbón en el yacimiento carbonífero Río Turbio. Durante la Segunda Guerra Mundial, los países involucrados en el conflicto armado, no exportaron carbón a Argentina, con lo cual nuestro país se vio afectado por este desabastecimiento y ya para ese momento el carbón era necesario para el funcionamiento de los ferrocarriles, la electricidad y muchas industrias. En 1941 el Directorio de YPF decide la creación de la División Carbón Mineral. En 1943 se crea la Dirección Nacional de Energía y en 1945, la Dirección General de Combustibles Sólidos Minerales. En la década de 1940 se explotan las minas 1 y 2, y en 1950 se abre y explota la mina 3. En el año 1951, se inaugura el ferrocarril Río Turbio - Río Gallegos con el objeto de llevar el carbón al Puerto Deseado.
En 1958, se funda Yacimientos Carboníferos Fiscales que reemplaza a la División Carbón Mineral. La comercialización de la empresa llega a su punto mayor en 1972 y se utilizaba principalmente para la generación hidroeléctrica y nuclear. Durante el último período militar de nuestro país, la empresa entra en una etapa de pocas inversiones con el deterioro de sus maquinarias e infraestructura. Sin embargo, durante la década del ochenta hubo algunos intentos de reactivación en el marco del Plan Austral. La empresa inicia un período de reestructuración en el año 1993, que concluye con su privatización en 1994 por parte del gobierno de Carlos Menem. Hasta ese entonces la producción de carbón era comprada por la usina térmica de San Nicolás. Para agosto de 2001, el Estado nacional deja de enviar el subsidio a la empresa y la usina térmica de San Nicolás interrumpe sus compras de carbón a Yacimientos Carboníferos Fiscales. En 2002 el grupo Taselli, como privados que habían adquirido la empresa en 1994, abandona el proyecto y entonces el presidente Duhalde interviene la mina y la convierte en la primera empresa privatizada en los años 1990 que volvía al Estado.
Durante la presidencia de Néstor Kirchner en 2007 llegó a ser la primera turbina termoeléctrica a carbón de la Argentina, dando trabajo a más de 2800 personas. Debido a una década de inversiones desde 2002, en el 2013 se anuncia que Yacimientos Carboníferos Río turbio había multiplicado en un 250% su producción. En 2015, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró la Central Termoeléctrica, interconectada al sistema eléctrico nacional, con planificación nacional de que esta central utilice el carbón proveniente del yacimiento Río Turbio. En este plan original del complejo de Río Turbio, la Central Termoeléctrica a carbón se concibió para vincular la Patagonia al Sistema Argentino de Interconexión. Esta usina debe generar 240 MW a partir del consumo de 1,2 millón de toneladas de carbón anuales. Por ello, a fines de 2015 la Cámara de Diputados de la Nación le dio media sanción a un proyecto que impulsaba la creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales Sociedad del Estado, que hubiera tenido bajo su control el yacimiento, el complejo ferroportuario y la Central Termoeléctrica a Carbón de Río Turbio. Este proyecto, que finalmente no fue sancionado por el Congreso de la Nación, se enmarcaba en el régimen del Programa de Propiedad Participada sancionado por la Ley 23.696 en los años 1990, y hubiera contado con representación del Estado nacional, del Estado provincial y de los trabajadores. A principios de 2016, en la planta generadora se estima que se encontraban cumpliendo funciones unos 2800 trabajadores, que vienen denunciando desde ese año, distintas políticas de desmantelamiento y vaciamiento de la empresa. Hoy los trabajadores explican que se pueden producir 1,5 millón de toneladas y que las reservas comprobadas de carbón mineral se estiman en 345 años.
Al mes de asumir la alianza Cambiemos, un artículo en Clarín (31/1/16) explicaba que la obra “tiene un 93% de avance”. En febrero de 2017 se iniciaron pruebas de nueva tecnología para transportar el carbón extraído de las minas de Yacimientos Carboníferos del Río Turbio (YPRT) directamente hacia la usina. En mayo, la agencia Telam (9/5/17) festejaba la inversión de $680 millones de pesos en equipamiento y el interventor de YCRT nombrado por el gobierno, Omar Zeidan explicaba: “vamos a poder extraer el carbón que necesitamos para abastecer nuestra mega usina”. También afirmaba Zeidan: “Nuestro carbón sirve y la energía generada con este insumo está creciendo en el mundo” y recordaba que en Polonia el carbón “representa el 70% de la matriz energética”. En octubre, el ministro Aranguren visitó las instalaciones del complejo minero de Río Turbio y la usina termoeléctrica en construcción. El ministro explicó al diario rionegrino El Patagónico (14/10/2017): “Desde un primer momento el gobierno de Cambiemos tomó la decisión de continuar con este proyecto […] poniendo en operatividad tanto la Mina como la Central Termoeléctrica”. También aseguró que la mina estaba a semanas de producir 50.000 toneladas por mes, la mitad de lo que se necesitaba. “A partir de ahí vamos a poder empezar a producir energía eléctrica”, afirmó Aranguren. En este contexto de incremento de la producción de la mina, como surge de las propias declaraciones de los funcionarios nacionales, el gobierno de Cambiemos nos sorprende con el despido de 500 trabajadores y la amenaza latente de otros 500 (El Cohete a la Luna, Hurtado y Salvarezza, 2018).
Los despidos, según Clarín (29/01/18), buscan “recortar $1000 millones de sus gastos” con la intención de “reducción del déficit fiscal”. Según esta nota, se buscaría “que la empresa sea viable como la usina, nada va a cerrar”. Las denuncias de la mesa intersindical desmienten esta versión y sostienen que la intención del gobierno es frenar la usina para continuar solo con la extracción de carbón.
Agreguemos que el ataque al carbón ocurre en el marco de una producción nacional declinante de gas y petróleo como consecuencia de las políticas energéticas sin rumbo del ministro Aranguren, que casualmente solo benefician a las empresas extranjeras importadoras. Ámbito (29/1/18) es elocuente en su encabezado: “Argentina, lejos del autoabastecimiento energético: se importa más crudo y bajan la producción y las regalías”. En definitiva, si consideramos que en la matriz primaria argentina el carbón no supera el 1-2%, resulta claro que hay mucho espacio para incorporar carbón a la producción de electricidad. Sobre todo cuando vemos que, según el MEyM, en 2016 la Argentina importó 800.000 toneladas de carbón mineral (MEyM, Balance Energético Nacional del 2016, 2017), es decir, que nuestro país no produce el carbón que necesitamos en el Complejo Río Turbio, pero no lo reemplazamos por energías renovables limpias, sino que lo importamos para continuar utilizando carbón para la generación de energía eléctrica y para uso industrial. Asimismo, la agencia Telám anunció en los primeros días de enero de 2018 que exportamos carbón crudo a Chile, en aproximadamente 30000 toneladas mensuales, siendo que ese carbón puede ser acumulado para la generación de energía en la Central Termoeléctrica en el Complejo Rio Turbio. Esta es una muestra más de la errática política energética que lleva adelante el gobierno de Cambiemos: importamos carbón que no podemos reemplazar por otras energías renovables y que lo necesitamos para la generación de energía y para su uso industrial, pero exportamos el carbón crudo que necesitamos, en vez de generar un agregado de valor a través de la Central Termoeléctrica del Complejo Rio Turbio. En otras palabras, importamos lo que necesitamos para producir energía y bienes industriales, pero cuando producimos carbón para los mismos fines, lo exportamos a Chile sin agregado de valor, profundizando una balanza comercial desfavorable para la Argentina.
Destacamos la importancia geopolítica que tiene la presencia del Estado en la generación de energía y trabajo en el extremo austral del país, y la enorme importancia del complejo minero para las localidades de Río Turbio y 28 de Noviembre. Argentina dispone de carbón de excelente calidad, que puede ser extraído a precios competitivos, generando fuentes de trabajo en una zona de la Patagonia de relevancia geopolítica y diversificando la matriz energética. Clausurar la Central Termoeléctrica para concentrarse únicamente en la producción de carbón una vez más reafirma un modelo de país dependiente, sin industria, que no necesita energía, ni ciencia, ni trabajo, y que se encamina a dejar a gran parte de la población en la intemperie de la pobreza y el desempleo.
Un modelo de soberanía energética nacional, debe incluir necesariamente la producción, comercialización y distribución del carbón mineral, como fuente de energía para la generación eléctrica y para uso industrial en el país, complementariamente con la generación de energía realizada con otro tipo de combustibles. Porque creemos que la soberanía energética nacional se garantiza a través de políticas de Estado que la prioricen y le agreguen valor a los procesos productivos que ya veníamos desenvolviendo en el país, solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
SALVAREZZA, ROBERTO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
MERCADO, VERONICA CATAMARCA FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SORAIRE, MIRTA ALICIA TUCUMAN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
ALONSO, LAURA V. BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
ROMERO, JORGE ANTONIO CORRIENTES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CAROL, ANALUZ AILEN TIERRA DEL FUEGO FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
HUSS, JUAN MANUEL ENTRE RIOS FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CIAMPINI, JOSE ALBERTO NEUQUEN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
VOLNOVICH, LUANA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CORREA, WALTER BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
RAVERTA, MARIA FERNANDA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
FILMUS, DANIEL CIUDAD de BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CARRO, PABLO CORDOBA FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SIERRA, MAGDALENA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SORIA, MARIA EMILIA RIO NEGRO FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
YASKY, HUGO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
MINERIA (Primera Competencia)
ENERGIA Y COMBUSTIBLES
LEGISLACION DEL TRABAJO
PRESUPUESTO Y HACIENDA
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
SALVAREZZA, ROBERTO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
MERCADO, VERONICA CATAMARCA FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SORAIRE, MIRTA ALICIA TUCUMAN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
ALONSO, LAURA V. BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
ROMERO, JORGE ANTONIO CORRIENTES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CAROL, ANALUZ AILEN TIERRA DEL FUEGO FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
HUSS, JUAN MANUEL ENTRE RIOS FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CIAMPINI, JOSE ALBERTO NEUQUEN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
VOLNOVICH, LUANA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CORREA, WALTER BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
RAVERTA, MARIA FERNANDA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
FILMUS, DANIEL CIUDAD de BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CARRO, PABLO CORDOBA FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SIERRA, MAGDALENA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SORIA, MARIA EMILIA RIO NEGRO FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
YASKY, HUGO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
MINERIA (Primera Competencia)
ENERGIA Y COMBUSTIBLES
LEGISLACION DEL TRABAJO
PRESUPUESTO Y HACIENDA
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTE DEL DIPUTADO FILMUS (A SUS ANTECEDENTES) null
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTES DE LOS DIPUTADOS CARRO; SIERRA Y SORIA (A SUS ANTECEDENTES) null
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTE DEL DIPUTADO YASKY (A SUS ANTECEDENTES) null

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.