8 INSERCIÓN SOLICITADA POR LA SEÑORA LOPARDO

Concesión de facultades a las fuerzas policiales y de seguridad, al Ministerio Público Fiscal y al Poder Judicial para ser aplicadas a la investigación, la prevención y la lucha de delitos complejos

Seguidamente me referiré al proyecto de ley de Técnicas Especiales de Investigación.
El proyecto que acompañamos tiene como escenario la nueva modalidad delictual que plantea el crimen organizado y que se caracteriza por la complejidad de los delitos cometidos en forma premeditada por organizaciones de tres o más personas, conectadas con redes internacionales de fines ilícitos, que cuentan con gran financiamiento y con acceso a medios tecnológicos de avanzada.
Este proyecto introduce en la normativa argentina herramientas superadoras de las conocidas que no resultan ya suficientes para afrontar este nuevo escenario. Las herramientas en cuestión son: el agente encubierto, el agente revelador, el informante, la entrega vigilada y la prórroga de jurisdicción. Todas estas figuras resultan ser de suma utilidad para identificar a los partícipes, esclarecer los hechos investigados y prevenir la consumación del delito.
Estas figuras no son nuevas en la Argentina: en algunos casos, como el agente encubierto y la entrega vigilada, ya se encuentran previstas en la Ley de Estupefacientes, 23.737 (artículos 31 bis –agente encubierto- y 33 –entrega vigilada ), que con este proyecto se pretende complementar con otras figuras de modo de ampliar el abanico de herramientas.
Por otra parte, figuras tales como la entrega vigilada y el agente revelador se han venido aplicando de hecho, y con este proyecto se busca darles un marco regulatorio a fin de preservar los derechos y garantías constitucionales, tanto de los sujetos investigados como de los agentes y funcionarios que eventualmente puedan intervenir.
A este fin, la regulación de dichas figuras se estructura sobre tres principios que son la razonabilidad, la necesidad y la proporcionalidad. En este sentido, el primero de ellos conocido también con el nombre de excepcionalidad implica que se recurrirá a dicha figura en última instancia; esto es, cuando no exista una medida más idónea para esclarecer los hechos que se investigan (artículo 4° in fine del proyecto). El principio de necesidad refiere a que el testimonio de los agentes sea absolutamente imprescindible (artículo 8° del proyecto). Finalmente, la proporcionalidad refiere a la estricta cautela en la utilización de la figura de los agentes, ya que estos no serán punibles cuando incurran en un delito motivo de la investigación, siempre y cuando ello no signifique poner en peligro la vida o la integridad física o síquica de una persona o la imposición de un sufrimiento grave (artículo 9° del proyecto). Su aplicación será resultado del peso y contrapeso de los poderes públicos en el marco de la división de poderes característica de la forma republicana de gobierno.
No pretendemos con estas figuras inmiscuirnos en el seno de las organizaciones que bregan por los derechos sociales.
Sí pretendemos incorporar figuras que resultan ser de suma utilidad para prevenir y combatir el crimen organizado y que serán de aplicación a los delitos taxativamente mencionados en el artículo 2° del proyecto de ley, que son violatorios de los derechos humanos más elementales como los derechos a la vida, a la seguridad, a la integridad física y mental, y a la libertad, por mencionar solo algunos. Nos referimos a los delitos de producción, transporte y comercialización de estupefacientes; de terrorismo; de corrupción de menores de 18 años; de explotación sexual de menores; de proxenetismo; de secuestro con o sin extorsión; de trata de personas menores y mayores, entre otros.
Este proyecto está en línea con los convenios internacionales y con la legislación de las naciones que, en el marco del respeto a los derechos humanos, se empeñan en combatir este flagelo.
Cierro mi exposición con una reflexión que brindó el señor Kofi Annan en su carácter de secretario de Naciones Unidas, en ocasión de la ratificación de la Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional firmada en 2000 en Palermo (Italia), del que la Argentina es parte (Convención de Palermo): “Los grupos delictivos no han perdido el tiempo en sacar partido de la economía mundializada actual y de la tecnología sofisticada que la acompaña.” Nosotros debemos servirnos de los mismos factores para defender los derechos humanos y vencer la delincuencia y la trata de personas.

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-0000

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.