1. INSERCIÓN SOLICITADA POR LA SEÑORA DIPUTADA ABDALA DE MATARAZZO

Régimen previsional especial de carácter excepcional para los ex combatientes de la guerra de Malvinas

Nos encontramos una vez más en este recinto, como representantes del pueblo de la Nación, debatiendo temas que engrandecen a nuestra sociedad y que nos enorgullecen como legisladores y ciudadanos. Se trata, nada más ni nada menos que enmendar una deuda histórica con los veteranos héroes de Malvinas.
A más de treinta años de aquel abril de 1982, donde millones de argentinos dejamos de lado cualquier diferencia para sentirnos más argentinos que nunca, conscientes de que debíamos defender desde lo más profundo de nuestro corazón nuestra tierra, nuestra patria, no nos olvidamos de aquellos que pusieron el cuerpo -además del alma y el corazón- en esa sangrienta guerra al sur de nuestro suelo.
Hoy sabemos y estamos convencidos de que la guerra no es la vía, que -como dice nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner “la palabra es la única arma que tiene la Argentina”. Por eso es que desde que llegó Néstor Kirchner al gobierno nacional, no ha habido Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, ni ningún otro foro internacional en el que la Argentina no haya reclamado su soberanía sobre las islas Malvinas. Porque las Malvinas son argentinas, y porque honramos nuestra historia y por sobre todas las cosas, la memoria, es este gobierno el que sigue llevando nuestras voces de reclamo por el mundo, el que mantiene vivo el recuerdo permanente sobre este trágico hecho. Tanto es así, que recién treinta años después de la guerra, tenemos hoy un museo de Malvinas, que impedirá que nosotros y las generaciones venideras olviden ese triste capítulo de la historia.
Hoy venimos a honrar a la Argentina con memoria y con el reclamo incansable de soberanía. Pero sabemos que además de eso, existe aún una deuda con nuestros compatriotas, con aquellos jóvenes que -algunos a muy corta edad- pusieron el cuerpo y el alma para defender nuestra patria. Tenemos una deuda con nuestros soldados que hoy queremos saldar, que hoy vamos a saldar. En aquel entonces otras eran las ideas, eran otras las formas de ejercer el poder, y hoy nos toca, a quienes repudiamos aquella mancha negra en nuestra historia, hacernos cargo de sus errores.
Hace pocos días tuve el alto honor de representar a este Cuerpo Legislativo en el Cuarto Encuentro Mundial de Presidentes de Parlamentos, llevado a cabo en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, y en esa ocasión conté con orgullo y enorme responsabilidad al resto de nuestros colegas del globo, la vasta legislación que en materia de derechos humanos, civiles y de género hemos hecho realidad en los últimos doce años, una acción que no tiene precedentes en la historia argentina; este que hoy venimos a aprobar es un derecho más que se suma a esa lista de logros, que tenemos el deber y el compromiso de resarcir: el derecho que legitima el reconocimiento definitivo a los más de 4.000 muchachos que se pusieron al hombro la bandera argentina para defender nuestra soberanía en una lucha que continúa hasta el presente.
Sguiremos luchando por recuperarlas, porque las Malvinas son argentinas, porque queremos que nuestros compatriotas que lucharon puedan vivir dignamente y con el honor que se merecen, es que acompaño con convicción y amor a la patria esta iniciativa y espero, señor presidente, que no haya un argentino en este recinto que así no lo sienta.
 

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.