3. INSERCIÓN SOLICITADA POR EL SEÑOR DIPUTADO AGUILAR

Como cuenta la historia el ferrocarril, fue uno de los principales elementos de dominación inglesa en nuestro país.
El ferrocarril desde años comenzó a unir los pueblos, el trasporte de pasajeros y de carga era una cuestión fundamental en aquella época. Las empresas ferroviarias podían dejar aisladas e incomunicadas zonas enteras, gozaban de un poderío especial frente a la sociedad. La necesidad de los mismos generaba su dependencia.
Por la década del 30 comenzaron a cesar las inversiones inglesas y a reclamar que el estado nacional se hiciera cargo de las pérdidas.
En este escenario político Perón decide la nacionalización de los ferrocarriles, decisión que no fue nada sencilla ni económica, pero como argumentó Scalabrini Ortiz “no importaba el precio porque se compraba soberanía y con ella la posibilidad de favorecer el desarrollo de la industria nacional”.-
En un acto multitudinario, el 1° de marzo de 1948 se oficializó la toma de posesión de los ferrocarriles, concretándose, un viejo anhelo nacional. En aquel momento la red ferroviaria ocupaba aproximadamente 47.000 kilómetros de largo.
Como se dijo en aquella época la estatización de los ferrocarriles no fue solamente una transferencia de la administración de los mismos, significó un acto de independencia nacional.-
Sin duda alguna los ferrocarriles en manos del Estado Nacional conllevaron importantes mejoras a los trabajadores, y una mejor conectividad nacional.
En la década del noventa se dejó esa conquista en manos de empresas privadas, nuestros ferrocarriles se privatizaron, perdieron el empleo muchos trabajadores argentinos, desaparecieron en gran medida los trenes de larga distancia, desbastaron el servicio, año tras año era cada vez peor, lamentablemente en esta “década ganada” no existió una política de transporte seria destinada al usuario. Tuvimos que llorar todos los argentinos la tragedia de once, que se llevó 51 víctimas para que el Gobierno Nacional se dé cuenta que debía tomar cartas en el asunto en la política ferroviaria. ¿Es necesario que siempre esperemos una tragedia para ocuparnos de temas de necesidad social como es el transporte público?
Celebro que estemos analizando la estatización del sistema ferroviario, pero lamento que el mismo haya demorado tanto tiempo. Hoy nos encontramos analizando una decisión de soberanía nacional como allá por la década del 40 analizó nuestro líder político.
Existen muchas diferencias ideológicas y políticas entre los partidos hoy en día, pero sostengo que ninguno dudaría en nacionalizar la red ferroviaria.
Es una bandera del peronismo que debemos hacer flamear entre todos, es una bandera nacional.
Las desinversiones, el pésimo servicio brindado para los usuarios, para los argentinos conlleva que este Parlamento analice la estatización de los trenes.
Pero esta estatización debe apuntar a brindar un mejor servicio a nuestros compatriotas, debemos viajar como personas no como animales, debemos reflotar el transporte de carga, esto reduciría los costos del transporte, reduciría tráfico en las rutas y accidentes viales.
Esto debe ser una política de estado no una política partidaria, ni una cuestión electoral.
La estatización de los ferrocarriles debe ser seria, transparente y con miras al bien común.
Estas decisiones políticas deben ser acompañadas por todos los sectores sociales, que el Estado Nacional no nos defraude, que logre otorgarle a los usuarios mejores servicios, mayor protección, mejor calidad de transporte.-
Y si es así como dijo el General Perón el 1° de marzo de 1948 “les pido que festejen esto que nos ha costado mucho y que esta noche estén muy alegres y muy felices”.
 

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.