32. INSERCIÓN SOLICITADA POR LA SEÑORA DIPUTADA TUNDIS

Hoy nos encontramos en tratamiento de este proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo con la finalidad expresada de estatizar el Servicio Ferroviario Nacional. La realidad es que en lugar de ello se reformula el ámbito administrativo de las diferentes áreas de la explotación de los ferrocarriles que han quedado como saldo de las políticas de privatización implementadas desde los comienzos de los años 90.
Se declara de interés público la reorganización pero no se lo declara servicio público, por lo que seguirá siendo un mal servicio que continuará enriqueciendo a operadores privados a costa de la prestación de un mal e ineficiente servicio.
Ninguna de las normas que integran la ley que se nos presenta para análisis y aprobación incluye alguno de los siguientes tópicos.

Función social y económica de los trenes.
Enfatizar el abaratamiento de los costos de transporte de cargas y su influencia para las economías regionales.
Para el caso de las cosechas abandonadas por los productores por razones económicas, prever la utilización del ferrocarril para la redistribución en zonas carenciadas y sitios de utilidad pública, en lugar de presenciar la inútil pérdida de recursos útiles.
Dar prioridad a aquellos pueblos, localidades o ciudades donde el funcionamiento del tren sea vital.
Trazados de línea.
Implementar una política de Estado donde los nodos de ferrocarril estén interconectados con las redes viales provinciales y fin de volver eficiente el sistema integrado de transporte de cargas.
Establecer los polos de desarrollo regional que deberán contar con la estructura de red ferroviaria.
Lograr con el trazado ferroviario una política de integración regional federal interconectada también con los países vecinos MERCOSUR y UNASUR.
Trenes sanitarios.
Establecer un servicio de salud a prestarse en trenes sanitarios que cuenten con la tecnología y recursos humanos suficientes para prestar servicios médicos itinerantes a localidades aisladas o alejadas.
Seguridad.
Eficiencia en todo lo relativo a la seguridad de los viajes, con adecuado control del funcionamiento de los trenes así como también la selección de personal idóneo permanentemente capacitado.
Destinar mayores inversiones en el soterramiento de los trenes urbanos como mejor medida para evitar accidentes.
Utilización de los medios tecnológicos (cámaras de seguridad monitoreadas a fin de evitar/o sancionar todo tipo de vandalismo.
Subsidios.
Determinar un adecuado plan de subsidios para acceso a los trenes de los grupos vulnerables, así como también de los pasajeros con mayor frecuencia.
Cuidado del medio ambiente.
Minimizar los riesgos contaminantes del medio ambiente.
Destinar mayores inversiones en el soterramiento de los trenes urbanos, como mejor medida para evitar accidentes.
Control.
Sistema de control permanente no solo del cuidado de las unidades sino del servicio.
Concientizar al usuario sobre la importancia del cuidado de las unidades, incentivar a realizar denuncias de carácter anónimo sobre todas las anomalías que pudieren detectar.
Sancionar en tiempo y forma a las empresas que no cumplan con las condiciones pactadas en los contratos.
Reconstrucción de un sistema de fabricación Nacional Estatal de material rodante. Nada de esto que debería esperarse hasta de la ideología del actual gobierno surge del texto del proyecto que se nos propone aprobar.
Algunos de los conceptos que he brindado tienen su correlato con la realidad cotidiana: el miércoles 28 de Enero de 2015 en Ambito.com brindaba la noticia que en Río Negro Productores arrojaron 80.000 kilos de peras y manzanas a la ruta, de las localidades del Alto Valle de Río Negro. Vecinos se acercaron a la ruta 22 para levantar las frutas que arrojaron los productores.
Edgar Artero, de Fernández Oro, explicó el reclamo. En declaraciones al sitio Noticias de Oro, aseguró que en total se perderán 400 millones de kilos de pera. "Los empresarios no quieren comprarla por el tema costos, ni la buena ni la dañada con el último granizo. No quieren saber nada, no la podremos vender. ¿Entonces qué hacemos? La tiramos o la regalamos", señaló" Ojalá viniera un tren a las estaciones de nuestras localidades y se lleve la fruta a otras partes del país. La venderíamos a $ 2 y que la aprovechen los chicos de los comedores barriales", propuso Artero.
En 1951 se inauguró un nuevo estilo de atención médica: el Tren Sanitario, que tenía doce vagones y llevaba un equipo médico especializado de 46 personas que vivían y comían en el tren. Durante cuatro meses viajó por el país. Un vagón se organizó como teatro para pasar películas y educar al pueblo en materia de higiene y medicina preventiva. El tren tenía su propio generador eléctrico, una farmacia, laboratorios, salas de rayos x, una sala de espera, una sala de cirugía, una sala de partos, salas donde atendían dentistas, médicos y ginecólogos; las vacunas, los medicamentos todos los servicios eran gratuitos. Llegaba a las comunidades más apartadas del país.
Hoy solo existen dos trenes sanitarios. La extensión territorial del país marca a las claras que dos trenes sanitarios son insuficientes para cubrir las necesidades de toda la población.
El primer ferrocarril comenzó a circular en Argentina en 1857, a cargo de una empresa privada. En 1914, las empresas ferroviarias habían extendido sus líneas a un promedio de 1.800 kilómetros por año, llevando la extensión total a 33.000 kilómetros.
El 13 de febrero de 1947 se firmó el acta de compra y el 1º de marzo de 1948, el gobierno argentino tomó formal posesión de los ferrocarriles británicos.
En la década del 40 se instaló en el país el Centro Industrial Fiat Concord (Ferreyra, Córdoba) destinado a la construcción de tractores. Una década después, la nacionalización de los ferrocarriles hizo surgir la necesidad de renovar urgentemente el material rodante lo que llevó a la creación de FADEL (Fábrica Argentina de Locomotoras) y en 1955 Fiat abre las instalaciones de «Grandes Motores Diésel» destinada a satisfacer la demanda de motores para locomotoras. Sin embargo, ese mismo año se produce la Revolución Libertadora y el proyecto de Fadel fue cancelado.
El 17 de agosto de 1989, (gobierno de Menem) con un fuerte aplauso se sancionó la ley N 23.696 (Ley de Reforma del Estado) dando paso a las privatizaciones. Álvaro Alsogaray (impulsor del Plan Larkin en 1961), referente de la centro-derecha a través de la UCD, sostenía por aquél entonces que «Achicar el estado es agrandar la Nación». “Ramal que para, ramal que cierra”, dijo Menem en noviembre de 1989 y así fue. Pero no solo se trataba de desactivar un medio de transporte sino que en líneas como las del Ferrocarril Belgrano quedaron sin recibir el «tren aguatero» unas 43 estaciones. «Pueblo sin tren, pueblo que muere» respondieron las ciudades y el interior de la Argentina, con protestas de distinta intensidad.
Todo esto provocó el desarraigo de los jóvenes y la muerte de los pueblos que vieron a la juventud emigrar para forjarse un bienestar fuera del pueblo que los vio nacer.
Con el tema de los ferrocarriles, este Congreso tiene una deuda con la Nación.
Por lo anterior, vengo a apoyar la disidencia de los señores diputados Solá, Daer, Fabiani y Esper.
 

 


 

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.