25. INSERCIÓN SOLICITADA POR LA SEÑORA DIPUTADA RÍOS

Como integrante de este proyecto político, debo expresar la satisfacción y el orgullo que me despierta votar favorablemente por uno de los proyectos que con total seguridad recordaremos todos los argentinos.
Los ferrocarriles argentinos serán declarados “de interés público” y volverán a ser administrados por el estado nacional.
Como entrerriana, siento que la recuperación de la administración del sistema ferroviario por parte del Estado, conlleva para quienes hemos crecido en el interior del país connotaciones que van mucho más allá de la recuperación de un medio transporte.
Siento que aquí, como legisladores pero sobre todo como argentinos, estamos saldando una vez más una deuda con nuestra historia, en este caso, con cientos de familias, trabajadores ferroviarios y pueblos enteros que producto de las privatizaciones de los ferrocarriles a raíz de las políticas neoliberales imperantes en los años noventa, pasaron a formar parte de una etapa bochornosa, de desilusión y olvido para la historia de nuestro país.
En nuestra provincia de Entre Ríos, intereses de las minorías locales y extranjeras, de un modelo de país para pocos, se fueron concretando con la dictadura cívico militar a partir de 1976. El aislamiento que provocó el cierre de las estaciones de ferrocarril ha tenido como consecuencia la desaparición de pueblos y el riesgo latente de desaparición de algunos otros dentro de los distintos departamentos provinciales, pueblos que en su momento brillaron de vida y contribuyeron a motorizar nuestra económica regional. Pueblos como Strobel, cercano a Paraná, cuya actividad económica giraba alrededor de los importantes talleres ferroviarios, fueron cerrados, desguazados, y su gente ya dejó de tener razones para seguir viviendo en ese pueblo. Esta situación se fue repitiendo a lo largo y ancho de nuestro país.
Aquellos que han nacido o han recorrido alguno de estos pueblos que tuvieron al ferrocarril como eje de su economía, sabrán entender que no estamos tratando un tema del pasado, estamos discutiendo el devolver a millones de argentinos soberanía e identidad, estamos hablando de devolverle historia a nuestros pueblos.
Hoy, tenemos una oportunidad histórica de revertir esta situación porque tenemos un Gobierno Nacional que pone en primer lugar lograr el bienestar del pueblo.
Declarar “de interés público” y crear “Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado” permitirá al Estado nacional administrar este servicio público en función de la necesidad como país, reactivando los trenes de pasajeros, comunicando, facilitando el intercambio económico entre las distintas regiones de nuestro país, creando fuentes de trabajo genuino. Y fundamentalmente, los ferrocarriles en manos del Estado Nacional es expresión y sostén de un país federal.
La recuperación de esta potestad por parte del Estado tiene sobrados antecedentes, a raíz de los cuales este gobierno ha reivindicado el rol de Estado como como garante y administrador de los servicios publicos en beneficio de las mayorías, en beneficio de nuestro pueblo.
Y cuando hablo de “antecedentes”, no puedo dejar de mencionar que en el año 2003, con la llegada de nuestro ex Presidente Néstor Kirchner, se comenzaron a llevar adelante medidas concretas que tuvieron como continuadora a nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Como ejemplo de ello podemos citar el decreto 1.261, que permitió al Estado volver a tener responsabilidad sobre el transporte de pasajeros, como asimismo permitió la rescisión de los contratos de concesiones de líneas que habían sido declarados en emergencia.
Así también en lo referido a servicios publicos podemos citar como antecedentes la concesión del espacio radioeléctrico a la empresa francesa Thales Spectrum, que permitió construir 83 estaciones de TV digital; me refiero a la estatización de AYSA, empresa que imponía tarifas dolarizadas.
Imposible no mencionar la eliminación del sistema del capitalización y a las AFJP que las administraban, estableciendo un régimen de reparto estatal, permitiendo entre otras cosas la protección de los ahorros de nuestros trabajadores y jubilados. Tampoco puedo dejar de mencionar a Aerolíneas Argentinas, empresa emblema que traduce este nuevo rol del Estado que este gobierno ha instalado.
También en esta Honorable Cámara nacionalizamos la empresa YPF, la que nos había colocado en una posición extremadamente delicada con un déficit energético de casi 10.000 millones de dólares por la caída de producción de la empresa privatizada, y que ya en el año 2014 se logró revertir la tendencia declinante de más de ocho años.
Todas y cada una de estas conquistas han ido pudiendo hacerse realidad a su debido tiempo gracias a que vivimos en un país distinto.
Si hay algo que nadie jamás podrá poner en duda, es la coherencia pero sobre todo el enorme coraje que tuvo Néstor Kirchner y que continuó y continúa teniendo nuestra Presidenta en tomar las medidas necesarias para el beneficio de las mayorías, en beneficio del pueblo, por mas que afecten los intereses de quienes se creen por encima del bienestar de los argentinos.
Me trae a la memoria la lucha incansable de Raúl Scalabrini Ortíz, un patriota ejemplar quién concebía a los ferrocarriles como un servicio que debería estar en función de los intereses nacionales, y que por ello no debía estar en manos privadas, extranjeras. Porque esto significaba dependencia, significaba atraso de las economías regionales, significaba desintegración como país, significaba un servicio de transporte ajustado a un modelo de país que lo definían intereses extranjeros y una minoría local servil a ellos.
Fue Scalabrini Ortiz, quién por la década del 40 propuso recuperar soberanía con la recuperación de los ferrocarriles por parte del estado nacional. ¡Y vaya si se logró! Con el Gobierno del Gral. Perón se concretó la estatización de los ferrocarriles argentinos; no sólo se logró el desarrollo de muchísimos pueblos a lo largo y ancho de nuestro país, también significó trabajo para miles y miles de argentinos y sus familias, desarrollo de las economías regionales, comunicación entre pueblos, en definitiva significó un país integrado e integrador con un Estado administrador de sus bienes y servicios públicos en beneficio de su pueblo.
Con este proyecto estamos enalteciendo el pensamiento de Raúl Scalabrini Ortiz y es por eso que propongo que esta empresa nacional se llame Raúl Scalabrini Ortiz.
En nuestra provincia de Entre Ríos, nuestro gobernador Sergio Urribarri, quien fuera hijo de un trabajador ferroviario, ha llevado adelante medias concretas en la búsqueda de reactivar y mejorar la infraestructura ferroviaria en nuestra provincia. Ejemplo de ello es el decreto 2086, por el que oportunamente se creó la Unidad Ejecutora Ferroviaria de Entre Ríos. Es por ello que como legisladora por Entre Ríos me llena de orgullo votar favorablemente por este proyecto de ley.
Y quiero resaltar otro aspecto del debate que estamos teniendo en este recinto: el apoyo que la oposición está dando a este proyecto de ley. Con una agradable sorpresa, celebro que la oposición finalmente haya decidido acompañar esta iniciativa, teniendo en cuenta que en este recinto en proyectos de leyes pasadas de igual o mayor trascendencia para la argentinos que la que hoy estamos tratando, no hicieron otra cosa que oponerse con un egoísmo político sin precedentes.
¿Cambiamos nosotros? No. ¿Cambió la evaluación que la oposición hace de la realidad que vive nuestro país hoy? Puede ser. Igualmente, rescato el voto de amplio apoyo que tenemos hoy y sólo convoco a la oposición a mantener esta decisión en el futuro, no vaya a ser que aparezca algún nostálgico de otras décadas que pretenda volver a ese pasado nefasto de las privatizaciones.
Es hora de que el arco opositor comience a dar un debate serio, es hora de que comience a dejar de mentirle al pueblo que los puso en esta función, es hora de que la oposición se ponga a trabajar verdaderamente por los intereses de los argentinos.
Seamos nosotros, todo el pueblo argentino, defensores, custodios y garantes de lo que hoy estamos logrando.
Los ferrocarriles no sólo son transporte, son historia de los pueblos, son presente y son futuro.
Es por todo ello, que adelanto mi voto positivo a este proyecto de ley.

 

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.