23. INSERCIÓN SOLICITADA POR LA SEÑORA DIPUTADA ORTIZ

Para esta intervención, me nace hacer público que si tiene un mérito la gestión de este gobierno que tengo el honor de acompañar, es el de gratificarme como legisladora y como militante, pero sobre todas las cosas, como ciudadana, como jujeña, como argentina. Ocurrieron muchos años durante los que no se podía decir esto. Décadas sombreadas por “nadie piensa en la gente”, “nadie se pone en el lugar de a pie”, “claro, los gobernantes no viven como uno”. Nada más triste ni desolador que creer que quienes nos gobiernan no nos representan.

Entonces, junto a muchas medidas que me di el gusto de acompañar con absoluta convicción, llega el momento de ver posible el sueño de reconectar a nuestra Argentina, mediante un acto de soberanía e independencia que me llena de orgullo.
Como rezaba el texto de 1940 de Raúl Scalabrini Ortiz, Historia de los Ferrocarriles Argentinos, a poco de vencerse la concesión del servicio ferroviarios en aquellos años, hoy levanto mi voz y sumo mi voto porque “los ferrocarriles deben ser del pueblo argentino”. La nacionalización de los ferrocarriles producirá un beneficio nacional indudable al ponerse íntegramente al servicio de los requerimientos nacionales. No olvidemos que las economías regionales fueron las primeras perjudicadas por la desaparición del único medio comunicación de las zonas del interior con las áreas portuarias.
También, con la extinción del medio más económico de transporte de la producción, como representante de una provincia que se encuentra situada en el extremo norte de nuestro país no puedo dejar pasar por alto esta oportunidad de reflejar con algunas palabras, la situación caótica por la que tuvieron que atravesar los ciudadanos de las localidades y ciudades jujeñas, luego de la superación de la línea General Belgrano, que se desplazaba a lo largo de la histórica quebrada de Humahuaca con punto final en la ciudad de la Quiaca.
Como hija de la ciudad de Palpalá vienen a mi recuerdo las formaciones de trenes que venían a la ciudad de Buenos Aires, en búsqueda de los puertos trayendo el mineral que se extraía de la mina 9 de Octubre que era parte del complejo Minero – Forestal – Siderúrgico más importante del país como lo fue la planta acerera Altos Hornos Zapla actualmente también privatizada.
Se hizo humo la posibilidad de la conexión bioceánica, un objetivo que nos hemos propuesto hace años las provincias que bordeamos dichas masas de agua, nada más y nada menos, importantes para conectarnos con el resto del mundo. Pero aún me queda mencionar lo que se redujo (a la nada) la posibilidad del transporte público que sostuvo tanto el turismo como la comunicación entre las familias disgregadas por razones de trabajo, pues el tren siempre fue el medio de comunicación más accesible desde todos los tiempos. Por lo tanto, cuando nuestra presidenta en su exposición sostiene que este proyecto pretende “garantizar la integración del territorio nacional y la conectividad del país, el desarrollo de las economías regionales con equidad social y la creación de empleo”, yo una vez más me siento honrada al apoyar otro acto de independencia económica, de administrar lo que es nuestro y de hacerlo como mejor resulta para todos los usuarios. Ya lo dijo el General Perón en la nacionalización de 1947: “los bienes son del pueblo”. Por tal razón, apoyo fehacientemente y con convicción esta gestión que convertirá el servicio ferroviario en un servicio público de interés nacional, para todos y todas.
 

 

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.