12. INSERCIÓN SOLICITADA POR EL SEÑOR DIPUTADO DÍAZ BANCALARI

La iniciativa que hoy estamos analizando, anunciada por la presidenta Cristina Kirchner el 1 de marzo ante la Asamblea Legislativa, es un avance fundamental dentro de la política de transporte nacional. Un acierto más, que se suma a la larga lista de atinadas prácticas administrativas que se vienen sucediendo desde el año 2003.
Por intermedio de la presente propuesta se declara de interés público nacional, y como objetivo prioritario del país, la política de reactivación de los ferrocarriles de pasajeros y de cargas, estableciéndose como principio básico que la administración de la estructura ferroviaria será realizada por el Estado nacional.
La medida apunta a continuar con el proceso de reordenamiento ferroviario estratégico establecido por el gobierno nacional, y en atención a la especificidad y profesionalidad que el sistema de transporte por trenes requiere. Es la concreción legislativa de un antiguo anhelo, cuyo camino se comenzó a desandar hace ya un tiempo con la adquisición de modernas formaciones de trenes, la recuperación parcial de algunos servicios concesionados, la construcción de nuevos pasos a nivel, el mejoramiento de vías y la reactivación de talleres ferroviarios.
Todos sabemos que el sistema ferroviario argentino fue devastado por las políticas liberales y neoliberales impulsoras del abandono del servicio de ferrocarriles, que imperaron durante la dictadura militar y los años 90. La destrucción de la industria nacional estuvo ligada a la desmembración del transporte de cargas por vías férreas, a la vez que la desaparición y aislamiento de numerosas localidades estuvo directamente relacionada con la eliminación de la mayor parte del sistema de transporte de pasajeros por tren.
En consecuencia, habiendo avanzado hasta este punto en la recuperación económica de la nación, habiendo recobrado ya algunas de las empresas más emblemáticas y trascendentes para el funcionamiento de nuestra matriz económico-industrial, es el turno de dedicarnos a la reconstrucción y reactivación total y definitiva de nuestro sistema de transporte por vías férreas.
Con esta finalidad el proyecto establece la creación de Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado, que será la sociedad fundamental de todo este proceso, y que conforme a lo establecido en el artículo 12 del cuerpo normativo, absorberá acciones de la Administradora de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado (AIF), de la Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE), de Belgrano Cargas y Logística Sociedad Anónima, de Nuevo Central Argentino Sociedad Anónima, de Ferroexpreso Pampeano Sociedad Anónima y de Ferrosur Roca Sociedad Anónima.
Esta nueva sociedad, que se abocará no sólo a revertir los aspectos negativos que perduran en el rubro, sino también a contribuir para profundizar la reconstrucción general del sistema de explotación ferroviario argentino teniendo en miras el desarrollo de las economías regionales, estará bajo la órbita del Ministerio del Interior y Transporte. Será entonces el Poder Ejecutivo nacional, en ejercicio pleno de sus funciones, quien tomará todas las decisiones referentes a la administración del transporte de pasajeros de corta y mediana distancia, y de cargas, volviendo a poner en cabeza del Estado la política de inversiones y de explotación de la red de vías.
El texto, que consta de veintiún artículos, otorga asimismo al Estado la potestad para desafectar bienes, rescatar, y reconvenir o renegociar los contratos de concesión suscriptos con Nuevo Central Argentino, Ferroexpreso Pampeano, Ferrosur Roca, Metro vías y Ferrovías.
Según la nueva normativa, la dirección y administración de la empresa pública estará a cargo de un directorio integrado por un representante de la Secretaría de Transporte, por el titular de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias, por el presidente del directorio de Belgrano Cargas y por dos representantes gremiales del sector, designados por el Ministerio del Interior y Transporte.
La iniciativa, según señala el artículo 1°, apunta a la renovación y el mejoramiento de la infraestructura ferroviaria y la incorporación de tecnologías y servicios que coadyuven a la modernización y a la eficiencia del sistema de transporte público ferroviario, con el objeto de garantizar la integración del territorio nacional y la conectividad del país.
El proyecto toma como referencia la reciente experiencia francesa, donde se reunificó todo el sistema ferroviario bajo un “gran holding público”, planteando como objetivo central lograr una red ferroviaria con logística plenamente integrada al circuito productivo regional y enlaces comerciales a los países limítrofes.
Entre las innovaciones, se destaca la modalidad de acceso abierto a la red ferroviaria nacional para la operación de los servicios de carga, de modo que cualquier operador ferroviario pueda transportar carga con origen y destino en cualquier punto de la red, independientemente de quien detente la titularidad o tenencia de las instalaciones.
También el texto del proyecto expresamente dispone que uno de los principios rectores será la protección de los derechos de los usuarios, con atención especial a las personas con discapacidad, garantizando el acceso a los servicios en condiciones de calidad (artículo 1°, inciso f).
El proyecto de ley que crea la empresa pública Ferrocarriles Argentinos, con el objeto de reactivar los servicios de cargas y pasajeros, es entonces la propuesta oficial que otorga al Estado la plena administración de la infraestructura ferroviaria en todo el territorio nacional, consolidando un proceso, una transformación hasta ahora inédita en materia ferroviaria, que prioriza un servicio estratégico para el desarrollo argentino.
Este emprendimiento debe entenderse como una de las mayores inversiones a futuro para nuestro país, una iniciativa que traerá importantes consecuencias sociales, que superarán incluso a las económicas, ya que la magnitud de esta empresa va asociada al progreso de toda la Argentina, y destinada también a reactivar la vida de miles de pueblos aislados a partir del abandono intencional de la política ferroviaria.
Se estima que una vez que se ponga en funcionamiento este nuevo sistema ferroviario, se logrará un ahorro de 415 millones de dólares, por lo que a las mejoras cualitativas del servicio, y a la influencia positiva que representará para las actividades industriales y regionales de nuestra patria, se le sumará un innegable beneficio económico directo.
Quizás alguien pueda preguntarse, ¿por qué no se hizo antes?, pero ese interrogante sería pertinente si antes no se hubiera hecho nada, y no es este el caso. Hace 12 años que nuestro país viene recuperándose y reconstruyéndose bajo la dirección y administración de los presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, dejando atrás largos períodos de desguace del Estado y de mutilación social.
Hoy es el turno definitivo para los ferrocarriles, y no es tarde para continuar. Cambiamos desinversión por inversión. Olvido por memoria. Exclusión por inclusión. Las obligaciones son muchas, pero se van cumpliendo, gradualmente, sin pausa, con el apoyo popular de todos los argentinos.
Por todo lo expresado, es que acompaño el presente proyecto de ley, votando afirmativamente el dictamen de mayoría.
 

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.