Apertura de Sesiones Legislativas

Dr. José Cruz Pérez Nieves

 El presidente de la Nación hace la apertura de las sesiones del Congreso el 1º de marzo de cada año, dando inicio con ello al período parlamentario (ver esta voz). Es una atribución, pero también un deber ya que en ese acto, en el que lee un Mensaje, debe dar cuenta del estado de la Nación. En efecto, el artículo 75, inc. 8, de la C.N., establece, entre las atribuciones del presidente de la Nación, lo siguiente: “Hace anualmente la apertura de las sesiones del Congreso, reunidas al efecto ambas Cámaras, dando cuenta en esta ocasión del estado de la Nación, de las reformas prometidas por la Constitución, y recomendando a su consideración las medidas que juzgue necesarias y convenientes”. Esta reunión constituye un acto solemne del que luego da cuenta el Diario de Sesiones y al que se refiere como Asamblea Legislativa.

 
De todos modos, es necesario relacionar el inciso trascripto con la redacción actual del artículo 63 (C.N.), que regula el derecho de ambas Cámaras de reunirse “por sí mismas” en sesiones ordinarias todos los años desde el 1º de marzo hasta el 30 de noviembre. La parte entrecomillada es una adición que hizo la convención reformadora de 1994 con la que se ha clarificado y reforzado el concepto republicano de la división de poderes. Una interpretación literal del texto constitucional —por cierto no aceptada por la doctrina— tal como estaba redactado antes de dicha reforma, podía llevar a sostener que, no mediando una expresa convocatoria del presidente de la Nación, el Congreso no estaría habilitado para iniciar sus sesiones ordinarias. Con la redacción actual no quedan dudas del derecho de autoconvocatoria de las Cámaras.
 
Pueden señalarse algunos antecedentes de inasistencias presidenciales a las aperturas anuales. Un estudio realizado por Molinelli (1) registra las de los años 1866, 1914, 1917, 1918, 1919, 1920, 1921, 1922, 1929, 1939, 1941, 1942. El citado estudio señala que en el primer caso el presidente se encontraba ausente en el frente (guerra del Paraguay); en los demás casos se adujeron a veces razones de salud y otras, ninguna. En varias de esas ocasiones la Asamblea resolvió prescindir de la lectura del Mensaje.
 
 
 
Referencias:
 
(1) Molinelli, N. Guillermo; Palanza, M.Valeria; Sin, Gisela, Congreso, Presidencia y justicia en Argentina,Materiales para su estudio, Temas Grupo Editorial, Buenos Aires, 1999, p. 330.

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.