PROYECTO DE DECLARACION


Expediente 5741-D-2019
Sumario: EXPRESAR RECONOCIMIENTO A LOS INVESTIGADORES DEL "CONICET", CREADORES DE UN KIT DE DETECCION MOLECULAR PORTATIL QUE DIAGNOSTICA LA INFECCION DEL CORONAVIRUS EN MENOS DE 60 MINUTOS.
Fecha: 28/02/2020
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
DECLARA:


Expresar su reconocimiento a la biotecnóloga Carla Gimenez, al economista Franco Goytía, y los investigadores del CONICET, Federico Pereyra Bonnet y Lucía Curti, creadores de un kit de detección molecular portátil que puede diagnosticar infección por SRAS-CoV, “Coronavirus” en menos de 60 minutos.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El objeto del presente proyecto es expresar el reconocimiento de esta Honorable Cámara a la biotecnóloga Carla Gimenez, al economista Franco Goytía, y los investigadores del CONICET, Federico Pereyra Bonnet y Lucía Curti, creadores de un kit de detección molecular portátil que puede diagnosticar infección por SRAS-CoV, “Coronavirus” en menos de 60 minutos.
Los coronavirus son una extensa familia virus que afectan al ser humano y varias especies de animales. Hasta ahora había seis conocidos que podían enfermar a una persona y otros que solo afectan a algunas especies animales, pero que pueden sufrir mutaciones que les permiten saltar a otras y volverse virulentos para el ser humano.
En los últimos años se han descrito tres brotes epidémicos importantes causados por coronavirus.
Por un lado, el síndrome respiratorio agudo y grave (SRAS-CoV) se inició en noviembre de 2002 en China, afectó a más de 8.000 personas en 37 países y provocó más de 700 muertes. La mortalidad del SRAS-Cov se ha sido cifrada por los organismos internacionales en el 10% aproximadamente.
Por otro el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) fue detectado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita. Se han notificado hasta octubre de 2019 más de 2.400 casos de infección en distintos países, con más de 800 muertes. La letalidad es, por tanto, del 35%.
En último término se encuentra el recientemente detectado 2019nCoV. A finales de diciembre de 2019 se notificaron los primeros casos del nuevo coronavirus en la ciudad de Wuhan en China. Desde entonces el goteo de nuevos infectados por el coronavirus 2019nCoV ha sido continuo y en las últimas semanas se comprobó su transmisión de persona a persona. Los casos declarados de neumonía de Wuhan ya superan a los de la epidemia de SRAS.
En cuanto a su detección, China compartió con la OMS la secuencia genética del virus el día 12 de enero del presente, cinco días después de su identificación. Esto permitió crear un protocolo de diagnóstico específico con el que cuentan todos los países miembros. Sin los análisis, es prácticamente imposible distinguirlo de otro tipo de neumonía, o incluso de una gripe. Los grandes hospitales cuentan una tecnología, llamada PCR, que permite confirmar la infección por el virus en unas horas, aunque en España por ejemplo, el proceso es mucho más largo porque las confirmaciones oficiales dependen del Centro Nacional de Microbiología. Diametralmente opuesto a esto, la velocidad de propagación es muy alta. Hasta el momento se reportan cerca de 60.000 casos en todo el mundo con 1.367 muertes por el virus.
Si bien se ha comunicado que alrededor de 3500 personas han podido recuperarse del virus, no se encuentra una cura todavía, por lo que es trascendental diagnosticar de manera a las personas que se encuentren infectadas por el virus para poder actuar acorde a los protocolos y evitar la propagación masiva.
En este marco, cuatro argentinos, Franco Goytía, egresado de Economía de la Universidad de San Andrés, y Carla Giménez, Federico Pereyra Bonnet y Lucía Curti, investigadores del CONICET, crearon el dispositivo de diagnóstico de coronavirus más rápido que existe en el mundo.
Se trata de un kit de detección molecular portátil, que en apenas 60 minutos puede decir si una persona está infectada con el virus que hoy tiene en vilo al mundo. El proyecto Caspr Biotech –que llevan adelante los cuatro y patentaron en los Estados Unidos– aspira a conseguir inversiones por tres millones de dólares para que el dispositivo, que ya se probó con éxito en pruebas piloto en Misiones y en Brasil para detectar el dengue, se haga masivo.
Hasta el momento, Caspr tiene como inversores a Grid Exponential (una company builder de proyectos de biotecnología en América Latina) e IndieBio (el mayor inversor de biotech en el mundo, localizado en Silicon Valley). A través de ellos ya consiguieron cerca de 500.000 mil dólares para sus investigaciones.
Goytia comentó que la investigación en cuestión despertó el interés de organismos de salud de distintos países del mundo, así como de distintas instituciones a nivel mundial. Desde el CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos), hasta la fundación de Bill Gates que ha hecho un anuncio de destinar 100 millones de dólares para colaborar en la contención de la epidemia.
Actualmente como comentábamos, la detección se realiza con un método conocido como PCR, el cual depende de laboratorios centralizados, personal capacitado, reactivos costosos e importados. Cuesta decena de miles de dólares y, en el mejor de los casos, se da un lapso de tres o cuatro días desde que se toman las muestras hasta que se obtienen los resultados.
El método de screening o de detección se hace a través de un termómetro de temperatura avanzado que releva la patología, pero que a nivel de control de la epidemia tienen grandes falencias. El hecho de que las formas de detección estén basadas en los síntomas omite el período de ventana de la enfermedad, que puede ser de dos semanas o más, en las que la persona puede contagiar pero los síntomas como la temperatura corporal no se expresan.
Las personas con síntomas positivos deben ser aislados inmediatamente en hospitales especializados hasta contar con la confirmación del laboratorio molecular. Esto implica una demora de varios días que, sumada al alto costo que implica, hacen que estos análisis no sean realizados de rutina para todas las personas. Esto implica que también se dé el caso de que el paciente puede no tener coronavirus, pero se lo mantuvo aislado por días en la incertidumbre de si verdaderamente era o no portador del virus.
La principal ventaja comparativa con el kit creado por los argentinos, se expresa en que los virus y bacterias que infectan a las personas tienen características únicas, como una huella dactilar que los identifica, por ello el diagnóstico molecular se basa en detectar esta huella única para identificarlo y combatirlo.
Además lo novedoso es que a partir de la portabilidad del kit, en los aeropuertos o en distintos centros de salud, e incluso en la casa, se puede detectar inmediatamente la enfermedad a nivel molecular y evitar así el periodo de ventana. Contar con un método portátil para la detección molecular puede ser la diferencia entre controlar el virus o que se siga expandiendo a pesar de los esfuerzos de los gobiernos y los grandes centros de salud.
Este justamente este periodo de ventana el que ha provocado que miles de personas alrededor del mundo se hayan contagiado durante viajes y al regresar a su país de origen comenzaran a sentir los síntomas, provocando un gran riesgo debido a su fácil propagación y la dificultad para controlarlo.
La detección se realiza a través de una tira reactiva que se puede configurar para detectar cualquier enfermedad infecciosa o mutación genética. Para la configuración del kit entonces, se buscó la secuencia del coronavirus y, a partir de eso, en una semana, se sintetizó y se produjo el test validado para esta enfermedad.
A la hora de realizar el diagnóstico, a la tirita se le pone una muestra que, dependiendo de cada target, puede ser un hisopado nasal, orina o sangre. En este caso, lo aconsejable, por la concentración del virus, es un hisopado. En menos de 30 minutos la tira muestra con una rayita negra si el test es positivo, o negativo si no marca nada.
La efectividad del test se basa en la tecnología llamada CRISPR, que ya lleva seis o siete años en el mercado y que generó un impacto muy grande en la comunidad científíca, porque a partir de una edición genética se pudieron modificar organismos vivos de forma muy precisa, lo que permitió desarrollar distintas terapias. Carla, Federico y Lucía venían trabajando con esa tecnología. Son un grupo pionero, que además de la parte académica estaban interesados en la aplicación concreta de este avance científico-tecnológico.
Otra de las ventajas que tiene el Kit elaborado es que su costo es de sólo dos dólares, mucho más accesible si se lo compara con otros métodos existentes lo que permitiría una rápida cobertura por los gobiernos.
Por todo lo expuesto es que considero dable destacar y reconocer la labor de estos jóvenes que sin dudas tiene incidencia mundial, contribuyendo a la detección temprana y la contención del virus, disminuyendo riesgos de contagio y muerte en toda la población.
Es por ello que solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto de declaración.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
NAJUL, CLAUDIA MENDOZA UCR
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
CIENCIA, TECNOLOGIA E INNOVACION PRODUCTIVA (Primera Competencia)
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
NAJUL, CLAUDIA MENDOZA UCR
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
CIENCIA, TECNOLOGIA E INNOVACION PRODUCTIVA (Primera Competencia)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.