PROYECTO DE DECLARACION


Expediente 5436-D-2018
Sumario: EXPRESAR RECONOCIMIENTO A LA TRAYECTORIA DEL CIENTIFICO ITALO-ARGENTINO CONRADO FRANCO VAROTTO POR SU APORTE CIENTIFICO-TECNOLOGICO EN NUESTRO PAIS.
Fecha: 04/09/2018
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
DECLARA:


Expresar su reconocimiento a la trayectoria y el espíritu emprendedor del científico ítalo-argentino Conrado Franco Varotto por su inconmensurable aporte al desarrollo científico-tecnológico de nuestro país.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


La llegada del Siglo XXI ha despejado cualquier duda aún persistente respecto de que el desarrollo científico aplicado es la principal fuente de agregado de valor en la economía real mundial, y que, en términos comparativos, la brecha tecnológica entre los países que cuentan con estos recursos y los que no, duplica o multiplica las distancias relativas en términos de desarrollo nacional y calidad de vida, y que en tiempos vertiginosos de globalización pueden resultar insalvables.
Por otra parte, la democracia argentina reclama a través de las propias voces de los actores políticos, organizaciones sociales y movimientos de la sociedad civil que los representantes públicos concreten consensos básicos sobre determinadas áreas estratégicas y los lineamientos de políticas de largo plazo que deben quedar fuera de las disputas electorales o de coyuntura y de los vaivenes presupuestarios.
Para ello es necesario que haya decisión estatal. Pero no siempre resulta suficiente. Pues queda claro que son las personas, su espíritu emprendedor y los valores compartidos que van construyendo en el quehacer cotidiano los que posibilitan que estas políticas públicas se sostengan en el tiempo, resulten eficaces y trasciendan las individualidades para su definitiva consolidación.
Uno de los pocos ejemplos destacados de una experiencia asimilable en nuestro país es la política de desarrollo científico-tecnológico de alta especialización en las áreas nuclear y espacial. Y si hablamos de tecnología aplicada hablamos de INVAP – Investigaciones Aplicadas, y hablamos en simultáneo de Conrado Franco Varotto, fundador y conductor por quince años de esta empresa insignia para la provincia de Río Negro y la Argentina, y luego Director Ejecutivo y Técnico de la COANE - Comisión Nacional de Actividades Espaciales por más de dos décadas.
Varotto tiene entre sus galardones el de la Sociedad Científica Argentina; en 1993 el Konex de Platino a la figura más destacada de la década en Tecnología Nuclear; en 1996 junto a otros científicos coordinó el trabajo de confección de las Bases para una Discusión de la Política de Ciencia y Técnica; en 2001, 2003 y 2008 galardonado por el Gobierno de Italia; en 2012 el Premio Consagración de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; en 2015 la Mención de Honor del Senado de la Nación; en 2017 el Premio “Eccelenze Venete Nel Mondo” y el título de “Doctor Honoris Causa” por la UNSAM - Universidad Nacional de San Martín. Es además miembro de la Academia Nacional de Ciencias en Córdoba y de la Academia de Buenos Aires.
Entre estos prestigiosos y cuantiosos reconocimientos, el que proponemos pareciera ser sólo uno más. Sin embargo, cobra un sentido especial en tanto se corresponden dos sucesos de vital trascendencia en el área del conocimiento científico argentino: su “retiro” formal de la actividad profesional y el lanzamiento en el mes de septiembre próximo de un nuevo satélite de fabricación nacional, el SAOCOM 1A.
La puesta en funcionamiento del satélite SAOCOM para la medición de la humedad del suelo y aplicaciones en emergencias, tales como detección de derrames de hidrocarburos en el mar, resume los fundamentos antes mencionados en tanto refleja el nivel alcanzado en desarrollo científico - satelital y a su vez se enmarca en una política organizacional que desde sus comienzos ha podido sortear, no sin dificultades, vaivenes políticos y económicos para sobrevivir, repensarse y crecer, ampliando sus horizontes y transformando a la Argentina en un competidor de jerarquía y reconocimiento mundial en la transferencia de conocimiento.
A decir verdad, la riquísima vida profesional de Varotto permite apreciar gran parte de la historia del desarrollo tecnológico argentino de los últimos cincuenta años.
Cada una de las anteriores menciones y galardones han hecho un excelente racconto de la trayectoria y los logros de Conrado Varotto por lo que, a riesgo de redundar, creo necesario destacar algunos de ellos, pero esta vez con intención de ciertas experiencias personales y valores subyacentes, que justifican iguales distinciones y que pueden resultar ejemplares para las nuevas generaciones.
El Dr. Mario A.J. Mariscotti, colega y amigo de Varotto, destacó en oportunidad de la entrega del “Doctor Honoris Causa” de la UNSAM: “Me he preguntado sobre el origen de esa personalidad tan fecunda. Tal vez su infancia durante la guerra tenga algo que ver.” Es que nacido en Italia en los tiempos de la Segunda Guerra, en la que su padre participó, llegó a la Argentina en 1950 cuando tenía 9 años.
Ese padre, como muchos otros en ese momento, eligió nuestro país buscando un lugar próspero, donde sus hijos pudieran estudiar. Conrado y su hermano entraron becados al colegio Salvador, donde según su testimonio "fueron los jesuitas los que me metieron el amor por las ciencias exactas, particularmente por la física".
Ingresado a la Facultad de Ciencias Exactas a sus 15 años, sus valores cristianos lo inclinaron a la participación en el entonces movimiento universitario humanista. En paralelo, a partir de 1957 y durante las presidencias de Arturo Frondizi y Arturo Illia, la Universidad de Buenos Aires vivió (en el decir de muchos intelectuales argentinos) sus “años dorados” junto al gran desarrollo de las áreas científica y tecnológica, en particular la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, pero también en la Patagonia.
En 1959 Varotto obtuvo otra beca para ingresar al Instituto de Física de Bariloche, hoy Instituto Balseiro. Se licenció y doctoró en la escuela pública.
Una nueva beca, en este caso del CONICET, le permite la posibilidad de perfeccionarse en el exterior: con 27 años se convirtió en investigador asociado del Departamento de Ciencias de los Materiales de la Universidad de Stanford, cuna de los genios de Silicon Valley. La experiencia “marcó su forma de ver a la vinculación entre ciencia e industria”, motivación suficiente para motorizar un cambio en la cultura imperante en las instituciones académicas argentinas a favor de la investigación aplicada y su comercialización o “transferencia”.
Por ello seguramente decidió volver, impulsado a cumplir un objetivo rector de su vida: devolver a través del conocimiento las oportunidades que la Argentina le brindó en su juventud, y dedicó todos sus esfuerzos y aptitudes a ello.
De vuelta en Bariloche creó y dirigió por unos años el Departamento de Investigación Aplicada del Balseiro mientras germinaba la idea de crear una empresa para vender tecnología.
Destacan de él quienes lo conocen personal y profesionalmente que Conrado Varotto es un “hacedor” de enorme efectividad, tiene una inagotable energía y fe en los grandes desafíos. La creación de INVAP en 1976, si bien una labor de un equipo de personas, tiene su sello de creatividad y empuje personal inconfundible. El diseño mismo de la nueva empresa como sociedad del Estado propiedad de la Provincia de Río Negro con un Directorio presidido por CNEA, funcionando sin subsidios estatales, se debe a él. Sin dudas una de las iniciativas de mayor impacto económico y social de la aplicación del conocimiento en la historia del país.
Pero también un acto de justicia social, pues en INVAP parte del paquete accionario y las decisiones de la empresa son compartidas por sus empleados, lo que da muestras de su constante preocupación por el bienestar de quienes lo rodean.
En los primeros años de INVAP se lograron éxitos importantes como la tecnología del Zircaloy para reactores nucleares, el Reactor Multipropósito RA6 para investigación y entrenamiento, y sobretodo el desarrollo de la tecnología de enriquecimiento de uranio, anunciado en noviembre de 1983, del cual el Dr. Varotto fue su director, y que continuó en 1984 con la construcción de la Planta de Enriquecimiento de Pilcaniyeu, también en Río Negro. Promovió además desarrollos en temas relacionados con la electrónica, desarrollo de materiales, industria metalúrgica y minera.
Después, INVAP salió a vender al mundo tecnología propia compitiendo con los más importantes proveedores internacionales y tuvo éxito, tal el caso de la serie de reactores nucleares vendidos al exterior, y la ampliación a otras áreas tecnológicas de avanzada como radares y satélites a modo de respuesta a la crisis económica de fines de los ´80. Varotto dirigió INVAP hasta 1991 pero luego sus caminos seguirían unidos.
Tras ganar por concurso en 1993 el cargo de Director Nacional de Planificación, Evaluación y Control en la Secretaría de Ciencia y Técnica, fue designado en 1994 responsable de la conducción de la recientemente creada Comisión Nacional de Actividades Espaciales - CONAE, cargo que mantuvo hasta su retiro este año.
En CONAE también demostró su creatividad: ésta se ha distinguido por ser una institución con un Plan Estratégico de verdad. Cuando el flujo previsto de fondos no se concretó Varotto fue una vez más capaz de concretar acuerdos de cooperación internacional e intranacional que permitieron llevar al espacio cuatro satélites para la observación de la tierra construidos por INVAP. El último de estos, lanzado en 2011, llevó un costoso instrumento de la NASA (EEUU) lo que demuestra la confianza generada en el mundo: el SAC-D / Aquarius era el único que estaba aportando datos de la salinidad de los océanos.
El Dr. Varotto ha dejado la Dirección de la CONAE a sus 77 años, pero quedan encaminados acuerdos con Italia para una constelación satelital y la Agencia está trabajando en el desarrollo de una nueva generación de satélites segmentados que se integran en el espacio.
Al respecto, el Ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación Dr. Lino Barañao (otro destacable ejemplo de continuidad intergubernamental), reafirmó que "INVAP es una empresa que nos diferencia con respecto al resto de Latinoamérica en cuanto a la competitividad en materia tecnológica, y la idea es expandirse a mercados globales…donde vemos grandes jugadores internacionales interesados en asociarse por su capacidad de innovación y creatividad".
Por ello el Gobierno Nacional confirmó este mes el envío de fondos adeudados por $1050 millones de pesos y el cumplimiento de quince contratos de desarrollo de soluciones tecnológicas de alta complejidad y equipamiento espacial por U$D 300 millones. Se destacan la construcción de los satélites SAOCOM y SABIAMAR, el reactor nuclear de investigación multipropósito RA-10 y el CAREM, y la fabricación de radares de seguridad para la cumbre de jefes de Estados del G20, entre otros. Estos fondos pretenden darle previsibilidad a la empresa hasta el año 2020, sumándose al saldo de contratos a ejecutar con clientes del exterior por otros U$D 500 millones.
Entendemos que estos importantes gestos para el sostenimiento de la política científica-tecnológica nacional deben servir como el compromiso de base para un involucramiento aún mayor del Estado en su acompañamiento. Que sea útil para tomar decisiones, para generar trabajo de calidad, nuevos emprendimientos, soluciones de problemas, en definitiva, para cambiar la matriz productiva del país.
El Dr. Conrado Varotto ha legado a la comunidad científica argentina grandes logros que destacan su visión estratégica, su creatividad y su capacidad de gestionar bajo gobiernos de distintos signos políticos y en contextos diversos, acompañamiento para hacer crecer estos emprendimientos.
Pero más importante aún, ha predicado con el ejemplo valores básicos para una sociedad solidaria que todos los argentinos debemos recuperar: su sensibilidad humana, su amabilidad, su sencillez y austeridad, su preocupación por el bienestar de los demás. Y por si faltara algo, su humildad, la conciencia y la deuda de saber que cuando se recibe un reconocimiento personal se recibe en gran medida por el trabajo silencioso y tenaz de muchos, y que en la construcción colectiva todos tienen algo para enseñar y para aprender.
Más que fundado entonces resulta este nuevo reconocimiento al Dr. Conrado Franco Varotto, y en su persona a todos los héroes anónimos que apuestan a quedarse en la Argentina a desarrollar sus potencialidades profesionales, especialmente a los equipos de trabajo de la CNEA, el Instituto Balseiro, el INVAP y la CONAE. Su energía incansable y su convicción de que la actividad científica es un camino de superación que vuelve a empezar con cada logro, hacen que no sea una utopía alcanzar el sueño de una Argentina próspera mediante el cultivo y la aplicación del conocimiento, y justifican el pedido a mis pares del acompañamiento necesario al presente proyecto de Declaración.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
MATZEN, LORENA RIO NEGRO UCR
RICCARDO, JOSE LUIS SAN LUIS UCR
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
CIENCIA, TECNOLOGIA E INNOVACION PRODUCTIVA (Primera Competencia)
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
MATZEN, LORENA RIO NEGRO UCR
RICCARDO, JOSE LUIS SAN LUIS UCR
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
CIENCIA, TECNOLOGIA E INNOVACION PRODUCTIVA (Primera Competencia)
Trámite en comisión (Cámara de Diputados)
Fecha Movimiento Resultado
06/11/2018 DICTAMEN Aprobado con modificaciones como proyecto de resolución
Dictamen
Cámara Dictamen Texto Fecha
Diputados Orden del Dia 0657/2018 CON MODIFICACIONES; LA COMISION ACONSEJA APROBAR UN PROYECTO DE RESOLUCION 15/11/2018
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados APROBACION ARTICULO 114 DEL REGLAMENTO DE LA H CAMARA DE DIPUTADOS; COMUNICADO EL 04/12/2018 null APROBADO

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-0000

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.