PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 5172-D-2018
Sumario: DECLARAR DE INTERES DE LA H. CAMARA LA "XIII EDICION DE LA FIESTA NACIONAL DEL CHIVITO, LA DANZA Y LA CANCION", A REALIZARSE DEL 16 AL 18 DE NOVIEMBRE DE 2018 EN CHOS MALAL, PROVINCIA DEL NEUQUEN.
Fecha: 24/08/2018
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Declarar de interés de esta Honorable CámaraLa XIII Edición de la Fiesta Nacional del Chivito, la Danza y la Canción que se realizará del 16 al 18 de noviembre del corriente, en la localidad de Chos Malal, provincia del Neuquén.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


La localidad neuquina de Chos Malal, ubicada sobre la ruta Nacional N° 40, a 100 kilómetros de la provincia de Mendoza es la puerta de acceso al norte neuquino, la anfitriona de una de las celebraciones más importante de mi provincia, la tradicional Fiesta Nacional del Chivito, la Danza y la Canción.
Chos Malal proviene de la lengua mapuche y significa "corral amarillo", denominación descriptiva por el acentuado color del tipo de roca sedimentaria (piedra laja) que predomina en los cerros que rodean el valle. Fue fundada el 4 de agosto de 1887 por el coronel Manuel José Olascoaga a partir del fortín "IV División", siendo la primera capital provincial concreta (le habían precedido los fortines de Ñorquín y Campana Mahuida) del Territorio del Neuquén, hasta 1904, en que la sede de las autoridades provinciales fue trasladada a la ciudad de Neuquén.
La fundación de Chos Malal obedeció al objetivo de controlar las rutas de arreos de ganados entre los dos lados de la cordillera de los Andes, y esto se realizó poco después de que se desalojara a un grupo de contrabandistas y "cuatreros" de una especie de fortaleza ubicada en Varvarco.
Desde entonces, la economía de la región estuvo basada en la explotación de chivos por parte de las familias campesinas. Durante los meses de invierno, los campesinos se dirigen a los valles para evitar las intensas nevadas que asolan a esta región cordillerana y aprovechar los pastos. Luego, durante el verano, después de las pariciones, las familias inician junto a los animales el camino inverso: se trasladan a la montaña para asegurarse el aprovisionamiento de agua y fértiles pasturas para el ganado, dando lugar a la actividad milenaria que conocemos como trashumancia.
Esta actividad es practicada hasta la actualidad por más de 1.500 familias que habitan los departamentos de Chos Malal y Minas. La producción ganadera es una de las principales fuentes productivas y de subsistencia de los grupos humanos instalados en la zona rural. Por ello, el festejo que se inicia cada noviembre, año tras año, es una forma de homenajear una tradición prehispánica constitutiva de una identidad conservada a pesar de los cambios impuestos a lo largo del tiempo.
En el medio de los valles cordilleranos, la celebración de la Fiesta Nacional del Chivito, la Danza y la Canción es un homenaje a las familias campesinas, a su trabajo y tradiciones. Con el apoyo del Ministerio de Turismo de la provincia de Neuquén y de empresas privadas, la fiesta es un hecho social y cultural de gran repercusión en la localidad y sus alrededores. El arribo de los miles de visitantes para participar de la celebración significa una reactivación de la economía local. La capacidad de alojamiento se supera y se tiene que recurrir a alojamientos alternativos como domicilios particulares, e incluso se requieren plazas en localidades cercanas. La rama de la gastronomía y los servicios ofrecidos al público también se ven beneficiados con este importante evento.
En 1988 un grupo de artistas destacados de la localidad de Chos Malal, dieron inicio a una fiesta con el fin de honrar a sus pobladores y costumbres tradicionales. A partir del año 2004 logró categoría de “fiesta nacional”. El programa del evento está compuesto por varias actividades y espectáculos. En primer lugar, la ciudad brinda la especialidad de la región: el chivito al asador. Animal tradicional de la localidad, el plato principal es lo que le otorga a Chos Malal y a la fiesta el toque de distinción en comparación con otras similares propuestas festivas. Durante la elaboración del chivito, los cocineros portan sus vestimentas típicas de campo, muestran a los visitantes la preparación y, finalmente, sirven las porciones. Además, los asistentes pueden disfrutar de toda la gama gastronómica patagónica: empanadas, panes caseros, carnes, al calor del fogón.
Mientras tanto, el público se mantiene expectante por saber quién será el ganador del mejor chivito. En el concurso, con solo un cupo de 10 participantes, el chivito es cocido al fuego en las modalidades de asador, parrilla, horno tipo chileno y disco, entre otros.La distinción tiene por finalidad proteger al sistema de producción trashumante del norte de Neuquén y por consiguiente a la raza Criolla Neuquina que sustenta. La actividad no sólo es la principal fuente económica de la región, sino que además constituye un símbolo de la identidad de la provincia. Alrededor de 1200 chivitos son asados durante la Fiesta, dando lugar a un espectáculo único, el mayor de este tipo en la Patagonia.Además, los participantes disfrutan del desfile gaucho y el campo de jineteadas.
En segundo lugar, la celebración se vive con música en vivo de reconocidos artistas nacionales y regionales, exposición y venta de artesanías neuquinas y, por supuesto, degustación de la tradicional gastronomía neuquina. El festival contempla la presentación de músicos de renombre en el escenario dispuesto en un nuevo predio, la Estación Agrozootécnica. Por el evento han pasado artistas de la talla de Teresa Parodi, Rally Barrionuevo, Los Tekis, Marité Berbel, Ataque 77 y Axel. Los grupos y solistas regionales también son invitados, como fue el caso de Jonathan Lillo, Luis Ginggins, Quico Pino, el Negrito Riquelme y Atilio Alarcón. También pasan por allí cantoras populares de distintas zonas del país, payadores y animadores, que entretienen al público con humoradas y comentarios risueños.
Durante los cuatro días de la fiesta, los visitantes pueden apreciar el desfile de gauchos, jineteadas, destrezas criollas, desafío de tropillas y doma. Asimismo, los organizadores disponen una serie de stands donde los artesanos ofrecen sus producciones, mientras la música suena e invita al baile. Los fogones son otra de las atracciones que cautivan mucho, especialmente a los turistas llegados de otras regiones del país y del mundo.
En la Fiesta Nacional del Chivito la Danza y la Canción, aparece constantemente lo rural y lo urbano mixturado; lo moderno y lo tradicional, lo argentino y chileno, lo folklórico con el pop, los adultos con los chicos, el local con el visitante y el turista, en un clima de hospitalidad evidente y auténtico. Sin dudas se trata del evento más importante de la provincia, con su homenaje al criancero de la zona norte y a las tradicionales cantoras. Esta fiesta representa la culminación del esfuerzo y dedicación que se requiere de parte de los crianceros para lograr el producto “Chivito Criollo del Norte Neuquino”, producido con técnicas ancestrales. Es una manera de revalorizar al productor, su dedicación y su trabajo como al producto en sí, pieza de suma importancia en la economía del norte de mi provincia.
Por todo lo expuesto solicito a mis compañeros legisladores que me acompañen con la aprobación del presente proyecto de resolución.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
SAPAG, ALMA LILIANA NEUQUEN MOV POP NEUQUINO
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
CULTURA (Primera Competencia)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.