PROYECTO DE LEY


Expediente 5119-D-2019
Sumario: PROHIBESE A PARTIR DEL 30 DE DICIEMBRE DE 2020, EL USO A CAMPO Y LA COMERCIALIZACION DE LOS PRODUCTOS FITOSANITARIOS QUE CONTENGAN SUSTANCIAS QUIMICAS ACTIVAS DENOMINADAS "IMIDACLOPRID", "CLOTIANIDINA" Y "TIAMETOXAM".
Fecha: 14/11/2019
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


ARTÍCULO 1º.- Prohíbese, a partir del 30 de diciembre de 2020, el uso a campo y la comercialización de los productos fitosanitarios que contengan cualquiera de las sustancias químicas activas denominadas imidacloprid, clotianidina y tiametoxam.
ARTÍCULO 2º.- Dispónese la realización, por parte del Poder Ejecutivo Nacional, de los estudios de riesgo necesarios para las tres sustancias químicas activas incluidas en el artículo 1º, en relación a la aplicación en semillas, los cuales deberán iniciarse antes del 30 de diciembre de 2020. Los resultados de los estudios citados serán de acceso público.
ARTÍCULO 3º.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.-

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El proyecto de ley que someto a consideración de mis pares se encuentra enmarcado en la manda constitucional del Art. 41, que obliga a cada uno a preservar el ambiente y a las autoridades, en particular, a proveer a la protección del derecho a un ambiente sano.
En la misma línea, la Ley General del Ambiente Nº 25.675, en su artículo 4 consagra dos fundamentales principios, el preventivo y el precautorio, enteramente aplicables a la cuestión que consideramos en el presente proyecto.
DIAGNÓSTICO DE SITUACIÓN
El fenómeno de declive masivo de población de abejas debido al uso y aplicación de insecticidas neonicotinoides se ha extendido a todo el mundo y pone en peligro no solo la actividad apícola, sino fundamentalmente a los servicios de polinización que son esenciales para la producción agrícola, y consecuentemente, de los alimentos.
El Síndrome de Desaparición de Colmenas (CDD, por sus siglas en inglés) es actualmente una problemática que se ha incrementado de manera preocupante a lo largo de los años y se ha extendido a todo el mundo, generando fuertes degradaciones en los ecosistemas y pérdidas económicas de gran valor.
Las abejas siguen siendo los polinizadores más valiosos y económicos para los cultivos en todo el mundo. Se estima que la actividad de dichos insectos como polinizadores tiene un valor económico dentro de un rango de 22.8 a 57 billones de euros alrededor del mundo, disminuyendo sin su presencia la producción de algunos cultivos en más de un 90%.
Dentro de los numerosos factores de la disminución de volumen de colmenas de abejas, se encuentra el deterioro del hábitat (degradación por actividades antropógenas, aumento de patógenos, especies invasoras y contaminación del aire), las prácticas agrícolas (fumigación, impacto de herbicidas e insecticidas, evolución de la frontera agrícola) y actividades dentro de la misma apicultura (entre ellas, la introducción del parásito varroa, el uso de químicos, la alimentación de las abejas, el transporte y la separación de colonias y selección) .
Dada la existente preocupación mundial, varios países han encomendado estudios científicos para determinar las causas y posibles soluciones. En particular, el efecto que genera el uso de insecticidas en la producción agropecuaria en las poblaciones de abejas ha sido un común denominador en dichas investigaciones. Los plaguicidas conocidos como neonicotinoides han sido señalados como factor principal de deterioro en la salud de estos insectos. Estudios científicos han identificado que la exposición de las abejas a los neonicotinoides ha presentado riesgos considerablemente altos .
El caso más emblemático ha sido la prohibición temporal por la Comunidad Europea en 2013 (Reglamento de Ejecución Nº 485/2013) , impidiendo la utilización de los neonicotinoides por el lapso de dos años a partir del informe emitido por la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA). Esta investigación analizó los riesgos de los tres pesticidas incluidos en el presente proyecto –clotianidina, imidacloprid y tiametoxam- con respecto a los efectos agudos y crónicos en la supervivencia y desarrollo de las colonias, teniendo en cuenta los efectos en las larvas y comportamiento de las abejas .
Es importante destacar que la temporalidad de la prohibición respondió a la aplicación del principio precautorio, teniendo en cuenta los resultados obtenidos y la falta de datos que los científicos de EFSA detectaron durante la investigación, lo que implicaba la obtención de resultados parciales que debían continuar siendo estudiados. Aun observando este detalle, se indicaron riesgos altos en relación a determinados aspectos del informe presentado, para algunos de los usos autorizados de los pesticidas estudiados.
En octubre de 2016, EFSA publicó dos nuevos informes para las sustancias imidacloprid y clotianidina, bajo la luz de nueva evidencia científica que confirma los efectos negativos en las colonias de abejas . La evidencia científica presentada por la EFSA hasta hoy, sigue confirmando los efectos negativos de los neonicotinoides sobre las abejas .
Basados en dichos estudios, finalmente en 2018, la totalidad de los países integrantes de la Unión Europea resolvió prohibir totalmente el uso al aire libre de los nicotinoides , modificando la norma de 2013 mediante tres nuevos Reglamentos de Ejecución (uno por cada sustancia activa) .
Es importante destacar que la normativa europea no sólo prohíbe el uso de estas sustancias a campo, sino también las semillas tratadas con productos fitosanitarios, excepto las destinadas a invernaderos permanentes y asimismo cuando los cultivos resultantes vayan a permanecer en un invernadero permanente durante todo su ciclo vital. Por esta razón se propone, mediante el artículo 2, la realización de los estudios de riesgo correspondientes, a fin de que pueda establecerse la peligrosidad para confirmar la necesidad de su prohibición a futuro en el país.
En otros países del mundo también se ha reconocido la gravedad de la desaparición de colmenas, que los ha llevado a adoptar distintas medidas. En 2015 el gobierno canadiense, a través de su Departamento de Salud Federal –Health Canada-, y los Estados Unidos, a través de la Oficina de Programas sobre Pesticidas de la EPA –Environmental Protection Agency-, comenzaron un proceso de re-evaluación bilateral de los tres mismos pesticidas respecto de los cuales la Comisión Europea ya se había expedido. Se identificaron riesgos potenciales para los insectos acuáticos, pero no resultó concluyente acerca de los riesgos para las abejas, argumentando que las variables son varias y muy complejas para determinar que los pesticidas sean la causa mayor . Sin embargo, el Health Canada recomienda la prohibición de los neonicotinoides, entendiendo que de todas formas tienen un riesgo potencial alto para el ecosistema acuático . Además, en abril del corriente año el organismo publicó su propia re-evaluación de riesgo para los tres pesticidas; como consecuencia de dicho informe se avanzó en la eliminación de ciertos usos y el establecimiento de restricciones en el tiempo de aplicación .
Otro hito importante ha sido la inclusión oficial de las abejas en el listado de especies en peligro de Estados Unidos, a principios de 2017, por el Fish and Wildlife Service, oficializando así la protección a nivel federal de la especie . Si bien este avance no reconoce relación directa con los neonicotinoides, la EPA se encuentra actualmente revisando sus análisis de riesgo de los insecticidas, con fecha de publicación para fines de 2019 .
En Asia, tanto China como Japón han experimentado pérdidas de las colonias de abejas, aunque en ambos casos las causas continúan siendo investigadas .
Por su parte, Argentina también detectó la preocupante disminución de abejas en su actividad productiva. Hasta el año 2004 el promedio de miel a nivel nacional era de unas 80 mil a 90 mil toneladas, reduciéndose a la mitad desde el 2013 al 2015. Al mismo tiempo, alrededor de 5000 apicultores dejaron la actividad desde el año 2015 a 2016, marcando un importante descenso en la misma.
Alarmados por estas cifras, en junio de 2013 la Sociedad Argentina de Apicultores (SADA) solicitó a SENASA un estudio de análisis de riesgo de los productos cuyas sustancias químicas activas sean neonicotinoides, solicitando su prohibición de manera precautoria siguiendo el ejemplo europeo . La respuesta oficial del SENASA sorprendió, argumentando varias razones por las cuales no era necesaria la realización de un análisis de riesgo sobre los neonicotinoides, en contra de la tendencia mundial a investigar esta problemática en profundidad, conocer sus causas y aportar posibles soluciones.
En mayo de 2018, la SADA presentó nuevamente un documento al SENASA solicitando una vez más el inicio del correspondiente análisis de riesgo de los productos fitosanitarios cuyas sustancias activas sean neonicotinoides, y que se modifique el protocolo de registro de sustancias químicas activas.
Si bien el declive de la población de abejas a nivel mundial ha demostrado ser multifactorial, es importante destacar que existe evidencia científica disponibles en el mundo que señala los efectos negativos de los neonicotinoides, siendo procedente tomar medidas legislativas concretas en base al principio precautoria.
Por todo lo expuesto anteriormente, solicito a mis pares me acompañen en la presente iniciativa.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
VILLALONGA, JUAN CARLOS CIUDAD de BUENOS AIRES PRO
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
AGRICULTURA Y GANADERIA (Primera Competencia)
RECURSOS NATURALES Y CONSERVACION DEL AMBIENTE HUMANO
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
VILLALONGA, JUAN CARLOS CIUDAD de BUENOS AIRES PRO
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
AGRICULTURA Y GANADERIA (Primera Competencia)
RECURSOS NATURALES Y CONSERVACION DEL AMBIENTE HUMANO

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.