PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 5114-D-2018
Sumario: EXPRESAR PREOCUPACION POR EL COMUNICADO EMITIDO POR EL MINISTERIO DE HACIENDA SOBRE REDUCCION EN LOS REINTEGROS A LA EXPORTACION EN LA INDUSTRIA VITIVINICOLA.
Fecha: 23/08/2018
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Expresar su extrema preocupación ante el comunicado del Ministerio de Hacienda por el cual habrá una reducción de un 66% sobre el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación en la industria vitivinícola; lo cual significaría profundizar la crisis del sector y perder mercados frente a otros países como Chile, Australia, Francia, España, Nueva Zelanda e Italia, que "subsidian la promoción internacional con recursos públicos que van entre 20 y 200 millones de dólares por año cuando en la Argentina ese número no supera el millón de dólares”.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Cabe poner de manifiesto que el Ministerio de Hacienda anunció que una reducción del 66% en los reintegros a la exportación.
Ante ello, Bodegas de Argentina manifestó su "total discrepancia" sobre la medida y remarcó: "este cambio en las reglas impositivas resultaría injusto: los reintegros no son un subsidio al sector, sino que son la devolución equitativa de impuestos indirectos sobre productos que se exportan".
"La estimación que nosotros hacemos tomando como base las exportaciones de 2017 es que el sector dejaría de percibir 55 millones de dólares, suponiendo que los reintegros se eliminaran al 100 por cien de todo el complejo vitivinícola: vino, jugo de uva, uva de mesa y pasa de uva", explicó Carlos Fiochetta, gerente general de COVIAR en una entrevista con ambito.com.
El impacto de un eventual recorte de los reintegros sería bastante amplio porque la industria vitivinícola tiene una alcance federal ya que si bien en Mendoza es en donde se produce la mayor cantidad de uva y de vino, hoy se produce uva en 18 provincias del país con lo cual también se estarían afectando las economías de Mendoza, San Juan, Salta, Neuquén, Río Negro, Catamarca y La Rioja, entre otras.
"Es un golpe muy fuerte para las economías regionales en las cuales se desenvuelve la vitivinicultura", alertó Fiochetta.
Como se sabe, los reintegros son la devolución que el Estado realiza de los impuestos que se pagan dentro de una cadena productiva y de comercialización entre los que se encuentran tributos nacionales (Débitos y Créditos bancarios, derechos de importación y tasa estadística), tributos provinciales (Ingresos Brutos y Sellos) y municipales (tasa de seguridad e higiene).
Según la entidad, que nuclea a más de 230 bodegas que representan el 90% de las ventas al exterior de vino fraccionado, "el monto de reintegros asciende aproximadamente a los 48 millones de dólares al año, siendo que la industria exporta anualmente 800 millones de dólares con un reintegro de seis puntos porcentuales".
Por otro lado, la organización puntualizó "que esta medida no sería compensada en lo inmediato por la reforma tributaria del año 2017 y en lo que respecta específicamente a ingresos brutos, la elaboración de vino ya contaba previo a la reforma con alícuotas diferenciales en Mendoza y San Juan"
También aclaró que en algunas provincias la elaboración del vino incluso sufrió incrementos de Ingresos Brutos luego de la Reforma Tributaria, mientras que en otras en otras provincias la venta de esta bebida sigue gravada con alícuotas que superan con creces los dos puntos porcentuales establecidos como tope de común acuerdo entre la Nación y las provincias.
Asimismo, Bodegas de Argentina subrayó que, "más allá de la mejora temporaria que generó la variación del tipo de cambio en los márgenes de exportación, una medida de estas características reduciría la competitividad de los vinos argentinos en el mundo".
Según su análisis, esto significaría perder mercados frente a otros países como Chile, Australia, Francia, España, Nueva Zelanda e Italia, que "subsidian la promoción internacional con recursos públicos que van entre 20 y 200 millones de dólares por año", cuando en la Argentina ese número no supera el millón de dólares.
"Para nuestras bodegas, los reintegros son una de las pocas herramientas con las que se cuenta para competir. Solo considerando los recursos públicos para la promoción internacional de sus vinos, las bodegas argentinas perciben un dólar cada 220 litros exportados, mientras que en Chile es un dólar cada 49 litros, en España un dólar cada 40 litros, en Francia un dólar cada 30 litros, en Australia un dólar cada 22 litros, y en Italia un dólar cada 20 litros", graficó la entidad.
Además, la organización también se quejó sobre la falta de tratados de libre comercio con los principales mercados, lo que termina encareciendo el producto con respecto a los provenientes de Chile y Australia.
"De esta forma, el producto llega un 18% más caro que uno chileno a las góndolas del gigante asiático. Ese porcentaje es muy relevante considerando que el 70% del vino que se toma en el mundo vale menos de 6.5 dólares en góndola. El país transandino ha logrado así en 20 años incrementar sus exportaciones de vino a China de dos a 322 millones de dólares por año. Argentina con mucho esfuerzo no supera los 20 millones", completó Bodegas Argentinas.
Por último, la entidad resaltó que las bodegas del país "invierten en promedio 4-5% de sus ingresos en publicidad de sus marcas fuera de las fronteras", por lo que " la reducción de reintegros es muy sensible", ya que los márgenes netos son de 4% y el sector está perdiendo volúmenes de 6% en la exportación y más del 8% en el mercado interno.
"Nuestra industria puede competir con el mundo y triplicar sus exportaciones en poco tiempo, pero no lo puede hacer sin apoyo, y menos aún si medidas como la anunciada llegan a afectar nuestras exportaciones", lamentó Bodegas de Argentina, que señaló que el vino es una "marca país" y un "producto estratégico" para todos los países productores.
Un reciente estudio del Observatorio Vitivinícola analizó el valor de los impuestos contenidos en el precio FOB de los productos vitivinícolas exportados, donde se cuantificaron todos los tributos correspondientes al proceso de comercialización de vino argentino en el exterior, incluyendo los impuestos que se pagan tanto en forma directa de cada uno de los eslabones -agrícola, industrial y comercial- más el aporte indirecto que considera las interdependencias sectoriales hacia atrás y hacia adelante.
En el estudio se concluyó que estos impuestos representan un porcentaje mayor al porcentaje del reintegro recibido. Por caso , en los reintegros a las
exportaciones del vino fraccionado (de 6% sobre el valor FOB) se concluyó que el porcentaje de impuestos contenidos en el valor promedio FOB es de a 8%, es decir un 2% mayor al reintegro recibido.
Pero además, la industria presenta un 65,4% de carga impositiva, en tanto que en la producción primaria tiene una presión tributaria del 43,4%.
A partir de estos resultados, el sector está solicitando la necesidad de aumentar los reintegros a las exportaciones de forma de compensar los tributos internos que los exportadores pagan en las distintas etapas de producción y comercialización de vino, como una forma de disminuir la presión fiscal sobre las exportaciones vitivinícolas.
Por ello, resulta necesario que se tomen urgentes medidas al respecto.
En virtud de lo expuesto, es que vengo a solicitar de mis pares la aprobación del presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
BIANCHI, IVANA MARIA SAN LUIS UNIDAD JUSTICIALISTA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
PRESUPUESTO Y HACIENDA (Primera Competencia)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.