PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 4444-D-2018
Sumario: EXPRESAR PREOCUPACION POR LAS REFORMAS PREVISTAS PARA LAS FUERZAS ARMADAS EN MATERIA DE SEGURIDAD INTERIOR.
Fecha: 23/07/2018
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Expresar preocupación por los anuncios del Presidente de la Nación, Dr. Mauricio Macri, quien estipuló nuevas Directivas en Políticas de Defensa Nacional, posibilitando la intervención de las Fuerzas Armadas Argentinas en materia de seguridad interior y para responder a amenazas externas aun cuando no sean realizadas por un Estado, disolviendo la línea entre cuestiones de defensa y seguridad.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El presente proyecto, expresa una profunda preocupación ante los anuncios realizados en Campo de Mayo donde ud. no define diversas cuestiones: si la reforma anunciada será a través de un decreto o una ley, si objetivos centrales pasarán por un ajuste en esta materia, y si se pretende disolver la línea entre defensa y seguridad.
En el presente acto se estableció que las Fuerzas Armadas deben asumir un nuevo rol en nuestro país y nuestra historia. Su función pasaría a colaborar con la seguridad interior. Al mismo tiempo enfatizó que debemos debatir y reformar el sistema de defensa nacional.
Actualmente tenemos un esquema legal e institucional democrático caracterizado por el control político civil, la separación entre seguridad interna y defensa, y la prohibición de que las FFAA intervengan en asuntos políticos internos. Su basamento legislativo: Ley de Defensa Nacional de 1988, de Seguridad Interior de 1991, y de Inteligencia Nacional de 2001; sumado al decreto 727/06. El objetivo de las FFAA es la defensa contra agresiones internas de otros estados.
En su discurso confirma que las Fuerzas Armadas se ocuparán de la “custodia de los objetivos estratégicos” (centrales nucleares y yacimientos de petróleo); a su vez dijo que hay que “poner en valor a la familia militar”, ¿Qué significa? ¿Nuestro gobierno se alinea con la política de seguridad internacional norteamericana? ¿Existe a futuro la posibilidad de utilizar a las Fuerzas Armadas en conflictos internos de carácter social y político? ¿Las FFAA intervendrán en conflictos sociales sin modificar las Leyes de Defensa y Seguridad Interior, debiendo estas pasar por el Congreso?
"Sabemos que esta transformación no va a ser fácil, pero celebro que estemos unidos para alcanzar los consensos y construir fuerzas armadas modernas". "Queremos saldar la deuda que tenemos con las fuerzas armadas de la democracia", dijo Mauricio Macri.
Nuestra pregunta y nuestra preocupación: ¿esta nueva doctrina tiene en consideración el papel que las FFAA cumplieron durante la última dictadura cívico militar?
“Vivimos en una zona de paz, pero necesitamos que las fuerzas sean capaces de enfrentar los desafíos del siglo XXI”. ¿Estos desafíos son el narcotráfico y el terrorismo? ¿Cómo pasaría a definirse terrorismo, que actores pasarían a estar enmarcados en dicho concepto, cómo reconocerlos, qué acciones y organizaciones son terroristas? ¿Se tienen en cuenta las dolorosas y sangrientas secuelas que el combate a estos enemigos trae acarreado para los pueblos y las naciones? ¿Se observa y estudian los casos de Colombia y México? En muchos países de la región se llevó adelante un proceso de “policialización” de los militares, contrayendo grandes violaciones de los DDHH.
Pareciera que simplemente buscamos acercarnos más y más a la doctrina que impulsa el gendarme internacional Estados Unidos y el paradigma de “nuevas amenazas” ¿Acordar en la doctrina primero para luego realizar la futura compra de armas y capacitaciones militar brindadas por la potencia internacional? Es un interrogante que también nos deja el discurso del presidente.
El paradigma que encierra el discurso del presidente estipula la creciente complejidad de las problemáticas de seguridad transnacional como narcotráfico, terrorismo, trata de personas, y por eso las FFAA realizarían el apoyo logístico a las fuerzas de seguridad en las fronteras, fortalecer las capacidades de vigilancia y control fronterizo en los ámbitos terrestre, marítimo, fluvial y aéreo, sería un objetivo principal.
A través de distintos medios de información, pareciera que este proyecto conformaría Unidades Conjuntas, eliminando estructuras que producen superposiciones o manejes burocráticos, simplificando la cadena de comando. El plan de reforma militar contempla la supresión de comandos intermedios “carentes de finalidad práctica”, la reducción de las estructuras administrativas de las fuerzas, y el fortalecimiento del accionar militar conjunto; ¿se realizará un ajuste económico en este ámbito? En el 2018 los gastos en Defensa serán menores al 1% del PBI. En el 2016 se recortaron $4774.8 millones (6,2% del presupuesto) y en el 2017 $4154.5 millones (4.4% del presupuesto). Está más que claro, y es un síntoma preocupante: el proceso de transformación organizativa de la estructura de las FFA y el posible futuro despliegue que tendrán en materia de seguridad interior, hará que el presupuesto asignado disminuya cada vez más.
Que las FFAA regresen a la seguridad interior constituye un enorme paso atrás respecto de la construcción que la sociedad y la historia argentina vienen realizando desde la recuperación de la democracia. Nuestro presidente habla de que el Estado tiene una deuda con los militares: no nos queda claro cuál es, pero si tenemos claro que las Fuerzas Armadas deben estar al servicio de la democracia, y no para reprimir conflictos sociales y políticos restringiendo la misma. Es preocupante escuchar discursos que desdibujan y alteran la responsabilidad de las FFAA en el terrorismo de Estado y afirmar que ya fueron castigados, que tenemos una deuda con ellos, y que hay que darle más protagonismo (“cuidar a la familia militar”, “tenemos una deuda”).
Entendemos como expresamos anteriormente, que nuestra región tiene casos donde la presencia y el accionar de las FFAA en conflictos internos llevaron a un aumento de la violencia y secuelas sangrientas, y afirmamos que utilizarlas en dicho sentido conllevará una desprofesionalización y un desprestigio de las mismas.
Según la Resolución 3314 de Naciones Unidas la agresión es el uso de la fuerza armada por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de otro Estado, o en cualquier otra forma incompatible con la Carta de la ONU. Pero el Presidente de la nación nombra las agresiones de origen externo y les da una figura: el narcotráfico y el terrorismo. ¿No es contradictorio el empleo del término agresión entre nuestra visión y la de la ONU?
Es alarmante y preocupante la derogación del decreto 727/06. Si esto se realiza pasaríamos a interpretar al narcotráfico y al terrorismo como amenazas de origen externo y los militares tendrían todo el poder para atacarlas, perseguirlas, combatirlas. A futuro podríamos determinar que se encuentran en el plano interno, por lo tanto, ¿se utilizarían las FFAA para la represión y la criminalización de la protesta? ¿Se utilizaría el aparato de inteligencia militar para espionaje interno?
Por todos los argumentos antes expuestos, solicito a mis pares que acompañan el presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
DE PONTI, LUCILA MARIA SANTA FE PERONISMO PARA LA VICTORIA
GROSSO, LEONARDO BUENOS AIRES PERONISMO PARA LA VICTORIA
FERREYRA, ARACELI CORRIENTES PERONISMO PARA LA VICTORIA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
SEGURIDAD INTERIOR
DEFENSA NACIONAL
ASUNTOS CONSTITUCIONALES

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | (54-11) 4127-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.