PROYECTO DE LEY


Expediente 4401-D-2018
Sumario: DECLARAR DE INTERES NACIONAL LA REALIZACION INTEGRAL DE LOS APROVECHAMIENTOS MULTIPROPOSITOS DE LA INVERNADA, CERRO RAYOSO, CHIHUIDO II Y DEL PROYECTO CHIHUIDO I, UBICADOS EN LA PROVINCIA DEL NEUQUEN.
Fecha: 16/07/2018
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


Artículo 1°: Declárase de Interés Nacional la realización integral de los aprovechamientos multipropósitos de La Invernada, Cerro Rayoso, Chihuido II y prioritariamente del proyecto Chihuido I, todos ubicados sobre el río Neuquén de la provincia homónima.
Artículo 2°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.-

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Los ríos Limay y Neuquén, en las Provincias de Río Negro y Neuquén, poseen una de las mayores potencialidades de aprovechamientos hidroeléctricos del país, totalmente dentro del territorio nacional. Así es como a partir de la década del 60 del siglo pasado, se desarrollaron y construyeron los aprovechamientos hidroeléctricos de El Chocón, Arroyito, Piedra del Águila, Alicura y Pichi Picún Leufú sobre el río Limay y el Complejo Cerros Colorados, sobre el río Neuquén.
El río Neuquén particularmente tiene una potencialidad de aprovechamiento hidroeléctrico aún no desarrollada, lo que sumado a la amenaza de grandes crecidas no controladas hace imprescindible la construcción de obras de regulación y control de crecidas para garantizar la seguridad de la vida y bienes de las poblaciones ribereñas y de las infraestructuras viales, gasíferas y de explotación petrolera que se encuentran en su cuenca.
Actualmente se cuenta con proyectos básicos de cuatro aprovechamientos principales sobre el río Neuquén: La Invernada, Cerro Rayoso, Chihuido I y Chihuido II. En conjunto, tendrán una potencia instalada de 2.000 Mw y una capacidad de generación de Mwh.
Particularmente, el proyecto del Aprovechamiento Multipropósito Chihuido I fue concebido en la década del 70 por la empresa estatal Agua y Energía con el fin de aprovechar el curso medio del río Neuquén para generar hidroelectricidad, modificándose luego su concepción prioritaria, ante la necesidad de regular la crecida máxima probable del río, calculada en 25.000 metros cúbicos por segundo.
Su construcción permitirá controlar las crecidas extraordinarias que podrían provocar el colapso de la presa Portezuelo Grande, única obra de regulación sobre el río Neuquén; evitando las inundaciones aguas abajo, pérdidas de vidas y bienes en las poblaciones del Alto Valle de Río Negro y Neuquén, y dando seguridad a las instalaciones de extracción y transporte de hidrocarburos en esa región. También posibilitará garantizar el agua necesaria para el riego, para promover la agricultura, la forestación, la acuicultura, fruticultura, horticultura y la diversificación integral de la matriz productiva de la región.
Por otra parte contará con una potencia instalada de 637 megavatios que aportarán al Sistema Interconectado Nacional, brindando energía para el desarrollo nacional y diversificando la matriz energética tan concentrada hoy en los combustibles fósiles. Asimismo, la concreción de esta obra permitirá el desarrollo turístico de la región, todo ello convirtiendo a la iniciativa en un proyecto de aprovechamiento multipropósito. Para los Neuquinos Chihuido significa seguridad ciudadana ante las crecidas, producción, arraigo, y desarrollo, además de energía limpia y renovable.
La mención de seguridad ciudadana en primer término no es azarosa, ni ingenua; en la actualidad el principal objetivo de la presa es garantizar la seguridad de los ciudadanos y sus bienes aguas abajo. Recientemente en los años 2006 y 2008 se han registrado grandes crecidas e inundaciones que estuvieron a punto de romper Portezuelo Grande, presa de regulación del Complejo Cerros Colorados, y que de alguna manera ratifica la priorización de la seguridad por sobre la generación de energía.
Asimismo, la Corte Suprema de la Nación en su fallo R.1242.XLIII.R.O. Rozniatowski, Rosa Cristina c/ Estado Nacional - Secretaría de Energía de la Nación s/ amparo del 3 de marzo de 2009 ratificó la obligación impuesta al Estado nacional de “realizar obras para garantizar la seguridad de la presa Portezuelo Grande”, que había visto amenazada su integridad ante las crecidas producidas en los años 2006 y 2008; la crecida de julio de 2006 los 10.350 m3/seg. Dicha presa fue construida para manejar hasta 11.500 m3/seg pero estudios del año 1999 situaban a la crecida máxima en 14.520 m³/seg y la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Negro (AIC), en base a los datos del año 2006, encargó un nuevo estudio a una consultora que determinó que la crecida máxima probable se ubicaría en los 25.000 m3/seg con lo cual la única protección posible para las ciudades del Valle de Río Negro y Neuquén está dada a través de la constricción de la represa Chihuido I.
La construcción de esta obra tendrá un fuerte impacto social pues demandará 3.000 puestos de trabajo directos y 1.500 indirectos y un aumento extraordinario de la actividad económica de la región.
Corresponde destacar además que estamos hablando de un proyecto de Aprovechamiento Multipropósito sin conflicto, dado que social, técnica, y ambientalmente, no ha merecido ninguna observación o cuestionamiento, habiendo obtenido la Licencia Social de parte de la sociedad neuquina, quien se ha apropiado de este proyecto, haciendo suya la necesidad imperiosa de su concreción.
La principal dificultad que registra la obra siempre ha sido su financiamiento. En el año 2009, la Provincia del Neuquén junto con la Nación, licitó la obra como Concesión de obra pública, proceso que fracasó por esta razón.
En el año 2014 la obra fue licitada por el Estado Nacional y adjudicada al consorcio integrado por Helport, Panedile, Elprint e Hidroeléctrica Ameghino con el compromiso que el constructor aportara el financiamiento de la obra en un 85% quedando el resto a cargo del Estado Nacional, siendo el requerimiento total para la ejecución de la obra de aproximadamente U$S 2.200 millones. Se realizaron gestiones para conseguir el financiamiento por entidades bancarias de Rusia que no prosperaron y posteriormente del Eximbank de la República Popular China con similares resultados. Finalmente la UTE comenzó negociaciones para incorporar a la misma a las empresas Voith Megovia de Alemania y Salini- Impregilo de Italia, quienes gestionarían el financiamiento en sus respectivos países. Sin embargo, de acuerdo a recientes informaciones del poder ejecutivo nacional, el mismo alcanzaría a U$S 1.600 millones que no completan el 85% que debe aportar el consorcio constructor. Desde el gobierno nacional advierten que dada la situación fiscal que atraviesa el país se daría por caída la adjudicación.
No obstante, existe interés de distintos inversores por construir y operar las represas. En este escenario es imprescindible pensar en las energías limpias y renovables que un río como el Neuquén puede ofrecer a la República. Pues es la única cuenca con suficiente capacidad como para idear y llevar a cabo cuatro represas que producirían el equivalente a dos represas como la de El Chocón.
Es importante señalar que el Acuerdo de París sobre cambio climático, del cual nuestro país es signatario, implica nuevos escenarios en la política energética teniendo en cuenta que 2/3 de las emisiones de gases de efecto invernadero son producidas por el sector energético, y que se ha asumido el compromiso de reducir las emisiones para limitar el calentamiento global a 2° centígrados.
Paralelamente nuestro país ha previsto en el Escenario Energético 2025 que será necesario instalar entre 17 y 24 GW de capacidad adicional de generación para abastecer la demanda eléctrica y que el 50% de ella debe ser renovable, con lo cual los proyectos de aprovechamientos hidroeléctricos adquieren una gran significación. Los proyectos sobre la cuenca media del río Neuquén y particularmente el Aprovechamiento Multipropósito Chihuido I reencauzarían a Argentina en el camino de la construcción de grandes obras hidroeléctricas. Entre tantas certezas, puedo manifestar que estas represas se construirán necesaria e indefectiblemente.
El 26 de marzo del año 2009, ya el Honorable Senado de la Nación, sancionó una declaración expresando “Su beneplácito por los esfuerzos compartidos que están llevando a cabo, entre el Estado Nacional y la Provincia del Neuquén, para la construcción de la represa hidroeléctrica Chuihuido I, que tiene por objeto atenuar las crecidas de los ríos, garantizar el recurso hídrico para el consumo humano, el riego, la industria y especialmente para la generación de energía eléctrica”
El presente proyecto de Ley tiene un objetivo primordial, y es comprometer y hacer protagonista a este Congreso Nacional, despojado de toda mezquindad y especulación política, sobre la necesidad de levantar la mirada, proyectar a largo plazo, volver a la senda de realizaciones para el crecimiento y el desarrollo de las regiones del interior de nuestro país para que contribuya a la grandeza de nuestra nación mediante la ejecución de proyectos de aprovechamiento de nuestros ríos y en particular la realización del proyecto Chihuido I, que a pesar de las bondades y beneficios que se plantean, registra 25 años de dilaciones y postergaciones.
Como representante del Movimiento Popular Neuquino convoco a mis pares a levantar la bandera del federalismo, porque en estos difíciles momentos que atraviesa el país, debemos agudizar una mirada federal, de desarrollo regional. De no hacerlo, estaríamos resignándonos a un cortoplacismo y centralismo que cada vez ofrece menos esperanzas y oportunidades. Mi gobierno y mi partido han fundado y desarrollado pueblos y regiones, es por eso que los Neuquinos tenemos una personalidad aguerrida y desde siempre conocemos de adversidades y postergaciones. El desarrollo de los aprovechamientos hidroeléctricos de la cuenca del río Neuquén y en particular Chihuido I, para los Neuquinos significa muchos años de lucha que merecen cristalizarse en su realización en beneficio del país.
Los invito a acompañar este proyecto para ser constructores de la historia del desarrollo de Argentina a partir de decisiones estratégicas inspiradas en los indiscutibles valores de progreso y trabajo, pilares indestructibles de la construcción de dignidad y en virtud de ello es que proponemos de Interés Nacional su concreción, en beneficio de cada uno de nuestros habitantes.
Por los motivos expuestos solicito a las señoras y señores Diputados la aprobación del presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
SAPAG, ALMA LILIANA NEUQUEN MOV POP NEUQUINO
MARTINEZ, DARIO NEUQUEN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
ENERGIA Y COMBUSTIBLES (Primera Competencia)
PRESUPUESTO Y HACIENDA
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
SAPAG, ALMA LILIANA NEUQUEN MOV POP NEUQUINO
MARTINEZ, DARIO NEUQUEN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
ENERGIA Y COMBUSTIBLES (Primera Competencia)
PRESUPUESTO Y HACIENDA
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTE DEL DIPUTADO MARTINEZ, NORMAN DARIO (A SUS ANTECEDENTES) null

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.