PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 3153-D-2018
Sumario: EXPRESAR ADHESION A LAS CONSIDERACIONES REALIZADAS EN EL DOCUMENTO ELABORADO POR LA CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, TITULADO "OECONOMICAE ET PECUNIARIAE QUAESTIONES. CONSIDERACIONES PARA UN DISCERNIMIENTO ETICO SOBRE ALGUNOS ASPECTOS DEL ACTUAL SISTEMA ECONOMICO Y FINANCIERO", APROBADA POR EL PAPA FRANCISCO, EL 6 DE ENERO DE 2018.
Fecha: 23/05/2018
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Manifestar la adhesión y reivindicar en todos sus términos las consideraciones realizadas en el documento elaborado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, titulado “Oeconomicae et pecuniariae quaestiones. Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero” aprobado por el Papa Francisco en la audiencia concedida al Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 6 de enero de 2018.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El viernes 18 de mayo se publicó el documento titulado “Oeconomicae et pecuniariae quaestiones. Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero”, elaborado por la Congregación para la Doctrina de la Fe y aprobado por el Papa Francisco.
Dicho documento, cuyo contenido celebramos y suscribimos, es un profundo llamado de atención sobre la ética de nuestro sistema económico y de nuestras acciones políticas. Es, al mismo tiempo, un importantísimo instrumento de análisis para las sociedades modernas y, más concretamente, para la realidad social, económica y política de la Argentina actual. Como oposición, encontramos en este documento eclesiástico una importante guía para la acción política y una enorme cantidad de elementos para pensar la intervención sobre la economía.
Encontramos en este documento, en primer lugar, una profunda crítica a la concepción que el fundamentalismo financiero y de mercado tiene del ser humano. El hombre no es una mercancía, el trabajador no es un costo. En esta concepción mercantilista se impone la idea de un “hombre entendido individualmente, prevalentemente consumidor, cuyo beneficio consistiría más que nada en optimizar sus ganancias pecuniarias.”
Cuanto hemos escuchado desde fines de 2015 las palabras “mérito”, “competencia”, “liderazgo”, “eficiencia”. Palabras que, como lo dice el documento de la Iglesia “tienden a ocupar todo el espacio de nuestra cultura civil, asumiendo un significado que acaba empobreciendo la calidad de los intercambios, reducidos a meros coeficientes numéricos.”
Desde el punto de vista financiero, el documento aprobado por el Papa Francisco resulta una inmensa crítica a un fenómeno que, lamentablemente, forma parte de las más altas esferas del gobierno: la utilización de las empresas offshore como mecanismo de evasión impositiva y de maximización de las riquezas en desmedro de toda la sociedad.
En efecto, lejos de suscribir la hipótesis del gobierno de cambiemos según la cual la utilización de empresas offshore no es ni antiético ni ilegal, el documento eclesiástico se enfoca sobre la gravedad de uso de estos instrumentos y sobre el grave perjuicio que provocan en la sociedad y en el sistema económico.
Según el documento, la utilización de empresas offshore “constituye otra razón de empobrecimiento del sistema normal de producción y distribución de bienes y servicios. Es difícil discernir si muchas de estas situaciones dan lugar a casos de inmoralidad próxima o inmediata: es ciertamente evidente que tales realidades, donde substraen injustamente linfa vital a la economía real, difícilmente pueden encontrar una justificación, ya sea desde el punto de vista ético, ya sea en términos de la eficiencia global del mismo sistema económico.”
Resalta el impacto sobre el sistema económico internacional indicando que “cada vez resulta más claro que existe un grado de correlación apreciable entre el comportamiento no ético de los operadores y la quiebra del sistema en su conjunto: es ya innegable que las deficiencias éticas exacerban las imperfecciones de los mecanismos del mercado.”
Por otra parte, el documento aprobado por el Papa Francisco tiende a desmentir las razones formales invocadas para la utilización de empresas offshore: “si bien la razón formal para legitimar la presencia de sedes offshore es la de evitar que los inversores institucionales sufran una doble tasación, primero en su país de residencia y luego en el país en el que están domiciliados los fondos, de hecho, estos lugares se han convertido hoy en día, en ocasión de operaciones financieras a menudo al límite de la legalidad, cuando no se “pasan de la raya”, tanto desde el punto de vista de su legalidad normativa, como desde el punto de vista ético, es decir, de una cultura económica sana y libre del mero propósito de elusión fiscal.”
Y agrega que “En la actualidad, más de la mitad del comercio mundial es llevada a cabo por grandes sujetos, que reducen drásticamente su carga fiscal transfiriendo los ingresos de un lugar a otro, dependiendo de lo que les convenga, transfiriendo los beneficios a los paraísos fiscales y los costos a los países con altos impuestos. Está claro que esto ha restado recursos decisivos a la economía real, y ha contribuido a la creación de sistemas económicos basados en la desigualdad. Por otra parte, no es posible ignorar que esas sedes offshore se han convertido en lugares de lavado de dinero “sucio”, es decir, fruto de ganancias ilícitas (robo, fraude, corrupción, asociación criminal, mafia, botín de guerra...).”
En poco tiempo, especifica el documento, “este mercado se ha convertido en el lugar de mayor tránsito de capitales, ya que su configuración representa una manera fácil de realizar diferentes e importantes formas de elusión fiscal. Se entiende entonces que la domiciliación offshore de muchas empresas importantes que participan en el mercado sea muy deseada y practicada.”
El impacto sobre los sectores mas desfavorecidos de estos mecanismos de evasión fiscal es de enorme gravedad ya que “la imposición tributaria, cuando es justa, desempeña una fundamental función equitativa y redistributiva de la riqueza, no sólo en favor de quienes necesitan subsidios apropiados, sino también en el apoyo a la inversión y el crecimiento de la economía real.”
El documento profundiza, asimismo en posibles líneas de trabajo para controlar el uso de la evasión fiscal a través de las empresas offshore cuando dice que, “es precisamente la elusión fiscal de los principales actores que se mueven en los mercados, especialmente los grandes intermediarios financieros, lo que representa una abominable sustracción de recursos a la economía real y un daño para toda la sociedad civil. Dada la falta de transparencia de esos sistemas es difícil determinar con precisión la cantidad de capital que pasa a través de ellos; sin embargo, se ha calculado que bastaría un impuesto mínimo sobre las transacciones offshore para resolver gran parte del problema del hambre en el mundo: ¿por qué no hacerlo con valentía?”
No resulta menor, por otro lado, el abordaje de uno de los problemas históricamente más importantes de nuestro país: el endeudamiento. En efecto, en un momento en que el Gobierno pretende acudir una vez más al FMI las palabras aprobadas por el Santo Padre son de gran relevancia: “Especialmente en los países con economías menos desarrolladas, el sistema offshore ha empeorado la deuda pública. Se ha observado, en efecto, que la riqueza privada acumulada en los paraísos fiscales por algunas élites ha casi igualado la deuda pública de sus respectivos países. Esto evidencia asimismo que, de hecho, en el origen de esa deuda a menudo están los pasivos económicos generados por privados y luego descargados sobre los hombros del sistema público. Entre otras cosas, es bien sabido que importantes sujetos económicos tienden a buscar la socialización de las pérdidas, frecuentemente, con la connivencia de los políticos.”
“Oeconomicae et pecuniariae quaestiones. Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero”, es un documento de enorme importancia para la dirigencia política. En efecto, tal como lo especifica, “ante el creciente y penetrante poder de agentes importantes y grandes redes económicas y financieras, a los actores políticos, a menudo desorientados e impotentes a causa de la supranacionalidad de tales agentes y de la volatilidad del capital manejado por estos, les cuesta responder a su vocación original como servidores del bien común, y pueden incluso convertirse en siervos de intereses extraños a ese bien.”
Por ello, continúa, “los poderes políticos y económico-financieros deben siempre mantenerse distintos y autónomos y al mismo tiempo orientarse, más allá de todas complicidad nociva, a la realización de un bien que es tendencialmente común y no reservado a pocos sujetos privilegiados.”
Como podemos verlo, el documento aprobado por el Sumo Pontífice es profundamente crítico con el modelo económico llevado adelante por el gobierno de Cambiemos así como también con el comportamiento ético y legal de sus miembros que no solo continúan endeudando al país y obteniendo grandes ganancias personales con este endeudamiento, sino también continúan evadiendo impuestos a través de sus innumerables empresas offshore.
Por todo ello, pedimos que acompañen este proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
DOÑATE, CLAUDIO MARTIN RIO NEGRO FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CASTAGNETO, CARLOS DANIEL BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
ALVAREZ RODRIGUEZ, MARIA CRISTINA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SOLANAS, JULIO RODOLFO ENTRE RIOS FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
MERCADO, VERONICA CATAMARCA FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
GIOJA, JOSE LUIS SAN JUAN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
FRANA, SILVINA PATRICIA SANTA FE FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
PEREZ, MARTIN ALEJANDRO TIERRA DEL FUEGO FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CIAMPINI, JOSE ALBERTO NEUQUEN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
RELACIONES EXTERIORES Y CULTO (Primera Competencia)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.