PROYECTO DE LEY


Expediente 2590-D-2019
Sumario: INSTITUIR EL 16 DE OCTUBRE DE CADA AÑO COMO EL "DIA NACIONAL DE LA ALIMENTACION SALUDABLE".
Fecha: 21/05/2019
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


DÍA NACIONAL DE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE
Artículo 1º.- Instituyese el 16 de octubre de cada año como el "Día Nacional de la Alimentación Saludable".
Artículo 2º.- Facultase al Poder Ejecutivo Nacional a adoptar las medidas necesarias a fin de implementar actividades específicas referidas a la conmemoración del Día Nacional instituido en el artículo precedente.
Artículo 3º.- Incorpórese al Calendario Escolar y Agenda Educativa el Día Nacional de la Alimentación Saludable y la “Semana de los Entornos Escolares Saludables”, acordando la organización de jornadas relacionadas a las temáticas en todos los establecimientos educativos del país de todos los niveles y modalidades de gestión estatal y privada.
Artículo 4º.- Invitase a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir a la presente ley.
Artículo 5º.- Comuníquese al Poder Ejecutivo Nacional.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


La malnutrición –desnutrición, exceso de peso y deficiencias de micronutrientes–es la principal causa de problemas de salud a nivel global.
En los últimos años, el sobrepeso y la obesidad se han convertido en una epidemia en aumento que está tomando proporciones alarmantes y representa uno de los principales problemas de salud pública de este siglo, poniendo en riesgo muchos de los avances en salud que han logrado incrementar la expectativa de vida a nivel mundial.
Asimismo, se viene observado una tendencia donde la demanda de productos ultraprocesados disminuye en países de altos ingresos, pero va en aumento en regiones más vulnerables como América Latina. En este sentido, se viene verificado una relación inversamente proporcional entre el PBI de los países y el consumo de este tipo de productos.
Si bien América Latina es una de las regiones del mundo que más avances ha logrado en la lucha contra la desnutrición crónica, es también una de las zonas más afectadas por el aumento del sobrepeso y la obesidad, que alcanza al 7,3% de los menores de 5 años (cifra que supera ampliamente la media mundial del 5,6%) y a cerca del 60% de la población adulta.
Lamentablemente, Argentina es parte de estas tendencias, ocupando el segundo puesto regional en obesidad en menores de 5 años, con cifras cercanas al 10%. Además, se estima que casi 1 de cada 3 niños y niñas en edad escolar padecen sobrepeso u obesidad; y la prevalencia de la obesidad en la adolescencia se duplicó en sólo cinco años (2007-2012) del 3,2% al 6,1%.
Según un informe recientemente publicado por la Secretaria de Gobierno de Salud en colaboración con UNICEF, Argentina se encuentra frente a lo que se conoce como la “doble carga de la malnutrición”: la convivencia de índices aún elevados de desnutrición con cifras altas, y crecientes, de sobrepeso y obesidad, acompañadas ambas por problemas de deficiencias de micronutrientes; en el sentido que, de los datos analizados, más de 3 millones de niños, niñas y adolescentes atendidos en el sector público de salud del país en 2016, el 31% tenían malnutrición por exceso (sobrepeso y obesidad) y 8,1% malnutrición por carencia (bajo peso).
En este sentido, la obesidad pone en riesgo la posibilidad real de niños, niñas y adolescentes de gozar plenamente de sus derechos. Más allá de ser los derechos a la salud y a la alimentación los más claramente afectados, la obesidad afecta otros derechos, ya que se encuentra relacionada con múltiples problemas psicosociales como el rendimiento escolar y la posibilidad de sufrir discriminación por parte de su pares y estigmatización, entre otros.
Por ello, la infancia y la adolescencia son etapas cruciales para la prevención de la obesidad, no solo por el impacto en el goce pleno de sus derechos, sino también porque son etapas en las que los niños, niñas y adolescentes son más vulnerables a la influencia de los mensajes del entorno y en las que se construyen los hábitos que se continúan en la edad adulta.
En este sentido, desde distintos organismos internacionales se vienen promoviendo un conjunto de medidas para regular los entornos obesogénicos y los productos que se consumen, para su transformación en entornos saludables que puedan promocionar hábitos que detengan esta epidemia.
La OMS define entornos saludables como aquellos que “apoyan la salud y ofrecen a las personas protección frente a las amenazas para la salud, permitiéndoles ampliar sus capacidades y desarrollar autonomía respecto a la salud. Comprenden los lugares donde viven las personas, su comunidad local, el hogar, los sitios de estudio, los lugares de trabajo y el esparcimiento, incluyendo el acceso a los recursos sanitarios y las oportunidades para su empoderamiento”.
Las escuelas saludables son una línea de acción dentro de la estrategia más amplia de entornos saludables, que incluye intervenciones en el entorno para promover y mejorar la salud a nivel poblacional.
Las escuelas brindan un entorno influyente para los niños pequeños. Por ello, se entiende recomendable establecer allí medidas específicas para mejorar las dietas, de manera acorde a las características de la población.
Hay evidencia de que las políticas alimentarias escolares pueden alentar a los niños a revaluar sus preferencias, en la medida que -sin ánimo de definiciones exhaustivas- se garantice la provisión de agua, frutas y alimentos reconocidos como saludables en consonancia con un cambio institucional coherente y sostenido hacia patrones de consumo más saludables.
Por último, cabe señalar que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) marca cada año el Día Mundial de la Alimentación el 16 de Octubre, fecha en la que fue fundada esta organización en 1945; y cuyos objetivos son: 1. estimular una mayor atención a la producción agrícola en todos los países y un mayor esfuerzo nacional, bilateral, multirateral y no gubernamental a ese fin; 2. estimular la cooperación económica y técnica entre países en desarrollo; 3. promover la participación de las poblaciones rurales, especialmente de las mujeres y de los grupos menos privilegiados, en las decisiones y actividades que afectan a sus condiciones de vida; aumentar la conciencia pública de la naturaleza del problema del hambre en el mundo; 4. aumentar la conciencia pública de la naturaleza del problema del hambre en el mundo; 5. promover la transferencia de tecnologías al mundo en desarrollo; y 6. fomentar todavía más el sentido de solidaridad nacional e internacional en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza y señalar a la atención los éxitos conseguidos en materia de desarrollo alimentario y agrícola.
Por todo lo hasta aquí expuesto, es que consideramos de suma importancia establecer, en el marco del Día Internacional de la Alimentación celebrado desde 1979 el 16 de octubre, el Día Nacional de la Alimentación Saludable junto con la semana de los Entornos Escolares Saludables como complemento a la política de escuelas saludables en nuestro país.
Por los motivos expuestos, solicito a mis pares acompañen el presente proyecto de ley.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
BERISSO, HERNAN BUENOS AIRES PRO
MORALES, FLAVIA MISIONES FRENTE DE LA CONCORDIA MISIONERO
VILLA, NATALIA SOLEDAD BUENOS AIRES PRO
WECHSLER, MARCELO GERMAN CIUDAD de BUENOS AIRES PRO
RICCARDO, JOSE LUIS SAN LUIS UCR
SCHLERETH, DAVID PABLO NEUQUEN PRO
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
LEGISLACION GENERAL (Primera Competencia)
ACCION SOCIAL Y SALUD PUBLICA
Trámite en comisión (Cámara de Diputados)
Fecha Movimiento Resultado
19/11/2019 ANÁLISIS DE PROYECTOS DE COMPETENCIA MIXTA por unanimidad en su comp. con modif
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTE DEL DIPUTADO SCHLERETH (A SUS ANTECEDENTES)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.