PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 2436-D-2019
Sumario: PROMOVER JUICIO POLITICO AL MINISTRO DE JUSTICIA Y DERECHOS HUMANOS DE LA NACION, DR. GERMAN GARAVANO, POR MAL DESEMPEÑO EN SUS FUNCIONES.
Fecha: 14/05/2019
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Promover Juicio Político contra el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Dr. Germán Carlos GARAVANO, por mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones, de conformidad con lo que dispone el artículo 53 y concordantes de la Constitución Nacional.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


En función de las atribuciones conferidas por el artículo 53 de la Constitución Nacional y en virtud de las razones de hecho y derecho que se describen en el presente, se promueve juicio político contra el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Dr. Germán Carlos Garavano, por haber realizado una serie de actos que encuadran en la causal de “mal desempeño” y eventualmente podrían configurar también diversos delitos.
Estos hechos se vinculan con las presiones indebidas dirigidas a forzar la renuncia del Dr. Carlos Rozanski a su cargo de juez federal y a la negociación con el arrepentido Leonardo Fariña para garantizar el contenido de sus declaraciones en sede judicial.
La responsabilidad del Ministro surge con claridad no sólo por la jerarquía que ocupa en el Poder Ejecutivo, que lo convierte en responsible político de las conductas disvaliosas observadas, sino también -y fundamentalmente- a su intervención personal en los hechos que describiremos.
1. La forma en la que se forzó la renuncia del ex juez Carlos Rozanski
I. El proceso en el Consejo de la Magistratura.
El 20 de julio de 2001 el Dr. Carlos Alberto Rozanski fue designado juez de cámara del Tribunal Oral en lo Criminal Federal nº1 de La Plata, provincia de Buenos Aires. En el ejercicio de ese cargo tuvo un rol central en el avance de juicios de lesa humanidad en aquella ciudad, dictando condena contra Miguel Etchecolatz y Christian Von Wernich, entre muchos otros responsables de la última dictadura cívico-militar.
En el mes de septiembre de 2016, luego de más de 15 años de ejercicio del cargo, el Dr. Rozanski manifestaba públicamente que estaba siendo "brutalmente perseguido por el Consejo de la Magistratura" (las notas periodísticas publicadas por diversos medios de comunicación en ese período resultan sumamente ilustrativas de la situación denunciada por el entonces juez).
Para comprender en su plenitud estas manifestaciones de Rozanski, que ya configuraban referencias expresas a mecanismos de presión que venían siendo ejercidos sobre su persona, es necesario analizar los hechos ocurridos en el ámbito del Consejo de la Magistratura y su línea de tiempo, porque ello permitirá establecer el contexto que el Ministro de Justicia aprovechó para ejercer la coacción que justifica el enjuiciamiento político que se promueve.
En este sentido vale destacar que en el año 2009 se formó el expediente nro. 144/2009 “BERTUZZI PABLO (INT. T.O.C.F N° 1 DE LA PLATA) S/ SOLICITA AUDITORIA”, en el que él ahora camarista federal de la Ciudad de Buenos Aires, ilegalmente designado en ese cargo por vía de un traslado inconstitucional, solicitaba la investigación de distintos hechos presuntamente acaecidos en el tribunal platense. Era la época en que al Dr. Bertuzzi le preocupaban las irregularidades que supuestamente se producían en Tribunales.
La ley 24937, en su artículo 7° inc. 15, establece que el Consejo de la Magistratura cuenta con un plazo máximo de tres años para instruir las denuncias formuladas contra los magistrados, luego de la cual, si no hay motivos para una sanción disciplinaria, el plenario del cuerpo debe ordenar el archivo. Ello se complementa con el art. 5 del reglamento general del Consejo de la Magistratura, que ordena al plenario tratar estas cuestiones en un plazo de 4 meses desde que el expediente es remitido por la Comisión de Acusación y Disciplina. Dicho plazo, el de 3 años, en éste expediente, se cumplió el día 18 de mayo de 2012, razón por la cual se ordenó el archivo de las actuaciones a través de la resolución nro. 33/13 del día 7 de marzo de 2013.
Con posterioridad a esa decisión, la Unión de Empleados de la Justicia Nacional (UEJN) solicitó el desarchivo de esa denuncia formulada años atrás contra Rozanski, en función de que algunos de los hechos allí indicados (relacionados al vínculo entre el juez y los empleados del juzgado) habrían continuado ocurriendo. Así se formó el expediente 54/13 (“Piumato Julio y otra (UEJN) s/presentación respecto de actuación del Dr. Carlos Rozanski”). Esta nueva denuncia fue realizada el 21 de marzo de 2013, por lo que el plazo de 3 años previsto en el art. 7 inc. 15 ley 24937, vencía el 21 de marzo de 2016.
Más de un mes después de dicho vencimiento, concretamente el día 28 de abril de 2016, el plenario del Consejo de la Magistratura resolvió por mayoría rechazar el archivo de las actuaciones por cumplimiento del plazo de 3 años, y votó la vuelta del expediente 54/13 a la Comisión de Acusación y Disciplina. Es decir, sin que existiera en ese momento una nueva denuncia que habilitara el cómputo de un nuevo plazo, los consejeros decidieron volver a tratar el expediente, bajo el argumento de que “habría una conducta que se habría mantenido“, según manifestó en aquella reunión el consejero juez Luis María Cabral, es decir el mismo consejero que participó junto a Garavano de la audiencia en la que se coaccionó a Rozanski.
Es decir, vencido el plazo de tres años, el plenario del Consejo puede decidir o bien la aplicación de la sanción que estime correspondiente o bien el archivo del expediente. Pero la ley no contempla en modo alguno la posibilidad de que se extienda el análisis del expediente en Comisiones, tal como se resolvió en este caso. Lo único que esto permitió en el caso en cuestión fue mantener al juez Rozanski bajo la mira del Consejo.
Los hechos ocurridos a partir de marzo/abril de 2016 demuestran la voluntad del Consejo de la Magistratura, controlado por el oficialismo con mayorías nunca antes vistas en democracia, de ejercer presión sobre el juez Rozanski mediante expedientes abiertos en los que nunca terminan de reunirse pruebas que determinen que efectivamente existieron los hechos denunciados.
La manipulación descarada del expediente contra Rozanski, que permitió que siguiera abierto un proceso disciplinario en franca violación al plazo legal para ser tratado (violando de esa manera la ley que rige el funcionamiento del Consejo de la Magistratura), generó el contexto para la intervención personal del Ministro Garavano, junto con el consejero Cabral, y el despliegue de las maniobras coactivas en búsqueda de la renuncia del magistrado.
La información que ha trascendido en los últimos días arroja luz sobre cómo fue ese proceso, y quiénes fueron los intervinientes. Puntualmente, permite entender qué ocurrió previo a la presentación y aceptación de su renuncia.
II. La reunión entre Rozanski, Garavano y Cabral
El 20 de octubre de 2016, el Dr. Rozanski presentó finalmente la renuncia a su cargo. Lo que corresponde que esta Cámara analice son los hechos ocurridos el día previo y que derivaron en la presentación de esa renuncia en tanto en esa secuencia se encuentran las causales de mal desempeño que atribuimos al ministro Garavano.
En efecto, el 19 de octubre de 2016 el Dr. Rozanski se reunió con el Ministro Germán Garavano y con el Consejero Luis María Cabral, en una audiencia que no figura en los registros públicos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. En los audios que han trascendido públicamente puede detectarse cómo el supuesto tono cordial de la charla no oculta el claro ejercicio de una presión indebida por parte de Garavano y Cabral.
Es pertinente consignar aquí una transcripción del audio, que tomamos de alguno de los numerosos medios periodísticos que publicaron el audio y su transcripción:
-Garavano: “Yo lo que te puedo en eso garantizar es, por un lado es, obviamente el trámite rápido de aceptación de renuncia, sin ningún tipo de hostigamiento de nada, y un mensaje también del gobierno y mío de normalidad. Vamos a hacer esto con normalidad, con velocidad y con un mensaje, digamos, técnico y serio de no darle ninguna connotación o ningún valor, yo a eso me puedo comprometer”.
-Rozanski: Está concedido el beneficio (de la jubilación) pero no está procololizado. Por eso yo no traje la renuncia hoy. ¿Qué querés Luisito?
-Cabral: Yo te arreglé lo de la jubilación
-Rozanski: Pero yo hablé…
-Cabral: Por favor, estoy arreglándola yo.
-Rozanski: Pero bienvenido.
-Cabral: Y además yo arreglaba con él (Garavano) que no salga el decreto aceptando tu renuncia para que vos cobres. Pero lo que teníamos era que ibas a traer la renuncia. Si me hubieras dicho que no la ibas a traer...
-Cabral: Paré todas las cosas en el Consejo para que no haya ningún movimiento en aquello y para parar que no haya ningún movimiento en aquello tuve que… Y alguno va a salir a decir incluso “que no le acepten la renuncia”. Porque hay demasiados actores. Por eso hice esto con absoluto resguardo de confidencialidad. Y por eso hable sólo con Beinutz y con Germán (Garavano).
-Rozanski: ¿De qué estamos hablando? ¿De horas? Disculpame...
-Garavano: Puede ser hoy a la tarde, puede ser mañana.
-Garavano: Yo estuve hablando. Estoy peleando con los muchachos de la Anses.
-Rozanski: Es sencillo esto. Yo tengo que firmar una excarcelación supuestamente, que es un invento de hoy, porque se está terminando un juicio de lesa en La Plata, en el Tribunal.
-Cabral: Pero, Carlos, presentá la renuncia, no te la iban a aceptar hoy. Lo que se trataba era simplemente de que algo que habíamos quedado comprometidos se hiciera. Sino no me hubieras dicho. Yo acá la verdad es que vine personalmente porque eras vos. Porque Beinutz me dijo “Carlos quiere que vengas vos...” Bueno, está bien, voy a ir. Si ahora me decís que no la vas a presentar...
-Rozanski: Te estoy diciendo que la presento.
-Cabral: Me hubieras dicho antes.
-Rozanski: Si vos me decís, ahora, en media hora, que se procololizó (la jubilación), me voy al bar de la esquina, porque acá no hay formalidad alguna. Yo desconozco el texto...
-Cabral: Aunque no se haya protocolizado, el tema es que el trámite de la renuncia va a llevar un pedido de informes al Consejo de la Magistratura, un trámite acá y demás. Y en todo ese tiempo, el tema es que el Ministerio va a esperar que esté asegurado tu cobro, porque tu jubilación ya está, para que no te quedes colgado.
-Garavano: El trámite dura, en escenario más rápido, dura una semana más o menos. Porque se hacen todos los trámites acá del Ministerio, después le damos intervención a Legal y Técnico, eso además el paso lo tengo que dar yo, que ahora se hace todo en trámite electrónico. Yo lo que les propongo para zanjar esta situación, si vos podes (Rozanski) entre hoy y mañana acercar la renuncia nosotros le empezamos a dar el trámite interno y yo antes de enviar a presidencia la aceptación de la renuncia verificamos, hablamos por teléfono, de que este protocolizada la jubilación. Sino yo me comprometo a no mandarla a presidencia.
-Rozanski: ¿Que puede cambiar, Luis (María Cabral), que yo a la mañana a la mañana...?
-Cabral: Eso es algo ajeno a mi.
-Rozanski: No, pero vos haces el planteo de como están las cosas en el Consejo, en un cuadro que realmente me llama la atención que sea tan virulento.
-Cabral: Yo lo voy a seguir controlando.
-Rozanski: Cuando hay tanta virulencia llama la atención. Vos sos consejero. Si yo voy a la comisión...
-Cabral: Pero vos querés que yo valore si está bien o mal esa virulencia.
-Rozanski: De ningún modo.
-Cabral: Yo soy arquero pero no soy tan buen arquero. Hay cosas que paro y cosas que no.
-Rozanski: Pero después de 25 años… Si yo estoy yendo a la comisión de disciplina a entregar una respuesta al traslado de la denuncia, si previo a darle el traslado ya fijaron las testimoniales… Si voy y desde la esquina a la puerta de la comisión está mi foto, que es la que puso Lanata, acá y en la China...
-Garavano: Yo te comprendo. Para zanjar esta situación propongo que entre hoy y mañana dejes (la renuncia), y me comprometo adelante de Luis y de ustedes a hacer el trámite y hasta que no esté protocolizada no aprieto el botón -personal mío para enviarla a presidencia. Pero ya tenemos la denuncia, eso ya está en trámite y Luis ya puede decir en el Consejo que la renuncia está presentada y se está tramitando. Y en eso descomprimimos y generamos un camino de bajar las tensiones, sin ningún tipo de problemas, que genere violencia, ni tensión.
-Cabral: “¿Querés que te diga una cosa? En el consejo no saben. Quien lleva la causa, que es la doctora (Adriana) Donato, ignora tanto que esté yo hoy aquí como que él (Rozanski) vaya a presentar la renuncia”.
-Garavano: Yo los tengo que dejar. Cuando me avisó Luis (María Cabral) lo incorporamos en la agenda sobre la marcha. Si te parece que lo hagamos de esa manera, vos me dejas un sobre en mi secretaria privada hoy o mañana la mañana. Yo ni bien recibo el sobre le aviso a Luis (María Cabral) y espero a que me confirmen que esta el tramite finalizado.
-Otro: Y hasta ahí mantenemos la reserva. -Garavano: Si, si. -Cabral: Mantenemos la reserva hasta que salga el decreto.
-Garavano: Si, si. Tal cual
La reunión revela, en principio, la fase final de un proceso coactivo que, como dijimos, comenzó en marzo/abril de 2016. Teniendo en cuenta que las maniobras desplegadas contaban con la garantía de una conclusión favorable a la suspensión del magistrado y la iniciación del jury de enjuiciamiento, en función de la mayoría abrumadora del oficialismo en el Consejo de la Magistratura, el Dr. Rozanski pretendía asegurarse de que no habría problemas con el cobro de la jubilación que le correspondía por sus años de trabajo en la magistratura.
Sin embargo, aprovechando el contexto que había generado la mayoría oficialista del Consejo de la Magistratura, con expedientes disciplinarios abiertos contra el juez, el Ministro Garavano y el consejero Cabral le dijeron que la única forma de garantizar el cobro de los haberes jubilatorios a los que tenía derecho y de evitar un clima de tensión, violencia y hostigamiento era a través de la la presentación inmediata de su renuncia.
En efecto, en esa conversación el Ministro Garavano fijó cuál era el plazo de tiempo en el que pretendían la presentación de la renuncia: “Puede ser hoy a la tarde, puede ser mañana”. El Ministro agregó lo siguiente: “Yo lo que te puedo en eso garantizar es, por un lado es, obviamente el trámite rápido de aceptación de renuncia, sin ningún tipo de hostigamiento de nada, y un mensaje también del gobierno y mío de normalidad”.
¿Qué significa que la presentación inmediata de la renuncia del juez es la forma de garantizar un trámite “sin ningún tipo de hostigamiento de nada”? Significa, a todas luces, que si el juez no acataba las órdenes del Ministro y el Consejero, iba a atravesar un proceso de hostigamiento. ¿En qué circunstancia puede considerarse lícito que un Ministro de Justicia le diga a juez federal que la única forma de evitar un hostigamiento es renunciando a su cargo en cuestión de horas?.
Para que no queden dudas, el Consejero le dijo al Dr. Rozanski que él había parado “todas las cosas en el Consejo para que no haya ningún movimiento”, exclusivamente porque había entendido que el juez llevaría su renuncia a esa misma reunión. El juez manifestó que le llamaba la atención el cuadro de “virulencia” que describía Cabral respecto al Consejo de la Magistratura. Cabral le responde: “Pero vos querés que yo valore si está bien o mal esa virulencia [...] Yo soy arquero pero no soy tan buen arquero. Hay cosas que paro y cosas que no”.
El mensaje es claro: le estaban diciendo al juez que en el Consejo de la Magistratura existía un clima violento y de presiones, de avanzar hacia la destitución sin interesar si estaba ajustado a derecho, y que esto solo cesaría frente a la presentación inmediata de su renuncia.
El cuadro se agrava a partir del reconocimiento de quienes llevaban adelante la exigencia ilegítima, es decir Garavano y Cabral, de que la Consejera Donato, que estaba a cargo de la investigación de la denuncia formulada contra Rozanski, desconocía estas gestiones. Es decir, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos explicitaba que de él dependía –y no de las pruebas- si las actuaciones avanzaban o no, sin interesar la opinión de la Consejera a cargo de la cuestión, que además se trataba de una representante del estamento supuestamente independiente de los abogados, y no una delegada del Poder Ejecutivo.
Para complementar, el Ministro reiteró esta exigencia de otra forma: “Para zanjar esta situación propongo que entre hoy y mañana dejes [la renuncia], y me comprometo adelante de Luis y de ustedes a hacer el trámite y hasta que no esté protocolizada no aprieto el botón personal mío para enviarla a presidencia. Pero ya tenemos la denuncia, eso ya está en trámite y Luis ya puede decir en el Consejo que la renuncia está presentada y se está tramitando. Y en eso descomprimimos y generamos un camino de bajar las tensiones, sin ningún tipo de problemas, que genere violencia, ni tensión”.
Nuevamente, ¿en qué circunstancia puede considerarse lícito y propio de un Estado de derecho que la única forma de no generar “violencia” ni “tensiones” frente a un juez sea exigiéndole su renuncia inmediata?
Estas presiones llevaron a que el juez presentara su renuncia al día siguiente. El 1º de noviembre de 2016 se publicó en el Boletín Oficial el Decreto 1143/2016, a través del cual el Poder Ejecutivo aceptó la renuncia del Dr. Rozanski. Ese trámite determinó el inmediato archivo de las actuaciones que se llevaban contra el magistrado en la comisión de acusación y disciplina del Consejo de la Magistratura de la Nación.
III. Las explicaciones del Ministro.
Frente a la difusión pública del registro de esta conversación, el Ministro Garavano afirmó que el Dr. Rozanski “es una persona que tiene un problema en la cabeza o realmente una muy mala persona, mentirosa, falaz". Para concluir esto, sostuvo que el juez "quería conocerme, yo nunca había hablado con él. Quería preguntarme cómo presentar la renuncia y demás. En ese contexto lo recibo a él como recibo a decenas de jueces que están o no investigados para que presenten el trámite de renuncia que es un trámite que corresponde que yo lo realice. Lo recibo entre 20 y 30 minutos. Incluso, cuando finaliza la reunión, me agradece enormemente por lo cortés, por lo bien que se resolvió todo y por aceptar la renuncia".
Resulta por lo menos curiosa la afirmación de que un juez federal necesita reunirse media hora con el máximo representante del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación exclusivamente para averiguar detalles administrativos de la presentación de su renuncia.
El Ministro agregó que “el Estado se ahorra mucho dinero y esfuerzo cuando los jueces renuncian en vez de ser removidos por el jury dado que los efectos jurídicos son los mismos”.
Esto no es cierto. El efecto que comparten la renuncia y la remoción de un magistrado por parte del Consejo de la Magistratura es que el juez deja de cumplir funciones. Pero evidentemente son dos escenarios muy distintos. Si efectivamente un juez ha incurrido en hechos que justifican su remoción, es importante que se desarrolle ese procedimiento para que la sociedad pueda conocer qué es lo que realmente ocurrió. El problema es cuando un eventual proceso de remoción (que nunca se concretó) se utiliza como presión para forzar la renuncia de un juez que no es de la simpatía del Gobierno.
El Ministro concluyó sus explicaciones afirmando que “la base de la sociedad tiene que ser el diálogo". ¿Acaso éste es el tipo de diálogo que pretende el Ministro Garavano? ¿Un diálogo donde el máximo representante del Ministerio de Justicia y DDHH y uno de los principales representantes del Consejo de la Magistratura le digan a un juez federal en una reunión que la única forma de evitar “tensiones” “virulencia”, “violencia” y “hostigamientos” es renunciando ese mismo día o a la mañana siguiente?
2. El caso Fariña
La intervención del Ministro Garavano en la renuncia del juez Rozanski se conecta a su vez con el otro caso que permite afirmar la existencia de un mal desempeño en sus funciones: el caso Fariña.
A esta altura de los acontecimientos, con la difusión pública que ha tenido el “arrepentido” Jorge Leonardo Fariña a partir de su permanente presencia en los medios de comunicación más importantes del país, nadie en nuestro país debe desconocer a esta persona.
A lo largo de los últimos años, pero llamativamente con un enorme énfasis luego de la asunción del Presidente Macri, Fariña reconoció haber sido partícipe de maniobras delictivas varias –fue condenado a cuatro años de prisión por evasión agravada por el Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 1- y en ese marco se convirtió en el elemento de prueba determinante para iniciar una serie de causas penales contra la ex presidente de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner. Procesos en los cuales invariablemente la ex mandataria fue procesada con prisión preventiva, con procesos de desafuero pendientes en la Cámara de Senadores de la Nación.
Pues bien, recientemente, la entonces abogada de Fariña, Dra. Giselle Robles, aseguró que en una reunión con el Ministro Garavano, éste le dijo personalmente a su entonces defendido que Rozanski sería removido de su cargo y apartado de la causa en la que se investigaba el delito de evasión agravada, de modo que Fariña -que estaba detenido en prisión preventiva ante el Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata, que integraba Rozanski- recuperara su libertad.
En esa reunión, se habría direccionado la presentación de Fariña como arrepentido en distintas causas judiciales, y lo que es peor aún, el contenido de esas declaraciones a efectos de involucrar de manera directamente en hechos delictivos a la ex presidenta de la Nación.
I. La reunión entre Garavano, Fariña y Robles
Nuevamente, también en este caso vemos una reunión donde el Ministro Garavano participa de manera personal, que vuelve a mantenerse en secreto inicialmente, y que una vez que sale a la luz genera explicaciones poco creíbles por parte del Ministro. La maniobra se repite.
Aquí se trató de una reunión el 28 de junio de 2016, donde participaron Garavano, Fariña y la Dra. Robles. Esa reunión fue reconocida por todos los intervinientes. La información que ha trascendido en las últimas semanas permite entender qué fue lo que ocurrió en dicha reunión.
En primer lugar, cabe destacar que conforme la declaración de Robles, la reunión fue gestionada por el periodista Luis Majul, que le facilitó a la abogada el teléfono celular de Garavano y -previo a eso- ya había hablado con el Ministro para pactar el encuentro. A su vez, luego de la reunión, Majul volvió a hablar con Robles para ver cómo había transcurrido la reunión. Estos hechos permiten comprender la articulación de actores políticos, judiciales y mediáticos.
La abogada Robles explicó, por un lado, que el Ministro Garavano le garantizó a Fariña que no sería juzgado por ciertos jueces entre los que se encontraba el Dr. Rozanski. Cuatro meses después, esto se plasmaría en la reunión que tuvieron Garavano, Cabral y Rozanski, como ya se explicó más arriba.
La otra parte de la maniobra se vincula al direccionamiento de la declaración de Fariña, puntualmente para involucrar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la causa por lavado de dinero, conocida como “ruta del dinero K” agregándole elementos de la obra pública de manera que de allí se extrajera el delito precedente del cual luego surgen los activos presuntamente lavados.
Según lo que explicó la abogada, el Ministro Garavano le dijo a Fariña que siguiera declarando “en la línea en que lo venía haciendo en el último tiempo”. Esta línea es la que venía siendo determinada a través de correos donde se le indicaba a Fariña qué debía declarar exactamente.
Fariña recibía mails desde la casilla elturista@protonmail.com, posiblemente originados en la Agencia Federal de Inteligencia (además de haber tenido encuentros personales con agentes de inteligencia). Luego, volcaba en sede judicial de manera textual el contenido de esos correos.
En esa causa judicial se había realizado una auditoría de Vialidad Nacional, cuya conclusión fue que todas las obras que se pagaron fueron hechas, la calidad fue buena, que las demoras no fueron responsabilidad del constructor y que sólo había un 0,1 por ciento de discrepancia entre lo pagado y lo construido, como se consignó en diversos medios de comunicación.
De este modo, al no detectar la Justicia prácticas de corrupción en la obra pública en la causa por lavado de dinero, se demostraba que ese dinero no tenía vínculo con funcionarios/as públicos/as, puntualmente con Cristina Fernández de Kirchner. Por esa razón, las declaraciones de Fariña fueron direccionadas para que dijera lo que fuera que permitiera seguir afirmando que existía una participación funcionarios/as del Gobierno anterior.
Robles manifestó que “los mails que él recibió son un acuerdo que hace él, no sé con qué sector. A mí me pasó la cuenta y me dijo que a esa cuenta le va a llegar la información que debía declarar. Me dijo 'la vas imprimiendo y me la vas trayendo y yo la voy practicando'. No me dijo quién se la mandó, me dijo 'estoy acordando mi libertad'”.
II. El contenido de los mails y las declaraciones
La abogada explicó que el momento en que comenzó a detectar comportamientos de Fariña que eventualmente la llevaron a abandonar su defensa fue cuando él “empezó a hablar con supuestos agentes de inteligencia, periodistas, el Ministerio de Justicia e ideó la operatoria de los e-mails pautados en casillas en Suiza para que siguiera un libreto direccionado a incriminar a personas y lograr beneficios para obtener su libertad”.
Los mails enviados serían siete, desde la casilla de un servidor suizo llamado “protonmail”. Como explicamos previamente, es lógico sospechar que sea la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) quien se encuentre detrás de estos intercambios.
A continuación incluimos un extracto de la nota publicada por el periodista Juan Alonso en el sitio Nuestras Voces, el pasado 15 de abril de 2019. Allí, en el marco de una entrevista a la ex abogada de Fariña, se detalla cómo fue esta maniobra de direccionamiento de las declaraciones:
“El primer antecedente puede hallarse en el mail del 29 de marzo de 2016. Allí le dijeron lo que repetiría exactamente cinco meses después, el 1 de agosto. ‘El ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Enrique Wagner, titular de Esuco y Safuco, antiguo empleado del arquitecto De Vido en las obras del sur, era el encargado de la recolección y cobranza entre las distintas empresas asociadas a esa entidad beneficiadas con esas obras. Fundamentalmente con la Dirección Nacional de Vialidad’.
En su ampliación de indagatoria, Fariña dijo lo mismo. Son 25 párrafos –algunos de una página– de textuales repetidos de los e-mails. El mecanismo del armado de correos electrónicos intentó enlodar la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. Por caso, en el mail originado en catajor@protonmail.com el 13 de abril se le dijo a Fariña: ‘Esta cartelización de la obra pública sólo fue posible por la estructura cómplice que armara Carlos Wagner en la Cámara Argentina de la Construcción’.
Ya en su ampliación, Fariña afirmó lo mismo: ‘Esta cartelización de la obra pública sólo fue posible por la estructura cómplice que armara Carlos Wagner en la Cámara Argentina de la Construcción’.
En el mail del 13 de abril, le instruyen a Fariña: ‘Esos contratos viales tenían mayormente un anticipo financiero del 25 % que era el primer retorno a abonar’. En agosto Fariña señaló: ‘Esos contratos viales tenían mayormente un anticipo financiero del 25% que era el primero retorno a abonar’. Otra vez, el repetidor.
Está clarísimo que Fariña siguió un guión prefabricado hasta en los porcentajes. El 14 de abril de 2016 le dieron instrucciones sobre la estación aeroespacial de Neuquén, un punto de interés para Estados Unidos. La idea era denostar los negocios chinos y apoyar los intereses norteamericanos en la región. ‘La encargada de la obra era CHINA HARBOUR ENGINEERING COMPANY (CHEC) –nótese las mayúsculas del original-. Esa empresa necesitaba un subcontratista local. Y fue el arquitecto Julio De Vido quien acercó a las partes. Efectivamente presentó al ingeniero Carlos Wagner presidente de ESUCO para que fuera el contratista asociado de CHEC. Recuérdese que era una obra de U$S 50.000.000’. Fiel al guión, Fariña declaró: ‘La encargada de efectuar la obra era la empresa CHINA HAROBUR ENGINEERING COMPANY (CHEC)’. Ni siquiera cambió las mayúsculas del guión a representar”.
III. Las explicaciones del Ministro Garavano
¿Qué dijo el Ministro Garavano a la luz de esta información? Que la reunión que mantuvo en junio de 2016 con Fariña y su abogada fue exclusivamente para discutir las condiciones del alojamiento de Fariña en el programa de protección de testigos. La abogada explica que éste fue uno de los temas discutidos, pero no el único. Es lógico pensar que el máximo titular del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos no mantendría una reunión con un arrepentido simplemente para conversar en qué departamento se va a alojar.
A esto se suma, por un lado, que el encuentro no se registró oficialmente de manera adecuada: si bien la abogada se registró a la entrada del Ministerio, Fariña ingresó en auto al subsuelo. Y por otra parte, el Ministro le habría garantizado a Fariña un alojamiento cuyo costo excedía el admitido por el Programa de Protección de Testigos, razón por la cual esa diferencia se pagaría con la caja chica del Ministerio de Justicia y DDHH. Así fue que el Estado terminó brindando a Fariña una casa en Villa Urquiza con un contrato semestral de 17 mil pesos más IVA al mes. ¿Acaso estos hechos son propios de una negociación normal con cualquier arrepentido?
Los hechos no pueden ser leídos de manera aislada. La reunión entre el Ministro Garavano, el arrepentido Fariña y su abogada se enmarca en un contexto en el cual Fariña ya estaba recibiendo indicaciones sobre cómo y qué debía declarar para obtener su libertad. Y Garavano se aseguró de que siguiera declarando “en la línea en que lo venía haciendo en el último tiempo”, porque eso es lo que se requería para poder sostener la persecución política, judicial y mediática contra Cristina Fernández de Kirchner y otros/as funcionarios/as. Esto se hizo negociando no solamente las condiciones de alojamiento sino también el apartamiento irregular de jueces.
3. Síntesis de la cronología
Los diversos hechos detallados en estos fundamentos dan cuenta del mal desempeño en el que ha incurrido el Ministro Germán Garavano. Para comprender cabalmente esto es necesario analizar la cronología de eventos, puntualmente del año 2016.
El 29 de marzo de 2016 Fariña recibió el primer mail indicándole qué debía declarar en sede judicial. Luego de esto se sucedieron otros correos anónimos en el mismo sentido, y durante los próximos meses así declararía Fariña ante el juez Sebastián Casanello.
El 28 de abril, el Consejo de la Magistratura votó la vuelta a Comisión del expediente 54/13 contra Rozanski, por más que ya se hubiera vencido el plazo para tratar el expediente. En el Consejo se estaban generando las condiciones necesarias para lo que iba a pasar en breve.
Por esto es que el 28 de junio, cuando se dio la reunión entre Garavano, Fariña y Robles, el Ministro les garantizó -entre otras cuestiones- que el Dr. Rozanski sería desplazado de su cargo. Pudo garantizar esto porque ya sabía lo que estaba ocurriendo simultáneamente en el Consejo.
Mientras continuaban las declaraciones de Fariña en sede judicial, el 30 de agosto de 2016, su abogada decide renunciar a la defensa, en virtud de las maniobras irregulares que rodeaban la causa. Esto incluían mensajes a la abogada Robles para que se comunicara urgente con la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, quien se mostraba “muy preocupada” por la situación de Fariña y estaba “al teléfono”. A esto se sumó una invitación para seguir “conversando” con las diputadas Elisa Carrió y Paula Oliveto de la Coalición Cívica.
En septiembre, las presiones contra Rozanski ya se habían intensificado. Así fue que el 19 de octubre se dio la reunión entre el juez, el Ministro Garavano y el consejero Cabral. Al día siguiente, el 20, el Dr. Rozanski presentó su renuncia, aceptada desde el 1º de noviembre. Con la maniobra cerrada, ni Fariña ni el Gobierno tendrían que volver a preocuparse por la intervención de un juez que no era de su agrado y no les servía para la pata judicial de su aparato de persecución.
De esta forma, a través de su intervención personal, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación logró dos cosas. Por un lado, consiguió presionar a un juez federal para que presentara su renuncia y así no interviniera en ninguna causa vinculada a un arrepentido en particular. Por otra parte, logró que ese arrepentido siguiera declarando en otra causa judicial “en la misma línea” que lo venía haciendo, lo que implicaba seguir repitiendo lo que le llegaba en correos anónimos para así poder implicar a la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Entendemos que al margen de los delitos que eventualmente pueda investigar la justicia, es manifiesto que estos hechos encuadran en la causal de “mal desempeño” que amerita el juicio político de Germán Garavano.
Por lo expuesto solicitamos la aprobación del presente proyecto de resolución.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
TAILHADE, LUIS RODOLFO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
ROSSI, AGUSTIN OSCAR SANTA FE FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SORAIRE, MIRTA ALICIA TUCUMAN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SALVAREZZA, ROBERTO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
MOREAU, LEOPOLDO RAUL GUIDO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
JUICIO POLITICO (Primera Competencia)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.