PROYECTO DE LEY


Expediente 1695-D-2018
Sumario: DECLARESE MONUMENTO HISTORICO NACIONAL A CONSTRUCCIONES SITUADAS EN LA "RUTA DEL ADOBE", UBICADAS EN EL DEPARTAMENTO TINOGASTA, PROVINCIA DE CATAMARCA.
Fecha: 05/04/2018
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


Declárase Monumento Histórico Nacional a construcciones situadas en la "Ruta del Adobe" ubicadas en el Departamento Tinogasta, Provincia de Catamarca.
Artículo 1°.- Declárase Monumento Histórico Nacional, en los términos de la Ley N° 12.665 y sus modificatorias, las construcciones que más abajo se detallan, insertas en la denominada "Ruta del Adobe" que se estructuran como un sistema de lugares, de cincuenta y cinco kilómetros (55 Km) de extensión, que une a las localidades de Tinogasta y Fiambalá -Departamento Tinogasta-, trayecto enclavado sobre Ruta Nacional 60 y zonas adyacentes, que se incorporan, como conjunto monumental, a la Iglesia de San Pedro (Fiambalá, Dpto Tinogasta) y a las Ruinas del Poblado prehispánico de Watungasta (Fiambalá, Depto. Tinogasta), declaradas Monumento Histórico Nacional por Decreto N° 106.844 de 28 de Noviembre de 1941, y por Decreto P.E.N N° 1145 de fecha 05 de Noviembre de 1997, respectivamente:
-Oratorio de los Orqueras (El Puesto, Dpto. Tinogasta)
-Iglesia de Andacollo (La Falda, Dpto. Tinogasta)
-Capilla y Residencia del Mayorazgo de Anillaco (Anillaco, Dpto. Tinogasta)
-Iglesia Nuestra Señora del Rosario (Anillaco, Dpto. Tinogasta)
-Comandancia de Armas (Fiambalá, Dpto. Tinogasta)
Artículo 2°.- La Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, establecerá junto a las autoridades del Poder Ejecutivo de la Provincia de Catamarca, la conservación y/o restauración de las construcciones mencionadas en la presente ley, por haber sido declaradas las mismas, Patrimonio Histórico Cultural mediante Ley N° 5326 de fecha 19 de Mayo de 2011 de la Provincia de Catamarca.
Artículo 3°.- Comuníquese al Poder Ejecutivo

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


La calificación como Monumento Histórico Nacional debe asignarse a "...un inmueble de existencia material, construido o edificado, donde tuvieron origen o transcurrieron hechos de carácter histórico, institucional o ético espiritual, que por sus consecuencias trascendentes resultan valiosos para la identidad cultural de la Nación, o bien sus características arquitectónicas singulares o de conjunto, lo constituyen en un referente válido para la historia del arte o de la arquitectura en la Argentina..." y que "...Su preservación y presencia física -comprendido su entorno- tiene por finalidad transmitir y afirmar los valores históricos o estéticos que en ese bien se concretan..."
Esta clara definición, sostenida por la autoridad de aplicación en la materia en la República Argentina, conforme a los términos de la Disposición Nº 5, del 21 de octubre de 1991, de la COMISION NACIONAL DE MUSEOS Y DE MONUMENTOS Y LUGARES HISTORICOS, hoy dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación, nos llevan a proponer la presente iniciativa, pues la denominada "RUTA DEL ADOBE", enclavada en el Departamento Tinogasta de la Provincia de Catamarca, con una serie de edificaciones y construcciones que se levantan a lo largo de un tramo de casi cincuenta y cinco kilómetros de extensión, sobre la Ruta Nacional 60 entre las localidades de Tinogasta y Fiambalá, son fiel reflejo de la identidad cultural de esos pueblos que durante siglos, se afincaron en zonas inhóspitas, marcando dichas construcciones un conjunto arquitectónico singular.
Justamente, un tradicional medio gráfico argentino como Diario "La Nación", recientemente, en su edición dominical del domingo 03 de Agosto de 2014, ha identificado a la RUTA DEL ADOBE como una "memoria de nuestro pasado colonial...donde la historia se ha escrito en barro", describiendo cual poesía, el valor cultural que encierran dichas construcciones, en las palabras que siguen y que reproducimos para fundar la presente iniciativa:
"...En Catamarca la historia se ha escrito en barro. Al poniente, donde la provincia se recuesta contra las alturas cordilleranas, el perfil de su tierra de tonos ocres se salpica con un ejército de antiguas casonas e iglesias de adobe que resisten tozudamente el paso del tiempo.
Construidas muchas hace más de dos siglos, estas edificaciones son la memoria de una época que ya no está y constituyen un patrimonio de altísimo valor cultural que en los últimos años se ha convertido también en un rumbo atractivo para el turismo. Conocido popularmente como la Ruta del Adobe, este rumbo serpentea entre viejos pueblos a los que el barro centenario parece haber alejado para siempre del progreso. Seguirlo es una maravillosa forma de vencer al olvido.
La Ruta del Adobe se extiende a lo largo de algo más de 50 kilómetros de caminos de asfalto y ripio que se inician en Tinogasta y finalizan en Fiambalá, dos de las ciudades más importantes de la región occidental catamarqueña. Orillando poblados de casas bajas y gente humilde, el circuito es muy fácil de seguir y puede hacerse sin inconvenientes en un solo día.
´El adobe es un material de construcción hecho a base de barro al que en ciertas ocasiones se lo mezclaba con paja antes de moldearlo como un ladrillo y ponerlo a secar al sol. Fue utilizado por las etnias aborígenes más avanzadas del noroeste argentino y luego de la conquista española fue adoptado para las construcciones de la época colonial, muy especialmente para levantar iglesias, capillas y ciertas casas importantes, ya que se trataba de un material muy resistente que permitía aislar muy bien al interior de las temperaturas externas, tanto de las altas del verano como de las bajas del invierno´, dice Vicente, un catamarqueño que hace bastante tiempo lleva y trae viajeros por los rumbos del adobe. Los años lo han convertido en un invalorable guía turístico y la piel de su rostro es como la de los muros de barro de estas tierras, bien oscura y repleta de surcos que ha ido labrando el sol.
En quichua, Tinogasta quiere decir reunión de pueblos. Su nombre refiere a su privilegiada ubicación geográfica, justo en el centro del valle de Abaucán, que le ha permitido a lo largo del tiempo ser el centro político y social de esta zona lindera a la cordillera andina. Aquí, en esta ciudad de poco más de diez mil habitantes que marca el nacimiento mismo de la Ruta del Adobe, es posible encontrarse con algunas viejas construcciones de barro de enorme importancia histórica...Desde Tinogasta, el camino del viejo barro sigue la dirección norte de la ruta nacional 60. Por su asfalto se llega hasta El Puesto, un villorrio en el que se levanta el Oratorio de los Orqueras, una capilla consagrada a la Virgen del Rosario que fue construida en adobe en 1747. Sus techos se sostienen con grandes vigas curvadas de algarrobo y en el interior se puede apreciar una gran cantidad de imágenes sacras llevadas a Catamarca desde las tierras bolivianas de Chuquisaca.
´Este templo fue hecho por una familia local muy tradicional, de mucho dinero y que era muy devota de la Virgen. Al lado de la torre del campanario hay un museo que conserva algo del mobiliario que pertenecía a la casa de esa familia´, explica Vicente, quien también es creyente y guarda especial devoción por la Virgen del Valle, como casi todos los catamarqueños.
A apenas cinco kilómetros de El Puesto se encuentra el paraje de La Falda. Desde la ruta principal, un sendero de tierra lleva hasta este sitio desolado al que el calor transforma en un infierno en el verano y en el que la única postal destacada es la iglesia de Nuestra Señora de Andacollo, una construcción de mediados del siglo XIX que combina su estructura original de adobe con algunas molduras de cemento y cal surgidas luego de que un movimiento sísmico causara daños en la estructura del templo. Alrededor de la iglesia se extiende una geografía árida, mezcla de arbustos bajos y médanos incipientes, cuyas arenas forman remolinos que ciegan la vista en los días en los que sopla el viento zonda...
Siguiendo hacia el Norte, la Ruta del Adobe ofrece al viajero su joya más preciada. En el minúsculo poblado de Anillaco, solitario en medio de una geografía abierta a los cerros, se levanta la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, el templo más antiguo de Catamarca, que fue construido íntegramente en adobe en 1712 por orden de don Gregorio Bazán y Pedraza. Declarado desde hace dos décadas como Monumento Histórico Provincial, posee muros de adobe de un metro de ancho y un techo muy alto en el que se entrelazan maderas y paja. En el interior, al final de un piso de tierra que apenas se ilumina con la luz que entra desde el amplio portón de entrada, se erige un altar de barro que es considerado una pieza única de la arquitectura sacra latinoamericana.
´No hay en ningún otro lado un altar como este de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario. Está todo moldeado en barro, todo trabajado con las manos sobre la pared misma de la capilla, dice Vicente, que suele llenarse de orgullo al hablar de este sitio. Del color de la tierra, la austeridad del altar es sólo ultrajada por un crucifijo, un par de figuras de santos y una virgencita que, según agrega Vicente, fue traída desde el Alto Perú en tiempos de la construcción de la iglesia. Pura sencillez.
Desde Anillaco, la ruta 60 mantiene su dirección al Norte y cruza varios badenes naturales formados por los cauces inútiles de ríos, por lo que ya no corre el agua. Atravesando esta zona de extrema sequedad, el camino llega hasta Watungasta, un sitio arqueológico que guarda ruinas del período incaico. Según crónicas españolas del tiempo de la llegada de los primeros conquistadores al noroeste argentino, en este lugar había un fuerte hecho en adobe que servía de refugio para quince mil bravos nativos, dispuestos para las guerras contra los invasores europeos. De aquellos indios y de aquel fuerte hoy nada queda, salvo un recuerdo difuso.
Finalmente, luego de dejar atrás Watungasta, la Ruta del Adobe llega a la ciudad de Fiambalá. Justo sobre el acceso a la ciudad se encuentra la iglesia de San Pedro, construida en 1770 por orden de Domingo Carrizo de Frite, el principal terrateniente de la zona en aquellos tiempos coloniales. Levantado con caña y barro, pintado totalmente con cal, el templo cuenta con una larga nave, techo a dos aguas, un entrepiso de madera en el que se ubicaba el coro y un altar de adobe integrado a sus muros en el que se destaca la imagen de San Pedro, el patrono de Fiambalá.
´Cerca del altar, en un atrio, descansan los restos de Domingo Carrizo de Frite. Dicen que con sus restos descansan también muchas de sus armas, porque era un severo capitán del ejército colonial. Y dicen también que en algunas noches oscuras, en esas en las que no hay luna, se escuchan en la iglesia los ruidos de esas armas, de las espadas y las lanzas, arrastradas por el espectro del muerto que busca a su ejército entre las tinieblas´, cuenta Vicente, enfatizando ciertas palabras con una voz de leyenda.
´La gente de por acá dice que eso del fantasma es real y no hay razón para no creerles´, añade el catamarqueño, que siempre ríe con la boca bien abierta de dientes escasos. Para él, como para tantos otros en estas tierras de tonos ocres, el viejo rumbo del adobe no distingue mitos de certezas. Al poniente, bordeando la Cordillera, la historia del barro se ha hecho con ambos..."
Queda claro, que el valor de la tradición es un claro distintivo de esta RUTA DEL ADOBE que, enclavada en la geografía tan singular del oeste catamarqueño, resguarda la integración entre el hombre y la tierra, la relación entre la historia y la tradición, esa simbiosis que la antropología intenta desentrañar entre el hombre, sus mitos y credos ancestrales, erigiéndose dicha Ruta en un recorrido cultural fascinante, que preserva un patrimonio histórico, arquitectónico y artístico de gran valor, un verdadero museo al aire libre.
Por ello, en su oportunidad, la COMISION NACIONAL DE MUSEOS Y DE MONUMENTOS Y LUGARES HISTORICOS, supo rescatar dos sitios que integran este conjunto monumental, declarándolos Monumentos Históricos Nacionales, como la Iglesia de San Pedro (Fiambalá, Dpto Tinogasta) y las Ruinas del Poblado prehispánico de Watungasta (Fiambalá, Depto. Tinogasta), declaradas Monumento Histórico Nacional por Decreto N° 106.844 de 28 de Noviembre de 1941, y por Decreto P.E.N N° 1145 de fecha 05 de Noviembre de 1997, respectivamente
Con esta iniciativa venimos a realzar ese conjunto monumental, requiriendo que todas las construcciones arquitectónicas de adobe que hemos destacado, se integren al inventario patrimonial, para resguardar esa rica historia, que hoy llama al asombro y a la admiración, por parte de las nuevas generaciones
Por los motivos expuestos, solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto de ley.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
BRIZUELA DEL MORAL, EDUARDO SEGUNDO CATAMARCA FRENTE CIVICO Y SOCIAL DE CATAMARCA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
CULTURA
PRESUPUESTO Y HACIENDA
Giro a comisiones en Senado
Comisión
EDUCACION Y CULTURA
Trámite en comisión (Cámara de Diputados)
Fecha Movimiento Resultado
09/04/2019 ANÁLISIS DE PROYECTOS DE COMPETENCIA MIXTA por unanimidad en su comp. sin modif.
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados MOCION SOBRE TABLAS (PLAN DE LABOR) (AFIRMATIVA) 24/04/2019
Diputados MOCION DE CAMARA EN COMISION, CONFERENCIA 24/04/2019
Diputados CONSIDERACION Y APROBACION 24/04/2019 MEDIA SANCION
Senado PASA A SENADO -

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | (54-11) 4127-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.