PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 1065-D-2019
Sumario: EXPRESAR PESAR POR EL FALLECIMIENTO DEL DOCTOR EDUARDO HERNAN CHARREAU, INVESTIGADOR Y GESTOR DE CIENCIA Y TECNOLOGIA, OCURRIDA EL 23 DE MARZO DE 2019.
Fecha: 25/03/2019
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Expresar profundo dolor por el fallecimiento del Dr. Eduardo Hernán Charreau, importante investigador y destacado gestor de Ciencia y Tecnología, del reconocidos valores éticos y humanos, acaecido el 23 de marzo de 2019.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Eduardo Hernán Charreau nació en la Provincia de Buenos Aires, el 27 de mayo de 1940. Se licenció en Ciencia Químicas, en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en 1962, donde más tarde se doctoró en Química.
Tuvo la fortuna de ser alumno de Luis Federico Leloir y discípulo de Bernardo Houssay, ambos Premios Nobel, en Química (1970) y Fisiología (1947) respectivamente.
Realizó estudios posdoctorales en el Departamento de Química Biológica de la Facultad de Medicina, de la Universidad de Harvard, donde fue también Profesor.
De vuelta al país, y ya en el ámbito del Instituto de Biología y Medicina Experimental(IBYME) formó un prestigioso grupo de endocrinología molecular en el que se formaron destacados investigadores. Se especializó en endocrinología molecular y hormono-dependencia tumoral, y fue “pionero en la puesta a punto de determinaciones hormonales en biopsias de cáncer mamario, cuando el análisis de sus receptores estaba en sus inicios”.
Fue profesor titular en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, Presidente de la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias, también de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (2008-2010) y miembro de la Academia de Ciencias del Tercer Mundo (TWAS).
Charreau recibió numerosas distinciones por sus aportes al conocimiento científico y sus contribuciones a la gestión de las instituciones del sector, como el Diploma al Mérito Konex 1993, en Ciencias Biomédicas Básicas, y el Diploma al Mérito Konex 2008 para Administradores Públicos. Fue distinguido con la Orden de Caballero de las Palmas Académicas del Gobierno Francés, y del Mérito Científico en el grado de Comendador del Gobierno Brasileño. Fue autor de 200 publicaciones internacionales con referato.
La página del IBYME relata su historia, donde puede verse el papel jugado por Charreau: “El fallecimiento del Dr. Luis F. Leloire, en diciembre de 1987, junto con el crecimiento del Instituto, mostraron la necesidad de aumentar el número de miembros de la Comisión Administradora, y de reformar el Estatuto. Desde entonces, colaboraron con la administración del Instituto juntamente con el Dr. Virgilio G. Foglia y la Dra. Uranga, los doctores … Eduardo Charreau, …”. A partir del 27 de noviembre de 1992 “… el Consejo de Administración quedó constituido por los Dres. Virgilio Gerardo Foglia (Presidente), Eduardo Hernán Charreau (Secretario) …”. Y es designado Director a partir del 15 de julio de 1993, cargo que dejó para asumir como
Presidente del Directorio del CIONICET, el 8 de febrero de 2002 (Dec. N° 255/2002), cargo en el que permaneció hasta el 2008.
En 2013 fue distinguido como Investigador Superior Emérito del CONICET.
Transcribimos un párrafo de un artículo de La Nación del día de su fallecimiento, buen resumen de sus logros en el CINUICET: “Cuando se escriba la historia de la ciencia argentina durante las primeras décadas del Siglo XXI, seguramente el nombre de Eduardo Charreau tendrá un lugar destacado. Más allá de sus contribuciones científicas, como formador de investigadores y como Director del Ibyme, el que fuera discípulo de Bernardo Houssay tuvo la responsabilidad de conducir el Conicet cuando estaba en una crisis terminal –afirma Jorge Aliaga, ex decano de la Facultad de Ciencia Exactas y Naturales de la UBA, donde Charreau fue profesor titular. En 2001 no había habido ingresos a la carrera de investigador. La planta de 3000 investigadores estaba envejecida, lo que aseguraba un colapso en pocos años. Convenció a los presidentes Duhalde y Kirchner de la necesidad de tomar medidas urgentes.
“Logró que ingresaran los investigadores que habían sido seleccionados, deteniendo así la fuga de cerebros. Al mismo tiempo, triplicó las becas de doctorado, lo que permitió que seis años después la cantidad de egresados creciera en una proporción similar, generando un semillero de nuevos investigadores”. “Durante su gestión, y gracias a un plan que dispuso el ingreso anual de 500 investigadores y 1500 becarios, se redujo sensiblemente el promedio de edad de la planta del CONICET, que después de décadas de restricciones rondaba los 50 años”.
Se reproducen allí mismo lo que diría al asumir la presidencia del Conicet: “el cargo que hoy asumo no es para decorar ni envilecer, trasunta la responsabilidad de servir con amor al progreso de la institución con el amor que enaltece los logros de la Ciencia cuando se sirve a la vocación, sin orgullosos dogmatismos, sin excesos tumultuosos, sin saciedades desesperadas, y se sabe esperar la floración de rodillas ante el milagro de una nueva primavera”.
En un artículo de su autoría, “CIENCIA Y TENCOLOGÍA PARA EL DESAARROLLO Y LA ICLUSIÓN SOCIAL” dijo: “Si se analiza la relación público-privado de los aportes del PBI dedicado a I+D, queda en evidencia que la investigación científica es un bien cuasi público, que los actores privados (empresas) por si mismos no producen en un nivel suficiente, y que sin embargo es imprescindible para la innovación tecnológica y el desarrollo social”. A continuación recomienda una serie de políticas de Estado en Ciencia y Tecnología(CyT), consensuadas con otros importantes gestores del área, “con el convencimiento de la imperiosa necesidad de promover una creciente conciencia que la creación de conocimiento que proviene de la investigación científica tecnológica y su interacción con el sistema productivo, estatal y privado, es una necesidad vital para la existencia de un país que base su prosperidad en la creación de bienes y servicios de alta calidad reconocida internacionalmente”:
1. Asumir el desafío de competir internacionalmente y de resolver problemas nacionales sobre la base de capacidades tecnológicas propias. Debe ser base de una política de Estado en ciencia y tecnología la decisión de alcanzar tan pronto como sea posible un nivel de inversión en I+D/PBI comprable al de los países desarrollados …”.
2. Comprometerse con la calidad y la mejora continua. Asegurar sistemas rigurosos de evaluación continua de la calidad para todas las actividades de ciencia y Tecnología. Generar instrumentos para medir desempeño y correlato entre generación y utilización. 3. Incentivar la incorporación de tecnología en el sistema productivo.
4. Los organismos públicos de CyT deben poseer objetivos con metas de cumplimiento anual con presupuestos y facultades administrativas acordes con dichas metas sujetas a evaluaciones periódicas y rigurosas realizada por entes independientes.
5. El “conocimiento” no debe ser incumbencia exclusiva del ministerio de CyT. Por el contrario, todas las áreas de gobierno deben contar con grupos o institutos de investigación en sus materias específicas.
6.- Una fracción del presupuesto nacional de CTI (p.ej. 10%) debería destinarse a programas científicos y tecnológicos de envergadura vinculados a problemáticas de interés para el país y a la participación institucional argentina en proyectos internacionales siempre que esa participación sea de significación (“grandes proyectos”).
7.- Conducción, definición de prioridades y ejecución de la política de CTI. Una política de Estado de CTI trasciende el ámbito del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, especialmente en lo que atañe a la promoción de la innovación en el sector productivo. Es necesario que, por ejemplo, las jurisdicciones de Economía, Industria, Salud, Educación, Agricultura, Relaciones Exteriores, Defensa y Comunicaciones así como los gobiernos provinciales sean actores principales en la formulación, financiamiento y ejecución de la política de CTI.
Los párrafos anteriores muestran sus capacidades como gestor de ciencia y tecnología; tenía ideas y las llevaba a la práctica.
Pero además de todos estos datos objetivos, su recuerdo es de una gran persona, que puedo interactuar con actores de distintas condiciones políticas y científicas, si de mejorar nuestra Ciencia y Tecnología se trataba.
Por todo lo expuesto, invito a los Señores Legisladores a acompañar este proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
RICCARDO, JOSE LUIS SAN LUIS UCR
CASTRO, SANDRA DANIELA SAN JUAN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
FILMUS, DANIEL CIUDAD de BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SCHMIDT LIERMANN, CORNELIA CIUDAD de BUENOS AIRES PRO
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
CIENCIA, TECNOLOGIA E INNOVACION PRODUCTIVA (Primera Competencia)
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
RICCARDO, JOSE LUIS SAN LUIS UCR
CASTRO, SANDRA DANIELA SAN JUAN FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
FILMUS, DANIEL CIUDAD de BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SCHMIDT LIERMANN, CORNELIA CIUDAD de BUENOS AIRES PRO
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
CIENCIA, TECNOLOGIA E INNOVACION PRODUCTIVA (Primera Competencia)
Trámite en comisión (Cámara de Diputados)
Fecha Movimiento Resultado
25/06/2019 DICTAMEN Aprobado por unanimidad sin modificaciones
Dictamen
Cámara Dictamen Texto Fecha
Diputados Orden del Dia 1096/2019 02/07/2019
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTES DE LOS DIPUTADOS CASTRO, SANDRA DANIELA; FILMUS Y SCHMIDT LIERMANN (A SUS ANTECEDENTES) null
Diputados APROBACION ARTICULO 114 DEL REGLAMENTO DE LA H CAMARA DE DIPUTADOS; COMUNICADO EL 16/07/2019 null APROBADO

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.