PROYECTO DE LEY


Expediente 0384-D-2018
Sumario: FERROCARRIL GENERAL ROCA. SE LO DESIGNA CON EL NOMBRE DE EVA PERON.
Fecha: 06/03/2018
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


El Senado y Cámara de Diputados, ...
TREN “EVA PERÓN”
ARTICULO 1°- Sustituyese con el nombre "EVA PERÓN" a la línea sur del ferrocarril General Roca, actualmente bajo la denominación "GENERAL ROCA".
ARTICULO 2°- Solicitase al Ministerio de Transporte de la Nación efectúe todas las diligencias necesarias administrativas y legales a fin de dar cumplimiento a lo estipulado en el artículo 1° de la presente Ley.
ARTÍCULO 3°- Comunicase al Poder Ejecutivo Nacional.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Señor presidente:
El presente proyecto reproduce el expediente N° 677-D-2015 de mi autoría, el cual no fue tratado por esta Honorable Cámara, y caducó por imperio de la Ley N° 13.640.
Asimismo, es que vengo a solicitar se cambie de nombre a la línea sur de ferrocarril "General Roca", por el nombre de "Eva Perón".
Con esta iniciativa, la intención es revalorizar el nombre de esta línea ferroviaria argentina, re-enmarcándola en los conceptos de soberanía y cultura nacional, desarrollo federal, solidaridad, justicia social, movilidad sustentable e igualdad de género (ningún FFCC posee nombre de mujer).
En tal sentido, estimo conveniente reemplazar el actual nombre de la misma, por el de una mujer cumbre de la historia argentina, que comprende en su persona y su histórica la mayoría de los objetivos antes enunciados: María Eva Duarte de Perón. Evita, fue, es y será símbolo de los sectores trabajadores y populares.
Y sería un homenaje hacia ella que un medio de transporte utilizado por los trabajadores lleve su nombre.
Juan Domingo Perón, en el Decreto 32.574 (firmado el 1º de marzo de 1948), decretó la nominación de las líneas ferroviarias nacionales, en el contexto de renacionalización de las mismas. Este Decreto, que comenzó a regir el 1º de enero de 1949, reorganizó las antiguas líneas de las compañías francesas y británicas en ocho nuevas. Fundamentó en aquel entonces:
"(...) es un deber del gobierno mantener vivo en el pueblo el culto a la memoria de los forjadores de la nacionalidad, como tributo de gratitud a sus patrióticos afanes y para fortalecer los sentimientos de solidaridad con nuestro pasado (...)".
Remontándonos a la historia, podemos decir que el trazado y la funcionalidad de los FFCC estaban organizados en función de los intereses de Gran Bretaña en Argentina, favorecidos a partir del diseño de país agroexportador que eligieran los referentes políticos del período histórico de la Organización Nacional. Bartolomé Mitre fue el iniciador y principal cerebro de aquellas decisiones.
Años más tarde, un descendiente de aquella camada de hombres de la política nacional, el hijo homónimo del general Roca, expresaría con profunda sinceridad el rol que jugaba Argentina en el concierto internacional de naciones. "Argentina -dijo el entonces vicepresidente argentino-, por su interdependencia recíproca es, desde el punto de vista económico, una parte integrante del Imperio Británico". En ese entendimiento, basta con apenas observar el dibujo de las vías para comprender que cumplían la función de instrumentar la salida de materias primas sin incorporación de valor de cara al puerto, fundamentalmente desde la zona núcleo del agro pampeano, casi en exclusividad hacia Gran Bretaña. Y del mismo modo, para el reingreso en condiciones similares de manufacturas elaboradas.
En esas condiciones, el FFCC consolidaba los desfavorables términos de intercambio en que se hallaba la economía nacional dados los vínculos comerciales definidos por sus sucesivas conducciones hasta la irrupción del peronismo.
Estaba en la lógica más sencilla y evidente una modificación en el sistema de transportes argentino, especialmente de los FFCC, así fue que el peronismo inició su obra de gobierno con un programa económico de corte distinto: la planificación industrial. Ello, va de suyo, demandaba reconfigurar los formatos de interacción con el comercio internacional. Y muy especialmente, la lógica en que desarrollaría el transporte de allí en adelante: una empresa ferroviaria de capitales privados y, más aún, extranjeros, no se correspondía con un proyecto de país que se proponía construir.
Ese nuevo paradigma convocaba a ocupar los millones de puestos de trabajo que se crearían a partir de los cimientos fabriles que, por primera vez, comenzarían a integrar los paisajes argentinos. Y a tales fines, se hacía imprescindible contar con un medio de transporte accesible para los bolsillos populares, destinatarios del cambio de país que el peronismo proponía.
Según el Decreto 32.574/48 de Perón, las líneas llevarían los nombres de próceres o personajes ilustres de la república que de algún modo tuvieran alguna relación con la región de cobertura:
1) Ferrocarril Nacional General San Martín: Red del Ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico;
2) Ferrocarril Nacional General Belgrano: Todos los ferrocarriles de trocha angosta;
3) Ferrocarril Nacional General Bartolomé Mitre: El F.C.C.A. y la sección norte de Rosario a Capitán Castro del ex Ferrocarril Rosario-Puerto Belgrano;
4) Ferrocarril Nacional General Urquiza: Todos los ferrocarriles de la región mesopotámica;
5) Ferrocarril Nacional General Roca: El F.C.S., la línea al sur de Darregueira y hasta Toay que pertenecía al Ferrocarril Bahía Blanca al Noroeste y la sección sur del ex FCRPB que iba desde Capitán Castro hasta Bahía Blanca;
6) Ferrocarril Nacional Domingo Faustino Sarmiento: El F.C.O., la línea del ex FCBBNO de Darragueira hasta Huinca Renancó y el ramal de Merlo a Empalme Lobos, que perteneciera al ex Ferrocarril del Sud desde 1891, y;
7) Ferrocarril Nacional Patagónico: Las líneas patagónicas de los ferrocarriles estatales.
Sin embargo, una resolución del 12 de enero de 1956 (durante el gobierno militar del dictador Pedro Eugenio Aramburu) dispuso suprimir la palabra "Nacional" de las denominaciones de todas las líneas.
Perón, al momento de actuar en la dirección en que lo hizo, procedió en orden a sentimientos y convicciones muy arraigadas durante la época en que le tocó desenvolverse. Debates historiográficos como los que en la actualidad se dan respecto del valor de las figuras de los generales Justo José de Urquiza, Bartolomé Mitre y Julio Argentino Roca, o de Domingo Faustino Sarmiento, por ese entonces no gozaban del mismo rango de posibilidades que ahora.
"Cambiar importa aprovechar las diversidades sin anularlas", señaló el ex presidente de la Nación, doctor Néstor Carlos Kirchner, en su discurso de asunción presidencial, el 25 de mayo de 2003, día en que Argentina comenzó a recuperar su memoria.
Junto a Juan Domingo Perón, hubo una mujer que trabajó incansablemente por mejorar los derechos de todo el pueblo argentino: Evita.
Fue el propio Perón quien afirmó, en 1971, que Eva había sido una "ministra sin cartera" en su gobierno. Con ese concepto evocaba la importancia que adquirió la intervención de su esposa en el desarrollo de la acción social peronista.
El historiador Norberto Galasso lo sintetiza de este modo:
"Evita era el puente que tenía el líder de un gran movimiento nacional que tiene que tener influencia con sus bases. Era el nexo con los trabajadores, una especie de ministro de trabajo paralelo. Esto es fundamental porque ella hace las dos tareas; es decir, recibe a los gremialistas, interviene en algunos conflictos: el conflicto ferroviario que, después, con el tiempo, se sabe que estuvo enganchado con el golpe del '51, donde los dirigentes ferroviarios estaban implicados con los insurrectos, y también atiende otros casos. Ella dice: las mejores transformaciones que pudimos hacer podían resolver los problemas de todos pero siempre quedaba algún enfermo, un imposibilitado, alguien a quien había que ayudar de algún modo, entonces ella asumía la tarea de ir personalmente a llevar medicamentos pero no como la vieja Sociedad de Beneficencia. El medicamento lo ponía sobre la mesa pero le daba un beso al enfermo, un enfermo con llagas, como para darle toda su solidaridad, es decir, reconocerlo como un argentino que lograba por primera vez que las altas esferas se ocuparan de él."
Eva personificaba la nacionalización con su accionar incansable, cuyo punto cumbre se halló en la fundación, que llevara su nombre y que particularizó la presencia del Estado en cada una de las situaciones particulares de sufrimiento que llegaban a su conocimiento.
"Cuando le regalo cosas a los pobres, en realidad les devuelvo lo que les han quitado", precisaba Eva.
La "Abanderada de los Humildes" dedicó mucho de su tiempo, a la concientización de las masas: suya fue la idea de fundar la rama femenina del partido peronista, y era muy común verla en distintos encuentros de dirigentes de la Confederación General del Trabajo discutiendo política, explicando los significados de la acción gubernamental de Perón. Hubo en ella preocupación genuina y concreta en la formación del pueblo para la defensa de las conquistas, que el gobierno reconocía como parte esencial.
Evita tenía la capacidad de desnaturalizar lo que las nociones liberales siempre han intentado presentar como inevitable que suceda: la dominación de las clases populares por los circuitos privilegiados de cualquier sociedad.
Es así, que simboliza a la perfección, el despertar de un pueblo hacia su realización plena. Resulta imposible olvidar su intervención durante la huelga ferroviaria de 1951, cuando recordó a los obreros, en esos entonces disconformes con sus salarios, su pertenencia representativa al gobierno de Perón, y por ende su distinto nivel de responsabilidad.
Hacer a esa mujer parte del paisaje cotidiano de quienes recibieron su legado cada vez que viajan rumbo a sus trabajos, deviene así, casi en un deber.
El paradigma a favor del cual el peronismo trabajó, se terminó de consolidar a partir del ingreso de Argentina al constitucionalismo social en 1949, cuando se incluyera a la ley fundamental un capítulo especial de "Derechos del trabajador, de la familia, de la ancianidad y de la cultura y la educación".
Y todo ello fue de la mano con otra de las asignaturas en que Eva dejaría su sello transformador, que es el de la igualdad de género. Explicaría, a su tiempo:
"Todo, absolutamente todo en este mundo contemporáneo --escribía a mediados del siglo XX-- ha sido hecho según la medida del hombre. Nosotras estamos ausentes en los gobiernos. Estamos ausentes en los parlamentos. En las organizaciones internacionales. No estamos ni en el Vaticano ni en el Kremlin. Ni en los Estados mayores de los imperialismos. Ni en las comisiones de la energía atómica. Ni en los grandes consorcios. Ni en la masonería, ni en las sociedades secretas. No estamos en ninguno de los centros que constituyen poder en el mundo."
Del mismo modo que en la actualidad la asignación universal por hijo y la movilidad jubilatoria caminan de la mano junto con las leyes de matrimonio igualitario y de igualdad de género, en el país del primer peronismo las leyes laborales y la dignidad social de las personas fueron acompañadas por el sufragio femenino, la igualdad jurídica de los cónyuges y la patria potestad compartida.
Apenas tres días después de las elecciones presidenciales que significaron la concreción de la victoria popular iniciada el 17 de octubre de 1945, en un acto organizado para agradecer a las mujeres su apoyo a la candidatura triunfante de Perón, Evita pronunció su primer discurso político, exigiendo igualdad de derechos para hombres y mujeres, y en particular el derecho a voto para sus congéneres. Este pedido llegó al Congreso, y el Senado Nacional recién le dio media sanción el 21 de agosto de 1946, obteniendo aprobación final de la Cámara baja, el 9 de septiembre de 1947. Así fue como se convirtió en Ley N° 13.010, estableciéndose a partir de ese momento, la igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres y el sufragio universal en Argentina.
Evita misma había cargado con flagelos que luego combatió: la pobreza y la desigualdad de género, hija ilegítima, nacida en el interior profundo de la provincia de Buenos Aires. En la Argentina de 1945/1950 era casi un pasaporte al veto para la acción pública. Sin embargo, ella tenía fuerza y coraje, y lo demostró durante toda su vida.
Como nos recordó nuestra presidenta mandato cumplido, la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, no volvieron "para hacer cualquier cosa; volvimos para que Evita, que había prometido volver y ser millones, cumpliera su propia profecía de volver a una Argentina diferente", así lo dijo durante el homenaje oficial por el 60º aniversario de la desaparición física de la abanderada de los humildes, el día 26 de julio de 2012. Lo cual se traduce en acciones concretas como la recuperación ferroviaria que ha propuesto el gobierno nacional.
Porque, como la propia Evita nos pidió en su obra cumbre, Mi mensaje, "la felicidad del pueblo es lo primero (...) no se puede hacer la grandeza de un país con un pueblo que no tiene bienestar", con lo que pretendió significar el ingreso de los sectores desposeídos de la patria a la que muchos insisten en llamar la agenda del Estado.
Inmortalizando al Dr. Néstor Carlos Kirchner: "No debe la dirigencia política agotar su programa en la obtención de un triunfo electoral sino, por el contrario, de lo que se trata es de cambiar los paradigmas de lo que se analiza el éxito o el fracaso de una dirigencia de un país".
Por todo lo expuesto, solicito a mis pares su acompañamiento en el presente proyecto de Ley.-
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
MENDOZA, MAYRA SOLEDAD BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
PIETRAGALLA CORTI, HORACIO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
HUSS, JUAN MANUEL ENTRE RIOS FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CABANDIE, JUAN CIUDAD de BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
ALONSO, LAURA V. BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CAROL, ANALUZ AILEN TIERRA DEL FUEGO FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
BRITEZ, MARIA CRISTINA MISIONES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
SILEY, VANESA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CERRUTI, GABRIELA CIUDAD de BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
ROMERO, JORGE ANTONIO CORRIENTES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
VOLNOVICH, LUANA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CLERI, MARCOS SANTA FE FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CORREA, WALTER BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
TRANSPORTES

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | (54-11) 4127-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.