PROYECTO DE LEY


Expediente 6330-D-2016
Sumario: FERIADOS NACIONALES Y DIAS NO LABORABLES - DECRETO 1584/2010 -. MODIFICACION DE LOS ARTICULOS 1° Y 2°, SOBRE INCORPORACION DEL 17 DE OCTUBRE COMO "DIA DE LA INCLUSION Y LAS CONQUISTAS SOCIALES" Y SUPRESION DEL DIA 12 DE OCTUBRE; Y SU TRASLADO, RESPECTIVAMENTE.
Fecha: 16/09/2016
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


MODIFICACION AL DECRETO 1584/2010 DE FERIADOS NACIONALES Y DIAS NO LABORABLES. “17 DE OCTUBRE DIA DE LA INCLUSION Y LAS CONQUISTAS SOCIALES”.
Artículo 1º. Se modifica el artículo 1º del Decreto 1584/2010, incorporando como feriado nacional y día no laborable, el 17 de octubre, “Día de la Inclusión y las Conquistas Sociales” y suprimiendo como feriado y día no laborable el 12 de octubre .
El artículo modificado queda redactado de la siguiente manera:
“Artículo 1º Se establecen como días feriados nacionales y días no laborables en todo el territorio de la Nación, los siguientes:
FERIADOS NACIONALES:
1º de enero: Año Nuevo
Lunes y Martes de Carnaval.
24 de marzo: Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.
Viernes Santo
2 de abril: Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas.
1º de mayo: Día del Trabajo.
25 de mayo: Día de la Revolución de Mayo.
17 de junio: Día del Paso a la Inmortalidad del General Don Martín Miguel de Güemes.
20 de junio: Paso a la Inmortalidad del General D. Manuel Belgrano.
9 de julio: Día de la Independencia.
17 de agosto: Paso a la Inmortalidad del General D. José de San Martín.
17 de octubre: Día de la Inclusión y las Conquistas Sociales
20 de noviembre: Día de la Soberanía Nacional.
8 de diciembre: Día de la Inmaculada Concepción de María.
25 de diciembre: Navidad
DIAS NO LABORABLES:
Jueves Santo”
Artículo 2º: Se modifica el artículo 2º del Decreto 1584/2010, para mantener su correlación con el artículo 1º. Dicho artículo queda redactado de la siguiente manera:
“Artículo 2º: El feriado nacional del 17 de agosto será cumplido el tercer lunes de ese mes, el del 17 de octubre, el tercer lunes de ese mes y el 20 de noviembre será cumplido el cuarto lunes de ese mes.”
Artículo 3°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Los feriados nacionales y los días no laborables tienen un elevado valor simbólico en la historia de los países. Se originan en hechos importantes como los hitos históricos como son el 25 de mayo y el 9 de julio, o en la conmemoración de personas o hechos relevantes como el 2 de abril, el 20 de junio, el 17 de agosto, el 20 de noviembre, o son días de celebración o festivos, con base en las tradiciones y costumbres.
Nos gustaría sumar un nuevo feriado, pero entendimos que el calendario de feriados nacionales ya estaba en su tope. Hemos celebrado con alegría la incorporación del 17 de junio en conmemoración de nuestro héroe salteño Martín Miguel de Güemes. Sin embargo, desde hace bastante tiempo venimos sosteniendo, que el pueblo argentino merecía tener una celebración propia, basada en un hecho propio, generado como pueblo y para su propio desarrollo como Nación.
Y dio la casualidad que teníamos un feriado impostado, que había vendió a reemplazar un cambio de filosofía y de la interpretación de la historia, y que por su cercanidad, podía ayudarnos a construir este proyecto.
Y nos estamos refiriendo al 12 de octubre, un feriado trasladable, que se había impuesto originariamente como el “Día de la Raza” porque en esa fecha el Almirante Cristóbal Colón desembarcaba en América en 1492.
El 12 de octubre, era ni más ni menos que el inentendible día la “raza”… ¿de qué raza?..., de la europea que nos venía a colonizar, de la aborigen, que iba a ser colonizada…. ¿qué entidad tenía para nosotros como pueblo celebrar ese día. Muchos, veían un día ofensivo y discriminatorio.
Suprimir el 12 de octubre como feriado no significa renunciar a nuestro origen, significa dejarlo como efeméride como día de debate y reflexión, pero esa fecha sin duda tenía un valor más grande para España, España si tenía motivos para festejar su supremacía temporal, al punto que ya en 1935, Francisco Franco, lo declaró el Día Nacional de la Hispanidad. Los mismos Españoles entendieron las complejidades del día y lo ligaron a su pasado colonial y a lo que fue el nacimiento de su Imperio Colonial Americano.
Actualmente la efeméride del 12 de octubre en el Reino de España, ha sido fijada por el Decreto 18/1987 y simboliza la efeméride histórica en la que esa Metrópoli está a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de su pluralidad cultural y política, y la integración de los Reinos de España en una misma monarquía, iniciando un período de proyección lingüística y cultural.
La solución del Decreto 1584/2010 fue reemplazar el “Día de la Raza” por el “Día de la Diversidad Cultural” para mantener el feriado fue salomónica, pero nos parece una injusticia con nuestros pueblos originarios y con todo el resto de nuestra diversidad cultural. El 12 de octubre no es inclusiva de toda la diversidad cultural de nuestro pueblo, se cambió el relato, pero no la realidad.
Quizás, el día de la Diversidad Cultural debería ser el 1 de octubre, fecha de la sanción del nuevo Código Civil y Comercial por el Congreso Nacional, o el 7 de octubre, fecha de su Promulgación por el Poder Ejecutivo. Ya que estas fechas si tienen un valor simbólico en el sentido de proteger la diversidad cultural.
Día de la Inclusión y de las Conquistas Sociales.
En lugar de las luchas de la España monárquica, queremos premiar las luchas de nuestro pueblo por la inclusión, y por las conquistas laborales, celebrando un día que marca a fuego al Movimiento Nacional, con la reivindicación de las clases sociales populares luchando pacíficamente por la integración y la movilidad social.
. Estamos convencidos que los trabajadores de nuestro país, debemos festejar el 17 de octubre, como nuestra gran fiesta nacional y popular, reconociendo que en un día como ese, se produjo la primera revolución, superadora de todas las conocidas, espontánea, pacífica, marcada por el clamor de los trabajadores, con la importante intervención de nuestros sindicatos de muchas ideologías.
Hablamos del 17 de octubre de 1945 como su día generador, de la gesta protagonizada por los trabajadores para defender y liberar a su líder detenido, el Día de la Lealtad del Partido Justicialista, ya que Juan Domingo Perón como cabeza circunstancial del Movimiento Nacional y Popular, plasmó en normas concretas y con poder efectivo, las consignas de la lucha social.
El 17 de octubre de 1945, fue el éxito de la realidad sobre la teoría, el pedido de los trabajadores por la libertad de su conductor, para que se consolidara lo logrado y se avanzara sobre lo faltante. Juan Domingo Perón, era el hombre que había comprendido y se había comprometido con el momento. Como también lo había hecho el Movimiento Obrero organizado mediante los sindicatos y también de manera espontánea.
El 17 de octubre debe ser el día de festejo para los trabajadores argentinos. Ese día simboliza la motorización de un movimiento sin retroceso hacia el pleno reconocimiento de los derechos sociales. Juan Domingo Perón era el hombre que desde el Departamento de Trabajo, y luego desde la Secretaría de Trabajo y Previsión Social había comprendido el rol de los sindicatos en el poder movilizador y en la defensa de los derechos sociales.
El pueblo argentino trabajador comprendió el 17 de octubre de 1945, que sin esa persona que había sido puesta presa por el mismo gobierno al que había pertenecido (por presión de Estados Unidos y la oligarquía nacional y extranjera), todas las conquistas se perderían.
Queremos festejar la victoria de una revolución obrera pacífica, que cambió la historia.
Y queremos recordar que esa revolución tuvo un muerto, y no fue por marchar en la reivindicación, no fue por reprimir la revolución, sino por celebrar la libertad del General Perón. El muerto fue Darwin Passaponti un joven de 17 años, caído por una bala certera disparada del balcón del Diario Crítica.
Si incorporamos como feriado de nuestro calendario al 1 de mayo considerado por muchos países (no todos) “Día Internacional del Trabajo”: ¡Cuanto más importante para nuestro pueblo trabajador es el 17 de octubre día en el que se llevó a cabo una verdadera revolución nacional y popular en paz!
. Y no podemos renunciar al reconocimiento de la lucha obrera pacífica, que ocupa un lugar medular en nuestra propia historia victoriosa. En la revolución del 17 de octubre de 1945 la unión del pueblo obrero hizo la fuerza, lo hizo de manera pacífica, espontánea e imponente y no solo impuso sus propios derechos sino que además implicó el fin del gobierno de facto y la convocatoria a elecciones.
Como se gestó el 17 de octubre
El 17 de octubre de 1945, fue el resultado de un proceso histórico, que ya no se podía detener, la historia de un pueblo que necesitaba un conductor y finalmente lo encontró.
Para entender el 17 de octubre debemos considerar, tanto el contexto nacional, como el internacional. A los fines de este proyecto haremos solo una síntesis.
a) Contexto internacional:
Se caracteriza por los siguientes hechos contemporáneos:
1. Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Argentina era un país neutral, la mayoría quería mantener esa posición, en tanto que los pro aliados querían que el Gobierno declarara la guerra al Eje. Minoría al fin, también teníamos pro nazis.
2. Relaciones carnales con Gran Bretaña. Ese país era aliado en la guerra pero nos necesitaba como proveedor de materias primas, también otros países de Europa. Los mismos aliados querían que permaneciéramos neutrales. Porque si nos uníamos a los aliados destruirían las provisiones que les mandábamos. Obvio a Estados Unidos, esto no lo afectaba y por eso tenían otras pretensiones.
3. EEUU, había declarado la guerra al Eje después de Pearl Harbor. A su vez quería convertirse en líder con relación a Latinoamérica y la Argentina. Estos son los tiempos de la famosa Doctrina Monroe. “América para los Americanos (EEUU)” resumía las intenciones del que ya se perfilaba como el mayor imperio capitalista. Las presiones para que nos uniéramos a los aliados, llegaron a aislarnos del mundo y lograron que Gran Bretaña dejara de comprarnos por un tiempo.
4. Activismo del nuevo embajador norteamericano Spruille Braden, que se puso de alguna manera como organizador de la oposición, en contra de las medidas pro obreros, consideradas anticapitalistas. El mismo se consideraba un enviado destinado a destruir el poder de Perón.
5. Desarrollo de las masas obreras producto del incipiente industrialismo que se había desarrollado fundamentalmente en torno a la industria militar. Este desarrollo había producido revoluciones sangrientas como la de México en 1917 y Rusia en 1918.
6. Surgimiento de la Organización Internacional del Trabajo fundada en 1919, también venía a mediar en el conflicto.
7. Auge de las Internacionales socialistas y comunistas.
Sin duda se trataba de una época internacionalmente compleja. Muy compleja.
Mientras tanto en Argentina se sucedían gobiernos oligárquicos con fuerte impronta militar, originalmente ligado al poder de la propiedad de la tierra, que accedían al poder mediante fraude. Sin embargo el desarrollo industrial, que en cierta medida también se vio favorecido por el aislacionismo, produjo un cambio social importante en la estructura social del país, sobre todo en las grandes ciudades. Aluviones de migrantes internos se establecieron en las ciudades y se convirtieron en trabajadores de las nuevas industrias, sin que existieran leyes al respecto y por lo tanto siendo víctimas de todo tipo de explotación.
La democratización también se fue viendo en el ejército, ya que hasta ese momento la Marina y el Ejército eran coto de las familias aristocráticas argentinas. Y si la Marina mantuvo por más tiempo su rancia estirpe elitista, el Ejército sufrió profundas transformaciones, por el acceso a sus filas de los hijos de los pequeños industriales y comerciantes emergentes. Estos jóvenes, tenían raíces con el pueblo, inquietudes diferentes acerca del desarrollo industrial, especial preocupación por los procesos de industrialización y un fuerte sentimiento nacional.
Por eso parte de la comprensión del porqué se gestó el 17 de octubre, parte por entender, no solo las circunstancias internacionales, sino también las circunstancias políticas, económicas internas, que contribuyeron a dar forma al movimiento obrero de raíces nacionales. Entre las causas internas debemos destacar:
1) Incomprensión del fenómeno social por parte de los gobiernos que formaron lo que dio en llamarse “Década infame”, dominada por los acuerdos que originaron la “Concordancia” bajo los cuales se llevaron adelante los gobiernos de José Felix Uriburu (1930-1932), Agustín P. Justo (1932-1938), Roberto M. Ortiz (1938-19429 y Ramón S. Castillo (1930- 4 de junio de 1943). Esta época, está signada por el fraude electoral y la corrupción. Argentina era indiscutiblemente el “granero del mundo” y su producción estaba primariamente al servicio de los intereses del imperio británico.
2) Pacto de fraude para elegir como sucesor de Ramón S. Castillo nada menos que a al candidato de los conservadores, el senador nacional salteño y dueño de ingenios azucareros, Robustiano Patrón Costas.
3) Creación del GOU (Grupo de Oficiales Unidos o Grupo Obra de Unificación), vinculado con aspectos de planificación de la Revolución de 1943.
4) Coexistencia de cuatro centrales sindicales, siendo la República Argentina el país con mayor desarrollo sindical de América Latina: FORA (anarquista), USA (sindicalista revolucionaria), CGT Nº1 (socialistas y comunistas), CGT Nº2 (socialistas y comunistas).
5) Revolución de 1943. Así se conoce al Golpe de Estado militar producido el 4 de junio de 1943 que derrocó al gobierno de Ramón Castillo, último exponente de la “Década Infame”. Tres dictadores se sucedieron usurpando el título de Presidente de la Nación: Los generales Arturo Rawson, Pedro Pablo Ramírez y Edelmiro Farrell.
6) Designación de Juan D en el Departamento de Trabajo, (27/10/1943) una dependencia con poca relevancia, cuya importancia y proyección fue percibida desde el principio por J.D.Perón.
7) Creación de la Secretaría de Trabajo y Previsión (27/11/1943) por el Presidente Ramírez, con el apoyo de Farrell y a cargo de J.D.Perón, directamente bajo dependencia del Presidente de la Nación, con mayor poder y presupuesto. Desde la Secretaría de Trabajo, Perón, con el apoyo de los sindicatos amigos empieza a desarrollar gran parte del programa sindical histórico: se crearon los tribunales de trabajo; se sancionó el Decreto 33.302/43 extendiendo la indemnización por despido a todos los trabajadores; leyes jubilatorias que beneficiaron a más de dos millones de personas; se sancionaron el Estatuto del Peón de Campo y del Periodista Profesional; se construyó el Hospital Policlínico ferroviario; se prohibieron las agencias privadas de colocaciones; se crearon las Escuelas Técnicas dirigidas a obreros. En 1944 se firmaron 123 convenios colectivos de trabajo que alcanzaban a más de 1.400.000 obreros y empleados. En 1945 se agregaron otros 347 para 2.186.868 trabajadores.
8) Acuerdos de J.D.Perón con los sindicatos. En este complejo nudo de relaciones, tuvo gran participación otro militar, el entonces Coronel Domingo Alfredo Mercante. Más allá de los avatares posteriores, Mercante tuvo un rol importante en las relaciones con los dirigentes sindicales ya que su padre había sido Secretario General de la Unión Ferroviaria y participó en los actos que desencadenaron el 17 de octubre. Entre los dirigentes sindicales comprometidos estaban Ángel Borlehghi, Juan A Bramuglia, Francisco Pablo Capozzi, Chiquito Reyes, y muchos otros. Había socialistas, comunistas, radicales, anarquistas, todo lo que habla de la originaria transversalidad del movimiento.
9) Acumulación de poder por parte del entonces Teniente Coronel Perón, que sumó a la Secretaría, el Ministerio de Guerra (clave para una época donde se pedía nuestra declaración de guerra el Eje y unión a los Aliados) y más tarde, la Vice Presidencia de la Nación, con la anuencia del General Farrel, Presidente de la Nación. Perón usó este poder para incrementar sus relaciones con los sindicatos, creando sindicatos nuevos.
10) J.D.Perón, se convirtió de esta manera en el protector, en el padre de las clases desvalidas, cuyas medidas no solo eran declarativas, sino que su mentor las hacía cumplir con el uso de la fuerza.
Este es el contexto - que hemos indicado sintéticamente- en el que llegamos al 12 de julio de 1945 cuando un grupo de sindicatos dirigidos por Ángel Borlenghi, en un acto masivo en Diagonal Norte y Florida, proclaman a Perón como candidato a Presidente de la Nación.
La manifestación obrera es respondida el 19 de septiembre por los sectores medios y altos con la Marcha de la Constitución y la Libertad, que reunió la extraordinaria cantidad de 200.000 personas, marchando del Congreso Nacional al barrio de la Recoleta. En esa manifestación participó activamente Spruille Braden, el embajador norteamericano, que en las elecciones sería utilizado por Perón para establecer la disyuntiva: Braden o Perón.
Lo que más agraviaba a la oligarquía y a la burguesía nacional era que los trabajadores ya no bajaban la cabeza ante los empleadores. Las conquistas sociales decretadas por Perón, los habían convertido en hombres dignos, en iguales, y podían levantar los ojos y mirarlos a la cara. La rebelión era contra la “dictadura de las alpargatas”, en alusión al calzado que utilizaban los obreros, puesto que los zapatos eran muy caros. A ello los obreros respondían “alpargatas si, libros no”, frase que ha sido distorsionada, pues las alpargatas eran la metáfora del pueblo trabajador y los libros, de los intelectuales llenos de teorías y muchos de ellos formados en el exterior por lo que ni siquiera conocían la realidad de nuestro país.
Esa marcha, fue interpretada como un cuestionamiento a la política laboral del Gobierno de Farrell y para calmar las aguas, le pide a Perón que renuncie, el 10 de octubre. Perón deja sus cargos. La CGT realiza un acto en su apoyo en la esquina de las calles Perú y Alsina (donde hoy está el monumento al trabajador) y allí, el ya incuestionable conductor, pronuncia un famoso discurso donde da cuenta de un avanzado programa de reivindicaciones laborales.
Los dirigente sindicales deben pasar a la clandestinidad, Perón es detenido y confinado en la Isla Martín García y luego al Hospital Militar.
Y en este devenir de causas, es cuando la soberbia de los poderosos, oligarcas y burgueses, los pierde. Es en ese menosprecio al pueblo trabajador, donde nace la convocatoria espontánea de todos los sindicatos, donde se produce el gran detonante que da vuelta la historia, ese detonante que hace que unos pocos se animen a desafiar a las multitudes. Creían que habían ganado la pulseada porque Farrell había puesto preso al benefactor.
Un error grave del revanchismo patronal se produjo el 16 de octubre cuando “al ir a cobrar la quincena, los obreros se encontraron con que el salario del feriado 12 de octubre no se pagaba, a pesar del decreto firmado días antes por Perón. Panaderos y textiles fueron los más afectados por la reacción patronal -¡Vayan a reclamarle a Perón! – era la sarcástica respuesta”. (Félix Luna. El 45.pg. 280. Bs.As. Sudamericana)
El desafío hiriente había sido lanzado. Los trabajadores entendieron que sus beneficios se perderían. Intuyeron que unidos superarían cualquier número que pudiera reunir la oposición. En la calle se hacía carne el sentimiento de que si ese hombre preso no recuperaba el Poder, todas las conquistas laborales se desmoronarían.
También lo entendieron los sindicatos, que para ese entonces, ya confiaban en el militar que no venía de la aristocracia, sino de la clase media de un pueblo del interior y que había comprendido la cuestión obrera.
Puede haber discusiones acerca de la participación de Eva Duarte en esta movilización, lo cierto es que para ese entonces ella ya era la compañera de la vida y de la política, que lo ayudaba desde su programa de radio y desde la militancia en el medio artístico y tenía reuniones con los demás gremios ya que ella era Secretaria General del gremio de Artistas de Variedades.
Eva Duarte siempre le agradeció a los sindicatos, el haberle devuelto a Perón y tuvo conciencia de que en ese momento, y con ese conductor, los sindicatos serían la “columna vertebral” de ese movimiento obrero que emergía y de manera pacífica le devolvía el poder a ese visionario. Este abrazo a la causa sindical, fue sin duda la consolidación de una causa que ya había abrazado Evita al conocer al entonces Teniente Coronel en un acto para recaudar fondos por el terremoto de San Juan (Caucete) organizado por la Secretaría de Trabajo y Previsión Social y realizado en el Luna Park.
Hacía cerca de 2 años que Perón construía su poder de la mano de la clase obrera, desde sus cargos políticos, por medio de los sindicatos, y lo hacía de manera eficaz, acompañando el proceso mundial de incorporación de las leyes sociales y laborales, fue algo que él y la mayor parte de los sindicatos de la época comprendieron y que las fuerzas de la oposición, solo advirtieron cuando fue tarde. Ya no pudieron impedir que Juan Domingo Perón fuera electo presidente, en elecciones democráticas. Nada pudo hacer la coalición que daría en llamarse la Unión Democrática.
El 17 de octubre de 1945 el pueblo trabajador salió a la calle, lo hizo de una manera que quienes no vieron esta parte de la historia no podían comprender, salió provocado por la injusticia, sabiendo que el no pago del adicional por feriado significaba el principio de otras pérdidas, y que solo defendiendo a ese hombre sus derechos estarían garantizados.
No fueron 200.000, fueron muchos cientos de miles. Y se situaron pacíficamente en la Plaza de Mayo. Y pidieron por Perón. Y cuenta la historia que el General Edelmiro J. Farrell, ante tal evento sin precedentes, mientras muchos querían hacerlo correr al pueblo con una balacera, hizo traer a Perón a la Casa Rosada y le pidió que hiciera lo que fuera necesario para mandarlos a su casa… Ese fue la primera vez que Perón uso el balcón para dirigirse a la masa trabajadora.
“Trabajadores” les dijo Perón, porque en ese momento no existía el peronismo, ni el justicialismo, ni el “compañeros”. Era la primera pueblada, eran trabajadores unidos por un sentimiento individual y colectivo a quien veían como un protector… un protector que para disolver la manifestación les pedía que volvieran a sus cases con la famosa frase “de casa al trabajo y del trabajo a casa”, lo que permitió cerrar con una victoria una revolución pacífica que ya mostraba el poder de su líder.
Esta pueblada permitió a J.D.Perón convenir la fecha de las elecciones que fue fijada para el 24 de febrero de 1946, cuyo resultado ya conocemos.
Es interesante destacar que Perón, se alejó de los cargos políticos y se dedicó exclusivamente a la campaña, contando con la presencia de la que el 22 de octubre de 1945 se convertiría en su esposa, María Eva Duarte de Perón, Evita para sus “grasitas” o “descamisados”. De esa manera la mujer irrumpía en la política con un rol protagónico y mostrando una forma distinta de hacer política, algo que hasta el momento le había sido negado.
La Revolución Nacional y Popular para preservar y extender las conquistas sociales tuvo en la Constitución de 1949 su instrumento político racional.
Nos interesa reivindicar que la Revolución se tomó el tiempo necesario para plasmar en un documento fundacional sus principios: la Constitución de 1949.
Las Revoluciones Francesa de 1789 aunque no tuvo como base al pueblo sino a una burguesía elitista tuvo su proclama en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, la Revolución Rusa de 1918, tuvo su proclama y su constitución comunista, la Revolución Mexicana, la Constitución de 1917 que incorporó los derechos sociales. Casi todas las revoluciones sociales se llevaron a cabo con una gran resistencia y provocaron luchas fratricidas.
Otras constituciones se dictaron en el mundo como consecuencia y límite a la revolución industrial: Brasil (1937); Bolivia (1938); México (1938); Cuba (1940).
La Revolución del 17 de octubre de 1945 fue pacífica, movilizó más de un millón de personas, y logró sus objetivos sin derramar una gota de sangre. Y fue una verdadera revolución obrera, no una lucha de la clase burguesa reclamando privilegios de las aristocracias dominantes.
Fue una revolución contra el capitalismo salvaje y deshumanizante y contra el comunismo opresor. El hombre debía ser respetado en su dignidad y estar en el centro de la escena. El hombre no debía ser explotado ni por el capital ni por el estado, y debería obtener el desarrollo integral y ser feliz con su trabajo.
Queremos reivindicar la revolución del 17 de octubre de 1945, como la base histórica que llevó a la revolución obrera a tener su propio documento institucional: porque la revolución emergente, tomó forma jurídica en la Constitución de 1949.
Este texto tuvo como principal redactor a Arturo Sampay, profesor de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, formado en el radicalismo irigoyenista y el catolicismo tomista. Recogió los principios del constitucionalismo social, incorporando todos los derechos de segunda generación laborales y sociales, reconociendo la igualdad jurídica del hombre y la mujer y la patria potestad compartida, el bien de familia y la atención del hijo por el Estado, incorporó el principio de propiedad con función social, nacionalizó los servicios públicos, restableció la autonomía universitaria, reconoció los derechos de la ancianidad y de la niñez… también admitió la posibilidad de la reelección indefinida del Presidente y Vicepresidente.
La Constitución en el artículo 37 incorporó el complejo de derechos reconocido en la época como el decálogo del Trabajador, integrado por 10 incisos:
1. Derecho de trabajar
2. Derecho a una retribución justa
3. Derecho a la capacitación
4. Derecho a condiciones dignas de trabajo
5. Derecho a la preservación de la salud
6. Derecho al bienestar
7. Derecho a la seguridad social
8. Derecho a la protección de la familia
9. Derecho al mejoramiento económico
10. Derecho a la defensa de los intereses profesionales
Sampay desarrolló las bases jurídicas para el funcionamiento de un estado interventor “como poder supletorio e integrador, para afirmar un orden positivo, restituyendo o asegurando al hombre la libertad necesaria para su perfeccionamiento”
El Golpe Militar de 1955 auto denominado Revolución Libertadora, derogó la reforma mediante por una “proclama” (Decreto 229/56). De tal manera, de manera ilegítima se volvió a la Constitución de 1853 con sus reformas de 1860, 1866, 1898.
Para nosotros, la nulidad de esa derogación no fue salvada. Ni siquiera por las reformas de 1994.
Cuando se suprimió la reforma en la Constitución de 1949, la mujer casada mayor de edad volvió a tener un estatus inferior. Así, hasta 1968 fue una incapaz relativa y recién en 1985 logró la igualdad con los hombres con relación a la patria potestad.
Quiero concluir con un pensamiento de J.D. Perón al decir que “Un pueblo no se hace en una hora. Un pueblo se hace sobre sus esencias, sobre su historia. Un pueblo avanza sobre el camino de su historia cuando, en una coyuntura excepcional, una generación consigue poner en ebullición creadora las posibilidades nacionales.” Y eso es lo que sucedió el 17 de octubre de 1945 y se plasmó en los años posteriores, aunque tuvimos que sufrir algunos retrocesos.
Por las razones expuestas, por la importancia histórica que se acaba de describir, como hecho popular surgido del corazón del movimiento obrero, y de las organizaciones gremiales, por su importancia en la inclusión social de los postergados, y en especial de las mujeres, solicito que el 17 de octubre "Día de la Inclusión y las Conquistas Sociales” integre el calendario de feriados nacionales y días no laborables y sea considerado un día de festejos populares.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
ROMERO, OSCAR ALBERTO BUENOS AIRES JUSTICIALISTA
RUBIN, CARLOS GUSTAVO CORRIENTES JUSTICIALISTA
BOSSIO, DIEGO LUIS BUENOS AIRES JUSTICIALISTA
ZILIOTTO, SERGIO RAUL LA PAMPA JUSTICIALISTA
MIRANDA, PEDRO RUBEN MENDOZA JUSTICIALISTA
MADERA, TERESITA LA RIOJA JUSTICIALISTA
SNOPEK, GUILLERMO EUGENIO MARIO JUJUY JUSTICIALISTA
ISA, EVITA NELIDA SALTA JUSTICIALISTA
KOSINER, PABLO FRANCISCO JUAN SALTA JUSTICIALISTA
MOYANO, JUAN FACUNDO BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
TOMASSI, NESTOR NICOLAS CATAMARCA JUSTICIALISTA
MACIAS, OSCAR ALBERTO CORRIENTES JUSTICIALISTA
DAVID, JAVIER SALTA JUSTICIALISTA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
LEGISLACION GENERAL (Primera Competencia)
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
ROMERO, OSCAR ALBERTO BUENOS AIRES JUSTICIALISTA
RUBIN, CARLOS GUSTAVO CORRIENTES JUSTICIALISTA
BOSSIO, DIEGO LUIS BUENOS AIRES JUSTICIALISTA
ZILIOTTO, SERGIO RAUL LA PAMPA JUSTICIALISTA
MIRANDA, PEDRO RUBEN MENDOZA JUSTICIALISTA
MADERA, TERESITA LA RIOJA JUSTICIALISTA
SNOPEK, GUILLERMO EUGENIO MARIO JUJUY JUSTICIALISTA
ISA, EVITA NELIDA SALTA JUSTICIALISTA
KOSINER, PABLO FRANCISCO JUAN SALTA JUSTICIALISTA
MOYANO, JUAN FACUNDO BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
TOMASSI, NESTOR NICOLAS CATAMARCA JUSTICIALISTA
MACIAS, OSCAR ALBERTO CORRIENTES JUSTICIALISTA
DAVID, JAVIER SALTA JUSTICIALISTA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
LEGISLACION GENERAL (Primera Competencia)
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTE DEL DIPUTADO DAVID (A SUS ANTECEDENTES) null

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.