PROYECTO DE LEY


Expediente 5237-D-2018
Sumario: PROMOCION DE LA INDUSTRIA DEL SOFTWARE - LEY 26692 -. MODIFICACION DEL ARTICULO 1°, SOBRE VIGENCIA DEL REGIMEN HASTA EL 31 DE DICIEMBRE DE 2028.
Fecha: 28/08/2018
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


ARTÍCULO 1º.- Sustitúyase el texto del artículo 1º de la ley 26.692 por el siguiente:
Artículo 1º: Créase un Régimen de Promoción de la Industria del Software que regirá en todo el territorio de la República Argentina con los alcances y limitaciones establecidas en la presente ley y las normas reglamentarias que en su consecuencia dicte el Poder Ejecutivo Nacional, el que tendrá vigencia hasta el día 31 de diciembre de 2028.
Aquellos interesados en adherirse al régimen instituido por la presente ley deberán cumplir con la totalidad de los recaudos exigidos por ésta.
ARTICULO 2º.- La presente ley comenzará a regir a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.
ARTICULO 3º.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El régimen de promoción de la industria del software -establecido por la Ley 25.922 y prorrogado por la ley 26.692- sumado al Plan Estratégico 2004/2014 y el Plan de Acción 2004/2007, constituyen un claro ejemplo de la instalación en la agenda pública de una Política de Estado cuyos resultados se pueden sintetizar en pocos datos: en el año 2003 el sector exportaba por 70 millones de dólares y empleaba a 17.300 personas. En el año 2017 las exportaciones llegaron a 1700 millones de dólares y estaban empleadas 96.400 personas.
En vista de que el régimen de promoción finaliza el 31 de diciembre de 2019, y que la sustentabilidad de un sector que es netamente exportador necesita previsibilidad, ya que los contratos e inversiones se realizan con una proyección de al menos 2 o 3 años, es necesario tomar una decisión inmediata en cuanto al mantenimiento o no del régimen de promoción.
Por su parte, es dable mencionar que como Presidente de la Comisión de Industria, realizamos en el mes de agosto una convocatoria conjunta con la Comisión de Economía, donde asistieron más de 100 Pymes y Cámaras de todo el país y manifestaron la situación que atraviesa cada sector. Nuestro compromiso en la Comisión fue poner a disposición los canales legislativos que puedan servir para apuntalarlos, y que constituye el el rol primordial del Congreso: Legislar partiendo de las necesidades de la sociedad.
En este sentido, el Sector del Software nacional ha concurrido a esta reunión y nos ha manifestado la necesidad de prorrogar el régimen creado por la Ley 25.922 de 2004 y prorrogado mediante la Ley 26.692 de 2011, y a realizado aportes valiosos para comprender la necesidad de esta prórroga.
Continuamos entonces con la fundamentación, tanto de los motivos por los cuales proponemos la extensión de su vigencia, como las particularidades de un modelo de ley de promoción del siglo XXI, que otorga beneficios y que a su vez exige a las empresas compromisos concretos de aumento de la competitividad, de la investigación y desarrollo (I+D) y las exportaciones. Y que ha permitido a la Argentina cumplir con la visión enunciada en el Plan Estratégico de Software y Servicios Informáticos: “Constituir a la Argentina, a mediados de la próxima década, en un actor relevante, como país no central, del mercado mundial de software y servicios informáticos”.
LAS POLITICAS DE ESTADO
La Argentina tiene una larga tradición en formulación y desarrollo de Políticas de Estado. Durante la primera mitad del siglo XX, tomaron ese carácter el desarrollo de los sectores del petróleo y el acero, la llamada “industria pesada”, y en la segunda mitad del siglo se promovió la utilización con fines pacíficos de la Energía Nuclear y el desarrollo del Plan Espacial, que tuvo su pico de excelencia con el INVAP y la construcción de satélites, tanto de telecomunicaciones como de observación.
Hoy estamos transitando una nueva revolución tecnológica, cuyos ejes son la inteligencia artificial, la Industria 4.0, los big data, el reconocimiento de voz, las redes neuronales, los servicios en la nube y los nuevos materiales, entre otros.
En este sentido, resulta fundamental mantener a las denominadas Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TICS) y especialmente al Software y los Servicios Informáticos como Políticas de Estado. No sólo por lo que representan como sector específico, sino porque constituyen parte fundamental de las llamadas Tecnologías de Propósito General (TPG); en este sentido, se equiparan a la máquina a vapor y la electricidad, que generaron tanto un nuevo sector productivo como un aumento de la competitividad del conjunto del aparato productivo.
LOS PAISES DE “INGRESO MEDIO”
Desde hace medio siglo se viene estudiando lo que se denomina “la trampa de los países de ingreso medio”, haciendo referencia a países que tienen capacidad de crecimiento, que los ubica en un nivel aproximado de U$S 15.000 por habitante, pero que no producen el salto al desarrollo, y vuelven a retroceder para reiniciar el proceso. Los estudios muestran que el 85% de los países estudiados en esa situación no avanzan hacia la nueva etapa, como le viene sucediendo a la Argentina.
Los países de ingreso medio están en la fase en que el requerimiento dominante es lograr procesos más eficientes que mejoren la calidad y la diversidad de los bienes y servicios producidos. En esta etapa la competitividad comienza a ser determinada por un capital humano de alto nivel en permanente capacitación, con eficientes mercados de bienes y servicios, y con una creciente adaptabilidad tecnológica y alto niveles de innovación.
Pero para que se produzca el salto al desarrollo, se necesita principalmente de la sostenibilidad de una estrategia de desarrollo económico que promueva un sector exportador diversificado, tanto en productos como en destinos. Y este es el caso del sector de Software y Servicios Informáticos. Según un informe del Ministerio de Economía de septiembre de 2016, el sector había exportado en 2015 por U$S 1466 millones e importado por US$ 574 millones, logrando una balanza comercial superavitaria de 891,4 millones de dólares, que se ampliaron en 2017 con exportaciones por 1700 millones e importaciones por 630 millones.
Por lo tanto, el desafío es no sólo consolidar y aumentar ese balance superavitario, sino tomarlo como un caso testigo para replicarlo en otros sectores industriales y de servicios, ya que resulta evidente que nuestro país no puede ser sostenible si la casi totalidad de las divisas provienen del sector agroexportador.
UNA LEY DE PROMOCION DEL SIGLO XXI
La ley de promoción asegura a quienes adhieran, estabilidad fiscal, y dos beneficios importantes:
“Los beneficiarios podrán convertir en un bono de crédito fiscal intransferible hasta el 70% (setenta por ciento) de las contribuciones patronales que hayan efectivamente pagado sobre la nómina salarial”.
“Los sujetos adheridos al régimen de promoción establecido por la presente ley tendrán una desgravación del sesenta por ciento (60%) en el monto total del impuesto a las ganancias determinado en cada ejercicio”.
Pero a continuación, la misma ley exige a los beneficiarios lo siguiente:
“Este beneficio alcanzará a quienes acrediten gastos de investigación y desarrollo y/o procesos de certificación de calidad y/o exportaciones de software, en las magnitudes que determine la autoridad de aplicación”.
Esta exigencia, que es periódicamente auditada, generó a lo largo de los años un notable aumento de la competitividad y las exportaciones del sector. Por eso entendemos a esta ley, mantenida durante más de una década, como un excelente caso para ser no sólo sostenido en el tiempo, sino replicado en otros sectores de la industria y los servicios.
En Argentina tenemos por un lado gobiernos que dan beneficios, o “mercado interno cautivo”, sin exigir nada a los sectores protegidos. O gobiernos que plantean “si no sos competitivo cambia de rubro”, generando un tendal de empresas cerradas y miles de trabajadores en la calle.
Esta ley plantea una “tercera vía” al tema de la competitividad y la productividad, factores claves que hay que atender en un mundo donde el cambio y la innovación son los factores claves. La ley introduce dos elementos claves, las exigencias y el tiempo, que podrían sintetizarse de la siguiente manera: “Ni te pido que seas competitivo mañana, ni te doy beneficios sin que te comprometas a un programa, con tiempos razonables, de mejora de la competitividad y las exportaciones”.
EL SECTOR DE SOFTWARE Y EL EMPLEO
La actual revolución tecnológica aceleró el proceso de destrucción de puestos de trabajo tradicionales y de naturaleza repetitiva. Durante mas de dos siglos, el avance de la tecnología, de naturaleza incremental, creaba nuevos puestos de trabajo en la medida que los destruía. Como los avances de las innovaciones en los últimos 15 años son de naturaleza exponencial, todos los estudios realizados a nivel mundial muestran un desacople progresivo entre productividad y empleo. Solamente los avances en inteligencia artificial, reconocimiento de voz y redes neuronales, en pocos años provocarán, por ejemplo, la extinción de los servicios de atención al cliente o ventas online (call centers) y la destrucción de millones de puestos de trabajo en todo el mundo.
Como consecuencia de ese fenómeno, los gobiernos deben fomentar las políticas de apoyo que, como en el caso del software y los servicios informáticos, transitan en un proceso inverso, de demanda de más trabajadores.
Si analizamos este sector, vemos que desde el año 2004 viene duplicando cada 5 años el número de empleados (17.000 en 2014 y 96.400 en 2017). Como decíamos antes, esto representa un crecimiento exponencial, que todo indica que se va a mantener. Por lo tanto, podemos llegar a afirmar con bastante certeza que en 2023 empleará a 200.000 personas, y en 2028 a 400.000, de allí que propongamos extender el plazo de vigencia de la ley hasta el 2028, y realizar dos años antes una evaluación de su efectivo cumplimiento. En esto coinciden las Cámaras y Polos tecnológicos del sector, que han elaborado un Plan Estratégico 2018/2030 donde la previsión es de 500.000 trabajadores en el año 2030.
EL FEDERALISMO
A comienzos de este siglo, solo en los grandes conglomerados urbanos del país estaba consolidado algún desarrollo del sector de software y servicios informáticos.
El incremento de la actividad en el sector generó la expansión de la actividad por prácticamente todo el territorio nacional. Hoy podemos contabilizar 29 instituciones (Polos, Clusters, Cámaras y Parques Científicos-Tecnológicos) en 17 provincias de la Argentina, a saber:
Polo IT Buenos Aires, Asociación de desarrolladores de videojuegos Argentina, Polo IT La Plata, ATICMA (Mar del Plata), CEPIT (Tandil), Polo Tecnológico Bahía Blanca, UNICEN, Polo Tecnológico Junín, Cluster Córdoba Technology, Cluster Tecnológico Río Cuarto, Cluster TIC Villa María, Cluster Tecnológico de San Francisco, Polo Tecnológico Rosario, Cluster TICs Santa Fe, CEDI (Rafaela), Cámara Informática de Sunchales, Polo Tecnológico de Paraná, Polo IT Chaco, Polo IT Corrientes, CIDSAF (Formosa), Cluster SBC Misiones, Cluster Tucumán Technology, Cluster Tecnológico Catamarca, Clustear (Jujuy), Polo TIC Mendoza, CASETIC (San Juan), Cámara del Parque Informático La Punta, Cluster Infotech Neuquén, Cluster Tecnológico Bariloche.
Como síntesis, podemos concluir que los recursos que el Estado Nacional destina anualmente al sector están más que plenamente compensados con los aportes del aumento de la facturación (64.494 millones de pesos en 2017), el aumento de los puestos de trabajo y el superávit de la balanza comercial.
La propuesta de prórroga de este régimen hasta el año 2028 brindará además certeza jurídica al sector, promoviendo la inversión y la generación de puestos de trabajo calificados.
Por todo lo expuesto, solicito a mis pares me acompañen en la presente iniciativa.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
DE MENDIGUREN, JOSE IGNACIO BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
SELVA, CARLOS AMERICO BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
PITIOT, CARLA BETINA CIUDAD de BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
MUÑOZ, ROSA ROSARIO CHUBUT TRABAJO Y DIGNIDAD
ALUME SBODIO, KARIM AUGUSTO SAN LUIS UNIDAD JUSTICIALISTA
CAMAÑO, GRACIELA BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
ASENCIO, FERNANDO BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
SNOPEK, ALEJANDRO FRANCISCO JUJUY FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
TUNDIS, MIRTA BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
PASSO, MARCELA FABIANA BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
ARROYO, DANIEL FERNANDO BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
GRANDINETTI, ALEJANDRO ARIEL SANTA FE FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
SALVAREZZA, ROBERTO BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
PEREZ, RAUL JOAQUIN BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
NAZARIO, ADRIANA MONICA CORDOBA CORDOBA TRABAJO Y PRODUCCION
GROSSO, LEONARDO BUENOS AIRES PERONISMO PARA LA VICTORIA
KICILLOF, AXEL CIUDAD de BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
CARRO, PABLO CORDOBA FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
LAVAGNA, MARCO CIUDAD de BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
COMUNICACIONES E INFORMATICA
PRESUPUESTO Y HACIENDA
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTES DE LOS DIPUTADOS SALVAREZZA; PEREZ, RAUL JOAQUIN; NAZARIO; GROSSO; KICILLOF Y CARRO (A SUS ANTECEDENTES)
Diputados SOLICITUD DE SER COFIRMANTE DEL DIPUTADO LAVAGNA (A SUS ANTECEDENTES)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | (54-11) 4127-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.