PROYECTO DE LEY


Expediente 1417-D-2018
Sumario: GESTION DE ENVASES Y SUS RESIDUOS. REGIMEN.
Fecha: 23/03/2018
Proyecto
El Senado y Cámara de Diputados...


Artículo 1°. Ámbito de aplicación. Esta ley se aplica al tratamiento de todos los envases y residuos de envases puestos en el mercado cualquiera sea su origen con el objeto de garantizar la salud de la población y la protección de los recursos naturales y el ambiente humano, sin perjuicio que lo que la legislación especial (ley 27.279) establece para la Gestión de Envases Fitosanitarios.
Las jurisdicciones locales en ejercicio de su poder originario de policía, deben adoptar las medidas relativas al diseño y proceso de fabricación de los envases, su reutilización y reciclado dando participación a los sectores involucrados con la finalidad de minimizar y prevenir en origen, los eventuales daños de la producción de residuos de envases.
Artículo 2º: Sistemas de gestión de envases y sus residuos La autoridad de aplicación en sus distintas jurisdicciones, debe admitir los siguientes sistemas, lo que implica reglamentarlos adecuadamente:
a) El Sistema de depósito, devolución y retorno.
b) El Sistema Integrado de Gestión de envases y residuos de envases post consumo.
c) El Sistema de Autogestión de envases y residuos de envases.
Artículo 3°. Principios generales de implementación. A los efectos de reglamentar los sistemas admitidos, la autoridad de aplicación debe contemplar los siguientes principios.
a) Prevención en materia de generación de Residuos de envases respetando las siguientes pautas.
1. Se establece que los envases deben ser fabricados de forma tal que su volumen y peso sea el mínimo adecuado para mantener el nivel de seguridad, higiene y aceptación necesario para el producto envasado y el consumidor.
2. Los envases deben diseñarse, fabricarse y comercializarse de forma tal que se puedan reutilizar o valorizar, incluido el reciclado, y que su impacto en el medio ambiente se reduzca al mínimo cuando se eliminen los residuos de envases o los restos que queden de las actividades de gestión de residuos de envases.
3. Los envases deben estar fabricados de forma tal que la presencia de sustancias nocivas y otras sustancias y materiales peligrosos en el material de envase y en cualquiera de sus componentes haya quedado reducida al mínimo.
4. Los envases deben ser compatibles con los sistemas de reutilización o reciclado al que sean sometidos.
5. Los responsables de la puesta en el mercado de productos envasados o de envases industriales o comerciales, que tras su uso generen una cantidad de residuos de envases estarán obligados a elaborar planes empresariales de prevención para minimizar y prevenir en origen la producción y la nocividad de los residuos de envases que se generen, contemplando en el mismo el tratamiento de los restos de productos contenidos en dichos envases, los que deberán ser aprobados y controlados por la autoridad de aplicación.
b) Fomento de la reutilización mediante campañas educativas y establecimiento de aranceles diferenciados.
Los productos que se presenten en envases retornables tendrán un arancel diferencial equivalente a 1/5 del valor correspondiente al de los envases descartables.
c) Promoción de la valorización de los residuos de envases mediante políticas activas. todos los envases de productos deberán ser gestionados como materias primas, y deben implementarse políticas activas para que los mismos regresen al circuito productivo, del modo más apropiado y conveniente.
d) Gradualidad. La autoridad de aplicación debe fijar metas escalonadas teniendo en cuenta las necesidades de los agentes económicos, el impacto de los programas de concientización social y la sustentabilidad del ambiente.
e) Sustentabilidad técnica económica y social. Se deben instalar plantas especializadas para el tratamiento de los envases, donde se debe proceder a obtener materias primas para su posterior reindustrialización.
f) Queda excluida la incineración en todos sus tipos.
Artículo 4º: Sujetos obligados: Son sujetos obligados:
a) La autoridad de aplicación en sus distintos niveles en la medida que debe generar la reglamentación, promoción, control y otorgar beneficios promocionales financieros y tributarios para las primeras etapas y generar programas de educación y sensibilización a los consumidores.
b) Los agentes económicos.
c) Los consumidores de productos envasados.
Artículo 5º. Autoridad de aplicación: Son autoridades de aplicación: la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable como autoridad nacional representante del Gobierno nacional, el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) como eje del sistema, regulador y promotor de consensos, los organismos designados por cada provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que integran el COFEMA y actúan como autoridad de aplicación local en cada una de las 24 jurisdicciones. Las autoridades municipales que correspondan según la estructura municipal.
Artículo 6º. Reenvío en materia de definiciones. En materia de definiciones de alcance general se remite a la ley de Residuos Sólidos Urbanos que interviene como norma supletoria en los casos no previstos por esta ley. En consecuencia, se remite a las definiciones contenidas en la ley 26.916. Cuando los residuos sólidos son envases, se establecen las definiciones siguientes:
Agentes económicos: Se considera como tales a los fabricantes e importadores de envases, envasadores, importadores, distribuidores y comerciantes de productos envasados de todo tipo o el responsable de la primera puesta en el mercado. También a los recuperadores, valorizadores y recicladores de residuos de envases.
Envase: todo producto fabricado con materiales de cualquier naturaleza y que se utilice para contener, proteger, manipular, distribuir y presentar mercancías, desde materias primas hasta artículos acabados, en cualquier fase de la cadena de fabricación, distribución y consumo. Se consideran también envases:
A) todos los artículos desechables utilizados con este mismo fin. Dentro de este concepto se incluyen únicamente los envases de venta o primarios, los envases colectivos o secundarios y los envases de transporte o terciarios.
B) los artículos que se ajusten a la definición mencionada anteriormente sin perjuicio de otras funciones que el envase también pueda desempeñar, salvo que el artículo forme parte integrante de un producto y sea necesario para contener, sustentar o preservar dicho producto durante toda su vida útil, y todos sus elementos estén destinados a ser usados, consumidos o eliminados conjuntamente.
C) los artículos diseñados y destinados a ser llenados en el punto de venta y los artículos desechables vendidos llenos o diseñados y destinados al llenado en el punto de venta, a condición de que desempeñen la función de envase.
Los elementos del envase y elementos auxiliares integrados en él se considerarán parte del envase al que van unidos; los elementos auxiliares directamente colgados del producto o atados a él y que desempeñen la función de envase se considerarán envases, salvo que formen parte integrante del producto y todos sus elementos estén destinados a ser consumidos o eliminados conjuntamente.
Envases industriales o comerciales: Se consideran envases industriales o comerciales aquellos que sean de uso y consumo exclusivo en las industrias, comercios, servicios o explotaciones agrícolas y ganaderas y que, por tanto, no sean susceptibles de uso y consumo ordinario en los domicilios particulares.
Residuo de envase: todo envase o material de envase del cual se desprenda su poseedor o tenga la obligación de desprenderse en virtud de las disposiciones en vigor.
Gestión de residuos de envases: la recogida, la clasificación, el transporte, el almacenamiento, la valorización y la eliminación de los residuos de envases, incluida la vigilancia de estas operaciones y de los lugares de descarga después de su cierre.
Prevención: la reducción, en particular mediante el desarrollo de productos y técnicas no contaminantes, de la cantidad y del impacto para el medio ambiente de:
o Los materiales y sustancias utilizadas en los envases y presentes en los residuos de envases.
o Los envases y residuos de envases en el proceso de producción, y en la comercialización, la distribución, la utilización y la eliminación.
Reutilización: toda operación en la que el envase concebido y diseñado para realizar un número mínimo de circuitos, rotaciones o usos a lo largo de su ciclo de vida, sea rellenado o reutilizado con el mismo fin para el que fue diseñado, con o sin ayuda de productos auxiliares presentes en el mercado que permitan el rellenado del envase mismo. Estos envases se considerarán residuos cuando ya no se reutilicen.
Reciclado: la transformación de los residuos de envases, dentro de un proceso de producción, para su fin inicial o para otros fines, incluido el compostaje y la biometanización.
Valorización: todo procedimiento que permita el aprovechamiento de los recursos contenidos en los residuos de envases, los mismos deben ser inocuos para las personas y el ambiente y un balance energético positivo.
Recuperación de energía: el uso de residuos de envases combustibles para generar energía mediante incineración directa con o sin otros residuos, pero con recuperación de calor. Esta recuperación solo debe ser autorizada para aquellos residuos de envases imposibles de ser reutilizados o reciclados con tecnologías actualmente disponibles.
Eliminación: todo procedimiento dirigido, bien al almacenamiento o vertido controlado de los residuos de envases o bien a su destrucción, total o parcial, por incineración u otros métodos que no impliquen recuperación de energía, sin poner en peligro la salud humana y sin utilizar métodos que puedan causar perjuicios al medio ambiente, debe ser autorizada solo para aquellos residuos de envases imposibles de ser reutilizados o reciclados con tecnologías actualmente disponibles
Fabricantes de envases: los agentes económicos dedicados tanto a la fabricación de envases como a la importación o adquisición en otros Estados.
Envasadores: los agentes económicos dedicados tanto al envasado de productos como a la importación o adquisición en otros Estados para su puesta en el mercado.
Comerciantes o distribuidores: los agentes económicos dedicados a la distribución, mayorista o minorista, de envases o de productos envasados.
Recuperadores de residuos de envases y envases usados: los agentes económicos dedicados a la recogida, clasificación, almacenamiento, acondicionamiento y comercialización de residuos de envases para su reutilización, reciclado y otras formas de valorización.
Sistema de Gestión Integrada de Envases y sus residuos: Es el conjunto de actividades independientes y complementarias entre sí, vinculadas a los envases y sus residuos, para la administración, vigilancia de las acciones para su minimización, recolección, clasificación, transporte, tratamiento, valorización y disposición final adecuada de los residuos de envases.
CAPÍTULO II
REDUCCIÓN, RECICLADO Y PUESTA EN VALOR
Artículo 7°. Objetivos de reducción, reciclado y valorización. Antes del 31 de diciembre del año 2022 deben cumplirse, en el ámbito de todo el territorio del Estado, los siguientes objetivos de reducción, reciclado y valorización. Las provincias y C.A.B.A. si no alcanzan esos niveles, no podrán acceder a los programas y beneficios ofertados por la autoridad de aplicación Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y el COFEMA.
a. Se valorizará el 50 % como mínimo, y el 65 % como máximo, en peso, de la totalidad de los residuos de envases generados.
b. En el marco del anterior objetivo global, se reciclará el 25 % como mínimo y el 45 % como máximo, en peso, de la totalidad de los materiales de envasado que formen parte de todos los residuos de envases generados, con un mínimo de un 15 % en peso de cada material de envasado.
c. Se reducirá, al menos el 10 % en peso de la totalidad de los residuos de envase generados.
A partir del 1 de enero de 2025 las metas y objetivos deben equipararse a los estándares internacionales que establezca el COFEMA.
CAPÍTULO III
SISTEMAS INTEGRADOS DE GESTIÓN DE RESIDUOS DE ENVASES Y ENVASES USADOS
Artículo 8º. Garantía del cumplimiento de los objetivos. Estos sistemas integrados de gestión deben garantizar, en su ámbito de aplicación, la recogida periódica de envases usados y residuos de envases, en el domicilio del consumidor o en sus proximidades y el cumplimiento de los objetivos de reciclado y valorización, en los porcentajes y plazos establecidos en esta ley y en sus disposiciones complementarias.
Artículo 9º. Empresas. Las empresas se constituyen bajo formas empresariales contempladas en el sistema legal y se integran en virtud de acuerdos adoptados entre agentes económicos que operen distintas actividades del rubro. Su funcionamiento debe ser autorizado por el órgano competente de cada una de las jurisdicciones locales e informado al COFEMA.
Artículo 10º. Registro centralizado. El COFEMA debe llevar un registro de las empresas autorizadas a funcionar como sistemas integrados de gestión de residuos.
Artículo 11º. Identificación de los envases. Los envases incluidos en un sistema integrado de gestión deberán identificarse mediante símbolos acreditativos, idénticos certificados por el COFEMA. Ello sin perjuicio del pleno respeto de las competencias municipales.
Artículo 12º. Autorizaciones. Carácter temporal e intransferible. Las autorizaciones de los sistemas integrados de gestión tendrán carácter temporal e intransferible. Se concederán por un período mínimo de cinco (5) años, renovable, si se verifica el cumplimiento de los objetivos de esta ley.
Artículo 13º. Participación de las Entidades locales. La participación de las Entidades locales en los sistemas integrados de gestión de residuos de envases y envases usados se llevará a efecto mediante la firma de convenios de colaboración entre éstas y la entidad a la que se le asigne la gestión del sistema, y cumplirá las mismas reglas que para los sistemas integrados.
Artículo 14º. Autogestión. Las agentes económicas involucradas en el ciclo que no participen en uno de los sistemas integrados de gestión, convendrán con la autoridad de aplicación local un procedimiento de autogestión para posibilitar el cumplimiento, respecto de los residuos de envases generados en su ámbito territorial, de los objetivos de reciclado, valorización y reducción.
CAPÍTULO IV
FINACIAMIENTO Y CONTROL
Artículo 15º. Garantía de financiación. Las jurisdicciones autónomas deben garantizar que los fondos recibidos del sistema integrado de gestión se destinen, a cubrir los costos adicionales que, tengan que soportar las entidades locales y las empresas prestadoras de servicios.
Artículo 16º. Financiación del sistema. Los sistemas integrados de gestión se financian mediante el aporte por los envasadores de una cantidad por cada producto envasado puesto por primera vez en el mercado nacional, acordada, en función de los diferentes tipos de envases, por la entidad a la que se le asigne la gestión del sistema, con los agentes económicos participantes en el mismo.
Es facultad de la autoridad de aplicación determinar el valor del aporte que los envasadores, importadores o los responsables de la primera puesta en el mercado de los productos envasados deben contribuir para la financiación del sistema.
El COFEMA podrá consensuar aportes uniformes.
Este aporte no debe estar sujeto a tributación alguna y da derecho al responsable a la utilización en el envase del símbolo acreditativo del sistema integrado.
El aporte al sistema solo se paga una vez: al introducir el envase en el mercado nacional, ya sea en el lugar de origen o en el domicilio del importador.
Artículo 17º. Financiación de la diferencia de costes. Los sistemas integrados de gestión de residuos de envases y envases usados financiarán la diferencia de coste entre el sistema ordinario de recogida, transporte y tratamiento de los residuos y desechos sólidos urbanos en vertedero controlado, y el sistema de gestión regulado en la presente sección, incluyendo entre los costes originados por este último, el importe de la amortización y de la carga financiera de la inversión que sea necesario realizar en material móvil y en infraestructuras.
A estos efectos los sistemas integrados de gestión deberán compensar a las entidades públicas locales que participen en ellos por los costes adicionales que, en cada caso, tengan efectivamente que soportar de acuerdo con lo indicado en el párrafo anterior, en los términos establecidos en el correspondiente convenio de colaboración.
Artículo 18º. Fianza de las empresas. La autorización de los sistemas integrados de gestión de residuos de envases y envases usados quedará sujeta a la prestación de una fianza, aval bancario u otro tipo de garantía, para responder del cumplimiento de las obligaciones de contenido económico que se deriven de la actuación de los sistemas integrados de gestión.
Artículo 19º. Percepción diferenciada del aporte. Se debe identificar la contribución efectuada a dichos sistemas de manera claramente diferenciada del resto de los conceptos que integren dicha factura. La citada aportación debe identificarse producto a producto, no incluyéndose en el precio unitario. Ello a los efectos de efectuar el control del pago impuesto por poner un envase en el mercado en las facturas que emitan los envasadores por las transacciones comerciales de productos envasados puestos en el mercado a través de sistemas integrados de gestión de residuos en envases y envases usados.
No obstante, en las facturas correspondientes a productos envasados en los que el valor conjunto de la aportación al sistema integrado de gestión en relación con el precio final no supere el 1 %, los envasadores podrán limitarse a identificar por separado solamente el importe global de la contribución a dichos sistemas por los productos envasados a los que se refieran las citadas facturas.
Artículo 20º. Presunción. Cuando el importe de la contribución a los sistemas integrados de gestión no conste en la factura, se presumirá, salvo prueba en contrario, que la aportación devengada por los productos envasados que comprende no ha sido satisfecha.
Artículo 21°. Control por los sistemas integrados. Deber de confidencialidad. Los envasadores deben facilitar cualquier tipo de actuación que lleven a cabo los sistemas integrados de gestión para comprobar la cantidad y tipología de productos envasados puestos en el mercado por aquéllos a través de dichos sistemas. Los sistemas integrados de gestión deberán respetar los principios de confidencialidad e intimidad mercantil.
Artículo 22º: Sistema de subsidios. Durante los siguientes 5 años el presupuesto nacional asignado al COFEMA, deberá incluir una suma para el otorgamiento de subsidios graduados para ser entregados a los proyectos que garanticen de manera más adecuada el cumplimiento de los objetivos de esta ley y que en ese plazo seguirán funcionando sin necesidad de requerir financiamiento adicional. Ello sin perjuicio de la tramitación de créditos y subsidios internacionales para los que se encuentra autorizado el organismo.
Artículo 23º. Presunción de financiamiento. Se presume que las empresas que trabajan en los sistemas integrados de gestión en el plazo de 5 años, deben estar en condiciones de sustentarse con sus propios ingresos, salvo prueba en contrario.
CAPÍTULO V
REQUISITOS APLICABLES A LOS ENVASES
Artículo 24º. Entrega de los residuos de envases y envases usados. El poseedor final de los residuos de envases y envases usados debe entregarlos en condiciones adecuadas de separación e higiene a un agente económico para su reutilización, a un recuperador, a un reciclador o a un valorizador autorizado.
Artículo 25º. Requisitos de los envases y condiciones de seguridad. Los residuos de envases y envases usados devueltos o recogidos deberán ser almacenados, dispuestos y manipulados, de manera que quede garantizada la protección del medio ambiente, la salud e higiene públicas y la seguridad de los consumidores.
Artículo 26º. Sistema de identificación.
Los envases deberán ir marcados de acuerdo con lo que, en su caso, establezca el COFEMA.
Los envases deberán ostentar el marcado correspondiente, bien sobre el propio envase o bien en la etiqueta. Dicho marcado deberá ser claramente visible y fácilmente legible y deberá tener una persistencia y una durabilidad adecuadas, incluso una vez abierto el envase.
.
CAPÍTULO VI
INFORMACIÓN, PROGRAMACIÓN E INSTRUMENTOS ECONÓMICOS
Artículo 27º. Información. Los agentes económicos deberán proporcionar a la autoridad de aplicación de las jurisdicciones locales, respecto de las operaciones que lleven a cabo, la información necesaria para comprobar el grado de cumplimiento de los objetivos por aplicación de la ley de información sobre el medio ambiente conforme la ley 25.831.
Artículo 28º. Incentivos económicos. Sin perjuicio de lo dispuesto en el ámbito del COFEMA, Las jurisdicciones locales, pueden adoptar, en el ámbito de sus respectivas competencias, medidas de fomento para favorecer la realización de los objetivos fijados en esta Ley. Se podrán establecer instrumentos u otras medidas económicas, incluidas, en su caso, las fiscales, cuando algún material de envasado no consiga alcanzar el objetivo mínimo de reciclado establecido para cada material de envasado.
CAPITULO VII
SANCIONES POR INCUMPLIMIENTO.
Artículo 29°. Infracciones. Las jurisdicciones provinciales y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires deben establecer infracciones, multas, procedimiento y sanción. Como referencia se recomienda consideran infracciones especiales:
a. La puesta en el mercado nacional de productos envasados sin estar acogidos al sistema de depósito, devolución y retorno, ni a alguno de los sistemas integrados de gestión de residuos de envases y envases usados, o el uso indebido de los símbolos acreditativos que identifiquen la participación en los mismos, en los términos establecidos en la presente Ley y en sus normas de desarrollo.
b. El incumplimiento por los envasadores y comerciantes de alguna de las obligaciones fijadas para el caso en que no participen en alguno de los sistemas integrados de gestión de residuos de envases y envases usados.
c. La puesta en el mercado nacional de envases con una concentración de metales pesados o aditivos superiores a la que determine la autoridad de aplicación respectiva.
d. El incumplimiento de las condiciones de seguridad que fije la autoridad de aplicación.
e. La transmisión a terceros de las autorizaciones concedidas por la autoridad de aplicación a alguno de los sistemas integrados de gestión de residuos de envases y envases usados.
f. El incumplimiento por los agentes económicos de la obligación de suministro de información sobre envases nuevos puestos en el mercado.
En cuanto a las penas se remite al sistema establecido en la ley 25916.
Artículo 30º. Competencia sancionatoria. El ejercicio de la potestad sancionatoria prevista corresponde a la autoridad de aplicación de los órganos competentes de las jurisdicciones provinciales.
CAPITULO VIII
NORMAS COMPLEMENTARIAS
Artículo 31º. Autogestión. La autoridad de aplicación local debe reglamentar la materia vinculada a envases reutilizables no industriales o comerciales para los que los envasadores y comerciantes establezcan sistemas de autogestión de depósito, devolución y retorno.
Artículo 32º. Envases reutilizables a residuos. No obstante, cuando los envases pierdan la condición de reutilizables y pasen, a ser residuos de envases, los envasadores quedan obligados a entregarlos a un sistema que garantice su tratamiento.
Artículo 33º. Excepción al sistema general. La autoridad de aplicación, puede establecer que determinados envases, por sus especiales características de tamaño, composición o diseño, queden excluidos del ámbito de aplicación de esta ley siempre que quede suficientemente garantizado el cumplimiento de los objetivos de reducción reciclado y valorización.
Artículo 34º. Convenios de colaboración. Para alcanzar los objetivos, para racionalizar el coste de la gestión de los residuos de envases y de los envases usados y, en general, para la puesta en marcha de las medidas establecidas en esta Ley, las autoridades de aplicación locales podrán celebrar, o autorizar en el ámbito de sus competencias, convenios de colaboración entre regiones o entre municipios vecinos, con varias jurisdicciones y con agentes económicos interesados.
Artículo 35º. Ayudas financieras. Con los mismos fines establecidos en el artículo anterior, de los residuos de envases acogidos al sistema de depósito, devolución y retorno, podrán requerir ayudas temporarias de la autoridad de aplicación.
Artículo 36º. Interpretación y aplicación de la ley. El COFEMA será organismo dirimente en la interpretación y aplicación de esta ley.
Artículo 37º. Revisión periódica de componentes. Periódicamente se realizarán una evaluación de los aditivos nocivos y peligrosos utilizados en la fabricación de envases, con vistas a establecer, un calendario para su sustitución por otras sustancias alternativas.
Artículo 38 º. Obligatoriedad y complementariedad. Los presupuestos básicos que esta ley establece son obligatorios para todas las provincias desde su publicación en el B.O. las formas de implementación en cada jurisdicción quedan sujetas a las autonomías provinciales, las que deberán tener en cuenta que integran una Nación que se ha comprometido internacionalmente a adoptar medidas ambientales para prevenir y limitar la contaminación. Todas las jurisdicciones deben adoptar acciones tendientes a la minimización de los residuos generados por sus habitantes.
Artículo 39º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Nos inspiramos en el art. 41 de la CN, que reconoce a todas las personas el derecho a un ambiente “sano y equilibrado, apto para el desarrollo humano sustentable y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes, sin comprometer las necesidades futuras. Corresponde a la Nación fijar los presupuestos mínimos de protección y a las provincias, las necesarias para complementarlas.”
También tenemos en cuenta que la República Argentina ha suscriptos convenios internacionales que constituyen derecho nacional positivo ya que según el art. 31 de la CN y el 75 inc. 22 tienen mayor jerarquía que nuestras propias las leyes.
Todos somos testigos de las terribles consecuencias que la mala gestión de residuos produce en el planeta generando el cambio climático que la ideología liberal a ultranza se niega a ver.
En materia de residuos, existe un axioma que dice “De la cuna a la muerte”, esto significa que una empresa que genera un residuo, tiene responsabilidad sobre el mismo, hasta que este encuentra su disposición final, ya sea en un relleno sanitario, en un sistema de incineración u otra alternativa existente.
Es decir, una materia prima, se constituye en un producto y luego de alcanzar su vida útil, este producto es eliminado por alguno de los sistemas antes mencionados.
El espíritu de esta Ley es cambiar el axioma “De la cuna a la muerte” por el axioma “De la cuna a la cuna”, es decir que cuando un producto ya no cumpla sus prestaciones, se deteriore o sea necesario reemplazarlo, el mismo deba ser recuperado y sus elementos constitutivos formen parte de un elemento igual al original o distinto, significa que ahora tenemos nuevamente materias primas que serán devueltas al circuito productivo.
De hecho, si observamos en nuestros hogares, los distintitos envases de los productos que consumimos, podremos verificar que prácticamente el 90% de ellos pueden ser reciclados con las tecnologías disponibles en la actualidad para pasar a formar parte de nuevos productos. Con los plásticos se pueden hacer desde viviendas hasta juegos para niños pasando por todo tipo de productos.
Por eso, como lo han sostenido tantos proyectos caducos, en especial el del Diputado M.C. Oscar Romero, no es admisible seguir enterrando en rellenos sanitarios materiales que constituyen grandes fuentes de materias primas como son los distintos polietilenos, vidrios, material celulósico, aluminios, metales ferrosos y no ferrosos, textiles y demás, todos ellos susceptibles de ser recuperados, reutilizados o reciclados.
Nuestro planeta tiene una cantidad limitada de recursos, el principio de la sustentabilidad se basa en el uso de los recursos de manera racional, de modo tal de no poner en riesgo el abastecimiento de las generaciones futuras, en la actualidad estamos frente a un déficit cercano al 30%, si no comenzamos rápidamente con alternativas de recuperación y reciclado, habremos agotado los recursos y roto para siempre el equilibrio y la sustentabilidad.
Por eso el manejo de los Residuos Sólidos Urbanos, no puede dejado al azar y no podemos seguir con la simple pero nefasta solución de mandarlos a vertederos o basurales a cielo abierto.
Tenemos que establecer una política nacional sobre la materia, basada en una estrategia consensuada por las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con presupuestos mínimos obligatorios para todos.
Tanto la Nación como sus provincias y la CABA, se encuentra obligada a la defensa del ambiente sano, en defensa del derecho a la salud de su pueblo y de la comunidad internacional pues la contaminación no respeta fronteras y no pueden compararse los desechos simples del siglo XVIII, con los sofisticados y abundantes desperdicios del siglo XXI. (Tratado de Kioto, Convenio de Estocolmo (ley 26.011), Convenio sobre control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación (ley 23.922).
La ley 25.916 (BO 7/9/049) de Protección Ambiental para la Gestión Integral de Residuos Domiciliarios, introduce principios generales para todo el sistema de residuos urbanos sin establecer diferencias y por eso la consideramos norma supletoria. Esta ley se limita a definiciones y a sanciones que en el marco de la misma ley solo parecen ser aplicables a las autoridades jurisdicciones que no cumplan los objetivos, no a los agentes económicos ni a los consumidores.
Otras leyes que guían nuestro camino son la ley 25.831 (B0 7/1/04) sobre el Régimen de Libre Acceso a la Información Pública Ambiental, la 25.688 (BO 3/1/03) sobre el Régimen Ambiental de Aguas que además incorporó el Acuerdo Marco sobre Medio Ambiente del MERCOSUR, la ley 25.675 (BO 28/11/02) Ley General de Ambiente que establece los principios de política ambiental: Congruencia, prevención, precautoriedad, equidad intergeneracional, progresividad, responsabilidad, subsidiaridad del Estado Nacional y sustentabilidad, cooperación. También se destacan la ley 25.612 (BO 29/7/02) de Protección Ambiental para la Gestión Integral de Residuos Industriales y Actividades de Servicios, la ley 24.051 (BO 17/1/92) que ha sido parcialmente derogada por la ley 25.612. También la ley de protección de bosques nativos 26.331.
Ya antes de la reforma constitucional de 1994 se aprobaron leyes como la 22.428 de Fomento de Conservación de Suelos la 20.284 de Preservación de Recursos del Aires y la Resolución SDyPA Nº 528/01 sobre extracción de muestras de gases y el Código de Minería también contenía medidas al respecto.
En el Mercosur por resolución Nº 20/95, se creó el subgrupo de trabajo Nº 6 Medio Ambiente. También se estableció el compromiso de impulsar la implementación de la Agenda XX y el Plan de Johannesburgo.
La Constitución Nacional también admite soluciones basadas en la regionalización, pues su artículo 125 dice que las provincias pueden celebrar tratados parciales con fines de administración de justicia, de intereses económicos y trabajos de utilidad común, con conocimiento del Congreso Nacional. Este artículo abre las puertas de la regionalización en materia de Residuos Sólidos Urbanos dentro de los cuales el tratamiento de los envases y residuos de envases representa solo una parte con características tan específicas que ameritan una ley especial.
Pero concentrándonos en nuestro proyecto, decimos que esta vez se intenta resolver el problema generado por una clase de residuos: los residuos de envases, abarcando el tema desde su fabricación hasta su completa eliminación del circuito, basados en las experiencias exitosas de otras naciones. También hemos tenido en cuenta la ley 1894 de la Ciudad y el proyecto presentado para el tratamiento de envases.
Los residuos de envases representan un volumen considerable de la totalidad de residuos generados y requieren programas de acción en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible. En este sentido el COFEMA (Consejo Federal Medio Ambiente) ente regulador e instrumento de consenso entre todas las jurisdicciones tiene el gran desafío de hacer de estas normas leyes operativas y ejecutivas.
En los mares, en los suelos, en nuestros alimentos tenemos que enfrentarnos con sustancias tóxicas cuyos fabricantes solo piensan en sus beneficios y no en las implicancias que estos desechos traen al medio ambiente.
En un artículo escrito por Luis E. Sabini Fernández “Plásticos: ¿rentabilidad o salud”? nos dice “No hace falta ser un especialista para registrar hoy en día que todos los campos, ese lugar sagrado, asiento de la mayor parte de nuestra alimentación, porque del suelo se nutren casi todos nuestros vegetales y buena parte de nuestra alimentación animal, está absolutamente invadido de materiales plásticos”. “Todos los trozos o restos de polietileno, polivinilcloruro (PVC), polietileno, PET, propileno, etcétera, con el paso del tiempo van desprendiendo sus ablandadores, los temibles ftalatos, cancerígenos, o moléculas naturalmente tóxicas”…“Se han hecho en países como Alemania… investigaciones sobre eso que técnicamente se denomina “migraciones. En el caso de envases, se trata del desprendimiento de sustancias que pasan imprevistamente al alimento”
Se hace necesario elaborar políticas estratégicas, e implementarlas estableciendo lineamientos para prevenir y reducir el impacto sobre el ambiente de los residuos de envases, a través de una gestión integral de los mismos en todos el territorio nacional, respetando autonomías provinciales y municipales, fomentando tratados asociativos.
En este sentido quedan dentro del ámbito de aplicación de este proyecto todos los envases y sus residuos que se gestionen como desechos sólidos urbanos de origen domiciliario, comercial e industrial, puestos en el mercado y generado o introducido en las distintas jurisdicciones que integran nuestra nación.
Solo quedan excluidos aquellos envases que contengan o constituyan sustancias peligrosas conforme lo establezca la reglamentación, salvo que se autoricen sistemas integrados al efecto y las empresas se acojan a él. También pueden quedar excluidos aquellos donde por la envergadura de la producción los envasadores y comerciantes establezcan sistemas propios de valorización y retorno.
El sistema de gestión integrada de envases y residuos de envases se integra con distintos sistemas:
1) El Sistema de Depósito, Devolución y Retorno.
2) El Sistema Integral de Gestión de Envases.
3) El Sistema de Autogestión de envases y residuos de envases postconsumo.
En este sentido, la primera en advertir el impacto y buscar soluciones ha sido la Unión Europea. El 20 de diciembre de 1994 se ha adoptado la Directiva 94/62/CE, por Parlamento Europeo relativa a los envases y residuos de envases, dicha normativa se ha actualizada en el 2004. En el Mercosur, los países integrantes han credo el Grupo de Trabajo Nº 6 para analiza estas normativas y buscar normativas que armonicen la situación de los países miembros.
Todas las naciones buscan de prever ir o reducir su impacto sobre el medio ambiente y evitar obstáculos ambientales y comerciales entre los distintos países vecinos. La Directiva europea, incluye dentro de su ámbito de aplicación a todos los envases puestos en el mercado comunitaria y jerarquiza las diferentes opciones de gestión de residuos, considerando como prioritarias, hasta que los avances técnicos y científicos sobre procesos de aprovechamiento de residuos no aconsejen otra cosa, las medidas que tiendan a evitar su generación, seguidas de aquellas que tengan por finalidad fomentar su reutilización, reciclado o valorización para evitar o reducir la eliminación de estos residuos.
Nuestra ley incorpora las normas sustantivas que implican presupuestos mínimos de acuerdo al art. 41 de la CN, abriendo las puertas para un posterior desarrollo reglamentario aquellas otras que por su carácter vinculada a las necesidades locales quedan reservadas a las provincias.
La Ley está estructurada en ocho capítulos, dedicado a las disposiciones de general aplicación, a fijar determinados principios de actuación del COFEMA y de las autoridades de aplicación locales para fomentar la prevención y la reutilización de los envases y establecer los objetivos de reciclado y valorización previstos en esta norma, al tiempo que se establecer unos objetivos intermedios de reciclado que deben cumplirse en el plazo de treinta y seis meses.
Los agentes citados podrán eximirse de las obligaciones derivadas del procedimiento general cuando participen en un sistema integrado de gestión de residuos de envases y envases usados, que garantice su recogida periódica y el cumplimiento de los objetivos de reciclado y valorización fijados. La autorización de estos sistemas, que se formalizarán mediante acuerdos voluntarios entre dichos agentes, se otorgará por los órganos competentes.
Esta norma, sigue los presupuestos de la legislación española 11/1998, su decreto reglamentario 782/1998, a través de los cuales se incorpora al ordenamiento jurídico español la Directiva 94/62/CE, tiene la consideración de legislación básica sobre planificación general de la actividad económica y sobre protección del medio ambiente, para toda la Unión Europea.
Se busca aplicar el principio de que el que introduce un producto contaminante en el mercado debe responsabilizarse por él. Lo más importante para evitar la contaminación ambiental es la prevención y por eso se impone a los productores de envases y de materias primas para su fabricación de hacerse cargo de los residuos de envases y envases usados y, finalmente, y para hacerlo efectivo se establece un régimen sancionador específico.
Si analizamos el presupuesto de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS), vemos que en el Programa 42, Coordinación de Políticas Ambientales, Unidad Ejecutoria; Subsecretaría de Coordinación de Políticas Ambientales, se describe el programa que incluye: la gestión de residuos sólidos urbanos y “la atención de áreas tradicionales como el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA). Vemos en metas y producción bruta que se han saneado dos basurales a cielo abierto y se han evaluado 10 proyectos de valorización de Residuos Sólidos Urbanos.
La República Argentina tiene más de 2164 municipios, estas metas incluidas en el COMEMA están limitadas por el presupuesto asignado. Lo que este proyecto propone es la inclusión de los agentes económicos y consumidores, y un sistema de ayudas económicas para poner en marcha los sistemas integrados. La meta es que a los 5 años los agentes económicos involucrados lleguen a sustentarse con el valor de los productos reciclados. Un sistema que llegue a todo el país, con motorización privada y función subsidiaria del Estado.
Por las razones expuestas, solicitamos la aprobación del presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
MIRANDA, PEDRO RUBEN MENDOZA JUSTICIALISTA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
RECURSOS NATURALES Y CONSERVACION DEL AMBIENTE HUMANO
INDUSTRIA
PRESUPUESTO Y HACIENDA
Trámite en comisión (Cámara de Diputados)
Fecha Movimiento Resultado
02/10/2018 INICIACIÓN DE ESTUDIO

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.