Periodo:130 Reunion:18 Fecha:31/10/2012 HABILITACIÓN DE SUFRAGIO A PARTIR DE LOS DIECISÉIS AÑOS DE EDAD (CONTINUACIÓN)

SRA. ABDALA DE MATARAZZO,NORMA AMANDA (SANTIAGO DEL ESTERO): Señor presidente: esta iniciativa de modificación al Código Electoral Nacional abre una puerta de participación al segmento de jóvenes de 16 y 17 años, que tiene absoluta conciencia del acontecer diario, con acceso permanente a los medios de comunicación, a las redes sociales y a la tecnología en general. En muchos casos se trata de jóvenes cargados de responsabilidades familiares y laborales por su inserción temprana en el ámbito social. Todos sabemos que una norma de estas características tiene la virtud de generar un espacio de verdadera participación ciudadana, pilar de la consolidación de los valores democráticos. Es cierto que aunque no tengan entidad, las consideraciones que devienen en comentarios maliciosos que subestiman la capacidad de los jóvenes, son utilizadas para dilatar o postergar el tratamiento de una cuestión trascendental como la que nos ocupa. Estas son las cuestiones que nos ponen de cara a la sociedad, como genuinos representantes del pueblo, para que el anhelo y proclamación de mayor participación ciudadana vaya más allá de la tribuna o de la pauta. Por eso debemos descartar la discusión sobre qué porcentaje de los jóvenes de 16 y 17 años ejercerá la opción de votar, porque de ninguna manera se puede postergar una sustancial conquista social a causa de una mera y fría estadística. Debemos generar los espacios en los que los jóvenes se puedan expresar y abrir los caminos de comunicación para la atención de sus inquietudes, que en definitiva será la antesala para posibilitar su participación a través del voto. Sin duda alguna, esta norma que habilita en forma optativa a los jóvenes que sientan la vocación o la necesidad de expresarse, nos pone en el portal de la historia más allá de nuestra función y rol legislativo, dándonos la oportunidad de valorar la instancia, más allá de las especulaciones reales y mezquinas con respecto a la posibilidad que tenemos de avanzar hacia una nueva conquista social, como lo fue el voto universal con la ley Sáenz Peña, que celebra su centenario, el voto femenino, el cupo de género, el Código Electoral Nacional, etcétera. Algunas provincias argentinas son las pioneras en asumir el cambio en un punto de la historia y de la política. No podemos porque sí o por temor, o por los mantos de duda inventada o las especulaciones odiosas que no se ajustan a la realidad, estar en contra de esta norma ampliatoria de los derechos y facultades de los jóvenes de 16 y 17 años. No podemos consentir el absurdo de asociar la aplicación de la norma a una contienda electoral, ya que está demostrado que existe un vasto sector de jóvenes con ansias de participación ciudadana y vocación para sufragar, salvo el caso de algunos privilegiados provenientes del ámbito privado que recalaron en cargos políticos. Estoy segura de que la mayoría provenimos de la militancia en los partidos políticos, donde no excluimos a los menores de 18 años a la hora de participar, de opinar, de manifestarse políticamente. En definitiva, esto sería de un menor análisis en comparación con la situación de los innumerables jóvenes que, por razones de carga familiar, de estudio o de ansias de superación, antes de los 18 años deben afrontar el mundo de las responsabilidades. Por eso, es justo y necesario que puedan expresarse democráticamente para gravitar, con su voto, sobre el destino institucional de nuestra patria. De hecho, la experiencia en las emancipaciones de los jóvenes, a lo largo y a lo ancho de la República, habla a las claras de la necesidad de ampliar la posibilidad de participación y decisión respecto de un segmento de la sociedad que a diario se manifiesta individualmente o en grupos. Mal que pese a algunos, los jóvenes son el “hoy” porque su participación garantiza el futuro. Por todo lo expuesto, desde el bloque del Frente Cívico por Santiago, apoyo el voto optativo a los 16 años para quienes deseen participar, para aquellos que de hecho militan activamente en partidos políticos, para los que sienten la necesidad de definir quién habrá de representarlos. Actúo así con la convicción de que esta conquista social significa un salto cualitativo para nuestra democracia, y sobre todo, una cuota de confianza para nuestros jóvenes; los mismos que con orgullo abrazan la bandera argentina motivados por un modelo de país que los incluye y escucha haciéndolos protagonistas de la nueva historia. Asimismo, votaré afirmativamente en memoria de esos miles de jóvenes que también quisieron protagonizar la historia, pero fueron silenciados. (Aplausos.)
...
Ver debate completo...

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.