Periodo:132 Reunion:15 Fecha:10/09/2014 REESTRUCTURACIÓN DE LA DEUDA SOBERANA

SRA. BIANCHI,IVANA MARIA (SAN LUIS): Señor presidente: una de las grandes estafas de la historia argentina tiene que ver con la deuda externa. Lamentablemente, se ha perpetuado en el tiempo. El pueblo argentino debe saber del endeudamiento que ha sufrido nuestro país en todos estos años. No fue un endeudamiento por accidente o casualidad, sino que formó parte de un plan macabro predeterminado por las fuerzas armadas justamente para destruir la producción nacional, facilitar la extranjerización de la economía y así someter a esta nación a un genocidio económico. Prueba de ello es la denuncia que efectuó en su momento el doctor Arturo Frondizi, quien el 30 de septiembre de 1982 afirmó que el propio Martínez de Hoz fue quien le confesó que el plan consistía en destruir el aparato productivo argentino. Martínez de Hoz fue juzgado, pero lamentablemente nunca fue condenado. En este Congreso estamos acostumbrados a las movidas políticas del oficialismo, que pretende sacar ventajas o réditos políticos de cada una de las situaciones que lastimosamente atraviesa nuestro país. Esta vez no es la excepción. Vemos claramente las ciudades empapeladas con lemas como “Cristina o buitres”, “buitres o patria” y otras leyendas del mismo tenor.
...
SRA. BIANCHI,IVANA MARIA (SAN LUIS): Tanto es así que no han dudado en caratularnos de buitres a los que pensamos diferente. Siempre he sido fiel a mis principios y esta vez no será la excepción, ya que no voy a acompañar un nuevo robo al pueblo argentino.
...
SRA. BIANCHI,IVANA MARIA (SAN LUIS): Nadie puede negar que el pueblo argentino ha sido desangrado por el manejo de la deuda externa; ha pagado 400 mil millones de dólares desde la dictadura hasta hoy. Hubo un hombre que en 1982, en plena guerra de Malvinas –el señor Alejandro Olmos, efectuó una denuncia contra Martínez de Hoz y otros funcionarios. El juicio demoró 18 años, con 30 expedientes, 500 anexos, 40 testigos y 50 peritos especializados. Alejandro Olmos murió sin saber que esta ley fue declarada inconstitucional por el juez Ballesteros. Se trató de una sentencia que demostró que 470 operaciones económicas y financieras eran ilegítimas. Hoy están a punto de prescribir. Como diputados nacionales, y representantes del pueblo del interior y de la Ciudad de Buenos Aires, no lo podemos permitir. El expediente lleva el número 7.723, de 1998. Seguramente estará encajonado en algún depósito del Anexo de la Cámara de Diputados. Nosotros hacemos declaraciones, manifestamos nuestras preocupaciones y pronunciamos buenos discursos, pero debemos ocuparnos de ese expediente y tratarlo. Es nuestro deber. A partir de 1983 se inicia un período democrático en la Argentina, donde se cometen algunos errores inigualables, como la suscripción de préstamos a tasas usurarias, la aplicación indiscriminada de anatocismos, el blindaje y el megacanje. Posteriormente el Poder Ejecutivo, el supuesto salvador, decidió realizar la apertura de los canjes 2005 y 2010 sin siquiera averiguar ni impugnar el origen de la deuda. Precisamente a esto nos ha traído hoy. Pero la historia es sabia y una vez más ha quedado demostrado que aquellas palabras pronunciadas por el senador Rodríguez Saá en la Asamblea Legislativa del año 2001 no fueron en vano. Sólo voy a dar lectura de una parte de su exposición. Dijo el senador Rodríguez Saá en aquella oportunidad: “Vamos a tomar el toro por las astas, vamos a hablar de la deuda externa. En primer lugar, anuncio que el Estado argentino suspenderá el pago de la deuda externa. Esto no significa el repudio de la deuda externa. Nuestro gobierno abre las puertas a este Congreso para tomar conocimiento de todos los expedientes y los actos administrativos que están vinculados con la deuda externa. La transparencia se hace, no se proclama. Señores, los libros están para ustedes.” Cuánta razón tenía el senador Rodríguez Saá en sus palabras. Hoy la historia hubiera sido otra. Pero me pregunto lo siguiente: ¿por qué vienen a imponernos ahora el rol del Congreso cuando durante todo el tiempo hemos sido ninguneados? Ahora sí les interesa nuestra opinión, aunque sabían que los artículos 99 y 116 de la Constitución Nacional no los avala y sí lo hace solamente el artículo 75, que establece que esta Honorable Cámara debe tratar el tema de la deuda externa. Entonces afirmo que toda negociación sobre la deuda externa carece de valor al no ser considerada por este Parlamento. Nos basamos en que es una deuda ilegítima que queda abierta a la formulación de reclamos judiciales ante las cortes internacionales. Voy a referirme a los fondos buitre. La verdad es que cuando busqué la definición de la palabra “buitre” me encontré con el concepto de que se trata de un ave rapaz que se alimenta de carne muerta y que vive y actúa en bandada. En consecuencia, quiero decir al pueblo argentino que los fondos buitre son financistas y especulan con una deuda pública que está en bancarrota. La mayoría de ellos viven en paraísos fiscales. El 85 por ciento de ellos no querella y no reside en los Estados Unidos, pero sí litiga porque hace lobby en esas instituciones. Obviamente no es extraño que se hayan querido apropiar de la fragata “Libertad”, de la residencia del embajador argentino en los Estados Unidos, de nuestra embajada ante la OEA, de la residencia de militares argentinos, del avión presidencial, del Museo del General San Martín en Boulogne Sur Mer, en Francia, del consulado argentino en Frankfurt y de la embajada argentina en Bruselas. Pero quiero decir que hay otros buitres de los que no podemos dejar de hablar y que son los buitres internos. Me refiero a aquellos buitres de los que la gente común no puede escapar y son impuestos al pueblo, es decir, los de la inseguridad, la pobreza, la corrupción, la falta de vivienda y la inflación, que licua salarios y jubilaciones. A esto debemos agregar los buitres de la arrogancia de algunos funcionarios que tenemos que soportar todos los ciudadanos de San Luis cuando reclamamos una deuda que la Nación le debe a nuestra provincia desde hace diez años. Esa deuda es de 18 mil millones de pesos y representa un presupuesto entero. Miran para otro lado y no les preocupa el dolor de nuestras mujeres, niños y ancianos; no les interesa devolverles lo que les corresponde. Por eso tienen que entender que esto no es solamente algo del gobierno sino de todos los puntanos. Consecuentemente, solicitamos a cada uno de los funcionarios que no sean buitres, nos ayuden y nos den lo que es nuestro. Les pagamos a los buitres externos pero no a San Luis. ¡Qué barbaridad e hipocresía! Dicen que los fondos buitre quieren ver postrada a la Argentina y quedarse con el agua, Vaca Muerta, la tierra y los minerales, entre otras cosas. Me pregunto qué son, entonces, aquellos que no les dan a las provincias los recursos que les pertenecen. Por eso no voy a caer en la trampa de hablar de “patria o buitres” porque las deudas se pagan, pero las estafas al pueblo, no. Quiero finalizar mi exposición citando al papa Francisco, quien dijo: “Es imposible seguir tolerando que los mercados financieros gobiernen la suerte de los pueblos. Quien termina pagando siempre la deuda externa es la gente. La deuda cae siempre sobre los hombros de toda la población, sobre todo, de los que menos tienen.” (Aplausos.)
...
Ver debate completo...

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.