Período:132 Reunion:22 Fecha:12/11/2014 DÍA NACIONAL DE LOS VALORES VILLEROS


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Corresponde considerar los dictámenes de la Comisión de Legislación General recaído en el proyecto de ley por el que se instituye el 7 de octubre de cada año como “Día Nacional de los Valores Villeros”, en homenaje al padre Carlos Mugica, en conmemoración del aniversario de su nacimiento, contenidos en el Orden del Día N° 342 (expediente 3719-d-2014).

aquí orden del día N° 342

SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) En consideración en general.
En este tema harán uso de la palabra el señor diputado Larroque, por diez minutos; la señora diputada Ivana Bianchi, por cinco minutos; el señor diputado Tonelli, por diez minutos; los señores diputados Asseff y Tundis, por diez minutos; la señora diputada Rasino, por cuatro minutos; el señor diputado Sánchez, por seis minutos, y la señora diputada Pucheta, también por seis minutos. Con esta nómina cerramos la lista de oradores para este tema.
Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


SR. LARROQUE, ANDRES (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señor presidente: quiero hacer una reflexión acerca de este humilde proyecto que tiene solamente cuatro artículos pero que ha despertado cierta polémica. Hubo una acalorada discusión en comisión. Dos dictámenes en disidencia y una observación. Además, hubo ciento catorce artículos periodísticos de los cuales seleccioné los de algunos medios para no dar tanta importancia al tema.
Evidentemente, se cumplió cierto objetivo que tiene que ver con la batalla cultural que siempre nos planteamos.
Quiero aclarar que este proyecto fue una iniciativa de los vecinos de las villas. Entiendo yo que están orgullosamente organizados. Además de ser vecinos son militantes. Nos acercaron la propuesta con un doble sentido: la idea de que exista un día de reconocimiento al padre Mugica por su compromiso con el otro, por su militancia y como un símbolo de lo que significa la organización.
Por supuesto que en términos culturales reivindicamos en ese día tan emblemático la identidad villera, tantas veces estigmatizada y denostada.
Evidentemente, tenían razón los compañeros. Muchos estuvieron toda la noche esperando en las galerías.

- Aplausos en las galerías.

SR. LARROQUE, ANDRES (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Me encuentro con una nota en el diario Clarín, que dice: “El 25 de julio La Cámpora impulsa una polémica ley para crear el Día de los Valores Villeros.” No sé qué tiene de polémica.
El portal “Noticias Urbanas” dice: “La demagogia de La Cámpora y los valores villeros”.
“El Cronista Comercial” dice: “La Cámpora impulsa la ley para crear el Día Nacional de los valores villeros, que genera polémica”. Todos dicen lo mismo.
El diario “La Nación”, en un editorial del periodista Pablo Sirvén –bah, periodista- dice: “Muchas villas, muchos villanos”.
El diario “Perfil” dice: “El relato K llega hasta el padre Mugica y proponen el día de los valores villeros”. Estos ya se meten con el padre Mugica.
Infobae dice: “La Cámpora quiere que se instale el día de los villeros”. No es que La Cámpora quiera sino que creemos que es un proyecto de ley que debe ser tratado en el Parlamento. En todo caso, se trata de una iniciativa de los vecinos.
Pero este proyecto también generó un interesante debate en comisión. Los colegas diputados plantearon que quizás era equivocada la definición de valores villeros porque sostenían que eran absolutos. Los valores que plantea el proyecto de ley son la solidaridad, el compromiso, el optimismo y la abnegación. Dichos valores seguramente no son exclusivos de aquellos que viven en las villas o en otros lugares con circunstancias difíciles.
Más allá de que nosotros elaboramos el dictamen de esa manera, reflexionamos en el bloque, y fundamentalmente con los compañeros que nos propusieron esta iniciativa, es decir, los del movimiento villero.
Así llegamos a la conclusión de que era más cabal definir al 7 de octubre –día del nacimiento de Carlos Mugica- como el Día de la Identidad Villera, a los efectos de no entrar en esta polémica relativa a los valores villeros. De esta manera, evitábamos entrar en conflicto con otros sectores de la sociedad que también pueden plantear que esos valores les corresponden. Por lo tanto, asumimos que el planteo de los colegas diputados era correcto.
Sí nos llamaron la atención algunas expresiones incluidas en los dictámenes de minoría, y las quiero aclarar. El dictamen de minoría del diputado Tonelli plantea la creación del Día Nacional del Compromiso con los Habitantes de las Villas Miseria, pero esta definición nos parece un poco floja.
El mismo diputado plantea lo siguiente en su dictamen: “Creemos que el mejor homenaje que podríamos hacer al padre Mugica y a su recuerdo es asumir el compromiso que él expresó”. En sus fundamentos se dice: “Unidos todos, debemos luchar para que no haya un solo argentino que carezca de vivienda…” -estas son palabras del padre Mugica- “…decente, alimento abundante para él y sus hijos”, porque “no hay nada más estupendo que esta lucha. Todos debemos tener presente el compromiso y la obligación que tenemos con quienes habitan una villa miseria para ayudarlos a salir de ella y vivir dignamente”.
Entendemos que existe dignidad en aquellos que viven en una villa y no comprendemos por qué el que está fuera de ella se arroga el derecho de sacar a alguien de un lugar.
Creemos en lo que hoy ha planteado el Poder Ejecutivo nacional: la creación de una Secretaría Nacional de Acceso al Hábitat para urbanizar barrios, villas y asentamientos.
Saludamos que frente a conceptos confusos del PRO hoy se plantee la idea de urbanizar, aunque no lo exprese su gobierno. En este sentido, la diputada Laura Alonso plantea una observación, y dice: “Los asentamientos precarios conocidos como villas son la síntesis de la desorganización, el desgobierno, la corrupción, la marginación, la violencia y la desigualdad.” También me parece que es una definición poco feliz.
Y después sostiene: “La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia afirma que las villas pueden ser entendidas como territorios donde se concentra una gran cantidad de personas con sus derechos más básicos...”
Respetemos a la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, pero nosotros no necesitamos ninguna asociación civil que nos describa qué es un barrio o una villa porque militamos toda la vida ahí.

- Aplausos en las galerías.

SR. LARROQUE, ANDRES (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Repite la idea de querer urbanizar las villas.
Quiero señalar algunos datos para que vean lo que es la gestión del PRO. En 2006 la asignación para viviendas era del 5,3 por ciento del presupuesto, y en 2013, del 2,5 por ciento. La asignación para la política hacia las villas era del 2,5 por ciento, y hoy es del 0,8 por ciento. De cada cien habitantes, el 5,6 en la ciudad de Buenos Aires vive en villas.
La gestión de Mauricio Macri usó solamente el 46 por ciento del presupuesto destinado a la urbanización de barrios carenciados entre 2008 y 2013. El programa de reintegración, integración y transformación de villas tuvo una ejecución del 45 por ciento. Es decir que existe una gran contradicción entre los deseos que plantean en los dictámenes y lo que hacen en la realidad.
Les doy otro dato. En Villa Soldati, entre 2007 y 2013 el gobierno del PRO construyó 64 viviendas, mientras que en Palermo en un solo mes diciembre de 2013- se construyeron 244 viviendas. Creo que esto habla a las claras de lo que para el PRO significan las villas, la urbanización y la política de vivienda.

- Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta 1ª de la Honorable Cámara, profesora Norma Amanda Abdala de Matarazzo.

SR. LARROQUE, ANDRES (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Por otro lado, un diputado de otro bloque candidato a presidente, el diputado Binner a quien no veo en este recinto, como tampoco veo a otro candidato a presidente; se ve que quieren gobernar el país pero no tienen paciencia para estar en una sesión-, expresó la desafortunada frase de que la pobreza genera disvalores. Me parece que es una frase absolutamente desafortunada.
Hoy alguien de esta fuerza, UNEN, dijo que Sanz y Carrió se tendrían que ir de UNEN para conformar una fuerza de derecha. Me parece que después de esas expresiones, Binner también se tendría que ir a conformar una fuerza de derecha.

- Aplausos en las galerías.

SR. LARROQUE, ANDRES (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Nuestra propuesta es cambiar la denominación por “Día de la Identidad Villera” en reconocimiento al padre Carlos Mugica y a la dignidad que tienen todos los compañeros y compañeras que pelean todos los días en estos barrios.
También quiero decir que, en términos materiales, este proyecto político es el que más hizo por la inclusión social de los compañeros y compañeras que viven en esos barrios. Este proyecto tenía como objetivo romper con la marginación cultural que se genera respecto de quienes viven en estos barrios. Hay integración social y material para quienes viven en estos lugares a partir de las políticas generadas desde 2003 a la fecha. Lo que quizás a veces nos falta es tener un poquito más de corazón y generar una integración verdaderamente cultural y espiritual. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. PETRI, LUIS ALFONSO (MENDOZA): Señora presidenta: uno reconoce en el espíritu del diputado autor del proyecto y preopinante la necesidad de reivindicar a un cura que hizo mucho por las personas que viven en las villas en la República Argentina. Ese cura transitó las villas y evangelizó, pero no solamente evangelizó sino que también permitió que muchos se educaran y se alimentaran; permitió que se transformaran culturalmente muchos de los habitantes que vivían en esas villas.
Pero más allá de compartir el sentido, nos parece importante la reivindicación de los valores villeros. Aquí es donde se menciona, por ejemplo, el valor de la solidaridad, del optimismo, de la esperanza, de la generosidad, de la humildad y de lo colectivo, que sin duda es un valor compartido por la inmensa mayoría de los argentinos y además es un valor que está en las villas de la República Argentina.
Conozco mucho de las villas y es cierto que hay un compromiso por lo colectivo, la solidaridad y el compañerismo, pero también es verdad que las personas que las habitan conviven con la violencia y la inseguridad, y no solamente me refiero a la inseguridad ciudadana, a los robos, hurtos y homicidios, sino a la inseguridad social porque estamos hablando de personas que tienen un trabajo precarizado o que directamente no lo tienen.
Nos referimos a las personas que viven en las villas y decimos que no tienen garantizados los servicios básicos como el agua potable, las cloacas o el servicio eléctrico. Estamos hablando de personas que tienen negados muchos de sus derechos más fundamentales y elementales. En la mayoría de los casos, la vida en las villas no es una elección, sino que es producto de la falta de acción y de la ausencia del Estado.
Aquí es donde me quiero detener porque si existen villas en la República Argentina es porque hubo un Estado desertor que no planificó ni generó condiciones de vida y de vivienda dignas.
En la mayoría de las villas del país se vive en condiciones de hacinamiento y con diferentes problemas en el hábitat natural de las personas.
Entonces, la verdad es que mucho se discute y se habla del cumplimiento de los tratados internacionales pero yo me pregunto dónde se cumple la Convención Americana de Derechos Humanos cuando exige a los Estados otorgar un nivel adecuado de vida para el hombre y su familia, incluyendo el vestido, la vivienda y una mejora continua de las condiciones de existencia.
Si en las villas existe esta mejora continua de la existencia y se piensa, tal como lo hacía el padre Mugica, que tenemos que transformar las villas en barrios de trabajadores y pasar a un estadio superior, no podemos mantener la situación estratificada en la República Argentina.
Nuestra Constitución habla del derecho a una vivienda digna y esto es lo que tenemos que garantizar.
El mejor homenaje que nosotros podemos hacer a los residentes de las villas es luchar contra los diez millones de pobres.
El mejor homenaje que le podemos hacer al padre Mugica es luchar para que los dos millones y medio de personas que actualmente residen en las villas del país, en los más de 1800 asentamientos, tengan condiciones de vida dignas, ya sea porque se urbanicen o porque se les dé una vivienda digna fuera de ellas.
El mejor homenaje que este Congreso puede hacer es tratar la ley de asignación universal por hijo a fin de determinar la universalidad de esta asignación y no, como sucede actualmente, que los derechos de la niñez y de la infancia se traten en un decreto reglamentario, al arbitrio del Poder Ejecutivo.
Por eso, desde el bloque de la Unión Cívica Radical, hemos decidido dar libertad de acción para votar este proyecto conforme a la conciencia de los integrantes de esta Cámara.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por San Luis.


SRA. BIANCHI, IVANA MARIA (SAN LUIS): Señora presidenta: cuando el diputado Larroque presentó este tema en la comisión estuvimos absolutamente de acuerdo en cuanto al objetivo que él planteaba y decidimos explicar por qué nos oponíamos.
Creemos que los valores son universales y sentimos que diciendo que los habitantes de la villa tienen algún tipo de valor diferente al resto de la sociedad, estábamos discriminando. Según puedo observar, el señor diputado Larroque ha vuelto atrás y pensado en que se puede hablar de “identidad villera”.
Lo que quería el padre Mugica era que las villas dejaran de ser villas y que los ciudadanos tuvieran una vivienda digna. Puedo decirlo con fundamento porque si bien en mi provincia no existen las villas yo, personalmente, he ido a trabajar a la Villa 31 por pedido de Alberto Rodríguez Saá. Si los señores diputados quieren, le pueden preguntar a quien llaman “Jala Jala”, que abrió las puertas a la gente de San Luis y nos permitió festejar con ellos el Día del Niño.
A nuestro juicio, lo más conveniente es que estos asentamientos se conviertan en barrios dignos y que sus pobladores dejen de ser discriminados y se transformen en dueños y vecinos.
Un diputado que me precedió en el uso de la palabra dijo que en las villas no hay cloacas ni agua corriente; pero hay muchos lugares en la Argentina que no son villas donde tampoco existen las cloacas y hay violencia e inseguridad. Entonces, no discriminemos a las villas por estas situaciones.
En cuanto al término “identidad”, no estoy de acuerdo porque sigue siendo netamente discriminatorio. Al parecer, quienes viven en una villa tienen una identidad diferente del resto. En verdad, no lo entiendo. Por eso pido al señor diputado Larroque que revea este punto y evalúe la posibilidad de declarar el 7 de octubre como Día Nacional del Compromiso Social y Comunitario.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


SR. TONELLI, PABLO GABRIEL (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señora presidenta: nuestra posición coincide en gran medida con lo expuesto por los diputados que hablaron después del autor del proyecto. Por lo tanto, seré breve y me limitaré simplemente a redondear un poco nuestro punto de vista.
Nos parece bien que se recuerde al padre Carlos Mugica, quien efectivamente fue un sacerdote con un gran compromiso con los pobres. La tarea que él llevó adelante por los más necesitados, sin duda merece ser recordada; pero no nos parece que este proyecto sea una buena forma de hacerlo, porque cuando en los fundamentos se hace referencia a los valores villeros –o lo que podría ser, de acuerdo con el reciente planteo, la identidad villera- se mencionan las solidaridad, el optimismo, la esperanza, la generosidad y la humildad.
De la misma manera, como bien señalaron los dos diputados que me antecedieron, no nos parece que sean valores exclusivos de quienes habitan en las villas. Muy por el contrario, creemos y deseamos que sean valores comunes a todos los argentinos. En otras palabras, destacar estos valores como si fueran propios de quienes viven en las villas de emergencia o villas miseria –no hay que tener miedo a las definiciones- implicaría negar su existencia en el resto de la población.
Por otra parte, tal como se expresa en los fundamentos del proyecto, el padre Mugica siempre manifestó su deseo de transformar las villas en barrios comunes y silvestres; es decir, en barrios humildes y sencillos.
El proyecto en consideración parece tener cierta inmovilidad o statu quo, en el sentido de que es bueno vivir en una villa, ser villero y tener estos valores que ahora se les reconoce –o se pretende reconocer- como propios, y nos parece que es mala esa sensación de que es bueno que haya villas, que haya gente que viva en las villas. A lo que tenemos que aspirar, lo que tenemos que tratar de provocar, es efectivamente a lo que constituía la aspiración del padre Mugica, que es la desaparición de las villas mediante su conversión en barrios iguales a los del resto de la ciudad, más lujosos o menos lujosos, pero barrios al fin.
Nosotros, los diputados, los dirigentes políticos y los gobernantes, tenemos que tratar de que desaparezcan las villas y se conviertan en barrios. Precisamente por eso propusimos cambiar el sentido del proyecto y, en vez de exaltar los valores villeros, que a nuestro modo de ver son comunes a toda la población, somos de la idea de ratificar y de alguna manera poner en evidencia el compromiso que todos debemos tener y asumir para que desaparezcan las villas y se conviertan en barrios.
Por eso, en nuestro dictamen de minoría propusimos instituir el 7 de octubre como Día Nacional del Compromiso con los Habitantes de las Villas, precisamente para poner de resalto ese compromiso que todos deberíamos tener para terminar con las villas.
Por estas razones, y porque nos parece que el sentido del proyecto es equivocado, es que vamos a votar en contra del dictamen de mayoría.
Respecto de la política del PRO sobre viviendas en la Ciudad de Buenos Aires, puede ser que no sea perfecta, que tenga sus defectos y sus deficiencias, pero quiero recordar a los diputados del oficialismo que sin duda es mucho mejor que dar la plata a Schoklender para que se la robe. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires, quien comparte el término de diez minutos con la señora diputada Tundis.


SR. ASSEFF, ALBERTO EMILIO (BUENOS AIRES): Señora presidenta: el padre Mugica tenía 32 o 33 años, y como un rasgo importante a destacar, optaba por los jóvenes. Por eso, a la salida de la misa en la iglesia del Socorro un puñado de chicos nos juntábamos con él y todavía tengo las sensaciones del vínculo estrecho que él establecía, espiritual, con los muchachos, los adolescentes, los jovencitos que lo rodeábamos, y era además del cura de la iglesia una guía para todos nosotros.
Pasaron algunos pocos años y él se corrió 500 metros y fue al mismo barrio, pero a la zona más humilde de Retiro. Ahí optó por los pobres, por la búsqueda de la dignidad de los pobres. En ningún momento nadie podrá decir que el padre Mugica quería que esos habitantes humildes de un barrio llamado “villa” continuaran en esa condición.
Él los quería –por decir un verbo sacar de esa zona, pero no de la zona geográfica sino del modo marginal de vida que sufrían. Él fue a ese barrio de la Villa 31 no a exaltar esa condición de villero, sino a tratar de ayudar a que la puedan superar.
Si hoy decimos que la fecha de su nacimiento, el 7 de octubre, es para establecer el Día Nacional del Villero, de los valores villeros, estamos estigmatizando a esa parte de nuestro pueblo, y lo que nosotros tenemos que hacer, interpretando el sentir del propio homenajeado, el padre Carlos Mugica, es responder a ese sector de nuestro país con vivienda social, con mejor calidad de trabajo, con mejor salud y educación y con todo lo que el pueblo argentino reclama, sobre todo el más necesitado.
Llama poderosamente la atención que once años después de haber asumido este gobierno, todavía estemos declarativamente hablando de los villeros en lugar de darles soluciones. Esto es claramente un falso debate. Hemos errado la senda, hemos derrapado. Se ha perdido el rumbo. Esto no ayuda a nuestros hermanos villeros.
Si queremos homenajear a Mugica –por supuesto que desde el Frente Renovador acordamos en hacerlo porque se lo merece sobradamente, lo que debemos hacer es dar respuesta a los que sufren y no hacer declaraciones de esta naturaleza.

Establezcamos el 7 de octubre como el Día Nacional de los Valores. Esto me parece bien, porque si algo caracterizó a Mugica es que llevó y portó en su vida valores, definiciones, valentía, solidaridad, compromiso, generosidad, es decir, todo lo que se ha dicho. Pero nada que ver con el anclaje que quieren hacer de los villeros porque ellos, nuestros hermanos villeros, si algo están esperando de nosotros es esa respuesta para tener una vida más digna y no que estemos estigmatizándolos como villeros y deportándolos definitivamente a la villa.
Ser villero no puede ser motivo de orgullo. Es desopilante que en vez de combatir a la pobreza con soluciones socio-económicas, se la exalte y se la considere motivo de satisfacción. Da la impresión de que como no le brindan soluciones ni tienen planes futuros para los pobres, se opta por transformarlos en objeto- ni siquiera sujetos- de orgullo. Es un mayúsculo contrasentido.
Este proyecto es el intento de anclar en la villa a nuestros hermanos villeros, y desde el Frente Renovador queremos que superen esa condición y se dirijan hacia el camino de la dignidad. Esa es nuestra responsabilidad y el mandato que hemos recibido del pueblo.
Por estas razones, nos vamos a abstener en la votación de este proyecto, porque sus fundamentos son absolutamente insatisfactorios y claramente engañosos. (Aplausos.)

- Manifestaciones en las galerías.

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Pido al público presente que por favor guarde silencio. Por favor, colaboren un poco. No me obliguen a que los haga desalojar. Estamos contentos de que participen en esta sesión y son bienvenidos, pero les pedimos que nos ayuden. Simplemente eso.
Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.


SRA. TUNDIS, MIRTA (BUENOS AIRES): Señora presidenta: mucho se ha dicho. Yo nací y me crié en el barrio de Villa Insuperable, en el partido de La Matanza, a dos cuadras de Las Antenas, una villa muy conocida, y de la villa del Monte. Compartí horas de clases con muchos chicos de la villa, que eran mis propios amigos con los que jugaba. Muchas veces ellos me planteaban la necesidad de tener una habitación como la tenía yo y de poder darse un baño en una ducha, como yo.
En realidad, nadie está en contra de reconocer los valores del padre Carlos Francisco Sergio Mugica Echagüe, como es su nombre completo, alguien que nació para brindar su vocación de servicio, alguien que después de haber celebrado la misa en la parroquia San Francisco Solano de Villa Luro fue asesinado, y alguien que brindó toda su vida en defensa de los que menos tienen.
Para resumir leeré el poema del padre Mugica Meditación en la Villa, que dice así: “Señor, perdóname por haberme acostumbrado / a ver los chicos, que parecen tener / ocho años y tienen trece. / Señor, perdóname por haberme acostumbrado / a chapotear por el barro: / yo me puedo ir, ellos no./ Señor, perdóname por no haber aprendido a soportar / el olor de las aguas servidas, / de las que puedo prescindir y ellos no. / Señor, perdóname por encender la luz / y olvidarme / de que ellos no pueden hacerlo. / Señor, yo puedo hacer huelga de hambre / y ellos no; porque nadie hace / huelga con su hambre. / Señor, perdóname por decirles / ‘no solo de pan vive el hombre’ / y no luchar con todo para que / ellos rescaten su pan. / Señor, quiero quererlos por ellos y no por mí. / Ayúdame. /
Señor, sueño con morir por ellos, / ayúdame a vivir para ellos. / Señor, quiero estar con ellos a la hora de la luz. / Ayúdame.” Lamentablemente murió asesinado por estar ayudando a este sector.
No es que esté en contra de los valores villeros. Mi nuera nació y se crió en una villa y su familia pudo salir. No siento vergüenza por eso, pero ellos sienten dolor cuando los llamamos villeros. Tenemos que apartar ese término de nuestro vocabulario porque son seres humanos, y yo entiendo a las personas que se quejan afirmando que son iguales.
Queremos lo mejor para ellos, al igual que el padre Mugica; tal como lo planteaba en su poema, no pueden hacer huelga de hambre cuando no tienen qué comer. El padre Mugica pretendía la dignidad para ellos, como dice nuestra Constitución Nacional, los derechos a la vivienda, la educación, la vestimenta, a tener agua y luz.
Quiero que el diputado Larroque sepa que no estoy en contra de los valores villeros; quizás en la denominación habría que buscar lo humano del padre Mugica reconociendo esos valores por los más humildes, los que menos tienen y por los que sabemos que tenemos que trabajar todos en conjunto.
No siento vergüenza por haber nacido en Villa Insuperable, haberme criado con gente de la villa y tener una nuera que nació allí. La valoro pues trató de superarse y tengo unos nietos maravillosos. Sin embargo, desearía que toda la gente que vive en la villa tenga la oportunidad de superarse y lograr lo que quería el padre Mugica. No estamos en contra del proyecto, sino de la manera en que se lo denomina. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia solicita a los señores diputados que vayan ocupando sus respectivas bancas pues solo resta que hagan uso de la palabra dos oradores.
Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


SR. SANCHEZ, FERNANDO (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señora presidenta: cuando este proyecto se introdujo en el temario de la Comisión de Legislación General nosotros tuvimos que separar dos cosas. Había que saber cuál se suponía que era el verdadero objetivo del proyecto: por un lado, hacer un homenaje al día del nacimiento del padre Mugica, qué había representado él para la sociedad argentina, sobre todo para los pobres por los que trabajaba todos los días; por el otro, debíamos compatibilizarlo con el establecimiento de un nombre a un día que se suponía reflejaba la obra del padre Mugica, que era el de los valores villeros.
Como bien señaló el señor diputado Larroque, se dio un debate muy interesante, y por los cambios que se introdujeron creo que todos estamos de acuerdo en que los valores son universales, y que cada uno de nosotros se forma a partir de los valores que nos van enseñando en nuestras casas, escuelas y barrios.
La decencia es un valor, aunque para mí puede significar algo y para otro puede significar más o menos, y por tanto vamos a hacer más o menos esfuerzo para ser decentes. La solidaridad es un valor y pasa exactamente lo mismo. Lo que tenemos que saber es dónde ubicamos cada uno de esos valores.
La segunda cuestión es qué hacemos con esa realidad en la que hace muchos años trabajó Mugica. Si ustedes creen que Mugica estaría hoy satisfecho, contento y agradecido por la realidad que encontraría en esas villas en las que trabajó, luchó, militó y evangelizó, se van a encontrar, aunque no lo reconozcan, con una verdadera polémica, de la que no quisieron hablar en la comisión ni acá, que es que las villas han crecido a lo largo y a lo ancho del país. Esa es la verdadera polémica. Pónganle el nombre que quieran al día; el padre Mugica ya hizo su obra, nos sigue enseñando con esa obra, pero no todos aprendieron.
La Argentina tuvo varios años de crecimiento, y estos últimos once años fueron de una expansión económica importante. ¿Cómo explicamos que las villas crecen, que todavía hay pobres que no saben de dónde comer, que no tienen luz, agua ni cloacas, a diez cuadras del Obelisco?
¿Quieren hacer un homenaje? Utilicen la plata de todos los argentinos para brindarles bienestar a todos los argentinos. Ese es el homenaje. Si no lo saben hacer o lo hicieron muy mal, pidan disculpas y dejen que otro lo haga.

- Manifestaciones en las galerías.

SR. SANCHEZ, FERNANDO (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Le dije que esa era la polémica, señora presidenta. El problema es que gritan cuando uno habla y no hablan cuando les toca hablar de esto.
Nosotros vamos a votar en contra del proyecto, y lo hacemos con total convicción y con muchísimo respeto por los hombres y mujeres que les toca vivir, no en la marginalidad, sino en el olvido de muchos de nosotros y fundamentalmente de los que tienen las herramientas para no olvidarlos y deciden olvidarlos.
Piensen en otros homenajes, muéstrenlos en las estadísticas de cómo baja la criminalidad en las villas. Si se toman diez minutos para leer los informes de la Corte Suprema sobre criminalidad en la Capital Federal y Gran Buenos Aires encontrarán un dato tristísimo pero interesante: la mayor parte de las víctimas y victimarios de los delitos más aberrantes, entre ellos el homicidio, se encuentra entre los habitantes de las villas.
Decía yo en la comisión que no todo el mundo quiere ser solidario y que desde la comodidad es mucho más fácil ser solidario. Seguramente a mí me cuesta menos ser solidario que a un habitante o ciudadano de una villa, pero en la villa vale el doble y el esfuerzo es mucho mayor. Tener esperanza en la villa es mucho más necesario que en cualquier otro lado; aunque el valor sea universal y signifique lo mismo para todos, es mucho más difícil en algunos lugares. Ayudemos reconociendo la realidad. Lo peor que podemos hacer es ocultar a los pobres. ¿No es el propio jefe de Gabinete que cada dos meses nos dice que es imposible medir la pobreza en la Argentina? ¿Qué piensan que habría dicho el padre Mugica si uno de los funcionarios más importantes de la Nación dice que no quiere reconocer cuántos son los pobres en la Argentina?
El padre Mugica ya recibió su merecido homenaje, que fue su causa. Nosotros, lo único que tenemos que hacer es aprender de él. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Antes de otorgar el uso de la palabra a la última oradora, solicito a los señores diputados que vayan ocupando sus bancas dado que en minutos procederemos a realizar la votación.
Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.


SRA. PUCHETA, RAMONA (BUENOS AIRES): Señora presidenta: se ha dado una discusión particular en torno de este proyecto por el que se intenta establecer el Día de los Valores Villeros. Tan así es que el expediente cuenta con dos dictámenes de minoría. Esto va más allá de que hablemos de valores villeros o de identidad villera, porque el centro del debate es el mismo.
Como bien se ha señalado, no existe un rechazo al espíritu o a la intención de las propuestas. Nadie a lo sumo muy pocos puede negar que entre las personas que viven en las villas existe solidaridad, optimismo, esperanza, compromiso social, generosidad, humildad y valor por lo colectivo. Quienes trabajamos territorialmente ya sea en las organizaciones sociales, en las organizaciones no gubernamentales o los ciudadanos independientes que ingresan a las villas a colaborar en la forma que fuera sabemos que dentro de los asentamientos hay personas dignas y trabajadoras que cumplen con todos y cada uno de los valores mencionados en este proyecto.
La cuestión es que ese tipo de personas solidarias, humildes y comprometidas existen tanto dentro como fuera de una villa. Los valores y la identidad mencionados no dependen de una clase social ni del territorio en el que se viva; depende de las acciones de cada uno.
Entiendo que gran parte de los habitantes de este extenso país cuentan con esos valores, por lo que no es necesario diferenciar el diseño territorial en el que viven.
Lo que sí debemos reconocer es que muchos de los habitantes de las villas sufren el prejuicio vinculado con valores negativos.
En ese sentido, es mucho más fácil escuchar a la gente decir que dentro de las villas hay personas solidarias, trabajadoras y honestas, como las hay en cualquier otro lado. Pero más difícil resulta escuchar decir a la gente que dentro de las villas puede haber algunas personas que hurtan o delinquen, tanto como afuera.
Lo que quiero decir es que hay poca autocrítica de parte de algunas personas, de algunas empresas y de algunos medios de comunicación, que cuando opinan sobre alguien que delinque y vive en una villa se expresan de manera tal que pareciera ser que afuera de la villa no hubiera gente que hurta, que roba y que se corrompe. Fuera de las villas también las hay. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)
Lo que hay que entender es que ya sea que fuesen valores positivos o negativos, eso no depende del lugar en el que se viva. Como dije anteriormente, depende de las acciones y de cómo se pongan en práctica esos valores.
Tal vez pueda discutirse sobre si la redacción es acertada o no lo es. En mi opinión, los tres dictámenes apuntan a un sentido noble, ya sea que hablemos de compromiso, de identidad o de reivindicación. Por lo tanto, cuando llegue el momento deberemos hacer los esfuerzos necesarios para promover las actividades todos los 7 de octubre bajo el título que fuera, a fin de homenajear como corresponde la memoria y la labor del padre Mugica. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


SR. LARROQUE, ANDRES (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señora presidenta: solicito que por Secretaría se dé lectura del texto definitivo del proyecto.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Por Secretaría se dará lectura.


SR.(SECRETARIO (CHEDRESE)) Dice así: “Artículo 1°: Institúyese el día 7 de octubre de cada año como el Día Nacional de la Identidad Villera, en homenaje al padre Mugica en el aniversario de su nacimiento.
“Artículo 2°: El Ministerio de Educación de la Nación, en el marco del Consejo Federal de Educación, promoverá la incorporación en el calendario escolar de la fecha mencionada en el artículo precedente e implementará actividades tendientes a difundir entre los alumnos el conocimiento y el significado de la conmemoración resaltando los valores que componen la identidad villera tales como: solidaridad, optimismo, esperanza, generosidad, humildad y el valor por lo colectivo.
“Artículo 3°: Invítase a las jurisdicciones educativas provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir a la presente ley.
El artículo 4° es de forma.


SRA. PRESIDENTA(ABADALA DE MATARAZZO) Para una aclaración tiene la palabra el señor diputado por Entre Ríos.


SR. ROGEL, FABIAN DULIO (ENTRE RIOS): Señora presidenta: lamento enormemente que los debates que deben darse como estadio primario para la elaboración de las leyes no se produzcan en muchos casos en su lugar natural: la comisión.
He firmado este despacho y por eso he solicitado el uso de la palabra. Quiero manifestar, para tranquilidad de algunos correligionarios a los que no contradigo, que si el sentido que hubieran interpretado del proyecto hubiese sido otro no los habría acompañado, sobre todo me refiero a algunas expresiones que he escuchado de otros bloques a las que no me voy a referir, porque en media hora más todos habrán tomado mate con Mugica, comido con él y trabajado a la par.
El proyecto fue debatido en comisión luego del pedido de sectores populares que consideraban que su situación circunstancial en la que vivía ameritaba una consideración en el marco del homenaje al padre Mugica.
Por mi formación política jamás podría establecer como que ha existido un statu quo.
Para tranquilidad del diputado Pérez, porque se levantó antes, debo repetir lo que le he dicho a los diputados integrantes del bloque del Frente para la Victoria, en el sentido de que las villas se han incrementado y lamentablemente están para quedarse por largo tiempo. Esto fue dicho en la comisión, pero lamento que no se haya trasladado acá el mismo eje que vi en la comisión cuando se debatió.
Termino diciendo que no somos titulares de derecho los legisladores nacionales. Los titulares son los sectores que los piden cuando más necesidades tienen.
Jamás hubiera votaría algo que atentara contra la pobreza.


SRA. PRESIDENTA(ABADALA DE MATARAZZO) Se va a votar, en general y en particular, con las modificaciones propuestas, el dictamen de mayoría de la Comisión de Legislación General recaído en el proyecto de ley por el que se instituye el 7 de octubre de cada año como “Día Nacional de los Valores Villeros”, en homenaje al padre Carlos Mugica, en el aniversario de su nacimiento. Orden del Día N° 342.

- Se practica la votación nominal.

- Conforme al tablero electrónico, sobre 189 señores diputados presentes, 122 han votado por la afirmativa y 41 por la negativa, registrándose además 25 abstenciones.

SR.(SECRETARIO (CHEDRESE)) Se han registrado 122 votos afirmativos y 41 negativos. (Aplausos.)

AQUÍ VOTACIÓN NOMINAL OD 342


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Queda sancionado el proyecto de ley.
Se comunicará al Honorable Senado.




Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.