Período:132 Reunion:19 Fecha:22/10/2014 OBLIGATORIEDAD DE LA EDUCACIÓN INICIAL PARA NIÑOS DE 4 AÑOS


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Corresponde considerar el dictamen de las comisiones de Educación y de Presupuesto y Hacienda en el proyecto de ley por el que se declara obligatoria la educación inicial para niños de 4 años, en el Sistema Educativo Nacional, contenido en el Orden del Día N° 834 (expediente 0005-pe-2014).

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) En consideración en general.
Tiene la palabra la señora diputada por Misiones.


SRA. LEVERBERG, STELLA MARIS (MISIONES): Señora presidenta: hoy, presentamos el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo, registrado bajo expediente 0005-pe-2014, por el que se extiende la obligatoriedad de la enseñanza a partir de los 4 años de edad y se modifica la ley 26.206, de educación nacional, que ingresó el 4 de septiembre a esta Cámara. Dicha iniciativa fue girada a las comisiones de Educación y de Presupuesto y Hacienda, y en una reunión conjunta del 16 de septiembre se aprobó el dictamen favorable por unanimidad. El anuncio lo hizo nuestra presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, el 3 de septiembre.
Quiero leer expresiones que son contundentes.
“Así como este gobierno declaró obligatoria la sala de 5 años, vamos a declarar obligatoria la sala para 4 años. Esto es muy importante, porque la ley de educación que sancionamos en el año 2006 incorporó la salita de 5 como obligatoria. También incorporamos tres años más de la educación secundaria. Y como siempre, vamos por más, y ahora vamos a declarar obligatoria la sala de 4, que tiene tendencia a la universalización de la sala de 3.”
La señora presidenta finaliza diciendo: “No hay sociedades democráticas y libres sin educación, pero a esa educación deben tener acceso todos.” En esta frase final expresa con claridad el compromiso gubernamental de ubicar la educación al tope de la agenda pública, entendiendo ideológicamente que es la escuela la herramienta de transformación social y popular.
En virtud de ello, este proyecto plantea la modificación de la ley 26.206 en tres de sus artículos. Uno de ellos es el artículo 16, que quedaría redactado de la siguiente manera: “La obligatoriedad escolar en todo el país se extiende desde la edad de 4 años hasta la finalización del nivel de la educación secundaria.”
Otro artículo a modificar es el 18, que quedaría así: “La educación inicial constituye una unidad pedagógica y comprende a los y las niños y niñas desde los cuarenta y cinco días hasta los cinco años de edad...” e incluso, se agrega la expresión “...siendo obligatorios los dos últimos años.”
El tercer artículo a modificar es el 19, cuyo texto quedaría así: “El Estado nacional, las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tienen la obligación de universalizar los servicios educativos para los y las niños y niñas de tres años de edad, priorizando la atención educativa de los sectores menos favorecidos de la población.”
Queremos aclarar que este proyecto de ley ha sido considerado en el Consejo Federal, que nuclea a todos los ministros de Educación del país y que está presidido por el señor ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni. La resolución 233/14 del Consejo Federal de Educación, de la 59ª Asamblea, resuelve en el artículo 1º apoyar la decisión adoptada por el Poder Ejecutivo nacional de incorporar a la educación obligatoria la sala de 4 años y de universalizar la sala de 3 años del nivel inicial, en la convicción de que ello significa una nueva medida de justicia social, de calidad educativa, que profundiza las políticas que se vienen desarrollando tendientes a garantizar el cumplimiento del derecho a la educación en la República Argentina y fortalecer la unidad pedagógica que comprende a los niños y a las niñas de cuarenta y cinco días a cinco años de edad.
El artículo 2º habla de apoyar la creación del fondo de infraestructura, financiado por el Ministerio de Educación de la Nación, para la construcción y el equipamiento de los espacios necesarios para cumplir con los objetivos planteados.
El artículo 3º expresa que el consejo federal elaborará, conjuntamente con las provincias del país, una agenda que contenga las medidas pedagógicas y socioeducativas que posibiliten afianzar esta unidad de nivel inicial.
Ese fondo de financiamiento al que hacía referencia alcanza los 750 millones de pesos para la construcción y el equipamiento de las salas de 4 años y jardines de infantes en todo el país, lo que ya está expresado en la resolución ministerial 1.377/14. Con ello se pretende construir cerca de ochocientas cincuenta salas de 84 metros cuadrados, por un valor de 725 millones de pesos, y equipamiento por alrededor de 25 millones de pesos.
Para presentar este proyecto vino el propio ministro de Educación de la Nación, licenciado Alberto Sileoni, acompañado por los integrantes del gabinete educativo. Con absoluta generosidad nos ha proporcionado datos que nos parecen sumamente interesantes y que justifican este proceso de cambio de la política educativa argentina en esta década, como lo demuestran las estadísticas que mencionaré a continuación.
En 2001, los alumnos matriculados de entre 3 y 5 años de edad eran solamente un millón doscientos mil. En 2013, hemos llegado a un millón seiscientos mil alumnos.
De acuerdo con los censos, en 2001 el porcentaje de asistencia escolar para niños de 2 años de edad fue del 29,9 por ciento, mientras que en 2010 ascendió al 53,69 por ciento. En el caso de los niños de 4 años de edad, en 2001 el porcentaje fue del 48 por ciento y en 2010, del 81,5 por ciento. Finalmente, para los niños de 5 años de edad, en 2001 el porcentaje fue del 90,8 por ciento y en 2010 se aproximó al 97 por ciento.
Entre 2001 y 2013, la variación de la matrícula fue de 93.558 niños más en salas de 3 años y de 213.047 niños más en salas de 4 años.
A partir de estos datos podemos referenciar dos conceptos fundamentales. En primer término, hay jurisdicciones que sobrepasan el 90 por ciento de las matrículas escolarizadas en esas edades.
En segundo lugar, el aumento de la matrícula en una sala tracciona positivamente sobre las matrículas de las salas de menor edad.
El crecimiento de las secciones de salas de 4 años de edad, entre 2001 y 2013, en el total del país, en el primero de los años mencionados alcanzaba a 11.700 salas, mientras que en el segundo de los años referenciados ascendía a 20.933 salas. En esta etapa el porcentaje de crecimiento fue del 78,9 por ciento.
En lo concerniente al crecimiento en valores absolutos, debemos hablar de 9.237 salas nuevas. Podemos mencionar, por ejemplo, a la provincia de Misiones, que se ha destacado fuertemente en este compromiso federal asumido entre la Nación y las provincias en el sentido de avanzar hacia la universalización, alcanzando en 2013 un porcentaje de 1.153,41 por ciento. Lo propio ha ocurrido en las provincias de Mendoza, con un 643,37 por ciento; de Salta, con un 520 por ciento, y de Tucumán, con un 285 por ciento. Podría mencionar otros ejemplos en este mismo sentido.
En este período comprendido entre 2001 y 2013, la variación de la matrícula de niños de salas de 4 años de edad se incrementó en un 58 por ciento a nivel nacional. Esto significa un esfuerzo compartido.
También debemos decir que existen jurisdicciones que ya cuentan con leyes de obligatoriedad respecto de las salas de 4 años de edad. Estos son los casos de las provincias de Buenos Aires, con la ley 13.688; de Córdoba, con la ley 9.870, y de Mendoza, con la ley 6.970. También avanzaron en ese sentido las provincias de Río Negro, Santa Cruz y Jujuy.
De manera tal que resulta claro que existe una coincidencia de apoyo absoluto en la defensa de la educación inicial por parte de todo el país y de la totalidad de las organizaciones sindicales y sociales. Esto demuestra en forma conjunta, en primer término, que la extensión de la obligatoriedad ha sido una política de Estado de este gobierno que fue plasmada en la ley de educación nacional. Como es sabido, la obligatoriedad de siete años se duplicó y se convertirá en una de catorce años una vez que esta ley sea sancionada.
En segundo lugar, el crecimiento de la matrícula en las salas de 4 años de edad tracciona la demanda en las salas de 3 años de edad.
En tercer término, el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo establece la obligación, por parte del Estado nacional y de las jurisdicciones, de avanzar en la universalización de las salas de 3 años de edad, cuya puesta en marcha forma parte de un proceso paulatino que está siendo contemplado hacia el interior del Consejo Federal, para establecer junto con las autoridades de cada provincia los convenios correspondientes.
Aquí tenemos que plantear lo que significa la definición estratégica, que implica contar con más obligatoriedad en la educación. Evidentemente, hablamos de inclusión plena y de igualdad de oportunidades para todos y todas.
Me gustaría expresar un concepto que definió la CTERA, gremio al que pertenezco. La educación inicial en la Argentina puede celebrar un nuevo logro, la ampliación de la obligatoriedad de la educación desde los 4 años. Es decir que a lo largo y a lo ancho de nuestro país, los jardines de infantes y las diferentes modalidades institucionales del nivel inicial harán lugar a los miles de niños y niñas de 4 años que aún no han ingresado. Esta decisión viene a saldar una deuda que no se logró resolver en el momento de la sanción de la nueva Ley de Educación Nacional, 26.206, en el año 2006. Este avance no solo expresa la ampliación del derecho a la educación de la primera infancia en nuestro país, sino que también democratiza nuestra sociedad.
A diferencia de otros niveles de escolarización, la educación inicial, para su crecimiento en muchas de las provincias argentinas, siempre ha requerido del compromiso de todas las comunidades, como en este caso lo ha obtenido incluso con el apoyo de todas las fuerzas políticas. Este paso fortalece una política educativa pública dirigida a la primera infancia, que por sus características etarias, al no asistir a tiempo al jardín de infantes no podía recibir las oportunidades educativas que la educación inicial le brindaría más adelante.
Por este motivo, es un logro relevante de nuestra democracia incluir a los niños más pequeños en el sistema educativo y que sea el Estado el garante del derecho a la educación desde edades cada vez más tempranas.
¿Qué significa tener a un niño en la escuela? Significa que el único trabajo de los niños y las niñas de este país debe ser ir a la escuela, y también significa que aporta a las posibilidades de acceder a un conjunto de saberes relevantes que contribuyen a desarrollar, construir y ampliar las genuinas posibilidades cognitivas, expresivas y sociales. Además, ello importa recrear cotidianamente su encuentro con la cultura, enriquecer su experiencia personal y social, y adquirir seguridad y confianza en sus propias posibilidades de conocer; interactuar con los otros en prácticas sociales que les permitan iniciarse en los derechos y obligaciones que entraña la formación ciudadana. Por eso, esta es una buena noticia para los argentinos y las argentinas. (Aplausos.)
También quiero recordar que no hay mejor oportunidad para haber rendido homenaje a Stella Maldonado, con quien hemos compartido tanta lucha. Hemos tomado su legado y hoy, como política de Estado, estamos trayendo una gran definición para la escuela argentina.
Quiero tomar una expresión de Paulo Freire, que dice así: “La lucha ya no se reduce a retrasar lo que acontecerá o asegurar su llegada; es preciso reinventar el mundo. La educación es indispensable en esa reinvención.”
Lo que estamos haciendo desde la política y desde este gobierno es precisamente seguir generando sueños, expectativas para miles y miles de niños que serán los jóvenes que tendrán la oportunidad de seguir construyendo este generoso país.
Por eso, desde objetivos claros, desde la política, desde este modelo nacional y popular, seguimos construyendo patria, con más escuelas, con más educación, con más derechos y, sobre todas las cosas, con más democracia. (Aplausos. Varios señores diputados rodean y felicitan a la oradora.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


SR. STURZENEGGER, FEDERICO ADOLFO (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señora presidenta: parece difícil que haya un proyecto que podamos abordar con más alegría y entusiasmo que este, con el cual por supuesto estamos todos de acuerdo porque rescatamos el valor de la educación, y primordialmente, de la educación pública, como un elemento transformador de la sociedad y de generación de igualdad de oportunidades.
En un momento en que tenemos muchos relatos épicos, lo extraordinario sería que tomáramos la educación como la gesta épica más importante en un país donde el 50 por ciento de los chicos en edad de terminar el secundario no lo hace y donde hay siete millones de adultos que no pudieron finalizarlo. Esta es la gesta épica que la Argentina necesita para desarrollarse y tener una sociedad inclusiva.
Hay un dato, para mí bastante sorprendente, que explica por qué este proyecto es particularmente importante y por qué es necesario hacer algo más que lo que sugiere esta iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo y que cuenta con dictamen de las comisiones.
Cuando computamos el retorno de la educación, es decir, cuál es para la sociedad el valor de educarse, nos encontramos con que por cada peso que se invierte a nivel primario, el retorno es de 3 pesos. Hay pocas inversiones sociales que tengan un retorno tan fuerte como la educación: por cada peso invertido, la sociedad recibe –en términos de mayores ingresos y mejoras en salud 3 pesos de todos aquellos que han pasado por el sistema educativo.
Cuando se hace el mismo cálculo pero considerando la educación temprana, o sea, el jardín de infantes, la relación es de uno a siete. En otras palabras, por cada peso que se invierte el retorno social es de 7 pesos. Es decir, más del doble que la educación primaria.
Obviamente, el foco en la educación temprana es absolutamente esencial; por eso debemos impulsarla con mayor entusiasmo y potencialidad.
Por las razones expuestas, la propuesta de nuestro bloque para el proyecto de ley en consideración que, por supuesto, votaremos afirmativamente tanto en general como en particular es que nos animemos un poco más y la obligatoriedad sea establecida desde los 3 años; no desde los 4.
En esta Cámara hay varias iniciativas en el mismo sentido, de las cuales quiero mencionar particularmente una, porque a partir de la discusión con su autor entendí mejor esta problemática. Me refiero al proyecto de ley del señor diputado Mario Oporto contenido en el expediente 4958-d-2013, que también apunta a que la obligatoriedad sea a partir de los tres años. Me parece que deberíamos tomar en consideración esta iniciativa del Frente para la Victoria.
El señor diputado Oporto me comentó que cuando las escuelas diseñan su estructura edilicia para incluir las salas de 4, también tienen en cuenta las salas de tres. Es decir que la estructura edilicia está; el costo, en términos de infraestructura para las salas de 3 y de 4 años, está dado, con lo cual está allanado el camino para dar el paso que proponemos.
En síntesis, invitamos a esta Honorable Cámara a dar un pasito más en este camino hacia la justicia social y la igualdad de oportunidades, estableciendo la obligatoriedad a partir de los tres años. Esta es simplemente la propuesta de nuestro bloque para el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Corresponde hacer uso de la palabra al señor diputado Oporto, quien comparte su término con los señores diputados José Mongeló y Griselda Herrera.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. OPORTO, MARIO NESTOR (BUENOS AIRES): Señora presidenta: muy brevemente quiero reafirmar el paso cualitativo que dará esta Honorable Cámara al sancionar este proyecto de ley tan esperado.
Son pocas las provincias donde rige la obligatoriedad de la sala de 4; concretamente, son seis. Mi provincia es pionera, ya que con posterioridad a la sanción de la ley nacional aprobó en ese sentido una ley provincial cuando estaba al frente de la cartera educativa la doctora Adriana Puiggrós, durante la gobernación del ahora diputado Felipe Solá.
En verdad, fue una posición visionaria, y el hecho de que ahora se puedan equiparar todas las provincias a partir de una ley nacional, nos dará la homogeneidad necesaria para ir un paso más allá.
Como bien decía el señor diputado preopinante, desde el inicio de mi diputación trabajé en el tema y elaboré un proyecto de ley que establece la obligatoriedad de manera global. Ustedes saben que el ciclo de jardín de infantes es de 3 a 5 años. Hay un ciclo anterior, de los 45 días a los 3 años, que es la educación maternal, y el jardín de infantes viene luego.
El objetivo final debe ser la obligatoriedad del conjunto, de la unidad del ciclo. Pero había necesidad de un paso previo así lo pensé cuando vino la iniciativa del Poder Ejecutivo, y me parece que es el camino correcto, que es equiparar a todas las provincias en la obligatoriedad de 4 años que hoy apenas tienen seis provincias, y a partir de allí seguir trabajando.
Por lo tanto, adelanto mi voto totalmente afirmativo a esta medida. No hay duda de que el inicio en el trayecto educativo, si no es igualitario, es muy difícil repararlo luego. Nada más injusto que unos chicos hagan su jardín de infantes completo y otros, no. Esto está vinculado a la repitencia de los primeros grados de la primaria. Por lo tanto, el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner, en este caso, ha apuntado al lugar estratégico del fortalecimiento educativo, que es la educación inicial, al que no concurren en general los sectores más humildes.
En este sentido, no solo voto afirmativamente sino que creo que hay que seguir trabajando pensando en la extensión a los 3 años, como ya la presidenta lo ha marcado.
Creo que el modelo del plan de fortalecimiento de la educación técnica tan exitoso es adecuado para pensar en un plan de fortalecimiento de la educación inicial que nos dé presupuesto necesario, no solo para la construcción de infraestructura sino para el sostenimiento de los cargos y el equipamiento del material didáctico de la educación inicial. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por La Rioja.


SRA.(HERRERA) Señora presidenta: realmente creo que una vez más este Parlamento se llena de alegría para todos aquellos que no solo legislamos sino que también estamos relacionados directamente con la educación.
Este proyecto establece la obligatoriedad de la educación inicial en la escuela pública para todos nuestros niños de 4 años y marca por supuesto la decisión de nuestro gobierno de contener a todos aquellos niños en la recepción de la educación.
Por lo tanto, consideramos que esto que hoy logramos no solo se da por el hecho de que nuestra presidenta ha enviado este proyecto a la Cámara de Diputados, sino que tiene que ver con la decisión superior que hemos tomado, como legisladores de las distintas bancadas, de poder analizar, discutir e insertar este proyecto en nuestra realidad argentina.
Por otro lado, señora presidenta, haré también una reflexión. Hace un momento se hizo alusión a Stella Maldonado en distintos homenajes, pero también creo que el día de mañana, cuando estemos debatiendo en este recinto el derecho a la jubilación de nuestros docentes, podremos decir que verdaderamente habremos alcanzado a cubrir todas las necesidades que tiene nuestra educación y que estamos trabajando para ello.
Por supuesto que acompañamos favorablemente este proyecto de ley, y sentimos una profunda alegría. Permítanme agregar algo, con mucho respeto. Esperamos que el día de mañana, una iniciativa que nació en la Cámara de Diputados con el aporte de muchos legisladores, entre los que puedo destacar a las ex diputadas Marta Maffei y Stella Maldonado, representantes gremiales, vinculada con la jubilación docente, pueda ver la luz desde este recinto.
Por los motivos expuestos, decididamente acompaño esta iniciativa por la que se declara la obligatoriedad de la educación inicial para niños de 4 años.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.


SR. BARLETTA, MARIO DOMINGO (SANTA FE): Señora presidenta: al igual que los señores diputados preopinantes, celebro que este cuerpo nos convoque hoy para tratar un tema tan trascedente como es la educación. Sin embargo, no puedo dejar de señalar que mientras en la última sesión nos pasamos casi seis horas discutiendo si los bonistas podían cobrar en el Banco Nación o en Nueva York –dicho sea de paso, no fue nadie, hoy destinemos tan poco tiempo a la educación y debamos analizar un tema de gran envergadura –tal vez el más importante para el futuro de la Argentina en apretados minutos.
Sin lugar a dudas, los datos que dio la señora diputada en la presentación del proyecto tienen veracidad en relación con la cantidad de niños que se sumaron al sistema educativo, y este es un buen antecedente. Sin embargo, los resultados no son los esperados.
También es cierto que la inversión en educación más del 6 por ciento del producto bruto interno es importante, pero los resultados no son los esperados.
De cien chicos que ingresan a la escuela primaria, treinta terminan la secundaria y quince de estos últimos no entienden ni pueden interpretar un texto de lectura. Debemos ocuparnos de la educación porque lamentablemente los niños están yendo a la escuela, pero ello no significa que accedan al conocimiento. Nuestros niños no están aprendiendo, no se están educando como corresponde en ciencias ni en valores.
El proyecto va a ser apoyado porque entendemos la necesidad de la educación en la primera infancia. Lo que no terminamos de comprender –como señaló un diputado del PRO es por qué el mensaje del Poder Ejecutivo no va más allá, dado que en una parte señala “extensión de la misma hacia los 4 años y menos”. Aquí ya se está planteando la obligatoriedad desde los tres años. En este sentido, hay un proyecto presentado por diputados del radicalismo, al que se sumaron legisladores de la Coalición Cívica-ARI –allí veo al señor diputado Javkin y a la señora diputada Rasino, del Partido Socialista por el que se propicia la obligatoriedad de la educación inicial desde los tres años. Sin embargo, coincidimos en la necesidad de la universalización de la educación desde los cuarenta y cinco días; es decir, de los jardines. No terminamos de entender por qué lo que estoy señalando está claramente establecido en el mensaje del Poder Ejecutivo y no está contemplado en el proyecto.
En otra parte del mensaje, dice así: “...el 85,4 por ciento de los niños de entre 2 y 4 años pertenecientes al estrato socioeconómico medio alto asistía a una institución de educación infantil, mientras que en el estrato más bajo lo hacía solo el 35,40 por ciento.” Esto significa que hay un 65 por ciento de chicos que no están teniendo la oportunidad de acceder al jardín maternal desde los 45 días.
Asimismo, en la modificación del artículo 18 se señala que “la educación inicial constituye una unidad pedagógica y comprende a los/as niños/as desde los 45 días hasta los 5 años de edad inclusive”. Sin embargo, la obligatoriedad se establece desde los 4 años, y nada se dice respecto de los chicos de 2 y 3 años.
El proyecto al que hacía referencia, que establece la obligatoriedad desde los 3 años y la universalización desde los 45 días, fue tratado en comisión, pero esto no está contemplado en el texto en consideración.
Tampoco se hace referencia a cuándo adoptaremos esta decisión, lo cual me preocupa porque al menos esa parte sonó como música para mis oídos cuando en la apertura del período de sesiones ordinarias la señora presidenta de la Nación dijo que tenía la meta de la sala de 4 años y habló de 2016. Ella nos señaló a los diputados que la meta de la extensión de la obligatoriedad hasta los 4 años era 2016. Debido a ello considero que debería incorporarse en el proyecto de ley lo que la señora presidenta planteó a todos los diputados.
Por lo que hemos escuchado todos acompañaremos esta iniciativa, porque más allá de las diferencias constituye un paso en lo que debería ser un proyecto verdaderamente integral de la educación en la primera infancia. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. COBOS, JULIO CESAR CLETO (MENDOZA): Señora presidenta: compartimos este proyecto que quizás resulte más importante que los que debatiremos a continuación porque la vida da pocas oportunidades, pero sobre todo en la infancia no da ninguna. Si un chico pierde la oportunidad en la formación que necesita en su infancia el día de mañana se afectarán sus estructuras física, psíquica, cognitiva y social. La vida le dará otra oportunidad en los niveles secundario y universitario. De allí la importancia del proyecto en consideración.
Nosotros queremos que exista una verdadera obligatoriedad y que el Estado despliegue la gestión que implicará implementar alrededor de 12.500 salas de 4 años, la afectación presupuestaria, los cursos docentes y el tiempo necesario para materializar esas obras a fin de que la obligatoriedad no sea solo una simple expresión de deseos por parte del Estado o de nosotros.
Quiero hacer hincapié en este tema, porque pareciera que la obligatoriedad es una responsabilidad exclusiva del Estado de brindar los docentes, las aulas, el transporte, la comida, todo lo que sea necesario. Pero la educación es un derecho y también una obligación: una obligación de los padres de mandar a sus hijos a la escuela. Me parece que como Estado estamos fallando en el control, donde sí tenemos que estar bien metidos, por lo que hemos dicho respecto del daño que se hace a los chicos que no están en la escuela.
Estimo que sería una buena oportunidad para proponer ya que hoy nos dedicamos a la educación argentina que en las futuras sesiones también se discutan muchos proyectos que están estancados en la Comisión de Educación.
Entre los aportes que hemos realizado para hacer efectiva la obligatoriedad está la creación de una cédula escolar. En momentos que la tecnología avanza, el Estado nacional y los gobiernos provinciales deberían tener un registro digital de la actividad académica de los chicos, y a partir de esta obligatoriedad, desde que un chico cumple 4 años, saber si está concurriendo a la escuela, y si no, generar los instrumentos para corregir esa situación.
En la calle no se produce la enseñanza que necesitamos. Nos ahorraríamos muchas discusiones sobre el Código Penal y el Código Procesal Penal si entendiéramos que es un gran delito que un chico esté en la calle y no en la escuela. La cédula escolar se podría implementar y sería un instrumento que garantizaría la obligatoriedad de la concurrencia a la escuela.
Además, tiene que haber una ley de paternidad escolar responsable. Los juzgados de familia deben velar por la escolaridad de los chicos; hoy se distraen en otras cosas y dejan este tema en el último escalón.
Vamos a acompañar este proyecto y celebramos que sea en forma unánime, pero recordemos que en el sistema educativo el Estado debe garantizar tres cosas: el ingreso, la permanencia y el aprendizaje. Nos hemos dado cuenta tarde de que hay más de un millón y medio de adolescentes que no estudian ni trabajan y se han generado planes para reinsertarlos, que a veces tienen éxito y a veces no. Debemos velar para que los jóvenes tengan la educación que merecen en el ciclo habitual y normal.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por Corrientes.


SRA. SEMHAN, MARIA DE LAS MERCEDES (CORRIENTES): Señora presidenta: al igual que los diputados preopinantes, celebro el apoyo unánime al proyecto sobre obligatoriedad del ingreso de los niños, a partir de los 4 años de edad, en los jardines de infantes.
Previamente, quiero adherir al homenaje al compañero Antonio Cafiero, y como una causalidad en la vida, también al efectuado a la señora Stella Maldonado, con quien no compartí la lucha pero sí su sapiencia, y aprendí mucho de ella porque tuve oportunidad de escucharla. Por eso, adhiero a su homenaje en este día en que todos estamos abocados a la educación.
Decía que celebro este proyecto y que lo vamos a acompañar, pero paralelamente me surgen muchas incertidumbres en relación con las provincias –hablo puntualmente de Corrientes en lo que respecta a la universalización de las salitas de 4 años. Nosotros, hasta ahora estamos tratando de hacerlo pero apenas superamos el 20 por ciento, no porque no haya demanda o cargos en la jurisdicción provincial sino porque carecemos de infraestructura.
Sabemos que este proyecto viene acompañado de un acuerdo con el consejo federal de ministros, que también espero que sea apoyado por todas las provincias con la infraestructura correspondiente para que podamos avanzar.
Más allá del hermoso tratado que estamos firmando hoy, sin ánimo de ser negativa, simplemente quiero ser realista: no creo que en febrero o marzo del año que viene podamos estar en condiciones –hablo al menos en lo que respecta a la provincia de Corrientes de albergar ya no al ciento por ciento de los niños de 4 años, sino al 95 por ciento de los chicos de 5 años.
Quiero recordar que, además, este proyecto tiene un artículo que indica la obligatoriedad por parte de las provincias de incorporar la universalización de las salitas de 3 años, con lo cual se haría engorroso, pero no imposible. O sea que estoy poniendo toda la fe en este proyecto y en el tratamiento compartido de los gobiernos provinciales y el nacional. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. GIUSTOZZI, RUBEN DARIO (BUENOS AIRES): Señora presidenta: el bloque del Frente Renovador va a acompañar este proyecto entendiendo, como todos, la importancia de extender y al mismo tiempo acercar el umbral de obligatoriedad de la educación.
Este bloque cuenta con dos ex gobernadores que en sus respectivas gestiones han hecho un enorme esfuerzo para incorporar la mayor cantidad de niños a la escolaridad temprana a fin de garantizar calidad de vida futura. En este sentido, conocemos la importancia que tienen los primeros mil días de vida para el desarrollo posterior de un niño.
No quiero dejar pasar esta oportunidad sin recordar que todo debate vinculado a la educación está cruzado por la memoria histórica de cada uno. Como he sido militante por los derechos humanos y desde este bloque no tuve la oportunidad de hacer un homenaje, quiero reconocer y homenajear a Stella Maldonado y también, como todos los militantes políticos, a Mariano Ferreyra. Y como he iniciado mi militancia universitaria y política con Antonio Cafiero, no quiero dejar pasar esta oportunidad sin expresar mi profundo reconocimiento a su persona y su interés por la educación. Sabemos que siendo un joven profesional universitario conoció a Perón, y a partir de allí signó su vida política en el país.
Respecto del proyecto en tratamiento, claramente acompaño una medida cuya importancia nadie puede negar, pues se trata de ampliar la edad de obligatoriedad de la educación inicial; sin embargo, debemos tener en cuenta que está haciendo falta considerar en profundidad algunas cuestiones a los fines de que consolidemos una verdadera política de Estado en ese sentido.
La ley de financiamiento educativo, que aspira a destinar un 6 por ciento del PBI a educación, en razón del impacto inflacionario –y en períodos cada vez más cortos año tras año necesita ser objeto de recálculo. En consecuencia, se requiere la existencia de una agencia de seguimiento del presupuesto; por eso, es importante que cuanto antes se apruebe una norma de tales características sobre la base de los diferentes proyectos que presenten las distintas fuerzas políticas. De lo contrario, todas aquellas medidas del tipo de las que hoy intentamos aprobar que tienen un impacto que no es inmediato aparecerán solo como declarativas.
Debemos tener presente esta cuestión, en especial si se trata de un proyecto de ley nacional, pues el Estado no tiene a su cargo el peso del financiamiento educativo que está en manos de las provincias. Entonces, estas deben fortalecer con su presupuesto la infraestructura y la incorporación de personal para que, finalmente, tal obligatoriedad importe accesibilidad, ya que es aquí donde nace el principio de igualdad en un país como la Argentina, en el que los sectores de menores recursos encuentran mayores dificultades para que sus niños se inserten tempranamente en el sistema educativo. Ello, por razones de distancia, de falta de recursos –naturalmente y porque las provincias pobres y los barrios más humildes son los que tienen mayores niveles de dificultad en cuanto a infraestructura.
Se hace imperioso contar con un seguimiento presupuestario acorde, ajustado temporalmente de acuerdo con la realidad nacional, para que la presente iniciativa no sea declarativa y pase a ser imperativa como política de Estado.
La educación inicial mejora el rendimiento escolar y la calidad de vida de las personas, de los niños, a lo largo de toda su vida. Quien a los cuarenta y cinco días de vida comienza su escolarización en un jardín maternal no estará en la misma situación que quien lo haga a los 3, 4 o 5 años de edad. Esa diferencia debe ser resuelta por la Nación; y si no convertimos esta idea en política de Estado, lo único que haremos será abonar discursos. Nosotros pretendemos que esto se consolide como tal.
Por ello, nuestro bloque propone que, cuanto antes, sean considerados los proyectos que apuntan a que la Asignación Universal por Hijo sea establecida por ley, con ajuste automático, y que a la vez exista una agencia de seguimiento presupuestario para garantizar, con el conjunto de las provincias, que aquel 6 por ciento permita que la obligatoriedad de la educación inicial sea de accesibilidad real, especialmente para los sectores de menores recursos.
Aspiramos a que en las próximas sesiones podamos ingresar en el fondo de la discusión de estos temas. Asimismo, reitero que nuestro bloque ve auspicioso el avance en la materia, a pesar de que falta mucho camino por recorrer para lograr los objetivos planteados.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.


SR. BINNER, HERMES JUAN (SANTA FE): Señora presidenta: estamos ante un momento muy importante del país -y por qué no, también, de nuestro propio Congreso-, porque estamos tratando un tema de preocupación general como es la educación y la calidad educativa. También estamos convencidos de que hoy será un día inolvidable porque resolvemos las dos puntas de este largo proceso que comienza en la primera infancia y culmina en la universidad, aunque sabemos que la educación se extiende a lo largo de toda la vida.
Por lo tanto, estamos realmente interesados en que estos proyectos tengan el curso y el destino que se merecen, y por supuesto, que sean objeto del seguimiento que nosotros debemos llevar adelante para tener una educación a la medida de los argentinos, una educación que continúe y se proyecte junto con el proyecto de país: una Nación que piense que su columna vertebral de crecimiento es la educación, no solamente como transmisión de conocimientos sino como formación integral de la persona, que permita a esta tener su libertad a partir de conocer y poder expresarse en el mundo que la rodea.
Desde el socialismo hemos trabajado siempre por la educación; al respecto, hay antecedentes desde su tierna infancia como partido. Esto tiene una explicación muy clara: el socialismo siempre unió la educación con el progreso de los pueblos. En el país no hay una casa del pueblo que no tenga su biblioteca. Esto también es una forma concreta de demostrar que no nos interesa la enciclopedia sino formarnos en un amplio universo, de nuestro pueblo.
También planteamos que hay una decisión muy clara cuando hablamos de presupuesto para la educación, porque este último está hablando de la importancia que damos al tema. Por eso, podemos esgrimir con inocultable orgullo que en la provincia de Santa Fe año tras año va creciendo el presupuesto en educación.
Si tomamos como referencia 2005, el 30,5 por ciento del presupuesto general fue destinado a educación. Si tomamos el último período concreto, que es 2013, el 36,3 por ciento del presupuesto fue destinado a educación. Esto habla claramente de la importancia que se da al salario docente, las necesidades edilicias de las escuelas; en fin, todo aquello que integra la educación, que es el lugar donde tenemos que trabajar para generar esa Argentina que queremos.
Pero hay temas que debemos tratar puntualmente, porque hablar del educador, del maestro o del docente es hablar de una persona que necesita recuperar su prestigio. Lamentablemente, la palabra “maestro”, tan profunda y tan humana, se ha debilitado en una sociedad en que las familias interpelan las decisiones de la escuela. Esto realmente está lejos de jerarquizar la educación.
Necesitamos que el docente o la maestra vayan cantando a la escuela, recuperen la alegría de educar. Necesitamos que se sientan comprometidos con los propósitos y las propuestas de una sociedad y que lleven adelante el timón de la educación como una tarea sagrada de nuestra sociedad.
Por eso, nos parece importante el vínculo docente alumno, donde se concreta el hecho educativo y adquiere sentido la escuela como algo más amplio, que es el sistema educativo.
Los padres también podemos hacer mucho por mejorar esta realidad. Ahora se habla de las primeras cien horas, de los primeros cien días y de los primeros mil días. En esta etapa debe tenerse muy en cuenta la sociedad en la que ha nacido y va a desarrollarse la persona.
Por lo tanto, no da igual un niño que ha nacido en una familia con padres que trabajan y tienen asegurada su subsistencia, que esos niños nacidos en un lugar de carencias y a los que nosotros, como miembros de esta sociedad, debemos socorrer.
Por eso es tan importante pensar en la solidaridad como uno de los elementos fundamentales para lograr la igualdad hacia nuestros niños y jóvenes.
Estamos convencidos de que la escuela primaria es una etapa fundamental para este fin. La inclusión más temprana que hoy estamos proponiendo con la ampliación de la educación inicial mejora aún más las oportunidades de socialización que facilitan la inclusión.
Estos trayectos educativos durante la infancia permiten identificar tempranamente las dificultades y evitar el flagelo de la repitencia, que es uno de los indicadores más vinculados con el abandono de la escolaridad.
La escuela secundaria es hoy la gran preocupación porque no damos una respuesta a los jóvenes que deben ser escuchados encontrando allí motivaciones para su vida futura.
Sabemos que los niños concurren a la escuela primaria de la mano de los padres, pero no ocurre lo mismo en el caso de la escuela secundaria. Ello hace indispensable una propuesta que los atraiga y retenga en este proceso de gran valor para la integración de la joven a la sociedad.
Al ingresar a cualquier ciudad de nuestro país vemos con mucha preocupación las zonas marginales, donde la gente no puede satisfacer sus necesidades mínimas. El 50 por ciento de la población de la República Argentina no tiene cloacas ni agua potable. Estos son déficits que debemos solucionar porque también hacen a la integridad y la educación.
Por lo expuesto, nuestro interbloque va a apoyar el proyecto vinculado con la formulación de las salas para niños de 4 años de edad, en el entendimiento de que se trata de un tema fundamental en un momento irrepetible en la vida de un niño y, por supuesto, de los jóvenes en el futuro. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Santiago del Estero, quien comparte su término de siete minutos con la señora diputada Pastoriza.


SR. OLIVA, CRISTIAN RODOLFO (SANTIAGO DEL ESTERO): Señora presidenta: desde nuestro bloque celebramos el tratamiento de este proyecto de ley del Poder Ejecutivo a través del cual se establece la obligatoriedad respecto de las salas para los niños de 4 años de edad. En ese sentido, adelantamos nuestro voto afirmativo.
Solicito autorización para insertar en el Diario de Sesiones el texto del discurso que pensaba pronunciar para que en particular se refiera a este tema mi colega de bloque, diputada Mirta Pastoriza.
Simplemente, quiero decir, como todos sabemos, que la educación es la herramienta más eficaz para que los pueblos o los países puedan desarrollarse, crecer. Toda la inversión que se desarrolle en esta materia sin duda es lo mejor que podemos hacer. En una sesión como la de hoy, en la que nos encontramos los diferentes bloques, oficialismo y oposición, encolumnados en esta iniciativa, la verdad es que estamos llenos de una enorme alegría.
Los tiempos actuales nos están imponiendo cada día mayores exigencias a los diferentes países en los que se vienen estableciendo metas cada vez más exigentes en materia educativa.
Este proyecto de ley que establece la incorporación de los niños al sistema educativo a una edad más temprana va en esa dirección, y nosotros lo celebramos. Por eso, adelanto el voto afirmativo de nuestro bloque, y dejo en el uso de la palabra a mi colega, la diputada Pastoriza.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por Santiago del Estero.


SRA. PASTORIZA, MIRTA AMELIANA (SANTIAGO DEL ESTERO): Señora presidenta: nos encontramos aprobando por unanimidad la extensión de la obligatoriedad escolar a partir de los 4 años de edad. Este triunfo es subsidiario de un largo proceso de concientización que se aceleró en los años democráticos, asegurando la gratuidad de los servicios estatales en todos los niveles educativos y regímenes especiales.
En la actualidad existe un consenso unánime acerca de la importancia de los primeros cinco años en el desarrollo integral de la personalidad. La educación inicial representa un espacio promotor de aprendizajes sociales, emocionales, intelectuales y físicos. Cumple la función de ayudar a la familia a formar hábitos y a estimular la socialización, pero no puede hacerlo sola.
Las bases del desarrollo del niño estarán primero en el seno de la familia y luego en el estímulo escolar. En la sala de 4 años específicamente los niños desarrollan la habilidad de la comunicación a través del lenguaje, aprenden a resolver en forma colectiva e incorporan valores como la solidaridad y la pluralidad.
Hoy, hablamos de escuelas de nivel inicial con objetivos educativos propios y una propuesta de formación integral. Esta concepción se afianzó solo gracias al arduo trabajo de los docentes en hacer comprender a la sociedad la importancia de la escolarización temprana.
También son los docentes los que intentan hacer que los chicos ingresen al sistema educativo y a su vez no lo abandonen.
Me interesa detenerme un momento en la importancia que tiene esta ley en la población rural. A pesar de que el nivel inicial se desarrolló muy tempranamente en nuestro país, impulsado por Juana Manso a partir de 1870 bajo la impronta sarmientina, su oferta quedó concentrada especialmente en las zonas urbanas y en los sectores medios.
Esta realidad marca una enorme desventaja para la población rural, ya que hay cuestiones simbólicas y de desarrollo cognitivo que si no se atienden dentro de los primeros años de vida, luego es muy difícil recuperar, siendo este primer estadio educativo el que garantiza el éxito de los otros trayectos educativos.
Soy parte de un proyecto político que conduce la provincia de Santiago del Estero desde el año 2005. Así comenzó un proceso histórico de reposicionamiento de la educación en la agenda del gobierno, al considerarse la educación temprana como un pilar fundamental.
Cuando el doctor Gerardo Zamora asume la gobernación, había tan solo 320 jardines de infantes en toda la provincia. Con la puesta en marcha del conjunto de políticas activas, se crearon más de 560 jardines de infantes que incluían las salas de 4 años. El nivel inicial también experimentó una significativa expansión de la matrícula, lo que trajo como consecuencia que el 95 por ciento de los niños de entre 4 y 5 años se encuentren dentro del sistema educativo.
Imaginemos la transformación de la calidad de vida de los estudiantes de las zonas rurales cuando se concretaron estas dos políticas de Estado. Por un lado, el sueño de convertir todas las viviendas rancho en casas dignas a partir de la tarea desarrollada por la gobernadora Claudia Zamora. Por el otro, los catorce años de escolaridad obligatoria que estamos próximos a sancionar.
Esta es la revolución de la dignidad que la democracia trajo a los santiagueños. Adelanto nuestro voto positivo con la convicción de que la educación es la política pública por excelencia para promover una sociedad justa, equitativa e integrada. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por San Luis.


SRA. BIANCHI, IVANA MARIA (SAN LUIS): Señora presidenta: durante muchos años, la oferta educativa para los niños y las niñas de 5 años estuvo considerada no dentro del ámbito educativo sino de las llamadas “guarderías”, donde todos los esfuerzos informales estaban orientados a la mera asistencia de los chicos que acudían a ellas, quienes quedaban excluidos de las estadísticas escolares y de todo aquello que tuviera vinculación con la pedagogía.
Gracias al aporte de la neurociencia, que afirma no solo que el sistema nervioso está íntimamente relacionado con la conducta y el aprendizaje sino también que los primeros años de vida son trascendentales para el desarrollo del cerebro humano, el nivel preescolar se pasó a llamar “nivel inicial”. En él se deben tener en cuenta las historias, el contexto, los valores, las creencias, el aspecto social de cada chico, sus necesidades y también las de su familia… Con este murmullo no puedo continuar, señora presidenta.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia solicita a los señores diputados que guarden silencio para que podamos escuchar a la oradora.
Continúa en el uso de la palabra la señora diputada por San Luis.


SRA. BIANCHI, IVANA MARIA (SAN LUIS): Señora presidenta: el docente debe generar un clima favorable de aprendizaje en los ámbitos físico, social, pedagógico y emocional.
Un punto también importante es la obligatoriedad. Son siete los países que en los últimos dos años sancionaron normas en la materia: Argentina, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Panamá y Venezuela. Solamente en Costa Rica se estableció la obligatoriedad del nivel inicial de cero a 6 años. Es un paso trascendente, ya que dicho nivel no es meramente asistencial sino que comienza a tener características de nivel pedagógico, lo cual es muy importante.
Pero a tal efecto es necesario que el Estado realice políticas que justamente aseguren, por un lado, una oferta educativa capaz de albergar a toda la población sin exclusión, y por el otro, la disponibilidad de mecanismos de control para que la familia entienda la importancia de que estos niños acudan al nivel inicial y que realmente envíen sus chicos a la escuela.
La evolución de la matrícula correspondiente a los 5 años ha aumentado entre el 48 y el 81 por ciento, y debemos decir que la obligatoriedad de la sala de 5 es todavía muy inestable en muchas ciudades y en muchas provincias del país, por lo que habría que tomar recaudos para que esto no ocurra con la sala de 4 y –obviamente- con la sala de 3, porque la obligatoriedad debe garantizar el derecho de los niños de recibir una educación sistemática desde la primera infancia, y también el derecho de los padres a disponer de instituciones que se ocupen de la educación integral de sus hijos, durante las jornadas laborales.
Otro tema no menos importante que tenemos que discutir es la jerarquización del docente de nivel inicial. Estoy convencida de que ello debe ser bajo un título de grado, expedido por universidades nacionales o privadas, y también se deben realizar posgrados tendientes a licenciaturas y doctorados. Por ejemplo, en la Universidad Nacional de San Luis existe la licenciatura de docente de nivel inicial. Me gustaría que esto se tenga en cuenta.
Otro punto importante es que me preocupa que no se pueda aplicar esta ley en las escuelas rurales. Todos sabemos de las carencias que justamente tienen estas escuelas por falta de infraestructura, de mantenimiento o de profesores.
Silvia Wolodarsky, especialista en educación inicial, dice que en muchas provincias todavía no se puede cumplimentar la obligatoriedad de la sala de 5, obviamente, por factores geográficos y por la gran cantidad de población que hay en esas zonas. De esa manera, no se asegura una cobertura en la sala de 5. Por lo tanto, pregunto: ¿en la sala de 4 va a pasar exactamente lo mismo?
En muchas escuelas rurales nos encontramos con el plurigrado y el maestro único que cubre con muchísima voluntad y vocación la obligatoriedad de la sala de 5, pero queda de manifiesto que es de difícil implementación justamente en las zonas rurales, por lo que pido que se tenga especial cuidado en este sentido.
Por último, en cuanto al financiamiento, si bien el Consejo Federal de Educación habla de apoyar la creación de un fondo de infraestructura financiado por el Ministerio de Educación, me hace mucho ruido cómo va a ser su equivalencia a nivel federal. Entonces, propongo que se pueda agregar al proyecto de ley que esta distribución se haga de acuerdo a la matrícula de alumnos por ciudades y por provincia.
Además, señora presidenta, creo que es importante comenzar a desglosar el presupuesto justamente del nivel inicial al nivel primario, porque de esa forma sabemos qué cantidad presupuestaria tenemos en el rubro.
No olvidemos que con esta ley pretendemos escolarizar a cien mil chicos. Entonces, debemos contar con un presupuesto importante ya que no solo se va a necesitar infraestructura sino también maestros, directores, auxiliares, etcétera. Supongo que algunas provincias podrán realizar este esfuerzo pero temo que otras, por la lamentable situación económica que están pasando, no puedan hacerlo quedando los chicos en desventaja respecto del resto de los chicos de otras provincias.
Otro tema que también hay que tener en cuenta es el de las vacantes.
Por último, va a ser un placer para nosotros, como integrantes del bloque Compromiso Federal, acompañar la sanción de esta ley porque estamos convencidos de que solamente la educación podrá salvar a nuestro país y a su sociedad. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia solicita a los señores diputados, al público asistente que se encuentra en las bandejas oficiales y a quienes nos visitan, que hagan silencio, porque de lo contrario no podemos avanzar.
Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.


SR. JAVKIN, PABLO LAUTARO (SANTA FE): Señora presidenta: aunque otros debates nos llevan más tiempo, seguramente este será de los más importantes en mucho tiempo por tratarse de una ley tan trascendente que la Cámara habrá de sancionar.
En la Argentina tenemos aproximadamente 650.000 chicos entre 3 y 5 años que no asisten a establecimiento educativo alguno. Esta es una cifra importante en un período de edad que, desde el punto de vista de las políticas sociales, de la neurociencia y de la protección integral de la infancia, más nos obliga. El acceso a la educación desde edades más tempranas se ha ido incorporando cada vez más como un valor muy importante no solo por el achicamiento de la brecha de desigualdad, sino también por el futuro rendimiento escolar de los niños, y por ende, por las posibilidades de ascenso social, movilidad económica y progreso educativo.
En este caso, estamos discutiendo sobre un rubro que ha aumentado su matrícula en salas de 3 y 4 años. Desde 1998 hasta 2010 –estas son las últimas cifras que tenemos, la matrícula de sala de 4 años ha aumentado un 62 por ciento y la de 3 años, un 47 por ciento. Sin embargo, el gran problema –por eso esta norma es muy importante es que cambió mucho la participación relativa que el Estado tiene en el aumento de esta matrícula y la oferta educativa en esta edad. En materia de sala de 4 años, la relación de la participación estatal es del 67 por ciento, mientras que en la sala de 3 años, del 57 por ciento, es decir, aún más baja.
Cuando uno ve cómo incide el hecho de que la oferta en salas de 3 y 4 años no tenga participación del Estado –que por supuesto sí tiene en sala de 5 años, que es obligatoria, nos encontramos frente a un problema muy claro en materia de igualdad de posibilidades. Si tomamos el quintil de ingreso, el 25 por ciento de la población mejor posicionada económicamente tiene tres veces más posibilidades de que sus hijos concurran a las salas de 3 y 4 años que el 25 por ciento de la población con menores ingresos; es decir que la brecha es mayor que el 20 por ciento. Las personas con más ingresos mantienen a sus hijos en salas de 3 y 4 años, y las de menores ingresos tienen a sus hijos fuera del sistema educativo.
Como estamos en un ámbito federal es importante resaltar que en sala de 4 años la diferencia entre las provincias que más escolarización tienen y las que menos escolarización poseen, es del 2,7 por ciento, mientras que en sala de 3 años –esto es lo que también da mucha importancia a este debate, la brecha de desigualdad es del 20 por ciento.
Quiero mencionar un dato más que considero importante. Existe, y cada vez está más estudiado, una enorme influencia de la posibilidad de acceso a las salas de 3 y 4 años con los rendimientos escolares posteriores. Es notorio advertir cómo en los chicos que han tenido posibilidad de acceder a las salas de 3 y 4 años baja enormemente el índice de sobreedad y repitencia escolar por haber tenido oportunidad de acceso a dichas salas.
Estamos hablando de la obligatoriedad de la sala de 4 años y de la universalización para la sala de 3 años, como plantearon algunos legisladores. Estos datos reflejan la importancia de tratarlo rápidamente. Estamos hablando de no más de medio punto del producto bruto para generar la obligatoriedad de las salas de 3 y 4 años. Se ha hecho un enorme esfuerzo.
Cabe señalar que también los municipios pueden cumplir un rol importante en esta política. En mi ciudad, Rosario, hubo una experiencia con los centros Crecer como lugar de atención de la primera infancia. Hoy, la ciudad de Santa Fe tiene una experiencia de desarrollo de jardines maternales específicamente centrados en la posibilidad de acceso de los chicos de zonas vulnerables a niveles educativos de calidad en los 3 y 4 años.
Por supuesto, la brecha de oportunidad la achicaremos con la jerarquización del trabajo docente en la educación inicial, que tiene particularidades que no son las mismas que en otros niveles. El estudio de la pedagogía educativa para los 3 y 4 años obliga a niveles de capacitación que en otros países se jerarquizan de modo específico, incluso dando mayor necesidad de preparación a quienes afrontarán la tarea de educar a niños de 3 y 4 años, lo que en la Argentina se da parcialmente.
Acompañaremos el proyecto de ley en consideración, que a nuestro juicio es muy importante. A veces, cuando los proyectos tienen acompañamiento unánime pierden relevancia en el debate público, y nosotros queremos asentar la posición de que ojalá en este recinto podamos discutir temas de la relevancia y el consenso que tiene este, que profundiza una meta de la ley de educación al incorporar la obligatoriedad desde los 4 años. Específica y especialmente hacemos un llamado para que a la brevedad podamos discutir también la inclusión de los 3 años, y por qué no, la universalización del acceso al sistema educativo desde los 45 días hasta los 3 años, como bien se señaló.
Concluyo remarcando que discutimos mucho acerca de las políticas de inclusión y de igualdad. Sobre todo, tratándose de la infancia, no existen muchas áreas donde quede probado con mayor efectividad que el acceso a un nivel educativo, en particular de quienes hoy no pueden porque no necesariamente tienen oferta pública y gratuita, implica una ventaja inclusiva en el resto del ciclo escolar, como es el acceso temprano a la educación inicial. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia insiste en su solicitud de guardar silencio a fin de escuchar a los oradores, y pide a los señores diputados que vayan ocupando sus bancas porque restan pocos oradores antes de la votación.
Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.


SR. SCHIARETTI, JUAN (CORDOBA): Señora presidenta: la sanción de este proyecto de ley es muy importante porque todos sabemos que el método más claro para lograr movilidad social ascendente es la educación. Muchos de los presentes hemos accedido a títulos universitarios y mejoras en la vida, precisamente, por haber tenido la chance de educarnos.
En materia de educación es claro que el aprendizaje en los primeros años de vida es clave. Si hablamos de la movilidad social ascendente hay una diferencia notable porque los niños que pueden acceder a la educación en las salas de 3 y 4 años consiguen fijar más rápido los conocimientos que aquellos que solo acceden a la educación a partir de los 5 o 6 años de edad. Todas las estadísticas indican que quienes se escolarizan desde los 3 años pertenecen a las clases medias y altas, y los sectores más humildes no pueden acceder a la educación en las salas de 3 y 4 años perdiendo, por lo tanto, desde el inicio la carrera contra la movilidad social ascendente.
De allí que sea clave la obligatoriedad de la educación a partir de los 4 años de edad, y también de 3. En nuestra provincia es obligatoria la sala de 4 desde la ley de educación provincial sancionada en 2010. Gracias a Dios, en Córdoba tenemos un 98 por ciento de asistencia a las salas de 4 en los establecimientos de educación primaria y hemos construido un poco más de mil novecientas aulas cumpliendo el mandato de la ley en estos años.
Dado que tenemos que cuidar a los sectores más vulnerables, en Córdoba es obligatoria la sala de 3 años en las zonas más carenciadas, y en estos años hemos construido más de seiscientas cincuenta salas de 3 años y estamos cubriendo prácticamente la totalidad de las zonas vulnerables, para dar igualdad de oportunidades a los más humildes.
Traigo esto a colación no para decir lo que hicimos en Córdoba sino porque nos parece que en este proyecto –avalado por el Consejo Federal de Educación hace falta agregar un artículo, al final, para alcanzar los objetivos de esta ley y que en el presupuesto nacional se garanticen todos los años la partidas para nutrir el fondo de infraestructura que creó el Ministerio de Educación de la Nación y fue aprobado por el Consejo Federal de Educación en el mes de septiembre.
Por lo tanto, adelantando el voto afirmativo de la bancada Unión por Córdoba, propongo agregar un artículo que diga: “El presupuesto nacional deberá detallar cada año el monto correspondiente al fondo de infraestructura creado por el Ministerio de Educación de la Nación para alcanzar los objetivos de la presente ley.” De esta forma, daremos un paso significativo para que esta ley se torne realidad en la práctica en todas las provincias que tienen que incorporar personal y construir salas de 4, lo cual tal vez no es tan importante en el caso de Córdoba porque la mayoría ya ha sido hecha, pero sí en provincias de menor desarrollo relativo de nuestra patria. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Para una aclaración tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad de Buenos Aires.


SR. FELETTI, ROBERTO JOSE (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señora presidenta: la inquietud del diputado Schiaretti ya se encuentra contemplada en el presupuesto 2015 votado en esta Cámara, con un fondo de 750 millones de pesos para construir ochocientos cincuenta salas para preescolar, en línea con la ampliación y obligatoriedad de la edad de preescolaridad. El agregado propuesto sería decir que el presupuesto incumplirá todos los años la obligación de abastecer ese fondo, lo cual creo que no es viable.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Para una aclaración tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.


SR. SCHIARETTI, JUAN (CORDOBA): Señora presidenta: sabía que en el presupuesto estaba esa norma, pero lo importante es que ahora que hacemos obligatoria la sala de 4, se incluya esa obligación hacia adelante, porque no es algo que se pueda hacer en uno o dos años, con lo cual no alcanza con el presupuesto 2015.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La señora diputada Bianchi solicita una aclaración, pero está anotada en la lista de oradores, por lo que le pido que espere su turno.
Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.


SR. RIESTRA, ANTONIO SABINO (SANTA FE): Señora presidenta: días atrás tuvimos la oportunidad de escuchar al ministro Sileoni, quien dio un largo informe sobre la situación y el cumplimiento respecto de las salas de 5 y la posibilidad de extender la obligatoriedad a las salas de 4.
Lamentablemente, en esa oportunidad éramos muy pocos los diputados presentes. Ese día, justamente la presidenta promulgaba el Código Civil y por eso hubo ausencias importantes.
Creo que en este tema la palabra “obligatoriedad” no basta porque la educación inicial debe asumir posiciones mucho más activas frente a la desigualdad y resistir ante cualquier anticipación que pretenda fijar el destino de nuestros niños, por lo cual se presenta como insustituible en este tiempo presente vincular nuestros actos pedagógicos con los horizontes futuros.
Se debe aportar a una formación cada vez más rigurosa, frenar la infantilización, no banalizar el trabajo de enseñar y conocer que los tiempos de la infancia necesitan ser garantizados por las generaciones adultas. En términos políticos, eso significa que el Estado es el único actor que puede asegurar la construcción de ese lugar; un Estado del que todos formamos parte pero en el que no todos tenemos el mismo nivel de responsabilidad. Existen responsabilidades de los gobiernos que no pueden ser omitidas, y frente a ellas todos deberíamos erigirnos en garantes de su cumplimiento.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Pido a los señores diputados que por favor colaboren y guarden silencio porque se escucha mucho murmullo. Tan solo restan siete u ocho minutos para pasar a la votación.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Santa Fe.


SR. RIESTRA, ANTONIO SABINO (SANTA FE): Decía que considerar integralmente una transformación implica considerar la complejidad de vínculos que sostienen al conjunto.
Se ha hablado aquí del concepto de universalizar el acceso y la permanencia de los niños desde los 45 días hasta los 5 años de edad. En realidad, la palabra “universalizar” alude justamente a la no obligatoriedad en los primeros años de la niñez. Pero también es cierto que aquí estamos abordando otro tema que es más complejo aún, que es la cuestión curricular misma con la que se analiza la tarea de la educación inicial.
Construir el currículum de formación docente inicial requiere asumir que los docentes son trabajadores intelectuales, trabajadores de la cultura que forman parte de un colectivo que produce conocimientos específicos a partir de su propia práctica.
A fin de abordar esta diversidad resulta positivo el reconocimiento de la singularidad y de la multiplicidad de experiencias infantiles; pero esto no borra el derecho al acceso a los bienes culturales universales. En nombre de la diferencia no debemos profundizar la desigualdad.
Nuestro desafío será comprender cómo construir espacios que alojen a la infancia en su singularidad y a las infancias desde su heterogeneidad en momentos en que la sociedad argentina ha dejado de asumir en toda su magnitud la protección y el cumplimiento de todos los derechos de niños y niñas.
Señora presidenta: en función del tiempo y también a fin de hacer un reconocimiento a la compañera Stella Maldonado, me voy a permitir leer algo que va a ser mucho más elocuente que cualquier opinión que podamos verter aquí. Se trata justamente de la posición que para el nivel inicial se planteó en el Encuentro de Nivel Inicial de agosto de 2010, dentro del marco de la CTERA. Dice así: “La universalización del nivel que garantice el acceso y la permanencia de todos los niños y niñas desde los 45 días hasta los 5 años de edad, inclusive.
“Creación de la Dirección de Nivel Inicial en las jurisdicciones que aún no la tienen...
“Legislación específica y reglamentación de los puestos de trabajo.
“Una planta orgánica funcional que permita la organización escolar considerada en su contexto social, cultural y económico, respetando sus especificidades.
“Edificios propios en correlación con la independencia del nivel y teniendo en cuenta las características propias de los niños de 45 días a 5 años.
“Creación de cargos que sostengan el adecuado funcionamiento de cada unidad pedagógica...
“Creación de horas institucionales para el trabajo colectivo.
“Creación de instituciones de doble jornada...
“Definición de políticas públicas que construyan y sostengan la articulación...
“Intervención del Estado a través de la supervisión a las instituciones educativas de nivel inicial...
“Consideración de las zonas rurales e isleñas...
“Formación docente en servicio...”
Por último, como conclusión –tal vez esto sea lo más importante, el documento señala: “el Estado nacional debe incrementar su participación en la inversión educativa, con una nueva ley de financiamiento, constituyendo un fondo de continúe con el aporte para los salarios, y además incluya recursos para avanzar en la cobertura del nivel inicial.”


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por el Neuquén.


SRA. COMELLI, ALICIA MARCELA (NEUQUEN): Señora presidenta: los cinco primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo del ser humano. La escuela de nivel inicial, con objetivos educativos propios, con una propuesta de formación integral, favorece el desarrollo cognitivo, afectivo, lúdico, corporal y social de los niños.
Va de suyo la importancia de incorporar la sala de 4 años a la educación obligatoria formal. En realidad, se trata nada más ni nada menos que del primer ingreso de los niños –y muchas veces, de la familia en este contexto, en la esfera de lo público.
Existen muchísimos estudios nacionales e internacionales –acá ya han dado cuenta de ellos que demuestran cómo el estímulo y la atención que reciben los niños en esta etapa luego influye notoriamente en todo lo que es su trayectoria escolar.
No es menor destacar –lo observamos claramente cómo influyen las instituciones de nivel inicial en algo que en las últimas décadas es tan frecuente: la incorporación de las mujeres al mercado laboral.
Vemos que son muy marcadas las diferencias que se aprecian entre los niños que acceden a los jardines maternales desde una temprana edad y aquellos que recién lo hacen a partir de los 5 años. Esta situación tiene otra cara, que hace más complejo o complica el trabajo de los docentes en las escuelas a partir de las salas de 5 años, ya que deben atender grupos muy heterogéneos en cuanto a conocimientos y destrezas aprendidas.
La modificación de la ley de educación establece la obligatoriedad, en todo el país, de incorporar a los niños a partir de los 4 años de edad hasta la finalización del secundario; esta es otra manera de garantizar la igualdad de oportunidades para toda la población, respecto de aquellos niños cuyos padres han optado por el sistema privado de enseñanza. Gracias a este enfoque que destacamos, estamos igualando oportunidades para todos los casos.
Obviamente, este proyecto debe ser acompañado por el presupuesto, el trabajo en el Consejo Federal de Educación y la infraestructura necesaria para que sea posible cumplir con la obligatoriedad en todo el territorio nacional. Recuérdese que las provincias nos hicimos cargo no solo de la salud y la seguridad, sino también de la educación, transferencia que en la gran mayoría de los casos se hizo sin los recursos correspondientes.
Entonces, bienvenida la ley; pero necesitamos darnos este amplio compromiso de apoyar a las provincias en el cumplimiento de esta manda. Recordemos que no todas ellas tienen garantizada la enseñanza a partir de los 4 años.
El proyecto en cuestión modifica varios artículos de la ley estableciendo que la educación inicial constituye una unidad pedagógica que comprende a todos los niños y niñas desde los cuarenta y cinco días de vida hasta los 5 años, siendo obligatorios estos dos últimos. Así es que el Estado nacional, las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se comprometen a cumplir con esta obligación.
En mi provincia, Neuquén, la semana pasada terminamos un congreso educativo. Fue muy interesante, después de dos años de debate con todas las instituciones y todos los actores del sistema educativo, conseguir una nueva ley.
Esa ley nueva, amplia, empieza a debatirse ahora después de ese congreso educativo. Quiero aclarar que incorporamos también la obligatoriedad de la cobertura desde los 4 años. Si bien tenemos una cobertura del 80 por ciento, pretendemos fijar la obligatoriedad en la ley provincial para llegar a cubrir al ciento por ciento de la población.
Por eso, señora presidenta, a ciento treinta años de la universalización de la escuela primaria, que se estableció allá por 1884 mediante la ley 1.420 –otorgando ya en aquel momento el carácter de laica, obligatoria y gratuita a la enseñanza-, creo que con esta norma que sancionaremos estaremos haciendo un gran avance más.
Pero la fría letra de la ley –reitero- requiere luego esfuerzo estatal y social para hacerse realidad. Aquella norma tardó más de setenta años en poder cumplir sus objetivos más básicos; no fue una tarea fácil. Esta vez la tarea tampoco será fácil, pero vale la pena el esfuerzo; vale la pena por los niños, por las generaciones venideras y por todo este universo de nuevas posibilidades y conocimientos que nos brindan la tecnología y la informática, a las cuales los chicos acceden a una edad muy temprana. Cabe aclarar que en el seno familiar no siempre están preparados para acompañar esta realidad que les brinda la tecnología, por lo que a veces los niños se encuentran muy solos y a merced de situaciones insospechadas. Por lo tanto, creo que esta posibilidad de la socialización a la temprana edad de los niños va a contribuir a su mejor futuro.
Por lo expuesto, desde el Movimiento Popular Neuquino saludamos la presente norma y la vamos a apoyar.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. PITROLA, NESTOR ANTONIO (BUENOS AIRES): Señora presidenta: ya en el cierre de este debate, vamos a fijar nuestra posición favorable. ¡Cómo no estar de acuerdo con el establecimiento de la obligatoriedad de la educación desde los 4 años! De hecho, también compartimos la consideración como unidad pedagógica de la educación desde los 45 días de vida. Lo mismo ocurre con las salas de 3 años. Para nosotros, forman parte integral de la educación pública, sobre todo teniendo en cuenta que hoy los papás y las mamás deben integrarse a la producción y no pueden estar durante gran parte del día con sus hijos. No queremos que los hijos de la gran mayoría trabajadora del país, nuestros niños, tengan que apelar a guarderías o depósitos de niños –a veces, muy caros-, sino que queremos que tengan en la educación pública nacional la educación desde sus primeros momentos.
También debemos decir, señora presidenta, que del dicho al hecho hay bastante trecho. La ley de educación aprobada en 2006 establece que los principios no son de ejecución necesaria. Los principios de obligatoriedad en la educación son principios que se proclaman, se establecen, pero no necesariamente se cumplen; y esta es la realidad que tenemos con todo el déficit de la educación pública nacional. En el caso de las salas para niños de 4 años de edad, provincias como Buenos Aires tienen una norma que establece su obligatoriedad. Tenemos la norma pero no los jardines de infantes.
Esta realidad lleva a la promoción de la educación privada. A menudo la oferta educacional en estos tramos es suplantada por una oferta de la educación privada que, muchas veces, es subsidiada.
No queremos confundir esto con la educación pública. Se ha creado un lenguaje moderno por el cual todo es público. Nosotros planteamos una educación pública estatal, gratuita y laica, es decir, una educación pública garantizada por el Estado. Ese es el destino que queremos para esta norma de educación obligatoria desde los 4 años de edad.
De manera tal que el problema de la educación desde los 4 años no se va a agotar en la aprobación de este proyecto de ley. Por el contrario, empezará el debate referido al problema de que nuestros niños de esa edad reciban una educación adecuada.
La educación tiene múltiples asignaturas pendientes en todos los planos. De hecho, la estadística indica que en la última década la educación pública estatal porcentualmente ha seguido retrocediendo respecto de la privada. Este no es el destino que queremos para la educación en todos los niveles en la República Argentina.
Esto responde a una matriz que se ha prolongado durante esta década y que es los años 90, en virtud de la cual la recaudación es nacional y el servicio educativo es provincial. Recuerdo la enorme lucha que dieron los sindicatos que nuclean a los educadores de todo el país durante los años 90 en contra de la llamada “transferencia”. Pues bien, se ha prolongado este régimen en la educación pública, con recursos que en las provincias escasean a pesar de las rimbombantes cifras que tenemos en relación con el producto bruto interno y demás.
Nosotros somos partidarios de la educación pública estatal y, por lo tanto, de la nacionalización de la educación y de la responsabilidad del Estado nacional en esa materia. En este sentido, no compartimos el anuncio de la señora presidenta de la Nación, quien expresó que se van a construir salas de educación para estos jardines de infantes a partir del Plan Argentina Trabaja. Los beneficiarios de dicho plan ganan actualmente 2.000 pesos y a partir del 1° de enero percibirán 2.600 pesos. No estamos de acuerdo con esto. Creemos que la escuela pública debe construirse y que se tienen que asignar los fondos, los que deben licitarse para obras bajo convenios colectivos de trabajo de los trabajadores de la construcción. No podemos pensar que constituye un aporte a la educación pública hacer esto a partir de la superexplotación de desocupados que ganan 2.000 pesos mensuales y que no tienen cobertura social y de seguridad de ningún tipo.
Asimismo, con los sindicatos docentes, en los que tenemos una fuerte participación en todo el país, lo mismo que con otras organizaciones de la comunidad educacional como, por ejemplo, los centros de estudiantes secundarios, terciarios y demás-, reclamamos que la docencia y también la que se aplique a los jardines de infantes de niños de 4 años de edad, reciban un salario equivalente al valor de una canasta familiar.
Acompañamos con ellos la reapertura de las paritarias que se está planteando en las provincias de Córdoba y de Buenos Aires, así como también en muchas otras, por parte de las organizaciones docentes. Ello es así en virtud de que el docente es la clave y la primera herramienta para tener la educación pública que queremos para todos los argentinos.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Solicito que los señores diputados vayan ocupando sus respectivas bancas a efectos de su identificación.
Tiene la palabra la señora diputada por San Luis.


SRA. BIANCHI, IVANA MARIA (SAN LUIS): Señora presidenta: voy a proponer un artículo para que sea incluido dentro del proyecto de ley.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) En ese caso, posteriormente se le va a otorgar el uso de la palabra para que pueda hacerlo.
Tiene la palabra la señora miembro informante, diputada por Misiones.


SRA. LEVERBERG, STELLA MARIS (MISIONES): Señora presidenta: pido que sean autorizadas las inserciones de los señores diputados que así lo han solicitado o soliciten, porque en un tema tan sensible e importante para los argentinos y las argentinas seguramente muchos legisladores habrán quedado con interés de que se escuchen sus opiniones.
Por otro lado, hago moción de que se proceda a efectuar una sola votación en general y en particular.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Si hubiere asentimiento de la Cámara, cuando llegue el momento se procederá a efectuar una sola votación en general y en particular.

- Asentimiento.

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Se procederá en consecuencia.
Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que quiere proponer una modificación en particular.


SR. STURZENEGGER, FEDERICO ADOLFO (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señora presidenta: tenemos una propuesta de modificación del artículo 1°. La posición de la obligatoriedad de la educación a partir de los 4 años es la que históricamente el PRO sostuvo en el Consejo Federal de Educación, pero creo que tenemos que ir por más, y por consiguiente la redacción que sugerimos es la siguiente: “Declárese obligatoria la educación inicial para niños de 3 y 4 años en el Sistema Educativo Nacional”. Esta es la modificación que proponemos.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.


SR. BARLETTA, MARIO DOMINGO (SANTA FE): Señora presidenta: en el mismo sentido que lo expresado por el señor diputado que me precedió en el uso de la palabra, proponemos que en el artículo 1° se incorpore la obligatoriedad a partir de los 3 años.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. DEL CAÑO, NICOLAS (MENDOZA): Señora presidenta: del mismo modo que los diputados preopinantes, solicito que se establezca la obligatoriedad desde los 3 años.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por San Luis.


SRA. BIANCHI, IVANA MARIA (SAN LUIS): Señora presidenta: para evitar cualquier tipo de discrecionalidad en esta ley, sugiero realizar una modificación o incluir un nuevo artículo, que quedaría redactado más o menos así: “Los fondos de infraestructura serán distribuidos de acuerdo con lo establecido por la ley de coparticipación federal de impuestos”. Esto es a los meros efectos de que todas las provincias tengan lo que les corresponde.

- Aplausos en las galerías.

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.


SR. BARLETTA, MARIO DOMINGO (SANTA FE): Señora presidenta: quiero plantear una modificación en el artículo 4°, pero primero tendríamos que saber si se aprueba la propuesta de que la educación inicial obligatoria sea a partir de los 3 años.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Puede expresarse ahora sobre ese artículo, señor diputado.


SR. BARLETTA, MARIO DOMINGO (SANTA FE): En el artículo 4°, en el supuesto de que no se acepte la obligatoriedad a partir de los 3 años, propongo que donde dice: “...universalizar los servicios educativos para los/as niños/as de tres (3) años de edad,...”, diga: “...universalizar los servicios educativos para los/as niños/as desde los cuarenta y cinco (45) días hasta los tres (3) años de edad,...”


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.


SR. SCHIARETTI, JUAN (CORDOBA): Señora presidenta: respaldo la moción formulada por la señora diputada por San Luis respecto del reparto del fondo específico y propongo que en ese mismo artículo quede establecido que de ahora en adelante todos los presupuestos deberán detallar los recursos.
Es cierto lo que manifestaba el señor diputado Feletti acerca de que la previsión ya está incluida en el presupuesto del año próximo, pero la implementación de los jardines de infantes para niños de 4 años demorará cerca de tres años en toda la República. Si este proyecto cuenta con apoyo unánime, me parece que lo lógico sería que también obliguemos al gobierno que asuma en 2015 a incluir en los presupuestos los fondos destinados al cumplimiento de esta norma.
En síntesis, adhiero a la propuesta de que se repartan los fondos y pido que el detalle de los recursos destinados al cumplimiento de este objetivo sea incluido en los próximos presupuestos.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. GIUSTOZZI, RUBEN DARIO (BUENOS AIRES): Señora presidenta: nuestro bloque adhiere a la extensión de la obligatoriedad a partir de los 3 años y a la especificación de los recursos, tal como lo manifestara el señor diputado Schiaretti.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Señora diputada Leverberg: ¿acepta alguna de las modificaciones propuestas?


SRA. LEVERBERG, STELLA MARIS (MISIONES): Señora presidenta: no aceptaremos modificaciones en el entendimiento de que las sugerencias realizadas están implícitas en la redacción del proyecto. Igual postura sostenemos respecto de los recursos, de manera que solicito que la Honorable Cámara pase a votar la iniciativa en consideración, en general y en particular.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.


SR. VALINOTTO, JORGE ANSELMO (CORDOBA): Señora presidenta: solicito que la votación se realice en dos tramos, primero en general y luego en particular, ya que no hay coincidencias respecto de algunos artículos.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia recuerda al señor diputado que ese no fue el procedimiento que se aceptó cuando se hizo la propuesta.


SR. VALINOTTO, JORGE ANSELMO (CORDOBA): Pero usted alteró el tratamiento, señora presidenta. Luego de que se aceptara votar el proyecto en general y en particular, hizo lugar al planteamiento de diferencias en relación con algunos artículos. Esto obliga a la oposición a votar en contra en general y en particular.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia abrió esa posibilidad para que queden registradas las modificaciones propuestas por los señores diputados.
Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.


SRA. DI TULLIO, JULIANA (BUENOS AIRES): Señora presidenta: la moción formulada por la señora diputada Leverberg ya fue votada, lo que no significa que los legisladores que quieran votar negativamente algún artículo no puedan dejarlo asentado. Pueden votar en general y en particular de manera afirmativa, dejando constancia de que respecto de algunos artículos se pronuncian de forma negativa. Ese es el procedimiento que se sigue habitualmente.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Se va a votar nominalmente en general y en particular el dictamen de las comisiones de Educación y de Presupuesto y Hacienda recaído en el proyecto de ley por el que se declara la obligatoriedad de la educación inicial para niños de 4 años en el Sistema Educativo Nacional (Orden del Día 834).

- Se practica la votación nominal.2014/132OE14_01_R19.pdf

- Conforme al tablero electrónico, sobre 237 señores diputados presentes, 236 han votado por la afirmativa.

SR.(SECRETARIO (CHEDRESE)) Se han registrado 236 votos por la afirmativa. (Aplausos.)

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Chaco.


SR. MALDONADO, VICTOR HUGO (CHACO): Señora presidenta: deseo consignar mi voto afirmativo.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Así se hará, señor diputado.


SR. ASSEFF, ALBERTO EMILIO (BUENOS AIRES): Señora presidenta: quería dejar constancia, tal como la señora diputada di Tullio ha señalado correctamente, que adhiero a las modificaciones que formularon los diputados Barletta y otros sobre la obligatoriedad de la educación inicial a partir de los 3 años de edad.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Quedará constancia, señor diputado.
Queda sancionado el proyecto de ley.
Se comunicará al Honorable Senado.



Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.