Periodo:131 Reunion:12 Fecha:27/11/2013 HOMENAJES

SRA. CASELLES,GRACIELA MARIA (SAN JUAN): Señor presidente: la verdad es que no es nada fácil hablar en este momento, más que nada por lo que Margarita ha representado en la vida de muchos, y también en lo particular. Emociona ver a su familia en las galerías del recinto, pero mucho más emociona mirar hacia el costado y observar su banca vacía. Duele. También duele mirar hacia el palco pero, al mismo tiempo, uno se alegra al notar cómo un amigo de ella de tantos años la incorporó a su familia. Él también atraviesa difíciles momentos familiares, pero hoy está presente para despedir a su amiga. Me refiero a Juan Carlos Gioja, hermano del gobernador, quien está acompañando a Margarita en este homenaje. Se trata de una situación difícil. San Juan atraviesa un momento complicado y está triste. Podríamos decir que Margarita fue una gran historiadora, una gran profesional, una gran maestra y una gran docente. Tenía muchas virtudes, pero todas quedan chicas porque en realidad era una gran persona. Creo que esa es una de las virtudes más grandes que uno puede tener. En definitiva, fue una gran mujer, que nunca decía que no a la hora de ayudar a otro. Ella tenía un corazón siempre abierto, a quien no le importaban las diferencias. Siempre ofrecía todo. Yo vengo de otro partido y siempre me ayudó, me orientó, me dio fuerzas. Creo que en la memoria de cada uno está eso. Además, nunca le sacó el cuerpo al trabajo. Era una mujer humilde y de corazón muy simple. Se enriquecía mucho con los gestos. Quizás el que le dijeran que su tarea estaba bien hecha la hacía sentir bien, pero cuando no la tenían en cuenta se enojaba, porque vivía de los pequeños y grandes gestos, que creo que es lo que nos hace crecer a lo largo de la vida. Era una amiga, con lo que eso implica: daba todo a cambio de nada. Era una persona conciliadora, respetuosa, tenía una posición política muy clara, pero respetaba siempre al adversario. Además, era muy creyente y todas las mañanas –sus hijos no me dejarán mentir, a eso de las seis, se levantaba, tomaba unos mates y rezaba mucho. Rezaba por su familia, por los gobernantes, por los amigos, por la patria y por su querida San Juan. Era una sanjuanina de lujo, leal a su provincia, una persona que reconstruyó nuestra historia y realmente nos unió. Era una mujer peronista como pocas –o como muchas, que como tantos otros presos políticos que aquí veo, luchó para que nuestra patria volviera a vivir en libertad y en democracia. También sufrió persecuciones, y como ustedes, es un ejemplo de quienes han trabajado para tener hoy una patria libre y soberana. Fue leal a su partido político y a este proyecto que siempre ha defendido. Era una mujer que tenía 78 años, pero cuando muchos de nosotros nos íbamos del recinto siempre se quedaba. Cuando venía a Buenos Aires, dejaba su maleta e inmediatamente se ponía a trabajar, y cuando llegaba a San Juan, seguía trabajando incansablemente. Tenía muchas preocupaciones, pero la mayor era que su familia siempre estuviera bien. Ahora veo a esa familia con fuerzas y desarrollada, aunque seguramente sintiendo su pérdida. También soñaba siempre con que el pueblo estuviera mejor. Convirtió su vida y la política en un servicio a la gente. No entendía a la política como un asunto de especulación personal o de crecimiento individual. Siempre se preocupó por que quien se hallara a su lado, sin importar que fuera un joven o una persona mayor, estuviera siempre mejor. Era sumamente solidaria; defendía la educación y la cultura como pilares fundamentales para el desarrollo de los pueblos en igualdad y con justicia para todos. Señor presidente: quiero recordar las palabras que usted pronunció en San Juan, y aprovecho para agradecerle en nombre de todos. Usted definió a Margarita Ferrá de Bartol como una gran patriota, y los patriotas son aquellos que dejan todo a cambio de nada; son aquellos que entienden que los valores de libertad, igualdad, democracia, justicia y cultura, pero fundamentalmente el bienestar del pueblo, están por encima de todo. Usted la definió como la gran patriota que además dejó su vida, y la dejó en el Valle Fértil, llevando bienestar a un pueblo del interior. Le aseguro que hoy ella está haciendo fuerza para que esta Argentina y su querida San Juan sigan creciendo, y para que su querido compañero de toda la vida, el gobernador de todos los sanjuaninos, pueda salir adelante y mi querida provincia siga en el camino del crecimiento. (Aplausos.)
...
Ver debate completo...

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.