Período:119 Reunion:37 Fecha:07/11/2001 COMISION ESPECIAL DE ANALISIS Y SEGUIMIENTO DE LA DEUDA EXTERNA ARGENTINA


SR. PRESIDENTE(PASCUAL) Corresponde considerar el proyecto de resolución del señor diputado Rodríguez y otros por el que se crea la Comisión Especial de Análisis y Seguimiento de la Deuda Externa Argentina (expediente 6256-d-2001).


PROYECTO DE RESOLUCIÓN

La Cámara de Diputados de la Nación

RESUELVE

Artículo 1°.- Créase en el ámbito de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación una comisión especial de análisis y seguimiento de la deuda externa argentina.
Artículo 2°.- La comisión estará integrada por siete diputados designados por el Presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, a propuesta de los bloques parlamentarios, respetándose la proporción de las representaciones políticas existentes en ella.
Artículo 3°.- Dicha comisión recibirá información y realizará el análisis y seguimiento de las negociaciones mantenidas con el sistema financiero internacional en relación con la deuda pública externa.
A tales fines el funcionario del Poder Ejecutivo que sea responsable de las gestiones vinculadas al arreglo de la deuda deberá asistir mensualmente a la comisión a los fines de informar sobre los avances y resultados de las mismas.
Artículo 4°.- La Comisión elevará a la Honorable Cámara informes periódicos los que serán publicados en la página web de la Honorable Cámara de Diputados.


SR. PRESIDENTE(PASCUAL) En consideración.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO (BUENOS AIRES): Señor presidente: dado lo avanzado de la sesión quiero ser muy preciso y lo más sintético posible en este tema. Muchos legisladores -el diputado Bravo y otros- venimos trabajando desde hace mucho tiempo por la creación de esta comisión. Me he tomado el trabajo de contabilizar la cantidad de pedidos de creación de comisiones investigadoras de la deuda, y suman más de treinta y cinco desde el año 83 hasta ahora. Ninguno de esos proyectos fue aprobado, como tampoco ninguno de los más de trescientos proyectos sobre la deuda externa que se han presentado, que ni siquiera han podido ser tratados.
Por eso, en buena hora que el señor diputado Jesús Rodríguez haya traído este tema al debate. Me parece un proyecto un tanto insípido porque no alcanza con el seguimiento y análisis de una responsabilidad propia del Parlamento, sobre todo considerando cómo ha sido utilizada la facultad que tiene el Poder Ejecutivo para administrar la deuda externa, que ha incrementado a valores astronómicos.
Es hora de que el Parlamento revise las facultades que ha delegado en el Poder Ejecutivo mediante la ley 24.156, de administración financiera. Esa ley es la que faculta al Poder Ejecutivo a hacer operaciones ruinosas como la del "megacanje" y otros canjes de deuda que elevaron la tasa de interés a niveles muy altos, que hoy queremos bajar.
Entonces, me parece que el trabajo de esta comisión, que por supuesto nosotros apoyamos, no debe ser sólo de análisis y seguimiento, sino básicamente de investigación y de estudio de una política sobre la deuda externa. Una gran deuda de la política es que, precisamente, no hubo política de la deuda externa.
Por eso vamos a proponer que se modifiquen las funciones de esta comisión abarcando las de investigación. Así vamos a dar respuesta a una resolución judicial que pide al Parlamento que investigue y determine las responsabilidades políticas que ha habido en el proceso de incremento de la deuda externa desde el año 1976 a la fecha. Los señores diputados saben que a partir de ese año empezó el gran endeudamiento externo y, consiguientemente, una pérdida de soberanía e independencia económica. Hubo responsables políticos; muchos de ellos han ocupado con posterioridad altos cargos en la administración pública, y es muy importante que podamos deslindar las responsabilidades.
Por eso es que, haciendo una continuidad de la causa Olmos por el gran fraude que es la deuda externa, esta comisión debe tener amplias facultades de investigación para poder determinar cómo los argentinos hemos llegado a este nivel de endeudamiento. Además, debe tener facultades para proponer al Parlamento la derogación o modificación de la ley 24.156, de administración financiera.
Por lo tanto, el bloque del ARI va a acompañar este proyecto en tanto y en cuanto se modifiquen esos aspectos relativos a la creación de la comisión.


SR. PRESIDENTE(PASCUAL) Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. LANZA, JOSE LUIS (CAP FEDERAL): Señor presidente: mi intervención es para ratificar el pedido del señor diputado Cafiero. Me alegra enormemente que importantes diputados que honran esta Cámara, como Jesús Rodríguez, Darío Alessandro y Raúl Baglini, hayan firmado este proyecto. Yo presenté una iniciativa sobre el mismo tema en el mes de abril, y a pesar de que se acordó preferencia para que fuera tratada, ello no sucedió. En buena hora que se rectifiquen los rumbos.
Sin embargo, se omite algo que es fundamental -ya lo manifestó el señor diputado Cafiero-, y es que entre sus objetivos de seguimiento y análisis la comisión también debe tener el del esclarecimiento de las causas, acciones y procedimientos ejecutados a través del tiempo que derivaron en la generación de la deuda externa argentina, así como la determinación de las responsabilidades políticas de quienes intervinieron en este proceso. Este es el fallo del doctor Ballestero en la causa Olmos. Existen 477 asientos fraudulentos que determinan que hay responsabilidades políticas, porque las penales ya han prescripto.
Hay todavía algo más importante: en este país hubo un "nunca más" para los genocidas que mataron a treinta mil argentinos, y de una vez por todas tiene que haber un "nunca más" para los responsables de esta deuda espuria. Es el imperativo de la historia, que exige justicia y verdad para esta deuda monstruosa que cae sobre generaciones de argentinos.
Por eso, pido que urgentemente se convoque a esta comisión y se tome el tópico de la investigación. Esta Cámara no ha cumplido con su obligación constitucional de controlar, seguir e inspeccionar la deuda externa. Además, hoy en día vemos que estamos discutiendo por las gallinas mientras los elefantes nos están volando por arriba. Hoy se está trabajando con los bancos sobre una refinanciación de 95 mil millones de dólares en bonos. En esta renegociación se nos va la vida, pero aparecen quienes hacen lobby porque, como dijo el señor diputado Roggero, acá nadie regala nada, y menos los bancos.
Los bancos bajan la tasa de interés del 15 por ciento -de un "megacanje" escandaloso que todos sabemos cómo se armó- a un 7 por ciento; pero como hay un 3,5 por ciento de exención del impuesto a las ganancias, es una tasa real del 10,5 por ciento. De todas maneras, la tasa del 7 por ciento no la puede pagar nadie. Hoy en el mundo tenemos una tasa del 2 por ciento anual, y nosotros, gracias a quien hoy maneja la economía de nuestro país, vamos a tener que pagar, agradecidamente, el 7 por ciento. Creo que esto es un disparate.
De una vez por todas esta Cámara tiene que ponerse los pantalones largos y conformar una comisión que se maneje con dureza en la investigación, seguimiento y control de la deuda externa.

- Ocupa la Presidencia el señor Vicepresidente 1° de la Honorable Cámara, don Rodolfo Rodil.

SR. LANZA, JOSE LUIS (CAP FEDERAL): Esta deuda externa se está llevando la vida no sólo de la Nación sino de todos los habitantes del pueblo argentino (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(RODIL) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. GUTIERREZ, GUSTAVO EDUARDO (MENDOZA): Señor presidente: quiero solicitar a los autores de este proyecto que se modifique el número de integrantes que conformarán esta comisión a fin de que se eleve a diez, para posibilitar al bloque de los partidos provinciales que contemos con un integrante, ya que nos parece razonable conformarla por nuestra vocación y por la importancia que el tema tiene.
En consecuencia, formulo moción en el sentido de que se amplíe el número de miembros que conformarán la comisión.


SR. PRESIDENTE(RODIL) La Presidencia informa al señor diputado que en el momento en que se debata el artículo que determina el número de integrantes de la comisión deberá considerarse su propuesta.
Tiene la palabra el señor diputado por el Chaco.


SR. ROMERO, HECTOR RAMON (CHACO): Señor presidente: brevemente voy a comentar que ya existe una investigación y un fallo judicial sobre esta cuestión, que se vincula con la causa 14.467 "Alejandro Olmos sobre denuncia", que pido se tome como base de esta investigación.
En estas causas no debe existir prescripción, porque los delitos son de lesa patria, y deben determinarse muy claramente los responsables.
También adelanto que acompañaré la moción formulada por el señor diputado Gutiérrez en el sentido de que se amplíe el número de integrantes de la comisión.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. CARDESA, ENRIQUE GUSTAVO (BUENOS AIRES): Señor presidente: a poco de haber ingresado en esta Cámara, luego de las elecciones de 1997, planteamos esta situación vinculada con la deuda externa y con las posibles consecuencias que podría acarrearnos a mediano plazo. Expresamos entonces que esta situación iba a tener relación con la fuga de capitales de nuestro país. Asimismo, de todo esto surge un modelo de absoluta exclusión social, que como contrapartida tiene a más del 40 por ciento de los habitantes de nuestro país por debajo del nivel de pobreza.
En ese año, cuando otro era el oficialismo que gobernaba el país, no hubo espacio político para crear esta comisión. Con un grupo de diputados creamos un equipo de trabajo -lo veo al señor diputado Zacarías- que encabezaba el señor diputado Alfredo Bravo. Desde diferentes partidos nos comprometimos en la tarea de impulsar la creación de esta comisión, haciendo un reclamo permanente para que se concretara el fallo judicial sobre la investigación que llevaba a cabo el juez Ballestero.
Con esa finalidad nos reunimos numerosas veces con ese magistrado para seguir la evolución de esa investigación judicial, contando con la presencia y participación de un militante de la causa popular y nacional.
Más allá de que las diferentes administraciones tuvieron signos de partidos que históricamente representaron esa concepción ideológica, aprovecho la oportunidad de efectuar un reconocimiento a Alejandro Olmos, que para nosotros es, sin ninguna duda, un verdadero patriota. (Aplausos.)
Agradezco este aplauso espontáneo que él seguramente estará escuchando.
El bloque del Frente para el Cambio va a apoyar la creación de esta comisión con amplias facultades investigativas, de acuerdo con lo conversado con varios señores diputados cuando anteriormente intentamos sesionar.
Es fundamental que la comisión no sólo tenga estas facultades -como lo acaba de pedir el señor diputado Romero, con quien también trabajamos en esa comisión- sino además que en su investigación tome como base el fallo del juez Ballestero, que fue remitido a esta Honorable Cámara hace tiempo.
Quizá la deuda externa sea sólo la punta del iceberg de un modelo económico y social al que tal vez por errores o por ciertos apoyos voluntarios el conjunto de la clase política -que impulsó este modelo- no supo poner freno a tiempo, o bien no tuvo la eficacia suficiente para enfrentar. De alguna manera, más allá de nuestras posiciones, todos somos en parte responsables de que ese modelo hoy siga vigente.
Para el bloque del Frente para el Cambio la cantidad de decretos que se están dictando marcan claramente la continuidad y profundización de este modelo, más allá -como dijeron los legisladores preopinantes- de que la tasa de interés del 7 por ciento de renegociación de la deuda guarda con la tasa internacional -que hoy es del 2 por ciento- la misma proporción que guardaban las tasas del 14 o 15 por ciento con la tasa internacional antes vigente.
Por estas razones, y dada la necesidad de profundizar la investigación y la generación de consensos para construir la verdadera unidad nacional de nuestro país, nuestro bloque apoya fervientemente el proyecto en consideración. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(RODIL) Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.


SRA. BORDENAVE, MARCELA ANTONIA (BUENOS AIRES): Señor presidente: quería formular una moción de apartamiento del reglamento, pero no sé si ésta es la oportunidad para hacerlo.


SR. PRESIDENTE(RODIL) La Presidencia sugiere que continuemos con el asunto en consideración, luego de cuya votación le cederá la palabra para formular esa moción.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. VILLALBA, ALFREDO HORACIO (BUENOS AIRES): Señor presidente: yo también formularé una moción de apartamiento del reglamento en esa oportunidad.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Queda anotado, señor diputado.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Señor presidente: advierto que la voluntad de esta Cámara es reasumir una serie de facultades que por omisión o por el transcurso del tiempo han quedado delegadas en otro poder del Estado.
Creo oportuno transformar la iniciativa en consideración en un proyecto de ley donde se establezca que el Congreso reasume las facultades que son de su estricta competencia en razón de lo dispuesto en la Constitución Nacional.
El Congreso de la Nación tiene a su cargo el arreglo de la deuda externa e interna. Es cierto que a través del tiempo ha habido distintas interpretaciones y se ha considerado que esa mención de la Constitución se refiere pura y exclusivamente a que el Congreso debe tomar intervención en la asignación de las partidas presupuestarias anuales destinadas a atender los servicios de la deuda. También es cierto que eso no tiene absolutamente nada que ver con lo que es la representatividad del Congreso de la Nación.
Por lo expuesto, solicito que los autores del proyecto analicen la posibilidad de transformar esta iniciativa en un proyecto de ley con la terminología que va a exponer el señor diputado Jorge Remes Lenicov.
Debemos decirlo con todas las letras: cada vez que no se ha querido resolver un problema, se ha creado una comisión. Asimismo, cada vez que ha existido la posibilidad de retomar las facultades del Congreso de la Nación, siempre ha surgido una obstrucción. Hoy nosotros estamos decididos a retomar esas facultades de contraer compromisos que corresponden al Congreso de la Nación.
Si queremos crear una comisión, estoy de acuerdo, pero...


SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA (CHACO): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la venia de la Presidencia?


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Sí, señora diputada.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra la señora diputada por el Chaco.


SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA (CHACO): Señor presidente: quiero hacer el siguiente planteo. Nosotros tenemos hoy un proyecto de resolución que puede ser independiente de un proyecto de ley. Con dicho proyecto de ley puede ocurrir que hoy lo apruebe Diputados, más tarde el Senado, pase al Poder Ejecutivo y éste lo vete totalmente.
También tenemos hoy un proyecto de resolución referido a la investigación, el análisis y el seguimiento de la deuda externa. Entonces, podríamos pasar para la otra semana el análisis del proyecto de ley, porque puede ocurrir que si transformamos un proyecto de resolución en un proyecto de ley nos quedemos sin comisión investigadora y posiblemente sin ley. No debemos olvidar que está concluyendo el período de sesiones ordinarias.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Pienso que una cosa no quita la otra. Pueden ser considerados los dos proyectos, y es más, si queremos dejar conformes a los autores de la iniciativa y también por tranquilidad de conciencia -para que no quede demorado en el tratamiento legislativo-, podemos acompañar el proyecto de creación de la comisión con la reforma propuesta por el señor diputado Cafiero, y a su vez efectuar una moción de apartamiento del reglamento para aprobar una preferencia con despacho de comisión a fin de tratar el proyecto de ley en la próxima sesión.


SR. ROMERO, HECTOR RAMON (CHACO): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la venia de la Presidencia?


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Sí, señor diputado.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por el Chaco.


SR. ROMERO, HECTOR RAMON (CHACO): Señor presidente: afortunadamente este proyecto llegó hoy al recinto. Hace más de dos años presenté una iniciativa similar, que no fue considerada. Por eso, pido al señor diputado Díaz Bancalari que aprovechemos esta circunstancia y avancemos en la consideración del proyecto de resolución, ya que creo que podemos llegar a buen puerto.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Señor presidente: creo que todos estamos orientados en la misma dirección; todos tenemos la voluntad de dar el máximo de transparencia y de dinamismo a la actividad del Congreso.
Por lo tanto, reitero la moción: en primer lugar, vamos a acompañar el proyecto con la modificación propuesta por el señor diputado Cafiero, y a su vez voy a hacer una moción de orden para que el cuerpo se aparte del reglamento a fin de acordar preferencia para tratar con dictamen de comisión en la próxima sesión el proyecto de ley del señor diputado Remes Lenicov, contenido en el expediente 6821-d-2001.


SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO (BUENOS AIRES): Señor presidente: ¿puedo dar lectura de la modificación que voy a proponer?


SR. PRESIDENTE(RODIL) La Presidencia sugiere al señor diputado que proponga dicha modificación cuando se trate en particular el artículo pertinente. Ahora estamos analizando el proyecto en general. El mismo pedido se le hizo al señor diputado Gutiérrez, quien también se propone solicitar una modificación.
Para una aclaración tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Señor presidente: aclaro que durante el impase hemos mantenido algunas conversaciones con el presidente del bloque oficialista. Como no queremos sorprender a nadie, nos parece que votando una preferencia con dictamen de comisión para la próxima semana satisfaremos las inquietudes de todos.


SR. PRESIDENTE(RODIL) La Presidencia informa al señor diputado que queda anotado para el momento en que se traten los pedidos de apartamiento del reglamento, que son varios. En ese momento usted podrá formular su proposición.
Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO (MENDOZA): Señor presidente: ...


SRA. CORREA, ELSA HAYDEE (MENDOZA): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la venia de la Presidencia?


SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO (MENDOZA): Sí, señora diputada.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra la señora diputada por Mendoza.


SRA. CORREA, ELSA HAYDEE (MENDOZA): Señor presidente: solicito que se incorpore también sobre este mismo tema el proyecto que presentéel 22 de agosto, por el que tal como lo dispone nuestra Constitución Nacional se retoman las facultades que el Poder Legislativo delegó en el Poder Ejecutivo por medio de diversas leyes en materia de endeudamiento y crédito público. Dicho proyecto está contenido en el expediente 5345-d-2001.
En síntesis, propongo que esta iniciativa se unifique con el resto de los proyectos referidos al mismo tema.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Está en el uso de la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO (MENDOZA): Señor presidente: en primer lugar, deseo realizar una aclaración metodológica previa respecto del proyecto en consideración.
En realidad este texto tiene quince años de antigüedad porque fue presentado en 1986, en medio del debate de la deuda externa y vuelto a presentar en numerosas oportunidades.
Tal como lo ha realizado el señor diputado Cafiero, he traído la memoria del tema, y mi lista correspondiente al último año y medio registra aproximadamente veinticinco proyectos, entre los que no he computado los de los últimos tres meses, que como podrán imaginar son otros tantos.
Sin duda los autores del proyecto estamos contestes con la moción formulada por el señor diputado Gutiérrez de que la comisión tenga la suficiente amplitud para permitir la participación de los bloques provinciales. El texto habla de siete miembros, en proporción a la constitución del cuerpo, pero ese número puede ser ampliado. Sin perjuicio de ello, existe una dificultad metodológica seria que no sólo está planteada por lo que expuso el señor diputado Díaz Bancalari sino por la cantidad de proyectos que ya se "colgaron" -para utilizar un término que no es muy parlamentario pero sí muy gráfico- para la discusión en particular y que no tienen la misma entidad. Me refiero a algunos proyectos de resolución y a ciertas propuestas que estaban incluidas en pedidos de informes.
El texto en consideración se refiere a una comisión de la Cámara de Diputados, y si no entendí mal al leerla, la iniciativa del señor diputado Remes Lenicov tiende a establecer un sistema permanente del Congreso de la Nación para el seguimiento del tema de la deuda, lo que evidentemente no es lo mismo.
Para no apartarnos de antecedentes que son muy conocidos, vamos a poner al margen durante unos instantes la actuación judicial del doctor Ballestero, a la que luego volveré a referirme. Existe una larga discusión en el Congreso de la Nación que se remonta a antes de la presentación de este proyecto en 1986, que en realidad tiene una historia inagotable que intentó resumir Jorge Vanossi en el artículo, que está citado en los fundamentos del proyecto, publicado en dos ediciones del diario "La Nación" -no alcanzó una-, que fueron las del 25 y 27 de mayo de 1985, sobre el tema "La gestión constitucional de la deuda pública externa".
Está claro que la Constitución no puede ser interpretada sino en forma dinámica. No podemos considerar de la misma manera una expresión de la Constitución volcada en 1853, cuando la deuda externa del país se vinculaba -como se cita al inicio de los fundamentos del proyecto- con las operaciones de Rivadavia con la Baring Brothers; es decir, un episodio ocasional, de gran envergadura teniendo en cuenta lo que eran las operaciones de finanzas públicas de la época, con un Congreso que al enfrentarse con una discusión de la misma naturaleza podía dejar pasar uno, dos, diez, quince y hasta cuarenta años. Y de hecho así ocurrió.


SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA (CHACO): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la venia de la Presidencia?


SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO (MENDOZA): Sí, señora diputada.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra la señora diputada por el Chaco.


SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA (CHACO): Señor presidente: si no me equivoco, el proyecto de seguimiento y análisis fue presentado por la Alianza el día en que tratábamos de derogar la delegación de plenos poderes al Ejecutivo. La única pregunta que formulo al señor diputado Baglini es si siguen estando de acuerdo con ese proyecto de resolución.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO (MENDOZA): Señor presidente: desde luego que un firmante no puede dejar de estar de acuerdo con el proyecto de resolución. Sin embargo, no pueden omitirse las circunstancias posteriores y no concomitantes a las que se refirió la señora diputada, y que desconozco.
En realidad no sé si el 5 de octubre presentaron otro proyecto; lo que sí sé es que este es el proyecto que nosotros presentamos ese día.
Decía que en aquella época la Constitución preveía un Congreso que de hecho se tomaba todo el tiempo del mundo para debatir estas cuestiones, porque eran tan ocasionales y fugaces como la estrella de Belén; podía aparecer una para la Navidad de cada año, o una en dos mil trescientos años.
Desde el punto de vista del Poder Ejecutivo las operaciones de deuda eran exactamente iguales. Bastaba con la contratación de un empréstito en el que estaban fijadas las condiciones en que se pagaba, lo que se prolongaba por muchísimos años. Eso fue lo que ocurrió con el famoso empréstito de la Baring Brothers.
En aquella época no se conocía la necesidad de contar con una representación financiera en Europa y otra en Estados Unidos, y de tener un secretario de Crédito Público o de Negociación...


SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO (BUENOS AIRES): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la venia de la Presidencia?


SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO (MENDOZA): Sí, señor diputado. Pero quiero aclarar que, si bien no es ese mi propósito, será la última interrupción que concedo, porque de lo contrario pierdo la ilación.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO (BUENOS AIRES): Señor presidente: conociendo la verborragia del señor diputado y sabiendo que es un experto en esta materia, creo conveniente recordar que es hora de pasar a votar.
Tengo la impresión de que en cierta forma las palabras están de más. Tenemos que avanzar en el trámite de este proyecto. Podríamos seguir hablando de la historia de la Baring Brothers, pero creo que debemos hacer algo concreto. Esta es una sugerencia que formulo humildemente.


SR. PRESIDENTE(RODIL) El señor diputado Baglini está haciendo uso de la palabra dentro del término que reglamentariamente le corresponde. Cuando se agote el tiempo que el reglamento establece, esta Presidencia se lo hará saber.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO (MENDOZA): Señor presidente: mi intervención sería innecesaria si lo que estuviéramos considerando fuera un proyecto de resolución con despacho unánime de comisión y sin disidencias ni observaciones. Pero he utilizado la expresión "colgar de la discusión en particular" con toda intencionalidad, porque no se trata de aprobar inocentemente una iniciativa respecto de la cual sólo cabría levantar la mano y aprobarla a libro cerrado.
Se trata de la creación de una comisión investigadora, de cumplir eventualmente con un fallo judicial al cual me tendré que referir forzosamente, y de cumplir también con el propósito perseguido por el señor diputado Remes Lenicov -acompañado por el señor diputado Díaz Bancalari- de comprometer al Parlamento en un sistema legal de seguimiento de la deuda.
Por esa razón voy a seguir exponiendo, dado que de otro modo podríamos confundirnos acerca del objeto de la discusión.
El problema es que para llegar a este texto, que reproduce numerosas presentaciones no de los mismos autores de este proyecto sino de muchos otros de distintas bancadas políticas y en diferentes tiempos, ha habido una extensa discusión acerca de qué es lo que significa.
Sobre la Constitución Nacional hay un artículo muy interesante publicado en el diario "Clarín" del 28 de septiembre, cuyos autores son Alberto García Lema, Martín Redrado y Diego Guelar, referido a la implicancia de la Constitución de 1994 en esta mecánica de la intervención del Congreso en materia de deuda externa.
Están puestos los extremos de aquella discusión entre la versión libre de la intervención ilimitada del Congreso, como ocurrió con la anterior Constitución con motivo del préstamo de la Baring Brothers, y la idea de una intervención más acorde con las posibilidades y la real división de poderes que han introducido no sólo la Constitución Nacional sino una serie de normas que el Parlamento ha ido dictando para organizar un sistema de contralor, de seguimiento, de ejecución y de autorización.
De manera que allí juega la disposición constitucional que se agota en la expresión "arreglo de la deuda", que figura en un inciso al que sigue otro que se refiere a las pautas de gastos establecidas en el presupuesto. Esto significa que hay que buscar una combinación en el juego de instituciones que aparece en la Constitución, mucho más cuando en el camino hemos ido agregando a la mecánica del presupuesto la ley complementaria permanente, y una ley como la 24.156, que organiza un sistema de administración financiera, por la cual se consagran principios relacionados al crédito y se determina un sistema de control que es, por un lado, interno, a cargo de la Sindicatura General de la Nación y, por otro, externo, a cargo de la Auditoría General de la Nación, que es un órgano dependiente del Congreso Nacional.
Esto se puede ver en funcionamiento todos los días y de hecho, con motivo del famoso último "megacanje", los señores diputados han tenido oportunidad de dirigirse a todas estas instituciones y a muchas más, porque en el camino aparecieron el Defensor del Pueblo, la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas y los órganos judiciales.
Entonces, lo que intenta el proyecto en análisis -que no llega a donde pretende el señor diputado Remes Lenicov-, es rescatar el sentido de las expresiones del señor diputado Rodríguez del 19 de marzo de 1986 sobrearribar a una solución racional en la que es necesario buscar un marco de actuación del Congreso y del Poder Ejecutivo.
En esa sesión participaron los señores diputados Vanossi y Durañona y Vedia, quienes eran miembros de la Cámara, junto con otros especialistas en derecho constitucional. Vanossi se refirió a las competencias repartidas que tenían que ser ejercidas o asumidas por distintos órganos y en momentos diferentes del iter constitucional.
No son competencias compartidas ni de uso simultáneo y no cabe imaginar -me parece que es una muy buena expresión- una promiscuidad negociadora. Entonces, allí apareció la discusión acerca de cuáles eran las oportunidades para debatir esta materia en el Congreso.
Esta cuestión nunca ha quedado absolutamente dilucidada en el sentido en que lo expresa el señor diputado Remes Lenicov en el proyecto, porque cuando se adhirió al plan Brady se produjo una fenomenal discusión acerca de si debía o no pasar por el Congreso. Algunos sostenían que se estaba frente a una operación que se correspondía con negociaciones normales, salvo que su volumen era diferente. Otros, en cambio, argumentaban que estábamos frente a un episodio excepcional, como fue la contratación del empréstito de la Baring Brothers.
Los acontecimientos de excepcionalidad, como fueron el plan Baker y el plan Brady, ya no lo son tanto, en el sentido de que ahora asistimos a la aparición de fenómenos que están abriendo nuevos mecanismos de reconversión, reestructuración, renegociación y todos los "re" sobre la deuda que se quieran utilizar.
Lógicamente, todos ellos tienen una mecánica que justifica que tengamos una preocupación para encontrar un sistema de seguimiento que no sólo no interfiera con el Poder Ejecutivo sino que tampoco diezme las distintas oportunidades que surjan en ese camino constitucional y legal al que deberían incorporarse los distintos organismos encargados del control y el seguimiento.
Este es el sentido fundamental de debatir un proyecto sobre una comisión de seguimiento, que no es exclusivo de los firmantes. Sin ir más lejos, el propio diputado Natale tiene un par de iniciativas que son parecidas. También hay diferentes proyectos presentados por los señores diputados Correa, Cafiero, Allende, Lanza, Polino, Galland y Romero. Existe una profusión fenomenal.
Sobre todo esto se monta el fallo del doctor Ballestero, que -como ya he dicho en otra sesión- únicamente comunica la resultante de un proceso que se cierra en junio o julio del año 2000, que entra a esta Cámara con el número de expediente 0218-d-2000 el 18 de julio en simultáneo con la entrada de la misma comunicación al Senado de la Nación, y que en ambas Cámaras pasa a archivo: acá, el 14 de junio de 2001, y en el Senado de la Nación, el 28 de febrero de 2001.
El juez, en el resolutorio que sobresee definitivamente la causa en la que no existen procesados y que se inicia, si no me equivoco, en 1982 -ya he mencionado en alguna oportunidad quiénes fueron los denunciantes además del doctor Alejandro Olmos, entre ellos, el ex presidente Carlos Menem-, luego de describir aspectos que son muy conocidos, como por ejemplo cómo operaban las empresas públicas, quiénes intervinieron en el expediente para estudiar como expertos qué es lo que pasó cuando se contrajo la deuda, dice textualmente "por estas razones remitiré copia de la presente resolución al Honorable Congreso de la Nación para que a través de las comisiones respectivas adopte las medidas que estime conducentes para la mejor solución en la negociación de la deuda externa de la Nación que reitero ha resultado groseramente incrementada a partir del año 76 mediante la instrumentación de una política económica vulgar y agraviante..." ¿Qué es lo que está diciendo el juez? Que se adopten las medidas conducentes para la mejor solución en la negociación de la deuda externa de la Nación. Está claro que no se refiere a los episodios del pasado.
La parte resolutiva tiene dos puntos. Uno de ellos señala: "remitir copia de la presente resolución mediante disco y poner la actuación a disposición de las Honorables Cámaras de Senadores y Diputados de la Nación para su consulta o extracción de copia de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes".


SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO (BUENOS AIRES): Lea todo el fallo, señor diputado, porque está omitiendo partes sustanciales.


SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO (MENDOZA): Como se trata de un expediente oficial no necesito leerlo en su totalidad. Reitero que es un expediente bilateral, porque entró tanto aquí como en el Senado, y es ampliamente conocido. Dicho expediente vino con un diskette, que luego gracias a la intervención de alguna organización no gubernamental se transformó en CD, porque el diskette no pudo ser leído en las comisiones por falta de datos; es decir que hubo una falla informática que se comunicó al juzgado. Contando la carátula, está compuesto de cinco fojas. Este es el expediente al que nos estamos refiriendo. Es otro carril adicional a los que aquí hemos mencionado: el seguimiento, la investigación, la determinación de las soluciones conducentes a la mejor negociación y la iniciativa del señor diputado Remes Lenicov que ya comprende al Congreso mediante un sistema permanente.
Si vamos a ingresar en la discusión en particular de este proyecto colgando de la parte resolutiva todos estos propósitos, se va a frustrar la posibilidad de que podamos arribar a una conclusión. Esto requeriría por lo menos el extenso tratamiento de la cuestión en el ámbito de alguna comisión. Hay que llegar a algún punto en el que nadie pueda sentirse molesto porque se haya desconocido la autoridad de semejante proyecto o porque falta o sobra tal o cual cosa. Honestamente no encuentro otro mecanismo.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Tiene la palabra la señora diputada por el Chaco.


SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA (CHACO): Señor presidente: creo que la cuestión está muy clara. Hay un proyecto de resolución por el que se crea la Comisión Especial de Análisis y Seguimiento de la Deuda Externa Argentina. Claramente se ha diferenciado el proyecto del señor diputado Remes Lenicov, que se manda a comisión. De modo que el objeto de esta discusión es el proyecto de resolución.
Lo que omite decir el señor diputado Baglini es que parte del fallo dice: "Gírese a la Cámara de Diputados la investigación para que se determinen las responsabilidades políticas". Aquí viene el nudo de la cuestión.


SR. SORIA, CARLOS ERNESTO (BUENOS AIRES): ¿Me permite una interrupción, señora diputada, con la venia de la Presidencia?


SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA (CHACO): No, señor diputado, quiero terminar mi exposición.
Perdóneseme la expresión, pero este proyecto de resolución se puso como una chicana política para que no se derogaran los poderes especiales. Entonces, se corrió por izquierda, pero resulta que ahora se les complicó la cuestión porque está la voluntad de la Cámara de Diputados de hacer esto y seguir adelante.
Si el proyecto dice "seguimiento y análisis", ¿por qué no puede la comisión hacer investigación? Yo voy a contestarles por qué no quieren investigar. Porque en el año 1985, cuando se cierra la investigación sobre la deuda, que había determinado, por ejemplo, que a la firma Cobasco le reconocieron mil millones de dólares, los inspectores del Banco Central determinaron que nunca había ingresado el dinero al país. Entonces, Melconián y Daniel Marx dijeron que había que arreglar con el Club de París y que se debía reconocer la deuda. Esto no pasó porque después Machinea dijo que había que cerrar la investigación.
No se quiere investigar porque con el plan Brady el señor Cavallo pide a la firma Price que determine quiénes son los deudores, y Price informa al Ministerio de Economía que en realidad los deudores no tenían base documental, y que se entregaron bonos Brady sin base documental.
Además, no quieren seguir investigando porque hace uno o dos meses el señor Cavallo, el señor Marx, el señor Mulford y el señor Escasany hicieron una negociación arreglando durante el sábado y domingo en los despachos la tasa de interés, después de cerrada la licitación que los tiene a punto de ser indagados por malversación de caudales públicos y eventual asociación ilícita.
Entonces, digamos las cosas por su nombre. ¿Por qué una comisión que sigue el análisis de la deuda no puede investigar, como ya están investigadas, las responsabilidades políticas? ¿Saben por qué no pueden investigar? Porque los que estatizaron la deuda, los que impidieron la investigación, los que dictaron el plan Brady y los que hoy están en el Ministerio de Economía son los mismos.
¿Por qué no lo dicen? Fue una chicana, y les salió mal. Que se vote, y que se vote la investigación. A veces el azar tiene estas cosas. Por primera vez en este país debe investigarse la legitimidad de una deuda, y es mentira que no puede tener consecuencias el resultado de dicha investigación. Se puede llevar al Tribunal de La Haya, porque en el medio hubo 30.000 millones de deuda privada fraguada.
Hubo un relato en la Comisión Investigadora de Lavado de Dinero en el que un ex vicepresidente de IBM declaró que 20 millones de dólares se regalaron a IBM, y que los tenía depositados para cuando fallaran los balances. Esto fue obra de la fraudulenta deuda privada estatizada en 1982, y es parecido a lo que está pasando ahora con la licuación de pasivos.
¿Saben por qué no se quiere investigar? Porque no están muertos, porque están vivos, porque siguen en funciones y porque gobiernan más allá de la clase política y del sistema de partidos. Digámoslo con todas las letras. O el Parlamento argentino asume su responsabilidad o será responsable de cómo han robado al país. Los que antes estatizaron y hoy licuan son los mismos.
Debemos sancionar la ley de reforma política porque las personas involucradas son las mismas que financian las campañas de los partidos políticos. ¿Por qué no decimos la verdad y en todo caso votamos facultades de investigación, de análisis y de seguimiento?
Lo que ellos propusieron lo avalamos con una sola modificación insignificante: que el Congreso investigue además de hacer el seguimiento y análisis. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(RODIL) Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO (CAP FEDERAL): Señor presidente: todo lo que yo iba a decir ha sido expresado en mejores términos por la señora diputada
Carrió. Lamento que no se me haya dado la palabra en el momento oportuno, porque quería señalar al doctor Baglini lo siguiente. Desde el año en que nosotros presentamos los primeros proyectos de resolución sobre investigación de la deuda externa hemos estado en una verdadera campaña fuera del Parlamento con representantes del pueblo para ver qué pasaba con esa deuda. Aquí están los señores diputados Héctor Ramón Romero y Juan Domingo Zacarías que no me dejan mentir sobre el momento en que empezamos a ver todas las complicaciones que muy bien ha señalado la señora diputada Carrió.
Señor presidente: le agradezco que ahora me haya concedido la palabra, pero espero que de ahora en adelante me la conceda en el momento en que la solicito, porque solamente así tiene verdadera incidencia lo que puedo decir.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Señor diputado: la Presidencia le aclara que el señor diputado Baglini había expresado que no iba a conceder más interrupciones. La señora diputada Carrió estaba anotada antes que usted y por eso le concedí la palabra, tal como lo establece el reglamento.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. SORIA, CARLOS ERNESTO (BUENOS AIRES): Señor presidente: lamento que la señora diputada Carrió no me haya concedido la interrupción que le solicité, pues simplemente quería hacer una brevísima acotación.
También lamento que el señor diputado Baglini se haya retirado del recinto, porque siendo un diputado nacional con mucha experiencia debe saber que en las sesiones preparatorias el cuerpo delega en la Presidencia de la Cámara la posibilidad de girar los expedientes a las distintas comisiones. Pero como hombre de lectura rápida y buena memoria se olvidó de referenciar, al hablar del fallo del juez Ballestero, que ese expediente había sido girado a la Comisión de Presupuesto y Hacienda -que justamente él preside- y que durante un año no se movió. Se giró a esa comisión precisamente para que dictaminara sobre las responsabilidades políticas de la deuda externa. De modo que si el expediente pasó al archivo -de lo cual esta Cámara quedó notificada en el día de hoy- fue por su exclusiva responsabilidad.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. LANZA, JOSE LUIS (CAP FEDERAL): Señor presidente: es tan cierto lo que dice el señor diputado Soria que en los fundamentos del proyecto que presenté en abril de este año hice referencia al fallo del juez Ballestero y a la causa en sí. Como dije anteriormente, a pesar de que había solicitado tratamiento preferente para dicha iniciativa, no pudo ser tratada.
Si desde el año 1986 se han presentado en esta Cámara innumerables proyectos sobre el tema y no hemos resuelto absolutamente nada, ese es el espejo donde nos tenemos que mirar. Así nos fue en el país porque el Parlamento no intervino en este tema. Por eso digo que hay que ponerse los pantalones largos. Hasta ahora esto no ha ocurrido, pero puede ser que esta noche lo hagamos. No puede ser que durante años hayan estado dando vueltas proyectos presentados por diputados de las distintas bancadas y el tema nunca se haya tratado en la Cámara.
El fallo del doctor Ballestero....


SR. POLINO, HECTOR TEODORO (CAP FEDERAL): ¿Me concede una interrupción, señor diputado, con el permiso de la Presidencia?


SR. LANZA, JOSE LUIS (CAP FEDERAL): Sí, señor diputado.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. POLINO, HECTOR TEODORO (CAP FEDERAL): Señor presidente: simplemente quiero pedir al señor diputado Lanza que redondee su pensamiento y solicitar a la Presidencia que pasemos inmediatamente a la votación.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. LANZA, JOSE LUIS (CAP FEDERAL): Señor presidente: el fallo del juez Ballestero dice: "El archivo de la presente causa judicial no debe resultar impedimento para que los miembros del Honorable Congreso de la Nación evalúen las consecuencias a las que se ha arribado en las actuaciones labradas en este tribunal, para determinar la responsabilidad que pudiera corresponder a cada uno de los actores en los sucesos que provocaron el fenomenal endeudamiento externo argentino."
Todo eso es textual, y forma parte del fallo del juez Ballestero. Quiere decir que el fallo es hacia atrás y no hacia adelante.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. POLINO, HECTOR TEODORO (CAP FEDERAL): Primero hay que votar la moción de orden que he formulado, señor presidente.


SR. PRESIDENTE(RODIL) La Presidencia informa al señor diputado que en este momento hay 108 señores diputados en el recinto. Si somete a votación la moción, la sesión caerá por falta de quórum.
Se está llamando para votar a fin de que el proyecto pueda ser sancionado.
Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Señor presidente: trataba de seguir con atención las consideraciones de los señores diputados con respecto a la sentencia del señor juez Ballestero.
Pensaba qué bueno sería para el país en general que pudiéramos presentarnos en algún ámbito internacional y sostener la ilegitimidad de parte de la deuda externa, porque estamos convencidos de que algo de cierto hay en esto.
Aquí se ha hablado de la determinación de las responsabilidades políticas ante este monstruo que nos aqueja a quienes vivimos en el país: la deuda externa.
Se me ocurrió que para aportar algo al debate podría dar algunos datos a fin de determinar las responsabilidades políticas. Para eso no hace falta crear una Comisión Especial de Análisis y Seguimiento de la Deuda Externa Argentina. Simplemente hay que tener en cuenta los números que nos muestra la historia.
No voy a ir tan atrás como lo ha hecho el señor diputado Baglini. Arrancaré de 1966, cuando un gobierno militar se hizo cargo del país, con la Presidencia de Onganía, seguido por Levingston y posteriormente por Lanusse. En 1966 la deuda externa de la Argentina -miren qué país-, era de 3.276 millones de dólares.
Cuando finaliza ese proceso militar y asume el doctor Cámpora como presidente de los argentinos, la deuda ascendía a 4.800 millones de dólares.
En oportunidad de ser desalojada del poder la señora María Estela Martínez de Perón, la deuda llegaba a 7.800 millones de dólares. Comienza otro proceso militar en Argentina en 1976 con una deuda externa de 9.700 millones, para terminar con Galtieri en el gobierno en 1982 con 43.800 millones de dólares.
Durante el proceso militar que fue de 1976 a 1982, la deuda externa se incrementó en un 364 por ciento.
Conviene aclarar que ese proceso militar no culminó con Galtieri, sino con Bignone, y la deuda ascendió a 45.100 millones de dólares.
El doctor Alfonsín, que presidió la República hasta 1989, nos dejó una deuda de 65.300 millones de dólares, es decir, con un incremento del 44 por ciento.
Cuando asumió en 1989 el presidente Menem la deuda externa era de 65.300 millones de dólares. Se produjo la enajenación de prácticamente todos los activos del Estado nacional -bonos, efectivo, canje, etcétera-, que implicó la obtención de una suma de 45 mil millones de dólares. Si esos recursos se hubieran utilizado para llegar a un déficit cero, la deuda externa argentina habría quedado reducida a 25 mil millones de dólares y no hubiese llegado a los 130 mil millones de dólares que ahora este Congreso se dispone a investigar para establecer responsabilidades políticas.


SR. NATALE, ALBERTO A. (SANTA FE): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la venia de la Presidencia?


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Sí, señor diputado.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.


SR. NATALE, ALBERTO A. (SANTA FE): Señor presidente: me parece muy interesante el aporte que está haciendo el señor diputado Fayad para el conocimiento de la evolución de la deuda pública de nuestro país desde 1966 hasta nuestros días.
Como todos sabemos, la unidad de medición -que es el dólar- ha tenido cambios muy sustanciales durante ese largo lapso que el señor diputado preopinante ha señalado. Por eso creo que para tener un conocimiento definitivo y cabal acerca de la magnitud de la deuda pública argentina además de enunciar su monto en función de las unidades monetarias habría que parangonarlo con otros factores, como el producto bruto interno de la Nación Argentina en cada uno de esos períodos y el volumen dinerario de nuestro comercio exterior.
Si parangonamos aquellas cifras con el volumen del comercio exterior y con el producto bruto interno y en la aproximación investigativa determinamos los montos de deuda explícita que figuran en el balance del Banco Central y los volúmenes no denunciados, que son aquellos de la denominada deuda flotante o deuda atrasada, creo que podemos tener un panorama muy acabado de lo que ha sido la evolución de la deuda pública argentina en los últimos treinta y cinco años.
La sugerencia del señor diputado Fayad es muy ilustrativa y creo que se podría complementar con la que acabo de hacer.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Señor presidente: evidentemente, muchos podríamos ir aportando este tipo de elementos o parámetros que faltan, como acertadamente indicó el señor diputado Natale.
Decía que desde 1989, partiendo de una deuda de 65 mil millones de dólares y habiéndose enajenado activos del Estado por casi 45 mil millones de dólares, si se hubieran hecho las cosas más o menos bien tendríamos que estar debiendo nada más que 25 mil millones de dólares, que es una cifra insignificante al lado de lo que debemos, con lo cual una provincia no disputaría contra otra ni contra la Nación ni existirían conflictos entre ellas. Pero la realidad es que esos 65.300 millones de dólares se incrementaron en un 123 por ciento durante todo el período de la presidencia de Menem, llegando así en 1999, cuando se hace cargo el presidente de la Rúa, a un total de 146.219 millones de pesos -peso más, peso menos- para convertirse en la actualidad en 147.667 millones de pesos.
Ahora bien, en la mitad de un período de gobierno constitucional como el que vamos a cumplir el 11 de diciembre, contra un incremento del 46 por ciento en el primer gobierno militar, del 62 por ciento en el período de la presidencia de Cámpora-Perón-María Estela Martínez de Perón -que además no es un 62 por ciento sobre 2 mil millones, porque no es lo mismo un 75 por ciento sobre 65 mil que un 75 por ciento sobre 10 mil-, del 364 por ciento del último proceso militar, del 44 por ciento en el gobierno del doctor Alfonsín y del 123 por ciento durante la presidencia de Menem, en estos dos años que vamos a cumplir el incremento de la deuda externa fue del 0,9 por ciento.

SR. PRESIDENTE(RODIL) El señor diputado Cafiero le solicita una interrupción, señor diputado. ¿Se la concede?


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Sí, señor presidente.


SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO (BUENOS AIRES): Perdón, señor presidente, pero el señor diputado Bravo me está pidiendo una interrupción.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Usted no la puede conceder, señor diputado. Debe hacer uso de la palabra por la interrupción que le concedió el señor diputado Fayad, quien en todo caso luego decidirá si permite otra interrupción.

r. Cafiero.- Señor presidente: quería mostrar al señor diputado Fayad una planilla -voy a entregársela- que no es de quien habla o de algún opositor sino de la Oficina de Crédito Público, es decir una oficina del Estado que lleva adelante el registro de la deuda pública. En esta planilla figuran el perfil de vencimiento de la deuda de bonos antes del "megacanje", operación que realizó el gobierno del doctor de la Rúa junto con el ministro Cavallo. También está el perfil de vencimiento de la deuda después del canje.
¿Saben en cuánto aumentó la deuda después del "megacanje" según la información del Ministerio de Economía? En 55.590 millones de dólares, de aquí al año 2031.
Quería decirle que seguramente estos matemáticos, especuladores y financistas van a empezar a tratar de buscar una explicación a algo que no la tiene, o sí la tiene en términos de decir: ¡con razón le quitaron el crédito a la Argentina!
Si un gobierno, para canjear 30 mil millones de dólares, que fue el "megacanje", consigue postergar sólo 12 mil millones de dólares de compromisos de los próximos años a costa de aumentar la deuda en 55.590 millones de dólares, evidentemente ese país se ha vuelto insolvente, y por eso le cortaron el crédito. Ese aumento lo produjo esta administración.
Quizás alguno diga que hay que descontar esos flujos de fondos a una tasa. Pero, claro, eso supondría que en algún momento aparecería algún jeque árabe o algún Papá Noel que viniera a la Argentina y le prestara 20, 30 o 50 mil millones de dólares, con lo que podría generar esa operación teórica de descontar ese flujo de fondos.
La realidad es que esto se va a tener que pagar. Estos dólares habrá que conseguirlos, son más de 2.500 millones por año en que hemos aumentado la deuda. Esta cifra equivale a toda la cosecha de cereales de la República Argentina. Repito: toda la cosecha de cereales de la República Argentina sólo alcanza para pagar los intereses y el capital de más que ha generado el "megacanje". Eso lo generó esta administración, señor diputado Fayad.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Señor diputado: diríjase a la Presidencia.


SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO (CAP FEDERAL): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la venia de la Presidencia?


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Sí, señor diputado.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO (CAP FEDERAL): Señor presidente: estamos entrando en un círculo vicioso, porque yo podría traer las estadísticas que ha presentado muy bien en su recorrida histórica el señor diputado Fayad, indudablemente con algunas imperfecciones.
No sé si lo habré interpretado mal pero he escuchado que el señor diputado Natale defendía o trataba de explicar parte de la deuda; lo ocurrido a partir de 1976. No debemos olvidar que él formó parte de ese llamado proceso de reorganización nacional.
Aquí estamos tratando el proyecto de creación de una comisión presentado por la bancada oficialista, y la única modificación que se le iba a introducir cuando se tratara en particular era la de agregar la facultad de investigación. No lo pudimos tratar en general y mucho menos en particular.
Ahora estamos sin quórum y esto me lleva a preguntar si cada vez que tenemos que tratar un tema como este vamos a hacer historia antigua o prehistoria, empezando desde el empréstito de Rivadavia, siguiendo por el canal del Bermejo, a lo mejor llegamos por el Paraná a Buenos Aires y después en Buenos Aires vamos a empezar a contar quiénes son los gobiernos de facto que han intervenido.
Creo que todo esto no escapa a ningún señor diputado porque está en la versación político- institucional de cada uno la historia de nuestro país.
Que algunos quieran poner los elementos de explicación, de defensa o de reflexión sobre estos motivos, me parece que es lógico, porque para eso está el debate,
pero seamos concretos. Nos vamos a retirar de esta sesión sin que se apruebe el proyecto de resolución por el que se crea la comisión, porque se han retirado hombres pertenecientes no sólo a la bancada oficialista sino también a la supuestamente opositora, a quienes pareciera no interesarles la deuda externa del país.
Si todos sabemos lo que esto significa hoy, deberíamos retirarnos de este recinto luego de que se apruebe la creación de la comisión.
Por lo tanto, a fin de evitar esta discusión absurda en la que se apela a la historia cuando la realidad nos está agobiando y cada día más nos impide respirar, solicito al señor presidente que en uso de las facultades que le confiere el reglamento invite a la Cámara a pasar a cuarto intermedio. Así terminaremos con esta reunión porque es mucho más bochornoso que los representantes del pueblo no se preocupen ni quieran investigar algo que está cargando sobre las espaldas del pueblo.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Señor presidente: conozco la solidez intelectual del diputado Cafiero; efectivamente lo que él señala es verdad, y sé que es un estudioso de este tema. Sin embargo, sin ánimo de justificar el "megacanje", respecto del cual podemos tener coincidencias en las observaciones, lo cierto es que él está hablando de lo que finalmente se terminaría pagando en el año 2031. Pero otra sería la situación si se desagregaran los intereses a una tasa razonable y lográramos bajar el riesgo país, más allá de las maniobras financieras que sabemos hay detrás.
Es correcto lo que señala el señor diputado Cafiero. Lo que sucede es que he tratado de ser sucinto en mi exposición. Porque si lo que se pretende es buscar responsabilidades políticas, pues vayamos asignándolas en cuotas partes según se fue incrementando nuestra deuda externa, y busquemos no sólo la forma de disminuirla razonablemente sino de crear condiciones de credibilidad para las inversiones. En ese sentido, no me refiero tanto a las externas sino a la interna. Ningún señor diputado desconoce que en el sistema financiero argentino hay aproximadamente 72 mil millones entre pesos y dólares, y el 70 por ciento corresponde a dólares.
Ciertamente me preocupa más crear confianza y condiciones de estabilidad política, institucional y social para los argentinos que tienen sus fondos aquí que para los inversionistas del exterior, que sabemos que son unos canallas, villanos y especuladores internacionales. Ojalá con el proyecto de resolución que pretende sancionar el señor diputado Bravo los hiciéramos temblar de pánico y no nos cobraran lo que corresponde en los meses sucesivos.
Quédese tranquilo, señor diputado Bravo. Los usureros internacionales temblarán de temor, les va a dar pánico si sancionamos este proyecto de resolución, el riesgo país va a disminuir, no nos van a cobrar lo que debemos y va a estar todo bien...


SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO (CAP FEDERAL): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la autorización de la Presidencia?


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Sí, señor diputado.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO (CAP FEDERAL): Señor presidente: quiero decir por su intermedio al señor diputado Fayad que no me cabe duda alguna de que los especuladores internacionales no temblarán.
El señor diputado por Mendoza maneja muy bien la ironía; si se observa su rostro se apreciará que está satisfecho por la picardía que ha cometido. Sin embargo, quiero manifestar que si no comenzamos a hacerles cosquillas en las plantas de los pies ellos no van a reír. Si los dejamos, seguirán haciendo lo que quieran.
Por lo tanto, de acuerdo con el concepto de mi querido amigo Fayad, no debemos hacer nada. Por eso tenemos este número de presentes, para que no tiemblen los usureros internacionales, que en realidad también los tenemos en el país, muchos de los cuales están siendo favorecidos por la acción del gobierno.


SR. PRESIDENTE(RODIL) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Mendoza, a quien la Presidencia le solicita que redondee su exposición.


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Señor presidente: no creo que quede mucho más por agregar. Estos son conceptos que tenemos frente a las situaciones de crisis. ¿Cómo se sale de esta crisis? Insisto, si el señor diputado Bravo piensa que sancionando este proyecto de resolución bajan el riesgo país y el endeudamiento de las provincias, los acreedores no nos cobran, van a tener miedo de ir todos presos por usureros internacionales...

- Varios señores diputados hablan a la vez.

SR. PRESIDENTE(RODIL) Señor diputado Bravo: le pido por favor que tratemos de mantener el orden de la sesión.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Mendoza. Le ruego que finalice su exposición, señor diputado.


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Amigo Bravo: usted que va a representar con dignidad a la Capital en el Honorable Senado de la Nación ya debería ir adoptando algunos modismos y formas...


SR. PRESIDENTE(RODIL) Señor diputado: su tiempo ha concluido; le ruego que finalice su exposición.


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Termino diciendo que todo lo que podamos aportar, apoyar y votar en esta Cámara de Diputados...


SR. PRESIDENTE(RODIL) Su tiempo ha terminado, señor diputado.


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): Está privando a los colegas...


SR. PRESIDENTE(RODIL) Ruego a los señores diputados que tomen asiento para verificar el quórum.


SR. FAYAD, VICTOR MANUEL FEDERICO (MENDOZA): He sido privado del uso de la palabra.

- Luego de unos instantes:

SR. PRESIDENTE(RODIL) No habiendo quórum para votar, declaro levantada la sesión.

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-0000

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.