Periodo:132 Reunion:26 Fecha:16/12/2014 MODIFICACIÓN DE LAS LEYES 19.945, DE CÓDIGO ELECTORAL NACIONAL; 26.215, DE FINANCIAMIENTO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS, Y 26.571, DE DEMOCRATIZACIÓN DE LA REPRESENTACIÓN POLÍTICA, LA TRANSPARENCIA Y LA EQUIDAD ELECTORAL

SRA. CARRIZO,ANA CARLA (CIUDAD de BUENOS AIRES): Señora presidenta: los integrantes del interbloque UNEN vamos a votar en contra de este proyecto, porque tenemos razones políticas y técnicas para hacerlo. Antes de desarrollar algunas de estas razones, me gustaría hacer una reflexión colectiva para los diputados que estamos enfrentando este debate. Me da la sensación, después de este año de tránsito parlamentario, de que cada vez que debatimos grandes temas quedamos encerrados en una paradoja decisional. Según ella, nos obligamos a cumplir cosas que no es necesario cumplir ni sancionar y, al mismo tiempo, nos esmeramos en violar algunas reglas que es preciso respetar. Un claro ejemplo es la iniciativa que estamos debatiendo, pues nos esmeramos en violar principios que tenemos que respetar y nos obligamos a sancionar cuestiones que pueden esperar. En primer lugar, se ha debatido si es oportuna o no la sanción de esta iniciativa. Se ha dicho que hay que cumplir con los protocolos que establecen una fecha de transición para integrar el Parlasur. El período comenzó en 2006 y concluye en 2014, pero la verdad es que no es legal lo que se está diciendo, porque no se está teniendo en cuenta la última resolución que sancionó el Consejo del Mercosur. En este sentido, la Recomendación N° 3, que avaló el Consejo, establece que esa transición puede esperar hasta 2020. De modo que no existe ninguna premura ni necesidad. En segundo lugar, el problema no es tanto que sea inoportuno, sino que -como bien dice Andrés Malamud, que es un gran politólogo argentino especialista en el tema- la pregunta que nos tenemos que hacer es si es posible decir que el Mercosur existe hoy en día. La verdad es que no. ¿Cuáles son los indicadores para decir que el Mercosur hoy no existe? El politólogo mencionado anteriormente menciona tres. En primer lugar, el Mercosur es un caso curioso, porque tiene un tribunal que no arbitra ni resuelve conflictos. En este sentido, experimentamos dos grandes conflictos entre socios. El primero de ellos fue entre Uruguay y la Argentina. En dicha ocasión, el Mercosur no pudo resolver el conflicto y lo resolvió la Corte de La Haya. Más recientemente quisieron penalizar a Paraguay por la destitución ilegal del ex presidente Lugo, pero no pudieron hacerlo. Finalmente, lo premiaron. Paraguay es el único país que elige sus representantes en forma directa. Por lo tanto, tiene un tribunal que no arbitra. Además, tiene un Parlamento. ¿Cuáles son las características de un Parlamento? Legislar y controlar. ¿Qué hace el Parlamento del Mercosur? No legisla ni controla. Malamud nos señala que se encarga de siete cosas, para demostrarnos que las decisiones importantes no se juegan en el Parlamento. ¿Qué hace el Parlamento del Mercosur? Hace dictámenes, proyectos de normas, anteproyectos de normas, declaraciones, recomendaciones, informes y disposiciones. Es decir que es un Parlamento que nos representa, pero a los socios más importantes no les interesa la elección directa de sus representantes. Es un Parlamento que no legisla y que no controla. La pregunta que nos tenemos que hacer es por qué los integrantes argentinos tendrán fueros e inmunidades en un Parlamento que no cumple las tres funciones básicas de la institución. Es un caso de innovación insólita en las democracias de la región. Entonces, si el Parlamento nada hace, ¿dónde se toman las decisiones serias? También tenemos un consejo ejecutivo integrado por países presidenciales, pero a ningún presidente le interesa liderar ese cargo ejecutivo. Me pregunto cuál es el nombre de quien preside el consejo directivo del Mercosur. Las dos experiencias recientes son: la del ex presidente Duhalde -quien renunció por aburrimiento-, y su predecesor, el ex vicepresidente “Chacho” Álvarez, quien también hizo lo propio. Entonces, el Mercosur institucionalmente hoy no existe y por eso sabiamente los países integrantes dijeron que se alargue la integración, la construcción y la definición hasta 2020. En tercer lugar, qué estamos debatiendo en la Argentina con la elección de estos diputados que van a un lugar que no existe institucionalmente. Quisiera que el gobierno y la oposición empiecen a cumplir los artículos 45 y 47 de la Constitución, que estamos obligados a cumplir. Es decir, vamos a enviar a cuarenta y tres diputados a un lugar donde sobran y no estamos resolviendo la representación genuina en el Congreso Nacional. Aquí faltan diputados, pero allá nos sobran. No es verdad que este Congreso represente a cuarenta millones de argentinos. El Congreso representa a veintisiete millones de argentinos. Justamente, 43 es el porcentaje en el que creció la población argentina. Cabe mencionar que pasaron los censos de los años 1991, 2001 y 2010, y seguimos violando los artículos de la Constitución. En este sentido, legislamos, sancionamos y elegimos diputados que sobran, pero evitamos cumplir con la Constitución y regular la representación política que falta en la Argentina. Me gustaría que el gobierno y la oposición empezáramos a dar grandes debates en la Argentina. Esto será seguramente un juego de suma positiva para el gobierno, para la oposición y para la ciudadanía argentina. No es verdad que el voto vale igual en la Argentina. En algunas provincias el voto del argentino vale más y en otras provincias vale menos. Por ejemplo, vale menos en la provincia de Buenos Aires, porque le faltan veintisiete diputados. Vale menos en Córdoba, que le faltan tres; vale mucho más en las provincias que tienen cinco y deberían tener seis, porque en la renovación parcial no se cumple la representación de las minorías. Estos son los temas que debemos tratar en el Congreso a treinta y un años de democracia; no legislar y enviar diputados donde sobran, sino por lo menos garantizar una representación genuina en la Argentina. Finalmente, hay obvias razones técnicas. Sorprende el sistema y el diseño institucional que ofrece el Frente para la Victoria, porque ahí sí hay requisitos representativos que el Mercosur exige cumplir. Este diseño electoral está violando tres principios: el principio de la pluralidad, el principio de la representación por género y el principio de la región. Primera cuestión. Todas las mujeres que luchamos por la igualdad de la representación de género sabemos que si hay algo que obstruye la representación igualitaria es un sistema uninominal. Este sistema que nos presenta el Frente para la Victoria no es mixto. El 56 por ciento de las bancas es decir, la mayoría del total en juego se resuelve por un sistema de mayoría uninominal. Entonces, todas sabemos -y esto no es una intuición, es un dato- que cuando ese sistema funciona, el género no existe y se viola ese principio. Asimismo, en los distritos que van a elegir esos veinticuatro diputados no se respeta la pluralidad política; pero la paradoja más grande aún es que si aplicamos este sistema, ¿quiénes van a estar más representados en el Mercosur? Habrá una sobrerrepresentación de las provincias y una subrepresentación de los intereses nacionales de la Argentina. Entonces, esto no solamente no es un sistema mixto. Es un sistema que viola las condiciones de representación nacional en un espacio internacional regional. ¿Cuál es la paradoja? La paradoja es que en el Mercosur las provincias argentinas tendrán sobrerrepresentación y el gobierno nacional, subrepresentación. Con esto no latinoamericanizamos la política exterior; lo único que hacemos es provincializar aún más la política exterior de la Argentina. Si me preguntan, me parece bastante poco para tanto. En particular, para un ciclo que ha sido tan innovador como el kirchnerismo, me parece que dejó de ser innovador o le falta creatividad política, pero claramente este no es un resultado positivo para la ciudadanía argentina. (Aplausos.)
...
Ver debate completo...

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.