Foto del Diputado de la Nación ALEJANDRO ARIEL GRANDINETTI

Alejandro Ariel Grandinetti

Diputado de la Nación

CONSENSO FEDERAL
Período: 10/12/2015 - 09/12/2019
agrandinetti@hcdn.gob.ar

Periodo:134 Reunion:13 Fecha:1/09/2016 SITUACIÓN DE LA REPÚBLICA FEDERATIVA DEL BRASIL Y LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

SR. GRANDINETTI,ALEJANDRO ARIEL (SANTA FE): Señor presidente: el señor diputado Solá va a hacer uso de la palabra en primer lugar.
...
SR. GRANDINETTI,ALEJANDRO ARIEL (SANTA FE): Señor presidente: quiero destacar la labor de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, donde pudimos alcanzar consensos, lo cual es algo novedoso en la política, por lo menos en este recinto, así que quiero expresar nuestro reconocimiento en ese sentido. A veces es bueno recordar qué es lo que estamos discutiendo. ¿Fue un golpe de Estado o no? ¿Qué hizo Dilma Rousseff? En 2015 firmó tres decretos que concedían créditos de bancos públicos para pagar determinadas deudas públicas: uno el 27 de junio de 2015, por 1.700 millones de reales o 523 millones de dólares para pagar proyectos de educación, sociales, de trabajo y cultura; otro por 9 millones de dólares destinado a diversos organismos del Poder Ejecutivo, y el tercero, el 20 de agosto de 2015, por 185 millones de dólares para gastos del Ministerio de Justicia. Según lo que establecen las disposiciones internas, y de eso se acusa a Dilma Rousseff, no se cumplió con el artículo 4° de la ley de presupuesto de 2015. Todo esto que parece un tecnicismo sirve para explicar por qué se llega a esa situación. Pero en realidad, lo que necesitamos es una lectura política. Lo primero que tenemos que saber es si el proceso que inició Lula fue a favor de los pobres, de los pueblos y si fue democráticamente exitoso. Incluyó a 20 millones de brasileños, que los sacó de la pobreza y los llevó a la clase media. Entonces, desde ese punto de vista, no cabe duda de que fue un proceso superador, por lo menos para aquellos que pensamos en la lógica de la lucha de los pueblos y su representación para lograr adquirir derechos. Brasil lo hizo, Lula lo hizo y Dilma era la continuación. Pues bien, lo que tenemos que saber a partir de ello es cuál es el proceso político legal. Como decía el señor diputado Felipe Solá, desviar fondos de una partida a otra es algo conocido en la Argentina, y creo que algunos expresidentes, e incluso el actual mandatario, tendrían dificultades para explicar los movimientos del presupuesto. Eso fue lo que ocurrió. Realmente parece una causal menor en cuanto a la ley, pero no estamos nosotros para juzgar cuánta legalidad o no tiene eso o cuanto apego hay que tener a la ley. Es muy difícil; no es un hecho de corrupción. No se la acusa de haberse llevado dinero o bolsos con dólares a su casa, que sería mucho más visible para considerar como un hecho de corrupción. Es por eso que nosotros estamos diciendo que sería importante que viniera la canciller a este recinto para que nos explique si alguno de los procesos constitucionales y legales internos de Brasil ha sido soslayado o no se tuvo en cuenta, para decir si efectivamente hubo un quebrantamiento del proceso constitucional en el hermano país. Hay muchas connotaciones que podemos compartir con las diferentes miradas políticas y los distintos bloques. Un tecnicismo –por decirlo de alguna manera- legal puede dejar a los brasileños a merced de los grupos de presión que pueden poner o sacar un presidente en un determinado momento. Sin lugar a dudas, debemos tener en claro cuando hablamos como un poder del Estado independiente, como lo es este Poder Legislativo, si efectivamente hay o no legalidad, y continuidad legal, en el Estado de Brasil. En ese sentido, lo que marca la constitución brasileña es que para un proceso como el que se llevó adelante –para deponer a la presidenta Dilma Rousseff-, que necesitó un juicio, se necesitaban cincuenta y cuatro votos en el Senado de los ochenta y un senadores que representan a la República Federativa del Brasil. Y fueron sesenta y un votos. La verdad es que nos duele –y pido permiso al diputado Felipe Solá para expresar esto- el luto que tenemos todos aquellos que queremos que la política sea –y en esto estamos apasionados- para la transformación social, no para hacer discursos políticos, independientemente de la legitimidad o legalidad que se pueda plantear solamente a partir de considerar los votos a favor o en contra. Nos duele que el proceso exitoso de sacar a millones de brasileños de la pobreza quede interrumpido. Tenemos la posibilidad de pensar que efectivamente este gobierno no tiene la misma sensibilidad social que el anterior. Pero como parte de un cuerpo colegiado de estas características, tenemos también que ser cuidadosos al calificar o no a este proceso como un golpe, en cuanto a las características de quiebre constitucional o no.
...
Ver debate completo...

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.