Periodo:134 Reunion:10 Fecha:30/03/2016 RÉGIMEN DE DESARROLLO Y FORTALECIMIENTO DEL AUTOPARTISMO ARGENTINO

SR. GRANDINETTI,ALEJANDRO ARIEL (SANTA FE): Señora presidenta: la verdad es que es muy halagüeño y agradable llegar al Congreso de la Nación y encontrar que los trabajadores están en la puerta, pero no para efectuarnos un reclamo por su temor a perder sus puestos de trabajo, sino, como en este caso, en un hecho festivo por el cual están avizorando la posible sanción por parte de esta Honorable Cámara del proyecto de ley que promueve el fortalecimiento de la fabricación de autopartes en la República Argentina. En principio, en ese marco, queremos manifestar que es muy importante que empecemos a discutir cuestiones concretas en la República Argentina, como por ejemplo las vinculadas con el empleo y las pymes, que abordaremos a la brevedad. Al comenzar la presente sesión el señor diputado Romero rindió dos homenajes muy sentidos a las figuras de Juan Domingo Perón y de Arturo Illia. Creo que ahora, cuando estamos discutiendo este tema, es pertinente mencionar a estos dos ex presidentes como protagonistas de dos hechos diferentes que tienen que ver con el tema de la industria de las autopartes y repuestos en la República Argentina. En relación con Juan Domingo Perón, creo que aquí se han dicho muchas cosas. No obstante, deseo ponderar la visión estratégica de un liderazgo político que en la década del 40 mencionaba, por ejemplo, la conformación del ABC –o sea, la Argentina, Brasil y Chile-, señalando que en el futuro los continentalismos iban a ser efectivamente una realidad insoslayable para todos los países del mundo. Obviamente, esa visión estratégica –entre otras- indicó que estaba en lo cierto. Como bien señaló el señor diputado Romero, la globalización de la industria automotriz hizo que la participación argentina en cuanto a la producción local de autopartes decreciera. Ahora quiero citar al doctor Arturo Illia, rindiéndole también un homenaje. En este sentido, deseo expresar que a fines de la década del 60 y principios de la del 70 los vehículos producidos por nuestra industria automotriz, a partir del impulso que en su momento le otorgó el presidente Illia, tenían un 75 u 80 por ciento de componentes nacionales. Como se señaló oportunamente, algunos vehículos -pido que me corrijan si me equivoco- tenían prácticamente un 90 por ciento de componentes locales. A fin de citar algunas cifras, quiero decir que actualmente en el mercado argentino -que ha crecido considerablemente, lo cual es bueno, aunque eso también tendría que ser acompañado por un incremento de la industria nacional y, por ende, del trabajo- solamente el 38 por ciento de los vehículos vendidos –lo que equivale a aproximadamente 800 mil unidades- son producidos en nuestro país. De ellos, solo el 30 por ciento tienen autopartes locales. Por lo tanto, la participación de las autopartes producidas en la República Argentina sobre la totalidad de los vehículos que tenemos en nuestro mercado solamente asciende al 12 por ciento. Si los datos que ha suministrado el señor diputado Romero son correctos, sobre un total de aproximadamente 100 mil puestos de trabajo respecto de los cuales vamos a legislar a partir de la iniciativa en consideración –es de esperar que el Honorable Senado la convierta rápidamente en ley-, por cada punto de aumento de participación se logra un aumento de cinco mil puestos de trabajo. Por ende, si la producción local de autopartes pasa del 12 por ciento al 24 por ciento -lo que representaría la tercera parte de lo que teníamos a fines de la década del 60-, se estarían duplicando los puestos de trabajo en la República Argentina. Esto representaría nada más y nada menos que cien mil puestos de trabajo adicionales. Por eso digo que es bueno rendir homenaje a aquellos que trascendieron en la vida política argentina. La mejor manera de hacerlo es que tengamos en claro cuáles fueron los rumbos de ese momento. Así como la visión estratégica de Juan Domingo Perón hablaba de los continentalismos, de la independencia política y de la soberanía económica, estamos tratando de discutir un nuevo proyecto para la República Argentina que tenga una política estratégica de desarrollo autónomo y no una mixtura para el contubernio entre empresarios y gobierno. Dicho esto, quiero agregar dos cuestiones fundamentales. La primera es que considero un acierto el agregado que pedimos. Tanto el diputado Laspina como yo somos de la provincia de Santa Fe, pero cabe señalar también que junto con la provincia de Córdoba tenemos una industria muy pujante que debemos defender. En la actualidad, la Argentina está en el puesto número veinte dentro de la industria automotriz mundial, y es muy difícil que llegue al puesto número uno, aunque tal vez este sea un buen objetivo que debamos plantearnos. Sin lugar a dudas, tenemos una parte que sí puede ser número uno a nivel mundial, porque hoy ya ocupa el puesto número cuatro en materia de maquinaria agrícola. En este aspecto, tanto la provincia de Córdoba como la de Santa Fe tienen una vieja trayectoria que abarca no solo maquinarias agrícolas, sino también otro universo de empresas pymes, que aportan trabajo, dedicación y que podrían estar incorporadas, como efectivamente ocurrió, cosa que desde ya agradezco. En esa visión estratégica quizás podamos plantearnos como objetivo ser número uno en el mundo en ese rubro. Lo mismo podría ocurrir en materia de biotecnología. Tenemos el conocimiento y deberíamos pensar en las herramientas necesarias que permitirían generar las riquezas de la Nación. Si bien no pasará por la industria pesada, es bueno dar trabajo a los argentinos. Gobernar es generar puestos de trabajo. Desde el Frente Renovador, cuando debatimos la ley de empleo, dijimos que debía discutirse junto con una iniciativa sobre pymes, a la que luego se referirán otros compañeros de bancada. Resulta sumamente importante que este tema también sea saldado hoy en la Cámara de Diputados de la Nación. Para finalizar, quiero plantear simplemente una cuestión de forma. Hemos pedido que el último párrafo del artículo 18 del dictamen que se refiere a la autoridad de aplicación sea eliminado. Nuestra solicitud se funda en el hecho de que consideramos que ese párrafo otorga discrecionalidad a la autoridad de aplicación, lo cual pone en riesgo todo lo que estamos discutiendo en el resto del articulado de esta norma, que es muy buena, y que vamos a acompañar por los motivos expuestos.
...
Ver debate completo...

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.