Periodo:135 Reunion:14 Fecha:26/07/2017 EXCLUSION DEL SEÑOR DIPUTADO JULIO MIGUEL DE VIDO DE LA HONORABLE CAMARA

SR. PRESIDENTE , (): Corresponde considerar los dictámenes de la Comisión de Asuntos Constitucionales recaídos en el proyecto de resolución por el que se resuelve excluir al diputado nacional Julio Miguel De Vido del seno de la Honorable Cámara de Diputados por indignidad de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 66 de la Constitución Nacional Orden del Día N° 1465.
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: la mayoría de la Comisión de Asuntos Constitucionales ha recomendado la exclusión de esta Cámara del señor diputado Julio De Vido. Se trata del ejercicio de la potestad disciplinaria que tiene la Cámara, que además de ser inherente a cualquier cuerpo colegiado o legislativo, en nuestro caso deriva directamente del artículo 66 de la Constitución Nacional, que contempla y regula distintas situaciones. En primer lugar, establece la posibilidad de que la Cámara corrija a alguno de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones. En segundo término, fija la posibilidad de remover a alguno de sus miembros por inhabilidad física o moral sobreviniente. En general, en este caso de la remoción hay coincidencia respecto de que no se trata de una sanción porque la causa de la remoción es ajena a la voluntad del legislador. Es decir, la incapacidad física o mental sobreviniente no es responsabilidad del legislador y, por lo tanto, la remoción no sería una sanción. Por último, el artículo 66 de la Constitución Nacional prevé la posibilidad de excluir a un diputado, pero no establece causas ni razones, ni fija de antemano cuáles podrían ser los motivos para excluir a un legislador. Existe amplia coincidencia en la doctrina constitucional –lo que se ve reflejado en los antecedentes de exclusión de diputados y senadores respecto de que la causa para excluir a un diputado conforme al artículo 66 es absolutamente discrecional de la Cámara y del cuerpo. Cualquier causa puede ser motivo o fundamento para excluir a un diputado, por supuesto en la medida en que la causa sea grave y haya razonabilidad en la decisión del cuerpo. Pero lo cierto es que tanto de ese artículo como de la doctrina y los antecedentes se desprende claramente que no hay causa prefijada sino que cualquiera que a juicio de la Cámara de nosotros, los diputados tenga la suficiente entidad y razonabilidad puede determinar la exclusión de un diputado. De esto es de lo que se trata: lo que aconseja el dictamen de mayoría de la Comisión de Asuntos Constitucionales es excluir al diputado De Vido. Desde nuestro punto de vista, y seguro está reflejado en el citado dictamen de mayoría, la causa para la exclusión del diputado De Vido es la indignidad. Juzgamos que el diputado De Vido es indigno porque es el responsable político de grandes desaguisados cometidos desde el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios y de grandes errores por llamarlos de una manera leve cometidos desde ese Ministerio, que han causado enorme perjuicio al Estado y a los argentinos. Inclusive, estas malas decisiones por llamarlas de alguna manera- del diputado De Vido tienen su correlato en las causas penales en las que está involucrado. El diputado De Vido está denunciado en más de cien causas, imputado en veintiséis y procesado en cinco; algunos de esos procesamientos inclusive están firmes. Voy a leer porque son muchos- los delitos por los que se acusa al diputado De Vido en esas causas. Tengan paciencia porque son muchos. Los delitos son: descarrilamiento, accidente culposo, abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, negociaciones incompatibles con la función pública, malversación de caudales públicos, enriquecimiento ilícito, defraudación contra la administración, aceptación de dádivas, cohecho, cohecho activo, estafa, daños, daños agravados, estrago, asociación ilícita, falsificación de documentos públicos, nombramientos ilegales, exacciones ilegales, encubrimiento y estafa procesal. Como se aprecia, son pocos los delitos del Código Penal que quedan fuera de las imputaciones y acusaciones que fiscales de la República han hecho al diputado De Vido, no es que las hemos hecho nosotros. Es más, desde nuestro punto de vista, esta suma de imputaciones y procesamientos hace que la situación del diputado De Vido encuadre en el artículo 36 de la Constitución Nacional, incorporado por la reforma constitucional de 1994 y del que me permitiré leer el párrafo pertinente. Dice así: “Atentará asimismo contra el sistema democrático quien incurriere en grave delito doloso contra el Estado que conlleve enriquecimiento, quedando inhabilitado por el tiempo que las leyes determinen para ocupar cargos o empleos públicos.” En nuestra opinión, a todas las imputaciones de índole penal que han hecho los fiscales al diputado De Vido se agrega la imputación concreta de haber atentado contra el sistema democrático, de acuerdo con la prohibición del artículo 36 de la Constitución Nacional.
...
SR. , (): Pero nosotros no tenemos que juzgar la responsabilidad penal del diputado De Vido, y este es un punto importante. La responsabilidad penal del diputado De Vido la están juzgado los jueces de la República, que integran otro poder. Nosotros tenemos que juzgar otro tipo de responsabilidad, que es la que puede juzgar la Cámara y para la cual nos da potestad el artículo 66, al que me referí antes. Nosotros tenemos que juzgar la responsabilidad política del diputado De Vido. Una cosa es la responsabilidad penal, que se rige de acuerdo con las reglas del Código Penal y de los códigos de procedimiento en lo penal, y otra cosa es la responsabilidad política; responsabilidad que es la misma que cuando se juzga a cualquiera de los funcionarios sometidos a juicio político por la Constitución, y en este caso particular a un diputado. Nosotros no tenemos duda alguna de la responsabilidad política del diputado De Vido, porque no cabe la menor duda de que en el accidente de Once murieron cincuenta y una personas; no cabe ninguna duda de que en ese mismo accidente hubo alrededor de setecientos heridos; no cabe ninguna duda de que los trenes que importamos de España y Portugal son chatarra que no sirve para nada; no cabe ninguna duda de que desde el Ministerio de Planificación Federal se pagó a Lázaro Báez por caminos que nunca construyó; no cabe ninguna duda de que en Río Turbio se tiró la plata a la basura construyendo una usina que no genera electricidad, un tren que no funciona y una mina que tampoco produce; no tenemos la menor duda de que se pagaron enormes sobreprecios cuando se importó fueloil de Venezuela. Y así podríamos seguir. Puede haber quien tenga duda respecto de la responsabilidad penal del diputado, y esto –insisto lo determinarán los jueces cuando concluyan los procesos en trámite; pero, en cambio, no hay duda de la responsabilidad política del diputado De Vido, que dirigía un equipo de secretarios y subsecretarios que todos, absolutamente todos, están procesados, imputados, o condenados en algunos casos, y alguno hasta preso. De manera tal que no nos cabe duda respecto de la responsabilidad política del diputado De Vido. Por esa responsabilidad política y por esa circunstancia de haber atentado contra el orden democrático, de acuerdo con el artículo 36 de la Constitución Nacional, pedimos la exclusión del diputado De Vido. Más allá de discutir la responsabilidad penal y su diferenciación con la responsabilidad política, que es la única que quede bien en claro- que en esta etapa y en esta decisión que tenemos que tomar le achacamos y endilgamos al diputado De Vido, vamos a oír hablar a lo largo de la sesión sobre el principio de inocencia, sobre el cual quiero decir algo.
...
SRA. , (): El mismo que pedías por Patti.
...
SR. , (): Ya voy a hablar de Patti, no hay ningún problema. El principio de inocencia, en primer lugar, no es absoluto, y de esto dan buena muestra algunos amigos del diputado De Vido que están presos, como José López, Lázaro Báez y el contador Manzanares. Por otra parte, desde el punto de vista de la responsabilidad política del diputado De Vido, no tengo la menor duda de que éste ha hecho añicos la presunción de inocencia por las razones que he explicado antes y por el hecho de que consideramos que atentó contra el sistema democrático, de acuerdo con el artículo 36 de la Constitución Nacional. En este punto es importante tener en cuenta los antecedentes de esta misma Cámara. Sin contar los episodios de 1880 con la federalización de Buenos Aires y el traslado del Congreso a Belgrano, que determinó el apartamiento de muchos diputados, a lo largo de su historia esta Cámara ha excluido a trece diputados. En ningún caso había sentencia penal, en muchos casos ni siquiera había procesamiento sin embargo, estaban involucrados en hechos que merecían reproche penal, y a pesar de eso, los diputados fueron excluidos. Me interesa citar de modo particular un antecedente del Senado, que es el caso del senador Ochoa, por San Luis, que como posiblemente recordarán, votó dos veces en una elección, lo cual por supuesto está mal, pero al lado de las cosas que se le imputan al diputado De Vido, parece una chiquilinada. En ese caso se discutía la posibilidad de excluir o desaforar al senador Ochoa. Lo importante de este antecedente es que quien impulsó el proyecto de exclusión del legislador Ochoa era la entonces senadora Conti, mientras que la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado que aprobó ese dictamen era la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. El senador Ochoa tenía una condena de primera instancia apelada no condena firme y él mismo se encargó de presentar en la Cámara la constancia de la apelación. A pesar de que no tenía condena firme fue desaforado, porque se hizo efectiva su responsabilidad política. Quiero leer dos párrafos del dictamen de comisión propiciado por la que en aquel entonces era la senadora Conti y aprobado por la presidenta de la comisión, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. El punto VI dice: “Si existen o no delitos, debe ser la Justicia la encargada de obrar y discernir en consecuencia”. Es decir, quedaba claro que no hacía falta un pronunciamiento de la Justicia ni una condena firme ni nada que se le pareciera porque la responsabilidad era distinta. Tanto es así que el punto XIII del dictamen, refiriéndose a la aplicación y a la interpretación del artículo 66 de la Constitución Nacional, dice que la apreciación de la posible causa de indignidad queda librada al criterio de la Cámara sin otra limitación que la mayoría especial de dos tercios que se requiere para su aplicación. Por lo tanto, quedan en claro algunas cosas importantes como, por ejemplo, que la responsabilidad que tenemos que juzgar no es penal, porque eso lo hacen los jueces. Debemos juzgar la responsabilidad política del diputado De Vido. También queda claro que la Constitución Nacional no establece una causa determinada o precisa para que se genere esa responsabilidad política. Desde nuestro punto de vista, está todo claro porque los hechos existieron y no hay dudas de ello y de que la responsabilidad política del diputado De Vido está configurada. En otra instancia y en otra circunstancia se verá si a la responsabilidad política se le agrega la responsabilidad penal. Además, quiero referirme a las mentiras del diputado De Vido que por sí solas justificarían su exclusión de esta Cámara porque se refieren a su situación y a su actuación como diputado. Una de las mentiras figura en el descargo que presentó y firmó el diputado De Vido ante la Comisión de Asuntos Constitucionales la semana pasada, donde manifiesta que no se le atribuye haber recibido sobornos o pagos. Esto es absolutamente falso. Tal vez el diputado De Vido no sabe que “cohecho” en el lenguaje vulgar quiere decir “coima”, y que cuando el Código Penal habla de cohecho hace referencia a soborno. Pero lo cierto es que el diputado De Vido está procesado en la causa Skanska y en la de la obra pública de Vialidad Nacional por cohecho y por enriquecimiento ilícito. De modo que es falso que no se le endilgue haber recibido sobornos o dinero indebido. Aparte de eso, hay seis causas en las que está imputado pero no procesado por cohecho, cohecho activo, aceptación de dádivas, enriquecimiento ilícito, etcétera. Por eso, esta es una mentira que ofende a la Cámara y que por sí sola justifica la exclusión del señor diputado De Vido. Hay una causal más que también es grave. El señor diputado De Vido dijo en este recinto, en la reunión del 23 de junio del año pasado, y lo repitió públicamente hace poco tiempo, que nunca se escudó en los fueros. Eso es falso porque, como lo demostré en la sesión mencionada, en una de las causas en las que se lo investigaba y donde el juez había ordenado el allanamiento de su domicilio, él presentó un escrito por el que solicitaba que fuera dejado sin efecto el procedimiento porque su condición de diputado y los fueros lo protegían. Tanto es así que durante dos meses tuvimos que tramitar un proyecto de resolución que fue sancionado por la Cámara por el cual finalmente se autorizó el allanamiento al señor diputado De Vido. A todo lo que tiene que ver con las cosas mal hechas en el Ministerio de Planificación y a todos los delitos que se le imputan y que de por sí justifican la exclusión del señor diputado De Vido, debemos agregar las mentiras en las que ha incurrido respecto de su condición y desempeño como diputado, que reitero desde mi punto de vista ofenden al cuerpo. En el descargo que presentó la semana pasada el señor diputado De Vido ante la Comisión de Asuntos Constitucionales, dijo que esta imputación que le hacemos es un vuelto. Esto me hizo acordar a lo que manifestó Balbín en 1949 cuando fue desaforado por haber opinado mal del presidente de la Nación. En esa ocasión dijo: “Si este es el precio por haber presidido el bloque, que es una reserva moral del país, han cobrado barato. Fusilándome estaríamos a mano”. Fíjense la diferencia que hay con el señor diputado De Vido. El señor diputado De Vido habló de “vuelto”, porque a lo mejor estaba pensando en esas tantísimas transacciones en las que ha estado involucrado donde lo que iba y venía era el dinero. Pero esto no se trata de dinero sino de honor, y el honor de esta Cámara exige que el señor diputado De Vido sea excluido. (Aplausos. Varios señores diputados rodean y felicitan al orador.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señor presidente: fundamentaré por qué es absolutamente inconstitucional y violatoria de las pautas internacionales en materia de derechos humanos y derechos políticos la pretendida exclusión de un legislador nacional del seno de este cuerpo. En el caso del entonces senador Ochoa, como se conocía que él había puesto dos votos en la urna en su propia elección, violando la debida práctica electoral, en el mismo momento en que llegó a la Cámara de Senadores se pidió y se logró la exclusión. Luego fue condenado concomitantemente por sentencia firme. El proceso penal no fue lo que fundamentó la falta de idoneidad que requiere la Constitución Nacional para ocupar cargos públicos. Recuerdo otro caso muy significativo: el del senador Barrionuevo, marido de una diputada presidenta de un bloque político de esta Cámara. En aquel momento el senador Barrionuevo tenía una estima altamente negativa en la opinión pública. Además, a raíz de determinadas cuestiones por las que no le permitieron presentarse como candidato en Catamarca, públicamente había simulado la quema de urnas. Esta fue una de las actitudes públicas que tomó mientras era senador nacional. Hace muchos años yo era senadora y tenía la posibilidad de ser considerada como futura candidata por quien luego fue una líder política consagrada como Cristina Fernández de Kirchner, quien propició excluir del cuerpo al senador Barrionuevo. A pesar del escarnio público que podía causarme impedir esa exclusión y la reprobación que podría haber tenido de Cristina Fernández de Kirchner frente a mis expectativas como futura candidata, decidí aplicar la Constitución Nacional y pedir la suspensión. No fui demagógica ni me importó el costo político, que finalmente no pagué porque por muchos años seguí siendo representante del pueblo. La gente me ha dado ese honor. En la actualidad, sin demagogia y sin expectativa electoral alguna –estamos en plena campaña y no soy candidata a algún cargo expectable, pido a este cuerpo que la Constitución Nacional sea el leitmotiv de la decisión que hoy vamos a tomar. (Aplausos.) Puedo asegurar que no tiene sustento constitucional el proyecto de la señora diputada Carrió, cuyos fundamentos tomó el señor diputado Tonelli para argumentar su posición. Si analizamos exhaustivamente la Constitución Nacional, aun vetusta y a lo mejor pasible de una necesaria reforma, advertiremos que no solo funda el pacto social sobre el que nos basamos sino que además tiene coherencia. En el capítulo “Disposiciones comunes a ambas Cámaras” –es decir, la de Diputados y el Senado se hace un examen gradual de cómo ocurren los hechos: se celebran los comicios, se eligen senadores y diputados, y la Justicia electoral otorga un título a cada candidato electo. Esos títulos son analizados por las Cámaras; si no se formulan objeciones, el legislador electo presta juramento de buen desempeño ante el presidente del cuerpo, de acuerdo con determinada fórmula. Una vez que el legislador asumió, y solo debido a su comportamiento o por una condena penal firme, quedan habilitadas nuestras facultades discrecionales de remoción, de exclusión, de sanción o para impedir su ingreso. Estas son las etapas secuenciales y he aquí el motivo por el cual no se permite que un legislador elegido por el pueblo sea expulsado del cuerpo: porque luego de un año y medio de asumir su función y en plena campaña electoral, se lo quiere “chivar” expiatoriamente por su anterior gestión como ministro. Así de comprensible es esta cuestión para la opinión pública y para la ciudadanía lega. Debemos rendir homenaje a la tan nombrada expresión “honorable cámara”, que durante las dos reuniones de la Comisión de Asuntos Constitucionales fue meneada. En la reforma constitucional del año 1994 se agregó un artículo sobre ética pública –el artículo 36 al que hizo referencia el señor diputado Tonelli que requirió una modificación del Código Penal para que pudiera tener un correlato con dicha norma. Un juez no puede aplicar un artículo constitucional si no hay una tipificación penal para la conducta reprochable que está analizando. En aquella oportunidad, también se incorporaron tratados internacionales sobre derechos humanos al plexo constitucional argentino, entre ellos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. O sea que se establecieron como fundamentales los derechos políticos: el de participar de la cosa pública, el de elegir y el de ser elegido en comicios libres, periódicos y secretos para que cada elector tenga privacidad y libertad en el momento de expresarse. Al fijar estos derechos, la propia convención deja en claro que pueden ser restringidos y establece taxativamente las razones: pueden ser restringidos por cuestiones de edad –es decir, a partir de cierta edad una persona puede votar y ser elegida para ocupar determinado cargo, de nacionalidad, de domicilio de residencia o por la existencia de una condena penal dictada por juez competente tras un debido proceso. Uruguay hizo reserva de ese artículo porque, en ese país, para poder votar no hay que tener procesamientos penales. La Argentina no solo no hizo reserva, sino que además agregó la Convención a la Constitución Nacional. Los procesos en trámite que soporta el legislador cuyo caso nos ocupa se refieren en su totalidad a su gestión como ministro. Los hechos eran conocidos cuando fue electo diputado, cuando se analizaron sus títulos, cuando se le tomó juramento y cuando fue nombrado presidente de la Comisión de Energía y Combustibles; pero no hubo óbice alguno. En la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales, cuando uno se ubica en la cabecera observa gestos, escucha y lee los labios; no es que sea un espía. Entonces, puede advertir ciertas exhortaciones acerca de que al oficialismo y a algún bloque pseudooficialista –ahora no, porque está en campaña le convenía esto para el proceso electoral. Esto fue dicho con todas las letras y denunciado por el señor diputado Cleri. Fui testigo de esto. Con métodos similares a aquellos con los que se escuchan nuestras conversaciones telefónicas como práctica habitual –ante estas situaciones el ciudadano común, no el dirigente político, se pregunta qué espacio de privacidad le queda lograron que un fiscal, pese a que no correspondía a su actuación hacerlo, pidiera el desafuero y que tal solicitud ocupara la tapa de todos los diarios. Aquí debemos hablar de la presión sobre el fiscal, de su ilegítima actuación y de la profusa difusión mediática. Ahora bien, como el juez no hizo lugar al pedido, les salió mal la jugada; no les sirvió el fiscal y tampoco los medios. Por eso utilicé la expresión: “me dan asco”; son algunos legisladores los que están haciendo el trabajo sucio que algunos sectores políticos necesitan para ver si ganan un voto más. Esta es la única verdad. (Aplausos.) De ser así y como esa es la única verdad, no es De Vido el que resta honorabilidad a la Cámara; son ustedes. (Aplausos.) Ante la excepcionalidad de casos como el de los diputados electos Bussi y Patti ambos responsables de delitos de lesa humanidad, la Cámara, al analizar sus títulos, les impidió su ingreso y, por ende, jurar. Aclaro que Mauricio Macri decía lo mismo por televisión; ese año nunca vino al recinto; no existía. Lo máximo que hizo alguna vez fue poner sobre su banca un cartelito con un emoji de un sapito; estoy hablando del mismo que quiere que este sea el día de la “no impunidad”. En ese entonces, el señor diputado Tonelli sostenía idénticos argumentos a los que estoy dando. Se trataba de delitos de lesa humanidad y no existía condena porque en la Argentina había leyes de impunidad que habían abroquelado la actuación judicial respecto de los crímenes de genocidio. (Aplausos.) Si bien la Cámara no les permitió ingresar, ¿por qué hago referencia a estos casos? Para demostrar la inconstitucionalidad de lo que estamos haciendo ahora. La Corte Suprema, no con la totalidad de sus votos pero sí con la mayoría, declaró inconstitucional la actuación de la Cámara de Diputados en ambos casos, aun ante la excepcionalidad del tratamiento que tienen los delitos de lesa humanidad en el mundo, en la región y en la Argentina. No solo tenemos a Milagro Sala como presa política sino que, si hoy llegamos a concretar un acto tan reaccionario y fascista como implica echar al voto popular de una banca de este cuerpo, haremos incurrir al Estado argentino en mayor responsabilidad internacional de la que ya tiene. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: comenzaré haciendo alusión al final de la intervención de la señora diputada Conti. En este sentido, quiero plantear tres consideraciones respecto del dictamen de mayoría que se ha presentado...
...
SR. PRESIDENTE , (): Señor diputado Carlotto: a último momento hubo un cambio en la lista de oradores. Como no vi a la señora diputada Stolbizer, omití dar la palabra a su reemplazante, el señor diputado Brügge.
...
SR. , (): No tengo inconvenientes en ceder la palabra al señor diputado Brügge, señor presidente.
...
SR. PRESIDENTE , (): Gracias, señor diputado. Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.
...
SR. , (): Señor presidente: el Frente Renovador, Democracia Cristiana y Unión por Córdoba, que integran el interbloque UNA, defenderemos el dictamen de minoría por el que proponemos, en primera instancia, excluir al señor diputado De Vido del seno de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación por su manifiesta indignidad moral, en virtud de lo expresado en el artículo 66 de la Constitución Nacional. En segundo término, sugerimos que se autorice a los señores diputados nacionales que así lo hubieran solicitado a renunciar a las inmunidades contenidas en los artículos 69 y 70 de la Constitución Nacional inmunidades de arresto y de proceso a fin de que puedan quedar en igualdad de condiciones, por el principio de que todos somos iguales ante la ley, ante el hecho de que sean requeridos por la Justicia para ser indagados o cumplir algún tipo de privación de la libertad, en función de los procesos penales que pudieran existir. Por esta razón, dividiré mi exposición en dos partes, teniendo en cuenta las propuestas realizadas por interbloque UNA. Comenzaré por el final. ¿Por qué? He cambiado abruptamente lo que pensaba decir para sostener que no hay violación alguna a la Constitución Nacional ni a los compromisos internacionales en el proceso que estamos llevando a cabo.
...
SR. , (): Se ha querido interpretar parcialmente la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos en su artículo 23. Si bien se ha leído la parte que conviene de ese punto, no se le ha dado la interpretación que ese organismo realizó para determinar en qué momento se aplican las restricciones establecidas en su apartado 2. En este sentido, debo señalar que estamos en presencia de un proceso de un diputado en ejercicio y no de una persona electa que pretende asumir un cargo. Por lo tanto, en relación con lo que hablamos en la reunión de comisión del otro día sobre la “licuadora jurídica”, buscar argumentos de cualquier tipo para justificar lo injustificable, se intenta mezclar la facultad constitucional que tiene esta Cámara, conforme el artículo 64 de ser juez exclusivo de los títulos, los derechos y las prerrogativas, con la facultad disciplinaria del artículo 66 para corregir, remover o excluir de su seno a los integrantes que están en ejercicio. De modo que la aplicabilidad que se pretende dar al artículo 23 de la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos, incorporado en el inciso 22 del artículo 75 de la Constitución Nacional, debe ser interpretada a la luz de las normas constitucionales y no en forma superior. Por eso, fue incorporado por los constituyentes en la reforma constitucional. En este sentido, la interpretación que se haga debe ser dinámica: el inciso 22 del artículo 75 de la Constitución Nacional no es superior a su artículo 66; no se contraponen, no se contradicen, sino que se complementan, y en función de ello debe hacerse la debida interpretación. El último intérprete de la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos, porque así lo dispusieron sus Estados parte, se ha pronunciado a favor de la aplicación del artículo 23 que nos ocupa. Recordemos que recientemente la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha señalado que las sentencias de la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos no pueden modificar sus sentencias, porque si así fuera se trataría de una cuarta instancia dentro de los procesos judiciales en la República Argentina. La Convención Interamericana sobre Derechos Humanos se ha pronunciado en diferentes causas relacionadas con personas de diferentes países que pretendían acceder a cargos, pero no en el supuesto de una exclusión. A modo de ejemplo, cito algunos casos: “Yatama contra Nicaragua”; “Jorge Castañeda Gutman contra Estados Unidos Mexicanos” –caso emblemático; “Manuel Cepeda Vargas contra Colombia”, y “Leopoldo López Mendoza contra Venezuela”, un caso que no mencionó la señora diputada preopinante, quizás por su amistad con el pueblo venezolano. Cabe señalar que en este último caso el señor López Mendoza fue inhabilitado por un tribunal administrativo para ocupar un cargo electivo. En esa oportunidad, la Corte Interamericana sobre Derechos Humanos sentenció que la inhabilitación era superior a la multa que pretendía aplicarse por parte de un organismo administrativo. Volviendo al artículo 23 de la mencionada convención, su apartado 2 señala que la ley puede reglamentar el ejercicio de los derechos y oportunidades al que se refiere su apartado anterior. Dicho apartado se refiere al derecho a elegir y a ser elegido, habla de los procesos electorales y de la posibilidad de acceder a los cargos. Esto se aplica en el momento que recién señalamos, en cuanto al artículo 64, y no en este caso, porque sería un contrasentido que una convención avanzara sobre los derechos legítimos y las potestades constitucionales de un Estado. Además, claramente en nuestra Constitución se establece que los tratados internacionales deben aplicarse conforme los derechos públicos que en ella están insertos, en referencia a los principios y declaraciones en ella contemplados. Por lo tanto, se impone una interpretación dinámica, y de ahí que la aplicación de este principio del artículo 23, como se pretende utilizar aquí para sostener que estamos frente a un proceso inconstitucional, por lo pronto hoy no cuenta con un pronunciamiento de la Corte Interamericana y no resulta aplicable por los principios que recién señalamos. Esperemos que ahora que Dilma Rousseff ha llevado su causa a la Corte Interamericana, podamos escuchar de ésta algún tipo de pronunciamiento que arroje luz acerca de qué sucede cuando un funcionario en ejercicio de un cargo electivo –en este caso, la presidenta del Brasil- es removido mediante un proceso político o de responsabilidad política, como bien se señala aquí en el dictamen de mayoría. Por lo tanto, hoy no tenemos ningún elemento fijo en ese sentido ni resulta aplicable tampoco el punto 2, cuando se refiere a condena firme. Esto es aplicable en el momento de acceder al cargo y no para la revisión y aplicación de las potestades disciplinarias. Dije que iría de atrás hacia adelante, por lo que pido licencia para decir ahora por qué avanzaremos en esta cuestión. Recién hablábamos del caso del senador Ochoa, y al respecto resulta interesante e ilustrativo ver lo que en su momento dijo la entonces presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales al fundamentar por qué se lo tenía que excluir. Corresponde entonces referenciar cómo ella, en ese punto concreto, expresa claramente la necesidad de respetar el artículo 66 de la Constitución Nacional, señalando que la causa que se invocaba estaba dentro de las causales que prevén la exclusión, y por lo tanto, mencionaba la indignidad, que también fue utilizada en ese momento. Hago notar que la diputada preopinante no dio muchas explicaciones acerca de por qué se siguió ese camino y, en definitiva, se terminó excluyendo a un senador de la Nación por las mismas circunstancias que estamos señalando. En cuanto a la aplicación del artículo 66 de la Constitución Nacional, en el punto referido a la exclusión, ¿es procedente en el caso que nos ocupa? Decimos que sí lo es, y por supuesto, hay antecedentes. No tenemos que buscarlos en el sistema norteamericano ni en la Convención Interamericana de Derechos Humanos; basta con ir al año 1867, cuando se procedió a excluir a los entonces diputados Ocampo y Sarmiento. En esa oportunidad, el diputado Vélez, miembro informante de la entonces Comisión de Negocios Constitucionales, estableció concretamente la interpretación que se tenía que dar al artículo 66 en lo que respecta a la exclusión, señalando que ésta no tiene una causal específica sino que básicamente está dada por la circunstancia de la merituación que la Cámara hace de las actitudes y vinculaciones del diputado en ejercicio. Recordemos que en esa Cámara de Diputados del año 1867 había miembros de prestigio, como por ejemplo, Gorostiaga, uno de los precursores de la reforma de la Constitución de 1853 y, por ende, uno de los primeros constitucionalistas que interpretaron claramente nuestra Carta Magna. ¿Qué decía Vélez en ese punto, al señalar concretamente la aplicación del artículo 66 en lo que se refiere a la exclusión? Sostenía que debe interpretarse la exclusión como una acción diferente de la remoción, y por lo tanto, no resultan aplicables, en definitiva, las causales de inhabilidad moral e inhabilidad física. Además, hacía un análisis gramatical que no se alejaba de lo que aquí hemos mencionado muchas veces en las dos reuniones de la Comisión de Asuntos Constitucionales. También hace un análisis tomando como referencia los antecedentes norteamericanos. En efecto, en 1860, al reformarse la Constitución sacando a los diputados y senadores nacionales de la posibilidad de juicio político e incluir esta facultad, concretamente se hizo referencia a la Constitución norteamericana, que expresamente prevé la sanción de exclusión. Fíjense qué señalan los estudiosos de la Constitución norteamericana, y me refiero específicamente a Luther Cushing, uno de los doctrinarios más importantes del país del Norte en esta materia, quien concretamente sostiene que la exclusión no puede prever una causa específica. Textualmente afirma que la exclusión es una facultad discrecional porque es imposible especificar de antemano todos los casos por los cuales un miembro debe ser expulsado, y por consiguiente, en el ejercicio de este poder, en cada caso particular un cuerpo legislativo debe ser gobernado por la más estricta justicia. Partiendo entonces de la base de que el proceso es constitucional y de que no hay impedimento en lo que respecta a las potestades que tiene este órgano, pasamos a analizar ahora si la decisión que se tomará aquí es de toda justicia, como lo señala Cushing. La gran doctrina constitucional argentina –como Bidart Campos, por mencionar al maestro de los constitucionalistas- sostiene que la decisión debe ser tomada en función de la discrecionalidad que tiene esta Cámara. ¿Qué entendemos por discrecionalidad en esta Cámara? Para eso tenemos que analizar cuáles son los cargos e intereses en juego. Al respecto, bien ha señalado el señor diputado Tonelli el listado de causas que tiene el diputado De Vido, en donde se encuentra en diferentes situaciones procesales: en una está denunciado, en otra está imputado, en otra está procesado. Pero lo cierto es que la magnitud y la cantidad de las causas es lo que a nosotros nos induce a avanzar en este proceso. Cuando hablamos de la magnitud de las causas nos referimos a la magnitud de los intereses comprometidos en ellas, que son absolutamente todos intereses públicos. No estamos hablando de casos particulares ni de delitos comunes que afecten a particulares, sino que la inmensa mayoría de las imputaciones que tiene el diputado De Vido reconoce una relación directa con los intereses generales de la Nación: está de por medio el patrimonio de la Nación, el interés de la sociedad y temas de servicios públicos, que son los que se vieron afectados. Entre estos últimos, el gran cargo que se le hace, obviamente, se vincula con la tragedia de Once. Todos estos aspectos nos llevan a sostener que quien está defendiendo los intereses de la sociedad -porque para ello fuimos elegidos como diputados de la Nación, quien está defendiendo los intereses generales que hacen a la República Argentina y que, por lo tanto, tiene que defender los intereses del Estado nacional, está siendo cuestionado seriamente por diferentes jueces y fiscales. No estamos hablando aquí de una sola y única causa ni de un solo y único juez; no podemos entonces hablar de persecución política, porque los jueces que hoy están juzgando al diputado De Vido existían antes de que él asumiera el cargo; no fueron jueces designados para avanzar con esa exclusiva finalidad. Volviendo a la decisión que nosotros proponemos, que justamente es la de avanzar en lo que respecta a la exclusión del diputado De Vido por la causal de indignidad, consideramos que todo esto nos lleva a sostener que su actuar dentro de este ámbito es incompatible moralmente con la honorabilidad del cuerpo. Hago referencia a lo que también señalaba en su momento Cristina Kirchner -cuando era senadora- en el caso Ochoa. Sí importa la honorabilidad del cuerpo, y en ese sentido ella se manifestaba expresamente. Pero volviendo al tema, ¿cuál es la magnitud de la discrecionalidad que vamos a ejercer? Al respecto voy a citar un párrafo de un catedrático cordobés -aunque sé que a algunos diputados les molesta cuando hablamos de los catedráticos cordobeses- que hace mención expresamente al alcance de la discrecionalidad en el ámbito del derecho. Además, se trata de un catedrático que fue propuesto por la expresidenta para integrar la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Me estoy refiriendo a Domingo Sesín, quien sostiene que la discrecionalidad se ubica en el ámbito interno del ordenamiento, no obstante implica una elección de alternativa, y se procura hacer lo más objetivamente posible, en consonancia con el contexto jurídico contemporáneo. Sesín se refiere a la objetividad, lo cual quita todo aspecto de subjetividad. ¿Están dados aquí los elementos de objetividad? Sí, de hecho existen. La tragedia de Once no se puede ocultar. ¿Existen causas penales? Están al alcance de la mano. Todo el mundo puede acceder a través de la página de la Justicia federal para ver cuáles son las causas. ¿Están las circunstancias del procesamiento? Sí. ¿Están las circunstancias en el sentido de que los socios, los cómplices de De Vido, los coautores, están cumpliendo prisión preventiva? También están. O sea, los hechos están verificados y la objetividad está prevista. Ahora bien, hay que pensar si cumplimos con el otro requisito: la razonabilidad. ¿Es razonable que el diputado De Vido siga cumpliendo funciones de legislador cuando su postura es moralmente incompatible por todos los procesos que se llevan adelante? ¿Es razonable que sea excluido o se puede tomar alguna otra medida? Porque también en este proceso podría darse la posibilidad de la suspensión, si bien no está expresamente previsto en términos generales para este caso, o de la exclusión. Obviamente que podemos llegar a la etapa de suspensión. Señor presidente: entendemos que se da el requisito de la razonabilidad y por ello el proceso de la exclusión tiene directa relación con las causas y los motivos que lo llevan adelante. Además, en este proceso al diputado De Vido se le ha dado la posibilidad de ejercer el derecho de defensa. Por eso en la primera reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales el bloque al que pertenezco planteó dos cosas. En primer lugar, que se leyera un descargo, aunque él se adelantó porque hasta ese momento no sabía concretamente cuáles eran los cargos que se le iban a hacer. Nosotros allí planteamos la indignidad moral. En segundo término, se le dio la posibilidad de que una semana después presentara descargos, ofreciera pruebas e incluso ampliara esos descargos, tomando conocimiento de los cargos que concretamente se le estaban haciendo. Tengo entendido que aquí también tiene la posibilidad de defenderse. O sea que se ha cumplido aquello que señalan los doctrinarios y que dice la Corte Suprema de Justicia de la Nación cuando se refieren al juicio político. Señor presidente: usted pertenece a una provincia donde la Corte Suprema de la Nación sentó jurisprudencia en este punto. Me estoy refiriendo a la causa ATE en la que el ex gobernador Escobar había sido depuesto por juicio político. El caso llegó a la Corte y el gobernador fue repuesto en su cargo porque se habían violado las garantías constitucionales. ¿Qué señaló la Corte en ese proceso de juicio político? Que esto tiene una naturaleza mixta, es decir, jurídica y política. En este caso, ¿dónde está la naturaleza jurídica? Aquí, en el procedimiento que hemos dado, es decir, en la posibilidad de que ejerza su derecho a defensa, que ofrezca la prueba y que sea escuchado. Formuló un descargo prematuro pero lo hizo, le dimos el plazo correspondiente, establecimos la imputación y solo quedaba que él ejerciera su derecho de defensa, que hasta hoy también puede utilizar porque es diputado de la Nación y está presente. Por otro lado, la naturaleza política de este proceso está relacionada con la discrecionalidad que tiene esta Cámara para evaluar y sobrepesar los intereses en juego. Recién nos referimos a ello. ¿Es posible que un diputado de la Nación, que debe defender los intereses del Estado, tenga más de un centenar de causas penales donde justamente está comprometido ese interés? Considero que estamos frente a una situación excepcionalísima y que esto no genera precedente. Que se queden tranquilos aquellos diputados que vieron fantasmas en la Comisión de Asuntos Constitucionales y que hablaron de persecución ideológica. Nuestra Constitución Nacional exige una mayoría especial. El artículo 66 es sabio y esa mayoría especial es la garante de las oposiciones, es la garante de la arbitrariedad, es la garante de las injusticias que se puedan cometer con cualquier diputado de la Nación, porque obviamente esos dos tercios son la valla que oficia de contención. Por otra parte, entendemos que el diputado De Vido está incurso en indignidad por incompatibilidad moral. Creemos que corresponde la exclusión, que esta Cámara tiene que autorizar que se le quiten los fueros para que pueda ser arrestado y procesado ley 25.320- y que incluso pueda ser llevado por la fuerza para la indagatoria. Entendemos que la honorabilidad de este cuerpo hace al decoro parlamentario, que no está dado por nuestra opinión sino por la del pueblo. La gente quiere tener representantes que realmente la representen y no que estén cuestionados ante la Justicia en múltiples procesos porque el futuro de los argentinos está en juego.
...
SR. , (): Por último, quiero señalar a aquellos que ayer en la Comisión de Asuntos Constitucionales cuestionaron a Córdoba, La Docta, a la que estoy orgulloso de pertenecer, con una universidad nacional que es la más antigua de Latinoamérica, que tiene más de 400 años y ha dado presidentes, senadores, diputados y jueces. Por lo tanto, detrás de mí hay una tradición muy importante a la que me veo obligado a seguir. Estoy orgulloso de ser cordobés y poder representar aquí a mi provincia. Si es necesario, daría la vida por los cordobeses. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: la interrupción que se produjo me dio la posibilidad, antes de entrar específicamente en el tema, de plantear la gravedad de lo que ha sucedido hoy en la sesión con respecto a los planteos de una diputada sobre los mails o los chats de una agrupación política que integra esta Cámara y un pedido del diputado De Mendiguren con relación a la aplicación del artículo 188. La aplicación del artículo 188 es taxativa. Yo pedí la palabra en ese momento para referirme puntualmente a que usted, señor presidente, debe poner a consideración el pedido que hizo el diputado De Mendiguren, pasarlo a votación y, en caso de resultar afirmativo, conformar una comisión investigadora de cinco miembros, más allá de la reserva que hayan hecho los integrantes de ese bloque con respecto a la acción penal que corresponda para ese caso. Creo que, si hay un planteo de estas características, tenemos que respetar el reglamento y eso es responsabilidad suya, señor presidente. Como había tratado de plantear inicialmente en mi intervención, nuestro dictamen versa sobre tres puntos. El primero tiene que ver con el significado de carácter político que está teniendo esta sesión y el tratamiento sobre la situación del diputado De Vido en el marco de un proceso electoral en curso y del receso de invierno de esta Cámara, no habiendo ninguna acción ni justificación que explique, más que ponerlo en el marco de la agenda electoral, el tratamiento de este tema en este momento y oportunidad. Esta posición debe llevarnos a comprender la forma irregular en la que se ha trabajado desde la Comisión de Asuntos Constitucionales con respecto al tratamiento de este tema. El primer punto que nosotros planteamos, que tiene que ver con la mirada de fondo, es el propio dictamen de mayoría que se busca aprobar en el día de hoy y que, desde nuestra perspectiva, recoge conceptos que provienen de los artículos 64, 66 y 70 fundamentalmente sobre este último-, con respecto al basamento de las causas penales del diputado De Vido y la forma en que está siendo tratado en esta ocasión. Todo esto no fue explicado por el miembro informante porque la verdad es que hizo una presentación muy pobre sobre los fundamentos del tratamiento, más allá de algo que vemos con enorme preocupación, que es este criterio de la discrecionalidad en el tratamiento de estas cuestiones. A diferencia del diputado preopinante, creo que esto genera antecedentes en la Cámara que considero son de carácter temerario. De hecho, durante el tratamiento de la cuestión en la Comisión de Asuntos Constitucionales se vertieron conceptos políticos que prácticamente rayaban en actitudes de revancha: “ahora vamos por vos”, “de acuerdo a cómo voten, algunos van a recibir la condena y reprimenda pública” o “hay una divisoria de agua porque los que voten de determinada manera van a ser honestos mientras que los que lo hagan de otra forma serán deshonestos”. La verdad es que todo esto constituye una degradación del sistema político; es una interpretación absolutamente maniquea y antojadiza que desde nuestra perspectiva resulta inaceptable. El artículo 66 de la Constitución Nacional es muy claro y se refiere a las acciones que lleve a cabo un legislador. Pero lo que se está ventilando en esta reunión son causas judiciales vinculadas con las acciones llevadas adelante por el actual diputado De Vido cuando era ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. En ese sentido, reitero que el artículo 66 se refiere a hechos de carácter sobreviniente. Esta postura no la planteamos en forma antojadiza; lo hacemos en función del último pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en un tema de similares características al que tenemos en consideración, en el que señaló en oportunidad del proceso que finalizó con la no incorporación a esta Honorable Cámara del diputado Bussi que el artículo 66 de la Constitución generando una reprimenda a la Cámara por entender que se había excedido en sus atribuciones en la aplicación del artículo 64 regula los hechos posteriores a la elección sobre los que no hubo una decisión previa y que en estos casos se requiere de una mayoría calificada de dos tercios. Luego aclara que el artículo 64 se aplica a hechos anteriores que ya han sido valorados por la autoridad electoral y que para su conformación se requiere de una mayoría absoluta. Por lo tanto, cabe remarcar que aquí nos estamos refiriendo a hechos anteriores a la asunción del diputado De Vido. Lo que probablemente correspondería hacer es analizar la situación de la diputada Lospennato en relación con un hecho sobreviniente que puede resultar reprochable, porque ya estaba en el ejercicio de sus funciones como legisladora, tal como ocurrió en los casos del ex diputado Luque y de la ex diputada Godoy, cuando esta Cámara resolvió aplicar el artículo 66. Vemos con preocupación la endeblez del proyecto que se quiere sancionar, porque sin duda va a generar un antecedente peligroso de lo que es la aplicación discrecional de mayorías circunstanciales. Digo esto porque aquí no se ha hecho ningún planteo específico sobre el diputado De Vido; los planteos son sobre el funcionario del Poder Ejecutivo nacional Julio De Vido.
...
SR. PRESIDENTE , (): La señora diputada Bianchi le solicita una interrupción. ¿La concede?
...
SR. , (): No, señor presidente. Ya finalizo mi exposición.
...
SR. PRESIDENTE , (): Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: esto reviste una enorme gravedad institucional; lo tenemos que considerar de esa manera. No debemos analizar el caso puntual sino la forma en la que se está procediendo al tratar esta cuestión. Existe algo tan grave como la falta de fundamentación del pedido de apartamiento del diputado De Vido, que es la falta del debido proceso. En la reunión de ayer de la Comisión de Asuntos Constitucionales aclaré que no existió ningún proceso. Lo que hubo fue una única reunión de la comisión –con el intervalo de un cuarto intermedio- a la que no se invitó al diputado De Vido –tal como aseveró el diputado preopinante- sino que simplemente se lo notificó sobre el trámite que se llevaría adelante. Eso es algo que se trató de corregir durante la primera parte de la reunión, porque resultaba inaceptable que un diputado al que se le estaba haciendo la imputación más grave de la que puede ser pasible un integrante de este cuerpo –como es su apartamiento- ni siquiera tuviese la posibilidad de defenderse. En ese sentido, cabe señalar que la defensa no consiste solo en la carta que presentó o en la posibilidad de que asista a la comisión, sino también en la valoración de los elementos sobre la base de los cuales debíamos tomar una decisión. ¡Esto nunca sucedió! Además, cuando solicité copia certificada de cada una de las causas, dado que los dictámenes que proponían el apartamiento del diputado en función de lo que establece el artículo 66 de la Constitución hacían mención a diferentes expedientes judiciales –un dictamen hablaba de cinco causas, otro de diecinueve y había uno que decía que había más de cien-, el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales me respondió que las buscara por Internet. Como sabemos, esto es absolutamente inaceptable. Necesitamos contar con copia certificada de cada una de las causas para conocer el estado de situación en el que se encuentran y tener certeza sobre la veracidad de los documentos con los que nos manejamos frente al tratamiento de un tema de tamaña envergadura. En consecuencia, el derecho a defensa y al debido proceso no fue respetado por la comisión. Es más, las intervenciones que hubo –basta leer la versión taquigráfica de la reunión- son equiparables con la mirada de la inquisición. Llegamos a escuchar comentarios como los siguientes: “porque queremos”, “porque tenemos el número para impulsar un dictamen” y “porque creemos contar con una mayoría agravada para tratar este tema”. Lo cierto es que en este cuerpo debemos velar por el cumplimiento del reglamento interno, cuyo artículo 188 es el único que plantea un procedimiento. En ese artículo se habla de una comisión investigadora que nunca se conformó. De hecho no hubo ninguna investigación, no hubo elementos y tampoco el principio contradictorio que debe llevarnos a esta situación, no solo para que el diputado se pueda defender sino también para que los integrantes de este cuerpo aporten la mayor cantidad de elementos posibles a la hora de discutir en el pleno de la Cámara. Como dije, esto no sucedió. Por lo tanto, nos encontramos ante un hecho muy grave, toda vez que habilita modalidades que se podrían aplicar en tratamientos exprés. De hecho, durante la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales hubo legisladores de la Nación que les dijeron a otros diputados “Ahora vamos por vos”. Entonces, es necesario contar con la mayor cantidad de elementos objetivos para alejarnos de una interpretación que es estrictamente subjetiva. Hasta ahora esto no ha ocurrido porque no se respetó lo que establece el reglamento de esta Honorable Cámara ni las condiciones que entendemos básicas y elementales. Así, por ejemplo, en el año 1925 se conformó una comisión que investigó durante meses en un proceso similar al que tenemos en tratamiento. Luego, en 1940 sucedió lo mismo. En este sentido, gracias al aporte de los asesores del señor diputado Cigogna tenemos en nuestro poder los antecedentes de casos similares, en los que una comisión investigadora brindó para el análisis del cuerpo todos los elementos que formaron parte de la investigación como así también los que aportó quien tenía derecho a defenderse. Más cerca en el tiempo, tenemos el caso de la diputada Godoy, que por sus amenazas a dos periodistas fue apartada de este cuerpo aplicando el artículo 66. Por este caso hubo cinco reuniones de la Comisión de Asuntos Constitucionales, a las que se convocó a los periodistas amenazados y a la propia diputada Godoy, que participó con sus abogados. Viéndolo desde otra perspectiva, con la aplicación del artículo 64 porque debemos interpretar que estos artículos están entrelazados entre sí en lo que significa el plexo de las sanciones y de las medidas que se pueden tomar con respecto a las actitudes de los parlamentarios, en el caso de Patti se propició la conformación de un reglamento en la Comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento y la posibilidad de reclamar elementos de prueba, de que esa información estuviera en poder no solo de aquel que alegaba la posibilidad de ingresar a la Cámara sino también en poder de sus abogados y de que los diputados cuenten con la mayor cantidad de elementos posibles al momento de tomar una decisión. Nada de esto ocurrió en el caso que nos convoca. Este fue un tratamiento exprés, durante el receso, que realmente no justifica actitudes como las que se han tomado, que nos llevan a tener esta sesión. Nosotros rechazamos estas formas, por los antecedentes que dejan en el ámbito parlamentario de tomar actitudes de carácter discrecional por la posibilidad de tener mayorías circunstanciales para tomar medidas de este tipo. Y el otro punto que me parece importante remarcar es el principio de la presunción de inocencia. La verdad es que me sorprende, pero no por este caso puntual que estamos tratando sino que me sorprendería en cualquier circunstancia que nosotros afirmemos como hechos concretos lo que la Justicia todavía no determinó en una condena firme. Esto para nosotros debe ser un valor fundamental basado en el principio de presunción de inocencia, que no debemos dejar de lado en la interpretación. Sin ninguna duda, la interpretación es de carácter político, pero es el dictamen de mayoría el que nos trae las causas penales a este recinto, el que nos trae el criterio de analizar que hay una culpabilidad en función de lo que el diputado De Vido realizó como ministro del Poder Ejecutivo. Y quiero traer acá lo siguiente. El tema de la incorporación o no incorporación del exdiputado Patti, incurso en crímenes de lesa humanidad, nos llevó un debate muy importante en esta Cámara en tres ocasiones. Pero en la ocasión inicial –y estábamos hablando de delitos de crímenes de lesa humanidad, es decir, delitos que ofenden a la humanidad, de enorme relevancia, y la Argentina tiene ante la comunidad internacional la responsabilidad de investigarlos y sancionarlos el actual presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, el diputado Pablo Tonelli, hizo una enfervorizada defensa del principio de presunción de inocencia. No quise leer esto en la reunión de comisión de ayer sino que lo reservé para leer hoy. Voy a leer una parte de la intervención del señor diputado Tonelli, que fue respaldada por su bloque, y hoy en los medios de comunicación también fue vertida la opinión que el actual presidente de la República tenía sobre este caso en particular. Recuerdo que en el caso de Patti hablábamos de la comisión de crímenes de lesa humanidad. En ese momento el señor diputado Tonelli decía: “La impugnación del diploma del diputado Patti ha sido fundada, según expresa el dictamen de mayoría, por su supuesta participación en crímenes de lesa humanidad ocurridos durante la última dictadura. Es decir que al diputado electo Patti se le imputa la comisión de delitos previstos y reprimidos en el Código Penal. Esta particularidad de la impugnación al diploma del diputado Patti nos obliga a aplicar –como ya lo han dicho algunos diputados que me precedieron en el uso de la palabra el estado de inocencia o la presunción de inocencia, previsto en el artículo 18 de la Constitución Nacional. O sea que nadie puede ser reputado culpable de la comisión de un delito hasta que un juez en un proceso legal lo determine y la sentencia quede firme. De lo contrario, no puede haber culpabilidad.” En otra parte de su intervención decía: “Para abundar en el concepto voy a efectuar dos citas más. Una de ellas es de Clariá Olmedo, el famoso procesalista cordobés, quien textualmente dijo: ‘Mientras no sean declarados culpables por sentencia firme, los habitantes de la Nación gozan de un estado de inocencia aun cuando respecto a ellos se haya abierto causa penal y cualquiera sea el progreso de la causa. Ese estado no se destruye con la denuncia, el procesamiento o la acusación. Se requiere una sentencia penal condenatoria, pasada en autoridad de cosa juzgada. Esto es lo que significa la garantía constitucional’. En épocas más modernas, Julio Maier, actual presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, ha escrito: ‘La Ley Fundamental impide que se trate como un culpable a una persona a la que se le atribuye un hecho punible, cualquiera que sea el grado de verosimilitud de la imputación, hasta tanto el Estado, por intermedio de los órganos judiciales establecidos para exteriorizar su voluntad en esta materia, no pronuncie la sentencia penal firme que declare su culpabilidad y lo someta a una pena.” Y más adelante decía: “Por otra parte, recuerdo que la Corte Suprema ha declarado aplicable esa garantía no sólo en cuanto a los juicios que se llevan adelante en sede judicial, sino en todo tipo de pleitos, en cualquier jurisdicción, incluyendo la parlamentaria.” Es muy importante plantear esto porque es el caso que nos atañe específicamente, y hoy el diputado presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y miembro informante dice absolutamente todo lo contrario. Señor presidente: nosotros reprochamos esta sesión en términos de la oportunidad política y la utilización política, el momento en que se lleva adelante, la velocidad con la que fue tratado, la falta de procedimiento por parte de esta Cámara para tratar un tema de tal gravedad, la imposibilidad de que exista el debido derecho a defensa, la imposibilidad de que contemos con los elementos de evaluación que deben ser acordes al funcionamiento de una cámara como es la Cámara de Diputados en este caso y el principio de presunción de inocencia. En este sentido hago mías las palabras expresadas por el señor diputado Tonelli en el caso de Patti, y en el último punto que planteé queda muy claro que es absolutamente aplicable a la situación actual y que debemos atenernos al último pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia en un caso similar a este en lo que corresponde a la aplicación del artículo 66 de la Constitución Nacional y que claramente está vinculado a hechos sobrevinientes; y en este caso no se acredita en función de lo que ha sido el pronunciamiento del dictamen de mayoría. Por lo expuesto, planteamos enfáticamente nuestro rechazo a este tratamiento en el día de hoy, al dictamen de mayoría que busca la exclusión del diputado De Vido. Pero también lo hacemos en defensa del sistema político y del respeto de las mayorías y minorías en el ámbito parlamentario y para que nosotros no garanticemos que existan, a partir de la medida que se pueda tomar en el día de hoy, procedimientos que permitan llevar y retrotraer a la Argentina a principios autoritarios y antidemocráticos que son absolutamente inadmisibles. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Por haber sido aludido, tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: no solo pedí la palabra por haber sido aludido sino porque en mi condición de miembro informante quiero hacer aclaraciones y dar precisiones sobre algunas cosas que se han dicho. En primer lugar, respecto de la protección que la Convención Americana sobre Derechos Humanos brinda a los derechos políticos, no es distinta de la que brinda nuestra propia Constitución.
...
SR. PRESIDENTE , (): La Presidencia aclara a la señora diputada que, como miembro informante, el señor diputado Tonelli puede intervenir. Continúe en el uso de la palabra, señor diputado.
...
SR. , (): En todo caso, para entretenerse, la señora diputada puede leer el Reglamento. Esa protección, que es exactamente igual a la que brinda nuestra Constitución, consiste en garantizar el derecho de elegir y ser elegido. Pero una vez que alguien es elegido y es diputado, para seguir siendo diputado debe portarse bien, porque la Constitución otorga a ambas Cámaras la potestad de sancionar, y eventualmente excluir, a cualquiera de sus miembros. De modo que el derecho político de elegir y ser elegido no tiene nada que ver en este caso. Respecto de la invocación que se ha hecho de los casos de los exlegisladores Bussi y Patti, hay que aclarar que no tienen nada que ver con este supuesto, porque en aquellos casos se trató de impedir el juramento, de impedir la asunción de los diputados, situación que estaba regulada por el artículo 64 de la Constitución Nacional. En este caso, estamos discutiendo la posibilidad de excluir a un diputado que ya está incorporado a la Cámara, y lo haríamos por aplicación del artículo 66 y no del 64. Es cierto que en el caso del diputado Patti nuestro bloque y yo personalmente reivindicamos la aplicación del principio de inocencia, porque se le impedía jurar por estar procesado en causas penales, pero sin condena. Esa era la razón de la imputación. En este caso, al diputado De Vido no le imputamos la comisión de delitos, sino la responsabilidad política que él tiene respecto de todos esos hechos.
...
SR. , (): Sigan el consejo del diputado Recalde; cálmense un poco y escuchen.
...
SR. , (): Lamento que el diputado Carlotto no haya leído completo mi discurso en el caso Patti. Si bien es cierto que en esa oportunidad reivindiqué el principio de inocencia porque a Patti se lo acusaba por un delito y no por una responsabilidad política como en este caso, en aquel discurso dije algo que no leyó el señor diputado Carlotto. Dije textualmente lo siguiente: “También debo decir que para sortear la ineludible aplicación de la garantía del artículo 18 -sobre la presunción de inocencia- se ha alegado el carácter político del juzgamiento que la Cámara debe decidir…”. Es decir que en aquel momento el oficialismo dijo: “Como a Patti lo estamos juzgando por una responsabilidad política –cosa que no era cierta aquí no juega la presunción de inocencia”. Y agregué: “Eventualmente, ello podría ser así si la imputación dirigida contra el diputado electo fuera de naturaleza política, pero no lo es. Daré un ejemplo: una imputación de naturaleza política podría consistir en que un diputado electo por una lista opositora se pasa al oficialismo antes de asumir…”, cosa que efectivamente había ocurrido. Continué diciendo: “Esta sería una falta política, pero no es lo que juzgamos aquí, sino la supuesta comisión de delitos.” Reitero que no tienen nada que ver los casos de Patti y de Bussi con este. Lamento que no se haya leído en forma completa mi intervención, porque habría quedado claro que al menos algunos de nosotros resistimos los archivos, cosa que no todos pueden. Con estas aclaraciones, que solicito se tengan en cuenta al momento de votar, agradezco la intervención.
...
SR. PRESIDENTE , (): En el marco del dictamen de mayoría de la Comisión de Asuntos Constitucionales por el cual se resuelve la exclusión del diputado nacional Julio De Vido y en derecho a su defensa, tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: en primer lugar, solicito que se incluya como parte de mi discurso la nota que he presentado en la Comisión de Asuntos Constitucionales, que no fue respondida. En segundo término, quiero manifestar que no vengo a ejercer el derecho de mi defensa porque no hallo legitimidad a quienes me imputan o en el método que utilizaron para imputarme, dado que como muy bien lo explicaron los señores diputados Conti y Carlotto, es claramente violatorio del artículo 66 de la Constitución Nacional. Voy a ser muy breve en mi exposición, pero debo necesariamente referirme a mi trayectoria, que es lo que está en juego hoy aquí, porque es por ella que hoy un grupo de legisladores pretende arrebatarme la banca que legítimamente me ha dado el pueblo de la provincia de Buenos Aires con su voto. Ese voto en las urnas no fue de confianza para probar qué tal era como legislador, como ocurre en muchos casos, o por obediencia partidaria, como también sucede muchas veces. Ese voto es parte de mi vida política, que tiene una duración de treinta años. No voy aburrirlos haciendo referencia a mis años de militancia o de gestión pública. Solo voy a hablar de los últimos doce años, que todavía hoy, a diecinueve meses de este gobierno, son la gran excusa para el no hacer de los funcionarios del Poder Ejecutivo nacional o para el hacer daño a lo público de la mano de legisladores que hoy me señalan con el dedo acusador cargado de una vergonzosa moralidad oportunista. Para esto han inventado argumentaciones y encuadres constitucionales inexistente buscando destituirme de mi banca, pero en estos momentos trágicos de nuestro país –esta mañana sin más hemos visto cómo en la puerta de este Congreso apalearon a trabajadores de PepsiCo son incapaces de una autocrítica seria sobre la función que les compete y fundamentalmente sobre la realidad actual de la Argentina. También, por qué no decirlo, soy el blanco de un plan sistemático de marketing, escrito con precisión en muchos libros de los asesores extranjeros del presidente Macri, donde el enemigo tiene que ser destruido, desmoralizado y aniquilado hasta llevarlo a terminar incluso con su propia vida. Lo que he leído es textual de El Arte de Ganar. Cómo usar el ataque en campañas electorales exitosas. Conmigo no lo van a lograr. Desde el lugar donde tenga que estar seguiré batallando en contra de este programa neoliberal que lleva al pueblo argentino al hambre, a la miseria y a la expoliación. (Aplausos.) Sería de mucha vanidad pensar que ese plan de destrucción con el que nos persiguen está solo articulado en mi contra. Lo está circunstancialmente porque soy quien por más tiempo y desde antes he acompañado a Néstor Kirchner y al proyecto político al que pertenezco: un modelo nacional que está en las antípodas de este modelo liberal, conservador y expoliador de todas las libertades y genocida de todos los derechos de los argentinos. Buscan destituirme y destruirme en lo personal con ataques arteros sobre mis acciones como ministro, pero eso no lo van a lograr. Sepan que esos temas están siendo planteados y llevados a la Justicia con la misma liviandad con que en estos días se discutió en la Comisión de Asuntos Constitucionales el encuadre legal de mi destitución. Es nulo, vacío, inconsistente, arbitrario, revanchista, sin acuerdo siquiera entre ustedes mismos, violentando gravemente la Constitución Nacional y la institucionalidad, solo buscando las mayorías necesarias para llevar adelante una instrucción precisa que les dio el Poder Ejecutivo nacional: echarme de mi banca en ocasión de esta campaña electoral. Están alineados con el presidente Macri, el mismo que días atrás advertía a los jueces federales que tuvieran cuidado, que actuando de determinada manera no representaban la voluntad del pueblo y que si no modificaban esa forma serían reemplazados por otros, con el corifeo de su ministro de Justicia. Usaron a una legisladora de vocera de esa amenaza, que en este mismo recinto jocosamente se preguntaba si yo iría a declarar o me matarían antes, palabras lamentables que escucharon mis amigos, mis hijos, mis nietos y mis bisnietos, que gracias a Dios tengo.  No tengo duda de que las acciones en la Justicia, que muchos de ustedes, de espaldas al recinto, han armado e impulsan en tándem con los poderes mediáticos, van a servir para aclarar el sentido y la razón de cada una de mis acciones como ministro y van a servir para confirmar su acierto y validez. Estoy seguro de eso porque creo en la Justicia y siempre actué de la mano de la ley. A los que cansan con el discurso que han instalado en los diarios y también en sede judicial sobre que “De Vido no podía no saber, De Vido no hizo nada para evitarlo, De Vido es el responsable político y debe ser condenado por ello”, o lo que es peor y más mendaz y ha sido escrito en fallos judiciales: “De Vido delegó sus funciones y no controló.” Quiero aclararles que jamás delegué mis funciones y jamás dejé de controlar, soy responsable de todo lo que hicimos durante estos años, de todo lo que proyectamos y construimos en la Argentina, con los presidentes que me designaron, con los gobernadores e intendentes que me acompañaron, con muchos de mis colegas de gabinete y con muchos de ustedes. Quiero decirles que ese es el motivo por el que fui votado para representar al pueblo de la provincia de Buenos Aires. Cuando por decreto 1.283 del 24 de mayo de 2003 se me designó ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, fue para llevar adelante el plan de gobierno de Néstor Kirchner, para utilizar racionalmente los escasos recursos públicos –habían sido exaccionados los ahorros de la gente y había catorce cuasimonedas en el país, para hacer un reordenamiento estratégico que permitiera concretar las metas políticas diagramadas en nuestro programa que fue explicado año a año en este recinto y aprobado. Desde el Estado había políticas activas que buscaban fundamentalmente dos cosas: corregir las asimetrías regionales y terminar con la desigualdad entre las personas. Para eso sirve la planificación estatal, mal que les pese a muchos, para dar precisión a las metas de gobierno fijadas y para que la inversión pública materialice la especificidad de los cometidos políticos. Se asignó al ministerio a mi cargo las áreas de Energía y Comunicaciones, lo atinente a las Obras Públicas, explotación y aprovechamiento sustentable de los recursos hídricos, la actividad vial, el desarrollo urbano, la vivienda, la energía nuclear, el sector minero y del transporte, este último escindido en 2012. Me tocó durante doce años, primero con Néstor y luego con Cristina, trabajar junto a ellos y a todo un equipo de gobierno, planificando la inversión pública para un desarrollo geográfico regional equilibrado que consolidara un federalismo auténtico. Muchos de los pueblos que ustedes representan recibieron el fruto de esa planificación, en la que se respetó la estrategia de desarrollo regional que planteaba desde el interior cada provincia argentina. En ese camino ejecuté los planes, programas y proyectos para cada una de las provincias con la gradualidad y la coherencia de inversión que me permitieron las leyes anuales de presupuesto y las políticas que impulsaban los presidentes. De esa forma intervine en la elaboración de todas las políticas para el desarrollo de cada región del país, y en su ejecución, en coordinación con todas las áreas de gobierno, nacional, provincial y municipal, y cada una de las políticas ejecutadas desde el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios sobre distinto tipo de obras e infraestructura de base. Me tocó elaborar políticas y normas de regulación de los servicios públicos, sobre las que este Congreso Nacional debía ejercer el seguimiento a través de comisiones especiales. Me refiero a la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones y a la Comisión Bicameral de Renegociación de los Contratos de Obras y Servicios Públicos, a las que año a año hemos nutrido de información y a las que se han aportado las justificaciones, los números y los fundamentos de las tarifas y subsidios otorgados en el marco de la emergencia económica y social aún vigente en nuestro país. Estas tarifas y subsidios hoy han sido liberados en beneficio de las empresas prestadoras, integradas total o parcialmente por fondos de inversión o empresas offshore, porque el nuestro debe de ser de los pocos países del mundo donde la ignorancia de las leyes por los jueces y legisladores parece estar justificada. Promoví, desarrollé y ejecuté con los equipos del ministerio, las secretarías bajo mi dependencia jerárquica y las empresas estatales, toda la investigación y el desarrollo tecnológico, y llevé adelante grandes obras de energía, el desarrollo de radares y la puesta en órbita de satélites, que han sido modelos de investigación y desarrollo tecnológico aplicados y un nicho de negocios demandado por distintos países. Esto lo pudimos hacer porque recuperamos para los argentinos el espectro radioeléctrico, que ¡cuidado!, había sido privatizado en la década de los 90, y solamente Gabón y Burkina Faso eran los dos países que lo tenían privatizado, y hoy se busca retomar ese modelo a espaldas de este Parlamento. Me tocó el momento político mundial del desarrollo sostenible y equilibrarlo con el necesario crecimiento industrial de la Argentina, y desde ahí el relevamiento, conservación, recuperación y defensa de los recursos naturales, la elaboración, ejecución y control de las políticas mineras de la Nación, priorizando el uso racional y el desarrollo de los recursos geológicos mineros, aplicando los criterios de sustentabilidad social y ambiental, y procurando equilibrio entre los objetivos de rentabilidad y crecimiento económico de las empresas y los objetivos sociales, la universalización de los servicios, el desarrollo local de las pymes y la cohesión social de cada localización o emprendimiento, en diálogo con los actores involucrados. He tenido que elaborar y ejecutar junto con mi equipo, y con las directivas de los presidentes, la política nacional de transporte aéreo, fluvial, marítimo y terrestre, así como su regulación y coordinación. Ha sido tarea del ministerio a mi cargo intervenir en la recuperación de la empresa aérea de bandera Aerolíneas Argentinas y en su instrumentación normativa, la ley 24.466, que declara de utilidad pública y sujeta a expropiación las acciones de las empresas Aerolíneas Argentinas S.A. y Austral Líneas Aéreas S.A., y de sus empresas controladas, hoy con un fallo adverso del CIADI y envueltos en otro conflicto de intereses de los funcionarios del actual gobierno, que hacen de la puerta giratoria una práctica política habitual. Ha sido tarea específica del ministerio a mi cargo intervenir en la compatibilización de la navegabilidad de los cursos de agua con su aprovechamiento como fuente de energía, respetando a las provincias como titulares de sus recursos naturales, como manda la Constitución Nacional. De acuerdo con nuestra plataforma de gobierno y la tarea legislativa de este cuerpo, se ejecutó un plan energético nacional, respetando las autonomías regionales y las políticas ambientales, y como parte del plan energético nacional, en mayo de 2012 el Poder Ejecutivo nacional propició el dictado de la ley 26.741, que declara de interés público nacional el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos, creando el Consejo Federal de Hidrocarburos y declarando de utilidad pública y sujeto a expropiación a YPF. Y hoy todos callamos en forma cómplice sin conocer qué hace el Poder Ejecutivo nacional con ese patrimonio público, cómo incumple y viola las normas legales, cómo se mantienen los subsidios a los precios del gas y sigue bajando la producción de hidrocarburos en la Argentina, el 36 por ciento de un año a otro. En mi área de competencia estaba la fiscalización del régimen del servicio postal, a partir de la cual se recuperó el Correo. Mediante el decreto 1.075/03 se le rescindió el contrato de concesión del servicio oficial de correo a la familia del actual presidente, cuya deuda recientemente pretendió ser licuada en forma espuria, y por medio del decreto 721/04 se constituyó la sociedad Correo Oficial de la República Argentina S.A., dentro de la órbita de la Secretaría de Comunicaciones. Ejecutamos descentralizadamente en municipios y provincias programas de viviendas destinadas a los sectores de menores recursos, y promovimos la inversión de recursos en planes de vivienda y en el planeamiento urbano, acorde con el régimen de asentamiento humano que establecía la política de ordenamiento territorial. Lo mismo hicimos con la construcción y conservación de toda la obra vial, cuya realización correspondió al gobierno nacional, todo en el marco del plan estratégico territorial elaborado y ejecutado por el ministerio a mi cargo y todos los ministerios de las provincias argentinas, que muchos de ustedes seguramente no conocen o no han siquiera leído, porque de ser así estaríamos reclamando por los derechos conculcados a sus provincias y por los incumplimientos y los daños que el Estado nacional les provocó con paralizaciones y rescisiones de obra que estaban financiadas, desde el 10 de diciembre de 2015, en el marco de su ineficiente gestión de los recursos económicos de todos los argentinos, y en el contexto de una persecución que hoy tiene su punto culmine. En 2006 creamos AySA (Agua y Saneamientos Argentinos S.A.) con la ineludible misión de dar continuidad, mejorar y expandir los servicios esenciales de agua potable y saneamiento para la población de Buenos Aires, y en diecisiete municipios del primer cordón del conurbano bonaerense pudimos hacer obras de saneamiento y cloacas, que como ustedes saben son uno de los determinantes sociales de la salud porque evitan y previenen enfermedades, sobre todo en la población más vulnerable. Podemos esgrimir estadísticas, como en el área de la hepatitis, y ver cómo bajó radical y sustancialmente la cantidad de trasplantes de hígado, sobre todo en niños, producto de la hepatitis tipo C, en los últimos años. En esos doce años el ministerio a mi cargo, conforme lo requiere la Constitución Nacional, a través de los artículos 1°, 33 y concordantes, ha garantizado el principio de publicidad de los actos de gobierno y el derecho de acceso a la información pública. Personalmente he concurrido al Honorable Congreso de la Nación en las oportunidades indicadas por el Poder Ejecutivo nacional o requeridas en legal forma por el Poder Legislativo, y en cada oportunidad que he tenido he mostrado y explicado todo lo hecho –claro- quizás de forma técnica y no “marketinera” como lo hace el gobierno actual. En fin, el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios planificó y ejecutó desde 2003, tanto de forma centralizada como descentralizada, el plan de obras públicas más importante de la historia argentina, construyendo redes eléctricas, rutas y autovías, viviendas, gasoductos, hospitales, escuelas, centrales nucleares y represas hidroeléctricas. Surge año a año y de cada ejecución presupuestaria, que se trató de una inversión de más de 94.000 millones de dólares, con presupuesto propio o con financiamiento de organismos financieros, como la Corporación Andina de Fomento o el Banco Interamericano de Desarrollo, que para las líneas NEA y NOA dio el préstamo más grande de su historia, y por supuesto el grupo de créditos para infraestructura más grande que dio a país alguno. Claro, porque nuestro gobierno hacía inversión productiva, no especulación financiera. Esta inversión consolidó a la obra pública como uno de los pilares para el crecimiento económico, el desarrollo productivo en el largo plazo y la generación de empleo a nivel federal. Para ejecutarlo desarrollamos un programa de mejora continua de la gestión pública, que está registrado en los archivos y en los registros del ministerio, atento a la magnitud y diversidad de las tareas asignadas, desde donde implementamos herramientas metodológicas, estratégicas y de control adecuadas a la gestión estatal. Estas herramientas son las que me permiten hoy rendir cuenta de cada uno de mis actos en sede judicial, y quiero que todos sepan con claridad –con claridad- que me he presentado ante cada requerimiento de la Justicia y que nunca me amparé en fuero parlamentario alguno.
...
SR. , (): Cuando fue la cuestión de los allanamientos simplemente se trató de una aclaración al juez actuante que en aquel momento era un juez probo, y ahora es un juez K porque les rebota toda la operación que lleva adelante el fiscal Stornelli. Jamás me amparé en mis fueros parlamentarios. Eso lo puede atestiguar la Presidencia de la Cámara. Todas las herramientas de gestión que elaboramos son las que garantizan hoy la disponibilidad de la información y la estandarización de los procesos que incluimos en el plan estratégico de las tecnologías de la información y las comunicaciones y en la política de seguridad de la información. Por lo que ha resultado aquí de la discusión -en la que no me interesa entrar pero seguramente de la que soy víctima-, es lo que sucede. Se trata de tareas que hoy sin ninguna vergüenza se atribuye como propias este gobierno para hacer marketing político fuera de la Argentina. Lamentablemente, hoy la infraestructura de datos espaciales que construimos con Arsat y los dos satélites están en franco plan de desguazamiento. Mi tarea desde 2003 consistió en identificar en todo el país las problemáticas que impedían el desarrollo de las regiones. Recorrí cada lugar viendo cada necesidad, buscando e instrumentando cada solución. Eso fue lo que nos permitió diseñar políticas públicas a la medida de cada problema, trabajando en conjunto con las provincias y los municipios y con todos los sectores de la producción y el trabajo. Toda esa información, toda esa tarea de años de trabajo seguramente está en un tacho de basura o quemada, como hacen los funcionarios de este gobierno con la información relevante que los perjudica. Esta tarea nos permitió diseñar y llevar adelante el plan estratégico territorial, el plan energético nacional y el plan de obras viales que involucró decididamente a todos los sectores públicos. Estaban los 30.000 kilómetros de fibra óptica, las 90 estaciones de TV digital, que son ejes estratégicos de inclusión digital del Plan Nacional de Telecomunicaciones “Argentina Conectada”, que impulsó el ministerio a mi cargo, hoy en manos de los medios de comunicación monopólicos que crean una realidad virtual que contrasta con el día a día y que confunde, desconcierta y angustia al pueblo argentino. Cada decisión en esos años, cada obra, ha sido pensada para que cada sector en cada actividad pueda definir su competitividad, sus posibilidades de dar trabajo, de competir con salarios dignos que promuevan el mercado interno y el crecimiento de las empresas, comercios, productores y fábricas que de otra manera no podrían existir. Lo hicimos para poder crecer y generar las condiciones para ser más en cada rincón del país. Esas pequeñas pymes hoy cerraron sus puertas o están en franco trámite de desaparición. Los números así lo demuestran en las estadísticas oficiales. Siempre entendí que el ejercicio de la función pública se enmarca dentro de esquemas de evaluación de gestión y de controles internos y externos que promueven la consecución de los objetivos y metas institucionales, con la consecuente obligación por parte de los responsables de las jurisdicciones y entidades de informar sobre el desempeño de las instituciones a su cargo. Por eso en el marco de ley 24.156, de administración financiera y control del sector público, elaboramos al finalizar nuestra gestión los informes de rendición de cuentas, el llamado Libro Blanco de Gestión donde se dejó constancia del estado y evolución de la jurisdicción, de cada uno de los programas, proyectos y asuntos relevantes con la finalidad de la sucesión en las responsabilidades que incumbían a los funcionarios que las asumían. Esta tarea es la que permitió que la AGN -órgano asesor de este Poder Legislativo- aprobara las cuentas hasta 2015. Quiero dejar constancia de esto: mi gestión ha sido íntegramente aprobada y no mereció ningún reproche, ninguna denuncia por parte de la AGN ni tampoco institucionalmente por parte de ustedes, mis pares. Lamentablemente, toda esa gestión de años solo me sirve hoy para defenderme en la Justicia, pero no es usada como herramienta de trabajo por este gobierno ni tampoco por este Parlamento para ver entre todos qué falta, dónde falta y qué está haciendo cada uno para mejorar la calidad de vida de todos. Hemos trabajado para el crecimiento económico con inclusión social, y no me voy a cansar de decirlo. Hoy nuestro país tiene niveles gravísimos de pobreza extrema, de indigencia, de hambre y miseria en todos los rincones de la patria. Creo en el principio de continuidad del Estado que es el único mecanismo jurídico, político e institucional que le permite a un gobierno administrar los recursos del Estado de forma legítima comprometiendo a las futuras autoridades con las medidas tomadas. Un país que no pueda fomentar este principio está condenado -cada vez que experimente un cambio de administración- a tener que reincidir en la repetición de iniciativas en la misma dirección, trayendo como consecuencia la no solución de los temas en ejecución pendientes de resolver. O, peor aún, está condenado a ir en sentido contrario, como ahora, sabiendo de antemano el resultado de abandono y miseria que deja en el camino y facilita -como pasa hoy- que el 1 por ciento más rico concentre la riqueza que debería distribuirse entre el 99 por ciento de la población. El gobierno de Macri vino para destruir, para desmantelar, para desarticular nuestra tarea de doce años de gobierno, para aislar al país y solo usarlo como proveedor de materia prima. Vino para saquear los recursos naturales y afectar la soberanía de las provincias; vino para endeudar a las generaciones futuras como forma de acallarlas y someterlas. Por eso molesto. Por eso hay que sacar del medio a Julio De Vido, por todo lo que hicimos, porque todo lo que les he reseñado. Por eso el armado de esta causa en mi contra. Por eso la complicidad mediática y judicial en la mayoría de los casos. Por eso el corifeo de legisladores, socios o aliados del presidente que hoy piden mi destitución. Sepan que ningún argumento mentiroso, ningún argumento amañado ni ningún oscuro encuadre inconstitucional violatorio de los más elementales principios del derecho y, por tanto, nulo de toda nulidad, podrá borrar el voto del pueblo de la provincia de Buenos Aires, que me honró con ser su representante. (Aplausos.) Ese voto es parte de mi vida política porque ese voto es parte de mi trayectoria política en el peronismo y de mi trabajo decente durante treinta años. (Aplausos. Varios señores diputados rodean y felicitan al orador.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra la señora diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señor presidente: vengo a acusar, como lo hice en forma reiterada y precisa no en esta campaña electoral sino en mi primera denuncia presentada en octubre de 2003 en este recinto, cuando se entregaron los plenos poderes a De Vido -y aquí adjunto el Diario de Sesiones respectivo-, diciendo que con esto empezaba la matriz de saqueo de la Nación. Curiosamente yo también recorrí las rutas de todo país más de 25 veces; no lo hice en aviones, ni en autos lujosos, ni en vuelos privados o en el Tango 01, sino en los autos que teníamos en la Coalición Cívica. Vi cada una de las rutas que no se hacían. También vi la “ruta de la muerte” a Necochea. Vi que no se hizo la ruta 8 ni tampoco la 5. Vi el desastre de la ruta provincial 6, que también estaba contratada. Solo se terminó la ruta a Córdoba. En momentos del crecimiento del 10 por ciento vi que no había caminos para salir a la ruta desde los campos, porque este era el pacto con Moyano: eliminar ferrocarriles, sustituirlos por camiones y destruir el asfalto que había en la Argentina. (Aplausos.) Me tocó votar en el caso de Aysa que, como bien lo dice el diputado De Vido, se mostró como la primera gran estatización de la Argentina. Ahí escribí lo que se conoce como “la matriz del patrimonialismo corrupto”, que está publicada en un libro de 2006 que se titula La Educación. ¿Es cierto que la empresa Aysa estaba vaciada? Sí. ¿Es cierto que debía ser estatizada? Sí. ¿Es cierto que se estatizó? No. Se convirtió en una sociedad anónima. ¿A quién se mantuvo como CEO? A Carlos Bein, el mismo que ha sido citado en las denuncias del Lava Jato, porque esa fue una de las primeras que hizo la famosa obra de AySA en el Tigre. Ahí describí, siguiendo a Max Weber, cómo iba a comenzar el patrimonialismo corrupto –estoy hablando de 2006- y cómo esto iba a ser una privatización a la inversa: en la época menemista, para afuera, y en la kirchnerista, para los propios grupos amigos de Kirchner. En Estado y Sociedad, de Max Weber, esto se llama “patrimonialismo corrupto”. Reconozco al señor De Vido la mayor obediencia debida a la ex presidenta Kirchner. Fue el cajero. Se lo dije en 2004, fui denunciada penalmente, los acusé a todos de estar involucrados en el asesinato de un capitán que me iba a dar las pruebas y fui absuelta. El íntimo amigo del entonces presidente, Héctor Antonio, que iba siempre a Olivos –están los registros de esa época- confesó en el juicio que en realidad se quedaron con las empresas. Ahí estaba mucha gente muy vinculada con Río Gallegos, como por ejemplo Aspillaga, que es con quien De Vido manejaba todo el tema de la pesca. También es cierto que fue a las rutas, que no se hicieron y que destruyeron Vialidad Nacional. Asimismo es cierto que entraron en Energía y que ahora nosotros denunciamos cómo los negocios pasaron a Energía a mediados de 2005. Se está investigando en la Justicia todo el gran negociado con Cammesa, sobre todo la creación de ENARSA. Respecto de esta última, cuando su creación fue votada aquí dije que era una inmobiliaria para cobrar coimas. Hoy dichas coimas se están investigando. Además, determinamos que Uberti había sido instalado en Venezuela para los negocios, tanto en materia de fideicomisos como de negocios privados del ex presidente Kirchner con el entonces presidente Chávez, lo que fue denunciado por el embajador Sadous al hablar de la embajada paralela.
...
SRA. , (): ¡Sadous está preso por mentiroso!
...
SRA. , (): Sadous está libre y espléndido. Está divino.
...
SRA. , (): ¡Está preso!
...
SRA. , (): Silencio, querida. Vos sos la socia de Ulloa Igor, que era otro valijero de Kirchner y contrabandista de Santa Cruz. Así que callate. (Aplausos.) Entonces, en 2008, por ejemplo, denunciamos sobreprecios equivalentes al triple en materia de cárceles. De Vido llevó al entonces ministro de Justicia del ex presidente Kirchner, Rosatti, a querer firmar la licitación de cárceles. Pero el señor Rosatti, que es decente, peronista y de Santa Fe, renunció a su cargo para no firmarle los sobreprecios al entonces ministro de planificación, De Vido. Sergio Acevedo, gran amigo de la ex presidenta que asumió como gobernador de Santa Cruz, se negó a pagar coimas, por lo cual se lo depuso de la Gobernación de esa provincia, habiendo estado con Cristina sentado acá. Ese hombre, que es maestro, peronista y decente, se negó a pagar las coimas que le exigían el ex presidente Kirchner y el entonces ministro De Vido. En 2008 presentamos una denuncia de asociación ilícita respecto de las áreas de juego –con Cristóbal López-, de Energía –con Electroingeniería-, del tema del lavado –con Relats y compañía-, de la parte vial –con el OCCOVI y Uberti- y de los negocios en Venezuela. Se dijo que se llamara a los funcionarios de la AFIP. Lo único que pedí fue que no me cerraran la causa. Fue imputado. En esta causa hoy están procesados Cristina Fernández de Kirchner y Julio De Vido como partícipes de asociación ilícita en el juzgado de Ercolini. En el caso de Once está claro que el sistema ferroviario fue un vaciamiento colosal donde no se nombra a una persona muy amiga del señor De Vido, que es Sergio Tasselli, que primero formó parte de un escándalo con el San Martín pero que sigue al lado de De Vido. Sergio Tasselli es el de Yacimientos Carboníferos Fiscales de Río Turbio. Es íntimo amigo y socio de De Vido. Yo los he visto salir de avenida Del Libertador; a mí nadie me lo contó. Los he visto salir de reuniones al presidente de la Corte, a Julio De Vido, a Jaime y a Sergio Gotti. Yo lo he visto al ex ministro De Vido bajar de las reuniones para el vaciamiento y la liberación de YPF en la calle San Martín, porque cuando De Vido negociaba con el señor Bulgheroni la gente me avisaba. He visto las negociaciones que hicieron, a tal punto que vaciaron YPF de una manera escandalosa. Y es cierto lo que dije –el próximo sos vos, Kicillof- porque en ese acuerdo de expropiación que denuncié penalmente como vaciamiento y expropiación quedó liberada Repsol –es decir, Brufau- de toda deuda con la empresa, de toda responsabilidad penal, de todo acto, de acuerdo con la firma. Y le dieron 10.000 millones de dólares. Aparte, es una empresa que hoy, vaciada, vale 5.000 millones de dólares. ¿Saben qué hicieron ellos antes de todo este vaciamiento? Entregaron todos los pozos petroleros que YPF tenía en el mundo. La vaciaron, nos la sacaron y con Galuccio la endeudaron y repartieron utilidades. Esquenazi es Kirchner, porque una de las garantías es la propia Repsol con el retiro de las utilidades. La otra es que hay fondos de Santa Cruz en Luxemburgo, que es lo que está diciendo el hombre de Mercado Abierto, porque efectivamente Cafaro es quien manejó la plata. De modo tal que todas las privatizaciones de las que aquí se habló fueron estatizaciones para hacer caja y negocios. Hundieron a la Nación. En cuanto al marco constitucional, la Constitución de 1853 preveía un grave delito contra la Nación, que consistía en entregar los poderes legislativos a una sola persona. Era una cláusula contra la dictadura. Estoy hablando del artículo 29 de la Constitución de 1853, que establecía que los que concedieran facultades extraordinarias serían considerados infames traidores a la patria. En oportunidad de la reforma constitucional de 1994 me tocó personalmente, junto con “Juampi” Cafiero y alguien más, redactar la cláusula de la jerarquía constitucional de los tratados en materia de derechos humanos. Pero también se incluyó la corrupción como atentado contra el orden democrático. Es decir que la Constitución Nacional no se refiere solamente a quienes deleguen poderes o entreguen la Federación, sino también a que la corrupción forma parte de un atentado contra el orden democrático cuando conlleva un enriquecimiento ilícito que califica a quienes incurren en esos delitos como infames traidores a la patria. Este título es político e independiente de la norma penal. Yo acuso y pido la exclusión del señor De Vido por infame traidor a la patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional. (Aplausos.) En cuanto a esa causal de indignidad, veo que hoy seguramente no vamos a reunir los dos tercios de los votos. Pero para mí es un milagro poder decir esto acá, después de tantos años de las mayores descalificaciones y de ser la única que fui al banquillo de los acusados. ¿Saben qué siento?
...
SR. , (): Odio.
...
SRA. , (): Que todo tuvo sentido. Recuerdo que cuando imputábamos a la Corte menemista –en ese grupo estaban Sergio Acevedo y Cristina- también perdimos una votación por la izquierda. ¿Ustedes lo sabían? Se retiró Zamora. En el caso de la destitución del juez Nazareno nos faltaban tres votos para lograr los dos tercios, estando en contra el presidente de la República, que se había dado vuelta con Lavagna por el famoso tema de la derogación de la ley de subversión económica. ¿Saben qué hizo Zamora? Se fue. De la misma manera que votó en contra las leyes de obediencia debida y de punto final. ¿Qué hacen ahora? Tampoco están. Yo no sé. En aquella oportunidad, ¿fue un problema de impunidad? No lo recuerdo, pero lo que sí recuerdo es que cuando asumió Kirchner, el mismo grupo Talcahuano, como nosotros y quienes veníamos trabajando desde hacía muchísimos años –a despecho de lo que varios creen, porque yo he tenido una excelente relación con muchos de los que al principio acompañaron a Kirchner se escindió. Un año después de no conseguir por esos tres votos la destitución de Nazareno mediante su acusación ante el Senado, llegó el día en que el presidente Kirchner –que tenía mayoría dijo que iban a presentar el juicio político a la Corte. En esa ocasión yo me senté en esta banca y declaré el “Día del Legislador Arrepentido”. ¿Qué quiero decir con esto? Que vi a los mismos legisladores que por orden de Duhalde protegían a Nazareno votando la destitución de la Corte ordenada por el nuevo jefe Néstor Kirchner. Cuando cambian las mayorías parlamentarias, señor presidente, este es el primer paso y la sociedad debe saberlo. Acá no hay gatopardismo; acá es blanco o negro. Acá hay protección y participación o se hace limpieza en el país. La culpa no es de Cambiemos porque es débil; la responsabilidad es también de aquella parte del pueblo de la Nación que sabiendo que le roban vota ladrones. (Aplausos.) De eso no me voy a hacer cargo. No obstante, estamos siendo investigados. A mí me hacen montones de denuncias y de acusaciones falsas. Investíguenme hasta el final, pero ustedes no pueden explicar la entrega de YPF, patrimonio nacional, y el otorgamiento de inmunidad a los españoles. Por último, señor presidente, pidiendo disculpas por el exceso de palabras, De Vido ya fue. Es bueno que en los procesos históricos primero se devele la verdad respecto de quién es quién cuando se quiere limpiar o cuando se quiere encubrir toda la vida; cada nombre y apellido deben figurar en todos los lugares. Que sea la sociedad la que decida si quiere la verdad o la impunidad. Esta no es una cuestión electoral para mí. ¿Saben una cosa? Durante años recé para poder denunciar el saqueo del corrupto, del corrupto más corrupto de la historia de este país, llamado...
...
SR. , (): Macri; el más corrupto del mundo.
...
SRA. , (): ...De Vido y Néstor Kirchner -a quien Dios tenga en su gloria; gracias, Dios, por darme esta oportunidad. Estoy orgullosa porque este bloque tenga a la señora diputada Lospennato; de la misma manera que quiero a Sandra Mendoza. ¿Saben una cosa? Hubo una época en la política en la que los padres de muchos de los diputados de esta Cámara eran peronistas decentes y de una sola palabra. Yo los conocí, yo los vi, yo los amé. Lamento que algunos hijos de esos tíos queridos míos estén votando la protección de De Vido. Lo lamento de corazón. (Aplausos.)
...
SRA. , (): Pido la palabra para una aclaración.
...
SR. PRESIDENTE , (): Para una aclaración tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señor presidente: hoy usted tiene la gran responsabilidad de llevar adelante una sesión muy difícil. Por eso voy a pedirle que sea su garante –sé que lo es y resguarde el cumplimiento del reglamento. En tal sentido, voy a solicitarle –porque he escuchado verdaderos insultos, descalificaciones y acusaciones gravísimas que resguarde los artículos 180 y 185 del reglamento de esta Cámara. Se lo exijo, señor presidente. Tengamos una sesión lo más tranquila posible. Usted tiene la responsabilidad de asegurar el cumplimiento de estos dos artículos del reglamento. Ponga orden, señor presidente. Si quiere, leo los artículos, pero tanto usted como esta Cámara los conocen muy bien. Nadie puede agraviar ni insultar a ningún diputado o diputada de la Nación. Lo que he escuchado, tanto de parte del señor miembro informante como de la señora diputada preopinante, ha sido escandaloso. Le pido que haga observar estos dos artículos y que esta Cámara cumpla. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.
...
SR. , (): Señor presidente...
...
SR. , (): ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con permiso de la Presidencia?
...
SR. , (): Sí, señor diputado.
...
SR. PRESIDENTE , (): Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: en la misma línea de lo expresado por la señora diputada preopinante, el por ahora diputado De Vido se dirigió a todos los que integramos nuestro bloque acusándonos de genocidas. Ese es un verdadero insulto. Por favor, tómelo en cuenta. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Santa Fe.
...
SR. , (): Señor presidente: en primer lugar, solicito la inserción de mi discurso en el Diario de Sesiones. Las argumentaciones vertidas por el miembro informante y por la diputada perteneciente al bloque hoy oficialista han sido contundentes y reafirman que vienen a violar la Constitución Nacional por la necesidad de mejorar sus números en la campaña. La señora diputada preopinante, que lleva veinte años como legisladora nacional, que desde la reforma de la Constitución lo único que ha demostrado son incoherencias y más incoherencias, que ha cambiado el lugar en el que se sentaba de un lado al otro, que presenta los mismos relatos tratando de acusar a unos y otros –y que asociados son parte, como le dije hace una semana, de la misma calesita que entregó al país y que sigue entregándolo, continúa presentándose y va hacia la reelección. Pero lo más importante del día de hoy es que más allá de la incongruencia, la incoherencia y la verdad –que les duele, venimos a defender la Constitución Nacional. Los legisladores que integramos este cuerpo tenemos que defender la democracia que supimos conseguir y por la que muchos padres, madres, abuelos y abuelas de compañeros han peleado a fin de dejar de vivir en dictadura y de tener la posibilidad de vivir en democracia y que el voto popular decida quién gobierna. Hoy venimos a defender la Constitución Nacional, los tratados internacionales y el Estado de derecho. He escuchado en este recinto que se quiere utilizar la excepcionalidad de un antecedente de 1866 pero que no va a sentar precedente. Es una gran incongruencia: un antecedente de 1866, que es excepcional, que hoy se va a utilizar y que no va a sentar precedente. Explíquenlo como lo expliquen, cualquier estudiante de derecho sabe que toda decisión que se tome en esta Cámara va a sentar precedente, y sobre todo después de las argumentaciones del diputado miembro informante, del diputado opositor-oficialista, miembro informante también del Frente Renovador, y de la diputada Elisa Carrió, que demuestran que están en tiempo de campaña y que lo único que quieren hacer es violar la Constitución Nacional para asegurarse la persecución política a todos aquellos que piensen distinto. Y esa es la gravedad institucional que no podemos permitir. En este Congreso de la Nación no se puede permitir esa gravedad institucional. Tenemos que saber que en 2000 se modificó la ley de inmunidades parlamentarias. En aquel debate, la diputada y presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Graciela Camaño, y la diputada que se está retirando, como hace habitualmente, integrante también del Congreso de la Nación en aquella época, decidieron la modificación de la ley de inmunidades parlamentarias para que cualquier legislador nacional sea senador o senadora, diputado o diputada, junto con el resto de los poderes, transite como cualquier hijo de vecino ante el requerimiento de la Justicia. Y eso es lo que ha expresado en cada momento y en cada lugar quien está siendo injustamente acusado aquí, el diputado Julio De Vido. Él se ha presentado ante cada requerimiento de la Justicia, cumpliendo con la ley vigente, ley de 2000. Recordemos los sobornos del Senado y el gran descreimiento que había en la política. También tenemos que recordarles el artículo 66, porque lo que tratan de hacer es acomodarlo a su manera, sin ver los antecedentes parlamentarios y cuándo se han utilizado, que son los casos Luque y Godoy. En el caso de Luque hubo inhabilidad moral sobreviniente porque intentó generar impunidad para con su hijo, que estaba acusado del crimen de María Soledad Morales. Y en el caso de la diputada Godoy, también hubo inhabilidad moral sobreviniente porque amenazó de muerte a dos periodistas. Pero tanto en el caso de Luque como en el de Godoy hubo un procedimiento, que se llevó a cabo en el Congreso de la Nación a través de la Comisión de Asuntos Constitucionales, donde se citó a todas las partes y después de varias sesiones no en período electoral, se terminó tomando una decisión. Paso a leer el artículo 66, que están violentando: “Cada Cámara hará su reglamento y podrá con dos tercios de votos, corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones,...” que es lo que pudimos haber hecho con la diputada Lospennato en el día de hoy, aplicando el artículo 188 del reglamento de la Cámara “...o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación, y hasta excluirle de su seno”. Léanlo completo: “...removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación”. Señor presidente: la letra de la Constitución Nacional en el artículo 66 es clarísima, pero en tiempos electorales y coyunturales, junto con la complicidad de algunos bloques, más allá del oficialismo, se está tratando de tapar la gran indignidad que generan diecinueve meses de zozobra en el pueblo argentino, porque no hay una sola ley que se haya tratado en este Congreso que favorezca al pueblo argentino. (Aplausos.) Dentro de las atribuciones del Congreso de la Nación hay un artículo muy importante, que recomiendo su lectura porque es atribución fundamental de ambas cámaras y se llama “cláusula del progreso”. Fue mejorado en la reforma de 1994 y se le agregaron párrafos que tienen que ver con muchísimas de las cosas que hoy están siendo violentadas por parte de este gobierno ajustador, neoliberal y antipueblo, que es el de Macri y sus secuaces. El artículo 75 inciso 19 dice: “Proveer lo conducente al desarrollo humano, al progreso económico con justicia social, a la productividad de la economía nacional, a la generación de empleo, a la formación profesional de los trabajadores, a la defensa del valor de la moneda,...” repito: a la defensa del valor de la moneda “...a la investigación y al desarrollo científico y tecnológico,...” cuando están privatizando ARSAT y le bajan el presupuesto a la ciencia, la tecnología y la educación “...su difusión y aprovechamiento.” Voy a leer nuevamente este primer párrafo del artículo 75 inciso 19 de la Constitución Nacional, que es fundamental para regir la regla de conducta de cada una de las legislaciones que tengan como Cámara de origen tanto a la de Diputados o al Senado, según lo establezca la Constitución Nacional. Repito, por si alguno no se dio cuenta: hace diecinueve meses que no tratamos un solo proyecto de ley que vaya en este sentido, sino que lo que están haciendo es todo lo contrario. Voy a leerlo con mucha delicadeza: “Artículo 75, inciso 19: Proveer lo conducente al desarrollo humano, al progreso económico con justicia social, a la productividad de la economía nacional, a la generación de empleo, a la formación profesional de los trabajadores, a la defensa del valor de la moneda, a la investigación y al desarrollo científico y tecnológico, su difusión y aprovechamiento.” Esto también está siendo violado, señor presidente. No solo están violando la Constitución Nacional malinterpretando el artículo 66 y no interpretando los tratados internacionales incorporados por el artículo 75 inciso 22, sino también al no traer un solo proyecto de ley del Poder Ejecutivo y sus diputados que vaya en este sentido, premisas primordiales para poder generar un mejor porvenir. Tenemos que recuperar la memoria histórica, no permitir que el gobierno siga caminando hacia la “Fujimorización” del sistema, señor presidente. Tenemos que recuperar nuestra memoria histórica. No podemos permitir que el actual gobierno, por no tener mayoría parlamentaria, vaya hacia la “Fujimorización” del sistema, como en 1992 en Perú o en Uruguay con Bordaberry. Es muy importante tener esto en cuenta, porque la excepcionalidad que quieren aplicar que después la van a convertir en regla para perseguir a toda aquella persona que piensa distinto, como lo estuvieron haciendo presionándolas con los jueces amigos, con el Poder Ejecutivo retrayendo los fondos para las provincias, municipios o comunas, y no teniendo mayoría parlamentaria pero acusando a todos de que son algo que no lo son, va a llevar a esto: a la “Fujimorización” del sistema. Por eso, señor presidente, hoy venimos a este recinto a defender la Constitución Nacional, a defender los tratados internacionales que tienen jerarquía constitucional, a defender el imperio de la ley, en contra del estado de excepción que quieren imponer. Hoy, como dijo el diputado Ricardo Alfonsín en la reunión de comisión de la semana pasada y en los medios de comunicación, lo que está en juego es la democracia, el Estado de derecho y la posibilidad de construir la convivencia necesaria para lograr un mejor porvenir. Señor presidente, quiero citar a Manuel Belgrano, quien dijo: “Nuestros patriotas están revestidos de pasiones, y en particular la de la venganza. Es preciso contenerla y pedir a Dios que la destierre, porque de no, esto es de nunca acabar y jamás veremos la tranquilidad.” Construir institucionalidad, defender la Constitución y, sobre todas las cosas, abrazar la democracia, es dividir hoy entre los que defienden la política y los que están del lado de la antipolítica; es defender la Constitución Nacional, no violar la Constitución Nacional; es ser oficialista u opositor, pero pensando en el bien común. No como en el día de hoy, que están tratando de dividir las aguas para conseguir un resultado electoral. Como legisladores, ¿qué le podemos pedir a la ciudadanía si no cumplimos nosotros aquí con la Constitución? Si quieren violar la Constitución para echar a una persona que dicen que es indigna, ¿cómo le podemos pedir a la ciudadanía que respete la Constitución y las leyes de fondo y la forma que se dictan en este Congreso? ¿Cómo lo vamos a hacer? ¿Con qué cara nos van a mirar? ¿De qué manera van a ver a sus familiares, a sus hijos o a sus nietos con la decisión errónea y arbitraria que quieren tomar en el día de la fecha? Para ir finalizando, señor presidente, porque hay otros compañeros de bloque que van a hablar, recordemos a Raúl Alfonsín, que cerraba todos sus discursos recitando el Preámbulo de la Constitución Nacional: “Nos los representantes del pueblo de la Nación Argentina, reunidos en Congreso General Constituyente por voluntad y elección de las provincias que la componen, en cumplimiento de pactos preexistentes, con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino: invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia: ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución, para la Nación Argentina.” ¡Por la Argentina, por el Estado de derecho, por la Constitución Nacional, por un mejor porvenir donde no haya excepcionalidades, vamos a votar que no a la arbitrariedad manifiesta que quieren aplicar ustedes! (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente…
...
SR. PRESIDENTE , (): Señor diputado: el diputado Pedrini le solicita una interrupción. ¿Se la concede?
...
SR. , (): Sí, señor presidente.
...
SR. PRESIDENTE , (): Para una interrupción, tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: recientemente fui aludido en forma elíptica por la diputada Carrió cuando dijo que le daba lástima ver un voto a favor del diputado De Vido. A fin de que conste en la versión taquigráfica, no quiero dejar pasar por alto que mi eventual voto será a favor de la Constitucional Nacional, será a favor de la reivindicación del proyecto político del que me siento orgulloso, será a favor del respeto a los tratados internacionales y, fundamentalmente, será a favor del respeto a esta Cámara de Diputados que amo profundamente y que me duele verla convertida en un circo de campaña. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: hoy estamos reunidos frente a este espectáculo al que nos ha traído la indignación republicana del oficialismo. Se trata de una indignación intermitente, no de una indignación constante, continua o genuina; a veces está y a veces no, es como esas luces que se van apagando y prendiendo. Esa es la indignación republicana del oficialismo y sobre todo de algunas diputadas. Fíjense que la lucecita de la indignación se prendió el 23 de junio del año pasado, como bien recordaba algún diputado, cuando se trató en esta Cámara la autorización para hacer un allanamiento en una causa que se le sigue al señor diputado De Vido. En ese momento se encendió la lucecita de la indignación que estuvo apagada cuando juró el diputado De Vido y cuando fue designado presidente de la Comisión de Energía y Combustible. Esa lucecita se encendió el año pasado cuando el juez Rodríguez pidió autorización para allanar. Luego de haberse tratado el tema se apagó la lucecita de la indignación. Volvió a prenderse la lucecita en forma intermitente, por ejemplo, cuando se consideró el proyecto 3831-d-2016, o con las presentaciones realizadas por las diputadas Carrió y Lospennato en el mismo sentido en septiembre de 2016. Nuevamente son luces prendidas en la intermitencia. ¿Alguien supo sobre esas dos presentaciones realizadas por las diputadas? ¿Alguien escuchó sobre esto en algún medio de comunicación? ¿Alguien intentó promover el tratamiento de esta iniciativa en comisión? No, porque la lucecita de la indignación se apagó rápidamente, y además estábamos lejos de la campaña electoral. Todavía estábamos en la luna de miel de los gobiernos nuevos de la que habla la ciencia política. En marzo se vuelve a prender la lucecita de la indignación, cuando las diputadas que acabo de mencionar presentaron dos proyectos pidiendo el desafuero, pero tampoco tenían demasiado en claro las cosas porque no había ningún pedido de un juez. La lucecita se apagó porque nadie pidió el tratamiento de ninguno de esos dos proyectos, ni hubo medios de comunicación mencionándolos; o sea, no hubo pan y circo, tal como viene sufriendo la Cámara en estos días.
...
SR. , (): La lucecita de la indignación se volvió a apagar hasta que se encendió el 4 de julio del corriente año cuando el fiscal Stornelli –ya que estamos hablando de moral debo aclarar que es amigo personal de Daniel Angelici pidió la declaración indagatoria, la detención y el consiguiente desafuero del diputado De Vido. Nuevamente se prendió, roja furiosa, la lamparita de la indignación republicana. El 4 de julio, tal como dije recién, el fiscal Stornelli pidió la indagatoria, la detención y el consiguiente desafuero del diputado De Vido. El 7 de julio la nota de tapa del diario “Clarín” del señor Santoro –que todavía no se ha retractado de sus mentiras sobre dos diputados que tenían cuentas en el exterior, dice: “En una polémica decisión, el juez rechazó detener y desaforar a De Vido”. Pero tampoco aceptó indagarlo, lo que demostraba lo absurdo del planteo del fiscal, y con más evidencia mostraba la operación política que estaban llevando adelante este medio de comunicación y el fiscal. El 7 de julio el juez rechazó detener a Julio De Vido. En la editorial de Ricardo Roa quien en la década del 70 escribía para el diario “El Mundo”, del ERP del 8 de julio publicada en el diario “Clarín”, dice que hasta donde se ve, el juez sigue siendo K. Todos los proyectos que estamos tratando hoy son posteriores al 7 de julio, fecha en que se conoció que el juez Rodríguez que había pedido el allanamiento –en ese momento no era K, rechazó la indagatoria y la detención, con lo que siguió siendo K. Por lo tanto, la lucecita de la indignación se prendió de la mano de “Clarín” y de su operación impúdica respecto de esta causa que no tenía la menor trascendencia, a tal punto que no solo rechazó la detención sino también la indagatoria. ¿Sabe cómo siguió esta operación? No me quiero detener en esto, pero tengo la tapa de los diarios aquí donde dice que el juez sigue siendo K. El 9 de julio, adelantando la indagatoria que iba a pedir el fiscal Taiano al empleado de “Clarín”, el doctor Ercolini pidió la indagatoria de Alejandra Gils Carbó, la procuradora general. La operatoria siguió cuando fracasó el pedido de detención del fiscal Stornelli. Después de todo esto se encendió la lucecita de la indignación a los diputados para avanzar indignados contra el diputado De Vido por todo lo que hizo pero que siempre callaron, porque siempre estuvieron aquí jugando, tironeando, poniendo, sacando, a la espera del tiempo electoral que estamos viviendo. Por eso es tan importante la votación que hoy se va a dar en esta Cámara, porque va a marcar la política de la Argentina del futuro. No estamos juzgando a un colega, estamos diseñando la democracia del futuro, marcando la política argentina de aquí en adelante, porque la cuestión no es corrupción sí o corrupción no, sino que es Constitución sí o Constitución no. Ese es el verdadero debate que se tiene que dar en esta Cámara. (Aplausos.) Ha quedado absolutamente claro que forzaron el artículo 66 de la Constitución Nacional para dar un encuadre a la aberración que pretenden llevar adelante. No repetiré los argumentos esgrimidos por la señora diputada Conti y los señores diputados Carlotto y Cleri porque ese forzamiento ha quedado en evidencia. No hay duda de que debe existir una causal sobreviniente para juzgar a un colega. La única que se produjo desde el 4 de diciembre de 2015 –día en que juramos como diputados es el dictado de un auto de procesamiento en alguna de las causas que se le siguen al señor diputado. Ahora bien, ¿cuál es el parámetro de la indignación moral de Cambiemos? ¿El auto de procesamiento? ¿O tal vez, como lo señalara la diputada nuevamente en fuga, el escándalo moral que significa que un integrante de esta Cámara esté procesado como miembro de una asociación ilícita? Quiero decir a la señora diputada de tan selectiva moral y al resto de su bloque, que no es ni más ni menos la misma situación que se dio con el presidente de la Nación, quien asumió procesado como jefe de una asociación ilícita. No como miembro; como jefe de una asociación ilícita dedicada a espiar a las personas. ¿Cuál es la diferencia entre una y otra situación? La única –voy cerrando, y pido un poco de comprensión para explicar mi punto de vista antes de una votación tan importante es que se pretende hacer hocicar a la clase política argentina. Mejor dicho, a la tan cuestionada clase política argentina, a la que siempre paga por sus hechos; porque hay varios que no lo hacen, señora presidenta. Tenemos jueces, empresarios y un montón de profesionales que no pagan por sus hechos. En cambio nosotros, porque damos la cara, debemos pagar. Para eso estamos acá, y conste que no me estoy quejando; por el contrario, lo disfruto, pero esto es lo que pretenden. Quieren vernos hocicar, quieren sacar los fueros a los legisladores para que no nos plantemos frente a los poderes económico y mediático que llevan adelante estas operaciones tan canallas. Quieren vernos hocicar para que aprobemos una reforma laboral que llevará a la Argentina a un régimen esclavo, tal como está ocurriendo en Brasil. Nos quieren amedrentar con estas acciones y quitarnos los fueros para que apoyemos el incremento de la edad jubilatoria.
...
SRA. PRESIDENTA , (): La Presidencia le pide que vaya finalizando, señor diputado.
...
SR. , (): Ya termino, señora presidenta. Hoy vienen por el diputado De Vido; mañana vendrán por el diputado Bossio, por el diputado Massa o por cualquier otro. Con estos criterios caprichosos, forzados y fundamentalmente inconstitucionales se van a cargar a los legisladores que osen plantarse frente al poder. Ayer observamos azorados cómo el presidente de la Nación pidió salir por un canal de cable de La Pampa para mandar un mensaje de apriete al gobernador de esa provincia que decía que quienes hoy votaran en contra de su posición o faltasen son corruptos. El presidente de la Nación, así como aprieta a gobernadores, aprieta a diputados para que vengan y voten…
...
SRA. PRESIDENTA , (): La Presidencia informa al señor diputado que su tiempo para hacer uso de la palabra está excedido en seis minutos.
...
SR. , (): Ya termino, señora presidenta. Está apretando a jueces…
...
SRA. PRESIDENTA , (): Gracias, señor diputado.
...
SR. , (): Voy a seguir; ya termino, señora presidenta.
...
SRA. PRESIDENTA , (): Corresponde que a continuación haga uso de la palabra la señora diputada Litza, quien comparte el término de veinte minutos con la señora diputada Pitiot.
...
SR. , (): ¡Yo concedí una interrupción, señora presidenta!
...
SRA. PRESIDENTA , (): Señor diputado: usted pidió dos minutos más y la Presidencia le dio seis. Está reiterando conceptos que ya expresó.
...
SR. , (): ¡Es muy importante lo que vamos a votar, señora presidenta!
...
SRA. PRESIDENTA , (): La Presidencia le concede un minuto más, señor diputado.
...
SR. , (): ¡No quiero un minuto más! Quiero cerrar mi exposición.
...
SRA. PRESIDENTA , (): Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señora presidenta: el presidente de la Nación quiere echar a la procuradora general de la Nación. ¿Qué me vienen a hablar de moral y de institucionalidad cuando pretenden echar a jueces laborales por sus sentencias? Usurparon un lugar en el Consejo de la Magistratura y la diputada Carrió, quien hoy habló de moral, promovió el juicio político contra los miembros de la Corte Suprema de Justicia menemista por haber sido coimeada por el actual presidente de la Nación para declarar la prescripción de la causa por contrabando y evasión que el alto tribunal tenía en análisis. Señora presidenta: para ir cerrando, quiero pedir a usted y a su bloque que dejen de forzar la Constitución Nacional. Dejen de espiar los chats del Frente Renovador o de cualquier otro sector opositor. Dejen de escuchar las conversaciones telefónicas de nosotros y de la ex presidenta de la Nación, y dedíquense a escuchar a la sociedad argentina; escuchen a la gente, no a los políticos que quieren plantarse frente a ustedes. (Aplausos.) Hoy se está vulnerando la Constitución Nacional por venganza política. Los abanderados de la transparencia y de la república están vulnerando la Constitución Nacional por venganza política, lo que constituye un hecho absolutamente grave y peligroso. La historia no nos va a perdonar. Nosotros defenderemos la Constitución; no a un diputado en particular sino a la Constitución de nuestro país. Para eso estamos aquí y esa es nuestra misión esencial: defender la Constitución. El mensaje que estamos dando a los argentinos es lamentable. Por eso nuestro bloque rechazará con su voto esta pretensión inconstitucional, para que los ciudadanos argentinos encuentren un poco de tranquilidad y sepan que en el Congreso hay bloques políticos que defienden sus derechos, caiga quien caiga y cueste lo que cueste. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señora presidenta: compartiré el término que me corresponde con la señora diputada Pitiot. Primero, quiero decir que no estamos en este recinto para condenar ni para tirar a la hoguera a alguien porque no tenemos jurisdicción para hacerlo ni autoridad moral para entrar en ese debate. Segundo, tampoco venimos a contribuir al pan y circo –como dijo el señor diputado Tailhade que buscan montar quienes pretenden evitar que, de esa manera, hablemos de los verdaderos problemas que preocupan a los argentinos. Estamos aquí en cumplimiento de nuestro mandato popular es decir, del mandato que nos dio la gente a la cual representamos y para resguardar la honorabilidad de este cuerpo que fue agraviado por la situación procesal del diputado De Vido, quien además ha escandalizado al pueblo. No venimos a celebrar, como se ha dicho tantas veces, un juicio de características penales; tampoco queremos entrar en disquisiciones jurídicas ni hablar de la presunción de inocencia o de los antecedentes que se deben tener en cuenta respecto de una condena. Venimos a ejercer la facultad institucional y constitucional que tenemos como representantes del pueblo para evaluar si la situación procesal del diputado De Vido amerita la aplicación del artículo 66 de la Constitución Nacional. ¿Por qué decimos que la situación procesal del diputado agravia al cuerpo y escandaliza al pueblo? Porque el diputado De Vido enfrenta treinta y una causas federales, cinco de ellas por procesamiento, y dentro de estas últimas una cuenta con elevación a juicio oral por la tragedia de Once. Cualquier ciudadano de a pie que enfrente cinco procesamientos de la justicia federal seguramente estaría cumpliendo prisión preventiva. Nuestro sistema procesal prevé que los ciudadanos esperen la sentencia en libertad. Solamente se aplica la prisión preventiva cuando existe riesgo probatorio, entorpecimiento procesal o peligro de fuga. Asimismo, existe una regla relativa a la prisión preventiva cuando la pena en expectativa supera los ocho años. Señora presidenta, brevemente quiero comentar las expectativas de pena de las cinco causas en las que el diputado De Vido está procesado. Paso a detallar: por la tragedia de Once, estafa contra la administración pública por administración fraudulenta, la pena en expectativa es de 2 a 6 años; por el descarrilamiento del tren, agravado por resultar 51 personas fallecidas, la pena en expectativa es de 1 a 5 años; por el caso de Austral Construcciones, asociación ilícita, la pena en expectativa es de 3 a 10 años; por la estafa contra la administración pública por administración fraudulenta, la pena en expectativa es de 2 a 6 años; por la renegociación irregular de contratos ferroviarios, negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, la pena en expectativa es de 1 a 6 años; por los subsidios al gasoil, estafa contra la administración pública por administración fraudulenta, la pena en expectativa es de 2 a 6 años. Si hacemos un concurso real de todas las causas, concluimos que la pena en expectativa llega a los 45 años. Es decir que, como mencioné antes, cualquier ciudadano de a pie con semejante pena en expectativa y cinco procesamientos hoy estaría en prisión preventiva. ¿Cuál es la pregunta que debemos hacernos? En realidad, a pesar de la gravedad de todas estas causas, solamente un fiscal pidió la prisión preventiva del diputado De Vido, que fue denegada por el juez de la misma causa. También pregunto por qué no avanzan las causas en el Poder Judicial. ¿Será que aunque no esté explícitamente expreso en las resoluciones los fueros actúan de facto? Señora presidenta, eso es lo que entendemos. Por eso decidimos renunciar a nuestros fueros e invitamos al resto de los diputados a hacer lo mismo, es decir, a renunciar voluntariamente y autorizar a esta Cámara a que ante el requerimiento de cualquier diputado por la Justicia, la acción sea expedita y el camino allanado. Concretamente, consideramos que no debe haber privilegios ante requerimientos en materia penal. ¿Por qué consideramos que esta situación procesal escandaliza al pueblo? Porque en la calle hay una sensación de desigualdad y de que todavía existen privilegios para unos pocos que aun atravesando una situación procesal de graves características están sentados en una banca del Congreso de la Nación. Por lo expuesto, se escandaliza el pueblo y se agravia a este cuerpo. Por otro lado, hemos dado pasos contundentes para terminar con la sensación real que existe entre la gente de que se mantienen privilegios para unos pocos. En nuestro dictamen consideramos la posibilidad de tratar los proyectos de nuestro interbloque que están en consonancia con la finalización de los privilegios para todos. Por lo expuesto, y para terminar con este escándalo auténtico y legítimo que siente el pueblo argentino, decimos que nos hubiera gustado que voluntariamente el diputado De Vido renunciara a sus privilegios. Pero como no lo hizo, en virtud de la facultad que nos otorga el artículo 66 de la Constitución Nacional, solicitamos su exclusión de este cuerpo. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señora presidenta: continuando las expresiones vertidas por mi compañera Litza, venimos a este recinto de la manera más responsable. Digo esto porque algunos diputados señalaron que muchos veníamos con liviandad e irresponsabilidad. Sin embargo, en el seno del bloque nos planteamos justamente todo lo contrario. Venimos con convicción al recinto, al igual que cuando concurrimos a la Comisión de Asuntos Constitucionales, porque consideramos un deber estar presentes y entender que este es el ámbito donde se discuten las cosas que importan a los argentinos. Sabemos que estamos considerando una medida excepcional y discrecional que no tiene el alcance de una sanción penal ni de enjuiciamiento, sino que se trata de una sanción política, que es lo único que podemos lograr como diputados. Objetivamente nadie puede desconocer la multiplicidad de conductas irregulares que se imputan al diputado Julio De Vido. Al respecto, decidimos no quedarnos solamente con eso sino acudir a la Justicia, que deberá actuar de la manera más diligente y rápida posible para ser justa respecto de las imputaciones y los procesamientos mencionados. Por otra parte, quiero recalcar que en el seno de nuestro bloque investigamos, debatimos y fundamentamos el dictamen de minoría que trajimos para su consideración al recinto. En la tarde de hoy el diputado Juan Brügge se refirió del procedimiento a aplicar y por supuesto estudiamos todas las causas en las que el diputado De Vido no solamente está imputado sino también procesado, tal como señaló la diputada Litza. Ahora bien, advierto una falta a la verdad en la defensa realizada recientemente por el señor diputado De Vido. No es cierto que la Auditoría General de la Nación le otorgó un certificado de buena conducta durante su mandato. Tampoco lo es que las cuentas de inversión aprobadas son relativas a su gestión. Quiero comentarles, sobre todo a quienes no lo sepan, que las cuentas de inversión justamente se aprueban en el seno de este recinto y representan una porción mínima de lo que señalaba el diputado De Vido. Se trata de un tema financiero patrimonial y no de la gestión. Entonces, si el diputado De Vido dijo que la Auditoría General de la Nación hizo un buen trabajo, también tendrá que reconocer todos los informes de gestión relativos a su desempeño como ministro de Planificación. A la vez, quiero también reconocer el arduo trabajo efectuado no solamente por el sindicato al que represento, APOC, para poner a la Auditoría General de la Nación y su control en un estatus diferente, sino al ex presidente de esa institución, Leandro Despouy, que no pertenece a mi partido pero que en virtud de su trayectoria y valentía llevó a la institución a un estatus altísimo. Dentro de la Auditoría General de la Nación logramos que esos informes fueran públicos; por supuesto que el señor diputado De Vido ni ningún otro legislador deben desconocer el contenido de esos informes. Entonces, no engañemos a los ciudadanos acerca de que la Auditoría General de la Nación no observó el funcionamiento y el desempeño del Ministerio de Planificación Federal. Muchas veces los informes llegan tarde o representan un trago amargo, porque llegan a destiempo de los requerimientos de la ciudadanía. Rápidamente voy a mencionar tres informes que alertaban sobre la tragedia que finalmente ocurrió en el año 2012, acerca del inadecuado y deficitario mantenimiento de las vías, del material rodante, de los perjuicios económicos que provocaban y de la inseguridad del sistema ferroviario. En relación con la compra de material ferroviario a España y Portugal, la Auditoría General de la Nación habló de sobreprecios, de la ausencia de controles mínimos en el que se encontró el material rodante y, en reiteradas oportunidades, de los incumplimientos de los concesionarios. De la misma manera, respecto de la causa vinculada con la renegociación de los contratos ferroviarios, hay cuatro informes lapidarios que aconsejan la rescisión de los contratos en todos los casos. Por último, sobre los subsidios irregulares al gasoil, existe un informe que comprueba que las empresas adulteraban los kilometrajes para recibir beneficios mediante controles y normas que la propia secretaría no definía adrede. Olvidé citar la causa vinculada con el direccionamiento de la obra pública. En este sentido, existe un informe de la Auditoría General de la Nación que se acercó a la Presidencia de la Comisión de Asuntos Constitucionales para que lo tuviera a la vista y, como se dijo en el recinto, pudiera ser estudiado pormenorizadamente, así como también el resto de la documentación pertinente. En dicho informe sobre la obra pública se hablaba justamente de la falta de criterio para su otorgamiento. Quedó demostrado que hubo un redireccionamiento de la obra pública para beneficiar a ciertas provincias y empresarios. No puedo dejar de resaltar que la Auditoría General de la Nación hizo un trabajo profundo, profuso y profesional. Dicho organismo todavía espera que el Congreso salde una deuda que data del año 1994 en relación con la reglamentación de sus facultades. Como dije en la Comisión de Asuntos Constitucionales, la Auditoría hizo lo que pudo dentro de las facultades que tiene, conforme un artículo que después de más de veinte años todavía no fue reglamentado. Los diputados del Frente Renovador no improvisamos; argumentamos nuestros dictámenes y no nos movemos con pasiones revanchistas. Este no es un tema personal. Sería bueno que no nos acordemos de los organismos de control cuando estallan los escándalos a nivel mediático. Adelanto que apoyaremos nuestro dictamen en relación con la exclusión del señor diputado De Vido con absoluta convicción, entendiendo que esto debe dejarnos un aprendizaje. No sabemos cuál será finalmente el resultado de la votación. Sin embargo, el aprendizaje que esto debe dejar, tanto a este gobierno como a los que vengan, es que la rendición de cuentas y la transparencia deben ser mecanismos inherentes al sistema democrático que fortalezcan las instituciones y la confianza social. Los políticos hemos perdido el vínculo con la ciudadanía, no nos tienen confianza. La rendición de cuentas de nuestros actos debe ser el vínculo, el puente, entre el poder político y los ciudadanos. Creo que todos los diputados, independientemente del color político o el bloque al que pertenezcamos, debemos bregar para que esto sea posible. No olvidemos que este gobierno lleva muchos meses de gestión y llegará el momento en que deba rendir cuenta de sus actos; ojalá tenga la misma responsabilidad para hacerlo. Esta también es nuestra responsabilidad como integrantes del cuerpo legislativo. La Auditoría General de la Nación es el brazo técnico del Congreso y tiene a su cargo el control de sus actos; hagámoslo hoy y siempre, más allá de los colores políticos que tengamos. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por Santa Fe, que comparte su término de quince minutos con la señora diputada Cousinet.
...
SRA. , (): Señora presidenta: en primer lugar, quiero enfatizar que no estamos analizando una exclusión de tipo penal; no estamos juzgando delitos sino conductas. Cuando la conducta de un diputado afecta de manera sustancial el decoro o la honorabilidad de todo el cuerpo, es razonable que se lo separe de su cargo, siempre que se respete el derecho de defensa. En este sentido, creemos que este cuerpo ha respetado el derecho de defensa del señor diputado De Vido; lo ha hecho en la Comisión de Asuntos Constitucionales y también hoy, cuando lo escuchamos en este recinto. Apoyaremos la exclusión del señor diputado De Vido porque defendemos las instituciones y la democracia. Cuando la política y las instituciones se alejan de la sociedad, allí está realmente en peligro la democracia. Estamos convencidos de que no generamos antecedente peligroso alguno para las instituciones; por el contrario, creemos que es un día muy importante para la sociedad argentina, que hoy está pendiente de este debate. Es fundamental que la sociedad se preocupe por el decoro, la conducta y la transparencia de sus representantes. No queremos más el “roban, pero hacen”; queremos representantes del pueblo transparentes. No podemos entender ni avalar la conducta de nuestros compañeros del Frente de Izquierda que sostienen que no pueden tratarse los temas de corrupción y de transparencia porque entienden que es necesario hablar sobre empleo y producción. No habrá empleo ni producción si no existe un Estado decente. El que roba al Estado, roba a los pobres. (Aplausos.) Los ricos no necesitan del Estado, tienen el mercado, los privilegios del capital, la tecnología del siglo XXI; los trabajadores sí necesitan del Estado, pero no como el que vimos. A nosotros nadie nos contó sobre el tema de los sobreprecios. En la provincia de Santa Fe lo vivimos: los contratos de obra pública más importantes de nuestra provincia vinculados con los acueductos por licitación de la firma Odebrecht, con acuerdo del Ministerio de Planificación dirigido por Julio De Vido tenían sobreprecios. Hemos hecho caer esas licitaciones, y ahí sí que hubo persecución política, vaya si la hubo. Sin embargo, no les tenemos miedo, y nos ponemos a disposición de la Justicia y de la sociedad. Recuerdo al entonces diputado Carlos Zabalza cuando se levantó de su banca al ser agraviado violentamente porque se lo intentó vincular nada menos que con el narcotráfico. En esa oportunidad, la mayoría de los diputados del cuerpo también se levantó de su banca, acompañándolo ante semejante infamia. Estamos seguros de que con esta medida no generamos antecedente alguno, porque no van a perseguirnos si somos transparentes y no robamos. Estamos absolutamente seguros de esto, y eso es lo que hoy vamos a votar. Por otro lado, pedimos al Senado de la Nación que trate las leyes de extinción de dominio y del arrepentido. (Aplausos.) Asimismo, advertimos al bloque de Cambiemos que no vamos a resignarnos a investigar a Odebrecht hacia atrás, en el marco del artículo 37. Queremos que funcione la Comisión Bicameral y poder contratar al ex fiscal Manuel Garrido para que ayude a este cuerpo y nos permita asumir la responsabilidad política de esclarecer y ayudar a la Justicia. Este cuerpo también debe revisar el Consejo de la Magistratura, porque si la Justicia no cumple con lo que está esperando la sociedad, nosotros tenemos que dar como cuerpo un claro mensaje político a la sociedad: nunca más a la corrupción. ¡Bienvenidas las elecciones y bienvenido el debate político! No discutamos acerca del color del pelo o del vestido de los candidatos, sino cuestiones como a quién votamos o para qué nos sentamos en estas bancas representando al pueblo. Seguramente queremos discutir los temas vinculados con el empleo y la producción, pero también los que hacen a la corrupción. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por Mendoza.
...
SRA. , (): Señora presidenta: quiero destacar que en esta sesión no estamos tratando solamente la exclusión del diputado De Vido sino algo mucho más importante, como es la defensa de las instituciones. Cuando defendemos las instituciones estamos defendiendo la democracia y la política, porque frente al desprestigio que tiene la política y al descreimiento que la ciudadanía, la gente común, tiene de la política y de los políticos, es nuestro deber sanear este Congreso. Es nuestro deber recuperar la política para los más vulnerables, porque para los dominantes, para quienes tienen mucho dinero, el mercado es su instrumento preferido, pero para los pobres, para los vulnerables y los marginados, el único instrumento de cambio y de transformación es la política. Se han buscado muchas excusas para soslayar el núcleo del tema en tratamiento o para justificar el voto negativo a la propuesta de exclusión del diputado De Vido. Se habla del oportunismo del oficialismo, de que este tema se ha traído a su consideración en un momento preelectoral, y es probable que así sea, pero nuevamente debo decir que ese no es el punto que estamos tratando. Otro de los argumentos o excusas es que el actual gobierno es tan corrupto como el anterior. Más allá de que nosotros hemos denunciado política y jurídicamente a este gobierno –lo hemos hecho en el caso del convenio de acreedores del Correo y por Pampa Energía-, reitero que este no es el tema que estamos tratando en este momento. Finalmente, otro de los argumentos que se utiliza es el de la pureza jurídica, al cuestionar si es correcto jurídicamente que utilicemos el artículo 66 de la Constitución Nacional para expulsar al diputado De Vido. Sin duda que nos hubiera gustado utilizar otros métodos. Hubiéramos preferido que dignamente el diputado De Vido renunciara; esa hubiera sido la mejor de las soluciones. Nos hubiera gustado también que el juez pidiera el desafuero. Pero al no haber ocurrido ninguna de estas dos cosas nos vemos obligados a utilizar un artículo que la propia Constitución contempla a efectos de retirar de este cuerpo al diputado De Vido. Se argumenta asimismo que ese es un artículo escrito de manera inespecífica y que puede dar lugar a arbitrariedades, y ambas cosas son ciertas, pero eso no lo borra de la Constitución, y el hecho de que no sea utilizado arbitrariamente depende justamente de nosotros; depende de la cantidad de diputadas y diputados honestos que tenga este cuerpo. Además, no se trata de cuestionar su utilización arbitraria en este caso, porque a mi juicio existen pruebas más que suficientes de las conductas potencialmente penales del diputado De Vido. Varios de sus subalternos más inmediatos, como Jaime y López, están presos, e incluso Lázaro Báez; además, su jefa política está procesada por asociación ilícita. A pesar de la larga exposición del diputado De Vido, quienes vivimos en este país y transitamos sus rutas, que tenemos que utilizar agua potable, energía eléctrica o gas, sabemos de las dificultades que encontramos en los servicios básicos, y ni hablar del 30 por ciento de pobres que ese modelo económico y político nos dejó. Es por ello que sostendré la necesidad de que el diputado De Vido sea excluido. Es necesario que nosotros, como diputados y diputadas, ejerzamos la ética por mano propia. Si la Justicia es lenta y no ha tomado acción frente a denuncias que vienen haciéndose contra el diputado De Vido desde hace más de diez años, es necesario que nosotros asumamos esta responsabilidad para que ser diputado o diputada constituya un honor y no una manera de evitar la acción de la Justicia. Por eso, aquellos que podemos tirar la primera piedra sin temor a los carpetazos ni a las amenazas que en este sentido ha manifestado el diputado De Vido, todos aquellos que tenemos un historial limpio y honesto en el manejo de los fondos públicos, tenemos la obligación de votar a favor de la exclusión del diputado De Vido. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): No encontrándose presente el señor diputado Oliva, tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señora presidenta: voy a ser breve porque el diputado Carlotto ya esbozó los argumentos jurídicos, técnicos y constitucionales por los que nuestro bloque ha presentado un dictamen de rechazo a la iniciativa impulsada por el oficialismo. Me quiero quedar con uno de los argumentos que el mencionado diputado planteaba en su exposición, vinculado con esta mirada distinta del miembro informante en el caso de la expulsión del genocida Patti respecto de la que tiene en este caso, al propiciar la expulsión de un diputado miembro de este cuerpo. Quiero quedarme con esa imagen porque tiene que ver con el grave precedente jurídico que se plantea en esta Cámara en cuanto a la posibilidad de construir discrecionalmente mecanismos tendientes a resolver o dirimir disputas políticas. ¿Cómo podemos evitar hacia adelante este peligro si hoy avanzamos con el proyecto que se halla en consideración? ¿Cómo podemos evitar que en el futuro esta Cámara trate de dirimir de esta forma otras discusiones políticas con otros diputados? ¿Cómo podemos evitar que cualquier mayoría circunstancial que se pueda construir en este Congreso -en cualquier gobierno, no solo en el actual- intente ir de esta forma contra un miembro de la Cámara por alguna diferencia política o por haber ido a defender a los trabajadores en algún piquete o en la toma de alguna fábrica? Menciono algunas de estas situaciones porque generalmente son criminalizadas por el gobierno. En efecto, la escalada represiva que venimos denunciando en la Argentina desde hace un año y medio no es un invento del diputado que habla. Se han hecho propuestas de leyes antipiquetes, se ha perseguido a trabajadores y se ha reprimido. Hoy mismo, en la puerta del Congreso, se ha golpeado a los trabajadores de PepsiCo que solo piden preservar sus empleos. Además, hay una luchadora popular, Milagro Sala, que está encarcelada. Entonces, este es un precedente que nosotros queremos evitar. Por eso es que hoy nuestro bloque rechazará la propuesta del oficialismo, y lo queremos dejar claramente asentado. Pero también queremos decir algunas cosas más. En primer lugar, no venimos a defender a De Vido, porque el diputado ya habló y ya se defendió. Nuestro espacio político pregona la tolerancia cero con la corrupción; esto lo hemos planteado muchas veces y hemos obrado en consecuencia. Como dice Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia, creemos que los gobiernos populares de América Latina tienen que hacer una autocrítica profunda en este tema, y que podemos tener muchos errores, muchas equivocaciones -y por supuesto, también muchos aciertos-, pero hay algo que no puede haber en un gobierno popular, que es la debilidad moral. Porque la moral es una de las fuerzas más importantes con que cuentan los gobiernos populares para ir construyendo las agendas que tienen que ver con las demandas de nuestro pueblo. También entendemos que el silencio no es una de las mejores respuestas. Entendemos que hay una discusión judicial, que existe una persecución mediática y que hay intereses políticos alrededor de esto, pero el silencio no es una respuesta. Debemos mirar a los ojos a nuestro pueblo y dar explicaciones. Además, si alguien que está involucrado en un caso de corrupción pertenece a nuestro espacio, tenemos que condenarlo doblemente para que no vuelva a suceder. Del resto se tiene que encargar la Justicia. Pero no nos engañemos, esto no es lo que se está discutiendo hoy acá. Nosotros no creemos que en este recinto se esté discutiendo el problema de la corrupción en la Argentina. Esta es una farsa montada por el oficialismo y algunos aliados. En este recinto no estamos frente a un debate sino a un show mediático y político, con fines electorales. Hay que decirlo con nombre y apellido: este show mediático tiene fines electorales. Hagámonos cargo. ¿Qué sentido tiene reabrir el Congreso en un período de receso para discutir esto, si no hay un pedido formal de ningún juez? ¿Cómo se explica –lo decía la diputada Conti- que hace un año y medio ese diputado al que hoy intentan expulsar haya sido autoridad de una de las comisiones de este Congreso, con la convalidación del bloque de Cambiemos y del Frente Renovador, que hoy impulsan la expulsión? No hay otra explicación: están en campaña. Inhabilidad moral tiene la derecha argentina. Inhabilidad moral tienen los grupos económicos que amasaron sus fortunas a costa de los negociados con el Estado. Esa es la única inhabilidad moral que existe en este país. Uno de los ejemplos más grandes de esa inhabilidad moral y de esos grupos económicos que amasaron sus fortunas es el del presidente de la Nación. (Aplausos.) Quieren discutir con un gobierno que terminó en diciembre de 2015. No quieren debatir lo que está pasando en la Argentina. No quieren discutir los despidos. No quieren discutir los tarifazos. No quieren discutir lo que le está pasando a las pymes. Quieren debatir con un gobierno que ya terminó. Discutamos lo que está pasando ahora en la Argentina. Si quieren ganar las elecciones, trabajen para la gente y no inventen estos shows para poder desviar el debate. Creo que todos los que estamos acá somos cómplices del desprestigio de la política al avalar y dar espacio a estas discusiones. Yo soy un militante político y entiendo que muchos de los que están acá también lo son. Nosotros nos sumamos a la política porque entendíamos que es la única herramienta que tiene el pueblo para transformar su realidad. Todos nosotros tenemos un acuerdo: la política tiene que servir para organizar la vida de la gente, para tratar de que este país se desarrolle, que al pueblo y a las mayorías populares les vaya bien. Algunos piensan otra cosa y están obrando en consecuencia ahora que están en el gobierno. No permitamos que se siga desgastando la política. Profundicemos el debate en un momento que no sea electoral. Discutamos la corrupción de pe a pa, la privada y la pública. Hablemos sobre la connivencia, brindemos los mecanismos que hagan falta, pero no lo hagamos en épocas de elecciones ni con fines electoralistas. Dejemos que nuestro pueblo discuta lo que le está pasando, lo que está sufriendo, y que vote con conciencia; no confundamos a la gente. Salvemos a la política, porque el pueblo se va a encargar de salvar al pueblo. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por San Luis.
...
SRA. , (): Señora presidenta: una vez más ha quedado demostrado en esta sesión y en algunas reuniones de comisión que todavía en este Congreso existen heridas profundas que no logramos cerrar, esa famosa grieta de la que tanto se habló durante estos años y que hoy no solo vuelve a abrirse sino que además toma un camino equivocado. Nuestra misión como legisladores no es fomentar pasiones sino dar a esta Cámara la racionalidad que se merece el pueblo argentino. La gente confía en que esta es la casa de las leyes, el lugar donde se respeta la Constitución Nacional, la morada del orden, la unión y la verdad. Con todo lo que hemos vivido nos damos cuenta de que estamos muy lejos de lo que el pueblo argentino quiere de nosotros, de cada uno, de la oposición y de los oficialistas. Créanme que esto lo digo con tristeza. Un día noté que volvimos a esta Cámara a tener derroches de prepotencia, de soberbia, queriendo justificar lo injustificable. La pelea a gritos en las reuniones de comisión, la falta de respeto, el ninguneo, la humillación, el creer que los opositores no son iguales a los oficialistas. Esa es la parte triste que uno tiene que vivir en esta Cámara, y sucede porque no tienen proyectos para las próximas elecciones. Como les da miedo, atacan. Creo que llegó el momento de reflexionar en esta Cámara y preguntarnos, como yo lo hice, cuál fue el objetivo de llegar nuevamente a esta situación. ¿Saben cuál es mi respuesta? Tengo que reconocer que fue una movida política interesante e inteligentemente armada. Diría mejor inteligente y tristemente armada. ¿Ustedes creen que realmente quieren la expulsión de De Vido, sabiendo que lo que proponen es inconstitucional y que no va a prosperar? No. Todos sabemos que lo que se está haciendo es una campaña mediática para desprestigiar las instituciones. Esta es la institución que se está desprestigiando, la casa que todos defendemos. Pensé que a lo mejor esto podía ser movilizado por alguna encuesta que no vieron favorable. Pero también me pregunto cuándo vamos a entender, como legisladores, que el pueblo argentino está harto de estas maquinaciones. La gente está cansada de las grandes telenovelas que van pasando día a día, canal por canal, donde ellos pretenden quedar como los menos corruptos, los que quieren terminar con las mafias enquistadas, los grandes salvadores. Esta película ya la vi. La viví durante 12 años y así les fue. Empiezan a decir que hay múltiples causas, que todos están imputados, que si estás de un lado no podés estar del otro. Muchos de ustedes, que hoy están acá queriendo expulsar al diputado De Vido, fueron cómplices. Muchos de ustedes pertenecieron a ese gobierno ocupando cargos varios, desde ministros, jefes de gabinete, intendentes y hasta ex gobernadores. ¿Nadie vio eso durante este tiempo? ¿Se enteraron de pronto de todo lo que está pasando? Todo es muy raro. Esta situación me duele porque fuera de este recinto hay otra realidad: un pueblo que sufre, sumergido en la corrupción más grande, en la pobreza, que pasa necesidades básicas. La brecha educativa se va agravando, el empleo y la cultura se van deteriorando, el delito crece, el déficit fiscal y el social aumentan. El Estado es cada vez más ineficiente. Me pregunto por qué no sesionamos para discutir temas que realmente importan al pueblo argentino. ¿Por qué no le dejamos esto a la Justicia? ¿Por qué seguimos actuando y creando escenarios para tapar la realidad que nos duele? Nos duele a nosotros y le duele al oficialismo no encontrar una solución para esto. Quiero que sepan que no venimos acá a defender al diputado De Vido. No desconocemos como bloque las causas de corrupción y de mal desempeño. Pero esto no quiere decir que nos arroguemos facultades que afectan la división de poderes, principio básico de la Constitución Nacional. Debe ser la Justicia quien juzgue y emita sentencia. A partir de ese momento esta Cámara estaría en condiciones de actuar, pero no ahora. Lo que se pretende hacer hoy no es sensato. No lo digo respecto del diputado, sino de la Constitución. Nosotros no somos los que debemos decir si es o no culpable. Con esta actitud estamos cayendo en una condena anticipada, violando el principio de inocencia. Ahora, si me preguntaran cuál es la opinión de la diputada nacional Ivana Bianchi, les diría que creo que es culpable, pero no soy jueza ni fiscal como para decidirlo; esto lo tiene que establecer la Justicia, que se debe hacer cargo de lo que resuelva. La institucionalidad no puede ser un pretexto. Este es un tema que debemos tratar con seriedad y prudencia. Reconozco que hemos llegado a este punto por culpa del mal funcionamiento de la Justicia argentina. Esto nos conduce a la destrucción de las instituciones, a la deformación de la calidad institucional, a la degradación de la vida de los ciudadanos y a la reducción de la calidad de esta democracia, que tanto nos costó conseguir. Este bloque, a través de mi persona, votó en forma afirmativa la autorización para el allanamiento del domicilio del diputado De Vido. Lo hice convencida de que era una utopía o un infantilismo. ¿Acaso creyeron que la Justicia iba a encontrar algo después de tantos meses? Como dije, fue una utopía. Les recuerdo que Julio López hay uno solo. Lo que se pretende sancionar en esta Cámara sentará un precedente negativo. Esto no se ajusta a lo que establece la Constitución Nacional y, por ende, será impugnado jurídicamente por inconstitucional. De esta manera, el Estado nacional podría afrontar un juicio millonario en su contra. El tema es que estas cosas a veces no duelen porque recaen sobre los que menos tienen, sobre los pobres. La Constitución es clara al señalar que hay dos formas de expulsar a un diputado o a un senador: mediante el desafuero, que debe ser solicitado por un juez –lo cual no ha ocurrido-, o a través del proceso de juicio político. Por ende todo aquello que no se ajuste a estos dos mecanismos puede ser declarado nulo. También queda demostrado que aunque el fin sea valedero, no todos los medios son legales para alcanzarlo. Por lo tanto, lo que deberíamos debatir en esta Cámara –invito a todos los legisladores a presentar propuestas en tal sentido- es la reforma de la ley electoral, a fin de prohibir el acceso a cargos políticos y públicos de las personas imputadas y procesadas por diferentes delitos. Por supuesto que si se hubiese aprobado una reforma de esas características no hubiéramos podido votar al actual presidente de la Nación, que tiene varias causas en proceso, como la de los Panamá Papers, el decreto de blanqueo de familiares y funcionarios y la firma del memorándum con Qatar. Sinceramente, creo que debemos dar un cambio de timón, porque de lo contrario podemos volver a lo que ya hemos vivido. Junto a mis compañeros de bloque hemos visto titulares en los diarios que indicaban que los diputados de Rodríguez Saá votarían a favor de De Vido. A quienes piensan de esa manera les digo que los diputados de Rodríguez Saá nos sentimos orgullosos de pertenecer al bloque Compromiso Federal, que sigue los lineamientos de los dos líderes que transformaron la provincia de San Luis mediante un modelo exitoso que muchos tendrían que imitar. Los invitamos a nuestra provincia; vengan, que les podemos enseñar. Queda en claro entonces que nosotros no votamos a favor del diputado De Vido. Votamos por el respeto a las instituciones, a la división de los poderes, a la posibilidad de disentir y discrepar y también votamos por el desafuero de un diputado si es pedido por un juez. A los diputados del bloque Compromiso Federal también nos gustaría votar para que de una vez por todas la Nación nos devuelva lo que ordenó la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Queremos que nos devuelvan la plata que todos los puntanos seguimos esperando. Además, queremos votar por la distribución equitativa de los recursos, por un proyecto para bajar la pobreza, por la disminución del desempleo, por la reducción de la inflación, por el aumento del consumo –que ha ido en caída en todos estos meses-, por un freno en el aumento de los combustibles, de los alimentos y de los medicamentos y por el desendeudamiento del país. Sin embargo, una vez más en esta Cámara nos llevan a los extremos del enfrentamiento, que luego se traslada a todo el pueblo argentino. Estamos convencidos de que así como en la vida no hay blancos y negros, tampoco existen en la política. Lamentablemente, el pueblo argentino es el que sufre las consecuencias. Lo cierto es que el Poder Legislativo no puede ni debe entrometerse en otro Poder, porque si lo hiciera estaría violando su independencia y autonomía. Hoy se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de Eva Perón, a quien admiro profundamente. Así, buscando una frase en relación con lo que estamos tratando, me encontré con algo que ella dijo: “La patria no es patrimonio de ninguna fuerza. La patria es el pueblo y nada puede sobreponerse al pueblo sin que corran peligro la libertad y la justicia.” Creo que en esta Cámara hoy podemos sentar un grave precedente que pone en peligro la libertad y la Justicia argentina. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra el señor diputado por Salta.
...
SR. , (): Señora presidenta: no existen dudas sobre la responsabilidad de Julio De Vido, que como ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios durante doce años se mantuvo al tope de los negocios de la patria contratista en este país, que incluso estaba integrada por las empresas del propio presidente Macri. Lo que se pretende conseguir con esta medida que como se ha dicho aquí es totalmente discrecional es tapar lo que está sufriendo el pueblo argentino con los despidos, los tarifazos y la carestía de los alimentos. Esto es mucho más profundo que una mera maniobra electoral, porque lo que pretenden ocultar es que después de las elecciones van a ir por todos los derechos de los trabajadores. Van a ir por una reforma laboral del siglo XIX, como la que quieren implementar en Brasil y por una reforma previsional que va a perjudicar a nuestros jubilados. Todo eso lo quieren tapar con esta maniobra. Para ello cuentan con aliados en el Frente Renovador, en el PJ y hasta en los que se dicen progresistas, que van a colaborar con el oficialismo en esta maniobra en contra del pueblo argentino. También quieren tapar a una Justicia que es la responsable de que Julio De Vido todavía goce de impunidad y no haya sido condenado. Además, buscan tapar los casos de corrupción en los que está involucrado el propio gobierno, como el caso de los Panamá Papers, Odebrecht y el Correo Argentino. Hay un hecho que resulta significativo y que el pueblo argentino tiene que conocer. La semana pasada, durante la audiencia que se realizó en el Senado por las represas de Santa Cruz, tanto De Vido como Aranguren se hicieron presentes para defender esas obras que fueron denunciadas por sobreprecios y por el impacto ambiental que van a tener, tal como lo ha señalado el pueblo de Santa Cruz, que es el mismo que hoy pelea contra el ajuste kirchnerista. Se han unido en un negocio que antes calificaban como el monumento a la corrupción. Ahí estuvieron los funcionarios que no quiso nombrar la diputada Carrió, que a pesar de haber hablado durante veinte minutos no nos dijo quiénes son los funcionarios de este gobierno que protegen a De Vido, según lo denunció hace dos meses. Lo cierto es que ahora se calla porque tiene un acuerdo electoral con el gobierno. Estas facultades discrecionales –como ha dicho el miembro informante-, en función de las cuales se pretende decidir quién tiene la moral o la ética para ser legislador, sientan un precedente peligrosísimo: de arbitrariedad y de crear un estado de excepción que hoy usan contra un funcionario nefasto y corrupto como fue De Vido, pero que mañana pueden utilizar contra cualquier otro. El Partido Obrero y el Frente de Izquierda han luchado contra la corrupción de De Vido en tiempo y forma. Esa lucha nos ha costado la vida de nuestro compañero Mariano Ferreyra, que enfrentó la tercerización de los Pedraza, los Schiavi, los Jaime y los De Vido, de todo el gobierno y de Aníbal Fernández, que permitió la zona liberada para que actúe la patota. Nosotros estamos defendiendo una cuestión de principios, porque estamos por las garantías constitucionales de alguien que está en el lado contrario al nuestro, como es De Vido. No podemos permitir que se establezca un estado de excepción que después va a ser usado para violentar las garantías democráticas del resto de la población e, incluso, de los propios diputados. Como acá se ha dicho, no estamos discutiendo las causas. Acá hay una facultad discrecional que se quiere usar como una maniobra política: buscan legitimarse en nombre de que combaten la corrupción para venir por todos los derechos de los trabajadores. Desde el Partido Obrero llamamos a la población y a las víctimas de las políticas que han llevado al asesinato de Mariano Ferreyra que son las mismas políticas y los mismos intereses que llevaron a la masacre de Once a movilizarse para que se haga justicia, para que De Vido sea condenado, particularmente por la causa de la tragedia de Once. Es ahí donde va a venir el pedido de desafuero, y el Partido Obrero y el Frente de Izquierda van a votar ese desafuero para que se haga efectiva esa condena contra De Vido. Pero, reitero, no vamos a avalar un régimen de excepción. Advertimos que no le vamos a convalidar esta discrecionalidad y excepcionalidad al gobierno. Esto se ha usado a nivel continental, como ha ocurrido en Brasil, donde un parlamento corrupto echó a una presidenta corrupta para subirse a la lucha anticorrupción e imponer la reforma laboral del siglo XIX. Por otro lado, hay un gran silencio de parte de Cristina Fernández de Kirchner frente a este atropello. ¿Por qué? Porque no puede defender a De Vido, que ha sido la pieza clave de la corrupción de su gobierno. Esto también debemos dejarlo en claro frente al pueblo argentino. Para concluir, señora presidenta, quiero decir lo siguiente. Nosotros hemos luchado y seguiremos luchando contra la corrupción, algo que ustedes no hacen. Ustedes no luchan contra la corrupción, sino que son parte de ella. Son parte de un régimen que ha beneficiado a las empresas, con De Vido o sin De Vido. Nosotros luchamos contra la corrupción como parte de una lucha por una transformación social que ponga los recursos de este país que se han robado y siguen robando con este régimen corrupto al servicio de dar satisfacción a las enormes necesidades que tienen la clase obrera y el pueblo argentino. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.
...
SR. , (): Señora presidenta: en nombre de Concertación Forja, quiero fundamentar mi voto. En esta Honorable Cámara estamos tratando un tema muy delicado, excepcional, como es la posibilidad de expulsar del cuerpo a un par, a un diputado elegido por la voluntad popular, basándonos en el artículo 66 de la Constitución Nacional para alterar el principio de soberanía popular en el que se basa nuestro sistema democrático. Deben existir causales concretas contempladas explícitamente en nuestra Constitución para alterar dicha voluntad popular, y adelanto que este no es el caso. No voy a hablar de De Vido, sino de las instituciones básicas de nuestra democracia. En mis ocho años como intendente de Villa Dolores recibí el apoyo del gobierno nacional para distintas obras, muchas de las cuales se concretaron con fondos genuinos y fueron transformadoras para los vecinos de mi ciudad. Pero nunca he tenido que pedir personalmente al exministro De Vido visitarlo o tomar un café con él para adjudicar o ejecutar las obras que llevamos adelante. Lo que pudimos hacer fue gracias a que tuvimos una Argentina de pie, con una justa distribución de la riqueza. Como dije, señora presidenta, quiero hablar de las instituciones básicas de nuestra democracia. El artículo 66 que se pretende invocar para excluir al diputado De Vido de esta Honorable Cámara se utilizó solo dos veces desde que los argentinos recuperamos la democracia en 1983. Se utilizó en 1991, en el caso del exdiputado Ángel Luque, y en 2002, en el caso de la exdiputada Norma Godoy. En ambos casos la inhabilidad moral fue sobreviniente a la asunción de sus cargos y la conducta reprochable hacía imposible la continuidad en el Congreso. El exdiputado Ángel Luque avaló la metodología de la desaparición de personas en el caso María Soledad Morales, diciendo que si su hijo la hubiera matado, el cuerpo nunca hubiese aparecido, mientras que la exdiputada Norma Godoy amenazó con asesinar a “itacazos” a los periodistas. En los últimos treinta y cuatro años, estos fueron los dos únicos casos en los que esta Cámara, con mucha firmeza, pero también con mucha prudencia, alteró el principio de la soberanía popular expulsando a dos miembros que, por su comportamiento inmoral sobreviniente a la asunción en el cargo, no merecían continuar representando al pueblo. Sin embargo, a dos genocidas se les negó el juramento. A uno de ellos la Corte lo repuso y hubo que pedir su desafuero, y hoy está preso por los crímenes de lesa humanidad más horrendos. Señora presidenta: aplicar una excepción al principio de soberanía popular no nos puede llevar a un estado de excepción y que la Constitución sea pisoteada. Los argentinos sabemos cómo ha terminado nuestra historia cada vez que violamos la Constitución, y no puede ser esta Cámara quien la viole, sino todo lo contrario. En el año 1949 un juez imputó al entonces diputado Ricardo Balbín por el delito de desacato y la Cámara votó el desafuero sobre tablas. Balbín fue condenado a cinco años de prisión; pasó nueve meses en la cárcel de Olmos hasta que el expresidente Perón lo indultó. Los dos grandes líderes se reconciliaron en 1972, en un histórico abrazo en Gaspar Campos, y los argentinos comprendimos definitivamente que había que construir la patria sobre la unión de los argentinos. Esto huele a oportunismo electoralista, violentándose el principio de inocencia y la Constitución Nacional. El diputado De Vido puede ser investigado, procesado y hasta condenado si se demostrara que cometió algún delito. Mientras tanto, ejerce la representación del pueblo que lo votó. Después de los desencuentros que hemos tenido, esta Cámara no puede alterar el orden democrático. Por esas razones votaré contra la exclusión del señor diputado De Vido. Por último, dado que me queda un minuto, después de todo lo que se ha hablado en estas horas me pregunto y pregunto por qué no tratamos tantos proyectos que están durmiendo en los cajones y que son necesarios en forma urgente para mejorar la calidad de vida de los argentinos, para reducir la pobreza y para dar más trabajo. Aprovechemos el tiempo para que la clase política tenga más credibilidad y dé respuestas en estos casos concretos y respetemos la división de poderes que establece nuestra Constitución Nacional para que cada uno trabaje en lo suyo.
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señora presidenta: voy a dejar nuevamente en claro la postura de la Izquierda Socialista y del Frente de Izquierda. Algunos medios que responden al gobierno han querido tergiversar la posición de la izquierda diciendo que queremos salvar a De Vido. Un hecho inédito, falso y repudiable bajo todo punto de vista. Voy a dar las razones de por qué planteamos una postura de fondo contra la corrupción. Primero, decimos que De Vido ya debería estar preso. De Vido hizo su defensa, habló durante veinte minutos y se puso en el papel de víctima. Dijo que iba a defender su trayectoria. ¿Qué trayectoria? ¿La de la corrupción de Lázaro Báez y de los bolsos de López? Fíjense que De Vido tiene tanto desprecio por las víctimas de la masacre de Once que no hizo referencia a que subsidiaba millonariamente a los Cirigliano, que usaban la plata no para ponerles freno a las formaciones del ferrocarril, sino para llevársela a las Islas Caimán en un plan criminal alrededor de la privatización del ferrocarril. Por ese hecho hay veintiún condenados y ningún preso. Por supuesto, De Vido tampoco mencionó que permitió y fue parte del saqueo de Repsol, de Chevrón y de la Barrick, y que siguió adelante con las privatizaciones menemistas. El kirchnerismo pagó 200.000 millones de dólares en concepto de deuda externa, cuando ese dinero tendría que haberse destinado a dar trabajo, salud y educación. Ahora, nos preguntamos: si De Vido no está preso, ¿es culpa de la izquierda? Claro que no. Es culpa de los distintos gobiernos y su justicia, que ponen y sacan jueces y le dan impunidad. En segundo lugar, desde el Frente de Izquierda hemos presentado un proyecto de ley para quitarle los fueros a De Vido y a todos los diputados, porque los fueros no son para encubrir corruptos, sino para protegerse políticamente y tener libertad de expresión. Pero se nos dijo que no. Tercero: cuando se sancionó la ley para salvar a Odebrecht, que la apoyaron los legisladores de Cambiemos con los de Massa, la Izquierda Socialista presentó un proyecto para que los corruptos tengan que demostrar su inocencia, se les dé prisión preventiva y devuelvan todo lo que se robaron. Esto es opuesto a lo que planteó el gobierno. Cuarto: se quiere hacer pasar a esto como si fuera un problema personal y moral de una persona. Pero De Vido encarnó un modelo económico de corrupción. A aquellos que puedan llegar a tener dudas y dicen que cómo es posible que la izquierda no vote lo que quiere el gobierno, los alertamos de que el gobierno quiere sacar a De Vido de la Cámara para que no sea una persona irritante que impida seguir adelante como lo está haciendo con los negocios capitalistas corruptos que había iniciado De Vido con licitaciones para beneficiar a Odebrecht, como el soterramiento del Sarmiento. ¿Por qué Macri no echó atrás esa obra? Porque beneficia a multinacionales corruptas, representadas por Odebrecht y Mindlin, de Pampa Energía y tantas otras. Macri, como representa a un gobierno de capitalistas y corruptos, continúa adelante. Por otra parte, las represas de Santa Cruz, cuyo impacto ambiental fue denunciado por especialistas y ambientalistas, va a costar al pueblo argentino 4.700 millones de dólares. A esas obras las licitó De Vido y las continúa Alicia Kirchner y Macri. Quinto: Izquierda Socialista y el Frente de Izquierda van a seguir apoyando la lucha de los familiares de Cromañón y de Once y la lucha contra la corrupción que se está dando para que los docentes y los jubilados de Santa Cruz cobren sus haberes. Por eso queremos desenmascarar lo que se pretende con la expulsión de De Vido, que nada tiene que ver con la postura de la izquierda porque, como ya hemos dicho, no es que se expulsa a De Vido y va a haber un patrullero esperándolo en la puerta para meterlo preso. Puede ocurrir lo mismo que sucedió con Aníbal Ibarra, que nunca fue preso a pesar de que fue destituido. Por eso este ataque de moralina republicana de Cambiemos, de Carrió y tantos otros es para hacer campaña electoral y para tapar los grandes hechos que quieren debatir y solucionar los trabajadores de los sectores populares, como la situación de PepsiCo, respecto de la cual este Congreso Nacional ha dicho que no se puede hablar. Se dice que De Vido empaña la honorabilidad de esta Cámara. ¿De qué honorabilidad estamos hablando? ¿La del acuerdo de Macri con Massa y el Frente para la Victoria en el Senado para pagar a los fondos buitre corruptos? ¿La del blanqueo de capitales corruptos? ¿Cuál es el honor del Senado, que votó a los jueces del dos por uno a los genocidas? ¿Dónde está la honorabilidad? ¿Dónde está la moral de Carrió, que embiste contra la izquierda? ¿Es la moral que defendió la alianza de De la Rúa y Cavallo, con muertos en el argentinazo? ¿Es la que pide a reconciliación a los genocidas? ¿Esa es la moral? ¿Cuál es la moral de Macri? ¿La que condonó la deuda a su padre? ¿La de los negocios que hizo con la dictadura? ¿Cuál es la moral del gobierno? ¡Se les cae la careta! ¡Es un verso! Es el uso electoralista de De Vido. Por eso, claro que el antecedente es peligroso. El gobernador de Mendoza está usando la biblia moral contra los diputados y senadores del Frente de Izquierda que han apoyado la lucha y dice que hay que destituirlos. Patricia Bullrich, por su parte, actuando de abogada defensora de PepsicCo, dice que la izquierda es responsable de que cierren las fábricas. El objetivo del gobierno no es De Vido, sino los trabajadores y la izquierda, que apoya la lucha contra el ajuste y el endeudamiento a cien años. Por eso, claro que desafiamos al presidente Macri, que pregunta de qué lado estamos. ¡Macri está del lado de los ricos, de los negocios de los corruptos, de la moral de PepsiCo! Por eso se reunió con el presidente norteamericano Donald Trump, reaccionario repudiado por todo el mundo. La moral de Macri es la represión. La moral de la izquierda está del otro lado, en apoyar a los luchadores y a los trabajadores contra el ajuste y la corrupción. Es la moral de Carlos Fuentealba, de Mariano Ferreyra y de nuestros desaparecidos que dieron la vida contra los gobiernos capitalistas y corruptos. Nos van a encontrar en las trincheras construyendo una alternativa política de los trabajadores para luchar contra los gobiernos corruptos, el anterior y el actual. Este es el debate que está planteado alrededor de este tema. Por eso no nos vamos a prestar a las maniobras del gobierno, no vamos a votar en contra como el Frente para la Victoria, vamos a seguir reclamando cárcel para los corruptos y nos vamos a abstener en la votación. Ya hemos denunciado los aprietes mafiosos para aquellos que nos queremos abstener. La postura de Izquierda Socialista es la abstención y con esa postura seguiremos luchando para que los De Vido y todos los corruptos vayan presos.
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señora presidenta: ante todo quiero aclarar el sentido de mi voto. Quiero dejar establecido que cuando hubo que decidir sobre un desafuero para un allanamiento, voté a favor. Si viene un pedido de un juez por el desafuero, voy a votar a favor de éste, y lo haré por principios, sea quien sea el diputado, así sea mi papá o mi abuelita. También aclaro que he sido duramente crítica en este recinto con muchas de las políticas del kirchnerismo y de su ministro de Planificación, como lo pueden avalar muchos diputados del Frente para la Victoria, como Recalde, Di Tullio o Conti. Y si no, están los archivos de mis intervenciones. También aclaro que no soy defensora del diputado De Vido ni estoy a favor de la corrupción, pero no voy a aceptar entrar en la trampa de esta decisión discrecional, de esta parafernalia electoralista, política y mediática recomendada por el señor Durán Barba, aparentemente también conocido como “el teñido”, que ha indicado que el oficialismo no debe hablar del desastre económico que estamos atravesando, de la crisis social, de los brotes verdes, del segundo semestre ni de la lluvia de inversiones, y por supuesto debe ocultar la aberración que se está produciendo en estos días, que es la entrega de décadas de investigación científica y técnica de la Argentina a través de este intento de privatización de ARSAT. Aparentemente, los tribunos y fiscales del oficialismo actúan indignados contra la corrupción de algunos miembros del gobierno anterior, y a veces con razón, pero parecen manejarse como si los principales referentes de su fuerza política, y en especial el más importante referente de ella, fueran princesitas virginales azoradas ante procesos de corrupción. En este sentido, a veces se dice por parte de esos fiscales de la República, como una alabanza, que Mauricio Macri llegó al gobierno siendo millonario. Lo que no aclaran esos fiscales de la República es cómo llegó a ser millonario. En este sentido voy a tomar ciertos aspectos de mi formación profesional y cierto amor por la historia, y me voy a preguntar cómo se hizo millonaria la familia Macri a partir de ese lejano 1949, cuando Franco Macri llegó como inmigrante italiano de las posguerra, a vivir en la Argentina con su padre, que ya tenía una vivienda otorgada por la fundación Eva Perón en el barrio Ciudad Evita de La Matanza. En este sentido, adelanto al diputado Pablo Tonelli, al diputado Mario Negri y en especial a los diputados radicales que vienen de la tradición de Leandro Alem, de Mosconi, de Illia y tantos otros más, que antes de acusarme de defensora de corruptos y de estar a favor de la corrupción me digan qué opinión tienen acerca de algunos hechos de la historia. Por ejemplo, en 1982, cuando se produce la estatización de la deuda privada del grupo Macri por parte de Domingo Cavallo durante la última dictadura militar. Eran 350 millones de dólares, por los cuales en estos años hemos pagado más de 3.500 millones de dólares, es decir un monto equivalente al bono por el cual nos endeudan por cien años. Es decir, nosotros, nuestros hijos, nietos, bisnietos y tataranietos seguiremos pagando el monto que se le perdonó a la familia Macri en su momento. Otra cita es la de 1989, cuando se hizo el contrato entre Mauricio Macri y Juan Carlos Rousselot para la construcción de las cloacas de Morón. ¿Qué opinan de eso? También figura 1991, con el contrabando de autos de la empresa Sevel, presidida por el señor Mauricio Macri, con una estafa al fisco por 450 millones de dólares. Fue sobreseído en el 2001 por la Corte automática del menemismo, y hay que reconocer que cuando se hace juicio político para destituir a los jueces corruptos de la Corte del menemismo, entre las cinco causas más graves por las cuales se los acusa está la llamada “causa Macri”, que fue el sobreseimiento de Mauricio y Franco Macri por el contrabando de los autos. Seguimos. En 1991 se produce el escándalo de Manliba en la Ciudad de Buenos Aires, un escándalo que se arrastraba desde 1979 y fue solucionado por el intendente menemista Carlos Grosso, que a su vez había sido gerente del grupo Socma, cuyo titular era Macri. Además, en el año 1995, con el decreto de Domingo Cavallo, que se llamó “Decreto Sevel”, se condonaba la deuda de 450 millones de dólares como consecuencia del contrabando que se había hecho. En el 2001 la comisión investigadora de la Cámara de Diputados de la Nación constata la fuga de capitales de las empresas SIDECO, Socma, Socma Americana y Correo Argentino, todas del grupo Macri, por más de 50 millones de dólares. Año 2011. No queda claro cuál es la relación de Mauricio Macri con el señor Raúl Martins, que ha financiado varias veces sus campañas electorales. Es bueno saber que el señor Raúl Martins es propietario de redes de prostíbulos, siendo que los más famosos están en Cancún, Méjico, y es tratante de personas. Esto lo sé por un caso cercano de una chica de dieciocho años que la invitaron a un hotel de Cancún para trabajar como administrativa y ganar experiencia en la administración de hoteles, y cuando se quiso acordar se dio cuenta de que el tema era la prostitución. Salteo porque se me acaba el tiempo. En el 2016/17 tenemos los Panamá Papers, que acá se silenciaron, pero fue un escándalo internacional, el Correo Argentino, Avianca, Autopistas del Sol, y el decreto por el cual se amplía el blanqueo de capitales a los parientes y amigos del presidente de la Nación; también Odebrecht, que está preocupando tanto al primo Calcaterra como al amigo Arribas. ¿Qué nos quieren decir? Hago esta reseña para que los señores del oficialismo tomen conciencia de que esa famosa riqueza del grupo Macri no se hizo ahorrando monedas en una alcancía, y que de alguna manera si vamos a luchar contra la corrupción, vamos a luchar en serio, pero acá que no vengan a hacerse las princesitas virginales, y que no digan que aquél que no cae en la trampa de la parafernalia electoral está a favor de la corrupción. No les voy a permitir que me pretendan dar una lección de moral y ética política, y no voy a ser cómplice de estas indicaciones de Durán Barba, porque acá tendríamos que estar discutiendo la irresponsabilidad...
...
SRA. PRESIDENTA , (): Ya se le ha agotado su tiempo, señora diputada.
...
SRA. , (): ...la bicicleta financiera y el hecho de que el 60 por ciento de nuestros chicos están en la pobreza. Esto es lo que tendríamos que discutir. Galopamos hacia un precipicio y no aceptamos maniobras distractivas. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra el señor diputado por Salta.
...
SR. , (): Señora presidenta: mi primer gran reconocimiento es al personal de la Cámara, que dejó sus vacaciones para venir hoy a esta sesión. ¡Qué apuro por esta sesión! No entiendo nada. ¿Por qué piden una sesión especial curiosamente dos semanas antes de las elecciones? ¿No les dan los números en las elecciones al igual que hoy en el recinto? (Aplausos.) Cuando se hacen bien las cosas, como gobierno, como persona, no hace falta ni armar algo ni carteles en la calle, porque la gente siente que se le están solucionando los problemas. Para que no quedara ninguna duda, yo me quedé desde la semana pasada; no vaya a ser que el avión por hache o por be, por la niebla o porque se pierda, no llegue. Yo no estoy a favor de la corrupción. El diputado De Vido –que en este momento no está presente- podría haber hecho lo que yo hice cuando se armó una causa penal en mi contra: pedí que me investigaran y que me den licencia para que nadie diga nada. Pero, curiosamente, esta Cámara no me la dio porque quedaba mal que pidiera que me investigaran. Creo que un gesto de humildad de parte del diputado De Vido hubiera diluido toda la campaña electoral armada de un lado o del otro. ¿Cuántas sesiones más vamos a hacer para hablar de los políticos y no de los problemas de la gente? Parece que en el gobierno nacional no hay otro camino que hablar mal de los otros y tapar esto y lo otro. La solución es una sola, y está en todos lados: no sólo hay corrupción en el gobierno anterior, sino que también la hay en el gobierno actual pero, curiosamente, nadie dice nada. La mayor corrupción creo que la estamos cometiendo todos los políticos: no resolver los problemas de la gente. Al contrario; le estamos trayendo problemas. Si nosotros no nos metiésemos, puedo asegurar que la Argentina andaría mejor. Las últimas leyes solo han servido para solucionar problemas políticos y de campaña. ¿Cuándo vamos a tratar los temas de la gente? ¿Cuántas sesiones quieren para resolver los problemas de los otros o para echarse la culpa de unos a otros? ¿Por qué no hicieron esta sesión después de las vacaciones? Yo no me voy de vacaciones, pero lo digo para que estemos todos, ya que me encantaría que el tablero refleje que hay 257 diputados presentes. Ese día seríamos todos argentinos. Que no falte nadie. Que todos vengan a trabajar con la pala en la mano, en el buen sentido de la palabra. No tengan ninguna duda. Así, podríamos analizar una y otra idea, pero para resolver los problemas de los argentinos y no para decir que aquéllos son corruptos y nosotros, santos. ¡No! Yo estoy en el medio, señora presidenta; acuérdese. Ni unos ni los otros. Hasta ahora no hemos resuelto nada. Mi línea de conducta siempre va a estar alejada de la corrupción. Nunca van a escuchar una acusación de corrupción contra Alfredo Olmedo. Me pueden criticar por distintas cosas, pero nunca por la corrupción. Pero eso lo sabemos desde antes de que sean candidatos. Entonces, a la Justicia le digo que actúe antes de que sean candidatos, así no llegan acá, ya que desde el pueblo después dicen que se amparan en los fueros y que esta es una cueva de equis tipo de personas. ¡No! Acá estamos los representantes del pueblo. Si la Justicia no actuó cuando tenía que hacerlo, esa es responsabilidad de la Justicia. Nosotros no somos jueces. Tampoco tenemos que andar corriendo a los demás diputados a ver qué denuncia le hacemos. Prueben laburando para resolver los problemas del país y no para hacer una denuncia por acá y otra por allá. El país está harto de las denuncias, de vernos pelear entre nosotros y de que no resolvamos los problemas de la gente. Al contrario; estamos ocasionando los problemas. Espero que las PASO terminen rápido. Yo pedí que las suspendan porque el resultado ya está muy claro y casi que no hay internas en ningún lugar del país. Espero que para las próximas PASO se haga una reforma institucional para dejar de gastar dinero en el mal chancho. A la democracia la amo, pero se puede ser más simple y sencillo en las cosas, máxime cuando hay una vocación de servicio. Durante la campaña todos dicen que tienen vocación de servicio, pero después muchos de ellos toman el poder para resolver los problemas de su familia y no los de la gente. Si actuásemos de otra manera, otra Argentina tendríamos por delante. Con total respeto y humildad, como siempre lo hago, pido a la Cámara de Diputados que empecemos a resolver el problema de la gente, que no es De Vido; el problema de la gente no es si alguien del gobierno en este momento está haciendo mal una cosa. El problema de la gente es de fondo. Los pobres, no importan cuántos sean, son pobres, y hay que ayudarlos como corresponde. No hay que hundirlos más. La Justicia se tiene que ocupar de los corruptos, porque para eso existe. Pero claro: la Justicia mira al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo y dice: ¿qué harán si tomo cartas en el asunto de De Vido o de algún gobernante? Cuando esta Cámara tomó una decisión política en contra de la Justicia, yo fui el único que respetó a la Justicia. Entonces, también tiene razón la Justicia. Respetemos la independencia de la Justicia y que actúe sola, sin importar quien está en el gobierno. Habría que buscar el mecanismo para que no se pueda politizar un juez cuando investiga a alguien que está en el poder de turno porque, de lo contrario, nunca lo procesará. Después, de un día para el otro, pasan a ser directamente malos en un ciento por ciento. No es ni una cosa ni la otra. Cuando alguien tiene que explicar lo inexplicable, está afuera de la ética. Hay un gran líder, que se llama Dios, y cuando no se le teme a Dios es porque no se le teme a nada y no tiene nada para perder, por no decir que algunos son unos “caraduras”. Pido a los diputados y diputadas que trabajemos por esa Argentina profunda y grande, a fin de que no nos invadan los problemas políticos por encima de los de la Nación.
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señora presidenta: estos últimos días escuchamos a la diputada Carrió, que ahora no está, hablando de la izquierda, que ha vivido un ataque sistemático, tal como ya lo habíamos vivido en las últimas sesiones. Con la inestimable ayuda de los medios masivos de comunicación esta semana se ha atacado a la izquierda y, lamentablemente, también se ha sumado la diputada Ciciliani. ¿Por qué atacan a la izquierda? ¿Porque queremos imponer otra agenda? ¿Porque traemos los problemas de cientos de miles de despidos en el país, que acá no se quieren discutir? ¿Porque están preparando la reforma laboral para avanzar con la flexibilización de los trabajadores? Evidentemente, ese es el problema que existe con la izquierda, porque estamos dispuestos a discutir la corrupción. Por supuesto: esta discusión la afrontamos aquí y en la calle, pero queremos hablar de toda la corrupción. Quiero mencionar algunos olvidos que ha tenido la diputada Carrió, porque en su alocución no habló de la gran estafa nacional al país que ha sido la estatización de la deuda externa, de la cual el presidente Macri, su familia y sus grupos económicos se han beneficiado, pero no han devuelto ni un peso al país. También se ha olvidado de Odebrecht. Hay que decir que en 2015 ha financiado la campaña de todas las fuerzas políticas, menos la del Frente de Izquierda. La diputada Carrió también se olvidó del pequeño soborno de 850.000 pesos que recibió Arribas. Todavía no se sabe qué pasó con eso. Recordamos que el Frente de Izquierda votó en contra de la millonaria ayuda a Repsol, pero el bloque que ella integraba en ese momento se abstuvo. Entonces, le decimos a la diputada Carrió y al bloque Cambiemos que, por supuesto, queremos debatir la corrupción, pero no vamos a montarnos en este circo que están llevando a cabo para conseguir votos en la campaña electoral. ¿Qué pasa si hoy votamos la expulsión de De Vido? Se va a la casa. ¿Va a ir preso? No. Se va a la casa. ¿Se avanza en las causas judiciales? No. Hay otro olvido que ha tenido la diputada Carrió: no mencionó a la Justicia ni a los jueces. ¿Qué pasó con Cambiemos? ¿No consiguió un juez como el de la servilleta o un juez amigo, como el que ha salvado al presidente Macri, para pedir el desafuero del diputado De Vido y avanzar con las causas judiciales? ¿Qué es lo que pasó? Porque si fuera así, si estuviéramos debatiendo un desafuero pedido por un juez, por supuesto que estaríamos votando a favor. Pero lo que hoy quieren hacer es una maniobra política mediática para decir que pelean contra la corrupción, pero impiden que se avance en el castigo a los corruptos. Por eso hacen esta maniobra de asociar a la izquierda con De Vido. ¿Quién puede creer que nosotros, como ya dijeron mis compañeros, desde el Frente de Izquierda tenemos algún interés mancomunado con De Vido, con todo lo que fue su gestión y con los corruptos de ese gobierno? Nadie. No nos cabe ninguna duda de que De Vido fue parte del entramado de la corrupción de la obra pública, con la que se han enriquecido los grandes empresarios de nuestro país en los últimos años, mediante los José López, los Báez, etcétera. Por eso denunciamos que a partir del consejo de Durán Barba en el sentido de no hablar de los problemas económicos y sociales, que ha calado fuerte, se les ocurrió montar esta gran maniobra a tres semanas de las elecciones, a fin de que la crea el conjunto de la sociedad, que por supuesto está muy enojada con los hechos de corrupción que han manchado a los bloques del oficialismo y de la oposición -aunque no al Frente de Izquierda- cuando han estado vinculados con el poder. Por ese motivo, desde el bloque del Frente de Izquierda, planteamos que para combatir la corrupción, los jueces deben ser elegidos mediante el voto directo y popular. Además, se debe convocar a los juicios por jurados, los que tienen que ser transmitidos por radio y televisión. Esta es la única forma de avanzar sobre la corrupción. Por eso nosotros encarnamos una pelea contra la corrupción durante todas las décadas en las que las empresas se han llenado de dinero. Señalo esto porque, si bien aquí se habla de los funcionarios, también sería interesante conocer cuáles son las empresas que se enriquecieron a través de la Cámara de la Construcción. Nosotros peleamos por acabar con la corrupción y, como señaló mi compañero de bloque, por el establecimiento de un gobierno de los trabajadores. Ello es así porque, precisamente, estos últimos son los únicos que tienen las manos limpias. De manera tal que desconocemos esta maniobra y, por supuesto, la de plantear una inhabilidad moral. ¿De qué moral hablan aquellos diputados que tienen las manos sucias y encubren al presidente, que está vinculado con los negocios de los Panamá Papers, de Avianca y del Correo Argentino? Nosotros no tenemos nada que ver con eso. Por ese motivo denunciamos esta maniobra y planteamos que para avanzar en una verdadera pelea contra la corrupción no solamente hay que discutir respecto de ésta última y su relación con el kirchnerismo –por supuesto que sobre eso no hay ninguna duda-, sino también de aquella en la que está involucrado el gobierno actual.
...
SRA. PRESIDENTA , (): La Presidencia informa a los señores diputados que han finalizado las exposiciones correspondientes a los bloques. A continuación se dará inicio a las participaciones individuales. Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señora presidenta: quiero aprovechar estos minutos para exponer en forma sintética y precisa los fundamentos constitucionales, institucionales e históricos que avalan la decisión de excluir al diputado De Vido de esta Honorable Cámara. Posteriormente me referiré a las profundas razones éticas y políticas de la decisión personal que me impulsaron a promover uno de los proyectos que estuvieron a la vista de la Comisión de Asuntos Constitucionales. Necesariamente voy a tener que hacer referencia a las posiciones de quienes hoy han venido a este recinto para defenderlo. Por último, haré un ruego público para que la impunidad no salga victoriosa de este recinto. ¿Tiene esta Honorable Cámara la facultad de expulsar de su seno a uno de sus miembros? De eso no hay duda. Así lo expresa lisa y llanamente el artículo 66 de la Constitución Nacional. ¿Esa decisión está condicionada en la Constitución Nacional? ¿Nuestra Carta Magna establece que debe cumplirse algún otro requisito, más allá del sano juicio de este cuerpo colegiado, que es el pilar del sistema democrático? En absoluto. Los más reconocidos constitucionalistas de nuestro país coinciden en que tal facultad existe para salvaguarda del decoro de esta Honorable Cámara, que es pilar de la institucionalidad argentina. Están de acuerdo en cuanto a la amplitud de las razones que pueden llevar a ejercer tal potestad. Se trata de motivos que no están predeterminados, sino que son incidentales a la propia dinámica institucional de esta Honorable Cámara. Unánimemente sostienen que estamos en presencia de un procedimiento político y no de un proceso penal. Únicamente a modo de ejemplo podemos citar, entre otros, a González Calderón, Linares Quintana, Bidegain, Miguel Romero, Ramella, Bidart Campos, Ekmekdjian, Gelli, Badeni y Quiroga Lavié, cuyas citas textuales solicito que se inserten en el Diario de Sesiones. La enumeración revela que esta interpretación no tiene fisuras en la doctrina. La Constitución Nacional no exige para la exclusión ninguna otra causa que el mérito de las dos terceras partes de los miembros presentes sobre la necesidad o no de aplicar esta medida a uno de ellos. A continuación voy a referirme a los casos concretos. En estos días se ha dicho que no es posible excluir al diputado De Vido, a pesar de la enorme cantidad de causas judiciales en las que se encuentra en condición de procesado, indagado o imputado. Todas ellas son por delitos cometidos contra la administración pública. Se dijo que no es posible excluirlo porque ninguna de esas causas ha concluido aún en una condena. ¿Pero quién dijo que el motivo de la exclusión tiene que ser una condena judicial? ¿De dónde se desprende ese requisito? Lo que estamos merituando aquí es un perfil ético. Es una acumulación de sospechas de tal magnitud que los jueces y fiscales de todo el país investigan por corrupción al diputado De Vido. Se trata de una sospecha que con su sombra enturbia a esta Honorable Cámara y que en la percepción de los ciudadanos la asemeja mucho más a una guarida de ladrones que al recinto en el que debe fundarse ese marco normativo común de nuestra democracia. Éste no es un juicio penal. Muy por el contrario, no estaríamos aquí teniendo que tomar esta decisión extrema si oportunamente la Justicia hubiera concluido con alguna de las tantas causas en las que desde hace más de una década se investiga al diputado De Vido. ¿Cuántos problemas se hubiera evitado al pueblo argentino si una Justicia eficaz y oportuna hubiese actuado? ¿Cuántas vidas se hubieran salvado si alguien hubiese detenido a tiempo el latrocinio que la Argentina sufrió en la última década? Hoy estamos frente a un problema de indignidad, entendida ésta como la falta de condiciones de ética pública. Nos encontramos frente al escándalo que significa compartir nuestras bancas con alguien que acumula un elevado grado de sospecha de haber cometido uno de los delitos más aberrantes para la Constitución Nacional, que es la corrupción, considerada en su artículo 36 como un atentado contra el sistema democrático. En la Convención Constituyente de 1994, el convencional Antonio Cafiero señaló, en relación con el artículo 36 de nuestra Carta Magna, lo siguiente: “Probablemente el artículo sobre ética pública no tenga precedentes en el constitucionalismo comparado, pero si queremos conservar esta forma de gobierno, uno de los males de la democracia que deberemos atacar es el de la corrupción, que es lo que un autor moderno denomina como la cleptocracia. Justamente es este mal que se extiende por las democracias más avanzadas, por las menos avanzadas y por las más subdesarrolladas”. Este artículo 36, que la clase política tiene escondido y sin reglamentar, perfectamente podría ser la base constitucional para impedir que personas con estos prontuarios sean candidatos a cargos electivos. Tenemos que darnos muy pronto este debate en esta Honorable Cámara, a fin de que los procesados por delitos de corrupción, al igual que los procesados por delitos de lesa humanidad, ni siquiera puedan aspirar a ocupar una banca. Ese enorme politólogo argentino que es Guillermo O´Donell, al analizar las democracias contemporáneas decía que todas las constituciones son el resultado de la combinación de tres principios: el liberal, el republicano y el democrático. Guillermo O´Donell decía que el componente más débil del sistema democrático de la Argentina es el elemento esencial del principio republicano, que es la separación entre la esfera pública y la privada y que encuentra en el hombre virtuoso a aquel que se dedica a lo público sin permitir que los intereses privados interfieran en esa tarea. Si bien no supimos desarrollarlo, se encuentra en la base misma de la Constitución Nacional, en su artículo 36, que sabiamente incluyeron los constituyentes de 1994, a la vista de la degradación en materia de ética y corrupción, que en aquel momento ya estaba en la Argentina. Por eso no me cabe ninguna duda de que estamos ejerciendo una función con estricto sentido de justicia. Y precisamente haremos justicia al honor de esta Cámara de Diputados si expulsamos al diputado De Vido de su seno. Cada vez que se utilizó esta facultad se generó este mismo debate. Entonces, es bueno analizar los antecedentes que obran en la materia para ver que no estamos innovando, sino haciendo lo que los precedentes de esta misma Honorable Cámara ilustran. En 1925 los diputados Olmedo Cortez y Núñez fueron excluidos, cuando pesaba sobre ellos una imputación de la Justicia provincial de Mendoza. En 1940, cuando se excluyó al diputado Guillermo Bertotto, había una denuncia originada en una investigación del Honorable Senado. Respecto de este caso, sugiero la lectura del correspondiente Diario de Sesiones, donde se consigna claramente que después de haberse excluido al diputado Bertotto se puso en conocimiento al agente fiscal, a fin de que si había una causa penal la investigara. No voy a repetir los casos del 91 y del 2002. Tampoco voy a hablar de los casos de Sanmartino y Rodríguez Araya del 48, o de Cattáneo del 49, cuyo motivo de exclusión fue simplemente el de pronunciar palabras agraviantes contra el entonces presidente Juan Domingo Perón. En ninguno de esos casos había condena judicial anterior. Por eso la existencia de pronunciamientos serios y contestes de distintas instancias del Poder Judicial en contra del diputado De Vido garantiza la objetividad en el estado de sospecha. Debo hacer una referencia a quienes hoy van a apañar a De Vido y evitarán que el diputado De Vido abandone este seno. Voy a preguntar a los diputados de la izquierda qué les pasó, que hace pocos años, cuando reclamaban por la injusta muerte de Mariano Ferreyra, acusaban la sociedad entre De Vido, Cirigliano y Pedraza. ¿Qué les pasó que hoy vienen a defender los fueros de uno de los que ustedes vindicaban como responsable de la muerte de su compañero? ¿Qué les pasó que nadie defiende en este recinto a los cincuenta y dos muertos de la tragedia de Once? ¿Qué les pasó a los que hace unos meses se fueron del bloque del Frente para la Victoria porque no querían ser cómplices de evitar el allanamiento pero que hoy vienen a preservar los fueros del diputado De Vido? (Aplausos.) A los diputados del Frente para la Victoria quiero preguntarles qué les pasó. Leeré textualmente lo que decía la candidata Cristina Fernández de Kirchner: “¿Saben qué está demandando la sociedad? Que por favor alguien vaya preso en este país, alguna vez, por los delitos que se denuncian muchas veces en los medios pero que jamás llegan a ninguna conclusión.” Ojalá la corrupción fuera solamente lo que la gente piensa: los autos de lujo, las carteras Chanel, las perlas más caras del mundo, las casas con pajareras, los viajes en aviones del Estado con las amantes. Pero la corrupción no es eso. La corrupción es cada papá que hoy falta de su casa porque una mañana de febrero tomó el tren para ir a su trabajo y nunca llegó. La corrupción son esos chicos cuyos padres no los vieron crecer o que quedaron solos y a los que la vida se les hizo dos veces más difícil. La corrupción es cada zapatilla embarrada de una cuadra sin asfalto, es cada diarrea de los chicos que no tienen agua ni cloacas en las villas de la Argentina. Esa es la corrupción y esto es lo que nos tiene que doler e indignar a todos. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Vaya terminando, señora diputada.
...
SRA. , (): Un minuto más, señora presidenta. En cada perla, en cada bolso revoleado por arriba de las paredes de un convento hay mucho más que miles de billetes; hay miles de futuros que les han sido robados a los argentinos y que tenemos que recuperar. Por la memoria de las víctimas de la corrupción, por la Argentina que quiero dejar a mis hijos, y por la dignidad de esta Cámara, les pido por favor, señores diputados, que reflexionen y excluyan a los corruptos de este cuerpo para que no todos seamos puestos en la misma bolsa. (Aplausos. Varios señores diputados rodean y felicitan a la oradora.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra el señor diputado por Entre Ríos.
...
SR. , (): Señora presidenta: no me sorprende el circo que acaba de hacer la señora diputada preopinante. Estamos acostumbrados a verla exaltada –como estaba, pero sin discutir la cuestión de fondo que atañe a esta sesión. Tal como señaló hoy el compañero Cleri, venimos a defender la Constitución Nacional. Están haciendo un juego peligroso para el sistema democrático, republicano y representativo, y una interpretación falaz de la Constitución Nacional. El objetivo no es Julio De Vido sino excluir el 10 de diciembre a la compañera Cristina Fernández luego de resultar electa senadora nacional. Así lo ha dicho el señor diputado Amadeo en una reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales días atrás. No me sorprende que quieran excluir a la compañera Cristina, y por eso quieren sentar el precedente con el compañero De Vido. Hace unos días en los medios nacionales una diputada dijo: “nos lo llevamos puesto”. Llamativamente, no se encuentra presente en este momento, pero a esto también nos tiene acostumbrados la señora diputada Carrió. El pueblo exige a los dirigentes políticos que lo defendamos desde nuestras bancas del gobierno neoliberal que sistemáticamente viene quitándole sus derechos desde el 10 de diciembre de 2015. Los comercios están cerrando y los trabajadores se están quedando sin trabajo. Prueba de ello son los trabajadores de PepsiCo que vimos hoy. La alianza Cambiemos, que nos gobierna desde el 10 de diciembre de 2015, no tiene un solo logro económico para mostrar. Por eso inventan este circo. Sinceramente, lamento que el pueblo argentino tenga que ver que esta tarde estamos discutiendo sobre la base de nada, porque las causas contra el diputado De Vido son anteriores a su asunción como legislador. El pueblo se los va a reclamar; ya se los está reclamando, y seguramente, tanto el 13 de agosto como el 22 de octubre, les va a pasar esta factura. Es imperdonable lo que desde el gobierno nacional se está haciendo al pueblo argentino.
...
SR. , (): No quiero dejar pasar esta oportunidad sin decir a ese pueblo que nos está mirando que piense muy bien a quiénes va a elegir para que sean sus representantes a partir del próximo 10 de diciembre. Vienen la flexibilización laboral, las AFJP, el aumento del IVA, la modificación de la edad jubilatoria y su movilidad. Vienen por nuestros derechos. Ante esta situación debemos decirle que la televisión miente y la heladera no. Háganse cargo del desastre que están haciendo y respeten la Constitución porque se la quieren llevar puesta, como se llevaron puesta la ley de financiamiento educativo, dejando sin paritarias a los docentes. Vinieron con el cuento de la República y se la quieren llevar puesta. Este bloque del Frente para la Victoria no lo permitirá. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: he escuchado con toda la atención posible, y por su tono, la explicación del señor diputado De Vido. Debo decir que me recordó con toda intensidad a una lectura de mis años mozos El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde. Ustedes saben que Dorian Gray había acumulado todas las indignidades que la vida de la época le ofrecía acumular. Su rostro era impoluto, pero su retrato se degradaba día a día con cada una de las indignidades que cometía, y él se sobresaltaba porque iba a ver su retrato y ahí veía su verdadero rostro. Cuenta Oscar Wilde que un día Dorian Gray quiso explicar, dar razones, mostrar que era bueno, y después de ese intento pensó: bueno, mi retrato va a mejorar en algo porque ahora estoy explicando y dando razones. Y corrió a donde tenía escondido su retrato, lo abrió y vio que éste seguía con los rasgos de todos los vicios, pero le había agregado el rasgo de la hipocresía. No sólo no había mejorado su rostro sino que le había agregado ese rasgo. Por lo menos a mi modo de ver, eso es lo que hoy logró el diputado De Vido con su larga exposición. Digo esto para que no se confundan los fundamentos que daré sobre por qué se está transitando el camino del pantano y se está llegando a él. Muchas veces, queriendo o sin querer, se tira con pólvora mojada, como han hecho con el diputado De Vido, al sostener que hay que ir por el camino del artículo 66 de la Constitución Nacional una norma genérica que establece claras facultades disciplinarias de esta Cámara, contrariando el principio que se enseña en todas las facultades de derecho del país, según el cual, cuando hay una norma para una situación específica, prima sobre la general. Acá hay una situación específica: los cinco procesos que menciona el dictamen de mayoría que tiene el diputado De Vido, algunos firmes, y otros no sé cuántos treinta, dieciocho, quinientos en los que aún no está procesado, y que creo terminarán con sus huesos en la cárcel y, confieso, lo deseo. Pero caminemos por el camino de la Constitución. Se invocan como causales de indignidad los procesamientos, y no se advierte que se fundan en hechos anteriores. El procesamiento es un acto de otro, del juez que lo decreta, y el acto de otro nunca puede convertir en digno o en indigno un acto mío. ¿Alguno de los que firman este dictamen cree que el famoso cura Grassi se convirtió en indigno el día de 2001 en que fue procesado y no cuando abusó de los niños? No, el cura Grassi se hizo indigno el día que abusaba. Esos hechos de abuso fueron puestos en evidencia, afortunadamente metidos en un proceso judicial, probados y condenados. Pero la indignidad no nace con el procesamiento sino con los hechos que fundamentan el procesamiento. Me sobresalta que, con la autoridad de los que han transitado y estudian el derecho constitucional, se haya dicho que la prisión preventiva es una excepción al principio de inocencia. No; según artículo 1° del Código Procesal Penal de la Nación, confirmado por la Corte, la presunción de inocencia cede –claro que no es absoluta- ante la sentencia firme. Repito: cede ante la sentencia firme; artículo 1° del Código Procesal Penal de la Nación. Los procesamientos se basan en hechos anteriores y la Constitución habla de la indignidad moral o inhabilidad moral. Ahora algunos diputados vienen con el diccionario en la mano y resucitan el método gramatical, que hace doscientos años, desde Savigny, se considera inadecuado y un arcaísmo, porque ya Justiniano lo había descalificado. Nos vienen a decir que, según el diccionario, “inhabilidad” es una palabra distinta a “incapacidad”, porque se requiere que ésta sea sobreviniente, mientras que la inhabilidad no. Sostienen que para la exclusión no se requiere nada, que se lo puede excluir sin nada. ¡Pero está el principio nullum crimen, nulla poena sine praevia lege, que establece que para que haya un castigo tiene que haber un acto tipificado! Nos dicen entonces que no es un castigo sino una medida disciplinaria. Pero la Corte dijo que la exclusión del síndico de una quiebra es una sanción que debe tramitar como tal. ¡Qué raro! La exclusión de un síndico es una sanción y la exclusión de un diputado no. Hay un proyecto de la diputada Carrizo y otro que presenté yo, que es por donde debemos transitar, porque por el camino del pantano vamos a terminar en el fracaso. Ojalá me equivoque. Votaré disciplinadamente con mi bloque, pero no se puede aceptar el principio maniqueo el maniqueísmo le ha hecho mucho daño al mundo y a la sociedad de que los que no están de este lado son todos canallas y los que están de este lado son todos buenos. No es así; hay canallas y buenos de los dos lados. Transitar por el camino del pantano está excluyendo a nobles diputados como son los del Frente de Izquierda que por principio, por defensa de lo que entienden deben defender, no acompañan el dictamen de mayoría. Demos una política para que ellos nos acompañen y para que De Vido quede excluido, con suspensión y sin los fueros, y si hay que meterlo preso, que lo metan preso, pero por el camino de la Constitución. Con los argumentos expuestos, esto es lo que pido, señor presidente. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Santa Cruz.
...
SR. , (): Señor presidente: como santacruceño, hace treinta años conozco al diputado De Vido, y el año pasado solicité su exclusión de esta Cámara. El año pasado también pedí que por ser uno de los funcionarios con más causas de corrupción de la historia argentina, el diputado De Vido no asumiera como presidente de la Comisión de Energía y Combustibles. Hoy dijo que se sentía víctima de una persecución. Quiero decir al diputado De Vido a quien conozco y sé que debe estar escondido en su oficina, como se escondió en la lista de diputados de la provincia de Buenos Aires porque en la de Santa Cruz no podía participar que escuché todo lo que dijo sobre los planes que desarrolló en la Argentina. La única víctima de las políticas y de la corrupción llevadas adelante por el gobierno kirchnerista y ejecutadas por Julio De Vido fue el pueblo, y voy a hablar del pueblo santacruceño. Julio De Vido dijo que hizo rutas, que las caminó y que las vio. La ruta Bajo Caracoles-Las Heras se la pagaron a Lázaro Báez; nunca la hicieron. La ruta Pico Truncado-Gobernador Gregores se la pagaron a Lázaro Báez; nunca la hicieron. La ruta Puerto Deseado-Salado se la pagaron en un 100 por ciento a Lázaro Báez; nunca la terminaron. La ruta Comandante Luis Piedra Buena-El Calafate se la pagaron a Lázaro Báez; no la hicieron. La ruta Río Turbio-Río Gallegos se hizo el 30 por ciento; le pagaron el 100 por ciento. La ruta Comodoro Rivadavia-Caleta Olivia se la pagaron en el 100 por ciento; hizo nada más que el 30 por ciento. ¡Mil doscientos kilómetros de rutas! Cuando Julio De Vido bajaba a Santa Cruz no los vio. Eso significa pueblos santacruceños que no generaron trabajo, pero además impactó en la calidad de vida. Julio De Vido mencionó a YPF. ¡Vació YPF! Él autorizó la venta a Eskenazi y vaciaron YPF. Hubo peleas en Santa Cruz entre trabajadores, que terminaron con la muerte de un trabajador, el policía Sayago. Esa fue la política de YPF en el norte de la provincia de Santa Cruz, que hoy todavía continúa en virtud de la debilidad en la que dejaron YPF. En cuanto a las viviendas, hoy hay 2.000 viviendas en Santa Cruz que fueron cobradas al 100 por ciento y no están terminadas. ¡Cobraron el 100 por ciento y no están terminadas! Hay familias que con sus ojos permanentemente me plantean cuándo van a poder acceder. Ese es el efecto de la corrupción de las políticas de Julio De Vido en Santa Cruz. Por el tren de Río Turbio pagaron 300 millones de pesos. Dos días antes de irse hicieron una inauguración fenomenal de algo que no existe. Hoy los trabajadores de La Fraternidad que no saben qué va a pasar. Por supuesto, la corrupción se robó los 300 millones de pesos y Santa Cruz no tiene tren. Con respecto a YCRT, durante la gestión de De Vido murieron catorce personas adentro de la mina. Destinaron 15 mil millones de pesos para esas tareas. Al momento de hacernos cargo, el 1° de enero de 2016, la mina estaba en condición de abandono y producía menos que en 1946, cuando se sacaba el carbón a pico y pala. Esa es la corrupción. A pesar de que habían muerto catorce personas, los mineros trabajaban en condiciones de inseguridad. Esa es la corrupción de De Vido y del kirchnerismo en la provincia de Santa Cruz. La zona norte de la provincia de Santa Cruz no tiene agua, aunque mil veces anunciaron la realización de las obras. Días pasados estuve en las localidades de Perito Moreno y Los Antiguos, donde cobraron el ciento por ciento de las obras de gas y eléctricas pero nunca las hicieron. El pueblo de Santa Cruz tiene sensación de abandono. En el barrio San Benito de Río Gallegos, donde viven 20.000 personas, pagaron al proveedor la planta de líquidos cloacales, pero el contratista nunca la terminó. Esta es la consecuencia de la corrupción. Han devastado y humillado al pueblo de Santa Cruz. La corrupción lo dejó sin agua, sin cloacas y la gente no cobra el salario en tiempo y forma. Estas son las consecuencias de esta política. Pedimos la exclusión porque la víctima es la sociedad que en cada uno de los lugares del territorio nos reclama que los juzguen, los metan presos y que devuelvan lo robado. Es cierto que el pueblo no vota ladrones. Por eso el pueblo de Santa Cruz no los ha votado y han tenido que irse y esconderse en la provincia de Buenos Aires. Solicito a los legisladores que por el pueblo santacruceño, que no tiene agua ni cloacas, que padece la inseguridad y la intranquilidad de estar cien días sin clase ni justicia en su provincia, acompañen mi pedido de exclusión del señor diputado De Vido. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: cuando ingresé a la Cámara solo pedí no equivocarme, y en mi vida parlamentaria siempre voté siguiendo mis convicciones. Por eso, antes de entrar al fondo de la cuestión quiero decir que me parece totalmente abusiva esta inesperada caza para saber cómo vota cada uno y ponernos de un lado o del otro, si estaba o no en duda. Nunca estuve en duda porque siempre me asistieron los principios que me trajeron a esta Cámara. Cuando se enumera la cantidad de denuncias y procesamientos que tiene el diputado Julio De Vido, lo único que se hace es pretender que esta Cámara se ponga en el lugar del juez. De lo contrario, estaríamos evaluando otra cosa. Se habla de la evaluación política, la indignación y la inhabilidad, pero en verdad estamos evaluando si la Justicia actúa o no porque se están considerando antecedentes que obran en el ámbito judicial. Y no somos los indicados para analizar la inacción de la Justicia. Quizás deberíamos evaluar la actividad y la actitud que tienen los jueces. Por otro lado, con mucha premura y sin aceptar ningún descargo, los jueces tienen el tupé de intervenir organizaciones sindicales haciendo una demostración de fuerza y planteando temas referidos a la vida interna y la libertad de los sindicatos como cuestiones a juzgar en los tribunales. Sin enjuiciar la actitud de sus dirigentes, debo decir que la intervención del sindicato marítimo se utiliza para desregular la actividad laboral de los trabajadores de ese gremio. Además los jueces tuvieron mucha ligereza para actuar con grandes operativos policiales para reprimir y desalojar una planta como la de Pepsico, a 20 días de su cierre. Cuando se estaba discutiendo el conflicto sindical, una rápida actitud judicial aplicó la represión. A pesar de que hay mucho que reclamar a la Justicia, no estoy de acuerdo con la impunidad. Si llega un pedido de desafuero fundado, sea cual fuere el diputado, tendrá mi voto positivo y creo que el de la inmensa mayoría de esta Cámara. Tampoco estoy de acuerdo con quienes sostienen que tenemos que renunciar a los fueros. No lo planteo por algo personal sino por la legitimidad que tienen los diputados para expresarse con su voz y su voto en este recinto, sin ser interceptados por cualquier argucia o método que les impida ejercer legítimamente su cargo. No estoy de acuerdo con que nos pongan en blanco y negro, porque blanco y negro no es la corrupción. Hoy no estamos votando en blanco y negro la corrupción sino la democracia, y si asumimos el voto popular para dejarlo sin efecto y expulsar a un diputado. Las mayorías circunstanciales no alcanzan para justificar la exclusión de un miembro de esta Cámara, porque con ese criterio cualquiera de los presentes es pasible de expulsión. Considero que esto es antidemocrático y contradice el voto popular. Quiero referirme a la utilización de la tragedia de Once. No estamos juzgando a los responsables de los 51 muertos y los cientos de heridos. ¿Qué deberíamos decir ante lo ocurrido hace dos días cuando una compañera de mi gremio perdió la vida en un accidente en el que un tren se llevó por delante a un micro en el ramal Merlo-Marcos Paz? Con este criterio deberíamos pedir el juicio político al ministro Dietrich. Me parece que es una mala utilización de una tragedia y un drama traer a este recinto ese recuerdo. Creo que no debemos vulnerar la soberanía popular ni la Constitucional Nacional. Reitero que si la Justicia realiza un pedido de desafuero fundado de cualquiera de los diputados –en mi caso me excluiría yo mismo tendrá mi voto para que se haga justicia en los estrados judiciales, pero no en esta Cámara. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: teniendo presente que hemos dado inicio a esta reunión rindiendo homenaje a Eva Perón, en el contexto en el que estamos analizando un tema tan delicado como la corrupción no puedo dejar de traer alguna idea o algún pensamiento de Evita. Evita decía: “Dirigentes entregados a los amos de la oligarquía por una sonrisa, por un banquete o por unas monedas. Los denuncio como traidores entre la inmensa masa de trabajadores de mi pueblo y de todos los pueblos. Hay que cuidarse de ellos: son los peores enemigos del pueblo porque han renegado de nuestra raza. Sufrieron con nosotros pero se olvidaron de nuestro dolor para gozar la vida sonriente que nosotros les dimos otorgándoles una jerarquía sindical. Conocieron el mundo de la mentira, de la riqueza, de la vanidad y en vez de pelear ante ellos por nosotros, por nuestra dura y amarga verdad, se entregaron. No volverán jamás, pero si alguna vez volviesen habría que sellarles la frente con el signo infamante de la traición. Peor aún son, los que provenientes de ese pueblo lo traicionan, lo abandonan, lo venden, lo usan como moneda de cambio. Peor que un oligarca es un traidor a su clase.” Esto manifestó Evita al referirse a la dirigencia sindical, pero sin ninguna duda esto mismo es aplicable a toda la dirigencia. Iba a comenzar mi exposición de otra manera, pero como todos homenajeamos a Evita y la recordamos muy emotivamente, pensé que no debíamos dejar de lado su pensamiento. Vivimos en un sistema republicano, que se caracteriza por la división de poderes equilibrados: un Poder Ejecutivo, que tiene a su cargo la administración general del país; un Poder Judicial, que ejerce el control de legalidad de las leyes, entre otras cuestiones, y un Poder Legislativo con una Cámara de Diputados que representa al pueblo de la Nación. En el transcurso de la sesión, escuché hablar a muchos colegas que son abogados y parecía que estaban redactando sentencias o que se encontraban reunidos en un pleno judicial; pero nosotros no somos jueces sino que representamos al pueblo de la Nación que está empobrecido, entre otras razones, por la corrupción. No podemos hacernos los distraídos ante lo que quiere la sociedad. Sin duda alguna, serán los jueces quienes deberán determinar si nuestros actos son válidos o no. La jurisprudencia cambia constantemente y cuando se redactó la Constitución Nacional, la realidad era muy distinta; había otros valores y nosotros debemos intentar, por todos los medios, volver a los valores fundacionales de la patria. Me preocupan los que defienden al diputado De Vido. El diputado Giordano ha manifestado que, por salvar a la patria, se abstendrá en la votación, cuando los fundamentos que esgrimió alcanzan sobradamente para afirmar que no podemos tener en la Cámara a un hombre de esta naturaleza. No lo estamos condenando; simplemente le decimos que no puede representar al pueblo. El diputado De Vido, en un gesto de grandeza, podría haber pedido licencia y evitarnos este debate que, para muchos, es doloroso. De la misma manera, me preocupa el show del oficialismo dedicado a distraer frente a los fracasos de su gestión. En las tapas de los diarios y en todos los medios afirman que vienen a salvar al país de la corrupción; pero no debemos olvidar que, aunque el gobierno ha dicho que avanzamos hacia un nivel de pobreza cero, la cantidad de pobres aumentó. Se cerraron fábricas, hay despidos y la inflación ha mellado el bolsillo de los trabajadores. No estamos proponiendo que se sancionen leyes en contra de alguien; simplemente, sugerimos distintas normas tendientes a mejorar la calidad de vida de la gente. ¿Por qué no podemos quitar el IVA a los alimentos y a las tarifas de servicios públicos? No entiendo cuál es el motivo por el cual no podemos trabajar para mejorar el nivel de vida de la población. ¿Será porque lo propuso nuestro bloque? Nosotros vamos a acompañar con nuestro voto la expulsión del diputado De Vido. No tenemos problema en entender que la República tiene que avanzar en una sola dirección. No es unos contra otros. No es que la propuesta es mala porque partió de nosotros; todos, incluido el oficialismo, saben que es buena. Se puede hacer mucho, pero debemos tener en claro que la República puede avanzar en una dirección cuando se trata de la defensa de los intereses del pueblo. Ello se logra, sin duda, tratando de mejorar el nivel de vida de las clases populares. Lo haremos porque para eso ocupamos estas bancas como representantes del pueblo. Si somos representantes del pueblo para expulsar a De Vido, también debemos serlo para defenderlo de todo aquello que lo afecta, e indudablemente, si hay algo que afecta al pueblo es el empobrecimiento de las clases populares. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.
...
SR. , (): Señor presidente: en esta oportunidad, lo primero que quiero expresar es que no estamos en un juicio de responsabilidad penal. Simplemente, se trata de determinar la responsabilidad política del diputado De Vido. Si la Presidencia me autoriza, quiero leer el artículo 66 de la Constitución Nacional porque fue citado muchas veces durante el debate por los miembros de esta Cámara y pareciera ser que, según quién lo mencione, tiene una u otra interpretación. El artículo 66 dice claramente: “Cada Cámara hará su reglamento y podrá con dos tercios de votos, corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación, y hasta excluirle de su seno;…” Esto es justamente lo que intentamos hacer: excluirlo de nuestro seno por considerar que el diputado De Vido es indigno de representar al pueblo de la Nación Argentina. Cuando decimos que es indigno para representar al pueblo de la Nación Argentina, también tenemos que decir quién es el diputado Julio De Vido, que se desempeñó como ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios desde el 25 de mayo de 2003 hasta el 10 de diciembre de 2015. Es decir que durante todo el período kirchnerista tuvo a su cargo la obra pública con un presupuesto multimillonario. En su ministerio se manejaron cuestiones vinculadas con la energía, la minería, las comunicaciones y el transporte. Durante doce años y medio al frente de esa cartera tan importante, se transformó en un “superministro” con facultades realmente extraordinarias. Si el señor presidente me permite, quiero recordar los delitos que se le acusan: defraudación contra la administración pública, defraudación por administración fraudulenta, malversación de caudales públicos, enriquecimiento ilícito, cohecho, estafa, encubrimiento, asociación ilícita, abuso de autoridad, coacción agravada, usurpación de autoridad, amenazas, negociaciones incompatibles con los deberes de funcionario público, violación de los deberes de funcionario público, falsificación de documentos públicos, resistencia, violación de correspondencia agravada, evasión, nombramientos ilegales, traición, traición con sometimiento, envenenamiento o adulteración del agua, conspiración para la traición, prevaricato, daño, daño agravado, sedición y falsedad ideológica. Estos son los delitos por los que los miembros del Ministerio Público Fiscal, quienes en algunos casos fueron designados por el gobierno kirchnerista, acusan al diputado De Vido. Es una situación muy grave. El diputado De Vido tiene ciento cincuenta y seis denuncias penales, veinticinco imputaciones y cinco procesamientos en su contra. No hay un mero estado de sospecha; hay semiplena prueba de que cometió esos delitos. Cuando decimos que por la tragedia de Once fue acusado de estrago doloso y de administración fraudulenta, y hablamos de su responsabilidad por las cincuenta y una muertes, por la muerte de una persona por nacer y por los setecientos heridos; de las irregularidades en los contratos ferroviarios; de la compra de chatarra a España y Portugal; de los subsidios al transporte que beneficiaron ampliamente al área metropolitana de Buenos Aires, discriminando a quienes vivimos en el interior del país, y de la acusación de ser miembro de una asociación ilícita, delito excarcelable al que le corresponde una pena gravísima que va de tres a diez años, por conceder obra pública a Austral Construcciones –la empresa de Lázaro Baez, quien está preso con sobreprecios de entre 15 y 30 por ciento, nos damos cuenta de que estamos ante hechos muy graves. Si esta no es causal de indignidad, pido que me expliquen cuáles son las causales establecidas en el artículo 66 de la Constitución Nacional. En este recinto se ha dicho correctamente que desde 1983 dos diputados justicialistas fueron excluidos. Me refiero al diputado Luque en 1991 y a la diputada Godoy en 2002. En ambos casos fue por declaraciones periodísticas que seguramente fueron graves. Considerando eso, la cantidad de tipos penales por los que se está denunciando al diputado De Vido, la gravedad del avance judicial de las cinco causas donde está procesado, y que un fiscal federal de la Nación pidió su detención, estamos absolutamente convencidos de que no es digno de estar en esta casa representando al pueblo de la Nación Argentina. Aprovecho la oportunidad para decir a los diputados que aún no están convencidos de votar a favor de la exclusión del diputado De Vido, que piensen en nuestros abuelos que vinieron del extranjero a hacer grande nuestra patria, en nuestros padres, y fundamentalmente en nuestros hijos y el futuro de la República Argentina, porque queremos una Argentina transparente y una Cámara integrada por diputados dignos de representar al pueblo. Por eso apoyaremos la exclusión del diputado De Vido de esta Cámara de Diputados. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra la señora diputada por Corrientes.
...
SRA. , (): Señor presidente: claramente estamos ante una inquisición legislativa. El señor diputado Raffo se refería a los maniqueos y a que los buenos están de un lado y los malos del otro. En realidad el maniqueísmo es de la señora diputada Carrió que dice cuándo uno es corrupto o no. Me gustaría que escucharan un audio.
...
SR. PRESIDENTE , (): La Presidencia solicita a la señora diputado que informe el contenido del audio.
...
SRA. , (): Evidentemente no se escucha, pero es un audio de un programa televisivo al que asistió la diputada Carrió, denunció al PRO y torturó al pobre rabino Bergman recordando los negocios de Calcaterra y Caputo. Decía que Macri era un corrupto y que por suerte no había ganado, porque de haberlo hecho, hubiera tenido que pedir perdón a sus hijos. Cuando la diputada Carrió considera que uno es corrupto, sigue adelante. Así fue como denunció al diputado Massa diciendo que era el jefe de los narcos. Y la verdad es que la diputada Carrió no mea agua bendita. Por mucho menos dinero que el que figura en la declaración jurada de la diputada Carrió, el expresidente del Brasil, Lula da Silva, fue procesado. (Aplausos.) La diputada Carrió asentó en su declaración jurada que con 49.000 dólares compró un casco de estancia en un haras privado que cuenta con spa, canchas de tenis y dos piletas. Ella fue investigada por enriquecimiento ilícito y a pesar de que cuando se presentó a la Justicia no podía justificar los ingresos para tener un bien que costaba más de medio millón o un millón de dólares a valores de esa época, la causa fue cerrada creo que en quince días. Como bien señaló la diputada Carrió, hace un cuarto de siglo está sentada en una banca del Congreso y no tiene otros ingresos. ¿Cómo explicó entonces esa situación? Dijo que lo compró con una vaquita de los diputados del ARI. Esa es la diputada Carrió que quiere darnos clase de moral y explicarnos quiénes son los buenos y los malos. En los homenajes rendidos en esta sesión se apeló a no olvidar las barbaridades que se dijeron sobre Evita y Perón: tirano, puto, corrupto. Han dicho de todo. Como señaló el expresidente Lula, dijeron lo que querían por el simple hecho de haber otorgado derechos al pueblo trabajador. Como decía el diputado Grosso, esa oligarquía no tiene autoridad moral para hablar porque se enriqueció. Y difiero con la diputada Ciciliani, esta manga de CEO que asaltaron al Estado, lo necesitan y se enriquecen con él por ser garante de sus negocios espurios. Sin embargo, ahora quieren venir a darnos cátedra. El diputado Costa sostuvo que nadie tiene más denuncias que De Vido. Le recuerdo que cuando Macri asumió tenía 214 causas penales muy graves. Si tuviéramos que hablar de indignidad sobreviniente, podríamos mencionar la causa del “chorreo argentino”, donde como bien reconoció Carrió, boletearon al procurador General por firmar un dictamen en contra. Ese es un hecho actual. Los señores dicen que mean agua bendita, pero por ejemplo al intendente de Caleta Olivia lo filmaron pidiendo una coima. Imagino que habrán ido a pedirle que renuncie o lo habrán expulsado. Sin embargo, para ellos el problema siempre es el peronismo. La bancada de Cambiemos parece un aguantadero de quienes generaron las mayores crisis en Corrientes. Durante años se sentaron con Aguad sin decir nada, aunque estaba procesado, y el senador nacional por Cambiemos Braillard Poccard fue destituido en un juicio político por haber cometido la mayor corrupción en mi provincia. (Aplausos.) ¿De qué nos vienen a hablar entonces? Esto es un linchamiento, están abriendo una caja de Pandora, y además está prohibido por la Corte Suprema y los tratados internacionales. El artículo 36 de la Constitución Nacional, que quieren hacer funcional solo para los represores, es una cláusula de indemnidad y fija límites. Al respecto, quiero agregar que en aquel momento el diputado Tonelli exigía cosas que hoy no pide. Por otro lado, para llegar al artículo 66 de la Constitución, hubo que pasar por el artículo 64. El voto del pueblo y el contralor de la justicia electoral no pueden ser revertidos por la Constitución. Si así fuera, estaríamos usurpando facultades de otros poderes, incluso del constituyente. Por eso sostengo que este es un abuso de poder que nada tiene que ver con la corrupción. Si se fijara una regla común para todos, los acompañaríamos. Me refiero a que no quede sin incluir ninguno de los cincuenta o sesenta procesados de Cambiemos en menos de un año, pero el problema es que solamente se acuerdan De Vido unos días antes de las elecciones. No permitiremos eso, como tampoco que se genere un precedente para quienes piensan distinto y protestan. Concretamente, en Mendoza quieren desaforar a diputados de la izquierda por ponerse del lado de las luchas populares. Eso lo hacen en nombre del radicalismo, que en algún momento vino a banelquizar a este Congreso, y ahora dicen que tienen autoridad moral para juzgar a cada uno de sus pares. Como ocurrió a lo largo de la historia, quieren abusar de una mayoría circunstancial que ni siquiera es propia. Por eso, con toda la fuerza de nuestras convicciones y porque no pactamos con la corrupción, no aceptaremos esto de la Biblia y el calefón con lo que nos quieren ensuciar a todos. En lo personal, sigo viviendo en la misma casa en la que me crié, pago mi auto en cuotas, no tengo empresas off shore, cuentas en dólares ni ONG como el diputado Amadeo, quien recibió millones para realizar consultorías inexistentes. (Aplausos.) Tampoco tengo una fundación como SUMA, y en el cajón de mi mesa de luz no encontrarán sobres, como ocurrió con la vicepresidenta de la Nación. Todos tenemos que venir a dar explicaciones porque una diputada un día dice que uno es corrupto y otro sostiene algo distinto. El problema es que a la diputada Carrió no le cierra su declaración jurada. ¡Basta de inquisiciones! Pongámonos a trabajar en los temas que demanda el pueblo. (Aplausos.) El endeudamiento es una corrupción, como también lo fue el megacanje, y sin embargo, sin decir nada se sentaron con Sturzenegger, quien estuvo procesado durante dos años. ¡Basta de cuestiones selectivas! Trabajemos por los temas que necesita el pueblo. Por último, digo a los compañeros que no debemos permitir lo que propone la cazadora del peronismo, la cazadora de fantasmas lo único que Carrió ve son los fantasmas del peronismo, esa indignidad de renunciar a la Constitución y al derecho que nos otorga la democracia de estar sentados en estas bancas en nombre del pueblo que votó a cada uno de los diputados. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra la señora diputada por San Luis.
...
SRA. , (): Señor presidente: indudablemente no debemos perder de vista lo que acaba de señalar la diputada Ferreyra acerca de que el momento elegido por el oficialismo para tratar la expulsión del diputado nacional Julio De Vido es electoral. El 13 de agosto y el 22 de octubre habrá elecciones legislativas que servirán para plebiscitar la gestión de cada gobierno provincial y nacional. Indudablemente, como han dicho algunos colegas, el presidente Macri no tiene resultados para mostrar. Tiene un asesor de campaña más famoso que muchos de los diputados del oficialismo y representantes del pueblo, que marca la agenda y le ha dicho que debe hacer esta maniobra. Se trata nada más y nada menos que de una maniobra de distracción, un oportunismo político. Uno desea que cuando el pueblo vaya a votar no pierda de vista si el presidente de la Nación cumplió con los compromisos de la campaña electoral de 2015. Todavía podemos rescatar videos en los que vemos que se comprometía a luchar contra la pobreza y la desocupación, a no aumentar los impuestos, a fomentar la actividad de las pymes y las economías regionales, así como también a cumplir con las promesas que hizo a cada una de las provincias. Si analizamos lo ocurrido durante 2016 y lo que va de 2017, advertimos que la pobreza y la desocupación han aumentado. Durante todo el día vimos a trabajadores de una fábrica manifestando, porque no les han dado solución alguna. Seguramente, hay muchos diputados que no hicieron uso de la palabra y tal vez no hablarán en el recinto porque sus gobernadores están siendo presionados a través de los medios leales al poder político. En estos tiempos lograron poner un presidente por el voto popular, y en otras épocas lo hicieron a través de las dictaduras militares. Quiero que no perdamos de vista esta situación. Pido a todos aquellos que integran los bloques que han sido grandes defensores de la lucha por la democracia, que han tenido compañeros que han perdido la vida, integrantes de las resistencias populares, que no se confundan. Nos están engañando. Antes, con las dictaduras, de un plumazo o través de la represión popular transformaban y borraban la acción del Congreso de la Nación. Las leyes eran dictadas directamente desde el Poder Ejecutivo que habían obtenido por medio del golpe militar. Les resulta fácil ponerse en jueces, pero no somos jueces, me niego a ocupar ese lugar. Soy diputada de la Nación y estoy aquí para garantizar el cumplimiento de la Constitución Nacional y las leyes. El Poder Judicial es el que deberá juzgar al diputado De Vido en todas y cada una de las causas por las que ha sido denunciado. Dicho poder deberá dictaminar si es inocente o culpable, no es algo que debamos decidir nosotros. En estos días todos los diputados hemos recibido presiones a través de los medios de difusión y tal vez hasta fuimos humillados por nuestras declaraciones. Esto refleja una actitud que no puedo dejar de relacionar con el hecho de que están recibiendo honorarios para cumplir con esa función. Se trata de un verdadero ejército de medios de difusión. ¿Qué pasará mañana si el diputado De Vido es expulsado? ¿Qué pasará con el pueblo argentino? Nada; mañana, los pobres seguirán siendo pobres, los desocupados seguirán siendo desocupados; ninguna provincia del interior podrá mostrar ni una obra que se haya licitado y terminado. No tenemos nada de eso. Entonces, no nos dejemos engañar; cumplamos con el mandato que nos ha otorgado el pueblo de cada una de las provincias y con el rol que nos toca como diputados nacionales. Por lo expuesto, dejo fundada nuestra postura, que ya fue expresada por mi compañera de bancada.
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Formosa.
...
SR. , (): Señor presidente: todos debemos tener como objetivo la unidad de los argentinos, que solo puede lograrse con un proyecto común, lo cual es muy difícil de alcanzar si existe una grieta. Una cosa es la cosmovisión neoliberal y otra, la que algunos llaman progresista o neokeynesiana. De cualquier forma, valdría la pena hacer algún esfuerzo, pero esto es muy difícil. Este proyecto de ley no ayuda a achicar la grieta. Además, toca uno de los temas más profundos del sistema capitalista, que es la corrupción. La corrupción es ínsita al sistema capitalista, sobre todo, pensado como liberalismo, que concibe la ganancia o el lucro como el motor de toda sociedad. Dicho esto, en las leyes del mercado, cualquier cosa vale para obtener ganancia. La corrupción es muy profunda y difícil de combatir, si no logramos armar otro tipo de comunidad y postergar el lucro individual reemplazándolo por el valor del bien común, como se expresa en la Constitución de 1949. Realmente, no puedo dejar de asombrarme: hay que tener mucha creatividad para plantear este tema, que fue el eje central de la campaña del oficialismo, que está procurando defender a un presidente que, según un artículo de octubre del New York Times, es el más corrupto del mundo. Se está tratando de defender a un gobierno al que el Financial Times tilda de haber hecho el disparate económico más grande del siglo: el crédito a cien años. El Miami Herald tituló en su tapa hace tres meses: “Deje de mentir, señor presidente.” Entonces, deberíamos tener un poco más de altura cuando denunciamos a Báez y vemos que el 80 por ciento de sus licitaciones las hizo con IECSA, empresa del presidente. He denunciado en el recinto algunos hechos tremendos de corrupción; por ejemplo, cuando Blaquier invierte 20 millones de dólares en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad y compra acciones de las dos empresas de las que hasta el día anterior era director, cargo que ahora ocupa su hermano. El caso de Aranguren, que compra Shell, es otro tremendo acto de corrupción. También podríamos mencionar el endeudamiento externo, tema que he planteado hace tiempo y por el que presenté una iniciativa a fin de que dicho endeudamiento sea imprescriptible, porque los efectos de la deuda externa son tan devastadores que se implementan en la estructura y los efectos de esa corrupción se sufren por generaciones. El Fondo de Garantía de Sustentabilidad vendió a Pampa Energía, INDUPA y Petrobras acciones a mitad de precio. También podemos mencionar el memorándum con Qatar y los valores comprados a EPEC de Córdoba. Vendimos a Mindlin una acción que daba el 12,5 por ciento anual y le prestamos al 7,5 por ciento, para que pague a Odebrecht. No olvidemos la causa Odebrecht; la causa Axis, una empresa de Caputo, a la que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad le dio 450 millones. El hermano de Caputo tiene la oficina en el mismo lugar de Nueva York donde están las oficinas de los fondos buitre, y cobra comisiones en todas las gestiones que hacen las provincias argentinas. Ha participado en más de 8.000 millones de dólares que tomaron las provincias argentinas en el exterior. Entonces, no se trata de ver quién es más o menos corrupto ni de discutirlo; no creo en los índices que da el oficialismo, porque miente. En el memorándum del crédito a cien años a cien años aclaró, con la firma de Macri, que en realidad el déficit fiscal de 2015 fue de solo el 1,6 por ciento, y que hubo un crecimiento de la economía del 2,8 por ciento. Esto lo dice Macri, no lo digo yo, y así figura en el protocolo. Entonces, no se trata de discutir este tema. La pobreza era del 25, del 26 o, como máximo, del 27 por ciento, no del 33 por ciento, como fue medido hasta marzo por la Universidad Católica, que utilizaba otros parámetros. No se trata de que discutamos esto, sino de ver si tenemos la posibilidad de armar entre todos un proyecto pensando en la gente. Para ello es menester que estas cuestiones no las pensemos como eje o base de nuestro debate político. Tenemos que elevar el debate, porque es claro que aquí hay un debate de fondo: ¿va a seguir este modelo liberal? ¿Puede resolver nuestros problemas? Porque no los ha resuelto en España, en Portugal ni en Grecia. La fórmula del Fondo Monetario Internacional ha sido un rotundo fracaso en todos los lugares en los que se aplicó. Ahora bien, también se nos hacen críticas y entonces es bueno que nos sentemos a reflexionar de modo que seamos capaces de intentar plantearnos un proyecto común que esté a mitad de camino entre ambas posturas. Esto es lo que nos pedía Perón: una tercera posición que estuviera en medio del socialismo y del liberalismo. En este marco, en que hay más de cincuenta o sesenta funcionarios del gobierno que están denunciados, y con denuncias serias, en el que hay una politización y una mediatización de todos estos conflictos, sobre todo el de la corrupción, es tiempo de que los políticos nos pongamos a trabajar en un proyecto común, y eso es lo que la sociedad argentina está esperando. En lo demás, va a ser muy difícil que pensemos lo mismo porque lamentablemente este es un gobierno que gobierna para los ricos; me refiero a la plutocracia, a la “ceocracia”. Para terminar quisiera dar un solo ejemplo de cómo es la cuestión. Cuando modificamos la asignación universal por hijo se dijo que se iba a universalizar. Antes solo cobraban los hijos de los trabajadores desocupados, subocupados y “en negro”, y ahora se ha incorporado a los hijos de aquellos a quienes les descontaban ganancias. Ahora bien, ellos cobran la asignación universal por hijo pero les seguimos descontando el impuesto a las ganancias. O sea que aquellos que no llegan a pagar ganancias cobran el doble, y al mismo tiempo, les hemos sacado esta asignación a 250.000 chicos.
...
SR. PRESIDENTE , (): Le pido al señor diputado que redondee su discurso.
...
SR. , (): Ya termino, señor presidente. De nosotros se espera un gesto de grandeza. No estamos bien. Es cierto que cada uno de nosotros tiene su idea y es apropiado que la defendamos. Ahora bien, esta clase de iniciativas llevan a un mayor enfrentamiento. No vamos a resolver la grieta si no levantamos el debate económico, político y filosófico, si no somos capaces de construir un proyecto común pero, sobre todo, si no somos capaces de acudir rápidamente en ayuda del pueblo, sobre todo de los más humildes, que nos están necesitando con urgencia. No se trata de echarnos culpas, sino de enfrentar los problemas de la gente y de procurar resolverlos todos juntos. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Tucumán.
...
SR. , (): Señor presidente: luego de las varias horas de debate que llevamos, pensaba en esa foto que indignó al pueblo argentino y a todos los que realmente entendemos a la política como vocación de servicio, cuando veíamos a José López tirando bolsos de dinero a un convento. A esta altura del debate, pareciera que eso hubiese sido un sueño. Sin embargo, acá estamos quienes hoy hemos venido a defender la política como vocación de servicio para cambiar la realidad de millones de argentinos que hoy no la pasan bien. Porque los que han interpretado que la política era el camino para enriquecerse, que la política era el camino para llevarse millones de pesos, hoy vienen a ampararse en uno u otro artículo de la Constitución Nacional. Por el bien de la democracia, de la política, y específicamente de este Parlamento, ellos tendrían que haber dado un paso al costado para dejar que la Justicia investigase como lo hace con cualquier hijo de vecino. Quiero formular una pregunta particularmente a los abogados y abogadas que integran este cuerpo, y en especial a los constitucionalistas. Imaginemos a cualquier hijo de vecino que hubiera sido detenido por causa de un robo y ahora imaginemos dónde estaría si tuviera todas las causas que tiene el diputado De Vido. Dejemos de lado la hipocresía: estaría condenado a cadena perpetua. Esa es la hipocresía con la que muchos han venido a este recinto, y quienes entendemos que la política debe ser el hilo conductor para cambiar la vida a nuestra gente, consideramos que no ayuda en este presente que el diputado De Vido siga en su banca. Debemos dar un ejemplo a las nuevas generaciones, hoy alejadas de la política; debemos dar un ejemplo a quienes creen que todo es lo mismo. A ellos les venimos a decir hoy que no todo es lo mismo, porque quienes abrazamos un proyecto político y todos los días conocemos las necesidades de la gente, tenemos que decir que con la corrupción de Julio De Vido, de José López, de Jaime y de tantos otros se ha ido el sueño de millones de argentinos. La corrupción no le hace daño al que tiene, pues el que tiene siempre será parte de ese 10 por ciento al que nadie toca. El problema lo paga quien realmente necesita del Estado como garante de igualdad de oportunidades. Ese dinero, que tendría que haber sido el generador de oportunidades –y también lo tiene que ser en el presente- es el que se lleva la corrupción a unos cuantos bolsillos, con lo que pierde el que menos tiene. Mencionaré algunos ejemplos de mi provincia, Tucumán, donde hasta hace muy poco podíamos ver la foto sonriente del arquitecto De Vido, del ex gobernador Alperovich y de José López, cuando creían que este último iba a ser candidato a gobernador. Fueron a anunciar el tren de Tucumán a Concepción, cobraron 8 millones de pesos y ese tren nunca se hizo. Cuando vimos los planos de los módulos habitacionales, de los cuales se hicieron millones en el país –y lo digo por mis conocimientos como técnico constructor y estudiante de Ingeniería-, y teniendo en cuenta los 2,95 metros de altura que tenían, podemos afirmar que desde los 2,40 hasta los 2,95 metros era para la corrupción. Entonces, llegamos a la conclusión de que, más allá de que debe ser la Justicia la que juzgue a Julio De Vido, nosotros debemos tratar de recuperar la política y acercarla a la gente, y ahí le faltó grandeza al mencionado diputado. Consideramos que los fueros no deben ser el escudo para eludir el requerimiento de la Justicia, y voy a terminar mencionando un ejemplo concreto. En Tucumán está paralizada la construcción de un centro para luchar contra las adicciones. He reclamado al gobierno nacional al respecto. En 2015 se otorgaron 2,5 millones de pesos y hoy hay una causa en la Justicia federal que investiga el caso. Me citó el fiscal para que aporte pruebas, esto fue el 21 de marzo, y la citación llegó a mi despacho recién ayer a la mañana, es decir, 4 meses y 5 días después. Esos son los tiempos de la Justicia. Quienes no le debemos al Estado ni a nadie podemos presentarnos y decir: “Señor juez, puedo aportar estas pruebas, investigue.” Porque los fueros no tienen que ser un escudo para esconderse. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Chubut.
...
SR. , (): Señor presidente: voy a eximirme de exponer sobre el tema que hoy nos convoca porque ya lo han hecho los miembros de mi bloque, con mucho más conocimiento y versación. No obstante, quiero dejar constancia de que el sentido de mi voto es coherente con el de mi bloque. Sin embargo, señor presidente, le solicito me permita reclamar por la ausencia de esta Cámara a la hora de atender los verdaderos problemas que aquejan a los argentinos, en especial a aquellos que viven fuera de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. ¿Cómo podemos hacer para explicar a los ciudadanos de Comodoro Rivadavia, que en marzo de este año sufrieron una tragedia atmosférica que destruyó prácticamente toda la ciudad, que los proyectos que hemos presentado tratando de paliar en parte- ese sufrimiento duermen el sueño de los justos en las comisiones que no se reúnen o en las sesiones que se convocan para tratar temas absolutamente específicos y que de ninguna manera atienden la problemática real que ellos sufren? Por ejemplo, presentamos un proyecto a fin de a que los asalariados se les suspenda el pago del impuesto a las ganancias por lo menos durante 120 días pero, por supuesto, no se ha podido avanzar al respecto. ¿Cómo hacer entender a los chubutenses que el presupuesto que se aprobó para las obras destinadas a paliar parte de la problemática todavía no se empiezan, cuando prácticamente estamos en agosto de 2017? ¿Qué les decimos a aquellos empleados que fueron despedidos por las pymes, porque no pueden hacer frente a la recesión absoluta y total que existe en los comercios de la zona Norte de Chubut? Es un verdadero contrasentido que esta Cámara necesite una mayoría especial de los votos de los presentes para poder abordar esas temáticas cuando la autoridad o la decisión política se niegan a hacerlo. Este período legislativo seguramente quedará en los anales de la historia como aquel en el que se ha hecho muy poco en materia de leyes y menos todavía en cuanto a atender las necesidades del pueblo argentino. Por las razones expuestas, invito a los integrantes de la mayoría de esta Cámara a dejar de lado esta estrategia duranbarbista, por llamarla de alguna forma, que hace que no se aborden los temas que realmente nos duelen y sí los de blanco y negro, bueno y malo o feo y lindo que han querido imponernos.
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: integro la Comisión de Asuntos Constitucionales y pertenezco a un bloque que viene a este recinto con un dictamen propio cuyos términos ratifico, pero también tengo otras expectativas porque desde que se inauguró este período ordinario de sesiones nunca se convocó a una sesión ordinaria. Nosotros creíamos que, si nos apartábamos del reglamento, estábamos ante una oportunidad propicia para incorporar otros temas al orden del día. El motivo de la convocatoria a esta sesión especial despertó una fuerte expectativa mediática pero no provocó lo mismo en la sociedad. ¿Sabe por qué sucedió esto, señor presidente? La sociedad tiene necesidades mucho más urgentes y requiere que este Congreso contribuya a las soluciones. Por eso planteamos la eliminación del IVA en los servicios y en 11 productos básicos de la canasta alimentaria. También otros bloques propusieron alterar el orden del día y manifestaron que se considerase algo que ya comienza a ser lesivo para la dignidad de la Nación, la deuda externa. La inmensa mayoría de los integrantes de esta Cámara aprobamos que nos apartáramos del reglamento; solo se opuso el oficialismo. Y como no se contó con los dos tercios de los votos no se le pudo dar una respuesta a las necesidades urgentes y legítimas de la sociedad. Esas urgencias legítimas están vinculadas con lo económico y con lo social. En este punto –si usted me lo permite, señor presidente- quiero hacer un paréntesis porque no solo vengo a exponer sino también a exponerme. Los días previos a la realización de esta sesión los diputados del oficialismo manifestaron que iban a actuar como una guardia pretoriana para saber quiénes estaban a favor de la transparencia y quiénes a favor de la corrupción. Nosotros estamos claramente en contra de toda actividad corrupta y no nos van a correr con la vaina en esa dirección. Los diputados del oficialismo terminaron prostituyendo una causa noble con algunas manifestaciones que vertieron en este recinto. Pero no va a faltar oportunidad para que la Justicia tome cartas en el asunto y se ocupe de los corruptos. Para ello debemos impulsar normas que impidan la concreción de esos actos. Pareciera ser que la corrupción es atemporal. Digo esto porque aquí muchos hablaron solo de la corrupción de la gestión anterior. Lo cierto es que esa administración fue juzgada por el pueblo a través de las urnas, donde fue derrotada. Entonces, que la Justicia haga su trabajo y nosotros contribuyamos con ella actuando como auxiliares. En mi opinión no existe actitud más corrupta que hacer lo de “Hood Robin”, es decir, sacarles plata a los pobres para beneficiar a los ricos. (Aplausos.) Esto es lo que está ocurriendo desde hace veinte meses, ya que les sacan plata a los pobres para beneficiar a los ricos. Este tipo de políticas se contraponen a un principio que se incorporó en la Constitución durante la reforma de 1994, relativo al estado de bienestar. Ratificando mis manifestaciones debo decir que estoy en contra de todo acto de corrupción, motivo por el cual voy a actuar en consecuencia. Lamento que el oficialismo haya desnaturalizado este ámbito institucional –como lo es la Cámara de Diputados de la Nación- para montar un acto de campaña. Ustedes no son los únicos que se están ocupando de la corrupción. No es patrimonio de Cambiemos la lucha contra la corrupción. Por eso vengo a decir que estamos acá decididos a enfrentar la corrupción, pero también a aportar soluciones a las urgentes necesidades de nuestro pueblo. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Santa Cruz.
...
SR. , (): Señor presidente: no pensaba hace uso de la palabra, pero teniendo en cuenta muchas de las cosas que se dijeron sobre la provincia de Santa Cruz, a la cual represento, creo que no me alcanzará el tiempo del que dispongo para hacer algunas aclaraciones. Al diputado preopinante que también representa a la provincia de Santa Cruz –hoy candidato a senador nacional, que tan fácilmente habló de inmorales y de inhábiles, le recuerdo le han negado un pedido de sobreseimiento por lavado de dinero. Por lo tanto, creo que por ahí no hay tanta moralidad. (Aplausos.) También habló del barrio San Benito, que es uno de los más populosos de Río Gallegos, diciendo que faltan obras. Lo cierto es que en Santa Cruz se han hecho casas, escuelas, hospitales, calles y rutas como nunca antes en nuestra historia, porque el gobierno central siempre nos miraba con la nuca, como a tantas otras provincias. El barrio del que justamente habló el diputado por Santa Cruz fue gobernado durante dieciséis años por el radicalismo. Sin embargo, las respuestas siempre vinieron del lado del Frente para la Victoria, porque ellos jamás solucionaron ninguno de los problemas que tenían los vecinos del barrio. El diputado también habló de YCRT, donde prometió una cantidad de inversiones que nunca llegaron. Lo único que recibieron esos trabajadores fueron aprietes y el vaciamiento de la empresa por parte de un delegado que responde a dicho diputado. Sin ir más lejos, en el día de ayer los trabajadores impidieron el retiro de determinado material de Punta Loyola, porque había un acuerdo espurio entre dos empresas privadas, por el cual una le daría el material a la otra a cambio de 30.000 pesos; era algo muy extraño, pero eso es lo que quiso hacer el delegado de Cambiemos en Santa Cruz. Por otra parte, como se han dicho barbaridades sobre la situación de Río Turbio, tengo que aclarar que Cristina Fernández de Kirchner dejó la usina funcionando y una mina en producción en la que había dos mil trabajadores. Creo que les duelen los trabajadores, porque hoy está totalmente paralizada por el gobierno de Cambiemos y por el delegado que nombró este diputado. Siguiendo con el tema de YCRT, recuerdo también una solicitada de la empresa Isolux Corsán, en la que justamente agradece a Hipertehuelche el importante papel que desempeñó en la obra que se llevó adelante en Santa Cruz. Creo que todos sabemos quién es el dueño de Hipertehuelche. Por lo tanto, este diputado ha sido parte de YCRT y de la obra de la usina, sobre todo por su vinculación con la empresa Isolux Corsán, que públicamente le expresó su agradecimiento a través de los medios de comunicación. Además, como en tres oportunidades se incendiaron locales de Hipertehuelche, a través de La Opinión Austral, de Santa Cruz –tengo aquí copia del periódico-, la familia Costa expresó su agradecimiento a los que acercaron una mano solidaria en tan desdichado momento. En la solicitada agradecen a todos los entes gubernamentales y luego incluyen un agradecimiento especial por las palabras de aliento y gestos solidarios a Néstor Kirchner y al señor ministro de Infraestructura y Planificación Federal de la Nación, arquitecto Julio De Vido. (Aplausos.) La solicitada está firmada por el dueño de Hipertehuelche. Entonces, cuando se habla de inmoralidad y de indignos, habría que ver quién es más indigno e inmoral en Santa Cruz. Es más, luego de uno de esos incendios la esposa de este diputado dijo en el programa de Lanata que a uno de los locales de Hipertehuelche lo había incendiado Máximo Kirchner. Seguramente recuerdan que después debió salir el propio diputado a desmentirla. Pero como ocurre habitualmente, se dice cualquier cosa y luego es muy difícil desmentir esas manifestaciones. Por otra parte, quiero resaltar lo que el diputado Cleri le recordó a la diputa Carrió durante la reunión de comisión, quien en su momento había señalado que no sabía cómo explicarle a sus hijos que los empresarios que vaciaron el país se harían cargo de la Nación. Posteriormente, intentando aclarar lo que había manifestado, dijo que la referencia era hacia Franco Macri, cuando todos sabemos que no se presentó en ninguna elección. Entonces, dejen de mentir, dejen de hablar de inmorales, indignos e inhábiles, pero sobre todo larguen el libro de Durán Barba y agarren la agenda de la gente. Esto es lo que nuestro pueblo necesita, porque lo está pasando mal, no llega a fin de mes, ni tiene para “morfar”. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra la señora diputada por Mendoza.
...
SRA. , (): Señor presidente: quiero dirigirme al pueblo trabajador de la Argentina y decirles que los que se presentaron como los que supuestamente venían a rescatar los valores de la República son los que hoy intentan concretar en esta sesión un golpe parlamentario, mediante una maniobra encubridora y de distracción para ocultar su propia corrupción. Por lo tanto, no le voy a permitir a la diputada Lospennato que ponga en su boca sucia el crimen de Mariano Ferreyra. (Aplausos.) Mucho menos le voy a permitir que critique a la izquierda, porque a través de la movilización y la independencia política del gobierno anterior logramos la cárcel para Pedraza. En ese momento, ¿dónde estaban Lospennato y Carrió? Estaban viajando o asistiendo a los medios para hablar de cualquier otra cosa. A nosotros de De Vido nos separa una línea de sangre; a ustedes los separa el par de metros que hay entre banca y banca, porque son socios de la corrupción que hubo en el gobierno anterior. Continúan las mismas licitaciones, como lo muestran las represas hidroeléctricas en Santa Cruz. Son los candidatos de Odebrecht; son los jefes de los Panamá Papers. ¿Qué autoridad moral tienen para venir a hablar acá y decidir quién va a ser o no legislador? Justamente esta situación ha puesto al Partido Obrero y al Frente de Izquierda a revalidar sus principios: el de la defensa de las libertades democráticas y el de la defensa de la libertad de expresión, justamente cuando atacan a un opositor nuestro. Ustedes no pueden venir a hablar de moral, porque son los que se autoasignaron los dietazos en este Parlamento; y si no hubiera sido por la Izquierda, no se enteraba nadie, porque nosotros fuimos los que lo sacamos a la luz. Con esta exclusión de Julio De Vido por inhabilidad moral ustedes están revelando algo mucho más fuerte esto se lo dedico principalmente al diputado Negri, a los defensores de la institucionalidad, a los defensores del Estado de derecho: están revelando la desintegración del Estado capitalista. Es perverso lo que están haciendo, porque quieren hacer creer a las víctimas de la corrupción que actúan con un gesto o un simbolismo que ni siquiera es de Durán Barba, porque ya se le terminaron las ideas, como es este de exclusión, reconociendo que el Poder Judicial no hace nada. Porque a los jueces los designan los partidos tradicionales, los partidos mayoritarios, en el Senado, en el Consejo de la Magistratura. Lo reconoció ayer el mismo diputado Negri en la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales: después de veinte años, en el caso de Carlos Menem hay una condena pero tiene que ir a la Corte e incluso a la instancia interamericana. Ustedes están revelando el fracaso, incluso de la división de poderes del Estado capitalista. Y vienen a traer este ataque derechista, como lo hacen en Brasil y en Venezuela, con la base que les dejaron “los populares y nacionales”, que tienen como candidata a una expresidenta que no tiene la autoridad ni siquiera para salir a defender al corrupto de De Vido. Entonces, no nos vengan a decir a nosotros cómo tenemos que luchar contra la corrupción, porque es el Frente de Izquierda y el Partido Obrero los que plantean que para terminar con este régimen de la patria contratista, con esta corrupción, hay que atacar los negocios del empresariado, de los funcionarios del Estado que protegen esas ganancias y de la burocracia sindical, que ha permitido pasar todas; y sabemos cómo se la enfrenta. Quiero dejarles muy en claro lo siguiente: si se logra la condena a Julio De Vido es por la lucha de los familiares de las víctimas de Once y no por este circo o esta farsa que están armando ustedes. No vamos a convalidar una medida antidemocrática, que hoy usan contra Julio De Vido pero ya están usando estas situaciones en provincias como la mía, con el gobierno de Cambiemos en alianza con los refundidos de Libres del Sur. Y tengo que escuchar al diputado Masso, de Tucumán, hablando de política y demás cuando en 1999 entró al local del Partido Obrero a cadenazos para decir a nuestros compañeros que no pegaran sus afiches arriba de los de él. Entonces, no me vengan a hablar de moralidad y de cómo tiene que ser la política. Atacan a los legisladores de Mendoza; los han imputado por el artículo 194 del Código Penal, que es el que aplican a todos los trabajadores cuando cortan una calle para exigir su derecho a trabajar. ¿Qué fueros les aplican? Los del Código Penal, es decir, el palo y la represión. Pero ahora viene y atacan a la Izquierda diciendo que protegemos a los corruptos. ¿Cómo es? Ustedes forman parte de esos negociados. Siguen exactamente la misma línea. No vamos a formar parte de esta medida encubridora y proteccionista de los jueces que ustedes también eligen. ¡Que se abran los libros de las empresas que tienen las licitaciones de la obra pública! ¡Que se termine con las empresas privatizadas de servicios públicos, que gestionen los trabajadores y que controlen los usuarios! Esta es una medida inmediata. ¡Que los jueces sean electos y revocables por el pueblo! Esta es una medida contra la corrupción. Nosotros luchamos por una alternativa obrera y socialista, y ustedes, cada día más, nos están reafirmando nuestras convicciones en este camino. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señor presidente: cuando días pasados tuve la oportunidad de intervenir en el debate de la comisión señalé que creía que deberíamos haber tenido una discusión anticipada sobre estas cuestiones en ejercicio de la atribución del artículo 64 y al momento en que la Cámara hace la valoración de los títulos y la idoneidad de sus miembros al momento de admitirlos. En la comisión cité palabras textuales de la entonces senadora Cristina Fernández de Kirchner en ese momento presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales a propósito de la asunción o admisión del entonces electo senador Raúl Romero Feris en reemplazo de una senadora que había renunciado para facilitar ese ingreso. La entonces senadora Fernández de Kirchner había planteado, respecto del tipo de enjuiciamiento que se hacía, la necesidad de entenderlo como parte de una valoración políticoinstitucional tendiente a salvaguardar, justamente, el funcionamiento de una institución como el Congreso. Voy a leer simplemente un párrafo de una nota presentada y firmada por la señora Fernández de Kirchner. Dice así: “Tampoco se puede soslayar –sería hipócrita hacerlo las razones políticas y de legitimidad institucional que aconsejan la no incorporación del ciudadano Romero Feris como senador de la Nación. Esta institución, señor presidente, ha sido un emblema de deslegitimación política y condena social por las razones que son de público y notorio conocimiento. Incorporar a un ciudadano con múltiples procesos, todos ellos con motivo del ejercicio de la función pública y ya en uno de ellos con condena, si bien no firme, agregaría un escándalo difícil de superar y heriría de muerte las posibilidades de reconciliar a la institución con la sociedad. La República necesita no solamente nuevos senadores sino un nuevo Senado.” Y agregaba la entonces senadora Fernández de Kirchner en ese tratamiento en comisión, según reza la versión taquigráfica: “Esta comisión entiende que subsisten las causales que desaconsejan la incorporación de dicho ciudadano por incumplimiento de la ley de cupo.” Esta es la primera razón que ella brindaba. Y continúa diciendo: “...y también por su situación procesal y por la particular situación que atraviesan las instituciones de la República Argentina en cuanto a su prestigio e imagen. Creo que ellas no aconsejan que quien cuenta con 51 procesos, 16 autos de procesamiento firmes y 2 condenas en Casación no firmes una de ellas con inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos- pueda ser incorporado en este momento, nada más y nada menos que al Senado de la Nación Argentina.” En aquel momento, noviembre de 2002, yo integraba el bloque de la Unión Cívica Radical, y junto a otros compañeros de bancada acompañé una nota en la que también se planteaba nuestra negativa a esa incorporación. Allí sosteníamos que Romero Feris se hallaba en una situación procesal de extrema gravedad pues había sido condenado penalmente en dos causas –insisto, no firmes contra la administración pública, y por lo tanto no estábamos dispuestos a hacerle la trampa al Estado de derecho, entendiendo que tomarle juramento implicaría una desilusión a la gente que de buena fe defiende a las instituciones y al gobierno democrático y, paradójicamente, una victoria al discurso de la antipolítica en la Argentina. En esa nota también aclarábamos que no nos considerábamos jueces sino que pretendíamos que la Justicia lo absolviera o lo condenara pero que estaba al alcance de los senadores evitar una lesión institucional a la República, al sistema democrático y, en particular, al Congreso de la Nación, de facilitarse el juramento y, con ello, un nunca terminar, pues se tendría que solicitar el desafuero del hipotético senador. No puedo más que compartir aquellos argumentos planteados por la entonces senadora y entiendo que la búsqueda de impunidad a través del acceso a una banca se erige como un artilugio incompatible con el funcionamiento del Congreso de la Nación y con el sentido del diseño institucional que nosotros pretendemos justamente para la representación popular. No compartimos la pretensión de que el acto de sufragio expurgue todos los vicios ni redima ilícitos o delitos. La verdad es que en esa inteligencia creíamos y creemos conveniente gestar una señal política de parte de este cuerpo, a través del compromiso de no escudarnos en las inmunidades. Por eso hemos avanzado con el intento ejemplarizador de renunciar a los fueros sabiendo que se trata de un gesto, pero es un gesto que la República necesita en nuestros tiempos. Entonces, llegada la instancia de tratar la situación del diputado De Vido corresponde hacer uso de la potestad disciplinaria del artículo 66, que ni siquiera exige una razón fundante sino que otorga a la Cámara la posibilidad de excluirlo de su seno. Pesa sobre el diputado De Vido un elevadísimo y extraordinario número de causas, todas graves, en las que se encuentra imputado, cinco de las cuales cuentan con auto de procesamiento. No voy a hacer un relato de ellas pero sí quiero destacar la exposición de la diputada Pitiot en la reunión de ayer de la comisión, en la que hizo un reflejo fiel, auténtico y exhaustivo sobre la manera en que la Auditoría General de la Nación advirtió sobre todas las irregularidades que se han cometido bajo el liderazgo del diputado De Vido en su gestión como ministro. Queda claro que lo que pesa en este juicio político a nuestro colega de la Cámara no son solamente las causas penales que se investigan donde se tiene que investigar, sino entre otras cosas aquello que pasaba bajo su jurisdicción, por ejemplo en causas como la de López o la de Jaime. Recordemos que ambos eran su mano derecha y que se encuentran hoy presos por coimeros en causas absolutamente comprobadas. También creo que marcar la excepcionalidad personal en estos casos es una forma de rescatar la política. No comparto aquello de que tenemos que meternos todos en el mismo lodo y que todo da exactamente igual. Es necesario reivindicar la política y lo hago diciendo que estoy convencida de que la mayoría de los miembros de esta Cámara son personas íntegras, nobles, honestas y que pelean por las buenas causas. Esa es la razón por la que esta Cámara debe tener una expedición y una decisión política institucional para preservar la política y este cuerpo.
...
SR. PRESIDENTE , (): Vaya finalizando, señora diputada.
...
SRA. , (): Sí, señor presidente, voy a tratar de ir redondeando y desde ya pido autorización para insertar mi discurso. Hay un episodio que no puedo dejar pasar, y lo digo con preocupación y dolor. Se trata del acto de espionaje autoconfeso de una colega diputada del bloque oficialista, que reconoce haber espiado nada menos que los mails de otros colegas diputados. Estoy profundamente conmovida por un hecho que me parece sinceramente un espanto, y creo que esto amerita que no sea soslayado por este cuerpo. Este hecho requiere de una investigación tanto dentro como fuera del cuerpo, porque es de una gravedad enorme que se esté planteando que se ha hackeado una cuenta de cualquier tipo y se lea el correo electrónico de otros. Me parece algo realmente alarmante. La facultad de excluir es constitucional. Sí podríamos discutir la falta de un procedimiento, que no tenemos, y por lo tanto ha sido la Cámara la que lo ha fijado. El Frente para la Victoria cierra filas es lógico que así sea y dice “Todos somos De Vido”. Bueno, nosotros no somos De Vido. De Vido no es cualquier diputado y creo que es necesario desalentar la utilización de esto como precedente, que es lo que algunos plantean como una justificación para no acompañar. Justamente, la garantía frente a este tipo de maniobras la da la propia Constitución con el requisito de los dos tercios. Fíjense que frente a una situación como la de hoy…
...
SR. PRESIDENTE , (): Señora diputada…
...
SRA. , (): Ya termino, señor presidente. Habiendo las causales que efectivamente existen, ni siquiera hoy se va a poder aprobar porque no se reúne ese número. Siento que lamentablemente hemos llegado a un debate que intenta utilizar y atraer beneficios de tipo electoral quince días antes de una elección. Siento que se utiliza este debate para terminar de esconder los problemas de la Argentina. Siento que se intenta dividir. Hace pocos días hemos tenido la parodia de las diferencias que no son tales al sentarse en el mismo escritorio De Vido y Aranguren a defender de la misma forma las represas para Santa Cruz, cuando todos sabemos quiénes fueron los voceros e intermediarios frente a los chinos. Necesitamos sanear –y esta es nuestra voluntad la institución Congreso en el ejercicio de nuestra representación de la voluntad popular. Pero de la misma manera debemos hacernos cargo de una agenda social de las personas que sufren, de los que están reclamando porque los salarios no alcanzan, porque las suspensiones y despidos están azotando a todas las familias argentinas. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Río Negro.
...
SR. , (): Señor presidente: no voy a abundar en cuestiones técnicas porque la miembro informante y todos los integrantes de nuestro bloque que ya han hecho uso de la palabra han dejado absolutamente en claro la inconstitucionalidad del procedimiento y la inaplicabilidad del artículo 66 de la Constitución Nacional, como también es clara la jurisprudencia de la Corte en este sentido. Creo que estamos ante la evidencia de un golpe institucional de los denominados blandos. Comienzan a acelerar los pasos para cumplir con esta copia módica y ramplona de lo que ya se vivió y se está viviendo en Brasil, so pretexto de una predicada moralidad de sustituir la voluntad popular por cínicas y vacuas consignas de ética. Lo más patético y paradójico es que en caso de que prosperara este mecanismo, con estos mismos parámetros, el primero que tendría que ser desalojado de Balcarce 50 es el presidente de la Nación. Evidentemente, estamos frente a un plan desestabilizador. Lamento que muchos diputados que tienen una enorme formación jurídica, que tienen trayectoria en este Parlamento y que lamentablemente han votado el endeudamiento, el pago a los fondos buitre, la destrucción del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de los jubilados y que se dicen opositores, hoy hayan cruzado esa frontera y estén dispuestos a quebrar la literal letra de la Constitución argentina. Lo que se juega hoy, el ADN de este asalto institucional, es el revanchismo y la venganza, y tiene como eje sentar un precedente para ser aplicado a la expresidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner. Esa es la verdadera esencia del procedimiento inconstitucional que hoy se quiere aplicar. No es una discusión entre kirchneristas y macristas, entre oficialistas y opositores, entre transparentes y corruptos. La verdadera discusión de hoy es si vamos a defender la literal letra de la Constitución o si vamos a alterar su temperamento por una lucha y una ventajita electoral. Quiero advertir a los diputados que van a votar afirmativamente que por vía oblicua y retorcida estamos otorgando la suma del poder público a una mayoría circunstancial, lo que está penado en el artículo 29 de la Constitución. Este golpe blando es de nulidad absoluta e insanable y tiene consecuencias civiles y penales porque es un delito de estirpe constitucional. Hoy se habla mucho de la hora de la posverdad. Yo creo que también estamos en la hora del posparlamentarismo, donde un diputado accede al cargo y se mantiene bajo amenaza y extorsión permanente, porque si se consolida este proceso, dos tercios ocasionales van a hacer expulsar a cualquier diputado por esos parámetros morales y éticos de este novedoso procedimiento absolutamente ilegal. Costó mucha vida, costó mucha sangre, costó muchos años recuperar la institucionalidad de nuestra democracia. La democracia trasciende a los tiempos y a los hombres. La Constitución, la conciencia de derechos y el poder del voto popular son pilares de esa democracia. Así germina la esencia de nuestra República y se asientan los postulados del Preámbulo de nuestra Constitución, que hoy evidentemente tiene un enorme signo de interrogación, porque vulnerarla tan inescrupulosamente hará fracasar sin vueltas el objetivo de constituir la unión nacional, tal como emana de nuestro Preámbulo. Queremos desterrar la sed de venganza, el odio y el revanchismo, porque la paz que todos pretendemos no es simple ausencia de violencia. Se logra con la presencia y vigencia de nuestra Constitución, sin coacciones, sin extorsiones y sin amenazas, y esta Cámara no puede actuar por amenaza o por extorsión. Este cuerpo debe actuar conforme a la responsabilidad constitucional que tiene, y es una frontera que, si se cruza, peligrosamente abrirá las puertas del infierno a la institucionalidad argentina, historia que ya conocemos y que los ciudadanos de buena voluntad no queremos volver a repetir. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Entre Ríos.
...
SR. , (): Señor presidente: todo el día he escuchado las apreciaciones de los distintos bloques. No voy a fundamentar mi intervención y las apreciaciones que han dado los miembros informantes con respecto a esto que es a todas luces inconstitucional y que decididamente no abraza la Constitución de los argentinos. Me hacía algunas preguntas por la apreciación del presidente de la República del día de ayer de que los que rechazábamos la intención del oficialismo de expulsar al señor diputado De Vido éramos corruptos. Desde ayer me vengo preguntando por qué sostuvo esto y tengo algunas respuestas. El presidente de la República y su historia han cimentado la patria contratista en la Argentina, y de esto no nos cabe la menor duda. La cantidad de hechos en la historia, reflejados con denuncias que han recibido él y su familia, lo pone en evidencia. Hay hipocresía en el oficialismo por el planteo que se está hoy esbozando en este recinto. No hay duda de que hay una intencionalidad no solamente política sino de poner en crisis todo el sistema republicano y la honorabilidad, fundamentalmente, de la división de poderes. El señor diputado De Vido se ha presentado a la Justicia y voy a contar una historia personal. Nunca soy autorreferencial, pero voy a contar esto porque viene al caso. Fui intendente de la ciudad de Paraná hasta el año 1995 y tuve una denuncia penal. Después de siete años asumí la diputación de la Nación en el año 2001. En el 2002 me citó la Justicia y comparecí a un juicio oral y público en la provincia de Entre Ríos, donde pude demostrar mi inocencia. Pero durante siete años tuve un karma por este tema, que inclusive lo vivieron mis familiares. Recuerdo a mi hija en el secundario recibiendo en su aula de escuela panfletos con su padre detrás de las rejas, con una diaria estigmatización. Y lo hice como lo ha hecho el señor diputado De Vido, que ha comparecido ante la Justicia; no hay ningún impedimento, y acá se plantea una cuestión moral para expulsarlo. En verdad, hay un plan que no me cabe la menor duda de que lo lleva a cabo el gurú de Macri en la República Argentina. Después vienen, seguramente, por los sindicalistas; después, por los compañeros y compañeras del socialismo y del Partido Obrero por las movilizaciones en las calles. Hay un plan del gobierno nacional y lo quiero denunciar en este recinto, porque creen que la única forma de borrar lo que pasa en la Argentina es denunciar permanentemente. Llevan un año y ocho meses en la gestión y no pueden demostrar nada de lo que recién dijeron algunos diputados. No hay una obra de saneamientos y cloacas en nuestros municipios; es mentira. En la provincia de Entre Ríos no hay obras de nuevas casas. El sistema de construcción de viviendas en las provincias está en crisis, y se privilegia al sistema financiero. No se hacen cargo absolutamente de nada. Es corrupción haber endeudado a la República Argentina como lo han hecho. También es corrupción ir por el Fondo de Sustentabilidad, porque pretenden ir por la privatización del sistema previsional argentino.
...
SR. , (): Seguramente esto está en el vademécum que maneja Durán Barba y todos ustedes. Miren, me dan pena, son monigotes de Durán Barba, no solamente de Macri, y hoy imponen a este Congreso a discutir cosas que nada tienen que ver con el pueblo y los ciudadanos de a pie. Háganse cargo de que sacaron los subsidios y las pensiones a la gente con discapacidad; y esto es absolutamente brutal. Háganse cargo de que decididamente han mentido a los jubilados. La reparación histórica es una mentira. Van a la ANSES a preguntar cómo es el tema de la reparación histórica porque tienen solo 150 o 200 pesos más en los haberes. ¿Esa fue la reparación histórica? Han mentido y mienten permanentemente con el tema de los salarios, por el 40 por ciento de inflación del año pasado y por el 20 por ciento de lo que va de éste. Mienten permanentemente a las economías regionales, que están destruidas, y con este debate quieren tapar todo lo que pasa en las provincias de nuestro país. No cabe duda de que han alineado a diputados y a gobernadores. Por eso muchos legisladores han sido timoratos a la hora de hablar. Estamos enlodando a la Argentina. No saben cómo salir del fango porque no encuentran el rumbo a la economía. Nosotros somos profundamente honestos, y en nuestros pueblos podemos mirar la cara a los vecinos. No nos enriquecemos, no tenemos cuentas en el exterior ni tampoco llevamos la plata afuera para evadir impuestos en la República Argentina. Somos hombres y mujeres de a pie, probos para servir a la patria. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señora presidenta: quiero hacer hincapié en la necesidad que tenemos todos los argentinos de que los diputados debatamos en sesiones ordinarias para que todos los proyectos puedan ser tratados, como éste que tuvo dictamen de la Comisión de Asuntos Constitucionales. Se habla de oportunismo electoral y considero que la población tiene bastante claro este intento sistemático en las distintas elecciones de generar este blanco y negro, esta relación amigo-enemigo, que viene de antes y no es de ahora. Nosotros estamos muy acostumbrados a esto pero la población no quiere estarlo. Por eso, en las últimas elecciones votó pensado que era otra cosa. Pero evidentemente hay muchas personas que están defraudadas, incluso en este mismo recinto. Cuando el gobierno estableció el aumento tarifario pedimos una reunión con el ministro Aranguren para determinar el valor de los servicios. En ese momento, producto de estar investigando cuáles eran las situaciones que se habían venido dando en nuestro país, a raíz de una auditoría de Despouy en 2015 nos encontramos con una denuncia del diputado con mandato cumplido Manuel Garrido relativa al subsidio a la electricidad a través de los combustibles, porque después de doce años de gobierno y de más de 46 mil millones de dólares –sí, escucharon bien: 46 mil millones de dólares- no logramos revertir la matriz energética de no renovable a renovable, pero lo podríamos haber hecho. Así, hipotecamos la soberanía energética de nuestro país. En 2015 más de 9.000 millones de dólares fueron pasados a Cammesa, que es una sociedad anónima, ¿pero quién la presidía? El mismo que era secretario de Energía, Julio De Vido, a su vez era también presidente de Cammesa, sociedad anónima con mayoría estatal creada en 1992. Cuando llegamos al ministerio para hablar con Aranguren le preguntamos si iba a investigar esa situación. Llevaba en mi mano un pedido de informes pensando que me lo iba a responder, pero manifestó desconocer la situación. Había ido acompañada por representantes de diferentes asociaciones de defensa del consumidor –aclaro que era una reunión solicitada por la diputada Donda Pérez- y entregué en mano al ministro el pedido de informes. Después lo presenté en la Cámara de Diputados, pero todavía no hemos tenido respuesta. ¿Qué quiero decir con eso? Que tenemos que actuar y obrar en consecuencia. Necesitamos que las instituciones de la democracia funcionen, pero tenemos que actuar con la misma ética que pedimos. Para que funcionen las instituciones necesitamos que la Justicia se expida con celeridad; de lo contrario, no es Justicia. Aunque no nos quepa duda de que estos más de 40.000 millones de dólares le hubiesen venido muy bien al pueblo argentino para garantizar cloacas, agua potable y salud pública, que está en peligro. Tenemos que debatir principios fundantes de nuestra Nación. Este debate nos entristece como Nación porque hace mucho que podría estar resuelto. En 2010 fue la auditoría y en 2012 el ex diputado Garrido presentó la denuncia. Podríamos haber obviado esta situación. No obstante, creo que puede ser ejemplificador para todo el pueblo argentino, y a esa acción ejemplificadora es a la cual nos sumamos sin dejar de reclamar a este cuerpo que es el lugar donde tenemos que actuar con responsabilidad, porque el pueblo nos colocó aquí- que celebre sesiones ordinarias para permitir el debate de todos los proyectos de las distintas organizaciones, y no solamente algunos. Estamos terminando el receso; nos queda tiempo para hacerlo. Por lo tanto, llamo a la reflexión para que así pueda ser.
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por Tucumán.
...
SRA. , (): Señor presidente: llama la atención que hoy estemos en este recinto para hablar justamente de inhabilidad moral levantado la bandera de la Constitución Nacional y aduciendo que es necesario aplicar el artículo 66 de nuestra Carta Magna. Llama la atención justamente que muchos de los que eligen esa bandera no tengan la autoridad moral para acusar con el dedo tal como lo vienen haciendo. Nuestros compañeros se han manifestado en las reuniones de la Comisión de Asuntos Constitucionales en relación con las denuncias contra muchos de los colegas diputados sentados con orgullo en sus bancas. Se ha hablado de acoso sexual, de procesamientos en los que están involucrados como autores intelectuales de homicidios, de estar imputados en lavado de dinero, de desempeños irregulares en cargos públicos, de asociación ilícita en la obra pública y de manejo de información confidencial. Hace unas horas tuvimos un ejemplo claro en este sentido porque se ha hablado de pinchaduras de teléfono en relación con conversaciones privadas de nuestros pares. También hemos visto en la televisión que nuestros pares han recibido a narcotraficantes en sus casas, y los han mostrado como si se tratara de una hazaña. Otros también están investigados por negociados de armas con los Estados Unidos o, siendo funcionarios de bancos, han girado millones de pesos para sus propias ONG. Un párrafo aparte merece nuestro presidente Macri que, con 214 causas, sigue ahí sentado en el sillón presidencial. Justamente hoy estuvo visitando la provincia que represento, Tucumán, y llama la atención que cada vez que visita el interior del país lo hace fuertemente custodiado: ponen cercas y vallas, y la Gendarmería no permite que el pueblo se le acerque. Macri hoy fue a Tucumán a levantar la mano a su candidato. Esperábamos que el presidente visite nuestra provincia el 9 de julio, como corresponde y sucede todos los años -ya que ese es el único día que se transforma en la capital de nuestro país-, pero fíjense el desplante que hizo al pueblo tucumano. El presidente Macri tiene numerosas causas. Hablamos de 214 causas en la justicia de instrucción y también de otras 40 en la justicia federal. Por lo tanto, ¿de qué estamos hablando? ¿Quiénes son los dueños de la moral en este recinto? ¿Quién es el que acusa y se siente que está libre de pecado? Tenemos claro que nuestra Constitución es la que vale, y nosotros la estamos defendiendo porque lo que nos están pidiendo es totalmente inconstitucional. Aquí no hay ningún juez que haya pedido el desafuero de ningún diputado. De lo contrario, los diputados que están involucrados con todas estas causas que he nombrado ya deberían estar renunciando a sus fueros en función del mismo artículo en base al cual están acusando por inhabilidad moral. Este bloque, y yo personalmente, no va a acompañar este proyecto porque considero que el compañero De Vido aún no ha sido juzgado. La Justicia no se ha expedido y nosotros no somos quienes para arrogarnos el rol de jueces. No nos corresponde. Por lo tanto, si acompañamos la propuesta del oficialismo, vamos a sentar un grave precedente porque estamos violando pactos internacionales, porque cuando en los parlamentos se logran mayorías circunstanciales para justificar el accionar, el marketing político y las campañas electorales no se habla de lo que realmente le pasa al país. Esto es muy grave. Nosotros no vamos a ser cómplices. Por lo expuesto, adelanto mi voto negativo al proyecto por el que se propicia el desafuero del señor diputado De Vido. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra la señora diputada por Córdoba.
...
SRA. , (): Señora presidenta: he escuchado atentamente la totalidad de las exposiciones de los señores diputados y he anotado algunas cosas. Por ejemplo, escuché decir que el Congreso Nacional ha sido humillado. Creo que lo humillante es que este Parlamento haya experimentado un retroceso en las encuestas y estadísticas en materia de credibilidad. En otras palabras, la gente no nos cree; si no me equivoco, el último lugar de esas encuestas de credibilidad es ocupado por la policía, mientras que nosotros estamos un poquito más arriba. Eso es humillante. También escuché la expresión: “Venimos a defender la Constitución Nacional”. En este sentido, quiero decir que se le ha hecho un flaco favor a nuestra Carta Magna, ya que desde hace muchos años prácticamente no se respeta nada de ella. Así, por ejemplo, la salud está destruida, se ha hecho muy poco en materia de viviendas –aunque se dice que se hizo mucho- y también se ha restringido considerablemente la posibilidad de circular libremente debido a que estamos llenos de piquetes, es decir, nos cortan las calles todos los días. ¿Eso es defender la Constitución Nacional? Por lo que he vivido y observo, puedo decir que no la respetamos. Por otra parte, he escuchado decir aquí que se ha apretado –esta es una palabra que no me gusta- a los gobernadores. Nadie ni el bloque oficialista ni mi propia bancada, han venido a decirme que hay que votar esto o no. Por el contrario, se trata de la convicción de cada uno de nosotros. Aquí está la libertad de entender si sabemos lo que significan la moral y la ética. Para la sociedad argentina la moral y la ética ya no existen. Son valores desagregados de la actitud y el buen proceder de la gente. En otro orden de cosas, quiero felicitar a todos los abuelos. Esto lo hago al conmemorarse hoy el día de San Joaquín y el de Santa Ana, que fueron los abuelos de Jesús. En una época terrible en la que los romanos ejercían un gran dominio, seguramente le enseñaron a su nieto lo que eran la ética, la moral, la solidaridad y el amor, que son valores que nos están faltando. Este no es un tema traído de los pelos, ya que realmente deseo saludar a todos los abuelos y bisabuelos en su día, como por ejemplo la señora diputada Lagoria, quien ya tiene bisnietos. En realidad, lo traigo a colación porque quiero mirar de frente a mis nietos cuando me preguntan si es cierto lo que se dice acerca del Congreso Nacional, en el sentido de que es un aguantadero. Esto es algo que ya forma parte de un cuento cordobés, según el cual una persona le dice a otra lo siguiente: “Pasé por un lugar donde se hablaba de ‘malvivientes’, ‘delincuentes’, ‘chorros’”. Aclaro que los cordobeses decimos “choros”. Entonces, la otra persona le pregunta: “¿Por dónde pasaste? ¿Por un lugar non sancto?”. Y la primera le responde: “No, pasé por el Congreso”. Esa es la mirada que nuestra sociedad tiene respecto de sus representantes. De manera tal que no me hablen de humillación, de Constitución y de apriete a nadie, porque a mí nadie me apretó. Seguramente no me interesa lo que diga la señora diputada Carrió. La escucho y tomo nota de sus manifestaciones, del mismo modo en que lo hago con mis colegas del bloque del Frente para la Victoria, ya que puedo obtener cosas interesantes de cada uno de ellos. ¿Saben por qué traigo también a colación el tema del Día de los Abuelos? Porque recuerdo lo que nos enseñaron nuestros padres. Concretamente, a quienes tenemos algunos años sobre nuestras espaldas nos enseñaron lo que es el valor de la palabra, la honorabilidad y el respeto del apellido y de nuestros semejantes. Todo eso quedó en un pasado ya muy lejano. Por eso creo que hoy es el momento de defender la honorabilidad de este cuerpo. Me ha quedado bien en claro que nosotros no somos jueces. Aquí no estamos juzgando al señor diputado De Vido; eso lo hará la Justicia. Posiblemente sea inocente, pero es ineficiente y no puede desempeñar un cargo público porque no es posible que hayan pasado por delante suyo miles de millones de pesos que eran de todos los argentinos y que se perdieron en un agujero negro que no tuvo fondo. Ojalá que con el actual gobierno ese agujero sí lo tenga. Esto lo digo por el bien de toda la gente. Además, el señor diputado De Vido nos hubiera ahorrado mucho tiempo si hubiese tenido la ética de renunciar o dejar su banca en stand by, como lo hizo en su momento el señor diputado Raffo cuando fue citado por la Justicia. En esa oportunidad pidió por favor que le quitaran los fueros porque quería ir a declarar ante la Justicia. Por lo tanto, creo que no vivo en el país que presentó el señor diputado De Vido ¿Saben por qué? Porque en los últimos años del gobierno anterior a Córdoba solamente se le asignaba el 1 por ciento de los recursos que le correspondían. Eso no se destinó a la construcción de viviendas y de obras públicas. Por el contrario, las rutas que se construyeron en Córdoba fueron producto del esfuerzo del gobierno provincial y de la totalidad de los ciudadanos, y por eso las tenemos. Por lo expuesto, me parece que el señor diputado De Vido en alguna parte ha hablado de otro país que no es mi Argentina. (Aplausos.)
...
SRA. PRESIDENTA , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señora presidenta: muchos de los señores diputados que me precedieron en el uso de la palabra han hablado de temas técnicos y lo hicieron muy bien. En consecuencia, no voy a referirme a cuestiones de esa índole. Quiero decir que el artículo 66 de la Constitución Nacional, de la que tanto se ha hablado, nos otorga la posibilidad de decidir a discreción acerca de la dignidad y la habilidad o inhabilidad moral de cada uno de los miembros de esta Honorable Cámara. Si hay un lugar donde no vengo a buscar que me den clases de moral es aquí. Las clases de moral, ética y dignidad me las dieron mi casa de crianza y la formación que recibí a lo largo de mi vida. He escuchado atentamente el discurso del señor diputado De Vido. Quiero decir que más que un discurso me pareció un mensaje mafioso dirigido a los gobernadores, a los intendentes y a su propio gabinete. Los llamó a reflexionar en el sentido de que él solo no va a caer. Fue casi un aviso de la omertá, es decir, de la ley del silencio que se tiene que mantener, lo que desde hace rato no viene pasando.
...
SR. , (): El señor diputado De Vido hoy también nos dio consejos morales de ética y dignidad. En este sentido, quiero preguntarles a aquellos que hoy nos hablaron de ética, de dignidad y de moral dónde estaban esos valores cuando en Río Turbio se inauguró, por un solo día y para la campaña, un tren que costó 300 millones de pesos. ¿Dónde estaban la ética, la moral y la dignidad cuando abrazaron el Palacio de Justicia para tratar de expulsar compulsivamente de ese ámbito al doctor Fayt? ¿Dónde estaban la ética, la moral y la dignidad cuando mandaban a imprimir con recursos del erario público libros sobre sus propias vidas? Por ejemplo, este que tengo en mi poder y estoy exhibiendo tuvo un costo de 800.000 pesos. ¿Dónde estaban los que nos dan clases de ética, de dignidad y de moral cuando pisaban a los wichis? ¿Dónde estaban los que nos dan clases de ética, de dignidad y de moral cuando se importaban barcos de gas fantasmas? ¿Dónde estaban la ética, la dignidad y la moral cuando apretaron a un funcionario como el doctor Todesca, que vino a sanear los índices estadísticos de nuestra economía? Por el simple hecho de decir cuál era la inflación real, sufría persecuciones. ¿Dónde estaban la ética, la dignidad y la moral cuando se votó el pliego del genocida Milani? ¿Dónde estaba la ética, la dignidad y la moral cuando se inauguraban cinco veces hospitales que hoy nos reclaman que terminemos y fueron inaugurados en la gestión anterior? ¿Dónde estaba la ética, la dignidad y la moral cuando se permitía que murieran 100.000 jubilados que tenían juicios efectivizados que no se les pagó? ¿Dónde estaba la ética, la dignidad y la moral cuando se expropiaba YPF –que ahora nos cuesta 3.000 millones de dólares, Aguas Argentinas –que nos cuesta 384 millones de dólares y Aerolíneas Argentinas, respecto de la cual nadie tuvo que ver, pero por la que sin embargo tenemos que pagar una factura de la década ganada por 320 millones de dólares? ¿Dónde estaba la ética, la dignidad y la moral cuando llamamos a concurrir a este recinto para reclamar por lo que está sucediendo en Venezuela? Hay más de cien muertos y hace un rato hubo un muerto más. La dictadura venezolana está matando jóvenes desarmados mientras nosotros quisimos hablar y muchos se quedaron callados. ¿Dónde estaba la dignidad, la ética y la moral cuando salieron con los tapones de punta contra el fiscal Nisman, respecto de quien no sabemos todavía qué día ni cómo murió? ¿Dónde estaba la dignidad, la ética y la moral cuando sucedió la tragedia de Once que provocó cincuenta y dos muertos? ¿Dónde estaba la dignidad, la ética y la moral cuando nos hicieron arrastrar a quienes éramos parte de la sociedad civil por los despachos de muchos de los que están aquí presentes cuando pedíamos que no se votara el vergonzoso memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán? En off nos decían que eso era una orden de la jefa y que no estaban de acuerdo. Por eso, señor presidente, quiero decir que la Constitución Nacional me da la potestad de aplicar mi dignidad y mi moral. Aquí nadie me va a explicar esta potestad porque la aprendí en mi casa; mucho menos lo van a hacer De Vido o quienes se callaron cuando enumeré solamente una pequeña parte de las barbaridades que se llevaron a cabo en la Argentina. Se van a hablar muchas cosas más y van a correr ríos de tinta, pero al final de la sesión habrá dos listas. Una de ellas será de los que estamos a favor –como decía la señora diputada preopinante de que este lugar recupere el nombre de brillo que de hecho debería tener: “Honorable Cámara de Diputados”. De lo contrario, vamos a seguir permitiendo que la gente, con razón, diga que esto se trata de una cueva de mafiosos. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra la señora diputada por Entre Ríos.
...
SRA. , (): Señor presidente: asisto a esta sesión con mucha tristeza. Yo no voy a convalidar que se viole la Constitución ni voy a convalidar que nos apartemos de la legalidad. Hoy esta Cámara, basada en el proyecto de la diputada Carrió –que figura en el dictamen de mayoría, está planteando excluir al diputado De Vido por indignidad, en los términos del artículo 66 de la Constitución Nacional. Pero cabe señalar que dicho artículo no habla de ese supuesto en ninguna parte. El artículo 66 de la Constitución Nacional establece dos supuestos: uno es el desorden de conducta en el ejercicio de las funciones y el otro, la remoción por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación. Como bien sabemos, la inhabilidad física o moral sobreviniente es por causas relacionadas con la incapacidad del legislador para ejercer el cargo, más que nada, por temas de salud. En consecuencia, el dictamen de mayoría plantea excluir a un diputado por indignidad y esta es una causal que no está prevista en la Constitución. El proyecto de la señora diputada Carrió contenido en el dictamen de mayoría que vamos a votar es inconstitucional. Tampoco voy a avalar el atropello a las instituciones. Esta Cámara se está arrogando potestades judiciales para determinar una responsabilidad cuando en realidad es la Justicia la que debe establecer si el diputado De Vido cometió o no un delito. Por otra parte, la opinión pública debe tener muy en claro el tema de los fueros porque se la está confundiendo mucho con este asunto. Cualquier diputado de esta Cámara acusado de un delito puede ser investigado por la Justicia hasta las últimas consecuencias e, incluso, condenarlo. Lo único que la Justicia no puede hacer es llevar adelante el arresto. Esto es así para que los diputados podamos tener la garantía de expresarnos libremente. ¿Ustedes se imaginan, con el actual gobierno de Cambiemos y la política de ajuste, si no tuviéramos fueros y no pudiéramos emitir libremente nuestras opiniones? Como decía la señora diputada Sosa –con quien acuerdo, a los diputados de izquierda que van a las protestas sociales que el actual gobierno reprime, probablemente podrían iniciarles causas, apartarlos e incluso arrestarlos para evitar que concurran a determinadas votaciones. Los fueros están para eso, y el señor diputado De Vido tiene fueros. Lo que hay que aclarar es que en esta ocasión no hay ningún juez que haya pedido el desafuero. Si un juez determina la necesidad de desaforar al diputado De Vido para seguir adelante con la investigación –si tuviera dificultades, lo haría. Esto demuestra que existe una maniobra absolutamente oportunista por parte del oficialismo, con el acompañamiento de sus aliados en esta Cámara, para hacer un circo mediático y tapar la dura realidad que está atravesando nuestro país por las políticas de ajuste que está llevando adelante el actual gobierno nacional. Soy de la provincia de Entre Ríos, estoy en campaña, no me da miedo estarlo ni defender la legalidad y la Constitución y denunciar el circo mediático que están llevando adelante en este recinto. ¿Saben por qué? Porque yo voy a defender la política. Algunos compañeros que tienen mucha más trayectoria que yo –tengo tan solo 35 años están llevando a cabo una tremenda degradación. Me extraña que Margarita Stolbizer, Graciela Camaño y Elisa Carrió, quienes cuentan con una extensa trayectoria en la política, hoy degraden esta institución tratando de expulsar a un diputado. Uno puede estar de acuerdo o no, puede defenderlo o no, pero la Justicia no lo ha condenado. Ningún juez ha pedido su desafuero y nosotros de manera inconstitucional estamos apartando a alguien que fue votado por el pueblo.
...
SRA. , (): Cuando se degrada a la política mandan las corporaciones, y este es el gobierno de las corporaciones. Estamos siendo funcionales y yo no voy a ser funcional a degradar la política. Las diferencias políticas se discuten en este recinto. He escuchado muchas cosas graves. Una de ellas fue la expresada por el señor diputado Brügge, quien dijo que no podemos permitir que una persona como De Vido nos represente. Mire, señor diputado Brügge, a los diputados los vota la gente y a ella representan. Usted no elige a quién representa y a quién no. Tenemos que ser muy respetuosos del voto popular. Hoy es Julio De Vido y mañana es Plaini, que está procesado también. Este proceso de expulsión es absolutamente irregular y se basa en un término muy subjetivo, como lo es el de inmoralidad. ¿Quién dice qué es moral y qué es inmoral? ¿Quién dice qué es honorable y qué no es honorable, si estamos en una casa política y estamos en las antípodas de nuestras ideas? Algo puede ser moral para algunos, pero para otro puede ser inmoral. Tenemos que atenernos a la ley, a la legalidad. Yo defiendo la democracia, juré por la Constitución y voy a defenderla. No me voy a apartar de ella ni voy a ser funcional a degradar la política. Acá se está expulsando a un diputado con un supuesto que no existe en la Constitución. Se lo está apartando sin el debido proceso, como bien decía el diputado Remo Carlotto. No hubo proceso y hay una interpretación subjetiva de la inmoralidad. Esto parece una inquisición; no hubo investigación ni hay elementos. Pero lo más grave es que la señora diputada Carrió en los fundamentos del dictamen de mayoría dice que no se sabe cuántas causas existen. Es decir que ni siquiera sabemos las causas por las cuales De Vido está denunciado. La señora diputada dice que no existe un listado público y unificado de causas en toda la Argentina y que, en este sentido, presenta muchas dificultades confeccionar un listado completo de causas en las que De Vido se encuentra imputado, procesado o con elevación a juicio oral. ¿Se dan cuenta de que estamos propiciando la expulsión de un diputado respecto del que ni siquiera sabemos cuántas causas tiene, en cuántas está denunciado y en cuántas, procesado? Esta es la irregularidad: la falta del debido proceso, entre otras cuestiones. Yo no voy a avalar esto. Tengo 35 años y una carrera política por delante. Evidentemente, el oportunismo del oficialismo y de sus aliados hace que hoy en vez de discutir los temas que le preocupan a la gente estemos discutiendo este tema de la expulsión de De Vido porque evidentemente están muy preocupados porque Cristina Fernández de Kirchner está muy arriba en las encuestas. No hay ninguna duda de que ese es el motivo por el cual siguen insistiendo con lo de la corrupción. Y por otro lado, porque no pueden tapar la ineficiencia de la gestión. No han hecho una obra pública. Soy de la provincia de Entre Ríos y no han hecho obra pública, no han hecho viviendas, no hay programas sociales, han cortado todo. La verdad es que toda esta política que está llevando adelante el gobierno está afectando de una manera terrible a la gente. Yo recorro los departamentos de mi provincia y veo el daño que están haciendo.
...
SR. PRESIDENTE , (): Vaya terminando, señora diputada.
...
SRA. , (): Entonces, claramente, esta sesión tiene un objetivo político, que es tapar el desastre que están haciendo en la vida de todos los argentinos. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.
...
SR. , (): Señor presidente: no me voy a referir a todo lo que ya argumentó nuestro miembro informante, el diputado Tonelli, sobre el dictamen de mayoría, que muy bien lo hizo, y como siempre, dando sus conocimientos. Pero obviamente es imprescindible que esta cuestión se resuelva como manda la Constitución en su artículo 66 y sobre todo nuestro reglamento interno. Hay algo que queda flotando en el aire y que nos genera un sabor amargo. No tengo muchos años en la política, como muchos de los diputados que mencionaban los años que pasaron en esta Honorable Cámara y hablaban sobre su trayectoria. Pero tengo un interrogante sobre cuánto tiene que mejorar nuestro sistema político para impedir que lleguen a ocupar una banca en esta Cámara quienes por acción u omisión, y de manera maliciosa y deliberada, se apropiaron de nuestra educación, de nuestras viviendas y de nuestra salud. Pero lo más grave, señor presidente, es que se apropiaron de la dignidad de millones de argentinos. Debo confesar algo: respetuosamente, siento pena por el diputado en cuestión. Siento pena por su familia más íntima, por sus amigos. Pero obviamente la Justicia tiene que actuar con rapidez y declarar su inocencia o su culpabilidad, como todos creemos. No necesito ser un erudito ni un intelectual para comprender cuáles son las consecuencias del ejercicio del poder desmedido y sin control. Esto también deviene de las falencias del sistema político, que necesariamente deberá seguir mejorando. Aunque no sea una verdad revelada, se sabe que en el universo de la impunidad los valores de la inteligencia se alteran. Entonces, es difícil comprender que el respeto y el prestigio que obviamente son valores que no dan placer como el dinero dan dignidad y orgullo para poder seguir transitando el camino que decidimos recorrer, y que creemos que vamos por ese buen camino. Me pregunto cómo creen ustedes que se siente un ciudadano común, un vecino de Cruz del Eje, de Chancaní, de Villa Sarmiento, de Salsipuedes localidades de mi provincia y de otros tantos pueblos y barrios que quedaron postergados en esta Argentina, cuando se entera por los medios sobre todas estas denuncias por hechos de corrupción y ve que le falta el agua, la vivienda, las cloacas y los caminos porque sus esperanzas quedaron guardadas en un bolso, en un placar o en una bóveda, con el único fin de alimentar la avaricia de quienes se sintieron dueños del Estado e impunes, sabiendo además que uno de los supuestos responsables, que hoy tiene varias denuncias e imputaciones, es un diputado de la Nación en el que quizá algunos de ellos hayan confiado en él y lo hayan votado. Por eso, la política necesita poner las cosas en orden, y lo primero es que cada uno responda ante la Justicia por sus actos, como un ciudadano más, sin ningún tipo de prerrogativas ni privilegios. Obviamente, en este tema vamos a estar votando por la verdad o por la impunidad. No hay término medio. Obviamente, usted sabe cuál es mi voto: yo siempre quiero la verdad. Por último, señor presidente, quiero expresar un deseo: ojalá nunca más en esta Cámara se tenga que tratar un caso similar. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra la señora diputada por Jujuy.
...
SRA. , (): Señor presidente: no voy a referirme a los fundamentos legales porque ya lo hizo oportunamente el señor miembro informante y los describió correctamente. Algunos diputados dijeron que les da tristeza y que no les gustaría estar acá en este momento. Y yo creo que esta es una bisagra, porque hoy estamos en el Congreso hablando de corrupción, como lo hicimos en otras oportunidades, pero ahora estamos hablando de alguien que estuvo en la gestión anterior y tiene más de 156 causas. No escuché a ningún diputado hablar sobre la honorabilidad del diputado De Vido. Nadie lo pudo defender. (Aplausos.) Hablaron de la Constitución, de la interpretación. Debe haber habido aquí más de ciento cincuenta interpretaciones de la Constitución. Los constitucionalistas se deben estar agarrando la cabeza, porque aquí interpretaron la Constitución como quisieron. El artículo 66 es claro, no hay que interpretarlo. Nuestra Constitución es sabia. No le hagamos decir cosas que la Constitución no dice. Leyeron el Preámbulo porque no lo sabían. ¡Y le pusieron acciones que no dice el Preámbulo! Encima se equivocaron al leer el Preámbulo. Entonces, ¡de qué me están hablando, por favor! (Aplausos.)
...
SRA. , (): ¡El diputado De Vido tuvo que leer un discurso defendiéndose a sí mismo, porque nadie lo pudo defender! (Aplausos.) ¡Es una vergüenza lo que ustedes están haciendo acá! Yo me alegro de que este tema se esté debatiendo hoy en el Congreso, porque no dudo de que hay muchos diputados de distintos bloques que son legisladores honrados, que vienen acá a trabajar, porque creen en la Justicia y que la política es una herramienta de transformación para el beneficio de la ciudadanía. Yo no estoy de acuerdo con algunos diputados de otros bloques que dijeron que solamente el oficialismo se está arrogando esta acción porque somos muchos. Hay otros que no están a favor de esto porque quizás siguen encubriendo a alguien más que está por encima del diputado De Vido. Reitero lo que ya he dicho en algún momento: hay alguien más. No vamos contra una candidata sino contra una persona que cometió un montón de hechos ilícitos, que fue la presidenta de la Nación y que debe dar muchas explicaciones al pueblo argentino. (Aplausos.) Ella sí quiere agarrarse de los fueros de legisladora para que no la toquen. Eso es lo que quiere hacer. En la provincia de Jujuy...
...
SR. , (): ¡Liberen a Milagro Sala!
...
SR. PRESIDENTE , (): Solicito a la diputada que se dirija a la Presidencia.
...
SRA. , (): En la provincia de Jujuy hay una ruta de 12 kilómetros desde San Salvador de Jujuy a Yala por la que se pagaron más de 1.000 millones de pesos y todavía no se concluyó. ¿Quién estuvo en el medio? De Vido. Se entregaron más de 1.000 millones de pesos para realizar viviendas que nunca se concluyeron y encima se pagaron sobreprecios. De esto no se habló. ¿Quién estuvo en el medio? De Vido. Puedo seguir mencionando muchos ejemplos más porque tiene 156 causas de las cuales está imputado en veintiséis y procesado en cinco. Quiero decir una cosa más para terminar porque parece que se enojan cuando hago uso de la palabra. Esta Cámara es un cuerpo político por excelencia y, por lo tanto, debatimos y hablamos sobre cuestiones políticas. ¿Qué otras cosas vamos a considerar que no sean cuestiones políticas si es el órgano político por excelencia? La Justicia será quien se ocupe de juzgarlo y de hacer lo que tenga que hacer. Ojalá que la Justicia actúe y que no le tiemble el pulso a los jueces porque acá se está jugando la democracia, y la soberanía del país. (Aplausos. Varios señores diputados rodean y felicitan a la oradora.)
...
SR. PRESIDENTE , (): La Presidencia informa a los presidentes de bloque que restan hacer uso de la palabra dos oradores individuales y dos oradores para hacer los cierres de debate. Por lo tanto, en 50 minutos procederemos a votar. Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.
...
SR. , (): Señor presidente: antes de comenzar quiero compartir una noticia que creo que debe ser tomada en cuenta en esta Cámara de Diputados. La Justicia federal de Mendoza acaba de condenar a veintiocho partícipes por la comisión de delitos de lesa humanidad durante la dictadura genocida cívico militar. En este juicio han sido condenados cuatro ex magistrados del Poder Judicial de la Nación –Miret, Romano, Carrizo y Petra Recabarren, quienes se han desempeñado hasta hace poco tiempo en la Justicia Federal. Esta noticia nos hace mantener la esperanza de que la política de memoria, verdad y justicia seguirá vigente en la Argentina a pesar de la cantidad de improperios que ha recibido inclusive de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Como mendocino y argentino no quiero dejar de resaltar este hecho histórico. Se trata de la primera condena sobre jueces que actuaron en complicidad con los militares en la dictadura cívico militar. (Aplausos.) Solicito la inserción en el Diario de Sesiones de mi intervención en la Comisión de Asuntos Constitucionales. A continuación me referiré al tema en consideración. Se han hecho cuantiosas referencias al escenario político en el que se está desarrollando este procedimiento de destitución del señor diputado Julio De Vido. Ya he hecho referencia a esta situación. Solo me queda agregar que estamos a quince días de las elecciones y aquí han intentado montar una suerte de precierre de campaña desde el bloque Cambiemos, del Frente Renovador y de aquellos que impulsan expulsar al diputado De Vido. Este no es un hecho aislado, sino que tiene una sincronización con otras circunstancias. La diputada del Parlasur Milagro Sala ha sido vulnerada en sus fueros parlamentarios. Los diputados y diputadas y los senadores y senadoras del Frente de Izquierda en Mendoza han sido amenazados con la destitución a través de un pedido de desafuero. Podemos seguir nombrando los desafueros o la falta de reconocimiento de los fueros hacia los dirigentes sindicales en cuantiosas situaciones. Estamos ante una avanzada sobre todos aquellos que defendemos el Estado de derecho y que tenemos posiciones críticas hacia el gobierno. Quiero señalar que aquí se ha instalado la situación de que aquí hay lugar para una decisión discrecional. Aquí han citado a Alberdi y a Quiroga Lavié, pero ninguno ha leído los textos. Gordillo en relación con la discrecionalidad sostiene que los principales límites a la discrecionalidad son la razonabilidad, la desviación de poder y la buena fe. Por otra parte, Gordillo dice: “La decisión ‘discrecional’ del funcionario será ilegítima, a pesar de no transgredir ninguna norma expresa, si es ‘irrazonable’, lo cual puede ocurrir cuando: 1º) No dé los fundamentos de derecho que la sustentan, o 2º) no tenga en cuenta los hechos acreditados en el expediente o públicos y notorios; o se funde en hechos o pruebas inexistentes; o 3º) no guarde una proporción adecuada entre los medios que emplea y el fin que la ley desea lograr...”. Todas estas circunstancias que atentan contra la razonabilidad se dan en las argumentaciones que han sostenido aquí los diputados del oficialismo, porque han manifestado que hay discrecionalidad pero después como es tan flojo el argumento y no pueden decir que lo echan a De Vido por discrecionalidad, necesitan fundamentar con algo y dicen que hay muchas causas como motivo de la supuesta razonabilidad que están buscando. En cuanto a la desviación de poder, Gordillo dice lo siguiente: “La decisión será también ilegítima si el funcionario actúa con ‘desviación de poder’, sea: a) Por actuar con un fin personal (venganza, favoritismo...”. La diputada Carrió fundamentó el pedido de expulsión del diputado De Vido en que era su enemiga; hemos escuchado muchos argumentos de este tipo. También han dicho que se trata de una situación excepcional que hay que tener en cuenta lo que rompe con cualquier criterio democrático de generalidad de la ley y de respeto del debido proceso. Gordillo también sostiene que la discrecionalidad es ofensiva cuando estamos tras un fin pero no en lo requerido por la ley. Acá hay un fin político. Han transformado esto en una escena de campaña. La finalidad es sentar en el banquillo de los acusados no solo al diputado De Vido, sino a un proyecto político que es el del Frente para la Victoria. El diputado De Vido no necesita que lo defiendan. Cuando hay un proceso disciplinario, corresponde que pueda realizar su defensa; pero no han permitido siquiera que tengamos las causas a la vista. La diputada Burgos incurrió en el mismo papelón que otros legisladores del oficialismo, quienes no se ponen de acuerdo en el número de causas, porque la cifra que dio no coincide con la proporcionada por el miembro informante. Esto es una mamarrachada y absolutamente inaceptable. Estamos en un proceso disciplinario y la Cámara de Diputados no puede fundar su decisión en la discrecionalidad; tiene que utilizar argumentos específicos respecto de las causas. Sin embargo, las fueron variando de acuerdo con las circunstancias y ahora terminan diciendo que estamos ante un caso de indignidad. Si bien algo se sugirió, quiero recalcar el siguiente concepto. Si indignidad es tener muchas causas y el diputado De Vido las tiene, debería habilitarse el procedimiento contemplado en los artículos 68 y 69 de la Constitución Nacional; no el estipulado en el artículo 66. Ahora bien, si tener muchas causas es motivo de indignidad y se considera que el diputado está usurpando una banca, estaríamos en condiciones de afirmar que, como tenemos un presidente de la Nación con muchas causas, es un presidente indigno que está usurpando el sillón presidencial. (Aplausos.) No incurrimos en desmanes al plantear estas atrocidades porque reconocemos legitimidad democrática al presidente Macri. De la misma manera, esperamos que se reconozca legitimidad democrática a la designación del diputado Julio de Vido, quien ocupó uno de los primeros lugares en la lista del Frente para la Victoria y fue elegido por el pueblo de la provincia de Buenos Aires. No incurriremos en este tipo de planteos, pero sí pediremos al titular de la Comisión de Juicio Político, diputado González, que active el pedido de juicio político contra el presidente Macri no por inhabilidad moral sino por el probado mal desempeño en sus funciones. Están bloqueando esa solicitud de juicio político mientras intentan masacrar a un diputado por su pertenencia a un bloque que sostiene determinado proyecto político. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): La Presidencia le pide que redondee su exposición, señor diputado.
...
SR. , (): Ya termino, señor presidente; lo prometo. Quieren expulsar a la grasa militante y también a Venezuela del Mercosur. A propósito de las expresiones del diputado Wolff, oportunamente me encargaré de difundir un interesante artículo que Jorge Elbaum escribió para Nodal donde establece sus vinculaciones con los golpistas venezolanos. Quieren expulsar a los trabajadores estatales y a aquellos que protestan. Quieren expulsar a los inmigrantes, a la doctora Gils Carbó, a Ruperto Godoy del Consejo de la Magistratura como hicieron en su momento con Marcos Cleri y al licenciado Biscay del directorio del Banco Central de la República Argentina. De la misma manera, en este acto pretenden expulsar al diputado De Vido; y, como si ello fuera poco, antes de que gane las elecciones, primero el 13 de agosto y luego en octubre, y de que asuma, quieren expulsar a Cristina Fernández de Kirchner.
...
SR. PRESIDENTE , (): La Presidencia le solicita que vaya terminando su exposición, señor diputado.
...
SR. , (): No van a poder. Primero, porque no tienen las causas. Segundo, porque después de las elecciones contaremos con mayoría en el Senado y, si aplicamos el criterio que se aplica aquí –que vale nada más que el número, tampoco podrán con Cristina. En esta sesión, lo indigno no son las causales que se imputan al diputado De Vido y que no existen. Hay un acto de indignidad soberana, por parte de esta Cámara de Diputados de la Nación, que viola el Estado de derecho y vulnera totalmente la democracia argentina. (Aplausos. Varios señores diputados rodean y felicitan al orador.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.
...
SR. , (): Señor presidente: en esta sesión histórica, que será juzgada a la luz de los tiempos, pretendemos expulsar a los corruptos. De eso se trata; de eso estamos hablando. Cien denuncias, veintiséis imputaciones y cinco procesamientos tiene el arquitecto y diputado nacional Julio De Vido. No tiene un currículum vitae; tiene un prontuario. (Aplausos.)
...
SR. , (): Entonces, lo que está haciendo la Cámara de Diputados en esta sesión es ejercer facultades que le son propias; es decir, facultades soberanas establecidas en la Constitución Nacional. Aquí no se trata de comprobar la responsabilidad penal ni de encuadrar la conducta del arquitecto De Vido en la acción típica, antijurídica y culpable. De eso tiene que encargarse la Justicia. Lo que debemos hacer es determinar la responsabilidad política de una persona que ejerció el poder durante doce años en una época donde hubo un plan sistemático de corrupción. Hubo una corrupción en el Estado que tuvo a Julio de Vido como uno de sus principales protagonistas. Han dicho que nos arrogamos atribuciones que no tenemos y que violentamos la interpretación del artículo 66 de la Constitución Nacional, cuando ni siquiera se detuvieron a leerlo. Con una claridad tal que puede entender un alumno de primer año de la Facultad de Derecho, el mencionado artículo dispone que esta Cámara tiene facultades disciplinarias para corregir a cualquiera de sus miembros en supuestos menos graves de desorden de conducta, para removerlo por inhabilidad física o moral y para excluirlo de su seno. En ningún momento el constituyente adicionó un requisito mayor; no estableció la necesidad de una condena penal basada en autoridad de cosa juzgada, por entender que era este cuerpo el que debía determinar en cada caso conforme a la gravedad de las conductas no ya penales, sino éticas y morales que deben tener los legisladores nacionales si correspondía o no la exclusión. Es una facultad claramente discrecional que necesita ser promovida con racionalidad. No tiene que haber arbitrariedad sino objetividad. Aquí hubo objetividad, señor presidente, y se han mencionado innumerables causas; entre ellas, las de Skanska y la Central Termoeléctrica de Río Turbio. En la causa de Once, ya se determinaron responsabilidades penales; hay más de veintiún condenados y el responsable político –además de Schiavi y Jaime es Julio De Vido. Esa responsabilidad política es la que hoy estamos juzgando. El doctor Tejedor, uno de los primeros en trazar el Código Penal a partir de un proyecto que presentó siendo diputado nacional, al dar cuenta de las facultades de este cuerpo decía con total claridad allá por 1867: “Aquí solo nos ocupamos de la dignidad del diputado para ocupar su puesto. Nosotros no hacemos un juicio, no condenamos, no imponemos pena. Simplemente nos anticipamos a la requisición de la Justicia ordinaria. Y tenemos el derecho de anticiparnos, porque somos los únicos guardianes de nuestra honra como diputados, los únicos jueces de la violación por parte de esos diputados de los deberes que juraron cumplir.” ¡De Vido deshonra a este cuerpo y requiere una manifestación contundente por parte de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina! (Aplausos.) Señor presidente: estamos defendiendo la honorabilidad de la Cámara de Diputados de la Nación. El Congreso es la casa del pueblo y no puede ser la guarida de delincuentes y corruptos. Durante el kirchnerismo hubo corrupción de Estado sistémica y debe haber responsables políticos. Claro que se trata de un remedio excepcional. No estamos apelando a una aspirina institucional para curar el flagelo de la corrupción, sino al remedio más potente que fija el artículo 66, que es la exclusión porque la corrupción es el cáncer de la democracia, al que necesariamente hay que aplicar quimioterapia. Por ello, se debe excluir del cuerpo a quien ha cometido hechos de corrupción. El kirchnerismo se equivoca al decir que actuamos de este modo porque estamos en campaña electoral. Hacemos esto por un imperativo ético, porque estamos en tiempos de república, y eso es lo que nunca entendieron.
...
SR. , (): Que Julio De Vido vote todos los miércoles leyes como la de ética pública, de extinción de dominio o de acceso a la información pública es como que Pablo Escobar Gaviria votara en Colombia leyes contra el narcotráfico. Pablo Escobar es al narcotráfico lo que Julio De Vido es a la corrupción en la República Argentina. (Aplausos.) Esta noche no solamente juzgaremos a Julio De Vido sino que cada uno de los presentes será juzgado por la sociedad argentina en función de las respuestas brindadas acerca de la lucha contra la corrupción. (Aplausos.) Los nuevos diputados deberán explicar por qué protegen y encubren a los corruptos. Digo esto a los nuevos porque los viejos ya utilizaron el Congreso para encubrir la corrupción. ¿De qué se trató la expropiación de Ciccone si no fue del encubrimiento de las huellas del delito?
...
SR. , (): Convirtieron el Congreso en partícipe necesario de un delito y tienen que hacerse responsables de ello.
...
SR. , (): ¡“Panama Papers”! ¡El Correo! ¡Aranguren!
...
SR. , (): Esta noche, más allá de juzgar la responsabilidad política de Julio De Vido, tenemos la oportunidad histórica de enviar dos mensajes muy claros. El primero está destinado a la sociedad argentina, que nos reclama luchar contra la corrupción, imponer condenas a los corruptos y hacerles devolver lo que se llevaron. El segundo mensaje es para la Justicia, a quien decimos que se acabaron las licencias con vacaciones pagas para investigar hechos de corrupción; tienen que activar las causas y lograr condenas. Por último, pido a los señores diputados de la izquierda que todavía no definieron su voto, que recapaciten y revean sus posturas porque la tragedia de Once costó cincuenta y dos vidas, muchas de ellas, de trabajadores. La corrupción mata y necesariamente requiere el repudio y la condena de todos los presentes. Cuando juramos como diputados de la Nación nos comprometimos a cumplir las normas y la Constitución. Si así no lo hiciéramos, Dios y la patria nos demandarían. En esta hora Dios no nos juzgará pero la patria demanda al diputado Julio De Vido, y debemos cumplir la ley. (Aplausos.)
...
SR. , (): Pido la palabra para una aclaración, porque he sido aludido.
...
SR. PRESIDENTE , (): Para una aclaración, tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: habiendo sido aludido por el diputado Carmona, quiero informar que fui acusado por traición a la patria por el sujeto que él menciona. En ese entonces yo no tenía fueros, me presenté a la Justicia y fui sobreseído y absuelto. Consecuentemente, no tiene que hacer investigación alguna. Confieso que estoy del lado de quienes en Venezuela hoy utilizan escudos contra las balas de plomo del dictador Maduro. Si el diputado quiere, estoy a su disposición, así como también mis fueros para ser investigado.
...
SR. PRESIDENTE , (): La Presidencia pide silencio. Tiene la palabra la señora diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
...
SRA. , (): Señor presidente: llevamos muchas horas discutiendo este tema no solamente hoy sino también ayer y varias semanas anteriores en comisión. Obviamente, la Cámara es consciente de que excluir de su seno a un diputado es muy serio. Por ello, debemos ser responsables y muy prudentes. La acusación de indignidad moral nos obliga a analizar si estamos cumpliendo con la Constitución Nacional y si la Cámara tiene facultades para tomar esa decisión. En nuestro sistema político tenemos una matriz de república democrática que determina que los legisladores son elegidos por sufragio popular en forma directa. Es decir que la soberanía popular determina la elección de los legisladores. Esa decisión del pueblo no se corrige con juicios de indignidad. En este momento quieren generar un filtro autocrático sustituyendo la voluntad popular como definitoria en la elección de los diputados. El artículo 66 de la Constitución Nacional pareciera funcional a ciertos guardianes superiores de la moral de la República. Me sorprendió que en su informe el diputado Tonelli hiciera referencia histórica a un discurso del entonces diputado Balbín. Como no conozco exactamente el antecedente, no puedo decir si fue justa o injustamente sancionado por la Cámara. El diputado citó que Balbín se había referido a que él y sus correligionarios eran la reserva moral de la República. Esta es una lamentable coincidencia con la definición política ideológica que durante décadas sostuvieron algunos sectores de nuestras fuerzas armadas, porque así se sentía la reserva moral para interrumpir el orden constitucional e iniciar una dictadura que dramáticamente violó los derechos humanos de los habitantes de nuestro país. (Aplausos.) En este caso, no hay reservas morales localizadas en algún sector de la política. Este filtro que se quiere generar es realmente inconstitucional. El artículo 66 dice claramente que cada Cámara podrá corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación, y hasta excluirle de su seno; de ahí se han prendido. Primero, empezaron con la idea de que había que desaforar al diputado De Vido. Sin embargo, el día de mañana esta misma discusión podría darse respecto de otro caso. Por eso había que hablar de estos principios. En ningún lado la Constitución Nacional se refiere a “inmoralidad”. De modo que se está forzando la letra de la Constitución para aplicarla al caso de De Vido. Lo cierto es que la Constitución no dice eso. Obviamente, durante mucho tiempo hablaron del desafuero del diputado. Consiguieron a un fiscal que pidió el desafuero, pero el juez dijo que no existían motivos para formular tal solicitud. Entonces, como eso no les sirvió, mutaron a otras formas para presionar y adaptar esta situación a la necesidad de excluir de la Cámara al diputado De Vido. Después, dijeron que tenía cinco procesamientos. Lo primero que surge como reflexión es que, si bien tiene cinco procesamientos, no posee condena alguna, y mucho menos, firme. De manera que si respetamos el principio de inocencia, que es esencial en nuestro sistema y en nuestra Constitución Nacional, tampoco podríamos recurrir a su artículo 66 a raíz de que no existe condena firme. Ningún legislador electo e incorporado a la Cámara puede ser excluido en razón de procesamientos o imputaciones que pesen sobre él, con el argumento de que tales circunstancias procesales implican un estado de sospecha criminal que lo hacen políticamente indigno. La dignidad política de los legisladores electos, luego de habilitada la candidatura por la Justicia electoral, cuando se vincula con circunstancias anteriores a la elección tiene un único juez, como decíamos antes... Sr. Presidente (Monzó).- La Presidencia recuerda a la señora diputada que comparte su término con el presidente de su bloque.
...
SRA. , (): Ya lo sé, señor presidente. Decía que el único juez es el pueblo. Nada impide que haya juicios o querellas, y si el magistrado lo entiende necesario, podrá pedir a la Cámara el desafuero. Hablando de fueros, me parece oportuno señalar que algunos diputados pomposamente han renunciado a sus fueros. Esa es una payasada política que no merecen los ciudadanos ni las ciudadanas que confían en la palabra de los legisladores. No se puede renunciar a los fueros; los fueron son de la Cámara y es ella la que deberá aprobar la solicitud del juez. Finalmente, se fue sincerando lo que molestaba del diputado De Vido. El diputado Tonelli hoy lo dijo en su informe. Señaló que querían excluir a De Vido de la Cámara, y utilizó la palabra “desaguisados”, un término extraño cuando estamos hablando de la exclusión de un legislador nacional de una de las Cámaras del Congreso. También habló de “errores” políticos de De Vido durante la gestión anterior; es decir, no se trata de un hecho sobreviniente sino de una condena, de un juicio en relación con la calidad de su gestión. Hacer una acusación de estas características es algo realmente vergonzoso. No debe sorprendernos el uso alternativo disfuncional de determinadas instituciones para neutralizar conquistas democráticas, sobre todo, en un contexto político nacional e incluso, regional, lamentablemente en el que los brutales golpes de Estado no pueden reproducirse y debe orquestarse una fuerte regresión de las libertades y derechos obtenidos por la sociedad argentina, al amparo de gobiernos nacionales, populares y democráticos.
...
SR. PRESIDENTE , (): La Presidencia solicita a la señora diputada que vaya redondeando su exposición.
...
SRA. , (): Ya concluyo, señor presidente. El péndulo ahora está pasando a otro extremo. Lo importante es estar atento a estas hipocresías revestidas de ropaje republicano y rechazar todo intento de avasallamiento de la democracia, sus promesas y el funcionamiento de sus instituciones. En otros términos, nuestra convivencia democrática no puede quedar supeditada a las trampas de prácticas pseudoinstitucionales y tampoco al uso de instrumentos en un proceso electoral para etiquetar a un sector de la oposición como corrupto, mientras otros se erigen como combatientes de la transparencia. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
...
SR. , (): Señor presidente: como los compañeros de mi bloque y otros han explicitado muy bien la inconveniencia de que el Congreso se aboque a tratar la aplicación del artículo 66 de la Constitución Nacional en relación con el señor diputado De Vido, haré algunas reflexiones sobre lo que estamos discutiendo. Esta sesión empezó muy bien con un homenaje a la compañera Evita, que fue compartido por muchos legisladores. Esa situación me dio una enorme alegría porque me trajo recuerdos y cargas afectivas con algunos cánticos que solíamos hacer en las marchas, cuando recordábamos las bombas, los fusilamientos, los compañeros muertos, los desaparecidos. Para los que militamos y reivindicamos la política, una herramienta transformadora de la sociedad como esta es bienvenida, siempre y cuando se transforme hacia arriba y no hacia abajo, como en el caso de la provincia de La Pampa, que quisieron que igualara hacia abajo y no hacia arriba, en lo atinente al sistema jubilatorio. Cumpliré estrictamente con el artículo 180 del reglamento, que fue violado sistemáticamente. Debemos darnos respeto recíproco, como señala el mencionado artículo, lo cual incluye al diputado De Vido, quien todavía no fue condenado ni se resolvió su situación. Mientras tanto, sigue siendo diputado en cumplimiento de su mandato. Por suerte, la diputada Argumedo dio una serie de ejemplos, por lo que no tengo necesidad de puntualizar los actos de corrupción de los funcionarios del gobierno electo. Estamos discutiendo en torno de una cuestión de técnica jurídica. Digo esto con mucho respeto. Creo que mezclamos la Biblia con el calefón. La Biblia serían los tratados internacionales citados por la señora diputada Conti, que establecen una limitación. Otra cosa es la interpretación del artículo 66 de la Constitución Nacional, que fue leído y releído; pero han salteado el párrafo que se refiere a la inhabilidad moral dejemos de lado la inhabilidad física por problemas mingitorios, como se expuso sobreviniente a la incorporación de De Vido como diputado. Lo anterior está siendo juzgando por la Justicia. En mi familia dicen que siempre se hace alarde de lo que se carece. Esto no es un juicio penal; obviamente que no lo es. Se trata de utilizar las facultades, si corresponde. Este aspecto también me genera una carga, dada mi especialidad laboral. Las enfermedades profesionales o incapacidades del trabajo son sobrevinientes o no. Si se trata de las primeras, la responsabilidad del empleador es mayor. ¿Qué significa el término “sobreviniente”? Quiere decir “después de que comenzó a trabajar”. Entonces, deberíamos referirnos a una imputación, después de que De Vido comenzó a ejercer su mandato como diputado. Esta es la interpretación de ese artículo, como muchos otros legisladores ya lo dijeron; quiero poner énfasis en eso. Es más, nosotros podríamos modificar la Constitución Nacional, pero no lo hemos hecho y ese artículo sigue vigente. Podríamos modificarla y eliminar la mención “sobreviniente a su incorporación”. Entonces, sería posible juzgar a cualquier diputado o diputada, con prescindencia de ello. Sin embargo, no podríamos modificar los tratados internacionales a los que la República Argentina adhiere, que requieren la existencia de una condena firme, y para eso está la Justicia. Nosotros queremos terminar con la impunidad, con cualquier impunidad; incluso, con la impunidad que significa la falta de respeto a la institucionalidad, de lo cual podemos dar muchos ejemplos. En relación con la interpretación del artículo en cuestión, me permitiré citar el Tratado de Derecho Constitucional de Horacio Rosatti, en cuyo tomo II, página 264, dice que en los fallos de la Corte Suprema no hay habilitación constitucional alguna para examinar la habilidad moral “anterior a la elección”. Esto dice Rosatti, y mencioné la cita -con tomo y página- para que viéramos de qué se trata. Ahora bien; ¿por qué se mezcla esto? ¿Cuál es el “calefón”? Que estamos en tiempos de una contienda electoral, y esto es obvio. Por eso tenemos que hacer la distinción. Uno puede echar mano a la contienda electoral, a la política partidaria, usar o recurrir a esto o aquello, pero tenemos que ser esclavos de los tratados internacionales y de la Constitución. Eso es lo que estoy marcando. Quiero decir, además, que prescindiendo de estas apostillas sobre la interpretación jurídica de los tratados internacionales y de la Constitución, considero que la interpretación de una sanción tiene que ser, en primer lugar, de carácter restrictivo. En segundo término, ¿es de sentido común que en una semana podamos conseguir la exclusión o la remoción de un diputado o una diputada? Me parece que esto requiere una contienda y un debate mucho más profundos e intensos frente a la hipótesis que ustedes plantean, que no es la nuestra ya que nosotros sostenemos que no es posible hacerlo. ¿Qué ocurre con esto? De acuerdo con mi lectura, no estamos dando al pueblo las respuestas que requiere, incluyendo esta. Por supuesto que la incluyo, pero hay otros datos de la realidad que nos indican qué está pasando. Al respecto, hay datos conmovedores de la realidad social. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde aumentó la mortalidad infantil, es la más rica del país. El distrito más rico de la provincia de Buenos Aires es San Isidro, donde aumentó la tuberculosis, una enfermedad absolutamente ligada al aumento de la pobreza. ¡Esas son las cosas que nos tienen que preocupar! Además, tiene que preocuparnos la falta de institucionalidad del Ministerio de Trabajo, que está disponiendo intervenciones a troche y moche, violando la ley 23.551, que establece un procedimiento y una competencia judicial. Esto ha sucedido respecto de los sindicatos azucareros de Tucumán. Por suerte, la movilización paró la mano, pero fue intervenido el SOMU algunas explicaciones que se dieron aquí. El sindicato de Vigiladores también fue intervenido, así como el de los Canillitas. En este caso, el tribunal que debe intervenir, por ser competente en razón de la materia, según el artículo 62 de la ley 23.551, es la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, que convalidó el proceso electoral llevado a cabo. Recurrieron a la Corte Suprema de Justicia, que también convalidó la legalidad y legitimidad del proceso electoral. Sin embargo, luego aparece un juez federal en lo Penal y Correccional que interviene el sindicato. En este caso, no es culpa del Congreso, y pido al compañero Fernando Sánchez que se quede tranquilo. ¡Realmente esto es kafkiano! ¿Cómo lo va a intervenir? Digo esto también por el imperativo categórico de Kant. Nosotros tenemos convicciones y principios; cada cosa en su lugar. Un juez de otra competencia no puede intervenir un sindicato. Sin embargo, no solamente está ocurriendo esto. Los judiciales de Mendoza están pasando por lo mismo, y una instancia similar, con suspensión de las elecciones, está sucediendo en el Ingenio Ledesma, Jujuy, donde Milagro Sala todavía está prisionera. Allí suspendieron una elección en la que habían participado tres listas. Conozco mucho acerca de esto, señor presidente, y si en una contienda electoral participan tres listas, hay libertad y democracia sindicales. Sin embargo, anularon la elección y quieren disponer la intervención. Esto realmente implica violar los convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo. Veamos cuáles son otros datos de la realidad. ¿Qué pasó con el consumo de leche? La Argentina es el segundo país más caro en relación con el precio de la leche, cuyo consumo bajó. Esto se vincula con la igualdad, pues si nuestros pibes y nuestras pibas están subalimentados, evidentemente, tendrán un punto de partida inferior al que deberían tener. Además, bajó el consumo de carne, y los supermercados y shoppings también bajaron sus ventas. Tengo aquí los porcentajes correspondientes, pero no los voy a dar. ¿Qué pasa con el empleo? Lo que está sucediendo es un desastre, y no lo digo yo sino Clarín. ¿Sabe cuánto creció el empleo público en el mes de abril de este año, señor presidente? Un 23,2 por ciento, según publicó Clarín el jueves 29 de junio. Por su parte, el empleo privado bajó un 46 por ciento. Esto significa que se redujo en cincuenta mil seiscientos empleos. ¡De esto tenemos que preocuparnos! Estoy seguro de que compartimos la preocupación, pero dedicamos toda esta jornada a insultarnos, agraviarnos e intercambiar adjetivos diciendo que somos todos corruptos o delincuentes. ¿Qué es esto? ¿Qué transmitimos al pueblo argentino cuando hacemos esto? Discutamos técnica, jurídica y políticamente, pero respetándonos. Exhibamos ante el pueblo argentino que somos serios, responsables, que nos ocupamos de los problemas de la corrupción y de la impunidad, pero también de las necesidades del pueblo. Esto tenemos que transmitir. (Aplausos.) ¿Qué pasa con la distribución del ingreso? Es un desastre cómo el decil más rico se está quedando con toda la riqueza nacional y cómo se asignan los recursos. En noviembre del año pasado, la asignación de la riqueza nacional, en número redondos, fue de 290.000 millones de pesos para el sector alto y de solo 35.000 millones para el sector bajo. Aplaudí al gobierno cuando extendió la Asignación Universal por Hijo a los monotributistas y a los autónomos, porque me pareció correcto. En cuanto a las pymes, mantuve reuniones con la CGERA, la Asociación Pyme, la Asamblea Pyme, el Frente de la Productividad de Lanús, las pymes de Morón y de San Martín, y muchas otras entidades. Están “en la lona”; no pueden pagar el “tarifazo”. Esos son los problemas que nos tienen que ocupar; es decir, tenemos que ver qué pasa con las tarifas, porque están cerrando las pymes. San Martín, la capital de las pymes, está “en la lona”. ¿Qué pasa con las empresas que despidieron personal? Tenemos aquí a los compañeros de Pepsico, pero tengo una enorme lista de empresas que despidieron personal y lo siguen haciendo. Realmente, en vez de asignar recursos a los sectores más necesitados, sucede otra cosa. Voy a contar qué está pasando, por ejemplo, con el programa Conectar Igualdad: hacia abajo. ¿Qué pasa con el PAMI? No da prestaciones. ¿Qué pasa con el plan Progresar? No reparte. ¿Qué pasa con el plan Qunita? Recién ahora están dando algunos elementos. ¿Qué pasa con las pensiones no contributivas? ¡Minga que están siendo devueltas! No se están devolviendo, y pido perdón al senador de Angeli por copiarlo. ¿Sabe cómo redujeron el REPRO? Yo fui un cuestionador del REPRO, pero me equivoqué e hice mi autocrítica en 2009, con la General Motors, en Rosario, porque sirvió. Esa empresa iba a despedir y no lo hizo. Llegó a contratar a mil quinientos trabajadores más de los que tenía. ¿Sabe qué pasó, señor presidente, con los programas REPRO que tiene que adjudicar el Ministerio de Trabajo? Hubo seiscientos treinta y tres mil trabajadores menos que recibieron la prestación. ¡Ahí tenemos que apuntar! ¡A sostener el empleo! Esta es una obligación constitucional. Hoy, un compañero diputado leía el artículo 75, inciso 19, de la Constitución, que incorporó la justicia social como principio constitucional. ¡De eso tenemos que hablar! Puedo seguir hablando del programa Remediar, de Argentina Sonríe -ahora sonríe desdentadamente-, del programa Sumar, de la lucha contra el sida o de la atención sanitaria en el territorio. Además, puedo mencionar el recorte en el aumento de las jubilaciones, porque la fórmula de ajuste se articuló para otro modelo económico, un modelo con empleo, en el que los trabajadores tenían poder adquisitivo y los jubilados, también. Eso hizo que la actualización semestral de las jubilaciones siempre superara todo índice de aumento del costo de vida. Ahora tenemos que preocuparnos porque no lo está superando, sino que es inferior precisamente por el cambio de modelo. Compañeros y compañeras del oficialismo, preocúpense. Estamos en plena época electoral. Están haciendo anuncios desastrosos. Voy a parafrasear un viejo refrán: cuando las barbas de Durán veas recortar, pon las tuyas a remojar. Durán Barba está dando unos consejos… La verdad es que hay que hablar de economía porque el pueblo argentino está sufriendo. Señor presidente: no quiero extenderme más, mi intención es cumplir con el reglamento. Le agradezco que me haya permitido excederme un poco en el tiempo que me fue destinado a hacer uso de la palabra. En definitiva, tenemos que juntarnos y ver cómo hacemos para ayudar al pueblo argentino. Acá no se pueden organizar las familias ni las pymes porque el trabajador no sabe si va a llegar a fin de mes o si va a mantener el empleo, y las pymes no saben si van a poder pagar las tarifas de luz y de gas. Tenemos que ayudarlos a organizarse, y esa es una tarea del Parlamento nacional. Es para que nos tenemos que reunir. Es una obligación constitucional. En ese sentido, tenemos que cumplir el mandato. Por otro lado, por supuesto que no queremos impunidad económica, política, ni de ninguna índole. En ese aspecto vamos a estar todos juntos, contra la impunidad, en la medida en que se cumpla con la institucionalidad –cosa que no se está haciendo- y que no se legisle por decreto. Hay ejemplos tremendos de utilización de decretos. Todos conocemos la pirámide jurídica de Kelsen y sabemos que una ley está por encima de un decreto. Acá hubo decretos que contradijeron abierta y manifiestamente la ley. Terminemos también con esa impunidad y pensemos en la justicia social para nuestro pueblo. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.
...
SR. , (): Señor presidente, Honorable Cámara: en realidad, no entendí si hubo apartamiento del reglamento y se cambió el orden del día. Digo esto porque luego de escuchar al diputado preopinante no me quedó claro si con el transcurso de las horas se olvidó de que esta sesión se convocó para analizar un dictamen que propone la exclusión del seno del cuerpo de uno de los miembros que la integran. Me ha llamado la atención digo esto con mucho respeto- que a lo largo de las nueve horas que duró el debate el diputado cuya conducta se analiza es el único que ha ejercido en plenitud su defensa. El resto de los colegas de su bloque ha dedicado esas nueve horas a hacer un juicio de residencia sobre nuestro gobierno. Si quieren podemos pedir otra sesión especial para tratar ese tema. En segundo lugar, mientras iban corriendo las horas tuve la impresión de que la conducta que se analiza del diputado en cuestión se ha usado más como una excusa por temor a que la candidata a senadora y ex presidenta tenga algún problema. Han usado el artículo 66 para hablar de Cristina, pero nosotros no nos hemos referido a ella.
...
SR. , (): En tercer término, en la defensa que ejerció el diputado De Vido no sé si llamarla valiente- se hizo responsable de los actos de su administración. Debemos saber que estamos en presencia de un colega que fue funcionario, quizás el de mayor longevidad política en el poder. En sus cinco secretarías –con excepción de una en la cual fue cambiado el secretario porque había sido condenado y estaba preso, Jaime por Schiavi-, no hay casi antecedentes durante los doce años de mandato, lo acompañaron los mismos funcionarios. Por lo tanto, se hace bastante indivisible la responsabilidad colectiva de los actos que emanan del ejercicio de la función. Vale comentar como ejemplo, para comprender la dimensión de la responsabilidad, que bajo la firma del diputado en cuestión durante ese año pasaron 145.000 millones de dólares, monto equivalente a 12 años de exportación de la Argentina a Brasil, nuestro máximo socio, y al 30 por ciento del PBI de la Argentina. Es decir, quizás ahí encontremos algunas de las explicaciones en cuanto al motivo por el cual, a lo largo de las horas, se ha buscado desnaturalizar y degradar un artículo de la Constitución Nacional, el 66, que sabiamente le dio al cuerpo la facultad para juzgar los actos de indisciplina. Lamento mucho que algunos de los ausentes mencionaran en un diario que no podían venir, que no podían estar en contra porque los había ayudado mucho en la provincia, como si tuviesen que ver peras con manzanas o les hubiese dado dinero del bolsillo propio. Hoy se trata de discutir en plenitud el ejercicio de un artículo de la Constitución Nacional, que es propio de un cuerpo y que hace a las sanciones disciplinarias. Pero en este caso se trata de un juicio político entre los pares y no uno de característica penal, como bien se ha dicho todo el día, para ver el perfil ético que lo acompaña no a la luz del artículo 94, como se quiso estirar en la interpretación sino lo que fue sucediendo a lo largo de estar en el cargo-, si está faltando al decoro o comprometiendo la honorabilidad del cuerpo que integra. Se ha estirado como un chicle la interpretación de los artículos constitucionales, se remontaron a Bussi y mencionaron el artículo 64 de la Constitución Nacional, que no tiene nada que ver con el artículo 66. Quiero recordar que en aquel caso la Corte Suprema resolvió por cuatro votos contra tres. Lo estaba haciendo frente a alguien que se iba a incorporar mientras que acá estamos analizando la conducta de alguien que ya está incorporado. Es más, por el artículo 64 se aplica mayoría simple y acá hay una mayoría agravada que exige un comportamiento determinado. A lo largo de la tarde se ha asustado a todos los colegas con que vienen a echarnos de a uno. Quiero recordar a la Honorable Cámara que de los trece actos de exclusión que este cuerpo ha ejercido a lo largo de la historia con sus miembros, los últimos dos datan de veintiséis y de quince años. Entonces, disipen los temores, salvo que alguien tenga un viejo recuerdo de la Argentina dividida en la que te querían echar por opinar distinto. ¡Tengan la tranquilidad que nada de eso va a ocurrir con nosotros! Es cierto que por aplicación del artículo 66 se debe permitir el ejercicio de la defensa. Así lo ha hecho el diputado en cuestión, primero presentando una nota en la comisión; luego en esta sesión en la que pudo hablar a lo largo de una hora. O sea que lo hizo bajo el sistema de la oralidad, como indica la doctrina, y en sesión pública para que todo el mundo se entere de lo que ha ocurrido. Los que no han dicho nada de él son sus colegas, que solo hablaron de Macri y no de De Vido. Esto es un síntoma subjetivo, porque aunque no lo quieran reconocer han recurrido a una mala interpretación para no hablar de Schiavi, de Jaime, de “Josesito” López ni de los cinco funcionarios que durante doce años compartieron responsabilidades en la ejecución de la política y del gasto. (Aplausos.) De esto se trata, aunque se enojen. En esta sesión se ha llegado a hablar del principio de inocencia en actos disciplinarios. Esto no tiene nada que ver ni es aplicable a este caso, porque es una atribución propia del cuerpo. Entonces, así como se han aplicado sanciones correctivas a lo largo de la historia, cabe aclarar que hoy no estamos hablando de inhabilidad moral sobreviniente sino de exclusión, para lo cual no se enumeran las causales, sino que ellas son definidas por el propio cuerpo de acuerdo con el perfil ético y la conducta que se juzga. Sobre esto hay que decidir. Voy a ilustrarlos sobre la forma en la que han tratado de forzar la interpretación del artículo 66, al extremo de convertirlo en un instrumento que solo podría aplicar quien esté en un colegio cuidando a los alumnos. Digo esto porque de acuerdo con el criterio que sostienen, recurriendo al principio de inocencia del fuero penal para aplicarlo en el caso de una sanción que decide el cuerpo para con uno de sus integrantes, tranquilamente podría estar sentado en una banca un violador serial que esté procesado pero que todavía no ha recibido condena por el principio de inocencia. Sin embargo, si alguno de nosotros se desnudara e hiciera pis, sería expulsado en media hora. Por lo tanto, lo que han hecho con el artículo 66 es reducirlo a la mínima expresión. Han ido en contra de toda la doctrina pacífica, y esto no lo podemos permitir. Por otro lado, para no remontarme a Joaquín V. González, a Calderón, a Quiroga Lavié y a tantos otros que se han nombrado, a quienes aceptan legítimamente el liderazgo de la candidata del silencio casi como en un santuario –justamente por eso no habla-, debo decirles que encontré una correcta interpretación del artículo 66 que ella hizo en el Senado cuando se pretendió excluir de su seno al senador Barrionuevo. Si me permiten, quisiera leerla detenidamente, porque quizás eso los alínea, aunque voten distinto. Dijo Cristina Fernández de Kirchner: “Como primera aproximación sería importante saber cuál es la naturaleza jurídica del artículo 66 de la Constitución, que es precisamente el que contiene la causal de expulsión y que ha sido lo solicitado.” Más adelante agregó: “¿Estamos ante una actividad jurisdiccional del cuerpo? Es decir, ¿estamos juzgando? ¡No!”… -se autorespondió-… “porque precisamente el artículo 66 prevé sanciones disciplinarias”, decía la entonces senadora, hoy en silencio. Continuaba señalando: “Es decir que sí sanciona, no juzga, cuando el cuerpo evalúa que ha habido una actitud de indignidad por parte de algunos de sus integrantes. Es más, algunos autores sostienen que la figura de la remoción ni siquiera tiene carácter sancionatorio.” Les pido a los integrantes de esta Honorable Cámara y a sus legítimos seguidores que deben interpretar como si fuera la tabla de los diez mandamientos la palabra sagrada de quien los guía, que escuchen lo que continuó señalando: “El que quiera hacer eso, pues bueno, que me lo fundamente en alguna Constitución que no sea la de la República o la de las provincias”, porque no existe. Y agregó: “Por una cuestión elemental de división de poderes no podemos discutir sobre esto, porque la naturaleza del artículo 66 es de carácter sancionatorio. Son las facultades disciplinarias que tiene el cuerpo. Y al respecto no hay un solo constitucionalista que afirme lo contrario. No es actividad jurisdiccional.”, lo cual comparto. Y finalizó diciendo: “No juzgamos. Sancionamos, removemos o excluimos”, tal como aquí lo hemos solicitado.
...
SR. , (): Señor presidente: le pido que por favor reparta Valium entre algunos legisladores. (Risas.) Por último, señaló: “Finalmente, quiero mencionar unas manifestaciones del entonces diputado Jorge Vanossi, que figuran en el Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados, página 5552, cuando dijo que aquí no hay acusación, aquí no hay defensa penal, tampoco prueba penal; aquí no hay sentencia ni juez ni hay tampoco un juicio en lo penal”, decía con toda certeza –quizás por eso hoy está en silencio-, “Estamos en materia disciplinaria y, por lo tanto, el juicio es de valor”, concluía la exsenadora y expresidenta de los argentinos. Por eso, para ir cerrando mi exposición –me voy a tomar unos minutos más, tal como lo hizo el colega preopinante y otros legisladores a lo largo de esta sesión para ocuparse de nosotros-, quiero decirles que no estamos contentos de estar en esta sesión. Este no es un tema para aplaudir. No estamos hablando de cualquier cosa ni de hechos sobrevinientes. Hubo cinco procesamientos. También se hizo referencia con absoluta certeza a la Auditoría General de la Nación. Además, dentro de lo que es la pirámide de responsabilidades, esos cinco procesamientos incluyen a los que están presos y a los que están condenados. De ellos dos fueron apelados y confirmados por la Cámara y un tercero, que es el de la mayor tragedia ferroviaria que vivimos los argentinos, ya ha saltado dos instancias más y solo falta que fijen la fecha de la audiencia. Tan así es que, en una jugada política de gambeta corta, hace 48 horas el diputado en cuestión dijo que quería ser juzgado por un tribunal popular, como mostrándose en un acto de arrojo e inocencia. Seguramente no lo consultó con su abogado, porque le hubiera dicho que en la Justicia federal –por más que todos lo anhelemos- no hay juicio por jurado. Era una jugada política pensando en esta sesión. Señor presidente: está claro que acá no hemos revoleado a ningún diputado ni lo hemos traído porque sí, y también está claro que en los doce años de ejercicio de su función han generado compromisos en distintos lugares. Se ha hecho público eso. Nosotros preveíamos que podía ocurrir. En mi modesta opinión, esta es una sesión que se caracteriza por la evidencia de los hechos, por la evidencia de las conductas y por cuánto estamos dispuestos a defender las atribuciones que son propias del cuerpo, que además exigen una mayoría agravada y racionalidad, como ha sido garantizado en el caso precedente. Hay una percepción social clara y fuerte de que en la medida en que uno se arrima a las candidaturas se aleja de la Justicia. Es cierto que hay jueces que actúan por default. Fíjese, señor presidente, que prácticamente no han existido desafueros. Los casos de los últimos años han sido por decisiones propias de los cuerpos, porque los jueces no se han llevado a nadie. Si no –y no lo digo peyorativamente, miremos lo que sucede con el expresidente Menem: hace veinte años tuvo el primer procesamiento, por la venta de armas; en esa época para trasladar un cohete se necesitaba un camión con capacidad para veinte toneladas. Hoy, veinte años después, cuando las guerras se hacen con drones, él está siendo nuevamente candidato después de una condena. ¿Qué puede pensar la sociedad? Necesariamente el Senado tiene que esperar, porque a pesar de la ley de fueros –que tanto se invoca, tiene que mantenerse a derecho. Por supuesto que si hubiesen optado por el desafuero podrían haberlo puesto a disposición de la Justicia. Obviamente se ha perdido la inmunidad del proceso y por esa razón van y comparecen. Entonces, ¿qué podríamos pensar? ¿Que hay que esperar veinte años y que finalicen los mandatos? Como cuerpo estamos obligados no importa cuál sea el nombre a dar una señal clara que esté vinculada con un grado de razonabilidad que haga que la conducta de la persona cuestionada sea verosímil con la decisión colectiva del cuerpo. Por eso estas decisiones no se toman todos los días sino cada tantos años. No nos importa lo digo con toda sinceridad si alcanzamos o no el objetivo de la exclusión. Lo que debemos hacer hoy –por eso le pedí al diputado preopinante convocar a todos es sembrar valores, y hay que protegerlos. No se trata de ganar o perder. No vayan a aplaudir. Hay que tratar de ser o no ser, no solo parecer. No queremos –por eso lo debemos evitar que el Parlamento se convierta en una válvula de escape para el refugio de las sanciones sobre las conductas de los ciudadanos, que es la idea social que se está instalando. Existe un clamor social de ética en el comportamiento. La política se degrada cuando eso no existe, y en ese momento aparecen monstruos antidemocráticos y empiezan a practicar el discurso de que todos somos iguales. Por eso hoy corrían durante el día, en vez de defender el honor de De Vido, para ver si encontraban carpetas del gobierno para tirárselas por la cabeza; basura contra basura. No es así. Así no puede ser. Así no hay instituciones creíbles. Esta noche queda en evidencia que hay, hubo y siempre habrá responsables de vaciamientos institucionales. No se trata solamente de enfrentar la corrupción, sino que también hay que acabar con la impunidad. Sobre esas dos patas –corrupción e impunidad se ha ido levantando la decadencia de la Argentina en los últimos años. Debemos poner un punto de inflexión. No nos agrada esta tarea que hemos asumido hoy; a nadie le gusta. A ustedes tampoco, porque nadie ha dedicado ni un minuto a defender el honor de De Vido, que se defendió solo. Quienes dicen que no importa la moral son los que han sumergido a la Argentina en la decadencia. Es indudable que había una estrategia de “vamos por todo”. Compraron billetes de ida y vuelta, por las dudas. Lamentablemente, señor presidente, el default judicial, la acción del freno, hace incompatible que la Justicia llegue temprano, y cuando la Justicia llega tarde, no es Justicia. Eso degrada la democracia. Por eso esta noche venimos a comprometernos en la búsqueda de un resultado para ver si alguien se va o se queda. Podrían habernos ahorrado esta discusión por dos vías: la primera, si la Justicia aceleraba su trabajo, y la segunda, si el diputado en cuestión hubiera tenido un mínimo grado de vergüenza como para pedir permiso y no venir a poner en juego la honorabilidad del cuerpo. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Se va a votar el dictamen de mayoría de la Comisión de Asuntos Constitucionales por el cual se resuelve la exclusión del diputado nacional Julio Miguel De Vido del seno de esta Honorable Cámara de Diputados por inhabilidad moral, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 66 de la Constitución Nacional (Orden del Día 1465). Conforme lo establecido por el artículo 66 de la Constitución Nacional, se requieren los dos tercios de los votos.
...
SR. , (): Señor presidente: solicito que la votación sea nominal.
...
SR. PRESIDENTE , (): Si hay asentimiento, así se hará.
...
SR. PRESIDENTE , (): Se va a votar nominalmente.
...
SR. , (): Se han registrado 138 votos afirmativos; 95, negativos, y 3 abstenciones.
...
SR. PRESIDENTE , (): No se han alcanzado los dos tercios de los votos de los presentes exigidos por la Constitución Nacional. La Presidencia requiere el asentimiento de la Honorable Cámara para autorizar las inserciones solicitadas por los señores diputados en el transcurso de la sesión.
...
SR. PRESIDENTE , (): Quedan autorizadas las inserciones solicitadas. Habiéndose cumplido con el objeto de la convocatoria, queda levantada la sesión.
...
Ver debate completo...

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.