Período:132 Reunion:22 Fecha:12/11/2014 INDEMNIZACIÓN DE EX AGENTES DE YACIMIENTOS PETROLÍFEROS FISCALES


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Corresponde considerar los dictámenes de las comisiones de Energía y Combustible y otras recaídos en los proyecto de ley por los que se reconoce una compensación económica a favor de los ex agentes de Yacimientos Petrolíferos Fiscales que no adhirieron al programa de propiedad participada, contenidos en el Orden del Día Nº 1.251 (expedientes 4959-d-2013 y 1220-d-2014).

- Aplausos en las galerías.

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) En consideración en general.
Tiene la palabra la señor diputado por Santa Cruz, por el dictamen de mayoría, quien comparte su término con el señor diputado Mario Pais.


SR. METAZA, MARIO ALFREDO (SANTA CRUZ): Señora presidenta: antes de comenzar a hacer uso de la palabra me gustaría que se haga silencio, para poder expresarme.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia solicita a los señores diputados que por favor hagan silencio porque el señor diputado Metaza está haciendo uso de la palabra y es bueno que nos escuchemos.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Santa Cruz.


SR. METAZA, MARIO ALFREDO (SANTA CRUZ): Señora presidenta: una vez más tengo el inmenso honor de ser miembro informante en representación de mi bloque, el Frente para la Victoria –y le agradezco a cada uno de sus integrantes, en este tema tan importante para nuestro país y para numerosa cantidad de argentinos, como es el proyecto que establece una compensación económica a favor de los ex agentes de YPF Sociedad Anónima que no adhirieron al programa de propiedad participada.
Digo que es trascendental para nuestro país porque marca a las claras dos Argentinas diferentes: la de los 90, privatizadora, discriminadora y excluyente, y esta Argentina de hoy, con justicia, equidad e igualdad, que crece y se desarrolla con una característica fundamental: con los cuarenta millones de argentinos dentro, incluyendo a todos y a cada uno de sus habitantes.
De esto se trata este proyecto: de hacer justicia, de ser equitativos e inclusivos, de hacer una reparación histórica a quienes fueron víctimas de las políticas neoliberales de los 90, a los compañeros ypefianos, los que hoy nos acompañan en este recinto, los que se encuentran a lo largo y ancho del país y los que no están, cuyos herederos o derechohabientes serán reconocidos cuando se sancione y promulgue esta ley.
Quisiera hacer un aparte, y a fuer de ser injusto voy a nombrar a algunos compañeros que están presentes, que han llevado adelante la lucha y con quienes hemos charlado y tenido reuniones, que en verdad son los grandes luchadores y triunfadores en este tema. Seguramente, cuando los nombre ellos van a sentir que están representando a todos los que los acompañan y que hoy no pudieron estar presentes en este recinto. Me refiero a Juan Fiochetta, Juan Peralta, Francisco Legizamón, Humberto López y José Cruce. (Aplausos en las bancas y en las galerías.) También quiero mencionar a una compañera que hoy muy temprano llegó desde Río Gallegos: la mamá del compañero Juan Tureuna; seguramente ella va a ser una de las beneficiadas, porque él ya no está.
Para contextualizar el logro que implica la sanción de este proyecto voy a hacer un poco de historia.
La Ley de Reforma del Estado, 23.696, del año 1989, incorporó a nuestra legislación los denominados “Programas de Propiedad Participada”, que es un instrumento dentro del proceso de privatizaciones de entes estatales que permite a los empleados adquirir todo o parte del capital accionario igual que cualquier otro inversor privado. En este contexto el Poder Ejecutivo nacional impulsó la transformación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales de sociedad del Estado a sociedad anónima.
La ley 24.145, del año 1992, dispuso que el capital social de YPF Sociedad Anónima estuviera representando en distintas clases de acciones, atribuyendo la clase “C” a las que adquiriera el personal de la empresa, hasta el 10 por ciento del capital social, bajo el régimen de propiedad participada de la ley 23.696. Así, los empleados de YPF pasaron a ser titulares de 35.300.000 acciones clase “C” de la compañía.
Sin embargo, en 1997 el Estado nacional y el Directorio de YPF Sociedad Anónima autorizaron y gestionaron la venta de las acciones clase “C” sin contar con la aprobación de sus titulares.
También en 1997, mediante el dictado del decreto 628, el Poder Ejecutivo nacional aprobó un procedimiento de cancelación del saldo de precio y venta de las acciones clase “C” de YPF Sociedad Anónima para los empleados adherentes al Programa de Propiedad Participada que se encontraban activos. Esto dejó afuera aproximadamente a unos treinta y tres mil trabajadores que al 1° de enero de 1991 mantenían relación de dependencia con la empresa.
Ante esa injusta circunstancia la Corte dictó el famoso fallo “Antonucci”, al cual seguramente se referirá el compañero Pais más adelante.
Siguiendo los lineamientos del fallo judicial, la ley 25.471 dispuso la inclusión en el Programa de Propiedad Participada de aquellos ex trabajadores que estaban en relación de dependencia al 1° de enero de 1991. Por su parte, el decreto 1.077, del año 2003, reglamentario de esa norma, estableció en primer lugar que la cantidad de acciones promedio que correspondía a cada beneficiario a la fecha de corte era de 956, y en segundo término, que el valor promedio de la indemnización era de 23.728 pesos.
Sin embargo, tanto la ley 25.471 como los diversos procedimientos administrativos de cobro que se dictaron después no dieron solución ni efectivo cumplimiento respecto de los derechos de estos trabajadores. Así, del monto total de beneficiarios reconocidos, algunos cobraron con el decreto del año 1997; otros, por la ley 25.471, otros no cobraron nada y algunos, más aun, están en juicio.
Por lo tanto, con esta medida se intenta reparar los daños que produjo la privatización de YPF, porque desde el comienzo las decisiones sobre la empresa involucraron a la patria. En este sentido, en la Patagonia hemos vivido distintos escenarios: los procesos de privatización y de desnacionalización, también fuimos protagonistas del proceso de recuperación y ahora nos toca vivir el crecimiento que vislumbramos con los yacimientos no convencionales y con la recientemente aprobada ley 27.007, modificatoria de la ley de hidrocarburos, que abre nuevos aspectos en la relación provincia-Estado nacional, donde las provincias tienen en YPF una aliada que las ayudará a desarrollar todas sus capacidades productivas.
La privatización de los 90 nunca se preocupó por el daño social que produjo la desvinculación de los trabajadores de YPF, que tuvieron que dedicarse a otras actividades, inventar en qué ocupar su tiempo y acceder a retiros voluntarios o a distintas indemnizaciones, principalmente en el caso de los trabajadores de Cutral Có, Caleta Olivia y Río Gallegos.
El proyecto de reparación a los ex ypefianos prevé la posibilidad de que cada trabajador y su heredero cobre el equivalente a las 956 acciones que mencioné con anterioridad, que representan unos 439.000 pesos en bonos de consolidación de deuda pública. Para los que tuvieron sentencia judicial firme hubo aproximadamente 260.000 pesos de diferencia de acuerdo con un promedio calculado en virtud del índice de precios al consumidor.
¿Qué estamos logrando? En primer lugar, la aprobación de este pago en las condiciones planteadas, que es vital para comenzar una nueva etapa en la historia de YPF.
Este gobierno, desde el momento en que decide la expropiación de YPF, carecía de un plan de negocios adecuado para las necesidades de la Argentina. Con el modelo de desarrollo que puso en marcha Néstor Kirchner no podía dejar librada al azar la deuda histórica que se mantenía con los ex empleados de YPF. Se trata de una cuestión de coherencia política.
Por eso, el hecho de aprobar este proyecto equivale a cerrar el círculo que se inició cuando la señora presidenta decidió mandar un proyecto de ley a este Congreso para expropiar e intervenir la compañía. Lo mismo ocurrió cuando se procedió a pagar lo que correspondía por la empresa.
Además, el hecho de que hayamos podido llegar a un acuerdo respecto de la forma de la reparación tiene consecuencias para el país: sana las heridas.
No estamos acostumbrados a ser testigos de que los compromisos se cumplan. Sin embargo, hemos podido hacerlo porque debajo de esto subyace una decisión política tomada por este gobierno y acompañada en este caso por todos los bloques políticos.
¿Qué permite este consenso? Que luego de largos años de lucha los ex ypefianos o sus herederos puedan finalmente cobrar las acciones de propiedad participada que nunca les fueron reconocidas. Tuvieron que pasar por muchos años de incertidumbre y de esfuerzo.
Quiero destacar algo. A lo largo de estos años se han presentado en este Congreso muchos proyectos que intentaron dar solución a la situación de los ex ypefianos. Alguno tuvo dictamen sin que llegara a este recinto.
Hoy nosotros somos los protagonistas y nos toca empezar a cancelar la deuda interna con el pueblo argentino. Se trata de una respuesta contundente y nos toca a nosotros ser los encargados de darla.
Esa circunstancia me hace sentir orgulloso y me confirma que estamos en el camino correcto. Es un camino que comenzó con la recuperación de nuestra empresa de bandera y con la expropiación de Repsol, y cumplimos con el pago a esa compañía en el marco de un acuerdo amigable que culmina con la cancelación de esta deuda injusta, quedándonos tranquilos porque hicimos lo que debíamos hacer y no lo que pudimos.
Celebro el día de hoy. Somos los actores de un momento clave con los ex agentes de YPF, quienes también marcaron una página de la historia. Ellos fueron parte de la lucha por volver a tener en nuestro patrimonio a la empresa de bandera.
Por eso, pido a los actuales trabajadores de YPF, como a todos los argentinos, que por favor cuidemos nuestros recursos, la fuente de trabajo; en definitiva, cuidemos a esta YPF que ha vuelto a ser nuestra y también a ser protagonista del mercado energético global, estando en la mira de los poderosos. Por eso tenemos que cuidar a esta empresa, que es algo así como cuidar a la patria y sentirnos más argentinos que nunca. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Chubut.


SR. PAIS, JUAN MARIO (CHUBUT): Señora presidenta: vamos a comenzar expresándonos en los términos de un adagio jurídico que dice que el que paga mal paga dos veces.
Cuando informábamos en el plenario de las comisiones decíamos que el Estado iba a pagar dos veces esta deuda, porque cuando distribuyó las acciones lo hizo por el total de la propiedad participada, que era del 10 por ciento. Lo que pasó fue que excluyó ilegítimamente a casi treinta mil agentes, muchos de los cuales hoy están acá representados.
Este proceso de privatización comenzó cuando la sociedad del Estado se transformó en sociedad anónima el 1° de enero de 1991, acto que fue ratificado por la ley 24.145. Posteriormente, en 1993, por disposición de los ministros de Economía y de Trabajo –en aquel entonces Domingo Cavallo y Mera Figueroa-, en un ejercicio irracional y discrecional que constituyó un claro ejemplo de mala praxis por parte del Estado y de sus funcionarios, se excluyó arbitraria e irracionalmente a casi treinta mil agentes y se generó una deuda social del Estado, que va a tener que pagar hoy con recursos que son escasos para reparar aquel daño que se causó hace casi veinte años.
De esto estamos hablando cuando se menciona la propiedad participada de YPF. En su momento se distribuyó incluso más de lo que correspondía en un universo más chico. Aquí hubo casi diez mil agentes que cobraron de más y hubo casi treinta mil que cobraron de menos. Estos últimos iniciaron reclamos y juicios, e hicieron marchas porque se sintieron frustrados y estafados por quien debía defenderlos: el Estado.
Este es el quid o causa de la propiedad participada de YPF. Los reclamos tenían la legitimidad de quienes se veían frustrados en sus derechos por el accionar del que debía defenderlos, que era el Estado nacional.
Estos trabajadores excluidos fueron víctimas de un proceso de privatización agresivo que en un lapso de un año y medio redujo el 75 por ciento de la planta de personal de YPF. En un año y medio el interventor Estenssoro, nombrado por el Poder Ejecutivo, redujo de cuarenta mil a diez mil la planta de empleados. Además, en ese año y medio se los forzó con retiros voluntarios y despidos, y se los reingresó a través de emprendimientos con cooperativas o SRL, pero muchas fracasaron. Además, se indujo a mucha gente con indemnizaciones que significaron “pan para hoy y hambre para mañana”. A todo esto se adicionó que cuando esperaban cobrar con legitimidad absoluta la propiedad participada, ésta fue escamoteada.
Bien decía el señor diputado Metaza que íbamos a referirnos al caso Antonucci, que fue un fallo de la Corte Suprema de Justicia dictado en 2001 donde expresamente se imputaba la mala praxis y la responsabilidad de funcionarios de altísimo nivel, como los ministros Cavallo y Mera Figueroa.
La Corte establece que las disposiciones ministeriales referidas avanzaron sobre la reglamentación de la propiedad participada de la ley 23.696 realizada por el Poder Ejecutivo nacional en los decretos 2.686/91 y 584/93 al restringir el número de trabajadores que podían ser adherentes. Tal facultad no había sido delegada por el artículo 2° del decreto 2.686/91.
De tal modo, la intención posterior del decreto 628/97 de convalidar lo dispuesto no puede surtir efecto pues a la inoponibilidad que les signa su falta de publicación en el Boletín Oficial se suma una ausencia de razonabilidad y un exceso en el ejercicio de las competencias ministeriales, todo lo cual conspira contra su adecuación al texto constitucional.
Hubo un decreto posterior que quiso ratificar la estafa, verificándose que se había excluido arbitrariamente a casi más de treinta mil trabajadores, y ese decreto también cae por inconstitucional.
Fíjense cómo estamos hablando de una mala praxis y de una frustración colectiva. Se dictó un decreto que no se publicó en el Boletín Oficial, es decir, un decreto trucho.
Ello es así por cuanto las leyes reguladoras del sistema no delegaron la determinación de qué debía entenderse por “personal de la empresa”. Nótese que el derecho conferido al “personal de la empresa” de participar en la propiedad participada mediante acciones de la clase “C” hasta un 10 por ciento correspondía a los trabajadores existentes al momento de su privatización.
La Corte entendió que el momento de privatización era el de la transformación en sociedad anónima, es decir, el 1° de enero de 1991.
Por eso hoy estamos por sancionar una ley costosa para el Estado. Los recursos no sobran, pero es necesario reparar una deuda histórica y una mala praxis del propio Estado. Sabemos que el que paga mal, paga dos veces.
Con este proyecto tenemos que cumplir con una deuda social y económica con casi treinta mil agentes que fueron excluidos. Para honrar dicha deuda, tenemos que hacerlo en plenitud y hay que distribuir las acciones pensando en lo que les hubiera correspondido en aquella época. Hay que pagar a los que no cobraron nada. Hay que pagar la diferencia de los que cobraron un poco vía reclamo administrativo y los montos de las sentencias que pueden llegar a ser similares o inferiores- de aquellos que hicieron juicio. En ese caso, se va a proceder a repotenciar o actualizar el monto percibido, pero se los va a incluir y se va a pagar la diferencia.
Por otro lado, se tiene que pagar con bonos, pero no porque así se pagó también la expropiación de YPF, como dijeron en comisión. Se tiene que pagar con bonos porque esta deuda cae dentro de la ley 25.344, de consolidación de deudas. Ya dijo la Corte que toda deuda que cayó dentro del período de la consolidación debe liquidarse con bonos del Tesoro porque rige el principio de que esta norma es de orden público y es inexcusable. Con ellos se pagaron las jubilaciones, aun de los moribundos, las indemnizaciones por daños y perjuicios y hasta por pérdidas de vidas en las cuales resultó responsable el Estado, y con ellos se va a honrar la deuda de YPF.
Nosotros creemos que con esto estamos cerrando un capítulo ominoso, y digo “ominoso” porque el Estado debió accionar contra aquellos que cobraron de más pues tuvieron un enriquecimiento sin causa. Y sobre todo se debió reclamar patrimonialmente a los ministros que dictaron una disposición arbitraria e irrazonable y causaron un perjuicio de miles de millones de pesos al Estado nacional. Ellos son los culpables de veinte años de ignominia. (Aplausos en las bancas y en las galerías).
Por eso, hoy estamos reparando una deuda del Estado. Pero también es necesario que denunciemos a quienes causaron ese daño, porque no fue la sociedad argentina. Fueron funcionarios que actuaron con indolencia y que cuando se les pone un micrófono no hablan de sus gestiones. (Aplausos.) Esos funcionarios no pensaron en el daño que hacían cuando disponían del patrimonio de millones de argentinos.
Con mucho costo, porque a este gobierno y a este Estado no le sobran los recursos, pero con mucha honra y mucho sacrificio vamos a tratar de reparar esta deuda histórica con los ypefianos, con los ex ypefianos, y en algunos casos, con sus familiares, porque muchos de ellos ya no están. Creo que con esto vamos a tirar una gota más de justicia en donde hubo un mar de injusticias. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Salta, quien comparte el término de treinta minutos con la diputada Parrilli y el diputado González.


SR. VILARIÑO, JOSE ANTONIO (SALTA): Señora presidenta: realmente ha sido muy clara la exposición de mis compañeros...


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Señor diputado Vilariño: el señor diputado Asseff le solicita una interrupción. ¿Se la concede?


SR. VILARIÑO, JOSE ANTONIO (SALTA): Sí, señora presidenta, con todo gusto.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. ASSEFF, ALBERTO EMILIO (BUENOS AIRES): Señora presidenta: simplemente, deseo hacer una aclaración para hacer honor a la verdad y para respetar la memoria de un compañero y amigo. El señor diputado Pais, que habló muy bien, dijo que el ministro de Trabajo de ese entonces era Mera Figueroa, pero en realidad era Caro Figueroa. Quiero aclarar que Julio Mera Figueroa no estaba en ese lapso.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Chubut.


SR. PAIS, JUAN MARIO (CHUBUT): Señora presidenta: como el mío fue un discurso improvisado y sentido en muchos aspectos, cometí un error al mencionar el apellido. Reconozco que me he equivocado, ya que efectivamente el ministro de ese entonces era Caro Figueroa. El doctor Mera Figueroa ha cumplido importantes funciones pero no la de ministro de Trabajo.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Salta.


SR. VILARIÑO, JOSE ANTONIO (SALTA): Señora presidenta: decía que fueron muy claras las exposiciones de mis compañeros de bancada sobre los motivos jurídicos, políticos y sociales de esta demanda. Creo que después de muchos años venimos a tratar de reparar en algo el daño ocasionado a estos ex empleados de YPF.
Me gustaría hacer mención de los antecedentes, porque este es un largo proceso. Todos los legisladores hemos visto caminar por el Congreso a muchos de esos trabajadores durante varios años, a tal punto que algunos de ellos ya parecen personal de nuestros despachos y nos hemos familiarizado. Quiero resaltar que siempre, sabiendo que se había cometido una injusticia con ellos, hicieron sus planteos en un tono respetuoso y amable, buscando el consenso, con paciencia y perseverancia, a lo largo de estos años.
Además, quiero remarcar el trabajo de quienes ya son mis amigos, Juan Peralta, Fiucheta, López, que en todos estos años han puesto un gran empeño. Asimismo, rescato el esfuerzo de los diputados para tratar de encontrar una solución al problema, porque este es un proceso que viene desde hace muchos años.
Ya en el año 2008 el bloque del Frente para la Victoria reconoció una expresión política en un proyecto de resolución, justamente con la autoría de quien les habla, acompañado por otros diputados, en el que se solicitaba al Poder Ejecutivo nacional que arbitrara las medidas a fin de que se cumpla lo dispuesto por la ley para saldar definitivamente esta deuda. Luego, como vimos que había que generar un instrumento, fuimos creando antecedentes, y en este punto quiero mencionar una iniciativa que fue la primera experiencia en la que se incorporó un representante de cada provincia hidrocarburíferas. Este intento estuvo encabezado por el compañero Dante González.
Quisiera nombrar a todos los compañeros, nobleza obliga, algunos están y otros no, pero seguramente me voy a olvidar de muchos: José Córdoba, de Santa Cruz; José Vilariño; Susana Genem; Oslvado Salum; Rubén Sciutto; Manuel Morejón; Héctor Alvaro; Juan Salim; Héctor Recalde. Fuimos los primeros que generamos un antecedente de esta naturaleza, que luego se venció, fue nuevamente rescatado y siempre puesto en la escena política.
Quiero hacer un aporte silencioso –soy diputado, pero lo único que conozco sobre petróleo es la nafta que cargo en el auto- y reconocer al compañero Roberto Feletti, que ha puesto la cara, el esfuerzo y el trabajo. (Aplausos.) Esto no lo hubiéramos logrado sin el trabajo que realizamos, depurando los padrones, analizando a quiénes comprendía la ley, quiénes habían cobrado y quiénes estaban en juicio. Entonces, nuevamente quiero rescatar el trabajo que se hizo durante muchos años.
Cuando la iniciativa encuentra el consenso y el tiempo necesario, en el marco de lo que decía el compañero Pais en cuanto a lograr la posibilidad de que el Estado haga un esfuerzo, todo se puede lograr.
Definitivamente, vamos a tratar de terminar esta historia, luego de 24 años, porque los trabajadores de YPF resistieron, en mi provincia, en Mosconi, en Tartagal. Yo fui testigo de cómo se resistieron, primero, con los cortes de rutas y, después, en un proceso de lucha que fue avanzando. Nunca bajaron los brazos y esta lucha hoy se materializa en este proyecto.
Por otro lado, quisiera remarcar algunos aspectos de la iniciativa que son muy interesantes. Por ejemplo, la cuestión de los derechohabientes, porque muchos de ellos han perdido la vida en estos años de lucha y es justo que sus herederos puedan cobrar esta indemnización.
Otro tema que me parece importante es la inembargabilidad de las indemnizaciones, porque justamente ha habido abogados de por medio, idas y vueltas en el camino y es trascendente que la iniciativa fije la inembargabilidad de estos recursos, excepto, obviamente, en deudas de naturaleza alimentaria o de litis expensas.
Simplemente quiero recordar este proceso y agradecer a legisladores de otros bloques que también han hecho mucho esfuerzo para encontrar consenso. Hace un tiempo, como dijimos, firmamos un dictamen que, lamentablemente, no pudo ser tratado en el recinto.
Simplemente, creo con este acto estamos reparando esta deuda social, histórica y política que tiene el Estado argentino con los ex empleados de YPF. Definitivamente, los actuales trabajadores ocuparán el lugar que les corresponde y se pondrá en marcha una política que nos permitirá recuperar la soberanía energética dentro de poco tiempo. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por Neuquén.


SRA. PARRILLI, NANCI MARIA AGUSTINA (NEUQUEN): Señora presidenta: en verdad este es un día muy especial no solo para mí, sino para todos los neuquinos, quienes nos hicimos conocidos en los años 90 a raíz de los piquetes en CutralCó y Plaza Huincul.
Adhiero a las palabras vertidas por mis compañeros y agradezco a todos los que han trabajado en el tema. A veces uno nombra a algunos y olvida a otros.
Me parece importante recalcar que hoy tenemos la oportunidad de reparar una deuda histórica. Se han sancionado distintas leyes y hemos vuelto a recuperar la YPF que soñamos los argentinos. Hemos pagado por esa recuperación y hoy nos encontramos saldando una deuda con nuestros trabajadores.
Esto es posible porque hay un Estado distinto; no es el Estado bobo que en la década del 90 nos hacía creer que sus empresas eran deficitarias o que no necesitábamos tener una compañía como YPF para desarrollarnos y alcanzar la soberanía energética.
Realmente, estar hoy en este recinto y haber votado leyes que forman parte del proyecto nacional que se inició el 25 de mayo de 2003 con Néstor Kirchner es para mí muy importante como neuquina.
Luego de largos años de lucha, los trabajadores finalmente podrán cobrar una reparación que, sin duda, no será suficiente, porque no es más que eso: una reparación. Seguramente, mucho ha quedado en el camino, pero siento la alegría de haber estado hace muy poco en un pozo junto con algunos ex ypefianos que estaban trabajando contentos, porque otra vez se había recuperado YPF. Realmente nos sentimos orgullosos de las nuevas tecnologías y de lo que se está haciendo.
Creo que hoy estamos reivindicando, fundamentalmente, a quienes nos ayudarán a lograr la soberanía energética: los trabajadores que se desempeñan en tareas de petróleo y gas. A esos compañeros de nuestras queridas provincias petroleras, y también a sus familias, les agradecemos el tesón. De la misma manera, elevamos nuestra oración hacia quienes no están presentes, pero que sabemos que desde algún lugar observan esta reparación histórica que intentamos hacer en la Cámara de Diputados.
A todos les agradezco nuevamente, y hago llegar un afecto muy especial no solo a ellos, sino también a nuestro gobierno, que nos ha dado la posibilidad de repagar esta deuda tan importante para todos los neuquinos. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. GONZALEZ, JUAN DANTE (MENDOZA): Señora presidenta: quiero hablar desde el corazón, en primer lugar porque provengo de una familia ypefiana y, en segundo término, por algo que no es menos importante: pertenezco a la actividad petrolera.
He visto durante muchos años a compañeros y compañeras peregrinar por distintos lugares, pidiendo ayuda para llegar a este momento. Algunos con muy mala fe les dijeron que pasaran por el banco tal a cobrar. Los he visto hacer filas en vano. Pasaron muchos años.
Cuando fui electo diputado nacional en 2007, compañeros y compañeras de Mendoza se acercaron para pedirme que gestionara la posibilidad de saldar esta deuda que tienen con ellos desde hace mucho tiempo.
Asumí el compromiso de ver la situación real del estado en que se encontraba el reclamo de los compañeros y compañeras, y no mentirles, y a posteriori, trabajar para que este reclamo sea satisfecho.
Como decía recién el diputado Vilariño, pasó la presentación de un proyecto, lo volvimos a presentar y luego vino otro. En el medio vimos hasta engaños de algunos propios compañeros, ex ypefianos, que les sacaron plata.
En 2010 tuvimos la posibilidad de llegar a concretar este reclamo; algunos diputados no dieron la posibilidad de que saldáramos esa deuda, pero seguimos insistiendo. En el camino participaron muchos actores, diputados con mandato cumplido, y algunos seguimos acompañaron este proyecto. Quedaron muchos ex ypefianos en el camino.
Tuve la posibilidad de recibir a gran parte de ellos representando a las distintas provincias productoras donde YPF desarrolló sus tareas. He tenido la posibilidad de visitarlos en sus provincias, llevándoles el mismo mensaje: el compromiso de trabajar para saldar esa deuda. Tener hoy la posibilidad de satisfacer ese reclamo es un orgullo y una alegría inmensa que, seguramente, estaremos compartiendo miles y miles de personas que así lo sentimos en todo el país.
Fue un trabajo importante, pero por sobre todas las cosas, haber llegado a consensuar este proyecto es lo que le da mucho más valor, porque no hubo mezquindad y nos pusimos del lado de los reclamos compartiendo el sentimiento de muchos de los que no están.
Seguramente quedará algo pendiente. Vamos a seguir trabajando para que también muchos compañeros se vean beneficiados con la jubilación que tienen al alcance de la mano pero que no pueden lograr. Vamos a seguir trabajando para que así sea, es un compromiso adquirido. (Aplausos.)
Por sobre todas las cosas, quiero reconocer a todos los diputados y diputadas de la bancada oficialista y de la oposición que se suman a este proyecto y que ven en él el resarcimiento que merecen los miles de compañeros y compañeras que vienen reclamando desde hace mucho tiempo.
En mi provincia, Mendoza, tenemos muchos compañeros que seguramente nos están mirando, esperanzados en que hoy podamos dar sanción a este proyecto y que en poco tiempo se convierta en ley. Soy optimista y tengo esta mirada, porque hay compromisos adquiridos que se están cumpliendo.
Para quienes opinan lo contario, les recuerdo que fue el doctor Carlos Zannini quien trajo la voz de la señora presidenta y dijo que existía el compromiso de dar respuesta a los ex trabajadores de YPF. (Aplausos.) Como verán, en este gobierno se ve cristalizado el cumplimiento de los compromisos.
Estos son los momentos en los que quienes acompañamos la lucha permanente de los trabajadores y de los más necesitados esperamos, anhelamos y festejamos. Es el compromiso del trabajo por la lucha digna, por las conquistas ganadas y, por sobre todas las cosas, por la igualdad de todos.
En este momento quiero reconocer en los ex trabajadores de YPF el aguante que han tenido y la perseverancia, pero por sobre todas las cosas la educación y el respeto con el que la mayoría de ellos hicieron que cada uno de los que trabajamos en este proyecto tomáramos conciencia de que se trataba de un reclamo justo.
Quiero reconocer también –tal como lo hicieron los diputados que me antecedieron en el uso de la palabra a todos los diputados que trabajaron conjuntamente con nuestro equipo técnico para que hoy podamos tener este proyecto de ley consensuado.
Quiero llevar un mensaje de corazón a todos los ex ypefianos del país, que están esperando ansiosos una respuesta nuestra. A ellos les digo que la política tiene estas cosas y que quienes tenemos el mandato de legislar contamos con la posibilidad de hacerlo pensando en las cosas que para algunos son pequeñas, pero para otros valen muchísimo.
Este es el trabajo de legislar. Hoy les estamos dando respuesta. Este gobierno está cumpliendo. Nuevamente el país tiene a su YPF, a su gran empresa. Hace muy poco hemos tenido la posibilidad de sancionar la nueva ley de hidrocarburos para las nuevas inversiones que vendrán al país, y ahora estamos demostrando que los trabajadores están recibiendo un resarcimiento por un reclamo justo.
De corazón, en nombre de quienes trabajamos para que esto sea así y en nombre de todos los legisladores presentes que hoy vamos a acompañar con nuestro voto este proyecto, vaya nuestro saludo afectuoso a todos ustedes y a todas sus familias; seguiremos trabajando para honrar las deudas. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Neuquén.


SR. CIAMPINI, JOSE ALBERTO (NEUQUEN): Señora presidenta: tengo que reconocer que el diputado Dante González, como obrero del petróleo, es el mejor representante para transmitir a toda esta gente que hoy nos acompaña la situación histórica que ha atravesado nuestro país en cuanto al descalabro que se cometió con YPF.
Realmente, el petróleo da y también quita. Esto fue lo que pasó en muchas de las circunstancias que hemos vivido y visto en gran parte de nuestro país y la destrucción que provocó no en treinta mil trabajadores, sino treinta mil familias.
Como hijo de obrero, sé lo que es tener un padre desocupado golpeando puertas y lugares para volver a reconstruir un trabajo, pues lo único que hacían era trabajar con la camiseta puesta de una empresa a la que le ponían el lomo con ganas, porque se sentían identificados con esa historia y de pronto, de golpe y porrazo, se encontraron con burócratas que utilizaron el petróleo para descalabrar económicamente a nuestro país, produciendo la destrucción que padecimos en la década de los 90.
Hoy vivimos la consideración de este proyecto con gran alegría, pues así se fortalecen estos once años de trabajo que vienen gestando los gobiernos de Néstor y Cristina en materia de inclusión. Con esfuerzo, día a día, vamos mejorando todo este desquicio que se generó en nuestro país. Es cierto que podría haber llegado mucho más rápido, pero también es verdad que hoy la Argentina está en una curva ascendente, con una YPF recuperada y un gobierno soberano que se juega por los cuarenta millones de argentinos.
Quiero cerrar este discurso recordando a Miguel Montt, el pionero de la organización Mosconi en Plaza Huincul...

- Aplausos en las galerías.

SR. CIAMPINI, JOSE ALBERTO (NEUQUEN): ...que ha venido trabajando con todos los compañeros que hoy están en las galerías, que han puesto el lomo para lograr esto. Hoy festejamos en su memoria y en la de todos los ex ypefianos que han luchado para alcanzar este objetivo que, como bien decía Dante, fue una decisión de nuestro gobierno. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Seguidamente compartirán treinta minutos los señores diputados Costa, Giubergia, Biella Calvet y Rogel.
Tiene la palabra el señor diputado por Santa Cruz.


SR. COSTA, EDUARDO RAUL (SANTA CRUZ): Señora presidenta: el bloque de la Unión Cívica Radical votará por la afirmativa este proyecto de ley de compensación económica a favor de los ex agentes de YPF que no han adherido al programa de propiedad participada. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)
Esta indemnización es una suma equivalente en pesos a 956 acciones de YPF, que serán canceladas en bonos de la deuda pública.
Hablaré del pasado, porque escuchando a los miembros del oficialismo, me parecía que hablaban de otra historia de la década del 90, como si padecieran amnesia. Lo cierto es que el origen del problema que estamos discutiendo está en la privatización concretada en los años 90, cuando había una gran resistencia por parte de la población a desprenderse de YPF.
En ese momento el gobierno de Carlos Menem utilizó dos instrumentos muy potentes para lograr persuadir al pueblo argentino de la necesidad de concretar esa privatización. El primero de esos instrumentos persuasivos fue un acuerdo extrajudicial entre la Nación y la OFEPHI. La Nación se comprometía a pagarles a las provincias la deuda por regalías mal liquidadas que estaba cajoneada en la Corte Suprema; las provincias productoras de petróleo se comprometieron a dar el voto favorable para que saliera esta privatización.
Este fue un acuerdo que, como dijo el diputado Pais con razón, lo firmaron el presidente Menem, el ministro de Economía Cavallo, el ministro del Interior Manzano y el presidente de la OFEPHI, el gobernador de Santa Cruz Néstor Carlos Kirchner. Entre ellos firmaron este acuerdo para concretar la privatización de YPF.

- Varios señores diputados hablan a la vez.

SR. COSTA, EDUARDO RAUL (SANTA CRUZ): El segundo instrumento fue convencer a los trabajadores de YPF, que se negaban al proceso de privatización y que iban a ser socios o dueños. Así crearon el programa de propiedad participada por la ley 23.696.
Con estos dos instrumentos ustedes lograron la privatización de YPF, con la resistencia de la Unión Cívica Radical. (Aplausos.)

- Varios señores diputados hablan a la vez.

SR. COSTA, EDUARDO RAUL (SANTA CRUZ): De esa manera entregaron los recursos a las compañías multinacionales. Después de este proceso, todos pasaron por ventanilla: el gobierno nacional cobró por la privatización, los gobiernos provinciales cobraron las regalías mal liquidadas, las multinacionales se quedaron con los hidrocarburos y los municipios se quedaron con los bienes del Estado. Todos cobraron, menos los trabajadores del Estado y los de YPF.

- Varios señores diputados hablan a la vez.

SR. COSTA, EDUARDO RAUL (SANTA CRUZ): Me parece que es importante decirnos la verdad, no engañarnos y no mentirnos para aprender de la historia y de los errores y de esta manera construir.
Allí comenzó el periplo de los ex agentes de YPF. Fue una lucha de 25 años, un peregrinar constante de mujeres y hombres luchando legítimamente por sus derechos. Fueron constantemente víctimas de promesas y engaños de campaña. Los estafaron descaradamente los abogados. Algunos fueron a la Justicia y llegaron a la Corte; la Justicia les reconoció sus derechos a algunos, y así y todo no lograron que el Estado les pagara.
En mi provincia, los ex trabajadores y sus familias estuvieron años reclamando sus derechos, generaron reuniones con el gobernador, los intendentes y la Cámara de Diputados. Quiero aprovechar este instante para reconocer el trabajo de estos ex agentes de Santa Cruz: Fonti, Echeverría, Elio Giménez, Jova Valdez y Suárez, que lucharon permanentemente cuando el Estado les daba la espalda. Inclusive, tomaron medidas de acción directa; en el riguroso clima de la Patagonia, gente mayor de 65 años tomó esas acciones. En el año 2009 venían todas las semanas a la Cámara, todos los habremos visto en los pasillos, reclamando audiencias y pidiendo insistentemente por sus derechos. Muchas veces no los atendían ni les daban audiencia.
Se presentaron ciento treinta iniciativas parlamentarias. ¡Todas ellas se cajonearon! “No hay dinero para esto”, era la respuesta.

- Varios señores diputados hablan a la vez.

SR. COSTA, EDUARDO RAUL (SANTA CRUZ): En mi caso particular, la primera firma que puse como diputado nacional fue en el expediente 2500-d-2009, sobre reconocimiento por parte del Estado nacional de una indemnización a favor de los ex agentes de YPF, suscripto por el diputado Claudio Poggi.
El señor diputado Recalde cajoneaba el proyecto. ¿Recuerda que lo guardaba?
En el año 2009 se presentó desde el oficialismo un proyecto de ley para utilizar las reservas del Banco Central para el pago de la deuda externa. Simultáneamente presentamos un proyecto para que se diera prioridad a la deuda interna con los jubilados y pensionados y con los ex agentes de YPF.
En resumen: este reclamo se origina en la privatización de YPF, que es una decisión que tomaron ustedes. Fue una decisión errónea desde el punto de vista social, económico y estratégico. Este es un reclamo que lleva veinticinco años, porque permanentemente les dieron la espalda a estos trabajadores. Prefirieron pagar antes la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional y con el Club de París, con Repsol, con el CIADI y seguramente en enero les vamos a estar pagando a los fondos buitre antes que a los ex agentes de YPF, que van a cobrar en bonos en peores condiciones que a los buitres.

- Aplausos en las bancas y las galerías.

SR. COSTA, EDUARDO RAUL (SANTA CRUZ): Los responsables de que haya avanzado este proyecto son los ex agentes. Por su lucha y por haber impulsado permanentemente este reclamo son los que consiguieron que este proyecto finalmente sea aprobado. Muchos de ellos –casi veintisiete mil superan los 65 años de edad. Sin duda son un ejemplo de lucha para todos los argentinos, pero también un ejemplo de perseverancia por sus derechos y por sus convicciones.
Tres mil de ellos viven en la provincia de Santa Cruz, fundamentalmente en la zona norte. Por ello, aprovecho la oportunidad para hacerles un pedido a los diputados de La Cámpora de la provincia de Santa Cruz, porque en Caleta Olivia la gente está sin agua. En consecuencia, pídanle al gobierno nacional que en vez de enviarle 2 mil millones de pesos a Lázaro Báez ponga ese dinero para solucionar el problema de la falta de agua en Santa Cruz.

- Aplausos en las bancas y las galerías.

SR. COSTA, EDUARDO RAUL (SANTA CRUZ): Todos los legisladores y la democracia debemos pedir disculpas por esta demora de veinticinco años en dar respuesta a derechos adquiridos por miles de trabajadores argentinos que han entregado lo mejor de su vida por el engrandecimiento de la Nación.

- Aplausos en las bancas y las galerías.

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Jujuy.

- Manifestaciones en las galerías.

SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia solicita al público presente en las galerías que colabore con el desarrollo de esta sesión guardando silencio.


SR. RECALDE, HECTOR PEDRO (BUENOS AIRES): ¡Pido la palabra para una aclaración!


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Antes de que el señor diputado Giubergia haga uso de la palabra, para una aclaración tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. RECALDE, HECTOR PEDRO (BUENOS AIRES): Señora presidenta: me parece que he sido injustamente mencionado, porque lo cierto es que no hice ningún pleito ni reclamé nunca por los Programas de Propiedad Participada porque estaba en contra de las privatizaciones, cosa que sí hicieron legítimamente y con derecho otros abogados, lo que les permitió cobrar suculentos honorarios. Reitero que yo no lo hice por convicción.
Entonces, ¡nadie me puede venir a decir que no peleé contra la política flexibilizadora de los años 90! ¡Nadie me puede venir a decir que no peleé contra la “ley Banelco” que fue producto del soborno! Además, todos los compañeros de YPF saben que siempre los escuché y que participé de su lucha.
Por lo tanto, no hay derecho a mancillar mi nombre con acusaciones infames e injustas. (Aplausos prolongados.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Jujuy.


SR. GIUBERGIA, MIGUEL ANGEL (JUJUY): Señora presidenta: hace veinticuatro años se privatizaba YPF. En este sentido, el señor diputado Plaini me dijo que sería importante observar a los menemistas arrepentidos, en referencia a quienes en su momento defendieron la privatización y hoy son funcionarios de este gobierno nacional.
También creo que en torno a esta cuestión es importante hacer historia.
Acá se dijo que hay muchos autores de proyectos. Se decía el otro día en la comisión. Fundamentalmente los autores...


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) El señor diputado Gómez Bull le solicita una interrupción. ¿La concede?


SR. GOMEZ BULL, MAURICIO RICARDO (SANTA CRUZ): Creo haber sido aludido...


SR. GIUBERGIA, MIGUEL ANGEL (JUJUY): No le concedo la interrupción.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Jujuy.


SR. GIUBERGIA, MIGUEL ANGEL (JUJUY): Señora presidenta: no voy a conceder interrupciones. No me corte el micrófono cuando estoy hablando.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Señor diputado: no le corté el micrófono. Simplemente, le estaba preguntando si concedía la interrupción.


SR. GIUBERGIA, MIGUEL ANGEL (JUJUY): ¡No voy a conceder interrupciones!


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Le informo que por estar presidiendo le solicité autorización. Si usted no me autoriza, se termina el problema y continúa hablando. No hice nada que no correspondiera.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Jujuy.


SR. GIUBERGIA, MIGUEL ANGEL (JUJUY): Señora presidenta: tenemos que decir que los autores que firmaron proyectos fueron los hombres y mujeres que quedaron engañados y estafados con las privatizaciones. Fueron los ypefianos los que llevaron adelante esta lucha que hoy estamos reivindicando en esta Cámara de Diputados. (Aplausos.)
También quiero reivindicar a un gran militante, trabajador y luchador por los derechos de los ex ypefianos. Me estoy refiriendo al ex diputado y ex intendente de la ciudad de Mendoza, mi amigo el “Viti” Fayad. Fue uno de los primeros que llevó adelante proyectos de esta naturaleza que se presentaron en este Congreso, en defensa de los trabajadores que habían sido estafados.
Por eso es necesario recordar que tenemos historia con estas leyes.
El señor diputado Pais hacía referencia a que era importante cobrarles a los que habían hecho mala praxis. En este tema, recuerdo la sanción de la ley 26.700 de pago a los ex trabajadores de Altos Hornos Zapla. Llevan más de tres años sin que el gobierno reglamente una ley que fue aprobada por unanimidad en este Congreso. Por eso no les pagan.
Debemos decirle a este Congreso que es necesario exigirle al Poder Ejecutivo Nacional que cumpla con las leyes que dicta este Parlamento. No vaya a ser que los ex ypefianos tengan que andar mendigando nuevamente por la ciudad de Buenos Aires detrás de algunos burócratas para que dicten el decreto reglamentario y les paguen.
Debemos tener claridad total y absoluta.
Como decía el diputado Pais, en la ley 26.700 se dispuso un resarcimiento que fue considerado un pago por subrogación, conforme al artículo 767 del Código Civil.
El Poder Ejecutivo nacional, mediante los organismos que corresponda, iniciará las acciones legales pertinentes contra Aceros Zapla sociedad anónima. Para ello hubiera sido necesario que iniciemos acciones contra los responsables que llevaron a que más de treinta mil trabajadores hayan estado peregrinando durante veinticuatro años en la República Argentina sin tener respuesta.
Por eso es que venimos aquí a acompañar y a sostener este proyecto de ley que viene a poner justicia entre los trabajadores y a hacer realidad un derecho que había sido burlado en estos últimos veinticuatro años.
En consecuencia, desde la Unión Cívica Radical acompañamos este proyecto de ley y lo vamos a votar, pero queremos decir al oficialismo que exigiremos que cuando esté sancionado se cumplan los plazos razonables para que los trabajadores no tengan que estar peregrinando y arrodillándose ante funcionarios de cuarta para que les paguen lo que les corresponde. Esto es lo que vamos a exigir, señora presidenta. (Aplausos.)
Es necesario que el oficialismo, que hoy dice defender y sostener esta situación, también se comprometa a exigir al Poder Ejecutivo nacional que el pago a los trabajadores de YPF y de Zapla se cumpla correctamente y no se postergue quince o veinte años más.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Salta.


SR. BIELLA CALVET, BERNARDO JOSE (SALTA): Señora presidenta: hace un cuarto de siglo se privatizaba la empresa YPF. Junto con esta privatización en el norte de la patria empezaron a aparecer pueblos fantasmas. Así nació el piquete en General Mosconi y Cutral-Có, como un reclamo por la justa lucha en pos de los derechos perdidos pero, lamentablemente, con el correr del tiempo los mismos se fueron desvirtuando.
Cada vez que se trató un proyecto relacionado a los hidrocarburos nosotros hablábamos de la importancia de tocar el tema de la propiedad participada y en cada uno de los proyectos que se trataban en este recinto pedíamos que se incorporara algún artículo al respecto.
Es por eso que sin lugar a dudas vamos a acompañar este proyecto tendiente a resarcir a los trabajadores no solo del Norte argentino sino de todo el país.
También presentamos iniciativas para que se reactiven los pozos de gas y petróleo que Repsol YPF encontró, exploró, explotó y luego cementó dejando sin trabajo a cientos de familias debido a que el precio del barril que se les pagaba no era el que estaba acordado a nivel internacional.
Asimismo, con la firma de diputados del oficialismo, presentamos proyectos para reactivar los tanques de reservas que generan trabajo para cientos de familias en el norte, que hoy por hoy están mendigando algún plan social.
Estamos acompañando este proyecto teniendo en cuenta que existe una deuda pendiente de este Congreso. Tenemos que evitar que en el futuro –dentro de cuarenta, cincuenta o sesenta años-, cuando esta energía de hidrocarburos se agote, volvamos a tener pueblos fantasmas en el norte y en el sur.
Tenemos que empezar a trabajar en esos lugares para generar energías alternativas tales como la eólica y la solar, y también explotar el litio. Es decir, tenemos que generar lo que se llama “el paradigma energético” ya que en un lapso no muy alejado en el tiempo seguramente estaremos utilizando estas energías renovables no contaminantes en todos los rincones de la Argentina y del mundo.
Salta, Jujuy y Tucumán cuentan con grandes reservas de litio a nivel mundial. Debemos tratar de generar ese paradigma para que no vuelvan a aparecer pueblos fantasmas de acá a treinta o cincuenta años.
Por eso, esa materia pendiente de las energías alternativas no debe ser olvidada ni cajoneada. Estamos trabajando y vamos a seguir insistiendo en lo mismo. Vamos a acompañar este proyecto porque en la provincia de Salta hay tres mil quinientas familias salteñas y setecientas familias jujeñas que iban a trabajar al norte salteño, y hoy por hoy están reclamando esta propiedad participada.
Vamos a votar a favor de este proyecto por los Walter Ovejero, por los Rolando González, por los Juan Alberto Carrizo y por los Mario Eduardo González de todo el país. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Entre Ríos.


SR. ROGEL, FABIAN DULIO (ENTRE RIOS): Señora presidenta: las palabras finales que corresponden a nuestro bloque van dirigidas fundamentalmente a quienes esta noche han venido a ver cómo los representantes del pueblo tratamos un proyecto de absoluta importancia para su vida y la de sus familias.
En términos de discusión democrática, podríamos decir que este es el proyecto posible, que va entre los reclamos a los cuales hemos adherido con el proyecto que los ypefianos nos han alcanzado que el señor diputado Pitrola tuviera a bien hacerme partícipe en lo personal y firmar- y el proyecto que quienes hoy dirigen los destinos de la Nación han creído conveniente establecer en términos presupuestarios.
Este proyecto comprende a todos. Pueden reclamar aquellos que no lo han hecho en términos administrativos. Asimismo, permite que aquellos que hayan percibido una indemnización menor puedan reclamar la diferencia, como corresponde. Es inembargable, señora presidenta, y obviamente también abarca a los derechos de los causahabientes, es decir, a todos los familiares de aquellos que hoy ya no están.
Quiero aclarar, para los amigos ypefianos que están presenciando esta sesión, que todavía falta la sanción del Senado y la reglamentación –como ha dicho el diputado Giubergia- para que se haga efectivo. Obviamente, el sabor amargo está en que esto se va a hacer efectivo a través de bonos.
Señora presidenta: aquí se ha dado un escenario de confrontación, que en este caso no es mi estilo porque cada uno en su bloque tiene un rol que cumplir. Comprendo la vehemencia con la que el diputado Costa se ha manifestado. Quiero decir, sobre todo para los trabajadores que quizás hoy pisan por primera vez este Honorable Congreso, que en la política todas las cosas deben tener un poco de rubor, un poco de “depósito” y un poco de tranquilidad en las formas de resolución.
Como todos sabemos, la Unión Cívica Radical ha sido el partido que fundó la primera empresa estatal de Occidente de la mano de Hipólito Yrigoyen y del general Mosconi. Entonces, esta noche no pueden esto es lo que a veces enerva- exhibir esto como un hecho de gobierno para ser aplaudido cuando esta situación de injusticia lleva más de veintitrés años durante los cuales la mayor continuidad en el gobierno la tuvo el peronismo. Esto es incomprensible para quienes solamente tienen glorias para exhibir, como ocurre en este caso con la Unión Cívica Radical. Esas glorias deben ser absolutamente consideradas y respetadas. No es el caso de nuestro bloque, que no ha venido aquí a decir que nosotros somos hacedores, autores de proyectos o que esto sale por nosotros.
Esto sale por muchas circunstancias, porque la política es así. Sale porque el diputado Recalde, persona a la que conozco y sé de su trayectoria –y aclaro que el diputado Costa no se ha referido en términos particulares a él-, ha querido darle el impulso, lo conversó conmigo y fue el nexo con el diputado Pitrola. También sale seguramente porque el diputado Feletti habrá hecho las consultas pertinentes y desde el Poder Ejecutivo habrán planificado la necesidad de darle una solución a esta cuestión.
Pero les pido por favor, frente a los trabajadores que han esperado durante veintitrés años, que no lo exhibamos como un contundente hecho de una acción política. La política, desde Gramsci, es de dos clases: la de la conveniencia y la de las convicciones. Si acá hubiese habido convicción, evidentemente esto se habría hecho muchísimo antes.
Termino diciendo lo siguiente: ¿cuál es la lección que debe quedarnos frente a los más débiles que están en las gradas, como representantes del Estado, y sin insistir en que nosotros no tenemos responsabilidad directa en esto porque no privatizamos la empresa ni los dejamos en la calle?
En treinta y tres años de democracia la clase dirigente, que asume la responsabilidad de gobierno, deberá saber que no es posible y que es vergonzoso que primero cobren los deudores, los salteadores del patrimonio público, y que por último lo hagan los trabajadores. Este sabor amargo, que puede quedar en estos años, es lo que debemos recoger.
Mi intención era narrar cada uno de los proyectos y los naufragios que ha tenido este Parlamento, con sanciones parciales incluidas, cuando muchos han venido noche tras noche para ver que esto no se realizaba pero pregono y pido al oficialismo que, a la brevedad, termine el proceso parlamentario que implica la sanción del Senado, la reglamentación y la efectividad para que el próximo gobierno sea el que se haga cargo de esta cuestión. Si esto es así, habremos cumplido el proceso democrático con amplitud y habremos brindado una solución. Tarde, lo hemos dicho, pero es una solución al fin.
Rindo mi homenaje a los muertos, a los que, con alambre cuando el proceso tomaba 7 mil millones de deuda y nunca entró un peso, cuando la empresa entraba en crisis, cuando no había capitalización-, siguieron haciendo las cosas como les había enseñado Mosconi y los grandes maestros porque en 13 años, desde 1912 hasta el 1° de agosto de 1929, fecha en la que Yrigoyen decretó la nacionalización del petróleo, dieron a Argentina y a América un modelo energético que todavía el país reclama.
¡Gloria y honor a quienes resistieron y están vivos! ¡Gloria y honor a quienes están muertos, pero que esta ley en su articulado ha contemplado para que no queden al margen de un resarcimiento, porque el Estado nunca más debe tener en cuenta primero a los poderosos y luego a los débiles! (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Santa Cruz, por haber sido aludido.


SR. GOMEZ BULL, MAURICIO RICARDO (SANTA CRUZ): Señora presidenta: en primer lugar, aprovecho la oportunidad para expresar mi beneplácito por el tema que estamos tratando y compartir las palabras pronunciadas por el señor diputado Metaza pero me llamó la atención la vehemencia del señor diputado Costa.
Quiero informar que hay gente del ENOHSA, en Caleta Olivia, presta a inaugurar el acueducto paralelo para que el suministro de agua en esa ciudad esté cubierto. Además, quiero comentar que estamos tratando un proyecto de ley de hidrocarburos y que el diputado Costa todavía no nos ha informado si su familia, él o alguien cercano, tiene acciones en Petrobras. Siendo miembro informante hace poco tiempo, cuando tratamos el proyecto de ley de hidrocarburos, hubiese sido importante que lo pueda explicar.
Por otra parte no ha comentado nada...

- Varios señores diputados hablan a la vez.

SR. GOMEZ BULL, MAURICIO RICARDO (SANTA CRUZ): Según el señor Etchegaray, el grupo de Costa, que habla tanto del combate a la corrupción y demás, evadió un millón y medio de pesos con facturas apócrifas.
Entonces, por favor, ¿cómo se puede hablar de transparencia cuando hoy el señor Costa hace negocios con el Estado nacional alquilándole en 4 millones de pesos un edificio en la calle Brasil 55 a la Agencia Nacional de Seguridad Vial?

- Varios señores diputados hablan a la vez.

SR. GOMEZ BULL, MAURICIO RICARDO (SANTA CRUZ): Fíjese, señora presidenta, si tiene autoridad moral este diputado para hablarnos a nosotros, diputados del Frente para la Victoria. (Aplausos.)
La gente de las gradas sabe perfectamente que el peronismo se puede equivocar pero que cuando tiene la oportunidad vuelve a resarcirse y a hacer lo mejor para la sociedad. ¡Cuando ustedes tuvieron la oportunidad, nunca lo hicieron y culpan siempre a los demás! (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) La Presidencia solicita que los señores diputados traten de no aludirse para no extender innecesariamente el debate.
Tiene la palabra el señor diputado por Chubut.


SR. DAS NEVES, MARIO (CHUBUT): Señora presidenta: seré breve, no solo por el ajustado tiempo de que dispongo para exponer sino fundamentalmente para que en pocos minutos podamos concluir esta discusión con la sanción del proyecto de ley. Por supuesto, el interbloque Frente Renovador lo acompañará con su voto. Agradezco a mi bloque por permitirme ser su vocero junto con la señora diputada Lagoria.
Hoy a la mañana, cuando me dirigía a la reunión de la Comisión de Labor Parlamentaria, me encontré en un pasillo con Jovita Valdez, con Dardo y con Omar; no fue una casualidad, ya que nos cruzamos cientos de veces en distintos pasillos. Días atrás, en la reunión conjunta de las comisiones de Energía y Combustibles y de Presupuesto y Hacienda, decía que para mí fue realmente una jornada espectacular, porque si bien viví y sentí el maltrato de esa democracia que con la política de algunos hombres como decía el señor diputado Pais llevó al saqueo de los bolsillos de los trabajadores, por otro lado veía cómo la democracia permitía que hombres provenientes de distintas provincias pudiésemos acordar este trabajo que terminó con la presentación del proyecto de los señores diputados Feletti, González y Pitrola.
Reivindico la política siempre, en todos lados y a cada momento. Cuando hoy venía feliz y contento al Congreso para participar de esta jornada, tal vez un poco desordenada porque son muchos los temas que debemos tratar –aunque no por ello son poco importantes-, escuchaba cómo en distintas radios se bastardeaba esta sesión. Entonces, vino a mi memoria una discusión que tuve allá por 1997, si no me equivoco, con el periodista Bernardo Neustadt, ya fallecido.
Escuché hoy cómo se cuestionaba y hacía hincapié en que el proyecto más importante que íbamos a tratar en esta sesión era aquel relacionado con la Fiesta Nacional del Pomelo. Los diputados hablamos sobre esa fiesta como hablamos de la Fiesta Nacional del Salmón, de la Fiesta Nacional de la Fruta Fina y de tantas otras celebraciones regionales que tienen que ver con nuestra cultura. Da vergüenza escuchar a estos señores que creen que las únicas fiestas son aquellas a la que ellos asisten cruzando el charco: las grandes fiestas que se celebran para promover bebidas y marcas de ropa.
Me gustaría que mañana, esta reivindicación de la política también tenga su espacio en los medios y que estos señores pidan perdón sobre todo a los productores, a los hombres y mujeres que en distintas localidades del interior esperan ansiosos tener su fiesta anual.
Hechos estos comentarios, y reivindicando siempre la política, como está empezando a calentarse el ambiente lo que está bien-, no puedo dejar pasar que en los años 90, durante la década de Menem, Cavallo y Caro Figueroa, también estaba el gobernador radical de la provincia del Chubut Carlos Maestro, uno de los protagonistas de aquella época. Hagamos justicia con todos y tengamos memoria.
Me encuentro en este recinto representando a miles de compañeros que hoy no pueden estar presentes porque es costoso el viaje, pero ellos saben que hemos tratado de solucionar los problemas de la provincia y también les consta que en diciembre de 2007 se suscribió un convenio. Lo hizo el gobierno con el banco de Chubut, que lo habíamos recuperado como banca oficial. Esto hay que tenerlo en cuenta porque estas cosas se hacen cuando hay una banca oficial.
Suscribimos un convenio de reestructuración financiera para poder anticipar hasta un 40 por ciento a aquellos ex ypefianos a fin de tratar de aliviarles su situación. Recuerdo ese abril de 2008 en el subsuelo del obispado de Comodoro Rivadavia, con la presencia del obispo Bressanelli y los jubilados, cuando llevamos adelante la firma de este convenio poniéndolo en acción.
Es muy grato para la política que tengamos en cuenta las deudas que tenemos que saldar en la democracia; por eso celebro muchísimo este día. Me siento muy emocionado porque he estado al lado de ellos muchos años. Muchos decían que iban a bajar los brazos, y algunos ya no están, como ya se ha dicho acá. Pero la perseverancia lo ha logrado, con su forma de gestionar.
Estamos a unos días del día de la militancia, el 17 de noviembre, una fecha clave en la historia de la política argentina; hay que reivindicar a estos militantes. No me refiero a los militantes de ahora, de twitter, de las redes sociales, que están muchas horas en programas de televisión. Tenemos que reivindicar a estos militantes.
Por eso, en lo que a mí me toca, les quiero rendir un homenaje, y creo que lo mejor que podemos hacer en el día de hoy es rendir a todos los ypefianos un aplauso porque se lo merecen por la lucha que han dado. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra la señora diputada por Chubut.


SRA. LAGORIA, ELIA NELLY (CHUBUT): Señora presidenta: es muy especial encontrarnos en este recinto tratando este tema, un tema muy caro a nuestros sentimientos, que a los ex ypefianos de Comodoro Rivadavia –en forma especial porque allí pertenezco les costó la vida luchando por lograr la reivindicación, la Justicia que habían conseguido los que estaban en actividad.
Recuerdo que cuando ingresé el 10 de diciembre del año pasado venía pensando que la política era servicio y que ese iba a ser mi objetivo, y esto es servicio. También pensaba que debía honrar la vida, que debía cumplir con aquellos que nos habían elegido. También recuerdo que la primera vez que debí manifestarme en este ámbito fue con el acuerdo Repsol YPF. Manifesté que no estaba de acuerdo con él porque no se había previsto ni tenido en cuenta la deuda con los veinticinco mil ypefianos.
Un compañero que está en este recinto, Mario Pais, al finalizar me dijo: “Nely, no era Repsol el que debía pagar, era el Estado”. Y yo le dije: “¿Y por qué no paga el Estado?” Pasaron ya veinticinco años.
Hoy estamos viviendo este momento especial, estamos tratando de resarcir lo que padecieron esos veinticinco mil agentes, los que están vivos y los que no lo están. Estamos tratando de cumplir con esa deuda histórica, diciéndoles que ellos no debieron ser marginados, que debieron ser tenidos en cuenta, abonándoles lo que les correspondía por haber entregado su vida a la empresa en la que se habían desempeñado.
Pero claro, fueron momentos difíciles cuando después de haber transformado a Yacimientos Petrolíferos Fiscales en una sociedad anónima y haber diagramado los programas de propiedad participada, se enteraron de que en el artículo 8° de la ley 24.145 se hablaba de que el capital social debía estar representado por acciones de diversas categorías, y que a los agentes de YPF les correspondía la categoría “C”. Pero el año 1991 fue nefasto. Yo soy peronista y no me escondo. Trabajé para que fuera presidente de la Nación quien en ese momento no vaciló en desguazar todas las empresas del Estado sin importarle todos los trabajadores que quedaban en la calle. También digo que me equivoqué porque nos cantaron una canción que nos llevaba a creer otra cosa. Alguien que manifestó que si hubiera dicho la verdad nadie lo votaba. Pero nos equivocamos, con nefastas consecuencias, en especial para los agentes de las empresas del Estado, entre ellos los ex ypefianos que a partir del año 1991 comenzaron a ser expulsados. Algunos se retiraron de forma voluntaria pensando que la compensación monetaria les iba a alcanzar hasta terminar su vida. Se fueron de la zona habiéndose desprendido de los pocos bienes que tenían y volviendo al poco tiempo sin nada.
Desde mi cargo de concejal me tocó contener a esos viejos trabajadores que llorando me decían: “¿Y ahora qué hacemos?” Lamentablemente, poco se podía hacer porque no había empresa que los quisiera tomar. Esos trabajadores se iban enterando poco a poco que a los poquitos que habían quedado en actividad, a esos seis mil o diez mil –como decía el diputado Pais les iban a abonar las acciones que les hubiera correspondido a los ex ypefianos retirados. Al principio lo hicieron en forma voluntaria, pero después fue compulsivo. Les hablaban de cursos; a ellos no.

- Ocupa la Presidencia el señor presidente de la Honorable Cámara, doctor Julián Andrés Domínguez.

SRA. LAGORIA, ELIA NELLY (CHUBUT): Y así comenzaron los largos veinticinco años de zozobra en los que hicieron de todo. Así lo manifestaron quienes me precedieron en el uso de la palabra. En nuestra zona tomaron la playa de tanques de petróleo y cortaron rutas. Eran días fríos, ventosos, de esos que tal vez acá dicen que no se soportan. Pero ellos aguantaron con estoicismo porque tenían una causa por la que luchar. Muchos hombres y mujeres llegaron acá, a Buenos Aires, en manifestaciones. Yo acompañé a uno de ellos, invitada por un hombre a quien quiero reivindicar. En Carlos Espinosa quiero personificar a todos los que lucharon, a todos los que se manifestaron, a los hombres y mujeres que pedían que se hiciera justicia. Fue un catamarqueño luchador al que se le fue la vida en el esfuerzo, pero la llama que él encendió permaneció así, y otros hombres y mujeres continuaron la lucha.
Por suerte, el gobierno hoy no es indiferente. A aquel proyecto neoliberal no le importaban los trabajadores ni la situación en que los dejaba. Como dije antes, desguazó todas las empresas. Hoy tenemos un proyecto claro en sus distintos artículos, un proyecto que dice que se les va a pagar en un tiempo determinado. Hago votos para que así sea, para que se cumpla con la palabra empeñada, que no suceda como ocurrió con los obreros de los hornos de Zapla, como aquí se mencionó. Ojalá que no vuelvan a ser defraudados, que la mentira sea dejada de lado, que cumplir con la palabra empeñada sea un valor a perseguir.
Hoy quiero expresar mi beneplácito, el orgullo de estar participando de este momento. Como concejal, acompañé la lucha en Comodoro Rivadavia; como diputada provincial presentaba proyectos de declaración a este ámbito y nunca tuve respuesta. Ahora, como diputada nacional electa por el pueblo del Chubut puedo decir que quizás entre todos, sin apetencias personales ni diferencias sectoriales, estamos cumpliendo con el deber sagrado de honrar las deudas y honrar la vida. Gracias a todos los que lucharon y a los que están en los palcos. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza, que comparte el término con la señora diputada Bullrich.


SR. PRADINES, ROBERTO ARTURO (MENDOZA): Señor presidente: seré muy breve porque prácticamente todo lo que había que decir ya se ha expresado.
Como consecuencia del famoso decreto 2.778, del 31 de diciembre de 1990, YPF dejó de ser sociedad del Estado para pasar a ser sociedad anónima. Así se crearon las acciones clase C destinadas a los agentes muchos de los cuales hoy nos acompañan en las galerías, creando este régimen a través del programa de propiedad participada.
Recuerdo que en más de una oportunidad acompañé a estos señores en los cortes de la ruta 40 sobre el río Mendoza, en Luján de Cuyo, porque lo que requerían no era otra cosa que lo que les correspondía.
Se ha sostenido en este debate que hoy se propone sancionar un proyecto de ley que en verdad se debería haber aprobado bastante tiempo atrás. Durante el gobierno justicialista de Carlos Menem se tomó esta decisión política, y los argentinos vimos cómo todos estos procesos terminaban con funcionarios de bolsillos gordos y empleados de bolsillos flacos.
Este proyecto de ley no hace otra cosa que resolver las inequidades, generar justicia y rever de alguna manera el daño que se hizo en aquella oportunidad por la decisión política de un gobierno justicialista. Esa es la verdad.
Por lo expuesto, con mucho agrado hemos decidido votar por la afirmativa el proyecto de ley en consideración, con el objeto de recomponer esta situación de falta de justicia y las inequidades que mencioné.
Esperemos que este gobierno, que hoy toma la decisión política de sancionar esta norma que todos los bloques a lo largo de estos años hemos propiciado de una u otra manera, el año próximo cumpla con lo que ella dispone.
Sabemos que se pagará con bonos de consolidación y lo que eso implica en valores. Sin embargo, no estoy seguro si en verdad harán cumplir la ley como debe ser, y si estos señores que han pasado más de una década peregrinando por todas las oficinas de los funcionarios podrán obtener lo que legítimamente les corresponde. Deseo que se concrete y por eso es que hemos decidido acompañar este proceso y esta ley en beneficio de los ex trabajadores de YPF. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra la señora diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


SRA. BULLRICH, PATRICIA (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señor presidente: adelanto el voto positivo de la bancada de Unión Pro porque creemos que es justo que tantos años después, con tantos pesares y problemas, con tanta gente que murió, otra que quedó desocupada y sin posibilidades de reinsertarse, con pueblos que se convirtieron en fantasmas, esta reivindicación sea para quienes todavía viven y para sus hijos.
Es importante que el Estado, la Nación y el Congreso puedan hacer este reconocimiento, después de nueve presidentes que pasaron por el Poder Ejecutivo nacional y de numerosas integraciones del Congreso, y después de tantos años de lucha de quienes peregrinaron por estos pasillos y deambularon buscando quién los podía atender y escuchar.
Por eso creo que es importante que estas decisiones, que vienen de hace muchos años y que hacia el futuro también llevarán muchos años, se conviertan en políticas. Estamos hablando de 25 años hacia atrás y seguiremos hablando de este tema 25 años hacia adelante, ya que los bonos que se van a emitir los pagarán los próximos cuatro, cinco o seis presidentes.
Esta es una decisión que tenemos que plantear como política de Estado en la que nos comprometamos, frente a muchas promesas que se han hecho en leyes y decretos pero que sin embargo nunca se llegó al pago de una indemnización.
Entonces, más allá de lo que podamos plantear como responsabilidades históricas, quienes estamos hoy aquí votando tenemos que adoptar la responsabilidad histórica de que esto se concrete. Este es el mejor objetivo que nos podemos plantear, porque se han votado leyes y dictado decretos pero hasta el día de hoy los trabajadores siguen sin cobrar lo que les corresponde por haber sido sacados de sus trabajos, no haber recibido las acciones de propiedad participada ni ninguna de las indemnizaciones que en otros momentos se plantearon.
Por eso vamos a votar favorablemente este proyecto, a sabiendas de que en el futuro no estará la actual presidenta de la Nación, ya que la Constitución no se lo permite, pero habrá otros presidentes y serán ellos quienes en nombre del Estado, del pueblo argentino y la Nación pagarán esta reivindicación.
Por eso me parece importante que todos –radicales, peronistas, de Unión PRO, de la Coalición Cívica y socialistas digamos que acá hay una deuda y que hay que pagarla.
Entonces, como políticos argentinos, como diputados de la Nación, paguemos esta deuda, independientemente de quién la haya generado y de quién la pagará en el futuro. Esto lo hará el pueblo argentino, sintiéndose orgulloso de hacer lo que le corresponde. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires, que compartirá su término con la señora diputada Ciciliani.


SR. CUCCOVILLO, RICARDO OSCAR (BUENOS AIRES): Señor presidente: mientras transcurría este debate pensaba cuál es el espacio para esta discusión. En ese sentido, me parece importante que hagamos este análisis, como así también sobre el trabajo que han llevado adelante los legisladores y las legisladoras a lo largo de varios años y con distintos proyectos. También corresponde destacar la tarea que han desempeñado los integrantes de la Comisión de Legislación del Trabajo que preside el diputado Recalde y el trabajo que le cupo al señor diputado Feletti como presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Justamente, días pasados decía que la de Presupuesto y Hacienda es una comisión filtro y, por ello, corresponde decir en este momento le supo poner el hombro a la cuestión.
Pero más allá del trabajo que han desarrollado los señores legisladores, lo cierto es que este proyecto va a ser sancionado gracias a la insistencia, presencia, militancia y voluntad de un conjunto de trabajadores que a lo largo de mucho tiempo –con inclemencias climáticas, con desazón y a veces hasta sintiéndose no escuchados montaron guardia en las puertas del Congreso de la Nación.
Como trabajador me pongo en ese papel y pienso que en aquellos años muchos sindicalistas también participaron de la privatización y de la entrega. Pero seguramente hoy debe haber otros tantos que no solamente se están expresando en este Parlamento sino que también están acompañando a estos compañeros y compañeras desde la acción gremial.
Creo conveniente que hagamos un balance respecto de esta situación. Sin duda hoy este proyecto va a ser aprobado fundamentalmente por el esfuerzo, la militancia y el trabajo de esos compañeros.
Por otra parte, algunos han señalado que se está resarciendo a los trabajadores. En verdad, le estamos poniendo un parche a una política de entrega de nuestro país. Me parece bien que algunos digan que se han confundido y que van a rectificar el rumbo, pero también están quienes no han dicho nada sobre la necesidad de rectificar esa política a pesar de haber sido voceros de la entrega de YPF. Me refiero a quienes participaron de la acción de convencimiento sobre las provincias y los legisladores para que votaran esa ley de entrega del patrimonio nacional.
Por supuesto que siempre hay tiempo para recomponer, pero tengamos en cuenta que aquí se entregó el patrimonio nacional y que hoy todavía no lo terminamos de recuperar.
En aquella época había otro relato. Una compañera dijo que la convencieron de algo que finalmente fue un desastre. Ese era el otro relato.
Como integrantes del bloque del partido socialista y del interbloque del Frente Amplio Progresista siempre acompañamos estas iniciativas con el objetivo de que se reconociera la necesidad de corregir esos errores. Pero hoy esa rectificación, que es importante, resulta poco. Digo esto porque no se tiene que circunscribir solo al aspecto económico sino que también debe tener en cuenta qué marcas dejó en la vida de estos trabajadores a lo largo de veinte años. Se perdió un futuro, se rompieron familias, hubo angustia de no llegar a fin de mes, padecieron desocupación y muchas otras cosas.
Como les decíamos a los compañeros, venimos a acompañar esta reivindicación y a estar junto a ellos, pero tenemos memoria para no cometer los mismos errores.
Creemos que hoy se rectifica la situación de miles de trabajadores, pero esa década dejó a cientos de miles de trabajadores en la calle.
Hubo 66 empresas privatizadas que fueron desguazadas. Deben ser tratados los proyectos que existen en esta Cámara para que haya un resarcimiento para los trabajadores. Debe ser económico, moral y espiritual. Seguir trabajando por partes significa no solucionar todo el problema.
En muchos diputados y diputadas existe la voluntad de avanzar. Debemos hacerlo por todas las empresas que se encuentran en esta misma situación. También hay que hacer un seguimiento, porque las conquistas se defienden a lo largo del tiempo. Esto lo digo porque si hoy votamos el proyecto de ley y luego recibe sanción definitiva del Honorable Senado, es necesario que el Poder Ejecutivo nacional reglamente la norma. No la puede dejar cajoneada como en el caso de los trabajadores de Altos Hornos Zapla. Todavía están debajo de la lluvia tratando de que se cumpla con lo dispuesto por este Congreso.
También recojo el compromiso del compañero González en el sentido de avanzar en lo que tiene que ver con las jubilaciones que muchos compañeros y compañeras tienen paralizadas. Son personas que han andado deambulando sin conseguir nada.
Debo decir que este proyecto de ley va a ser sancionado por la buena voluntad de los legisladores, pero fundamentalmente por la militancia, el trabajo y la perseverancia de los compañeros de YPF que han estado trabajando.
En función de lo expuesto, adelanto que apoyamos este proyecto de ley. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra la señora diputada por Santa Fe.


SRA. CICILIANI, ALICIA MABEL (SANTA FE): Señor presidente: en el mismo sentido que mi compañero de bancada, el señor diputado Cuccovillo, no queremos dejar pasar esta oportunidad de reconocer la militancia y la perseverancia de los compañeros ypefianos.
En especial reconozco el trabajo de los compañeros de San Lorenzo, provincia de Santa Fe.

- Aplausos en las galerías.

SRA. CICILIANI, ALICIA MABEL (SANTA FE): Les agradezco por hacernos entender a todos los diputados de cada uno de los partidos políticos cuál era el sentido de lo que estaban reclamando.
A lo largo de todos los años, cuando se discutía el presupuesto nacional, estaban en la puerta de este Congreso esperando ver en la letra del presupuesto la reivindicación por tantos años de espera.
Todo es producto de la lucha y una vez más vemos que esto se logra con las conquistas de los trabajadores. Nadie regala nada y esto es producto de esa lucha en la calle, en la política y en el sindicalismo para lograr que el Estado mismo pueda resarcir lo que ha destruido.
Queridos compañeros: lo que nadie les va a restituir es el dolor que sufrieron cuando perdieron sus puestos de trabajo en el momento que ocurrió.
Por eso nuestro compromiso de solicitar el resarcimiento económico. De ahí que asumimos el compromiso de trabajar por la política para que nunca más el liberalismo económico tire a la calle a las empresas del Estado y mucho menos a sus trabajadores.
Queridos compañeros: este es nuestro compromiso militante. Hoy reflexionábamos acerca de los treinta mil trabajadores que quedaron afuera del convenio de transferencia de la empresa. Se trata de un número nefasto en la historia argentina: un Estado te puede hacer desaparecer físicamente, pero el neoliberalismo también te puede hacer desaparecer socialmente.
Hoy la política y el Estado recuperan la dignidad de esos valores. Para nosotros hoy es un día especial. Queremos reconocer la lucha de los trabajadores y vamos a estar atentos para que este convenio y esos bonos puedan paliar parte del dolor y de la pérdida que sufrieron con la YPF estatal.
Deseamos que esta recuperación de la empresa estatal YPF nos permita avanzar cada día más. Apoyamos la reestatización de YPF, pero necesitamos avanzar. YPF no es propiedad de las provincias petroleras; es propiedad de los cuarenta millones de argentinos. Todos tenemos que estar con YPF, con Aerolíneas Argentinas y con todas las empresas del Estado que hemos recuperado.
Podemos tener diferencias en cuanto a su gestión y administración, pero no nos vamos a confundir. Si estamos de acuerdo, tenemos que mejorar la gestión y cambiar la administración, pero no vamos a entrar en el juego de desprendernos de las empresas del Estado porque den pérdida. Tenemos que analizar por qué pierde una empresa estatal y si está cumpliendo una función social, política o económica a favor de un proyecto de desarrollo de país. En ese sentido, siempre nos tendrán presentes y al lado de los trabajadores y los intereses del pueblo argentino. (Aplausos.)

Sr. Presidente (Domínguez).- Tiene la palabra el señor diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


SR. SANCHEZ, FERNANDO (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señor presidente: también voy a ser muy breve porque creo que, como Estado nacional, con este proyecto estamos tratando de salir de más de veinticinco años de vergüenza y de destrato a hombres y mujeres que con su esfuerzo hicieron grande a la Argentina, como alguna vez la conocimos.
No vamos a aplaudir como si esto fuese una fiesta; este es el reflejo de la historia argentina, esa Argentina que cuando se cometen lo que algunos llaman errores –que incluye entregar el patrimonio nacional, vaciar empresas y asociarse para cometer delitos- nadie termina haciéndose cargo.
No me gusta ser autorreferencial pero voy a contar que me acuerdo de los ex trabajadores de YPF pidiendo por favor que este Congreso reconozca sus derechos, que habían sido violentados por el gobierno nacional.
Entré a trabajar en esta Cámara en 1996. Desde ese año recuerdo que estos hombres han venido todos los años a pedir por favor que se considere su situación.
Recuerdo que varios diputados de diferentes bancadas presentaron proyectos en este sentido por los que pedían a la mayoría, a quienes tenían el poder de decidir, que se reconozca el derecho que correspondía a estos trabajadores pero que nunca, hasta el día de hoy, les había sido otorgado.
Pero a este día, que va a culminar con una sanción muy esperada, le va a faltar algo muy importante: el reconocimiento de responsabilidades. No puede ser que nadie haya causado esto. Como dijo el diputado Costa, es fácil saber quiénes son los responsables de que veinticinco años después esos trabajadores todavía anden peregrinando. Es muy fácil saberlo, señor presidente; usted mismo puede saber qué partido político gobernó durante los 90, qué partido político gobernó a principios de los 2000 y qué partido político gobernó durante los últimos once años, sin que hasta acá se les haya reconocido nada.
Entonces, nosotros creemos y queremos que este proyecto sea el principio del fin de una amarga historia de la Argentina. En cada expansión los beneficiarios son los mismos, y en cada crisis los perjudicados son los mismos, como ellos.
Buscando los antecedentes de estos proyectos, encontraba iniciativas firmadas por la diputada Carrió y por la diputada Elisa Carca. Como dijo el diputado Costa, nunca había plata para ellos. Entonces, hoy nosotros vamos a votar en favor de este proyecto para que esas personas tengan lo que a lo largo de veinticinco años les han negado. Es más, deberíamos votar bastante en silencio, sin tanto aplauso. (Aplausos en las bancas y en las galerías.) Y les voy a decir por qué, porque en este acto se está reconociendo lo que les correspondía por las acciones que la ley decía que se les tenía que otorgar, ¿pero quién les devuelve a esas personas los años de penurias, las oportunidades perdidas y los derechos previsionales que hoy no tienen?
Como dije, espero que esto sea el principio del fin de la amarga historia de la Argentina. Como muchos diputados mencionaron, ellos hicieron la Argentina que nosotros conocimos grande. Muchos de ustedes ayudaron a construir la Argentina de la vergüenza, que espero que hoy se empiece a terminar. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra la señora diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señor presidente: en primer lugar, quiero reconocer a Elisa Carca, que fue compañera mía en el radicalismo cuando empezamos a pelear por este tema en 1995. También quiero reconocer a dos personas ya fallecidas: Víctor Fayad, de Mendoza, y Alfredo Bravo… (Aplausos.) …con quienes me tocó transitar muchos años. Me tocó ser madrina de los ex ypefianos; vi morir a algunos y llorar a muchos. Pasaron más de veinte años.
Quiero relatar algo de un ministro del gobierno de Kirchner. Me refiero a Roberto Lavagna, a quien fui a ver porque cuando finalmente se sancionó la ley la interpretó de tal modo que solo les pagó 30.000 pesos. Eso realmente fue una estafa.
Reitero, era el comienzo del gobierno de Néstor Kirchner, y Lavagna era ministro. ¿Usted sabe que muchos se murieron, señor presidente? Ahora se estatizó, pero cuando estaba Repsol y los españoles tenían las acciones, nunca les pagaron. Ahora que se van, les van a pagar. Está muy bien y agradezco a Dios que esta gente pueda tener ese reconocimiento, pero les digo que les cabe la responsabilidad histórica de haber entregado YPF y de haber dejado abandonadas y vacías ciudades como Cutral-Có o General Mosconi, adonde fui en 1997. Y las entregó Kirchner como presidente de las provincias petroleras. (Aplausos.) Las entregó para recibir el dinero.
Recuerdo, porque estaba ahí, haber visto el reclamo de la gente. Entonces, agradezco a quien sea, del oficialismo, que al menos tarde pueda llegar esta recompensa.
Además, pido perdón a todos los ex ypefianos que fueron tan largamente estafados por la clase política nacional. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra la señora diputada por Neuquén, quien comparte su término con la señora diputada Comelli.


SRA. VILLAR MOLINA, MARIA INES (NEUQUEN): Señor presidente: adelanto mi voto afirmativo al proyecto de ley en consideración, pero antes quiero hacer algunas reflexiones.
La norma que vamos a aprobar trae consigo una mezcla de sentimientos encontrados. Digo esto como hija y esposa de ex ypefianos y personalmente como ex ypefiana, porque creo que a todos aquellos que en una etapa de nuestras vidas fuimos atravesados por la transformación de la YPF estatal hoy nos afloran estos sentimientos de alegría, dolor y abandono.
Tenemos sentimientos de alegría porque hoy con esta norma espero que se esté haciendo justicia en un reclamo que lleva más de 22 años de lucha. Durante este año se han abordado cuestiones relacionadas con la industria hidrocarburífera, empezando por la recuperación de la empresa estatal, siguiendo por el arreglo con Repsol y terminando con la ley de hidrocarburos, en un contexto de gran expectativa por las formaciones Vaca Muerta, Los Molles y Catriel.
Les puedo asegurar que todos estos viejos que están acá conocen las margas mejor que todos nosotros. En realidad había expectativa para todos, pero no para ellos. Sin embargo, los ex ypefianos, a pesar de esas expectativas, seguían sin encontrar soluciones a sus planteos de ajuste e indemnización, pero la frustración y la postergación templaron sus espíritus.
Siento alegría porque desde el primer día que asumí mi banca reclamé y gestioné por esta causa.
Siento alegría porque desde aquí fui convocada por el jefe de Gabinete de Ministros, quien puso a mi disposición un equipo completo para atender este reclamo, y aprovecho esta oportunidad para agradecerle por su apertura al diálogo y por la buena predisposición para atender este reclamo.
Siento alegría porque en cualquier rincón de nuestra patria hay un ex ypefiano esperando esta buena noticia convencido de que este reclamo ha sido escuchado y de que comenzará a llegar la solución.
Pero también siento un dolor muy profundo porque más de treinta y dos mil familias fueron mutiladas y consumidas por la crisis del mundo y del hombre que perdió el rumbo y los objetivos, porque pueblos que se formaron haciendo patria, como por ejemplo Tartagal, Catriel, Cutral-Có, Plaza Huincul o Comodoro Rivadavia, tuvieron el destino de desaparecer. Miles de familias fueron expulsadas de sus lugares, pero otras miles, encaprichadas, nos quedamos. Esas familias que fueron expulsadas de sus pueblos también fueron expulsadas de los sistemas laboral, social, cultural, educativo y sanitario.
Sentimos mucho dolor porque hay padres, hijos y esposas que ya no están entre nosotros. Por eso, desde este lugar quiero hacer un gran reconocimiento a los eternos luchadores de CutralCó y de Plaza Huincul, a personas como Estella Bascur, Miguel Campos y Miguel Mont, que dejaron sus vidas en esta causa.
Fue muy difícil sobreponerse a esta situación. El dolor siempre estará con nosotros, porque podremos resignarnos pero nunca vamos a olvidar.
Hay una deuda pendiente y fueron necesarios veintitrés años para lograr la voluntad política de este cuerpo legislativo y hallar una solución para aquellos que en otros tiempos hicieron patria en lugares donde había que construir todo porque no había nada. Sin duda hay una deuda; por eso esperamos que la respuesta para los ex trabajadores de Gas del Estado siga el mismo camino que la que ahora queremos dar a los ex ypefianos, ya que ambos corrieron la misma suerte. Pese a estar expresamente establecido en la ley 23.696, hasta el día de hoy a los ex trabajadores de Gas del Estado no se les permitió acceder a la correspondiente indemnización.
Por las razones expuestas, espero que este proyecto que sancionará la Honorable Cámara –deseo que sea por unanimidad- no se transforme en un nuevo capítulo de la ley 25.471 y que los ex ypefianos no deban esperar otros veinte años para hallar una respuesta a su reclamo.
Adelanto mi voto afirmativo, porque en verdad la aprobación de esta iniciativa será una gran alegría para toda la familia petrolera. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra la señora diputada por Neuquén.


SRA. COMELLI, ALICIA MARCELA (NEUQUEN): Señor presidente: como decía mi compañera, hoy es un día histórico. Desde el bloque del Movimiento Popular Neuquino hemos bregado por esta reparación a partir de distintos proyectos. Entre ellos se encuentra uno que, si bien no figura como antecedente, quiero recordarlo: el elaborado por el ex diputado nacional José Brillo, reproducido este año por el señor diputado de mi bloque Adrián San Martín.
Para muchísimos ex trabajadores de YPF es un día de restauración y de alegría porque luego de veinte años de lucha vuelven a ser parte de un sistema que los marginó. Hoy, con la sanción de esta iniciativa, serán realmente reconocidos como ex trabajadores de la empresa estatal.
Esta historia empezó en 1989, con aquella famosa reforma del Estado que determinó que los empleados de YPF eran dueños del 10 por ciento del paquete accionario. Se lo denominó Programa de Propiedad Participada y fue un gran fraude; esto lo digo con dolor porque fue un neuquino quien desde una de estas bancas los engañó. Como neuquina, esto me hace sentir mal.
Pasó demasiado tiempo y hoy nos damos cuenta de que el Estado, por suerte, se hace cargo de los errores del pasado. Las políticas implementadas en la década del 90, que significaron el retiro del Estado, perjudicaron a miles de trabajadores.
Con esta iniciativa pretendemos reparar muchos daños que comenzaron en la época de Dromi, con la Ley de Reforma del Estado y la Ley de Federalización de Hidrocarburos, que surgieron de un debate en este recinto
convencidos de que esa iba a ser la suerte de todos estos trabajadores, porque a nadie podía escapar que se generaría el desempleo que ocurrió.
Hace dieciocho años se iniciaba en nuestra provincia un proceso de exclusión que no tuvo precedentes. Tuvimos una protesta que se extendió por seis días, no de cuatro mil trabajadores de YPF y de Gas del Estado sino de todo un pueblo que los respaldó; mejor dicho, de dos pueblos, para ser justos.
La jueza que estaba a cargo en aquella época en la que las protestas eran exterminadas a fuerza de gas y bastón, Margarita Gudiño de Argüello la quiero rescatar hizo retroceder a la Gendarmería diciendo entonces: “Acá estoy frente a una verdadera pueblada”.
Con esta ley hoy cerramos un duro capítulo de nuestra historia reciente, que se manifestó con mucho fervor en esas puebladas de Cutral-Có y Plaza Huincul que no solamente hicieron historia sino que –como dijo recién mi compañera fueron la génesis de un modelo de protesta que se extendió a lo largo y a lo ancho de nuestro país.
Con los distintos procesos de privatización a los que fueron sometidas las empresas estatales contribuimos en gran medida a cambiar la realidad económica, pero también ellos produjeron una gran masa de desempleados que no pudieron modificar esa situación mucho tiempo después ni acceder a los beneficios jubilatorios. Otros ya no están, y por eso la ley habla de derechohabientes.
El costo de esta reforma fue muy alto, y claro que nos quedan cosas pendientes. Nos queda pendiente crear un régimen de retiro compensatorio solidario para los ex trabajadores en relación de dependencia, según el proyecto del año 2008 contenido en el expediente 1978-d-2008, reproducido y ahora en vigencia. Estamos tratando de conseguir este retiro compensatorio, o sea, un régimen previsional especial.
Hablamos de la necesidad de que se lleven adelante proyectos como este, pero lo cierto es que no pudo avanzar en las comisiones ni cuando fue mayoría un sector ni cuando fue mayoría el otro sector. Esto también hay que decirlo.
Teniendo en cuenta el gran número de personas que a los cincuenta años se quedaron sin trabajo y perdieron la posibilidad de acceder al régimen jubilatorio, hoy damos el primer paso para resarcirlos, y espero que como venimos militando en este mismo sentido podamos también prontamente avanzar en el otorgamiento de un régimen previsional especial.
Por estas razones, y en representación del Movimiento Popular Neuquino, adelanto que vamos a votar por la afirmativa con toda satisfacción, esperando que el Senado le dé pronto tratamiento. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.


SR. SCHIARETTI, JUAN (CORDOBA): Señor presidente: quiero adelantar que nuestro bloque, Unión por Córdoba, va a votar de manera positiva este proyecto de ley.
Quiero destacar dos cosas. En primer lugar, aunque sea tarde, el funcionamiento de la democracia ha permitido que haya un consenso para reparar una injusticia histórica en nuestro país. Me alegro de que los distintos bloques hayamos podido llegar a un consenso y los autores de los distintos proyectos, de las más variadas posiciones políticas, hayan conseguido un despacho común para esta iniciativa que viene a reparar una injustica histórica que lleva mucho tiempo en nuestra patria, y siempre es bueno. Siempre es motivo de alegría cuando se logran consensos y se va en la dirección de reparar una injusticia histórica como es la que vienen sufriendo desde hace mucho tiempo los compañeros de YPF.
Por eso adelantemos nuestro voto positivo a este proyecto de ley, y lo hacemos con alegría.


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. PITROLA, NESTOR ANTONIO (BUENOS AIRES): Señor presidente: algunos diputados me han ahorrado trabajo en esta intervención; por ejemplo, el diputado Rogel, que fue uno de los firmantes del proyecto de reparación que elaboramos junto con los compañeros ypefianos. Lo mismo hizo el diputado Das Neves.
Hoy en la Comisión de Labor Parlamentaria sufrimos una maniobra infantil que me da vergüenza ajena por parte de la autoridad de la Cámara y del bloque del Frente para la Victoria para borrar las huellas que primero fueron eliminadas del informe de la comisión, y después violando el artículo 137 del reglamento de esta Cámara, de los autores del proyecto, porque este consenso nació de varios proyectos. Nació del proyecto del diputado Dante González y del proyecto del diputado Roberto Feletti. En realidad, hay antecedentes de otras iniciativas que aquí todo el mundo se ha ocupado de reivindicar.
Hemos sufrido un acto de usurpación. Nos toca hablar a esta hora en que muchos ypefianos ya no están porque han tenido que volver a sus hogares. Pero no se puede tapar el sol con la mano ni ocultar el compromiso que ha tenido el Partido Obrero y esta bancada con la lucha de los compañeros ex ypefianos. (Aplausos.) Junto con ellos hemos elaborado un proyecto para llegar a este debate. Lo hemos hecho porque ellos toman un proceso de reorganización a partir del momento de la indemnización a Repsol.
Aquí creció una conciencia que llevó a este trabajo común. Se estaba indemnizando a los vaciadores y otra vez se estaba dejando en la banquina a los trabajadores.
Cuando rechazamos la indemnización a Repsol mostramos que en su pasivo se ocultaba la gran deuda con los trabajadores, que por otra parte son el gran activo que tuvo YPF, mayor que las reservas petroleras y gasíferas y que la acumulación de capital de un siglo. El mayor activo del otrora monopolio estatal son los trabajadores ypefianos, treinta mil de los cuales quedaron en la calle en un proceso de privatizaciones de los 90 que abarcó ferrocarriles, teléfonos, energía eléctrica y que en la parte petrolera dejó ciudades fantasma como Cutral-Có, Mosconi o Tartagal. Fue un proceso que hasta hoy no se ha revertido, y como bien se ha dicho, esos trabajadores no solo han perdido su puesto de trabajo sino que se les cortó una proyección de vida, de oficio, de profesión; inclusive, muchos perdieron la radicación en sus lugares y con sus familias.
Desde aquel momento vergonzoso de este Parlamento en que se indemnizó a quienes no invirtieron en exploración, a quienes nos dejaron la quiebra de la balanza energética que tenemos hoy, a quienes giraron sus ganancias al exterior, a quienes exportaron un bien no renovable y escaso para la Argentina que necesitamos para el autoabastecimiento que hemos perdido, desde ese momento empezamos una nueva fase de la lucha de tantos años de los compañeros ypefianos.
Nos propusimos la reparación histórica de un derecho adquirido. No hemos venido aquí a reparar una injusticia abstracta sino un derecho adquirido y mancillado sistemáticamente, que es la propiedad participada de los compañeros de YPF. Fue allí que constituimos una coordinadora nacional y coordinadoras en cada una de las provincias, empezándose a reorganizar centenares y centenares de compañeros. Otra vez instalamos el tema en la opinión pública y nuevamente los trabajadores ganaron la calle con actos, movilizaciones y radios abiertas hasta llegar al punto de este debate de hoy.
En estos 22 años de lucha los compañeros sufrieron persecuciones y fueron criminalizados por la protesta social. Recuerdo el proceso que padecieron los compañeros de Ensenada y de Chubut; la visita a la cárcel de Villa Rosa, donde tuve el honor de reunirme con el compañero Perico Raineri en su condición de preso de lucha de los trabajadores ypefianos de Mosconi, en Salta, y las muertes de Verón y otros en la ruta, en las localidades de Mosconi y Tartagal. Es una lucha histórica que hoy está culminando con la reparación que implica la sanción de este proyecto de ley.
Para nosotros ha sido la continuidad de una lucha de toda la clase obrera argentina. En los 90 fueron infructuosas las luchas de los telefónicos, de los ferroviarios y de los petroleros, traicionados por una burocracia sindical que en aquella década entregó las privatizaciones y la flexibilidad laboral.
Los compañeros ypefianos sufrieron las peores consecuencias de los 90 y la flexibilidad laboral. La desocupación es la peor cara de esa privatización que la presidenta de la Nación reivindicó en este recinto en la apertura de las presentes sesiones ordinarias, cuando sostuvo que las provincias habían salido ganando con la privatización petrolera.
Esta es una lucha de fondo, de conjunto. Los compañeros ypefianos han pasado 22 años de promesas y estafas, tanto en la década de los 90, como en la que ahora está culminando, y también en los interregnos de la Alianza y Duhalde, estafados por jueces, abogados y, por sobre todas las cosas, por el conjunto de las multinacionales.
Señores diputados, compañeros ypefianos: hay que decirle al pueblo argentino que quienes deberían pagar esta reparación histórica son los grupos económicos que operan en el país: Pan American Energy, Bulgheroni, Cristóbal López, Petrobras, Shell, y no el pueblo argentino con sus impuestos.
El dictamen no hace completa justicia: es lo que hemos alcanzado en el consenso en una etapa de lucha de la que no se podía esperar más. Muchos de los compañeros ypefianos están llegando a su jubilación, algunos ya se jubilaron y otros deberían estarlo, pero no lo logran.
Hemos llegado a un compromiso que ha sido festejado a lo largo y a lo ancho del país. Las 956 acciones no alcanzan al equivalente en pesos de lo que cobraron los ypefianos en los 90, pero se acerca. Algo importante que se ha agregado es que lo podrán cobrar los herederos. Además, los bonos que cobren serán inembargables, lo que resulta fundamental para que puedan defenderse de aquellos que quieren lucrar, con buenas o malas intenciones, embargando a favor de sus honorarios.
Además, no se hace completa justicia, porque cobrarán en bonos. Incluso, no tendrán el privilegio de Repsol, que cobró 6.000 millones de dólares para garantizar los 5.000 millones que se había pactado como indemnización. De ese modo, vendiéndoselos a la banca Morgan tuvieron la plata al contado. Los compañeros no tendrán ese privilegio; además, en esta Argentina del endeudamiento se cobra en bonos.
También existe el problema de la inflación que hoy sufren los salarios de toda la masa de trabajadores y las jubilaciones. Por eso debemos estar muy alertas para que se cumpla con la iniciativa en los plazos previstos y que en su reglamentación se atiendan los intereses con las tasas vigentes del mercado para que no sufran, desde el momento de la promulgación de la ley hasta el momento del cobro, una desvalorización de lo que hoy estamos votando en esta Cámara y que esperamos que pronto el Senado apruebe.
También se incluyeron, y en eso trabajamos agudamente, a aquellos que cobraron indemnizaciones en el año 2003. Eso se va a descontar con un índice combinado, que fue trabajosamente elaborado en el proyecto de consenso, para que tengan una reparación, que será importante para los veintidós mil trabajadores que ya cobraron una indemnización en 2003.
Estamos hablando de un monto que puede llegar a 8 mil millones de pesos. Esa es la deuda que se va a emitir para pagarles a los trabajadores de YPF.
Por eso creemos que nos vamos a deber un debate sobre un impuesto especial a las multinacionales que siguen explotando el petróleo con el modelo de YPF Sociedad Anónima, que como todos sabemos ahora es el modelo de la ley Chevron, inclusive producto de un pacto secreto que se ha conocido en estos días, y deben ser las petroleras las que paguen la indemnización a los trabajadores, y no el pueblo argentino con sus impuestos.

- Aplausos en las galerías.

SR. PITROLA, NESTOR ANTONIO (BUENOS AIRES): No vamos a permitir que se manche a los compañeros ypefianos diciendo que este proyecto de ley está asociado a la recuperación de la soberanía energética. ¡Por favor! Esta iniciativa es la contracara de la entrega petrolera, porque es la lucha de la clase obrera, que jamás estuvo a favor de la entrega. Puede haber habido un burócrata, un gobierno, muchos burócratas, muchos gobiernos, pero la clase obrera argentina nunca estuvo con la entrega del petróleo.

- Aplausos en las galerías.

SR. PITROLA, NESTOR ANTONIO (BUENOS AIRES): Vamos a seguir esta lucha, no hay que bajar los brazos, para la reinstalación de todos los que soliciten entrar a la actual YPF S.A. y por la reparación jubilatoria. Esta es la recuperación del recurso estratégico más importante en la Argentina y nosotros lo inscribimos en la lucha por la nacionalización integral de todos los recursos estratégicos de nuestro país. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)


SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.


SRA. PUCHETA, RAMONA (BUENOS AIRES): Señor presidente: adelanto mi voto afirmativo.
Sobre el dictamen emitido en cuanto al resarcimiento para ex trabajadores de YPF, quiero recordar mis palabras cuando se aprobó en esta Cámara la indemnización a la empresa Repsol: “Si para lograr la expropiación de Repsol se acordó el pago de 5.000 millones de dólares en bonos, entonces cuando se pidan mejoras para los trabajadores, para los jubilados, cuando se pidan mejoras para la educación, para la salud, para la seguridad, no nos van a poder decir que no hay plata.”
Por eso hoy nos genera satisfacción que se haya logrado este dictamen en comisión, sobre la base de tres proyectos vinculados a indemnizar a los ex trabajadores de YPF. Es más, este tipo de acuerdo o de propuesta donde se beneficia a la clase trabajadora tendría que haberse tratado mucho antes que el de Repsol. En definitiva, lo importante es que se escuchó la voz del pueblo, que se tuvo en cuenta la lucha de años de estos trabajadores y de sus familiares, y de los que ya no están, que no fueron reconocidos.
Estamos hablando de una lucha que incluyó la obtención de otras leyes y decretos y hasta un fallo favorable a los trabajadores por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Pero aún faltaba un poco más: entre las indemnizaciones parciales, los juicios que a veces se hacen interminables y ciertos condicionamientos que dejaban afuera de los beneficios a gran parte de los ex trabajadores y sus herederos, faltaba incluir a quienes hoy se les va a brindar este reconocimiento.

- Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta 1ª de la Honorable Cámara, profesora Norma Amanda Abdala de Matarazzo.

SRA. PUCHETA, RAMONA (BUENOS AIRES): De sancionarse esta iniciativa, solo nos resta esperar que se cumpla en tiempo y forma, porque ya fue mucha la espera y muchos los reclamos que se hicieron con anterioridad. Debemos entender que lo prioritario no es quién llevó adelante esta propuesta. Los triunfadores no son uno, dos o tres diputados ni uno, dos o tres bloques políticos; los triunfadores son los ex trabajadores de YPF que nunca bajaron los brazos.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. DEL CAÑO, NICOLAS (MENDOZA): Señora presidenta: en principio quiero saludar a los compañeros ypefianos que están aquí presentes.
Como se mencionó con anterioridad, este proyecto es producto de la lucha de años que han llevado adelante los ex trabajadores de YPF. Sin duda es muy importante la propuesta que hoy vamos a sancionar, porque los va a resarcir por la gran lucha que han llevado adelante y por el daño que se les causó a los trabajadores y a sus familias.
En la provincia de Mendoza los vimos durante años cortando la Ruta 7 y organizando distintas manifestaciones, sin que fueran escuchados. Hoy, gracias a la sanción de este proyecto, cuatro mil compañeras y compañeros de mi provincia se van a ver beneficiados.
Aclaro que nosotros acompañamos el proyecto que presentó el señor diputado Pitrola, porque entendemos que es una actitud hipócrita la de aquellos que en su momento fueron cómplices de la privatización de YPF y que este año impulsaron la sanción por parte de esta Cámara del proyecto que permitió indemnizar a Repsol. Además, son los mismos que aprobaron la modificación de la ley de hidrocarburos, que es una norma a medida de Chevron y de las multinacionales.
Asimismo, mientras desde otros sectores de la oposición señalaban a modo de crítica que algunos no habían logrado ingresar al negocio –como Shell y otros grandes pulpos, desde el PTS y el Frente de Izquierda presentamos una propuesta alternativa para la nacionalización integral de los hidrocarburos, a fin de que sean gestionados por los trabajadores.
Nosotros sostenemos que ellos son los únicos realmente interesados en que los recursos hidrocarburíferos estén al servicio de la soberanía energética y de los intereses del conjunto del pueblo trabajador, para destinar esos recursos a la salud, a la educación y a las viviendas que necesita el pueblo y no para que se los lleve Chevron y las multinacionales, como lo permite la propuesta que se aprobó en este Congreso y que fue impulsada por el oficialismo.
Por eso, en aquella sesión dijimos que este proyecto no tiene nada de nacional y popular; más bien, se trata de un proyecto antinacional y antipopular.
Entonces, reiterando nuestro apoyo a esta iniciativa, queremos hacer hincapié en la hipocresía de quienes fueron parte de las privatizaciones. No hace mucho que le están dando miles y miles de millones a las multinacionales y a los empresarios. Para ellos están las prioridades y no para los trabajadores, que tuvieron que esperar veintidós años, y no para un resarcimiento integral. Es una conquista producto de la noble lucha que han llevado adelante durante más de veinte años.
Nuestro reconocimiento para ellos, por lo que vamos a votar favorablemente en nombre del PTS y del Frente de Izquierda.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. PLAINI, FRANCISCO OMAR (BUENOS AIRES): Señora presidenta: desde ya adelanto el voto favorable a este proyecto de ley para indemnizar a todos estos compañeros ypefianos. En ellos reconozco muchos años de lucha y de reclamos, y la injusticia que se cometió con ellos y con tantos otros colectivos de trabajadores que fuimos afectados en los años 90.
No puedo dejar de decir que no todos hicimos lo mismo en los años 90. Reivindico no solamente a estos trabajadores, sino a todos los que fueron injustamente despedidos y se quedaron sin trabajo, como decía el señor diputado Pitrola.
Reconozco a los luchadores de organizaciones sindicales y sociales que estuvieron en la calle en los años 90, que fueron los años de entrega.
Con esos compañeros estuvimos luchando el MTA, la CTA y muchos movimientos sociales. Por eso hoy es un día de mucha felicidad para quienes no arriamos la bandera de los años 90 y hoy seguimos luchando por los derechos de los trabajadores. Una Nación se engrandece por el esfuerzo cotidiano que hace para generar riqueza para la clase trabajadora y no para otro sector. Felicito a los compañeros. (Aplausos.)


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Tiene la palabra el señor miembro informante del dictamen de mayoría.


SR. METAZA, MARIO ALFREDO (SANTA CRUZ): Señora presidenta: solicito que se vote en general y en particular, en un solo acto, el proyecto en tratamiento.


SRA. PRESIDENTA(ABDALA DE MATARAZZO) Si hay asentimiento, así será.

- Asentimiento.

- Ocupa la Presidencia el señor presidente de la Honorable Cámara, doctor Julián Andrés Domínguez.

SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Se va a votar nominalmente en general y en particular el dictamen de mayoría de las comisiones de Energía y Combustibles y otras recaído en el proyecto de ley sobre reconocimiento de una compensación económica a favor de los ex agentes de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Sociedad Anónima que no adhirieron al Programa de Propiedad Participada. (Orden del Día Nº 1.251)

- Se practica la votación nominal.

- Conforme al tablero electrónico, sobre 218 señores diputados presentes, 217 han votado por la afirmativa.

SRA.(SECRETARIA (LUCHETTA)) Se han registrado 217 votos por la afirmativa. No hay votos negativos.


SRA. BOYADJIAN, GRACIELA EUNICE (TIERRA DEL FUEGO): Solicito que quede constancia de mi voto por la afirmativa.

SR. PRESIDENTE(DOMÍNGUEZ) Queda sancionado el proyecto de ley.
Se comunicará al Honorable Senado.



Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.