Período:122 Reunion:33 Fecha:01/12/2004 MODIFICACIÓN DEL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE LA NACIÓN SOBRE RÉGIMEN EXCARCELATORIO


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) En consideración en general.
Tiene la palabra el señor diputado por Misiones.


SR. DAMIANI, HERNAN NORBERTO (MISIONES): Señor presidente: como presidente de la Comisión de Legislación Penal quiero señalar que de la definición que el cuerpo tome en relación con la iniciativa en debate dependerá nada más y nada menos que la libertad de todos los argentinos, no sólo en todo el territorio nacional sino también en sus jurisdicciones.
No diría que este es un tema menor ni me animo a decir que podríamos tratarlo con la premura que quizá la mayoría del cuerpo aconseja en función de lo avanzado de la hora.
Dividiré mi exposición en dos partes. En primer término, como presidente de la citada comisión sostendré lo más imparcialmente posible las virtudes de este proyecto de ley; luego, hará uso de la palabra el señor diputado Casanovas -autor tal vez de la mayor parte de la reforma propuesta-, y después retomaré para indicar una observación que he formulado al texto propuesto por el autor de la iniciativa.
Es bueno recordar que el proyecto de ley contenido en el expediente 0083-s-2004 fue sancionado por el Honorable Senado con una mayoría de cincuenta y cuatro votos, computándose dos votos negativos y, además, una abstención. Digo esto desde el principio para que se entienda que tendremos que alcanzar una mayoría calificada a fin de que la iniciativa vuelva al Senado.
El proyecto original corresponde al Poder Ejecutivo nacional y sólo propiciaba la modificación del artículo 319 del Código Procesal Penal de la Nación.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) Permítame, señor diputado, pero la Presidencia quiere aclarar al cuerpo que no ha sido la causante de la situación que se está planteando en la Cámara en este momento.
Los señores diputados se darán cuenta de que si se retiran del recinto nos quedaremos sin quórum. Si los señores diputados lo desean, podemos pasar a un cuarto intermedio en las bancas y convocar a los presidentes de los bloques para resolver esta situación.
No es una cuestión tan grave alterar el orden del día de una sesión. Creo que lo que está sucediendo responde a un capricho totalmente innecesario; es difícil de creer. No es la primera vez que procedemos como lo hemos hecho. Me parece que hay una puja entre los bloques que integran la Cámara que los que estamos trabajando desde las diez de la mañana no nos merecemos.
¿Cuál es el motivo para no considerar el proyecto en tratamiento, si para aquel cuya consideración fue diferida hay cuarenta o cincuenta anotados para hacer uso de la palabra y no podríamos tratarlo de ninguna manera? El proyecto en consideración se podría aprobar prácticamente sin inconvenientes, y por un capricho se está produciendo esta situación incomprensible.
La Presidencia pide simplemente que nos ordenemos, el tema no es tan grave; se podría votar este proyecto y terminar con el problema. Todo esto no tiene ningún sentido, porque no tratar este proyecto en el día de hoy significaría una demora de una hora en otra sesión, en la que podríamos utilizar ese tiempo para aprobar otras iniciativas. Es una pena no hacerlo; por eso pido a los señores diputados que reflexionen. Sería conveniente que los presidentes de bloque llegaran a un acuerdo; de lo contrario, me veré obligado a levantar la sesión. Estamos discutiendo un tema que prácticamente no presenta inconvenientes para ser aprobado, y realmente no termino de entender qué sucede.
Hemos estado trabajando durante muchas horas con un proyecto que generó muchísimas interrupciones y que finalmente pudo ser sancionado, de modo que esta sesión podría haber terminado de una forma espectacular. Se alteró el orden del día porque el proyecto referido a los transplantes de órganos tiene más de cuarenta anotados para hacer uso de la palabra.
Ruego a los señores diputados que se pongan de acuerdo para sesionar una hora más. Invito a los señores diputados Natale, Llano, Pernasetti, Díaz Bancalari y a los demás presidentes de bloque a que se acerquen al estrado de la Presidencia para analizar la posibilidad de que sesionemos un rato más y aprobemos esta iniciativa.
Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. POLINO, HECTOR TEODORO (CAP FEDERAL): Señor presidente: sinceramente, creo que esto ha sucedido porque no se ha cumplido con el reglamento. Debemos admitir esta situación: hoy se aprobó un determinado orden del día. Ayer, se reunió la Comisión de Labor Parlamentaria y se acordó el temario de la sesión que fue aprobado por este cuerpo. Toda modificación, aunque sea moción de orden, requiere los dos tercios de los votos que se emitan.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) No es cierto, señor diputado. Le pido que lea el artículo 127 del reglamento y el miércoles próximo me contesta como corresponde.


SR. POLINO, HECTOR TEODORO (CAP FEDERAL): La moción de orden interrumpe el debate.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) Lo que ocurre es que a veces no nos escuchamos, señor diputado. Hubo un pedido de modificación del plan de labor que se acuerda con mayoría simple, no hace falta otra cosa. ¡Cuántas veces lo hicimos en este recinto! ¡Qué estamos discutiendo!
Estamos considerando el tema que sigue en el orden del día, no es nada inventado, no es nuevo. Si interpretan que la iniciativa relacionada con el ombudsman es nueva, pedimos sacarla del orden del día, pero votemos los otros proyectos. No advierto cuál es el motivo para actuar de esta manera. Además, estamos considerando un tema que es totalmente claro.
Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. CANTINI, GUILLERMO MARCELO (CAP FEDERAL): Señor presidente: me sorprende realmente esta actitud, porque postergar el tratamiento de un tema no es nuevo en la Cámara; lo hemos hecho más de una vez, y nadie se ha levantado ni se ha sentido ofendido. Cuando a determinada altura de la noche estábamos cansados y correspondía tratar un tema conflictivo, no alterábamos el orden; lo pasábamos para el final y tratábamos los temas que podíamos sancionar con mayor rapidez. Según los usos y costumbres, esta Cámara siempre se ha manejado de este modo. No entiendo ahora la actitud de algunos bloques que se aferran a algo, que no sé qué es, para provocar el levantamiento de la sesión.
Pido que reflexionemos y tratemos de proseguir con el trámite del debate porque de lo contrario las dos últimas sesiones del año van a ser maratónicas...


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) No, discúlpeme, señor diputado, no van a ser maratónicas. La Presidencia no someterá a consideración los asuntos que carezcan de despacho de comisión ni pondrá en discusión temas porque a algún señor diputado se le ocurra sostener que en razón de que un asunto tiene tres despachos de comisión, hay que votarlo. Esas cuestiones no se someterán a votación desde ningún punto de vista.


SR. CANTINI, GUILLERMO MARCELO (CAP FEDERAL): Pido a los colegas que reflexionemos y tratemos de seguir avanzando con el desarrollo del temario.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) Tiene la palabra el señor diputado por Catamarca.


SR. PERNASETTI, HORACIO FRANCISCO (CATAMARCA): Señor presidente: nosotros siempre manifestamos nuestra decisión de colaborar y siempre hacemos todos los esfuerzos necesarios. Hemos dado muestras de ello.
Creemos que el debate de los proyectos sobre donante presunto y la desfederalización de la tenencia de drogas demandará mucho tiempo. Además, tal como ya lo señalé, son temas que tienen algunos problemas de interpretación reglamentaria.
No tenemos inconveniente en debatir el proyecto por el que se modifica el Código Procesal Penal de la Nación sobre régimen excarcelatorio, que tiene un dictamen que el miembro informante está dispuesto a acompañar, pero si la decisión es no tratar hoy el proyecto de ley sobre donante presunto, entendemos que tampoco es conveniente considerar el de desfederalización de la tenencia de drogas porque tiene sus dificultades.
Avancemos con los otros temas hasta donde sea posible, y si es necesario pasemos a cuarto intermedio hasta mañana. No tenemos ningún inconveniente en sesionar mañana.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Señor presidente: coincido en la complejidad del proyecto de ley sobre donante presunto. Como usted bien lo señaló, cuarenta oradores motivan que ese asunto ni siquiera pueda ser votado en general. No creo que los proyectos sobre modificación del régimen excarcelatorio y desfederalización de la tenencia de drogas presenten mayores inconvenientes en virtud de las modificaciones que han introducido las comisiones intervinientes. Podría haber alguna diferencia de criterios si la medida tuviera el carácter de imposición a las distintas jurisdicciones, pero es una ley de adhesión. Cada jurisdicción podrá adherir o no; la norma de fondo fue eliminada en los dos despachos, de modo que insisto en que no se presentarán inconvenientes.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.


SR. LLANO, GABRIEL JOAQUIN (MENDOZA): Señor presidente: disentimos con el presidente de la bancada Justicialista. En nuestra opinión, el tema de la desfederalización de la tenencia de drogas también es complicado. Hemos mantenido reuniones en nuestra provincia y hay opiniones adversas.
Es razonable lo que plantea el señor presidente de la bancada de la Unión Cívica Radical. Avancemos en los temas más simples y sencillos, y dejemos para un momento en el que los diputados estemos más descansados los asuntos complejos que aquí se han mencionado.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.


SRA. MARINO, JULIANA ISABEL (CAP FEDERAL): Señor presidente: reconozco la complejidad del proyecto de ley sobre donante presunto, y como estoy a favor de esa norma, creo que los cuarenta oradores y la falta de madurez en el resultado final del dictamen podría hacer inconveniente considerarlo hoy. Estoy de acuerdo en que sea postergado su tratamiento, pero ruego a la bancada mayoritaria que también postergue la discusión del proyecto sobre la desfederalización de la tenencia de drogas. Entiendo que en modo alguno podríamos terminar de considerarlo a la una de la mañana, como ha sugerido la señora diputada Camaño. No es cierto que no tiene complejidad; la tiene, y mucha, y ha merecido arduos debates internos en cada uno de nuestros bloques.
Tampoco podemos impedir el voto por la afirmativa.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) Existiría un solo tema para tratar: el Orden del Día N° 1314. No sé si la Cámara quiere considerarlo.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Señor presidente: deberíamos avanzar en todo lo que sea posible, pues sólo restan dos sesiones. No creemos que sea posible, por razones de traslado, reunirnos el 22 y el 29 de diciembre.


SR. PRESIDENTE(CAMAÑO) Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Misiones.


SR. DAMIANI, HERNAN NORBERTO (MISIONES): Señor presidente: insisto en que el tema contenido en el Orden del Día N° 1314, desde mi humilde punto de vista, es uno de los más trascendentes, pues la libertad de absolutamente todos los habitantes de la Nación depende de esta reforma.
A pesar de que no seamos tantos los oradores anotados, ruego toda la atención posible, porque es una de las cuestiones de mayor importancia que haya pasado por la Comisión de Legislación Penal al menos durante este año. Con esto pretendo remarcar la importancia de la iniciativa sobre la que hemos decidido avanzar.
Este es un proyecto que se origina en el Poder Ejecutivo y que fue aprobado por una mayoría contundente en el Senado de la Nación, llegando a nuestra Cámara en revisión.
La mayoría de nuestra comisión ha decidido tratar la iniciativa en forma conjunta con un proyecto de la autoría del señor diputado Casanovas, que ya había sido planteado en muchas oportunidades y nunca había llegado a esta instancia.
Habíamos formulado una observación total y luego de la discusión con el autor de la iniciativa, hemos alcanzado un consenso para incluir alguna modificación en el tratamiento en particular que permitiría al bloque de la Unión Cívica Radical acompañar el texto propuesto.
En primer lugar, quiero decir que estamos en condiciones de aprobar el proyecto de modificación del artículo 319, que se vincula con las restricciones a los beneficios de la excarcelación y la exención de prisión, previstos en nuestro Código Procesal Penal de la Nación.
Seré breve para permitir con absoluta imparcialidad la opinión del autor. Luego, en todo caso, intentaré fundar las objeciones que formuláramos y que llevaron a la modificación final del texto, lo que permitió el consenso logrado.
El proyecto del Poder Ejecutivo sólo modificaba el artículo 319. Ahora, existe una redacción mucho más estricta y precisa, que servirá como guía objetiva para que los jueces de la Nación puedan restringir -en función de los parámetros introducidos en la redacción del artículo- los casos en que ha de denegarse concretamente la excarcelación.

- Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente 1° de la Honorable Cámara, don Eduardo Ariel Arnold.

SR. DAMIANI, HERNAN NORBERTO (MISIONES): Debería decir que la Argentina ha firmado tratados internacionales de rango constitucional, como la Declaración de Derechos Civiles y Políticos, que en su norma 9.3 establece el compromiso de todos los Estados parte -como lo es la República Argentina- de no convertir jamás la prisión preventiva en una regla sino que, como medida cautelar, sea siempre la excepción.
Desde nuestro punto de vista, la modificación propuesta avanza sobre un principio elemental en nuestro sistema, que es el principio de inocencia, y de allí estas objeciones que hemos planteado.
Como decía, volviendo al proyecto original del Poder Ejecutivo sancionado por el Senado de la Nación, esta iniciativa incorpora criterios más exigentes y precisos que los que actualmente rigen, lo que posibilitará a los jueces nacionales denegar con fundamento en esta reforma el beneficio de la excarcelación. Actualmente, en la práctica, estos beneficios se acuerdan yo diría que de manera casi automática. Esto ha generado en el conjunto de la sociedad la sensación de que los imputados ingresan por una puerta y salen por la otra sin posibilidad de que los jueces puedan demorar siquiera esa decisión. Este proceder casi automático ha puesto en riesgo el interés social respecto de la efectiva aplicación de la sanción penal en los casos concretos.
Estaríamos en condiciones de aprobar la reforma del artículo 319, porque el proyecto del Poder Ejecutivo inicialmente es respetuoso de la norma de raigambre constitucional que dispone que durante el proceso la prisión únicamente debe ser restringida en forma legítima como excepción, concordante con el principio contenido en el artículo 280 de nuestro Código Procesal Penal, que es el que establece claramente que los jueces sólo podrán restringir la libertad del imputado durante el proceso en los casos en que sea absolutamente indispensable para asegurar el esclarecimiento del hecho investigado y la imposición de la ley. Insisto: sólo excepcionalmente y en los casos absolutamente necesarios.
Esta es la regla que, a la luz de las restricciones que estamos en condiciones de aprobar, daría el marco referencial para que los jueces puedan considerar en cada caso concreto la viabilidad de este beneficio de la excarcelación y/o de la exención de prisión.
Se respeta así -yo diría- una posición pacífica de la jurisprudencia mayoritaria y de la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación, que en fallos de 1998 ha establecido la doctrina de que no es legítimo equiparar la prisión preventiva a una pena o a una medida de seguridad, pues ello significaría desnaturalizar como medida cautelar el principio de la prisión preventiva, violando expresamente el principio de inocencia.
Salvo un cuestionamiento que hemos formulado en la comisión -en el que hemos coincidido-, la única modificación que introdujo el Senado al texto propuesto por el Poder Ejecutivo es realmente reprochable, por lo que creemos que debería ser suprimida. Se trata del inciso 3° del artículo 319, que alude a la trascendencia pública del hecho. La libertad individual no puede depender de que un hecho haya trascendido o no por los medios de comunicación. Por eso, hemos propuesto en la comisión otro texto para el artículo 319 que estaríamos en condiciones de aprobar.
Para no contrariar un mandato reglamentario referido a la imparcialidad que deben mantener los presidentes de las comisiones al efectuar su informe, quisiera concluir mi exposición en general cediendo la palabra al autor de las demás modificaciones a los artículos 316 y 317; me refiero al señor diputado Casanovas. En todo caso, luego avanzaremos en los fundamentos de nuestra observación a esta iniciativa.
Concretamente, solicito que el autor de las modificaciones pueda avanzar en fundar su propuesta, e incluso mencionar el texto que hemos acordado, para después en todo caso -si hiciera falta, sin prolongar este debate innecesariamente- fundar los motivos de nuestra observación. De no ser necesario, podríamos avanzar con el proyecto definitivo, aprobando en general y en particular el texto consensuado.

SR. PRESIDENTE(ARNOLD) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. CASANOVAS, JORGE OSVALDO (BUENOS AIRES): Señor presidente: puedo anticipar que hemos aceptado la observación que hizo el presidente de la comisión al dictamen que esta aprobó, y de esa manera zanjamos la difícil situación en la que se ubicaba la posibilidad de aprobar este proyecto, toda vez que requiere la mayoría de los dos tercios para modificar lo que viene del Senado.
En efecto, del Senado venía una norma incluida en el artículo 319 del Código Procesal Penal de la Nación, que establece los principios que regulan la facultad de los jueces para restringir la excarcelación o eximición de prisión, dando un avance importante a la norma...


SR. PRESIDENTE(ARNOLD) El señor diputado Díaz Bancalari le solicita una interrupción, señor diputado, ¿la concede?


SR. CASANOVAS, JORGE OSVALDO (BUENOS AIRES): Sí, señor presidente.


SR. PRESIDENTE(ARNOLD) Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA (BUENOS AIRES): Señor presidente: creo que por una cuestión de respeto recíproco y de seriedad debemos decidir qué hacemos con la sesión: o comprobamos que realmente vamos a tener quórum o de lo contrario debemos tomar alguna medida porque no tendría sentido seguir avanzando. En este momento, hay ochenta diputados en el recinto y no sabemos si vamos a conseguir quórum.


SR. PRESIDENTE(ARNOLD) Todo indica que no va a mejorar la situación para conseguir quórum, porque el número de diputados sigue disminuyendo en lugar de aumentar.
Por lo tanto, en uso de las atribuciones que el artículo 174 del reglamento confiere a la Presidencia, queda levantada la sesión.

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.