Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Obras Públicas »

OBRAS PUBLICAS

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 136

Secretario Administrativo DR. GALLEGOS EMILIO

Jefe DR. DEL CASTILLO FRANCISCO R.

Martes 16.00hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2143 Internos 2143/2137

copublicas@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE LEY

Expediente: 4685-D-2009

Sumario: INSTRUIR AL PODER EJECUTIVO NACIONAL PARA QUE INSTRUMENTE LAS MEDIDAS PARA LA CONSTRUCCION DE UN NUEVO EDIFICIO DESTINADO AL MERCADO CONCENTRADOR DE FRUTAS Y HORTALIZAS EL CHARRUA, UBICADO EN PARANA, PROVINCIA DE ENTRE RIOS.

Fecha: 28/09/2009

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 126

Proyecto
Artículo 1º: Instrúyase al Poder Ejecutivo Nacional para que a través del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, instrumente las medidas necesarias para la construcción de un nuevo edificio destinado al Mercado Concentrador de frutas y hortalizas El Charrúa de la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos.-
Artículo 2º: De forma.-

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El Mercado Concentrador El Charrúa de la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos, es el ámbito centralizador de la producción y el comercio mayorista de frutas y verduras de la región. No solo cumple la importantísima función de abastecer de productos alimenticios saludables y frescos a la mayor parte de la provincia, sino que además es el espacio donde se reúnen las distintas partes integrantes del proceso de producción y comercialización de los alimentos, dando lugar a la concurrencia de oferta y demanda y, mediante la conjunción de estas, conformando los precios. Como en todos los Mercados de abasto del país, la concentración de estas fuerzas en un mismo espacio físico posibilita la tan necesaria competencia, la amplia disponibilidad de información para las partes, la regulación del precio, el acceso a servicios complementarios como transporte, descarga, comunicaciones, seguridad, refrigeración, etc.
Pero la concentración en un mismo espacio permite también la realización de los distintos tipos de control que el Estado pretenda desarrollar para garantizar mínimos estándares en salubridad e inocuidad, derechos laborales y seguridad en el trabajo, información pública al consumidor, información estadística económica, etc.
La importancia que un mercado concentrador tiene para una región comienza por el incesante y fluido movimiento de mercaderías y valores, pasando por la dinamización del transporte a nivel nacional (pues se comercializan productos de todo el país y del exterior), la demanda de gran cantidad de servicios (comunicaciones, financieros, técnicos, profesionales), y tiene quizás su correlato mas relevante en lo social por el lado de la gran cantidad de mano de obra ocupada. A pesar de los adelantos de la tecnología en maquinarias y transporte, la delicadeza de los productos y los tipos y tamaños de envases conllevan a un incesante movimiento de carga, descarga y traslado de cajones, bolsas y bandejas de productos que requiere del trabajo manual de cientos y cientos de
operarios los cuales, generalmente con escasa calificación, ven dificultada su inserción laboral en otros sectores de la economía.
Los mercados concentradores o abastecedores contienen, regulan, transparentan y acercan a los consumidores, y a la sociedad toda, aproximadamente el 90 por ciento de las frutas y hortalizas que se comercializan en pequeñas verdulerías de barrio, almacenes, supermercados y algunas cadenas de hipermercados. Abastecen también a comedores escolares y comunitarios, hospitales, asilos, centros de salud, restaurantes y familias, incluso pequeñas fábricas regionales procesadoras de alimentos.
Su efecto multiplicador de la economía es muy importante, y su condición de organismos públicos o mixtos (como lo son la mayoría), y centralizados, los ubica como una especie de "cocina abierta o a la vista", donde los distintos actores del proceso productivo y comercial, y el Estado mismo, pueden observar, participar, influir en el mismo, deviniendo esto a favor de la ya mencionada transparencia del negocio.
Los mercados concentradores constituyen una opción inmediata y accesible para grandes y pequeños productores, empresas y emprendedores que generan alimentos que consume nuestra población. Productos que se exportan y productos que apenas se consiguen ya en la economía globalizada. Frutas, hortalizas, huevos, quesos, miel, frutas secas, hongos, manufacturas orgánicas o artesanales, leña, carbón, embutidos, flores y plantas, pescado y carnes en algunos, por los mercados pasa el consumo diario, la vida diaria de los argentinos. En los mercados se siente el pulso de la economía.
Los países más avanzados, de sociedades similares a las nuestras, como España (con su organización MERCASA), consideran a sus Mercados centros neurálgicos para su economía, y como tales, dedican a ellos políticas públicas integrales y modernizantes, tanto desde la infraestructura y servicios como desde el control en sus distintas variantes. En nuestro país, los Mercados han sido históricamente subestimados en su implicancia económica y social, quizás a raíz del razonamiento de que el bajo costo de los productos comercializados se
reflejaba en poca relevancia del sector para le economía nacional. A esto se suma la poca conflictividad del sector en cuanto a relaciones con el Estado, y un generalmente histórico distanciamiento de los actores del sector con los centros de diseño de políticas públicas.
En tiempos recientes, algunos factores han generado momentáneas llamados de atención sobre la importancia social cotidiana de la comercialización de los productos frutihortícolas. Fenómenos climáticos como heladas y lluvias prolongadas, o conflictos como el de las Retenciones a la Soja, con sus rígidos cortes de rutas, pusieron en pantalla los problemas inmediatos que genera el más mínimo desabastecimiento de frutas y verduras, o el aumento de los precios de estos productos altamente perecederos.
La sociedad descubrió por un instante su valor, y la necesidad de su permanente oferta en la esquina del barrio a precios accesibles.
Mercado Concentrador El Charrúa de Paraná.
El Mercado Concentrador El Charrúa funciona desde hace décadas en un edificio municipal, construido varios decenios antes de ello con otro objetivo, y apenas adaptado a una realidad de pequeño pueblo, pequeños camiones, pequeña oferta, generalmente revendedores y pequeños productores.
El desarrollo poblacional de la ciudad de Paraná y de la provincia de Entre Ríos toda, el aumento en la oferta minorista del rubro, la modernización en los sistemas de transporte y logística, sumado al crecimiento de los productores hortícolas locales y la provisión directa de zona de producción de los frutos de otras regiones y climas, y al mismo paso del tiempo, han dejado al viejo Mercado Concentrador casi obsoleto para albergar y contener el desarrollo de esta actividad comercial.
Todos los espacios físicos han sido ocupados y no quedan puestos vacíos ni lugar donde construir nuevos. Las calles internas dificultan el acceso de los camiones de 18 metros que acercan la producción desde Mendoza, Río Negro o provincia de Buenos Aires. Las irregularidades del piso impiden el uso de camping para palletizados. No existe espacio para depósitos, cámaras de refrigeración, laboratorios, lavaderos, ni siquiera para las necesidades de estacionamiento de camiones o clientes.
Si todo esto fuera poco, el avance de la ciudad ha dejado a El Charrúa dentro de una zona urbanizada de alto transito, con un acceso muy peligroso para los que ingresan o salen del mismo y para los transeúntes, generando complicaciones y accidentes.
El Mercado El Charrúa está recorriendo un importante proceso de crecimiento en lo comercial, desde hace algunos años ya, que tiene su fundamento en un modificaciones esenciales en la forma de trabajar de sus puesteros, que han vivido un importantísimo recambio generacional en los últimos años, aportando al sector las nuevas ideas y el ímpetu propio de la juventud, dejando atrás viejas costumbres comerciales, generando asociativismo y buena competencia. Las limitantes en la infraestructura son, hoy día, limitantes al crecimiento del sector frutihortícola de la región, un sector que pugna por continuar invirtiendo, diversificando y enriqueciendo la oferta, agregando valor, mejorando precios y, a partir de todo esto, generar desarrollo y mano de obra para la ciudad y sus alrededores.
El traslado y construcción de un nuevo predio, mas amplio, moderno, versátil, cómodo, sanitario y seguro, ha dejado de ser una aspiración para transformarse en una necesidad de desarrollo regional.
Por todo lo anteriormente descripto, y ante la clara posibilidad de realización de obra pública de inmensos efectos multiplicadores en la economía y la calidad del consumo, solicitamos la aprobación del presente proyecto de ley, y las gestiones necesarias desde el Poder Ejecutivo Nacional.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
CALZA, NELIO HIGINIO ENTRE RIOS FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
PUIGGROS, ADRIANA VICTORIA BUENOS AIRES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
COMERCIO (Primera Competencia)
OBRAS PUBLICAS
PRESUPUESTO Y HACIENDA