Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Obras Públicas »

OBRAS PUBLICAS

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 136

Secretario Administrativo DR. GALLEGOS EMILIO

Jefe DR. DEL CASTILLO FRANCISCO R.

Martes 16.00hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2143 Internos 2143/2137

copublicas@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE LEY

Expediente: 0336-D-2014

Sumario: SISTEMAS DE AHORRO DE AGUA POTABLE EN OBRA PUBLICA: REGIMEN.

Fecha: 07/03/2014

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 3

No se encontró el texto.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El agua, recurso tan preciado para la vida humana, se ha vuelto en estos años una cuestión de importantísimo debate que está aconteciendo en el mundo. En las últimas décadas, el agua se ha vuelto una preocupación relevante, sobre todo para aquellas poblaciones en las que escasea, o aquellas en que la sociedad se plantea el futuro de este recurso ante una evidente reducción de las reservas, debido a diversas razones, entre las que destacan la degradación del ambiente y el consecuente cambio climático.
Es así que hoy parece más que necesario comenzar a encarar esta discusión acerca de la obtención, la producción, distribución, consumo eficiente y ahorro del recurso del agua potable. Numerosos países en el mundo - la Europa continental, los países nórdicos y en este continente, Brasil - han dado pasos significativos al apostar por el ahorro urgente y el reconocimiento de la problemática de la escasez del agua para consumo humano. ¿Por qué hoy a los argentinos nos está costando afrontar que debemos ahorrar agua?
Este proyecto de ley intenta que sea el Estado, mediante la obra pública, el principal iniciador de medidas que permitan aprovechar racionalmente nuestros recursos hídricos. Este proyecto de ley intenta dar un impulso a medidas que no han sido tomadas o que, por lo menos, no se visualizan por parte de la población como urgentes. Se propone, primeramente, la instalación de los sistemas de aprovechamiento y reutilización del agua potable deberá ser incluida en la futura obra pública financiada con recursos del Estado Nacional, más específicamente, viviendas y edificios públicos.
El artículo 2° señala los objetivos que persigue el proyecto: la búsqueda del desarrollo humano sustentable a partir del uso racional de los recursos hídricos, la incorporación y el incentivo a la investigación de nuevas tecnologías que permitan alcanzar este importante objetivo. El punto central es alcanzar una nueva matriz de consumo del agua potable en nuestro país, entendiendo al actual esquema como una situación de extrema peligrosidad en cuanto a la disponibilidad de los recursos hídricos en nuestro país.
El artículo 3° presenta las definiciones más significativas con respecto al reuso del agua y de los diversos sistemas para su correcta comprensión y, en el artículo 4°, se establece la obligatoriedad de la implementación de esos mismos sistemas.
Entre los sistemas a adoptar se encuentran, en primer lugar, el sistema de doble cañería en toda la unidad: implica colocar cañerías diferenciadas en la edificación que separa el transporte del agua de mayor calidad - en términos de potabilización, para consumo, hidratación y cocción de alimentos-, de un segundo subsistema de cañerías que transporte agua de menor calidad cuyo destino sería el consumo para higiene general del hogar o higiene personal. Será imprescindible para su concreción, por parte de la empresa productora y distribuidora del servicio de agua potable, destinar agua de menor calidad a las viviendas y edificios públicos que se distinga del agua potable para consumo, hidratación y cocción de alimentos. En ese sentido, establecer un sistema de estas características significará exigencias técnicas altas pero, al mismo tiempo, una fuerte acción de ahorro de millones de litros de agua potable para consumo humano.
En segundo lugar, se apunta a establecer el aprovechamiento de una fuente de agua que ha sido tradicionalmente soslayada: el agua de lluvia. Este sistema requiere un sistema de canaletas vinculadas a un tanque de retención del agua - colocado en el exterior de la vivienda o del edificio- que puede ser utilizada en la higiene general de la unidad o para otros usos. Sin embargo, reconociendo que no en todo el país existe un mismo caudal de precipitaciones, este sistema sería efectivo en aquellas regiones que tuvieran un nivel importante de precipitaciones en el año.
Por último, se obliga a la implementación de dos sistemas de ahorro de menores costos: un circuito cerrado de reutilización de las "aguas grises" (1) , que requiere establecer cañerías complementarias junto a un sistema de filtros - que demandan mínima atención durante el año- y que permitirán un contundente ahorro al permitir la reutilización del agua que ya ha tenido un uso previo para utilizarla, posteriormente, para higienizar los excusados. Además, se deberá incorporar inodoros de doble descarga, es decir, inodoros que cuenten con doble compartimento en sus mochilas (conectada a una doble botonera) los cuales permiten la descarga de la correcta cantidad de agua necesaria para su higienización.
Posteriormente, se designa a la Secretaría de Obras Públicas de la Nación - dependiente del Ministerio de Planificación Federal- como la autoridad de aplicación que tendrá a su cargo la realización de los mencionados cambios dentro de la obra pública. Sus facultades y obligaciones se refieren, principalmente, a elabora el marco regulatorio y los estándares de construcción para la instalación de los sistemas de ahorro de agua potable, llevar un registro público donde se consignarán las personas físicas y jurídicas que estuvieran investigando, desarrollando o aplicando estas tecnologías de reuso de agua potable. Además, deberá aplicar sanciones en caso de incumplimiento por parte de los fabricantes o adjudicatarios de licitaciones de obra pública y podrá celebrar convenios con diversos actores públicos o privados, con el objetivo de profundizar la investigación científica en torno al problema de la eficiencia en el uso del recurso del agua potable y de promover la investigación conjunta entre actores privados e institutos de investigación estatales, entre otras potestades.
Mencionamos también que establecemos en el Título II, Capítulo I, un "Régimen de Promoción para la Fabricación de Sistemas de Reuso de Agua", que permite que aquellas personas físicas o jurídicas de nuestro país ingresen, previo registro y habilitación, a un esquema de beneficios fiscales que facilita la fabricación de estos sistemas en nuestro país.
Asimismo, se establece expresamente que las contrataciones relativas a esta ley tendrán que cumplir la normativa fijada en la ley fijada en la ley 25.551, conocida como "Ley de Compre Trabajo Argentino", para privilegiar el componente nacional en la producción de sistemas de ahorro de agua potable. Posteriormente, se invita a los gobiernos provinciales y al de la Ciudad de Buenos Aires a sumarse a la normativa especificada en la presente ley para que puedan acceder todos los habitantes de nuestro país a los sistemas de ahorro de agua.
En ese marco consideramos trascendental, en términos de repensar la matriz del aprovechamiento de los recursos hídricos y del agua potable en nuestro país. Es dramático el hecho de que el agua que es clave para nuestra supervivencia la estemos desperdiciando sin preocupación y como si nunca se fuera acabar. Siguiendo esta línea, proponemos además el aprovechamiento de una fuente de agua históricamente desaprovechada: el agua de lluvia, mediante mecanismos de almacenamiento y canalización puede volverse un recurso valiosísimo.
Ahora ¿qué beneficios concretos podrían alcanzarse? De adoptar estos sistemas reduciremos fuertemente el derroche de agua potable, instalaremos prácticas positivas con respecto a su uso, reduciremos el impacto de la contaminación y podremos aumentar la disponibilidad del recurso. Lo más interesante es adoptar un concepto importante: el agua que tiene un primer uso, puede ser reutilizada, es decir, el reciclaje y el ahorro de agua comenzaría a ser un elemento clave, adoptado incluso como una sana costumbre.
Y esto resulta sumamente urgente pues están en peligro las fuentes y la disponibilidad del agua. Las consecuencias del cambio climático y la contaminación (y algunas actividades productivas como la minería a cielo abierto) afectan a glaciares, ríos, arroyos, lagos y otros cursos de agua y ponen en severo riesgo la supervivencia de grandes porciones de la población mundial.
En términos de reservas existentes de agua potable a nivel mundial surge el siguiente cuadro:
Aquí queda claro que el consumo de agua potable está directamente relacionado con las reservas existentes del recurso, es decir, sólo el 0,8% de toda el agua del planeta es susceptible de consumo humano, lo cual implica claramente un problema de extrema relevancia para los más de seis mil millones con que cuenta la población global. Es aquí donde el reuso del agua puede servir como herramienta para reaprovechar el recurso e institucionalizar prácticas positivas de ahorro del agua potable.
En relación al consumo anual per cápita de agua potable a nivel global, nuestro país se encuentra apenas por encima del consumo medio mundial: el promedio es 1.240 m³ por persona y año (para el año 2001) y en la Argentina se consumen alrededor de 1.500 m³ por persona y año (8) (2) .
En términos de acceso al agua potable y al saneamiento en nuestro país, según el Censo del año 2010, es en el primer caso de un 84% de los hogares y en el segundo de un 53% (INDEC, 2010). Dando cuenta que aún queda una brecha de ciudadanos a quienes debe asistirse para mejorar sus condiciones de vida básicas, situación que se dificulta sino se conservan los recursos naturales de forma satisfactoria.
Si tenemos en cuenta este alto nivel de consumo de agua potable, las prácticas de derroche del agua potable en la vida cotidiana y las perspectivas de reducción de las fuentes de agua apta para consumo humano a nivel mundial, se hace visible cuán necesaria y urgente es la adopción de prácticas de ahorro. La perspectiva de reducción del consumo, utilizando los mencionados sistemas de ahorro del agua puede llegar al 35 al 40% de ahorro del agua potable en los hogares (3) .
A pesar de que el desarrollo de esta tecnología es incipiente en nuestro país, podemos citar los trabajos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), instituto estatal que lleva adelante importantes investigaciones, en cooperación con algunas industrias, en relación al ahorro de agua en procesos industriales. Además, algunas importantes empresas nacionales han lanzado al mercado una línea de ahorro de agua para los sanitarios. No se trata, entonces, de una mera expresión de deseo sino que el Estado, a través de una potente inversión, puede promover la adaptación de estos sistemas a la obra pública que financia.
Estas tecnologías se están volviendo cada vez más conocidas en los países más desarrollados del mundo, sobre todo aquellos que tienen severas dificultades en el acceso al agua potable. En Brasil, las industrias del Estado de San Pablo son las precursoras de la adaptación de estos sistemas en el circuito productivo.
Sr. Presidente, este proyecto nace de la preocupación por las características del consumo del agua en nuestro país y las acuciantes perspectivas de acceso al recurso en el mundo y en la Argentina. Sumado a esto, quisiera mencionar que este proyecto busca democratizar el uso del agua potable, ya que su reuso habilita la extensión del servicio para sectores sociales que aún aguardan su conexión. Las Naciones Unidas han establecido que el acceso al agua para consumo humano es un derecho inalienable y que debe tener urgente cumplimiento ya que redunda en las posibilidades de supervivencia de la población y la mejora de su calidad de vida.
Debemos desterrar la concepción de que el agua es un recurso inagotable e incorporar mecanismos de ahorro que podrían transformar o hacer más benévolo el horizonte para todos los argentinos. Es por todos estos argumentos esgrimidos, que solicito el acompañamiento de mis compañeros Diputados y Diputadas en el presente proyecto de ley.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
LEVERBERG, STELLA MARIS MISIONES FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
OBRAS PUBLICAS (Primera Competencia)
RECURSOS NATURALES Y CONSERVACION DEL AMBIENTE HUMANO
PRESUPUESTO Y HACIENDA