DEFENSA DEL CONSUMIDOR, DEL USUARIO Y DE LA COMPETENCIA

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P03 Oficina 301

Jefe SR. GUANCA JAIME FERNANDO FABIO

Martes 16.00hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2359 Internos 2359/2355/2352

cdconsumidor@hcdn.gov.ar

  • DEFENSA DEL CONSUMIDOR, DEL USUARIO Y DE LA COMPETENCIA

Reunión del día 28/05/2013

- VARIOS

INVITADOS

  • ingeniero Norberto Capellán Presidente de la Cámara Informática y de Comunicaciones en representación de las empresas telefónicas.
- En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los veintiocho días del mes de mayo de 2013, a la hora 16 y 17:
SR. PRESIDENTE BARBIERI Vamos a dar comienzo a la reunión.

En primer lugar, agradecemos la presencia del ingeniero Norberto Capellán, presidente de la Cámara Informática y de Comunicaciones en representación de las empresas telefónicas.

Metodológicamente, y para acelerar los tiempos de la reunión, quiero recordar que esta convocatoria se hace a instancias de un nota presentada por el señor diputado Rogel, que fuera aprobada luego por diputados de todas las representaciones políticas. Solicito que se dé lectura por Secretaría.

- El secretario lee la nota.
SR. PRESIDENTE BARBIERI En primer lugar, hará uso de la palabra el señor vicepresidente de la Comisión. En segundo término, hablará el ingeniero Capellán, y luego pasaremos a escuchar las exposiciones y preguntas de los señores diputados.

Tiene la palabra el señor diputado Solanas.



SR. SOLANAS Señor presidente: como vicepresidente de la Comisión solicité información a la provincia de Entre Ríos en relación con la nota que acaba de ser leída. Dicha nota fue enviada al director de Defensa del Consumidor de la Comisión de Defensa del Consumidor de la provincia de Entre Ríos. Luego me apersoné en la CNC y pude recabar algunos datos respecto a lo que sucedió, según lo que dice el señor diputado Rogel en su carta.

El viernes 10 de mayo se constataron, tal como dice el señor diputado Rogel, deficiencias en voz y datos del servicio telefónico móvil de las ciudades de Paraná, de Santa Fe y de Rosario. El día 13 de mayo, la CNC intima a Telefónica y a Personal para que se expidan en un plazo máximo de 48 horas sobre los hechos acontecidos. El miércoles 15, Telecom Personal solicita una prórroga para contestar. El día 17 de mayo sucede lo mismo con Telefónica Móvil en la ciudad de Paraná. El lunes 20, luego de diez días, ante dicho incumplimiento la CNC inicia el proceso sancionatorio por reiteración de inconvenientes en telefonía celular.

La CNC ha tomado cartas en el asunto y en este momento las empresas se están defendiendo ante las acusaciones o el proceso sancionatorio por los hechos acontecidos en la ciudad de Paraná y en la provincia de Santa Fe.

De modo tal de que ratificamos que hay un mal servicio en la zona y también pedimos una explicación real y concreta de parte de las empresas de servicio telefónica en esta región.

Tal vez quien me va a suceder en el uso de la palabra podrá dar una explicación sobre los mensajes de texto que han aparecido en los teléfonos celulares donde se indica que los receptores tienen tres mil mensajes para consumir en tres días. Considero que esto es una burla.

De modo tal de que como miembro y vicepresidente de esta Comisión y, conteste de lo que hemos charlado con los compañeros en estos días, condenamos esta actitud de las empresas de brindar un mal servicio y reconocemos el trabajo de la CNC por haber tomado cartas en el asunto el 10 de diciembre cuando se sucedieron los hechos y esperamos que las empresas sean sancionadas.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el señor Capellán.

SR. CAPELLÁN Señor presidente: quiero agradecer la invitación. Obviamente escuché lo que decía la nota y los comentarios del vicepresidente de la comisión.

Quiero tomar simplemente tres minutos de su atención para comentar cuál es la evolución de la telefonía móvil en la Argentina.

Nosotros somos una cámara empresaria que tiene como socios a muchas de las empresas de informática y de comunicaciones en nuestro país y de productos y servicios.

Las cuatro empresas que dan servicio de telefonía móvil en el país -Claro, Personal, Movistar y Nextel son socias de nuestra cámara. Lo que nosotros podemos visualizar es que todo lo que tenga que ver con el avance de las tecnologías de la información y las comunicaciones ha sido muy significativo en los últimos años. No creo equivocarme al decir que hoy están presentes en todas las actividades económicas y sociales. De allí la importancia y la preocupación cuando suceden cosas como las que se comentaron.

Dentro del avance de estas tecnologías, las comunicaciones se han desarrollado muy especialmente, sobre todo, lo vinculado con Internet. En términos de comunicaciones personales y empresarias, la telefonía móvil ha sido la tecnología elegida. De hecho se espera que a fines del corriente año haya en el mundo más de siete mil millones de líneas de telefonía móvil. Es decir que se acerca al número de habitantes en este planeta.

En la Argentina, esta situación no ha sido muy diferente. Las cifras que contabiliza la CNC señalan 58 millones de líneas. Por supuesto, muchas de ellas están activas y algunas no, pero es una tecnología que está prácticamente en manos de toda la gente en nuestro país. Diría que es la primera tecnología que ha llegado absolutamente a todas las capas sociales. Además, tal como he mencionado, hoy la encontramos presente en todas las actividades.

Desde nuestra cámara hemos trabajado durante todos estos años para que estas tecnologías sean adoptadas por la sociedad, porque entendemos que la gente reconoce que este tipo de tecnologías les otorga el beneficio de estar comunicados y de utilizar estas comunicaciones desde cualquier lugar para todas las actividades, es decir, para hablar con su familia, por temas de seguridad o temas laborales. Se trata de una tecnología que utiliza desde un albañil hasta un cirujano, en una situación cotidiana hasta en una situación de emergencia, que también permite la integración social.

La tecnología ha ido avanzando y ahora existen dispositivos con mucha capacidad, que nos brindan la posibilidad de acceder a Internet y a toda la información. Seguramente muchos de los teléfonos que están sobre la mesa en este momento tienen capacidades que antes eran inimaginables, porque son casi pequeñas computadoras.

Lo que se conoce como banda ancha móvil -es decir, acceder a Internet a través de las bandas móviles- se ha desarrollado de manera tal, que hoy son más las conexiones de banda ancha móvil que las conexiones de banda ancha fija.

Todo esto, al igual que le sucede al resto del mundo, tiene un impacto positivo -por el propio uso de la gente- e incluso un impacto económico que está medido en muchos estudios realizados en distintos lugares del planeta.

Para dar dimensión sobre esta actividad -y después estar abierto a responder cualquier pregunta o conversar sobre cuestiones que ya se mencionaron- quiero puntualizar que se desarrolló durante los últimos años a través de estas cuatro empresas que cité, quienes dan empleo en forma directa a más de quince mil personas y en forma indirecta a otras quince mil personas.

En los últimos diez años, el monto total de inversión -no de las empresas de telecomunicaciones en general sino del segmento específico de economía móvil- excedió los 23 mil millones de pesos para desarrollar las redes de todo el país.

Se podría mencionar como un punto importante que se trata de una actividad económica que apoya al resto de las actividades económicas, pero por sí misma también tributa distinto tipo de impuestos y tasas, por valores importantes, al Estado nacional, a los estados provinciales y municipales.

Para mencionar esas cifras, quiero señalar que en el año 2001 el volumen de tributos superó los 16 mil millones de pesos. En el año 2012 estuvo alrededor de los 20 mil millones de pesos de impuestos nacionales, provinciales o tasas municipales.

Esta industria necesita seguir invirtiendo para tener una infraestructura que permita a la gente seguir contando con este servicio y para que brinde los beneficios que ellos esperan de esta actividad.

Se mencionó a la CNC y en ese sentido quiero comentarles que las empresas trabajan bajo un marco normativo muy amplio, que va desde las licencias a los contratos que tienen para proveer servicios hasta diversas resoluciones de la Secretaría de Comunicaciones, de la CNC, y obviamente regulaciones generales, como la ley de competencia o la ley de defensa del consumidor. Asimismo, las regulaciones vinculadas con los estados provinciales y los gobiernos locales.

La CNC controla mucha de la información sobre la prestación y calidad del servicio, sobre las estaciones que se despliegan para brindar el mismo y también sobre las inversiones. La última cifra que las empresas han transmitido a la CNC expresa que en el curso del 2013 las inversiones comprometidas llegan a 4.600 millones de pesos, para seguir desplegando y ampliando la infraestructura. De ese modo, se intenta dar respuesta a la demanda de los nuevos servicios y al uso que la gente le está dando a esta tecnología.

Es importante destacar que las tecnologías que se utilizan en la Argentina, tanto para el despliegue de redes como de los dispositivos -o sea los terminales que usamos-, son las tecnologías que se usan en el resto del mundo. Las empresas las colocan a disposición del mercado, en tanto y en cuanto puedan hacerlo, es decir, en cuanto puedan importar equipamiento o que las regulaciones a las cuales deben adherirse lo dispongan.

En el caso de las redes -por mencionar algo que después puedo ampliar- las empresas esperan que haya una asignación en la licitación de las nuevas bandas, de cuarta generación, lo que se conoce como LTE, que permitirá realizar inversiones para ampliar fuertemente la capacidad de estas redes.

La telefonía móvil se ha desarrollado en la medida de la adopción de la gente. Recién hablé de la cuarta generación, lo que implica mencionar que hubo tres generaciones anteriores. Es decir que en la Argentina se han desplegado redes que correspondieron a esas generaciones, que implicaron fuertes inversiones, que son las que antes mencioné.

La tecnología sigue avanzando. Con los dispositivos con los que contamos hoy se pueden hacer más cosas y por ello es necesario seguir invirtiendo y desplegando la red, a fin de dar satisfacción a esa demanda.

Hoy por hoy la mayoría de los teléfonos que se están vendiendo en la Argentina son los que se denominan teléfonos inteligentes. Es decir que tienen capacidad para realizar una cantidad mayor de cosas y no solamente para generar las comunicaciones de voz. Esto que ocurre en la Argentina también está ocurriendo en el resto del mundo y ubica una fuerte demanda en la capacidad de infraestructura.

Para desarrollar esta mayor capacidad -permítanme que por un instante lo trate de transmitir brevemente- se necesitan básicamente tres acciones específicas.

Una de ellas es desplegar mayor cantidad de antenas, y en este punto me detengo un minuto. Muchas veces a nivel de los gobiernos locales hay restricciones importantes para desplegar este grupo de antenas. Como lo mencionábamos antes de comenzar esta reunión, sin la existencia de estas antenas es imposible establecer una red y por ende, las comunicaciones de la telefonía móvil.

En este aspecto a veces se impone una especie de contradicción entre las restricciones para desplegar esta red -que se ve en el tema de las antenas- y simultáneamente la demanda de mayor servicio.

La segunda de las cuestiones relacionada con ampliar la capacidad de la red, aparte de esta muy importante que es el despliegue de antenas, tiene que ver con la posibilidad de desarrollar en la Argentina la nueva generación de redes -que sería esta que menciono de cuarta generación. ¿Por qué? Porque esta nueva red en realidad tiene mayores capacidades de transporte. A modo de ejemplo, sería como una autopista en la que podemos poner muchos más carriles; eso dará un beneficio importante para toda la infraestructura y la capacidad necesaria para prestar los servicios.

En varios países del mundo y también de esta región ya se ha empezado a desplegar este tipo de tecnología y se han licitado las bandas de frecuencia respectiva. Me refiero a países como Brasil, México, Chile, Uruguay y otros. En la Argentina las empresas esperan que esto se pueda llevar adelante porque sería un avance significativo en el desarrollo de la infraestructura de la red.

El tercer factor tiene que ver con la red existente. Para efectuar las comunicaciones se necesita de una red que se llama, además de telefonía móvil, telefonía celular. Se denomina telefonía celular porque desde el punto de vista de la tecnología implica que haya celdas, células, una al lado de la otra y que en el centro de cada una de ellas haya una antena. Por supuesto, dependiendo de las distancias y de las alturas, esas celdas se conforman para dar cobertura al servicio.

Sin embargo, además de tener las antenas, con las cuales cada uno de nosotros nos conectamos cuando necesitamos hacer una comunicación -por eso es necesario que estas celdas y las antenas estén donde se efectúan las comunicaciones-, también es necesario que cada celda tenga un espectro asignado, en términos de frecuencia, que sea capaz de cursar una demanda creciente de comunicaciones.

En este aspecto también es preciso realizar un trabajo. Cuando digo esto, me refiero al sector privado junto con las autoridades del sector público, para buscar la manera de tener mayor asignación de bandas de frecuencia y complementar los otros dos temas que mencioné: las nuevas generaciones de redes y la cantidad de antenas y el incremento de la capacidad de las redes.

Por supuesto, esto requiere -como dije- de un trabajo conjunto. A nivel nacional es necesario que se trabaje en las regulaciones y, por ejemplo, en la asignación de todo lo relacionado con la cuarta generación LTE.

A nivel de las antenas se requiere un trabajo más vinculado con los gobiernos locales, con las municipalidades y los municipios, para buscar la forma de que conviva el respeto que debe existir por el medio ambiente con la posibilidad de desplegar estas redes a través de la instalación de la mayor cantidad de antenas; esto es algo que se viene haciendo -debo decirlo- no exento de dificultades. Se requiere del acercamiento del sector privado con las autoridades para lograr un balance y una armonía entre el despliegue de la red y las necesidades ambientales de la comunidad.

Nuestra cámara entiende que estas tecnologías, la de informática y comunicación, van a seguir creciendo. De hecho si miramos la evolución de esas tecnologías, la diferencia existente cinco o diez años atrás a la fecha, veremos que el avance es muy claro. Como van a seguir avanzando se requiere un trabajo conjunto. Por un lado, el Estado debe fijar las formas de seguir expandiendo la infraestructura y, por otra parte, el sector privado debe aportar las nuevas tecnologías y la inversión necesaria para que esta infraestructura se despliegue.

Desde nuestra cámara creemos que esto tiene un impacto muy importante en la sociedad. También vemos, por supuesto, la preocupación existente por la aparición de dificultades como las que se mencionaron que sin duda tienen que abordarse. De hecho, como lo mencionó el vicepresidente hay un ente regulador que sigue constantemente la evolución de esto, tanto en lo referente a la calidad o, como en el caso mencionado, a una interrupción del servicio.

Creo que un punto importante que mencioné es que existe plena predisposición de las empresas para seguir invirtiendo; de hecho hay un plan de inversión para el año en curso que alcanzará a los 4600 millones de pesos. Esto, para que tengan idea en términos de los números o las relaciones, implicará la intervención en más de tres mil sitios, hablo de la colocación de nuevas antenas o de modernización de las existes. Simplemente lo indico para poner en dimensión de cómo se puede llegar a traducir la inversión en esta actividad en particular.

El interés de las empresas es que haya usuarios y clientes que aprecien el beneficio de utilizar estas tecnologías y que efectivamente las puedan usar. Porque en la medida en que las usan, además de tener un beneficio, los servicios puedan ser facturados. No es la intención que no se presten los servicios sino todo lo contrario. Para ello constantemente están buscando la manera de desplegar estas redes y poder dar satisfacción a sus clientes.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra la señora diputada Ferreyra.

SRA. FERREYRA Señor presidente: Con relación al plan de inversión comprometida de 4600 millones, quisiera que haga una relación respecto a qué porcentaje se invierte sobre la facturación y las ganancias. Esto es para que podamos pensar en términos serios.

En segundo lugar, si no entendí mal, por lo que nos decía el ingeniero Capellán, el problema que tenemos los consumidores es culpa de los municipios que no dejan a las empresas instalar las antenas. Quiero que aclare este punto porque de todo lo que escuché acá, parece que el problema es que las antenas necesarias no se instalan por la negativa de los municipios. Personalmente no creo que sea así, pero quiero que precise su concepto.

Con relación a la licitación de las nuevas bandas de cuarta generación, quiero que nos brinde una precisión. Las empresas piden que se abran esas nuevas licitaciones, porque van a mejorar el servicio de los equipos que tenemos ahora en la tercera generación. Entonces, ¿licitando las bandas, usted dice que se va a resolver el problema que existe en la actualidad?

Finalmente, voy a expresar mi última inquietud. No creo que las empresas desconozcan la mala calidad del servicio que prestan todas, algunas realmente en forma deplorable y otras un poco mejor, pero ninguna está a la altura de lo que los usuarios pagamos en nuestra facturación. Ese problema de mal servicio es un problema consuetudinario. Pensé que iba a venir a escuchar un desarrollo mayor del programa de inversiones.

Dentro de estas tres mil antenas, que dicen que algunas van a ser nuevas y otras modernizadas, ¿se pueden determinar porcentajes, para que podamos hablar en serio y conocer la perspectiva que tenemos? ¿Por qué? Porque de mantenerse esta situación, obviamente vamos a tener que tomar cartas en el asunto. Una de las opciones será darle el carácter de servicio público o avanzar con otras medidas.

No es un reproche personal, pero pensé que iban a venir los representantes de las empresas, para hablar con más seriedad y detalle sobre un problema que no admite dilaciones, que lo pateemos para el futuro, para el año que viene o para dentro de cinco años.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el ingeniero Capellán.

SR. CAPELLÁN Señor presidente: me voy a referir a la inversión, que es el tema sobre la cual se basó la primera pregunta.

Se trata de una inversión significativa. Mencioné que se habían invertido en los últimos años más de 23 mil millones de pesos. En este momento se está planteando invertir 4.600 millones de pesos. Esto da una relación importante de fuerte inversión para tratar de ampliar la red y para realizar una ampliación que responda a la demanda.

Respecto de las antenas, de ninguna manera se puede plantear como todo blanco o negro. Por lo menos, no fue mi intención. En muchos lugares se pueden desplegar las antenas. De hecho, si no fuese así no existiría la infraestructura de antenas que tenemos y no habría servicio, pero en muchos lugares existen restricciones para colocarlas.

Desde nuestra cámara tratamos de acompañar a las empresas en gestiones, que son una a una, y es muy laborioso, porque los municipios -en un país federal como el nuestro- tienen la potestad -y es justo que así sea, por las dudas también lo aclaro- de fijar sus regulaciones y sus ordenanzas.

Voy a mencionar una cuestión que quizás sea ilustrativa o puede ser útil como respuesta a lo que se mencionó anteriormente. En muchos casos nos enfrentamos a la siguiente situación. En alguna ciudad o lugar del interior, el municipio establece una ordenanza, por la cual establece que quiere el servicio pero no quiere las antenas en el ejido urbano, que las quiere fuera.

En este sentido, no se ha logrado transmitir que las antenas tienen que estar donde se establecen las comunicaciones, por la propia definición de esta tecnología.

Tal como trataba de explicar antes, la telefonía móvil -o celular- consiste en celdas que cubren una determinada área. Si uno está en esa área y quiere comunicarse tiene que haber una antena, si esa antena no está, la comunicación se dificulta mucho.

Para tomar un ejemplo que tiene que ver probablemente con algunas de las cuestiones que se mencionaban -por las dudas, también digo que no es el único caso, porque también hay otros muchos-, en el caso particular de la ciudad de Paraná hay una ordenanza que restringe la instalación de antenas. Es decir que no solamente no se permiten nuevas antenas sino tampoco actualizar las existentes. Esto representa un problema.

La única manera que tenemos es buscar un debate para explicar cómo funciona esta tecnología y hacer el despliegue de esta red siguiendo lo que dicte el municipio, buscando la armonía entre el medio ambiente y el despliegue de la infraestructura.

En muchos casos no en todos -como dije antes- hay dificultades a nivel local para instalar antenas. Esta situación ocurre en todas las provincias. La única forma que tenemos para avanzar en la cuestión es interactuar con las autoridades de los gobiernos locales, buscando la forma de que esto se pueda llevar adelante. Muchas veces esto se logra -para contar la otra parte- llevando información, buscando llegar a un consenso para saber en dónde tienen que estar estas instalaciones, pero es un tema que existe.

La última inquietud se vinculaba con la cuarta generación.

SRA. FERREYRA Respecto de las frecuencias nuevas, ¿qué resuelven? ¿Qué tienen que ver con la situación anterior?

SR. CAPELLÁN La situación es la siguiente y traté de exponerla anteriormente. Los nuevos teléfonos que la gente demanda y quiere tienen mayores capacidades y posibilidades de hacer cosas, pero también demandan mucho más de la red.

La respuesta tecnológica a esa situación -como ha ocurrido en las generaciones anteriores- fue una nueva tecnología, que es la que se denomina 4G o LTE. Ella permite mayor capacidad de transporte en cada una de esas antenas que antes he mencionado.

Si se fuera adelante en la posibilidad de desplegar esa cuarta generación -que muchos países de la propia región ya lo están llevando adelante- se ampliaría de manera significativa la capacidad de toda la red para todos los dispositivos.

Por ello, desde las empresas se entiende que este paso debe buscarse y llevarse adelante. Por supuesto ello requeriría una inversión significativa, porque es una nueva tecnología donde hay que incorporar cantidad de nuevo equipamiento que responda a esta mayor capacidad de transporte en la red.

SRA. FERREYRA Pero seguimos con el problema de la antena. Eso es lo que quiero entender.

SR. CAPELLÁN Si la pregunta es si la cuarta generación requiere antena, le respondo que sí.

Hay una cuestión que a veces también nos preocupa y nos resulta difícil incluso transmitir. Una cosa es la estructura soporte de la antena y otra cosa es la antena en sí. Puede haber -llamémosle por un instante- una torre que tenga una infraestructura de antenas pero que también pueda contener otra infraestructura de antena.

De hecho, en muchos de los casos, justamente para trabajar con los municipios y minimizar el impacto incluso visual del despliegue de antenas, en una misma infraestructura se instalan varias compañías. Es decir, Movistar pone sus antenas, Personal las suyas y las empresas llegan a acuerdos para que el despliegue de esta red tenga el menor impacto desde el punto de vista visual ambiental.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el señor diputado Rogel.

SR. ROGEL Señor presidente: el ingeniero Capellán ha dicho que, en términos concretos, su organización representa a Claro, Movistar y Nextel. ¿Es así?

SR. CAPELLÁN Sí.

SR. ROGEL ¿También representa a Personal?

SR. CAPELLÁN Sí.

SR. ROGEL Tengo otra información técnica respecto de la ubicación de las antenas y no quiero entrar en ese punto porque hay algunos datos importantes. El problema de la ubicación de las antenas es que se podrían colocar en otros lugares -no necesariamente en donde quieren las compañías- y poniendo una mejor tecnología. De todas maneras, no quiero entrar en esa discusión porque sería un debate técnico y me parece que no es lo que espera la gente a quienes representamos los legisladores aquí presentes.

Quisiera hacer una pequeña ecuación respecto de cómo funciona el capitalismo en el mundo y cómo debería funcionar en la Argentina; me parece que eso es lo que está pasando.

Creo que ustedes cobran y facturan por un servicio que no prestan, eso es determinante en mi expresión de esta tarde y es lo que debería revisarse. Si le asignara a usted veracidad respecto de que el problema consiste -no lo ha dicho expresamente, yo lo voy a transparentar- en que hay inconvenientes con el gobierno para pasar a esa cuarta generación tecnológica e inconvenientes con los gobiernos locales para lograr que la comunicación llegue con la colocación de nuevas antenas, en mi opinión, esto debería verse trasuntado en la factura que recibo a fin de mes. Si no están prestando el servicio en determinado momento no lo pueden cobrar y lo están haciendo.

El capitalismo de riesgo que impera en el mundo es aquel que frente a una inversión importante, que mantiene la posibilidad de un mayor número de clientes, se beneficia a partir de ese crecimiento, pero no teniendo cautiva a una clientela con la que se hace lo que se quiere, se le presta el servicio que se puede y para quienes siempre tienen explicaciones. En algunos casos, inclusive, puedo hasta conceder que la empresa tenga algunas trabas pero en definitiva, a la hora de cobrar, funciona como un capitalismo que presta el servicio que ofrece.

Este es el tema central. A veinte años de la telefonía móvil si me dice que ha invertido en los últimos años -sin precisar qué año pero supongamos que son diez- la cifra de 23 mil millones de pesos, está claro que no hay una explicación concreta para que al salir de las cabeceras de departamentos no haya conexión, tal como recién mencionaba el ex intendente de Paraná, diputado Solanas.

Veinte años de desarrollo de una telefonía presupone una mayor cantidad y calidad del servicio, pero no sobre la base de explotar a la clientela cautiva producto del proceso de concesión que se dio de la telefonía móvil en la Argentina.

En la ciudad de Paraná hay cuadras en las que no hay señal, se corta. Hace diez años, ingeniero, que hay cuadras en las que uno pasa hablando por teléfono y se corta la comunicación. Puedo darle los datos, por si quiere tomar nota: una es la calle Carbó y la otra es Cervantes en la capital de la provincia.

No quiero desmadrarme en mis expresiones pero cuando llegué a este Congreso, hace muchos años, pedí especialmente en mi bloque estar en esta Comisión porque uno es transmisor del abuso que siente el hombre común, el hombre de a pie. Algunos legisladores fuimos designados para ir a Venezuela y solicitamos contar allí con telefonía móvil. Se llega al disparate de la lógica comercial -que no resiste ningún análisis- de que se cortaba el servicio porque se pasaba el marco del excedente solicitado, pero uno tenía crédito en el plan normal. El servicio se cortó sin aviso.

En otros sistemas avisan antes de cortarlo para que uno pueda hacer algún tipo de entrega; luego del corte del servicio, uno lo volvía a conectar, pero después nuevamente se cortaba. Recién a los 45 días pude reunirme con la factura que indicaba qué era lo que yo había pagado. Esto es un escándalo, obviamente. Estamos ante una arbitrariedad manifiesta.

Quiero que se tome nota de que el colapso volvió a repetirse al otro fin de semana; me refiero a los días 17 y 18.

Pero no creo que hayamos convocado a los representantes de las compañías radicadas en el país para hablar de uno de los incidentes, y por lo tanto quiero manifestar al ingeniero Capellán que me da la impresión de que las empresas cobran el servicio como un capitalismo de riesgo por un servicio que no prestan. Esta es la sensación que tiene el pueblo argentino de las compañías de teléfono. Lo demás será parte de la concesión que ustedes obtuvieron.

Me imagino que cuando estudiaron el pliego se habrán fijado si tenían autorización o no de parte de los municipios para instalar las antenas y si esto les iba a entorpecer la posibilidad de dar un servicio como la gente.

Quiero decir al ingeniero Capellán que a una empresa con las características de las que usted representa -sinceramente lo digo porque conozco el volumen de negocios y la capacidad de lobby y de monitoreo de los pliegos de licitación cuando van a obtener este tipo de servicio en algún país-, no se le puede haber pasado la nimiedad de que un intendente de un pueblo de la República Argentina podría ser un obstáculo para que ustedes puedan brindar un buen servicio.

Estas son mis palabras y si entiende que hay alguna pregunta concreta que pueda responder, espero su respuesta. Agradezco mucho que haya venido.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el señor Capellán.

SR. CAPELLÁN Señor presidente: las empresas realmente buscan tener clientes satisfechos y que usen cada vez más el servicio porque es justamente parte del desarrollo de la actividad. Si existe la percepción que ha mencionado el diputado, hay que trabajar fuertemente para cambiarla.

Para mencionar alguna de las cuestiones que mencionaba el señor diputado, quiero decir que en la Argentina se utiliza la tecnología que se usa en el resto del mundo. Para que funcione este sistema necesita contar con las antenas. Es más, desde el punto de vista económico, sería más fácil y más económico para las empresas no poner antenas en el centro de las ciudades. Es mucho más oneroso colocar antenas en el centro de las ciudades.

Si uno va cualquier ciudad de nuestra región, de Estados Unidos o a cualquier capital de Europa, obviamente no tiene esta expectativa, pero si uno quiere mirar y ubicar antenas, encontrará que las mismas están colocadas en todos los lugares para establecer la red y las comunicaciones.

La dificultad que se presenta a veces es que no se visualiza que las antenas son necesarias para dar el servicio. En este momento no existe otra tecnología que no sea esa. En el país utilizamos la misma tecnología que se usa en Santiago de Chile, en Montevideo, en Nueva York o en Roma. Una ve las antenas al lado del Vaticano o al lado de la plaza de Cibeles, en Madrid, o en donde fuera.



SR. ROGEL Disculpe la interrupción, señor presidente.

Ingeniero Capellán: pregúntele a la compañía Personal, qué necesidad había de mandar un mensaje diciendo que están trabajando para mejorar el servicio. La verdad es que es casi inoportuno; acaba de entrar este mensaje de Personal; no lo inventé yo.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Continúa en el uso de la palabra el ingeniero Capellán.

SR. CAPELLÁN Señor presidente: se mencionó a la CNC y, en este sentido, quiero puntualizar que las compañías están permanentemente monitoreadas por la CNC en cuanto a las pautas de calidad y demás. Muchas veces tienen que suministrar muchísima información sobre cada una de las cuestiones.

Tal como mencionó el vicepresidente, la CNC actúa fijando compensaciones, sanciones o lo que corresponde para el caso. Esto entra dentro de las reglas del juego que las compañías están obligadas a llevar adelante.

En el caso que se mencionó, quiero agregar información que recibí. Estoy completamente de acuerdo con el señor diputado preopinante en cuanto a que no debiera puntualizarse en un caso sino en una cuestión más general, pero en el caso que se señaló de Entre Ríos el problema que ocurrió se debió a una acción para mejorar la capacidad de la red.

Es decir, se cambió un nodo para que tuviera mayor capacidad y redundancia, mayores caminos de reruteo de las llamadas y para la mejora de la capacidad de comunicaciones, tanto de la provincia de Entre Ríos como de Santa Fe. Para decirlo coloquialmente, a veces esto es como tener que cambiar la rueda de un auto que está andando.

En este caso en particular, la empresa invirtió en equipamiento y en tendido de fibra óptica para mejorar la capacidad de un nodo que da servicio a toda esta zona. Se buscó el mejor momento para hacer ese cambio. En el inicio de este cambio no hubo ninguna dificultad pero después se presentó una. Entiendo que la empresa se ocupó del problema, incluso estuvo en contacto con expertos del exterior hasta que se encontró el motivo. En términos puntuales y particulares era un tema del software de uno de los equipamientos.

Quizás esto no agregue nada a lo que estamos hablando, pero simplemente quise mencionarlo bajo el concepto de que en realidad este incidente se presentó por la iniciativa de invertir y tratar de darle mejor capacidad a la red por parte de la empresa.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el señor diputado Forconi. Luego, están anotado para hablar los señores diputados Benedetti y Parada, en ese orden.

SR. FORCONI Señor presidente: mi primera pregunta se refiere al tema sobre el que hicieron eje los dos diputados que me precedieron en el uso de la palabra, que creo que es el nudo de la cuestión, en relación con la tecnología o la infraestructura necesarias para tener un buen servicio, que hoy tienen muchas fallas.

Si no entendí mal, se centró la respuesta en que la instalación de antenas es clave -por lo menos hoy- para que el servicio pueda mejorar. De manera que me parece que tendría que haber una discusión sobre ese punto o bien un desafío de las empresas para buscar otra alternativa tecnológica para mejorar el servicio.

Voy a continuar con mi otra inquietud.

Soy de Santa Fe y tuvimos el mismo problema que la gente de Paraná y de Rosario en el último mes. Más allá de esta cuestión puntual, quiero mencionar una dificultad que en general tenemos todos los usuarios cuando realizamos un reclamo a las empresas. Vemos que la atención es muy impersonal y esta situación le da un techo muy bajo a la capacidad de respuesta del reclamo que le plantea el usuario. Generalmente son respuestas que parece que se guiaran por un cartel que dice cómo tienen que responder en cada caso, con tres o cuatro opciones y de allí no se sale.

Entonces, hay una creciente insatisfacción del usuario al efectuar el reclamo. Esto lleva muchas veces a ni siquiera reclamar ante un problema porque se sabe que no va a encontrar una respuesta.

SR. BENEDETTI Señor presidente: si es posible, quisiera formular mi pregunta ahora, porque es complementaria de lo anteriormente mencionado.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Adelante, señor diputado.

SR. BENEDETTI Señor presidente: le agradezco mucho por poder participar en esta interesante reunión.

Adhiero a la preocupación manifestada en cuanto a la calidad del servicio y a la posición monopólica que tienen las compañías que representa el ingeniero Capellán.

El ingeniero ha dado varias vueltas explicando que la actual tecnología necesita de antenas y es como un reclamo velado a las dificultades existentes respecto de la instalación de antenas.

Me parece oportuno poner en su verdadera dimensión el problema de las antenas. Quienes hemos sido intendentes municipales -el vicepresidente de la comisión, el señor diputado Solanas, habrá tenido estas dificultades también-, sabemos que no se trata solamente de la preocupación ciudadana por la contaminación visual o por la cuestión estética de las antenas sino que existe un temor -fundado o no, pero quiero expresarlo aquí- de que estas antenas producen radiaciones que podrían tener efectos nocivos sobre la salud de las personas. Todo lo que he escuchado en cuanto a la colocación de antenas o los movimientos que he visto en contra de la colocación de antenas tienen que ver con este último tema.

Si la tecnología ha sido capaz de resolver la conectividad, la banda y todas las cosas que expresó, quiero preguntarle si existe alguna tecnología superior para que puedan garantizar o disipar esta preocupación de los ciudadanos, que entiendo, es legítima.

SR. CAPELLÁN Respecto de los comentarios del señor diputado Forconi quiero puntualizar que las antenas son claves, sin ellas no se puede dar el servicio ni aquí ni en ningún sitio. No solamente tienen que estar las antenas sino que tienen que estar en el lugar donde se efectúan las comunicaciones. No es posible, desde el punto de vista tecnológico, establecer una comunicación si estoy aquí -supongamos que es una ciudad- y la antena está diez kilómetros fuera del pueblo.

SR. ALBRIEU Perdón, ¿qué alcance tiene una antena, ingeniero?

SR. CAPELLÁN No hay una respuesta única a esa pregunta, porque hay distintos tipos de celdas -quizás esto es muy técnico, pero lo explico igual-, hay macroceldas, microceldas y picoceldas, algunas tienen un alcance de pocas decenas de metros y otras tienen alcances mayores, de dos o tres kilómetros.

En realidad dependen de otros factores, incluso la altura de la estructura donde esté puesta la antena. Recuerden lo que mencioné; una cosa es la estructura y otra es...

SR. ALBRIEU Mayor altura, mayor alcance.

SR. CAPELLÁN Exacto.

Y también depende de la tipología del lugar, es decir, si hay montañas, gran cantidad de edificios o árboles, porque la propagación de las ondas que permiten la comunicación de las radiofrecuencias se atenúa y se dificulta la comunicación.

Por eso no hay una respuesta única, porque depende de la tipología. Las empresas tienen departamentos enteros con ingenieros que están constantemente diseñando la red y viendo dónde tienen que colocar las antenas para dar respuesta a la demanda. Vuelvo al punto: las antenas son claves y realmente esenciales.

El segundo aspecto que mencionaba el señor diputado tenía que ver con la atención a los clientes, algo absolutamente central e importante; todos somos clientes de todo.

Una cosa que quiero mencionar, para poner también en perspectiva como un elemento a considerar, es que este es un servicio absolutamente masivo, todos lo usamos y es la tecnología a la que accedió toda la gente de todas las capas sociales. Ese no es un elemento menor cuando miramos la forma en que se puede establecer comunicación con los clientes.

Quiero mencionar que las empresas también invierten en atención al cliente y que tiene varios canales para poder brindarla; uno de ellos es el canal telefónico.

Para dar un orden de magnitud, lo que implica también como operatoria, el conjunto de las empresas atiende alrededor de 12 millones de llamadas por mes por consultas de clientes usuarios del servicio. Esto no significa de ninguna manera que cada una de estas llamadas es un reclamo; se trata de consultas sobre algún uso o sobre la facturación y, obviamente, una porción son reclamos sobre algún tema que se tenga que solucionar.

Las empresas además del canal telefónico tienen una serie de instrumentos de atención digital; básicamente el uso de la página web de las empresas y también con el desarrollo bastante masivo de lo que se conoce como redes sociales, la atención al cliente a través de las redes sociales Twitter y Facebook para tener una magnitud de lo que esto implica. Las empresas atienden consultas que llegan a los ocho millones mensuales a través de estos canales digitales.

La demanda para establecer estas comunicaciones en un servicio que es absolutamente masivo es muy importante y las empresas están constantemente buscando la forma de mejorar esto realizando inversiones desde call centers, hasta tecnología aplicada, etcétera.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Le pediría si por favor puede acotar las respuestas ya que hay mucha voluntad de los señores diputados de participar y, por falta de tiempo, algunos de ellos pueden quedar sin la posibilidad de expresarse.

SR. CAPELLÁN Quisiera detenerme en el punto mencionado por el señor diputado Benedetti respecto de las antenas y de la preocupación de la gente en lo relativo a su despliegue.

Usted tiene absoluta razón en que el despliegue de esta infraestructura no solamente es por impacto visual sino por la preocupación de la gente en lo relativo a algún aspecto de la salud. Sería muy extenso hablar de esta temática en particular. De hecho nuestra cámara ha participado en diversas comisiones en las que se trató este tema en esta casa y hemos tratado de distribuir información sobre esta cuestión.

Lo concreto es que una de las características particulares que tiene esta tecnología es que siendo uno de los tantos medios de comunicación es el que utiliza menos potencia de propagación. Sobre este particular hay una posición de la Organización Mundial de la Salud, conformada obviamente por distintos países, que ha establecido que el uso de las tecnología inalámbricas, no sólo la tecnología móvil sino también lo que se conoce como wi fi, por su baja potencia no presenta ningún riesgo para la salud.

Esto se puede buscar en la página web de la Organización Mundial de la Salud, donde hay un capítulo que establece las afirmaciones que estoy haciendo. Además hay una cantidad de estudios realizados. El tema de la radiofrecuencia es probablemente uno de los temas que más se ha estudiado dentro de la Organización Mundial de la Salud, hay cientos de estudios, muchos más que en otros temas como en los químicos.

Pero es cierto que a veces hay una inquietud en la gente que, por un lado, aprecia el servicio y, por el otro, ve una estructura que tiene un impacto visual, que se ve grande y que al aparecer les causa algún grado de aprehensión.

La única manera que entendemos que podemos trabajar este punto -así lo hemos hecho con una gran cantidad de intendentes y de consejos deliberantes- es acercando información. Además hemos acercado a las academias y a las universidades estas inquietudes porque pueden hablar con más propiedad justamente sobre la posibilidad técnica de poner las redes y sobre los aspectos que estamos mencionando referidos a la salud.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra la señora diputada Parada.

SRA. PARADA Señor presidente: gracias por su participación en esta reunión.

La verdad considero que, de acuerdo a lo que escuché y sin entrar en muchos detalles, hay un reconocimiento explícito del mal funcionamiento de la telefonía celular tal como se denunció. Ese reconocimiento explícito amerita, a mi juicio, que la versión taquigráfica del día de hoy vaya desde esta Comisión a la de Comunicaciones, porque entiendo -creo que los diputados que me precedieron en el uso de la palabra hablaron en el mismo sentido- que no existe justificación alguna para la mala prestación del servicio que se está brindando.

Además, es absolutamente insuficiente la falta de antenas porque se siguen vendiendo los servicios. A su vez, se amplían las tecnologías y las empresas telefónicas ofrecen y facturan los servicios de las nuevas tecnologías, pero no brindan el servicio como corresponde. Eso ha sido reconocido hoy acá y no tiene justificación alguna. No han mostrado un plan de contingencia frente a las nuevas tecnologías.

Ciertamente la atención que brindan es pésima. Estimo que de los 12 millones de llamados que reciben gran parte son reclamos. Si hemos solicitado esta reunión se debe a las quejas que recibimos, aparte de lo que padecemos todos los que usamos la telefonía ya sea celular o fija. Reitero que la atención al usuario o cliente es pésima. Las empresas han seguido creciendo, han seguido facturando y no han llamado la atención en ningún momento sobre este asunto, ni siquiera en la exposición del ingeniero Capellán. No han explicitado en ningún momento que hayan tomado cartas en este asunto frente a lo que está sucediendo.

Me resurta pueril el tema de las antenas, más allá de que en todas partes del mundo donde se utiliza esta tecnología se requieran antenas. Todos sabemos que los servicios que se brindan en la República Argentina se facturan como si fueran del primer mundo, pero son para un mundo subdesarrollado.

Yo lamento las privatizaciones; aún hoy lo hago. Lamento que no se esté pensando en que este es un servicio esencial y que la lucha contra las corporaciones no abarque a las telefónicas teniendo en cuenta los abusos que existen por parte de esas empresas.

Estimo que lo que hoy ha sucedido aquí y la falta de explicaciones conducentes amerita que se revise por parte de la Comisión de Comunicaciones una rescisión de todos los servicios.

Por otro lado, y me consta que teniendo sedes en la Ciudad de Buenos Aires, no cumplen en su página de internet con la ley 2.475 de la Ciudad de Buenos Aires, que obliga a que además de atender telefónicamente con una persona física -como sucede, aunque no está dentro de las primeras opciones del discado el comunicarse con un operador-, den una dirección de correo para recibir correos electrónicos que deben contestar con un plazo máximo de quince días.

Entonces, los usuarios quedan presos de conversaciones telefónicas que no conducen absolutamente a nada y la reparación del servicio queda fijada en la órbita exclusiva de la telefónica con el usuario, sin tener un tiempo máximo para atender el reclamo que se realiza. No solamente me estoy refiriendo a la telefonía móvil sino también a telefonía fija así como al desastre que implica hoy por hoy el depender de la telefonía fija.

Por todas las razones que el ingeniero Capellán esgrimió aquí, relacionadas con que estas tecnologías alcanzan a todas las capas sociales, que el teléfono celular ha sido una de las formas sociológicamente reconocidas como de pertenencia o de inclusión y, precisamente por ello, ha logrado esa masividad que hoy tiene, no cabe ninguna duda de la responsabilidad de las telefónicas en el servicio que se está brindando.

Esperaba una explicación muchísimo más abarcadora. Entiendo que haciéndose eco de alguna manera y entendiendo que el problema existe no se ha aportado ninguna solución.

Por lo tanto, reitero mi solicitud de que la versión taquigráfica del día de hoy pase a la Comisión de Comunicaciones, con el pedido explícito de quienes la quieran acompañar, para que se revisen todas las concesiones de telefonía en la República Argentina.

SR. CAPELLÁN En relación con el conocimiento explícito, expresé que es una tecnología que ha avanzado y seguirá haciéndolo, por ello, requiere seguir desarrollando la red. En este sentido, requiere inversiones y un trabajo conjunto del sector público y del sector privado, para que estas inversiones se puedan llevar a la práctica.

También dije que la evolución de este servicio -que como bien se dijo, es muy apreciado por la gente, porque tiene sus beneficios- no es solamente en la Argentina sino en todo el mundo. Los dispositivos tienen cada vez más capacidades y ello implica tener una red que pueda responder a ellas. En este sentido, hay un plan de inversiones por parte de las empresas, que ya puntualicé.

También comenté que son muy importantes los otros dos temas que mencioné, el caso de las antenas y el de avanzar en la nueva generación de redes para contar -como se está empezando en otros países del mundo- con una red de cuarta generación, que permita dar respuesta a la demanda del servicio.

SRA. PARADA Quiero hacer una aclaración. Teniendo en cuenta lo que usted acaba de decir, ¿han planteado algún plan de contingencia dado que van detrás del avance tecnológico?

SR. CAPELLÁN Las empresas constantemente están planteando planes de contingencia para los incidentes, para tratar de salvarlos y también planes para lograr que las redes tengan el mejor uso de los recursos disponibles.

De hecho, cuando mencioné que las intervenciones que habrá en las antenas, que son un elemento central, se corresponde con la instalación de nuevas antenas y también con la modernización de otras, se trata justamente de tener un plan para que se mejoren las antenas actuales, aprovechando los recursos escasos en términos del espectro disponible.

SRA. PARADA ¿Podría alcanzar los planes a la Comisión? ¿A quiénes se los presentaron?

SR. CAPELLÁN Todo este servicio se presta dentro de un marco regulatorio donde existe un órgano de control, que es la CNC.

La CNC tiene toda la información respecto de los planes de inversión, despliegue de infraestructura y de la cantidad de antenas. Constantemente le está solicitando información a las empresas sobre la prestación de servicios y la atención al cliente. La CNC, como órgano de control, está pidiendo mucha información a las empresas para dar seguimiento de las condiciones de los pliegos de licitación del servicio.



SR. PRESIDENTE BARBIERI Se hará uso de la palabra en el siguiente orden: la señora diputada Schmidt Liermann, luego nuevamente la diputada Ferreyra, y continuarían los señores diputados Duclós, Álvarez, Catalán Magni, Llanos y Rogel.

Por lo tanto, tiene la palabra la señora diputada Schmidt Liermann.

SR. ROGEL Señor presidente: yo solamente quiero informarles que había otra nota para que se constituya la Comisión de Seguimiento de las Privatizaciones. Esa nota ha sido presentada al presidente de la Cámara para que se haga realidad nuestra participación porque si no, no tendría sentido esta reunión. Solamente eso.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Muchas gracias, señor diputado.

Entonces, cerraríamos la lista de oradores con el señor diputado Llanos, luego de darle la palabra al señor diputado por Salta.

Tiene la palabra la señora diputada Schmidt Liermann.

SRA. SCHMIDT LIERMANN Señor presidente: le agradecemos la presencia al ingeniero Capellán y también le agradecemos por dar la cara. Lamentablemente los demás representantes no lo hicieron y por ello le agradecemos puntualmente.

En consonancia con lo que dijeron mis colegas preopinantes, obviamente el servicio no se está prestando como se está prometiendo. Me preocupan dos cuestiones y me gustaría ver si se las puede transmitir a los socios de su cámara.

En primer lugar, que no hagan más publicidades vendiendo dispositivos nuevos con servicios que no pueden cumplir hasta tanto se haya regularizado esta situación. Es más, habría que preguntar si es posible hoy en día ofrecer líneas nuevas, porque se nota que el sistema está colapsado, con lo cual en el fondo deberíamos parar acá y no vender más ningún servicio hasta tanto esto no esté funcionando.

El otro tema se vincula con aclarar la importancia de tener antenas. Quiero sugerir la posibilidad de que en las campañas publicitarias que realicen las empresas se aclare la situación, en dónde están parados, y también se hable de los temores -por lo que ha dicho- infundados relacionados con el tema de la salud.

Es cierto que la percepción que tiene la ciudadanía es que esto puede dar radiación o puede ser contaminante, etcétera. Si están hechos los estudios y demás quizás sería bueno aclararlo, no solamente en las academias sino de manera tal que este tema llegue a la gente.

Voy a mencionar el último tema que me preocupa. El ingeniero varias veces mencionó que es necesario un trabajo en conjunto entre el sector público y privado.

Quisiera saber dónde está la problemática hoy en día con este trabajo conjunto, si está estancado y por qué.



SR. CAPELLÁN Me voy a referir a los servicios. Las empresas tratan de poner a disposición de los usuarios, los servicios que ellos demandan en términos de las capacidades de los dispositivos y demás. Tratan de acompañar esta cuestión realizando inversiones para que estos servicios se puedan prestar de la manera que corresponde.

El segundo de los puntos se refiere a la importancia de tener antenas y los aspectos de la salud. Venimos como cámara, en conjunto con las empresas, distribuyendo esta información de diferentes maneras. Es decir, haciendo folletos y dando seminarios en las comunidades que tienen más preocupación sobre esta cuestión.

Para eso en muchos casos nos acercamos a las autoridades de los gobiernos locales, al intendente, a los Concejos Deliberantes y les proponemos hacer seminarios con gente de la academia para compartir información concreta.

Lo hemos hecho en todo el conurbano, en distintas provincias como Córdoba, Catamarca, Neuquén -podría nombrar todas las provincias- y en lugares donde tal vez hay mayor aprensión. En muchos de estos casos también hemos convocado al Ministerio de Salud de la Nación, u organismos absolutamente independientes, justamente para que la transmisión de esta información se pueda realizar de la mejor manera.

En lo que se refiere al trabajo público-privado, hay distintos niveles. Uno es éste, acercarnos al Congreso para tratar de transmitir cuál es la evolución de la telefonía móvil en la Argentina y cuáles son las cosas en las que se debería trabajar.

En lo que respecta al trabajo público-privado los gobiernos locales -como antes mencionaba- deben acercar información a quienes deben dar respuesta a los vecinos. Tienen que dar respuesta en dos sentidos: desde el punto de vista del espacio de la urbanización, del despliegue de las infraestructuras, o sobre estas aprensiones, pero también en términos del servicio que los mismos vecinos demandan.

Todo ello requiere de mucha explicación y mucho debate para encontrar un equilibrio entre la potestad de los gobiernos locales de ejercer un control y explicar a sus vecinos, pero a su vez, conformando todo lo que implica al medio ambiente con el tema de las comunicaciones que se ha convertido en algo esencial para la población.

A nivel nacional, probablemente hayan leído en los medios que el gobierno nacional ha establecido que habrá una asignación de frecuencia para lo que se conoce como cuarta generación; por lo tanto, en algún momento esto tendrá que ocurrir. Generalmente ocurre a través de un proceso de licitación de esas frecuencias -o así ha ocurrido en el inicio de este proceso en la Argentina y en el resto de la región.

Obviamente, cuando esto ocurra, las empresas van a participar haciendo las inversiones que correspondan a la asignación de esas frecuencias para construir una red de mayor capacidad.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra la señora diputada Ferreyra.

SRA. FERREYRA Señor presidente: quisiera reiterar una pregunta que formulé inicialmente para la que no obtuve respuesta respecto de la relación entre la inversión -si tomamos los 4.600 millones o los 23 millones en los diez años- y la facturación; esa es una información que me gustaría tener.

En segundo término, quisiera saber cuál es la relación del costo de los servicios comparados en términos mundiales. Quisiera saber si hay algún detalle al respecto porque la información que yo tenía ubica a la Argentina entre los lugares donde los usuarios pagamos más caro por este servicio, incluso detrás de Brasil y en algunos casos aparecemos liderando.

Además, quisiera insistir en este concepto que mencionaron los señores diputados preopinantes respecto de la capacidad de las antenas. Si dicha capacidad no es suficiente no se entiende -y aquí no ha quedado claro- porqué se siguen vendiendo servicios en perjuicio de quienes estamos pagando el que ya tenemos.

Es decir, no sólo se trata de un problema de publicidad engañosa que puede discurrir por otro lado, no se entiende. Parece la situación del huevo y la gallina: no podemos colocar antenas pero seguimos vendiendo. No he encontrado a lo largo de la exposición una respuesta para eso.

Asimismo, agradezco la gentileza de su presencia, señor ingeniero, pero personalmente me ha resultado poco productiva, no por usted sino porque los posicionamientos de las empresas representadas en la cámara no permiten un avance.

Pensaba que esta relación de acercamiento al Congreso era para poner las cosas en un nivel distinto, para ver en qué cosas podíamos apoyarlos y en dónde estábamos parados.

Pero si tuviera que decir algo a los usuarios de mi provincia o a mí misma como usuario, debo indicar que me llevo lo mismo que nada. Estamos en la misma situación que antes de esta reunión.

Sí quiero que informe a los miembros de la cámara que estas situaciones no dan para más, no se puede seguir pateando la pelota, o sacándola de la cancha para ganar tiempo. Coincido en que hay situaciones en que hubo planteos concretos. Estamos analizando expedientes y frente a la falta de respuestas concretas el Congreso tendrá que tomar cartas en el asunto. Quiero que le trasmita a las empresas que no se puede seguir con este servicio que no es deficiente, sino negligente. Este no es un asunto personal que va contra el ingeniero Capellán -a quien le damos todo el reconocimiento por haber venido-; le solicito que les transmita estas apreciaciones a las empresas que me animo a decir que son compartidas por todos los legisladores que estamos acá y que integramos la Cámara y de todas las bancadas aun teniendo en cuenta la gran diversidad que tiene este Congreso de la Nación.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el señor diputado Duclós.

SR. DUCLÓS Señor presidente: quiero agradecer al ingeniero Capellán por su presencia. Todos tenemos claro que su rol es representar y defender a las empresas, pero nuestro rol es buscar el camino para garantizar a los usuarios calidad en el servicio. En este sentido no hemos tenido avances en esta reunión y creo que no nos vamos con ninguna buena noticia para transmitir.

Para avanzar, quiero decir que comparto las palabras de la diputada Parada. Comparto sus manifestaciones en el sentido de que aportemos a la Comisión de Comunicaciones la información recogida en el día de hoy. Además, desde esta comisión, debemos convocar al responsable de la CNC para sumar la mirada de la autoridad de aplicación, del ente regulador, para conocer la opinión del poder administrador. Luego veremos el camino a seguir.

Concretamente, señor presidente, solicito el acompañamiento de todos los bloques. Espero que en una próxima reunión podamos contar con la presencia de los responsables de la CNC para trasladarle la misma inquietud y escuchar su opinión al respecto.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el señor diputado Alvarez.

SR. ALVAREZ Señor presidente: en la misma medida quiero agradezco la presencia al ingeniero Capellán y adhiero a los cuestionamientos que se han hecho sobre la falta en la calidad del servicio y puntualmente a lo que decía el señor diputado Folconi en el sentido de que en gran parte de la provincia de Santa Fe -a la que represento- y en la de Entre Ríos hemos tenido problemas con el servicio.

Antes de avanzar con una serie de preguntas y para complementar lo que ya estábamos diciendo quiero decir, nobleza obliga, que tenemos que reconocer que muchos de los cuestionamientos que hoy estamos haciendo a quien nos visita, deberíamos plantearlos a los integrantes de la CNC y también debemos reconocer nuestra propia incapacidad por no haber dictado una ley siendo la telefonía celular un servicio público.

Si bien hablamos de usuarios y clientes, en realidad los que tenemos un teléfono celular somos clientes y no usuarios.

En ese sentido quería hacer tres preguntas puntuales. En primer lugar, quiero conocer qué porcentaje de clientes se adhirieron a la portabilidad numérica y en qué medida gravitó en la baja cantidad que se ha adherido el hecho de que los teléfonos celulares no se vendan en forma libre o sea que no estén desbloqueados.

En segundo lugar, quiero conocer qué registro tienen las empresas sobre los chips que se venden libremente y que sabemos que, en muchos casos, facilitan el delito en la Argentina.

En tercer lugar, ¿en qué medida las empresas de servicio protegen a sus clientes frente a los mensajes, a los contenidos y a los juegos? Existe una cantidad desmedida de reclamos de los clientes de telefonía celular al respecto.

Muchas veces cuando uno llama a las empresas, el argumento que dan es que no tienen vinculación y uno se pregunta cómo acceden a la base de datos de todas las personas que tienen la telefonía.

SR. CAPELLÁN Nuevamente quiero hacer un comentario sobre las antenas, no con el espíritu de contrariar ninguna de las cuestiones que se han dicho. Simplemente quiero mencionar que ésta no ha sido una situación estática sino que ha evolucionado en un período de siete u ocho años.

Hoy, como dije al principio, hay cincuenta y ocho millones de líneas pero en el inicio -si tomo ese período- había tres o cuatro millones. Ha habido un constante trabajo de incorporación de antenas y también se han realizado las inversiones que corresponden para darle dimensión a la red.

Lo que estamos diciendo es que se necesita un mayor trabajo para instalar las antenas necesarias, para darle respuesta a la demanda de los clientes que ven esta tecnología como algo útil y beneficioso. Esto no implica que no se puedan instalar antenas en ningún sitio pero sí que en varios lugares se necesita un trabajo más profundo.

Nombré el tema de Paraná porque tiene que ver con la cuestión particular, donde existe una ordenanza absolutamente restrictiva que no permite instalar nada. ¿Cuál es la forma? Buscar el camino entre los legisladores de la provincia y las autoridades del municipio, para abrir un debate y encontrar un camino, para cambiar esa situación entre todos. Lo mismo que estoy diciendo para este caso particular se da para una cantidad de casos de ciudades en el interior del país y también aquí en el conurbano, donde existen restricciones similares y existe demanda de servicios, pero simultáneamente la imposibilidad de instalar estas antenas.

Respecto de los puntos mencionados sobre la portabilidad, como todos saben, ella está vigente. Entendemos que la cantidad de usuarios que han accedido a cambiar de empresa por este instrumento no ha sido muy significativa. Esto no es muy diferente de lo que pasa en otros países. Existe la opción, pero hay un mercado de competencia con distintas ofertas de servicios.

De hecho, seguramente muchos de ustedes, incluso quién habla, hemos recibido llamadas de los prestadores que dicen que nos ofrecen pasar de la compañía "A" a la compañía "B". Por alguna razón, la gente no lo ha adoptado masivamente. Esto es lo que ha pasado en otras regiones. La opción existe para quien quiera tomarla y no hay ningún impedimento para que esto suceda, pero no ha ocurrido una adhesión masiva a ese instrumento.

La segunda de las preguntas trata sobre el registro de los chips que se venden libremente. Lo que tengo entendido -por lo que comentan las empresas- es que ellos tienen una red de distribuidores autorizados, que venden sus productos y servicios, y todo lo que se vende se canaliza a través de ellos.

Si hay alguna cuestión que no esté dentro del marco de legalidad que corresponde, no está dentro del alcance de las compañías en sí.

En el caso de los mensajes con contenidos o juegos, las compañías no necesariamente están adheridas o en relación con alguna de estas campañas. Esto ha motivado que exista legislación en distintos distritos con bases de datos que impiden que haya campañas de telemarketing o de transmisión de algún tipo de contenido, si el usuario receptor adhiere a estar en esa base de datos que circula en aquellas empresas que promueven estas acciones para que ese usuario no reciba esta información.

En distintos distritos ha habido legislaciones por las cuales los usuarios que desean no recibir propagandas, o lo que sea, se adhieren y a partir de ello no debieran ser receptores de este tipo de mensajes.

Creo que la pregunta también estaba relacionada a cómo los que utilizan estas campañas tienen la información. En la Argentina tenemos la ley de protección de datos. Las bases de datos tienen que estar registradas. Ello no implica que haya gente que obtenga alguna información de manera no correcta.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el señor diputado Llanos.

SR. LLANOS Señor presidente: le agradezco al representante de las compañías que esté presente en la reunión.

Adhiriendo a las preguntas del compañero preopinante, fundamentalmente sobre el último tema, -telemarketing, juegos, sms, etcétera-, quiero comentarles que con varios de mis colegas estamos impulsando una iniciativa a nivel nacional.

Disiento con usted en cuanto a que en algunos distritos se puede dictar una reglamentación para hacer una base de datos con quienes no quieran participar de ese tipo de cosas.

Consideramos que la ley de defensa del consumidor establece claramente que tienen que tener una información veraz y adecuada para adherirse a estos sistemas y no registrarse para no recibir los mismos.

Además, tenemos muchas quejas de usuarios porque las facturaciones de juegos llegan conjuntamente con la factura del celular. Se trata de juegos que aparecen por haber apretado un botón involuntariamente -o no recuerdan haberlo hecho-, por los cuales terminan participando en promociones, etcétera. De este modo, también se los incita al juego y es una acción claramente violatoria de lo establecido el artículo 42 de la Constitución Nacional y de la ley de defensa del consumidor. Se trata de un punto por el cual las compañías mismas deberían readecuar su funcionamiento y relación con algunas empresas.

Incluso hemos tenido empleados de esta cámara que han hecho los reclamos en las empresas a quienes les contestan que es otra empresa la que contrata los juegos o brindan esos servicios, pero son ustedes quienes los facturan. Esto es un problema serio.

Otro de los reclamos que hemos tenido, más allá de que adhiero a muchos de los planteos que han realizado varios señores diputados aquí, es que muchos de los usuarios tienen problemas cuando quieren dar de baja una línea. Esto me ha tocado particularmente, es decir, tener que ir continuamente a un centro de ustedes, me hacen llenar un cupón, ponerlo en la urna, me sigue llegando el descuento, tengo que llamar por teléfono, me atiende una computadora con una serie de respuestas esquematizadas y se torna todo muy engorroso. No es lo mismo que cuando uno va a contratar el servicio, que en cinco minutos le dan un aparato de última generación, le hacen firmar un montón de formularios y uno ya queda a los diez minutos con servicio. Cuando uno lo quiere dar de baja realmente es una odisea.

Estos son los puntos que quiero plantear, para adherir lo que han planteado por los compañeros, y reitero mi agradecimiento por su presencia en esta reunión.

SR. CAPELLÁN Me parece bueno escuchar los comentarios. Quiero hacer una sola aclaración. No dije que debiera haber una ley en determinado distrito. Lo que dije es que ya hubo alguna legislación; le estaba describiendo que en algunos distritos los legisladores locales avanzaron en establecer alguna legislación en ese sentido. Obviamente eso se cumple y será iniciativa de lugares que haya alguna regulación, a nivel de algún lugar específico que haya una regulación más general. Seguramente este contacto puede servir para trabajar en ese sentido.

Las empresas de telefonía móvil suministran servicios y quieren tener clientes satisfechos. Si hay algún elemento que causa un inconveniente seguramente van a estar dispuestas a trabajar para encontrar la manera en que eso se pueda salvar.

Más allá de esto, simplemente quiero expresar que todas las preguntas y lo que traté de transmitir abren un abanico de opciones y están poniendo información -más allá de las menciones que respeto- en términos de que no hubo alguna afirmación concreta.

Mencioné que las empresas están trabajando para ampliar la cantidad de antenas y de inversiones para que se pueda invertir en una nueva red de una nueva generación que dará mayores capacidades a todos los usuarios. Asimismo, entienden que se debería trabajar para lograr un mayor ancho de banda, una mayor porción del espectro, que permita a las antenas instaladas tener mayor capacidad para cursar las comunicaciones.

Las empresas van a seguir invirtiendo -como decía al principio de esta charla-, la expectativa es tener clientes satisfechos con el servicio y ofrecer a todos ellos los avances de la tecnología que van a seguir ocurriendo.

Como dije hace un minuto, no estamos hablando de una posición estática. En los próximos años esto va a seguir avanzando y haciendo necesario un debate respecto de cómo se debe desarrollar esta infraestructura y qué tenemos que hacer entre todos para tener los beneficios de estas tecnologías.

SR. SOLANAS Como representante de las empresas, ese cúmulo de preguntas que se lleva y de afirmaciones sobre el mal servicio ¿usted podría devolvernos y transmitirnos, medianamente en algunos aspectos de lo que hemos planteado allí, algún curso de acción para el próximo tiempo?

Es decir, estuvimos con usted como representante de las empresas en la República Argentina y quisiéramos llevarnos alguna idea de cuestiones que son muy concretas, muy carnales y muy simples. Es decir, lo que hemos manifestado aquí, lo vivimos permanentemente en nuestros pueblos y ante la situación de reclamo uno se pregunta qué hacer.

Como mencionaba el compañero diputado por Salta, llaman a cualquier hora y uno siente que ni siquiera se lo respeta como cliente. Llaman a cualquier hora, preguntan intempestivamente: "¿Quién sos?", y uno responde: "¡Qué te importa quién soy!". O te preguntan: "¿Julio?" ¡Qué te importa si soy Julio o quién soy"!

Si usted me autoriza, señor presidente, me gustaría que el ingeniero -como representante de las empresas- nos devolviera alguna información. Estuvimos dos horas dialogando, tuvimos la enorme voluntad política de estar aquí y nos gustaría que hubiera una devolución sobre algunas cuestiones.

Señalo una cuestión concreta: me parece un atrevimiento que en mi provincia, Santa Fe, se haya dicho a los clientes que tienen tres mil mensajes para gastar en tres días. Me parece como una burla, es manifestarse hasta con una falta de respeto.

Tal vez soy un poco osado pero creo que sería bueno contar con una devolución en nombre de las empresas a las que usted representa.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra la señora diputada Carrillo.

SRA. CARRILLO Señor presidente: quiero aprovechar esta oportunidad para presentarme porque es la primera vez que asisto a la comisión; ingresé en la Cámara en el mes de marzo.

Para hacer un cierre, voy a formular algunas preguntas como una usuaria más. Estamos aquí porque el servicio no es eficiente. Se ha tratado más o menos de equiparar la eficiencia con la instalación de antenas. Es cierto que las antenas son un tema recurrente en varias localidades. Yo provengo de un municipio, Morteros, donde la gente tiene mucho miedo a la instalación de las antenas por un tema de salud. Habría que hacer masiva la aclaración de que no son nocivas. De acuerdo a lo que conozco, no hay una campaña en los pueblos para aclarar esta situación.

Lo que yo quiero saber es si desde la cámara que representa el ingeniero Capellán, sabiendo que hay problemas con la comunicación por la falta de antenas, no se ha pensado en regular el ingreso de más usuarios a las empresas. Lo que estamos viendo es que el servicio va detrás de la cantidad de usuarios. Cada vez hay más usuarios en el servicio de telefonía.

Por eso yo quisiera, hasta que se logre equiparar el servicio con la cantidad de usuarios, conocer si no sería importante establecer un marco regulatorio para el ingreso de nuevos usuarios a la telefonía pública. Esto es lo que quería plantear. Ambas cosas deben ir iguales; la falta de servicio no puede ir detrás de la cantidad de usuarios porque si no vamos a seguir ante la misma situación a pesar de que se hagan muchas inversiones. Yo creo que el problema más grande acá es la instalación de las antenas. Hasta que no se solucione el problema de contar con nuevas instalaciones y nuevos servicios, creo que debe regularse un poco la incorporación de nuevos usuarios.

Yo creo que hay usuarios que a veces tienen más de dos o tres líneas telefónicas. Lo importante creo que sería el marco regulatorio desde la Cámara.

SR. PRESIDENTE BARBIERI Tiene la palabra el señor Capellán.

SR. CAPELLÁN Señor presidente: agradezco nuevamente que hayan podido recibir todos los comentarios. Quiero transmitir desde la Cámara todo lo que estamos haciendo. Respecto al tema puntual del mensaje de texto por el que se le da la posibilidad de enviar tres mil mensajes para gastar en tres días, no tengo ningún comentario para hacer, pero voy a transmitir la inquietud. Desconozco la existencia de esa medida en particular.

Varios señores diputados hablan a la vez.

SR. CAPELLÁN Voy a transmitirlo para ver si la cuestión es así, si se tiene otra interpretación o para conocer qué es lo que sucede.

Respecto a la recepción de llamados a cualquier hora, seguramente es un tema que entre todos tenemos que encontrar de alguna manera la forma de manejarlo de modo razonable para los que usan este servicio. Dada la masividad que tiene el servicio -porque esa es la razón del llamado- debe ser utilizado con el criterio que corresponda y con el acuerdo incluso de los que están recibiendo estos mensajes que son los clientes.

Respecto a lo que se mencionaba sobre la salud, desde la Cámara venimos trabajando desde hace bastante tiempo sobre el punto. Probablemente es una tarea que requiere de un continuo desarrollo y de un trabajo permanente para que se pueda transmitir a toda la gente. No hay motivos para tener aprensión a esta tecnología en particular, sobre todo por la baja potencia involucrada y porque hay una posición concreta de la Organización Mundial de la Salud sobre el uso de estas radiofrecuencias en todo lo que significa telefonía móvil o wifi como antes mencioné.



SR. PRESIDENTE BARBIERI Les agradezco a todos los señores diputados y al ingeniero Capellán por su presencia en esta reunión.

Sintéticamente, creo que hemos avanzado en algo que lamentablemente hay que reconocer. Desde que presido esta comisión es la primera vez que convocamos a los representantes de la telefonía celular y han venido. Por lo tanto, tiene esa distinción, y debo hacer este reconocimiento desde este lugar y con estas características. Independientemente de esto, en lo personal y en su representatividad, le agradecemos su presencia, al igual que le agradezco a todos los señores diputados.

Espero que el mismo avance -diría desde el costado optimista-, que nos podemos llevar hoy se concrete también con el presidente del ente regulador cuando lo convoquemos.

Les pido a los señores diputados del oficialismo que nos ayuden, porque en definitiva se trata de llevar adelante iniciativas que tienen que ver con la representatividad popular de todos nosotros así como de escuchar cuestiones sobre la calidad de vida de nuestra gente. Se han escuchado palabras de diputados del interior y es allí donde esto repercute muchísimo, porque la posibilidad de incomunicación es muy dura para nuestros representantes.

Agradecemos nuevamente a todos y seguiremos trabajando sobre esta cuestión.

Damos por finalizada la reunión.