• AGRICULTURA Y GANADERIA

Reunión del día 14/08/2018

- CONCURRIERON FUNCIONARIOS DEL MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA: LUCAS BALBI Y RODRIGO TRONCOSO

SR. PRESIDENTE BENEDETTI La Presidencia informa que aún no ha transcurrido la media hora reglamentaria para alcanzar el quórum e iniciar la reunión.

Se encuentra presente una delegación de ATE que ha pedido hacer una breve exposición. Solicito a los representantes de dicha entidad que nos indiquen la preocupación por la que están aquí. Luego, daremos inicio a la reunión de comisión.

Tiene la palabra el señor Rivera.

Sr. Rivera.- Señor presidente: muchas gracias por permitirme realizar esta exposición. Soy delegado general de ATE en el Ministerio de Agroindustria, donde en abril sufrimos el despido de trescientos treinta trabajadores. La mitad de ellos se desempeñaba en el área de la Secretaría de Agricultura Familiar. Los despidos se produjeron a lo largo y a lo ancho de todo el país.

Además, este año fueron despedidos trescientos cincuenta trabajadores y trabajadoras del SENASA, organismo que depende del ministro Etchevehere.

La semana pasada nos encontramos con la intención de nuestro ministro de despedir a la mitad del plantel de trabajadores y trabajadoras de la Secretaría de Agricultura Familiar. Por lo tanto, este sector se encuentra en riesgo de perder casi todas las políticas públicas que venía ofreciendo el ministerio.

De más está decir que en estos cuatro meses, desde que surgieron los primeros despidos en nuestro ministerio, el ministro sentenció para el año que viene la baja definitiva de un derecho ganado por el sector: el monotributo social agropecuario. Por consiguiente, además de defender a los trabajadores y las trabajadoras de nuestro organismo, consideramos vital reunirnos con todos los bloques, ya que nuestro sector es el que más necesita de la presencia del Estado y sus políticas públicas.

Buscamos encontrarnos con ellos durante esta semana, porque vamos a recibir a los delegados de ATE de las provincias de la Secretaría de Agricultura Familiar, para poder explicitar de mejor manera y con más tiempo la grave situación que están atravesando los trabajadores de la tierra, que producen el 50 o 60 por ciento de los alimentos que nosotros consumimos. Por eso les solicitamos que tengan a bien escucharnos el día de mañana o el jueves, es decir, antes de que el ministro quizás tome la determinación de despedir a tantas personas que trabajan desde hace años en nuestro ministerio.

Vuelvo a agradecerles su escucha, su atención. Sé que quizás esta reunión iba en otro sentido y por eso cedo el espacio. Pero para nosotros es fundamental defender a los trabajadores y a las políticas públicas que asisten a los sectores más vulnerables del sector agropecuario. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Muchas gracias.

SR. BASTERRA Pido la palabra para referirme a este tema.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra, señor diputado, pero le pido brevedad, ya que hemos tenido la consideración de atender a los representantes de ATE y estamos algo demorados.

SR. BASTERRA Señor presidente: solo quiero pedir a quienes nos visitan que dejen a cada bloque un punto de contacto para que podamos articular acciones.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Muchas gracias por la brevedad, señor diputado. Me pareció correcto que pudieran expresarse.

SR. BASTERRA Gracias por la deferencia, señor presidente.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI A fin de cumplir con lo que indica el reglamento e iniciar la reunión con un tercio de los miembros de la comisión luego de transcurrida media hora desde la convocatoria, aguardaremos unos minutos.



A la hora 18:
SR. PRESIDENTE BENEDETTI Damos comienzo a la reunión de la Comisión de Agricultura y Ganadería.

El temario está compuesto, fundamentalmente, por dos proyectos de ley que ya fueron tratados por asesores, quienes les dieron su visto bueno, sin disidencias. También hay una serie de proyectos de resolución que han sido enviados con anterioridad.

Luego, los dos últimos puntos del temario corresponden a dos proyectos que fueron ingresados para su tratamiento por pedido de legisladores, en virtud de lo establecido en el artículo 109. Uno está encabezado por el diputado Eduardo Bucca y el otro por la diputada María Cristina Alvarez Rodríguez.

Yo quiero plantear la posibilidad de que, en primer lugar, consideremos los dos proyectos de ley que cité al principio. El primero, del diputado Eduardo Cáceres, tiene por objeto designar a la provincia de San Juan como Capital Nacional del Vino Syrah. Como dije, esta iniciativa ya circuló por asesores.

Si no se formulan objeciones, pasaremos a la firma del dictamen.

No se formulan objeciones.



SR. PRESIDENTE BENEDETTI El segundo proyecto de ley, presentado por el señor diputado Torello y otros señores diputados, se refiere a la modificación de la ley 27.279, de presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión de envases vacíos de fitosanitarios. Esta iniciativa también pasó por asesores.

Si no se formulan objeciones, pasaremos a la firma del dictamen.

Tiene la palabra el señor diputado Torello.

SR. TORELLO Señor presidente: quiero hacer un poco de historia sobre este tema, en el que estamos todos de acuerdo. Si bien encabezo las firmas de este proyecto, en verdad la iniciativa es del conjunto; se basa en una iniciativa del diputado -mandato cumplido- Torroba que, cuando perdió estado parlamentario, reprodujimos. Todos estuvimos de acuerdo en firmarlo porque apunta a la parte sancionatoria de la ley, que no era muy clara.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Basterra.

SR. BASTERRA Señor presidente: hoy, en la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, tratamos esta modificación de una norma oportunamente enviada por el Poder Ejecutivo, con la firma de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que contribuye a dar seguridad jurídica a nuestro sector. Por eso pido que pongamos un alto empeño en esta estrategia que diseñamos en su momento, cuando teníamos la responsabilidad del Poder Ejecutivo, de dividir en tres el abordaje de la temática vinculada a fitosanitarios.

El proyecto reproducido, que tuvo sanción de esta Cámara, contó con la firma de once bloques; entre ellos, obviamente, del Frente para la Victoria, que era primera firma, acompañado por la Unión Cívica Radical, el PRO y el Peronismo Renovador.

Solicito que tratemos de dar ímpetu a esta tarea, dado que la sociedad está demandando garantías tanto para ella como para el productor, de forma tal que el marco jurídico preserve sus derechos y, obviamente, los de quienes invierten y se involucran en la producción agropecuaria.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Gracias, señor diputado Basterra.

Si no hay más comentarios, pasaremos a la firma del dictamen.

A continuación, quisiera saber si algún señor diputado quiere hacer uso de la palabra en relación con los veintiún proyectos de declaración o de resolución que paso a poner en consideración. Si así no fuere, propongo que pasemos a la firma de los dictámenes pertinentes ya que se trata de iniciativas consensuadas en las reuniones de asesores realizadas al efecto.

Tiene la palabra la señora diputada Schmidt Liermann.

SRA. SCHMIDT LIERMANN Señor presidente: estoy de acuerdo con que pasemos a la firma; pero, independientemente de ello, dado que hay muchos relacionados con la miel, sería bueno que en algún momento tratemos de armar algo relacionado específicamente con la importancia de la miel como producto argentino para su comercialización en el exterior. Tratemos de elaborar una iniciativa integral que declare a la miel como objeto primordial.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra la señora diputada Fregonese.

SRA. FREGONESE Señor presidente: ya hemos presentado un proyecto para declarar la semana de la miel y además, para declarar a la apicultura como actividad importante. No sé si va a tratarse hoy, pero está en la agenda.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Procederemos a la firma de los dictámenes.

A continuación, corresponde considerar dos proyectos que no recibieron tratamiento en reuniones de asesores y que fueron incorporados al temario en virtud del artículo 109 del reglamento. Se trata de los proyectos de ley contenidos en los expedientes 3788-d-2018 y 3939-d-2018. El primero es del señor diputado Bucca, Eduardo, acompañado por Kosiner, Pablo; De Mendiguren, José; Flores, Danilo; De Ponti, Lucila; Donda Pérez, Victoria; Zottos, Andrés y Rauschenberger, Ariel.

El segundo, cuenta con la firma de las señoras y de los señores diputados que paso a mencionar: Álvarez Rodríguez, María Cristina; Ruiz Aragón, José; Frana, Silvina; De Pedro, Eduardo; Romero, Jorge; Britez, María; Russo, Laura; Castagneto, Carlos; Basterra, Luis; Gioja, José; Rossi, Agustín; Estévez, Gabriela; Sierra, Magdalena; Solá, Felipe y Soria, María Emilia.

Quiero adelantar que hemos invitado a los autores de los proyectos -no sabemos si han concurrido o no- y anticipar que, en virtud de este pedido de tratamiento, como presidente de la comisión he solicitado la presencia de funcionarios del Ministerio de Agroindustria para que nos actualicen sobre la situación del sector.

En primer término, propongo escuchar a quienes quieran exponer sobre el tema y que luego invitemos a los funcionarios del Ministerio de Agroindustria a explayarse sobre el asunto en tratamiento.

Tiene la palabra el señor diputado Basterra. Sr. Basterra.- Señor presidente: quiero informar que el secretario de la comisión me ha aportado información con respecto a que los dos principales autores de los proyectos y los asesores de los cofirmantes hemos convenido en unificar las iniciativas. El inconveniente es que ambos proyectos no tienen los mismos giros y, por lo tanto, no pueden unificarse. Así es que debemos elegir a alguno de ambos.

De cualquier forma, en consideración de la presencia tanto de funcionarios del ministerio como de representantes de productores de la Mesa Porcina, queremos aprovechar el espacio para escuchar a distintas voces. Seguramente, los dos principales autores de los proyectos conversarán luego sobre la mejor estrategia para elegir cuál de los dos proyectos es puesto a consideración.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Rauschenberger.

SR. RAUSCHENBERGER Señor presidente: comparto lo manifestado por el señor diputado Basterra.

Sr. Presidente (Benedetti).- Se encuentran presentes, en representación del Ministerio de Agroindustria, el subsecretario de Ganadería, ingeniero Rodrigo Troncoso, especialista en el desarrollo dela cadena porcina en el país, y el director del Área Porcinos, ingeniero Lucas Balbi.

Tiene la palabra el subsecretario Troncoso.

SR. TRONCOSO Señor presidente: agradezco la invitación que me han cursado para exponer en el día de hoy.

Durante nuestra presentación, expondremos la política que estamos llevando adelante para el sector porcino, las necesidades que entendemos que tiene el sector y lo que estamos haciendo desde el Ministerio de Agroindustria para solucionar estos temas. Haré una apreciación corta y concisa resaltando los puntos más importantes del trabajo que estamos realizando. Obviamente, responderemos todas las preguntas que consideren oportunas realizar y conversaremos sobre este tema.

A continuación, veremos algunas filminas que reflejan en línea generales la situación del sector. En primer lugar, la política que estamos aplicando está centrada en la producción, el sistema de sanidad y el mercado. Esto lo digo a fin de que podamos resumir, focalizar y ordenar, de alguna manera, lo que estamos haciendo.

Desde el punto de vista de la producción, el primer semestre de este año muestra un crecimiento con respecto a igual período del año pasado. La filmina muestra cuatro valores de consumo interno: durante el primer semestre del corriente año se han producido y consumido 14,95 kilos de carne porcina por habitante. Las exportaciones para este semestre se han incrementado un 230 por ciento con respecto al año pasado.

Vale destacar que la sanidad afecta la productividad de las granjas y está relacionada con la apertura de mercados. Cuando avancemos un poquito en la presentación, observaremos claramente que desde el ministerio tenemos puesto el foco tanto en el mercado doméstico como en el internacional. Para nosotros son indistintos; todo es mercado, porque es donde nuestros productores venden su producción.

Cabe destacar que, en mayo de este año, la OIE declaró a la Argentina país libre de peste porcina clásica, algo en lo que se vino trabajando desde hace más de diez años y respecto de lo cual hubo diversas gestiones de nuestra parte. Tanto esa declaración como las tareas que se continúan realizando representan para la Argentina un paso importante desde el punto de vista del posicionamiento de sus carnes.

Asimismo, se está trabajando con el sector privado en lo relativo a otra enfermedad que está dando vueltas alrededor del mundo y de la que afortunadamente la Argentina todavía sigue siendo libre. Me refiero a la conocida como PRRS. En ese sentido, no solo se está actuando desde el SENASA con un protocolo o manual de procedimiento en caso de contingencia, sino también en lo vinculado con las capacitaciones. Este último mes hemos contado aquí, en la Argentina, con la presencia de los principales especialistas del mundo capacitando tanto a productores como a instituciones y al SENASA.

En cuanto a datos generales, podemos decir que el foco de la política se resume en pocas palabras: la integración de la cadena porcina, es decir, la media res.

Para decirlo de una manera no muy técnica, esto significa que cuando uno vende una media res lo que en realidad comercializa son un montón de cortes. Por eso necesitamos ver de qué manera fortalecemos o mejoramos esa integración para que no solamente se vendan bien dos o tres cortes del porcino, sino también todo el resto. Este es, al final del día, el objetivo más importante; es lo que da sustentabilidad al negocio. Lo mismo pasa con la carne vacuna.

La realidad indica que un negocio es mucho más sustentable en el tiempo cuando a lo largo del año no se producen vaivenes de precios y, a su vez, se tienen bien vendidos todos los productos. Vender bien los productos en el mercado interno significa, en este caso, dar a conocer aquellos cortes que quizás no sean tan populares para que el consumo no sea estacional. Naturalmente, la gente no come lo mismo en verano que en invierno. Por lo tanto, la idea es que se consuman distintos cortes en diferentes épocas del año y de diversas maneras porque eso permitirá que el precio se mantenga mucho más estable a lo largo del año.

Por otra parte, nuestro objetivo es también integrarlo al resto de los mercados, ya que hay cortes que no se comercializan en la Argentina y que sí se venden muy bien en otras partes del mundo. Para ello el Ministerio de Agroindustria, junto con el SENASA, se ha focalizado en las negociaciones con otros países a los que la Argentina nunca había golpeado sus puertas para vender sus productos. En este sentido, hoy estamos muy avanzados en esas negociaciones.

Puedo decir que el principal mercado que cambiaría para nosotros de manera muy importante este negocio es China, no solo por el volumen de ventas que implicaría sino principalmente por cómo se integra allí la media res. Claramente -y pido que mi compañero me corrija si me equivoco- se lleva a China lo que son las patitas o la cabeza, que en nuestro país casi no tienen precio, no tienen valor. Sin embargo, una vez que consigamos colocar esos productos, podremos realmente dar otra dinámica al sector porcino en la Argentina.

Por lo tanto, si en pocas palabras tuviese que resumir cuál es el objetivo del ministerio, reiteraría que es mejorar la integración de la res. Obviamente, para lograr dicho objetivo se trabaja en todos estos ámbitos, tanto en la apertura de mercados hacia el exterior como en la adopción de medidas que permitan mejorar el consumo en el mercado interno.

Con respecto al marco en el que hoy nos encontramos, pueden ver en la pantalla información sobre la faena nacional. Allí se muestra una estimación para fines de este año -lo que figura de 2018 son los datos del primer semestre-, la cual se corresponde con una duplicación del primer semestre. Cabe aclarar que normalmente durante el segundo semestre, por un tema de estacionalidad, aumenta la producción, por lo que estamos estimando para este año un crecimiento en la producción de entre un 8 y un 10 por ciento con respecto a 2017.

En cuanto a las exportaciones, pueden ver en la imagen un dato del primer semestre de este año y el total de 2017. Se observa allí cuáles fueron las exportaciones de todos los productos y subproductos de la industria porcina. Luego vamos a mostrar algunos números específicos respecto de la carne porcina, que es lo que más suele compararse, que arrojan una tendencia de crecimiento.

En la siguiente imagen se exhibe, entre otras, una curva de la relación entre importación y producción. Un poco más abajo, trazada en gris, pueden observar otra curva que representa el balance neto de importación y exportación sobre producción. Esto nos permite afirmar que, en relación con el año cerrado 2017, tenemos un 7 por ciento de importación de carne porcina con respecto a la producción nacional.

En lo referido al consumo en el mercado interno, estamos llegando a casi quince kilos de carne porcina por habitante por año. Si buscamos los promedios a nivel mundial, dependiendo de qué datos tomemos a nivel global de consumo y de población, podemos hablar de un consumo de entre quince y diecisiete kilos por habitante por año.

Estamos llegando a los promedios de consumo de carne porcina que tiene el resto del mundo, lo que es todo un dato para analizar y que también está relacionado con la integración de la que hablábamos hoy.

Sumando todas las carnes -vacuna, porcina y aviar-, la Argentina tiene los récords de consumo de carne a nivel mundial. Solamente esas tres carnes suman ciento diecisiete kilos, cifra que equivale al consumo de Estados Unidos, aunque con distintas proporciones; hay una matriz distinta de qué carnes se están consumiendo.

De todos modos, eso nos indica que claramente tenemos que ver cómo agregamos valor hacia afuera, porque estamos llegando a los techos de consumo interno, con lo cual, aquel kilo que producimos empieza a volcarse en carne vacuna o aviar, que están en los techos, a precio o tenemos que sacarlo del mercado local.

Para el mercado interno del que estamos hablando hoy, claramente el 99 o el 98 por ciento de la producción es para el consumo local. Para mejorar esa integración estamos trabajando en dos puntos muy importantes. Uno es dar a conocer al consumidor argentino distintos cortes. Esto se trabajó en 2017 junto con el sector privado y se armó un fondo de trabajo conjunto, en el que el Ministerio de Agroindustria aportó 3 millones de pesos y el sector privado hizo un fondo voluntario entre varias empresas y productores, que aportaron un peso por capón y recaudaron casi un millón y medio de pesos. Entre el sector privado y las distintas instituciones trabajaron en una campaña que apuntaba a dar a conocer al público en general, a través de recetas y en distintos medios gráficos -sobre todo en la vía pública, principalmente en Capital Federal y gran Buenos Aires, y en algunos centros de consumo del interior como Rosario, Santa Fe y Córdoba-, cómo consumir la carne porcina.

Este trabajo no se continuó en 2018; el sector privado prefirió no seguir. Eso es algo para volver a discutir; lo hemos conversado y dijeron que tal vez podrían volver a analizarlo para el año 2019, pero creo que es uno de los caminos importantes para dar, como decíamos antes, sustentabilidad al negocio.

Otro tema clave para el mercado interno, para dar sustentabilidad al negocio, es la informalidad y cómo trabajar sobre ella. Se viene trabajando muy fuertemente desde el gobierno nacional por propia indicación del presidente, quien está liderando reuniones cada dos meses con la mesa de ganados y carnes, donde está el sector porcino incluido. En este sentido, tenemos todo el trabajo conjunto con el Ministerio de Trabajo, con la AFIP y con las provincias para trabajar específicamente en cómo bajamos los niveles de informalidad en el sector, que atentan contra la inversión y el desarrollo del sector.

Para más adelante podemos traer los números de las últimas novedades, porque el 1° de junio arrancó todo un sistema de control de faena que está relacionado con un pago a cuenta de IVA y de ingresos brutos en la provincia de Buenos Aires. Se establece en los próximos meses la obligatoriedad de instalar balanzas y cámaras de seguridad en los frigoríficos para controlar también lo que es la informalidad en la planta de faena.

Creemos que tanto eso como seguir dando a conocer la carne porcina son las herramientas más importantes para crecer en el mercado interno, que sigue siendo el más importante.

Con respecto a las exportaciones, el sector viene creciendo en esos últimos años. Todavía es muy incipiente, pero ya este año, como decíamos al principio, se espera casi un 200 por ciento más de exportación de carne. Hoy el principal mercado es Rusia; los productores se han ido asociando, integrando, y el gobierno los está acompañando en la participación en distintas ferias internacionales y en la priorización de la apertura de distintos mercados para tratar de consolidar este negocio, que requiere de estos mercados para reafirmar la inversión y la productividad en distintas partes del país.

Con eso creo que tenemos un lindo pantallazo rápido en lo que estamos trabajando y cuál es la visión que tenemos del sector.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Quedan a disposición de los señores diputados los funcionarios para despejar preocupaciones, dudas e inquietudes que haya con respecto al desarrollo de este sector, que es el que estamos analizando hoy a través del tratamiento de estos proyectos.

Tiene la palabra el señor diputado Basterra.

SR. BASTERRA Señor presidente: en primer lugar, quiero agradecerle por haber convocado a los funcionarios del Ministerio de Agroindustria para que asistan a esta reunión. Personalmente, lamento que no hayamos sabido con anticipación que iban a venir porque hubiéramos podido preparar algunas preguntas, sobre todo teniendo en cuenta la opinión de determinados colegas especialistas en el tema.

De cualquier manera, considero que es un buen aporte para la comisión la puesta en común de la información, más allá de que puedan existir algunas inquietudes con respecto a lo que está ocurriendo en el sector, cuya situación se explica en los proyectos que proponen la declaración de la emergencia. Determinados segmentos de productores manifiestan inquietud en cuanto a los modelos que prosperan con este tipo de política y que pierden en este escenario.

Por un lado, sería interesante si pudieran aportar información sobre la continuidad de los establecimientos productivos de acuerdo al tipo de establecimiento, tamaño y ubicación geográfica. Hemos escuchado las inquietudes de los productores que se acercaron a nuestro bloque, quienes manifestaron que determinados segmentos -los más pequeños, los familiares o de una escala relativamente menor- están en una situación compleja.

Por otro lado, sería interesante conocer el tipo de cortes que se importan y cuáles se exportan. Ellos nos han comentado que la Argentina recibe productos que en otros países no tienen el posicionamiento que aquí posee, por ejemplo, la bondiola. En nuestro mercado es un corte de alto valor cuando, en realidad, en el mundo es el cogote, para decirlo groseramente; no tenemos bondiola de vaca, pero la de cerdo es un producto altamente demandado.

Estas son las inquietudes que queremos plantear en primera instancia para ver qué tipo de opciones existen para esta situación, si tienen información y análisis cuantitativos del estado de los distintos establecimientos y de la economía de estos segmentos para saber cómo les está yendo.

Otro punto es qué tipo de intervenciones se están dando por parte del Estado nacional, seguramente por vía del SENASA, para atacar la venta de cortes de carne porcina como productos frescos cuando, en realidad, están congelados y son presentados en la góndola como frescos. Quisiéramos saber si están tomando este tema en la agenda de verificación de la calidad y sanidad de este producto en el mercado argentino.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Daré la palabra al ingeniero Troncoso a fin de que él o su equipo informen sobre si tienen alguna referencia en relación con la segmentación de la producción y la actualidad del sector.

SR. TRONCOSO Señor presidente: iré separando las ideas.

Con respecto a la segmentación, podemos preparar o enviarles cuántos productores hay en cada segmento de acuerdo con lo que tenemos registrado. En cuanto a la desaparición o cambio, no contamos con información sobre lo que está trascendiendo. No tengo datos acá, pero sería al revés; si bien no lo puedo demostrar en este momento, la cantidad de granjas que están enviando a faena es prácticamente la mismas que en años anteriores. No hubo grandes modificaciones, lo que no significa que haya productores fuera del sistema que actualmente no están vendiendo. Podemos guiarnos por los números oficiales que tenemos registrados. Luego tendremos que discutir sobre el resto de los productores que son los que están sufriendo el aumento de costos de los últimos tres o cuatro meses producto de la modificación del tipo de cambio. Esta es la realidad que vemos actualmente.

Con respecto a los cortes, la situación de la bondiola es similar a lo que decimos sobre la cabeza y las patitas que queremos vender al exterior. En la Argentina se consumen cortes de carne porcina que en otros lugares no se consumen y nosotros queremos vender a otros mercados. Lo que ocurre con el asado de carne vacuna que se consume en la Argentina es similar, porque no se consume en otros países y esto hace subir el valor medio del producto.

Más allá de la discusión de si el 40 o 50 por ciento de lo que se importa es bondiola, el punto es que con esto se compite en un segmento de mercado con un valor específico, lo cual se relaciona con lo que hoy conversábamos sobre la integración. El problema no lo tenemos en la importación de bondiola sino en que vendemos pocos cortes a buen valor. Una cosa es aplicar un parche específico ante la preocupación por la importación de un corte y otra dar sostenibilidad al negocio para siempre, para lo cual tenemos que diversificar el consumo en el país y no depender de tres o cuatro cortes.

¿Por qué hoy no nos preocupa tanto el dato de la importación? Hay una información que no se manifestó, y que no se encuentra en la agenda de trabajo, vinculada con que en 2017 importamos 47.000 toneladas de carne porcina provenientes en más de un 90 por ciento de Brasil. La exportación, por más que los cortes no sean comparables tal como ha dicho el señor diputado, no es significativa, porque estimamos que este año llegará como máximo a las ocho mil toneladas. Por lo tanto, esto no es significativo frente a las importaciones.

El dato relevante que no está en la agenda de nadie es que cinco provincias argentinas tenían prohibido acceder a la carne porcina de origen nacional. La Patagonia, dejando a la provincia de La Pampa afuera, -o sea Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego- de acuerdo a una norma vigente no podían consumir carne porcina argentina. Una vez que identificamos esto, en noviembre de 2016 el SENASA emitió una resolución por la cual autorizó la venta de carne porcina del Norte argentino a la Patagonia. En esta zona viven dos millones y medio de personas. Como el consumo medio de carne porcina en el país es de quince kilos al año, el consumo total de esta zona es de casi 37.000 toneladas. Por lo tanto, si miramos la historia de los últimos veinte años advertiremos que nunca tuvimos una balanza comercial de importación y exportación como ésta, si consideramos a la Patagonia como una exportación. Si bien no lo es, lo tomamos de esta manera porque es un incremento adicional del consumo de un día para el otro. Es como si hubiésemos logrado sumar un mercado como el de Uruguay de un día para el otro, lo que determinó que toda la carne porcina se pudiera vender.

Esta situación comenzó a regir a partir de este año porque hemos sufrido diversas trabas judiciales ante distintos recursos de amparo presentados por las provincias ante esta resolución. Esos recursos de amparo se fueron cayendo, claramente porque no tenían sustento técnico, y a partir de este año salvo Neuquén, todas las provincias podrán consumir carne porcina nacional. Por lo tanto, nos quedamos tranquilos con la preocupación que manifestaba el diputado respecto a la importación de bondiola, porque el mercado acaba de extenderse y de esta manera se logra compensar todas las importaciones.

La importación no es una preocupación. Lo que nos ocupa y el desafío que tenemos los sectores público y privado es el nivel de consumo, porque todos los años crece al 10 por ciento. Bienvenido sea esto, porque Argentina debe ser uno de los países con mayor potencial de crecimiento para el sector porcino del mundo. La actividad ganadera que mayor potencial de crecimiento tiene es la porcina. Como el consumo per cápita por año se encuentra en quince kilos, la limitación es el tamaño del mercado. El desafío que tenemos como país y como sector es dar a conocer esa carne y negociarla internacionalmente. La Argentina nunca negoció la apertura del mercado porcino en el exterior porque nunca lo necesitó.

La tarea inédita que tenemos con el sector privado es focalizarnos en una agenda de mercado. Hace dos años que estamos trabajando en una agenda positiva para poder agrandar el mercado. Este es el gran desafío que tenemos. Medidas como restringir las importaciones o bloquear determinado producto podrían sostenerse durante apenas un año; pero, al siguiente, volveríamos a chocar con la pared, si tomamos en cuenta un 10 por ciento más de producción volcada al mercado. Así que, reitero, ese es el desafío.

En relación con la pregunta sobre los controles, sí tenemos identificada la problemática; la elevó el sector privado en su momento. Eso se derivó a la Secretaría de Comercio y al área de defensa de la competencia, y se está trabajando muy fuertemente en relevamientos. No tengo aquí los datos precisos, pero creo que se han hecho más de cien auditorías en supermercados para corregir el etiquetado.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra la señora diputada Nazario.

SRA. NAZARIO Señor presidente: agradezco la presencia de los funcionarios que nos visitan, a quienes me gustaría hacer algunas preguntas ya que no entiendo bien la situación. Por un lado, si miran los gráficos, se ve un crecimiento de la actividad. Sin embargo, también vemos que hay dos pedidos de emergencia que no se deben solamente a lo que se está importando.

Creo que este tema es recurrente. Cada cuatro o cinco años la producción de cerdo está en crisis. Recuerdo la época en que se importaba de Brasil, lo cual nos hacía realmente mucho daño.

También pienso que la situación es preocupante -más allá de la voluntad que advierto en los funcionarios- al observar el cálculo de cómo están los productores chicos. Aclaro que no me refiero a los más pequeños, sino al productor medio, a la pyme media. Vemos que pasan los años y que esta coyuntura se repite. Es decir, no es algo que se dio solo ahora o el año pasado.

Yo fui ministra de Producción y Trabajo en Córdoba, mi provincia, allá por 2003 y 2004, y ya entonces teníamos este problema. Recuerdo que salimos a subsidiar tasas y demás porque tanto la lechería como la producción de cerdo se caían. Cuando ocurren estas crisis, se arman mesas porcinas entre el sector público y el privado, y se hacen estudios de cadenas, y pareciera que no arrancamos nunca del todo.

Celebro que estén hoy aquí y realmente los felicito si es que tienen la voluntad de mejorar las condiciones del sector. En este sentido, creo que no solo debemos mirar a los cuatro o cinco grandes -lo cual es muy bueno-, sino también atender lo que ocurre en cada provincia. Debemos prestar especial atención a los productores y ver qué está pasando con los ministerios de Producción de cada provincia. Si no hacemos esto, reitero, la situación seguirá siendo recurrente; cada cuatro o cinco años tenemos una crisis terminal en el sector. También sabemos que mucha gente vive de esta actividad y que existe mucho potencial, tal como ya lo han señalado.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Pretto.

SR. PRETTO Señor presidente: entiendo la preocupación de la diputada Nazario porque pertenezco a la misma provincia, pero también creo que hay que distinguir dos cosas que son fácilmente diferenciables.

Por un lado, está claro que la rentabilidad de la actividad porcina está dada por el volumen. Nosotros tenemos muchos productores pequeños con problemas. Por otra parte, también es cierto que estamos fallando -posiblemente seamos nosotros, las entidades o, por qué no, algún sector del gobierno-, ya que tendríamos que ayudar a que exista una actitud más permeable hacia el asociativismo.

En este sentido, teniendo en cuenta que se trata de una economía regional, creo que es necesario implementar un programa que permita tender una mano a los pequeños productores. Son ellos quienes peor lo han pasado debido a cómo está planteada la actividad -es decir, es un negocio de volumen-, sobre todo a partir de los aumentos de precios del maíz y de la soja.

Por lo tanto, si bien creo que la perspectiva de crecimiento es espectacular, me parece que ahí es necesario tender una mano a los pequeños y medianos productores con manejo, genética, posiblemente instalaciones, buenas prácticas y, sobre todo, con apoyo a través de una política que promueva el asociativismo. De lo contrario, no se podrá prosperar en el tiempo.

Es necesario sostener estas economías regionales que generan mucho trabajo familiar, que se da en pequeñas granjas.

Es cierto que hay mucha informalidad en ese segmento; pero debe haberla, porque si no es imposible vivir. Entonces, me parece que podemos trabajar esa línea, si les parece. Hay una tendencia del productor a ser muy individualista; es difícil el asociativismo y eso se refleja en las asociaciones. Podemos tender una mano ahí; veamos si es posible tirar una soga al sector para ayudarlos en todas esas variables determinantes para ese volumen de producción en ese segmento. Si es probable, estamos dispuestos a colaborar en lo que sea necesario.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Rauschenberger.

SR. RAUSCHENBERGER Señor presidente: quiero agradecer la presencia de los funcionarios.

Asimismo, quiero hacer algunas preguntas. Atento a que, cuando se hizo la reforma tributaria, se bajó el IVA al 10,5 por ciento y los productores -al menos los que nosotros atendimos, que tampoco eran tan pequeños, sino que expresaron que eran medianos- están con una suma importante de saldos técnicos, quiero saber si se tiene el dato del monto al cual ascienden los saldos técnicos generados por esta modificación.

También quiero saber qué líneas de crédito hay disponibles a través de los distintos bancos oficiales para el sector, si hay créditos diferenciales o cuáles son las características, en caso de que exista para ellos una línea de crédito.

En el proyecto, nosotros planteamos la creación de un registro de entidades importadoras, distribuidoras y expendedoras de carne importada. Si no existiese ese registro, ¿con qué datos se cuenta? ¿Se puede identificar claramente este tipo de información?

También quiero decir que comparto lo que expresó el diputado Pretto. La provincia de La Pampa tiene un centro de genética porcina que fue puesto en marcha en la Facultad de Veterinaria de la universidad en la provincia, donde se trabaja con embriones y se facilitan a los productores porque la genética es muy importante para lograr luego la conversión en carne.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el ingeniero Troncoso.

SR. TRONCOSO Señor presidente: comparto lo que plantean los tres diputados. Una cosa son los números macro y otra los productores del sector porcino. Vamos a tener ese desafío siempre, porque están las empresas grandes, que producen volumen, y los productores más chicos y medianos, que están en el interior y generan el arraigo familiar en las regiones.

En ese sentido hay varios trabajos, pero tendría que venir un día otra persona que pueda explicar mejor que yo el programa Cambio Rural, creado para acompañar a los pequeños y medianos productores en todo lo que planteó el señor diputado, incluido el asociativismo. Hay ejemplos muy interesantes: la Municipalidad de Tandil es un ejemplo concreto, ya que está realizando un trabajo para llegar a esos productores del que participan no solamente el Ministerio de Agroindustria y el INTA, sino también la provincia, que junto con la municipalidad está muy involucrada. A mí me queda pendiente la visita, pero Lucas Balbi ha ido varias veces. Para el que esté interesado en el tema, es uno de los ejemplos que es bueno conocer para replicar en otras regiones del país. Seguramente, en otras provincias ocurre algo parecido, pero ahora me viene a la cabeza el caso de Tandil porque es en el que estamos trabajando en este último tiempo.

Con respecto al IVA, a las líneas de crédito y al registro, puedo decir que la medida sobre el impuesto al valor agregado es una de las grandes que tomó el gobierno en las provincias para acompañar el crecimiento del sector. Eso significó 1.100 millones de pesos para el año 2018 del presupuesto nacional y del presupuesto provincial para acompañar el crecimiento. La toma de decisiones estaba relacionada con una situación muy específica. Si el desafío que tenemos es el mercado, no podemos dejar que este sector compitiese con 10 puntos más de impuestos que las otras carnes, ya sea ovina, aviar o bovina.

Entonces, creo que realmente fue una medida acertadísima, que estuvo tomada en el presupuesto del año pasado en la reforma tributaria y eso se encuentra vigente hoy. Estamos analizando lo que plantean ustedes que han visto lo que es el crédito que quedan saldos a favor.

Entendemos que estos saldos están relacionados con el momento particular. Concretamente con la rentabilidad, que hoy, para las grandes empresas, es casi cero y para los pequeños y medianos productores, negativa en los últimos dos o tres meses. Eso es una foto particular y, de acuerdo a las proyecciones que hicimos de los últimos cinco años, ese saldo no se da.

Por lo tanto, esperamos que cuando se acomode el precio del capón a lo que tiene que valer con respecto a los insumos y costos, esto va a acomodarse. Sin embargo, estamos trabajando distintas alternativas junto con el Ministerio de Hacienda para ver qué podemos hacer con respecto a los saldos técnicos.

No puedo adelantar nada más porque la decisión final depende de otro ministerio, pero está en la agenda y es uno de los temas de la mesa en la que trabajamos con el sector privado. Se trata de una mesa específica en la que acompañan tres o cuatro personas responsables del sector privado; además, se están haciendo trabajos con estudios contables para acompañar nuestras gestiones en el Ministerio de Hacienda.

Con respecto a los registros, existen muchos tanto en el ministerio como en el SENASA. La problemática, más allá del registro de la importación, es lo que planteaba el señor diputado al comienzo y está relacionada con el etiquetado. En la actualidad, la Secretaría de Comercio está trabajando principalmente en ese aspecto.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Bahillo.

SR. BAHILLO Señor presidente: en primer lugar, quiero agradecer la presencia y la buena voluntad de los funcionarios para acompañarnos en el día de hoy.

Quizás quisiera poner un poco más de energía al reclamo de los saldos técnicos de IVA, porque fue una de las cuestiones que ellos plantearon con mayor firmeza ya que ven un traslado directo a los costos. En la escasa o nula rentabilidad que tienen en la actualidad, con una proporción muy importante de la estructura de costos que está dolarizada, el precio tarda en recomponerse. Por lo tanto, en esa transición el tema del IVA agudiza más la situación de falta de rentabilidad.

Por otra parte, un aspecto que quiero mencionar que no sé si ya fue planteado porque me retiré unos minutos -si lo hicieron, pido disculpas-, está relacionado con el estatus sanitario. Ellos proponían condicionar o restringir la importación desde países que no estén libres del síndrome respiratorio reproductivo porcino.

Este tema se planteó con firmeza el año pasado; nosotros gozamos de ese estatus sanitario y ellos veían el riesgo de perderlo, con las consecuencias importantes que tendría en los productores pequeños y en las madres.

SR. PRETTO ¿Podremos disponer de esa información?

SR. TRONCOSO Por supuesto.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Quisiera agradecer la presencia de los funcionarios del Ministerio de Agroindustria, quienes han tenido la deferencia de acompañarnos y que van a poner a disposición de cada uno de los diputados interesados de esta comisión toda la información que trajeron aquí.

En lo particular, en mi carácter de diputado y no de presidente de la comisión, considero que estos pedidos de emergencia han sido disparadores de varias ideas importantes para canalizar por andariveles distintos.

En primer lugar, todas las entidades productivas están sufriendo las dificultades que son de público conocimiento. Esta inesperada tormenta o turbulencia, como quieran llamarla, ha producido una devaluación del tipo de cambio. Ello generó un incremento directo -por el ascensor- en los costos, mientras que los precios vinculados a las distintas actividades productivas -con mayor sustento en el consumo-, sabemos que siempre suben por la escalera y en estos casos sufren de manera considerable.

Me permito hacer una reflexión. En esta comisión, si bien no de manera formal, a fines de junio recibimos a varios representantes de la producción porcina de distintos lugares del país. En aquel momento nuestra preocupación era la importación y, en realidad, hoy es una de las cuestiones que se ha alejado. Pruebas al canto: hay algunas estadísticas que reflejan que hemos vuelto a niveles normales de importación.

El proyecto en consideración plantea la emergencia de sector, lo que va en sentido contrario con la política del gobierno del presidente Macri que apuesta a insertar a la Argentina en el mundo y a vender alimentos, por lo cual debemos tener un mercado abierto y competitivo. El ajuste del tipo de cambio que ha afectado a muchos ciudadanos, de alguna manera viene a dar tranquilidad a los sectores productivos, porque encuentran un equilibrio con la competencia externa.

También quiero decir que, como subproducto de lo que hemos conversado en el día de hoy, hay varios temas que podemos considerar de manera diferente. El primero es el financiamiento. Propongo invitar a representantes de la banca privada y nacional a exponer sobre distintas líneas de préstamo, principalmente vinculadas a esta actividad. Por el trabajo que desempeñaba anteriormente, sé que el Banco Nación ha trabajado mucho a fin de contar con una línea de préstamos para el sector.

Quiero manifestar un tema recurrente en distintas producciones del país: la urgente necesidad de ayudar a los pequeños productores, que no tienen escala, en los difíciles procesos asociativos. Por lo tanto, comprometo a los funcionarios del ministerio a fin de que podamos contar aquí con personas que puedan ilustrarnos sobre las acciones que puedan llevarse adelante o intercambiar ideas al respecto. Otro tema que sobrevuela se vincula con los estatus sanitarios, que debemos abordar en forma específica con las autoridades de SENASA.

A raíz de la reunión que tuvimos en el mes de junio acá, surgió la iniciativa de reformular el etiquetado a fin de despejar la preocupación que significa la posibilidad de brindar mala información al consumidor cuando un producto que viene del exterior es descongelado y ofrecido en las mismas góndolas donde se encuentran los de producción nacional. Éste es un tema que hay que atender y por eso voy a acompañar el proyecto que está en consideración en la Comisión de Defensa del Consumidor. Es muy importante que sea visiblemente claro cuándo un producto es fresco y de producción nacional, y cuándo es importado y fue descongelado, dado que en este caso no se puede volver a congelar porque ello implica un riesgo para la salud humana. Esta es otra línea de acción.

Por último, quiero comprometer a todos los integrantes de esta comisión, que tenemos vinculación con las actividades productivas, para solucionar el problema de los saldos técnicos, que no es exclusivo de la actividad porcina, sino que afecta a todas las actividades productivas. Deberemos abocarnos, durante el tratamiento del próximo presupuesto, a encontrar alguna solución a este asunto. Considero que corresponde que llevemos adelante estas distintas acciones a fin de hacer productivas estas inquietudes.

El ingeniero Troncoso ha pedido el uso de la palabra a fin de responder una inquietud y, por otra parte, el representante de la Mesa Porcina quiere hacer una breve exposición. Luego de escuchar a ambos, resolveremos el destino del proyecto.

Tiene la palabra el ingeniero Troncoso. Sr. Troncoso.- Señor presidente: el señor diputado preopinante realizó dos consideraciones, una con respecto al IVA y otra sobre los estándares sanitarios de los países desde los que se importa carne.

En relación con lo que planteaban sobre el PRRS, Brasil tiene el mismo estatus sanitario que nuestro país. Por lo tanto, el 95 por ciento de las importaciones provienen de un país que en los papeles tiene el mismo estatus sanitario que nosotros.

El otro tema es que la Argentina debe abrirse al mundo para poder sostener el crecimiento de todas sus actividades. Nuestro país defiende esto a nivel internacional con sustento técnico, aunque ese sustento no es lo que uno quiere sino lo que terminan reglamentando o dirimiendo algunos organismos internacionales.

Con respecto al tema sanidad animal, tanto la Argentina como la Organización Mundial del Comercio se apoyan en lo que establece la OIE. Claramente, uno puede seguir las recomendaciones de la OIE o hacer lo que quiere. El problema es que hacer lo que uno quiere a veces trae consecuencias. Algunos países como Estados Unidos, China o Rusia pueden darse el lujo de desoír esas indicaciones por ser quienes son, pero otros que estamos insertándonos en el mundo -sobre todo un país como el nuestro, que produce alimentos para cuatrocientos o quinientos millones de personas- tenemos desafíos distintos. Nuestro objetivo es insertarnos en esos mercados para colocar nuestros alimentos, y es por eso debemos apuntalar la discusión sobre temas técnicos en esta materia.

Hoy el SENASA -y puede venir esa entidad a defender lo que les digo, pero se los adelanto- se rige por lo que recomienda la OIE. Esto puede gustarnos más o menos, pero debemos apoyar las indicaciones técnicas de dicho organismo porque eso nos permite sentarnos a la mesa a negociar con otros países. Es decir que no estamos haciendo nada que no esté respaldado por la OIE.

En cuanto a algunos insumos en alimentación -tema que también se mencionó al pasar-, hacemos lo que dice el Codex Alimentarius. Esa es la respuesta que puedo dar respecto de la manera en que estamos trabajando.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Agradecemos al señor subsecretario de Ganadería, ingeniero Rodrigo Troncoso, al ingeniero Lucas Balbi y a los funcionarios que los acompañan, incluido su coordinador de Gabinete. Muchas gracias a todos por su presencia. Los dejamos libres ahora ya que tienen compromisos que atender.

Antes de cerrar este debate, daré la palabra al ingeniero Juan Uccelli, quien me había solicitado intervenir para darnos su punto vista sobre la situación.

SR. UCCELLI Tiene usted razón, señor presidente. Para finales de junio recibieron aquí a la Mesa Nacional Porcina -a la cual estoy representando y que reúne a todas las entidades del sector en el país; cuando digo "todas", me refiero a que ninguna quedó afuera-, y a la gestora que comenzó la solicitud de declaración de emergencia del sector porcino.

Si tomamos como cierto el panorama que nos han presentado aquí desde el ministerio -y es lógico que así lo hagan en su calidad de funcionarios-, creo que estamos en el país de Heidi caminando contentos con Babe, el cerdito valiente. Si así fuera, no tendríamos que pedir absolutamente nada.

Por otra parte, se habló de cuatro asuntos que se están proponiendo. Uno de ellos se refiere a la situación de los pequeños productores. Quizás ya hayan visto o verán que en un proyecto de ley sobre esta cuestión se plantea un tema asociativo porque, de lo contrario, no habrá viabilidad para el pequeño productor.

Para dar un contexto en relación con una pregunta que los funcionarios no supieron responder, puedo decir que hasta el año pasado había 4.600 productores, de los cuales solamente 100 concentran el 50 por ciento de la producción y 500, el 35 por ciento. O sea que solo 600 productores acaparan el 85 por ciento de la producción total. Los otros 4.000 representan el 15 por ciento de la producción restante. Eso, para que tengan una idea de lo que está pasando. Pero, reitero, esta es una foto del año pasado.

Este año -dato que tampoco sabían pero que nosotros, que estamos en el campo, bien conocemos- desapareció una cantidad infernal de productores que no podrán figurar en el segundo semestre porque ya vendieron. Aparecen en los datos de faena del primer semestre, pero habría que comparar el primero con el segundo para percatarse de que de esos 4.600 -especialmente los 4.000 más chicos-, 1.000 o más desaparecieron. Estamos hablando de cifras formales.

En cuanto a lo informal, realmente no lo sabemos. Además, también notamos una diferencia en los datos del consumo. Nosotros lo estimamos en dieciocho kilos per cápita por año, un 17 o un 20 por ciento más de lo que indicaron los funcionarios, quienes dicen que el sector en negro de la actividad porcina es del 30 y no del 17 por ciento.

La Argentina, en Latinoamérica, es el segundo país en consumo de carne de cerdo, después de Chile, superando a Brasil y a México. En el año 2002 consumíamos solamente cuatro kilos; llegamos a dieciocho el año pasado y este año seguimos aumentando.

Entonces, uno de los problemas es defender a esos pequeños productores que hoy no están en ninguna agenda, porque el mismo Cambio Rural está siendo dejado de lado. Escucharon al principio el tema de la agricultura familiar, que está siendo dejada de lado. Esos pequeños productores, los que cerraron, terminan hoy siendo pobres en los pueblos o pobres en la ciudad, porque en el pueblo no los pueden mantener.

El segundo punto es el tema de las importaciones, respecto del cual difiero un poco de usted, señor presidente. Tenemos el dato de julio. Dicho sea de paso, es muy difícil conseguir los datos de importación porque la AFIP, en febrero, decidió no darlos; no obstante, mediante una presentación judicial, pudimos obtener información sobre las importaciones. Lo que está sucediendo, es que, bien lo dijeron ellos en la presentación, estamos exportando los cortes baratos e importamos los cortes caros, que son los que arman la media res, razón por la cual el precio que se le paga al productor es bajo.

Con respecto a la bondiola, que es un invento argentino -igual que el matambrito de cerdo, que no existe en el mundo-, permite mejorar los cortes que acá tienen bajo valor. Es verdad que la cabeza, las patitas y el rabo no tienen valor. Nos encantaría que acá se coma feijoada, que es el equivalente brasileño del locro; la diferencia es que la feijoada se come todo el año en Brasil y nosotros el locro lo comemos una o dos veces al año. Entonces, tenemos un problema de conformación de la media res y eso es un tema que las importaciones están complicando.

Si comparamos las importaciones de este año con las del año pasado, veremos que ya hubo un aumento del 10 por ciento; inclusive en julio, pese a que bajaron por el aumento del dólar, fueron mayores que en igual mes del año pasado, con un dólar mucho más barato. Por esta razón la expectativa no es buena, porque el precio en Brasil es muy bajo y el precio en Estados Unidos es bajísimo. A Estados Unidos, que tiene una necesidad de colocar carne de cerdo en el mundo al precio que sea, recientemente le abrimos el mercado. México y China pusieron trabas; Chile, que es un mercado abierto, está viendo de ponerlas y Colombia también las está colocando porque esto afecta su negocio local.

Cuando uno dice: ¿qué tiene que ver la importación con el sector porcino? El problema es que todo lo que se importa lo dejamos de producir nosotros. En el sector porcino el resultado no es de un día para el otro, sino que lleva dos años. Sé que acá hay ex productores de cerdo, quienes sabrán que la inversión que hacemos hoy la veremos dentro de dos años.

En las importaciones tenemos competencia desleal. No es un tema menor que los productos entren congelados y se vendan como frescos. En la Argentina fuimos educados para comer carne fresca; para eso están las carnicerías. No tenemos problema con que entren productos importados; queremos abrirnos al mundo, pero con las mismas condiciones: si un producto entra congelado, que se venda como congelado; no lo descongelen y engañen a la gente. Presentamos ciento cincuenta denuncias en el ministerio y todavía no hicieron nada.

Otro de los temas, que no es menor, es la competencia desleal porque ellos -especialmente en Brasil- usan un producto que se llama ractopamina, que acá no lo podemos usar porque podríamos afectar al mercado de la carne vacuna; pero tampoco prohibimos el ingreso con ese producto, que es lo que hacen en el resto del mundo. Europa, Rusia y China prohibieron el ingreso de carne de cerdo con ractopamina. Acá lo permitimos para que ingrese y lo prohibimos para que lo usemos. Esa competencia desleal es complicada.

El tercer punto, dentro del programa, es el tema del IVA, del cual ya se estuvo hablando y no es coyuntural. El dato que faltaba aportar es el siguiente: en un cerdo, que hoy tiene un costo de 30 pesos, hay 2 pesos de saldo de IVA técnico, lo que representa un 7 por ciento de pérdida porque no se recupera.

El último punto es la mesa nacional que se quiere armar junto con el gobierno. Es verdad que nosotros hablamos con el gobierno sobre muchas cosas; pero, en realidad, no necesitamos que hablen, sino que den respuestas. Cuando se vuelven hacia quienes representan, especialmente los productores chicos y medianos, no tienen respuestas para ellos porque se están yendo; se están fundiendo.

Por otra parte, este año fue mucho más complicado porque hubo sequía; en otra situación, el productor chico -el de Córdoba o Santa Fe- vivía con el maíz que tenía. Este año no lo tuvo; entonces, debió salir a comprar y no tenía plata.

Estos son los cuatro puntos que consideramos dentro de esta situación. No estamos en el país de las maravillas, pero tampoco somos Los tres chanchitos que tienen miedo que el lobo venga a soplar, porque ya pasamos por muchas situaciones difíciles.

Este sector creció por propia voluntad; abrió mercados y empezó a exportar perdiendo plata -eso no lo cuentan. Muchos se fueron del sistema en la década del 90 y agrego un dato simple: a principios de aquellos años había cuatro mil productores; al final, dos mil. El año pasado llegamos a cuatro mil seiscientos, y es posible que a fin de este año tengamos aproximadamente tres mil quinientos.

Es decir, tenemos que hacer algo. La pregunta es: ¿qué le damos a esa gente? Se ponen excusas diciendo que no se quieren asociar. No es así; hagamos algo para que se asocien.

Agradezco la deferencia del señor presidente, quien me permitió hacer uso de la palabra, y quedo a disposición de todos ustedes para brindar aquellos datos de los que no disponga el gobierno.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Muchas gracias, ingeniero Uccelli.

La única reflexión que quiero hacer es que las cifras que mencioné corresponden a las importaciones de julio, que nos fueron suministradas por su organización y que solo tienen una diferencia de 1,6 por ciento interanual.

SR. UCCELLI Pero subió.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI No me parece que el 1,6 por ciento sea algo significativo.

Tiene la palabra el señor diputado Basterra.

SR. BASTERRA Señor presidente: formalmente voy a hacer una propuesta. Propongo que, en función de lo que habíamos planteado, los dos proyectos vuelvan al grupo de asesores ya que no está habilitada la unificación.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Borsani.

SR. BORSANI Señor presidente: nosotros hemos evaluado ambos proyectos relacionados con la declaración de la emergencia del sector. Además, hemos recibido a importantes expositores, como el presidente de la cámara que nuclea a los productores a nivel nacional, y también a funcionarios del Poder Ejecutivo y del Ministerio de Agroindustria.

Podemos decir que nuestra ganadería es una actividad muy importante no solo para los argentinos sino también a nivel mundial. Es la actividad más dinámica, con mayor nivel de crecimiento, que se ha posicionado -como bien se dijo aquí- llegando prácticamente al 20 por ciento del consumo de carne per cápita. Seguramente, por su competitividad, más adelante seguirá creciendo a expensas de otras; por ejemplo, la carne vacuna y la carne aviar.

En ese sentido, es real que estamos llegando a un cierto nivel, cercano al techo del consumo per cápita anual, que es lo que nos indica la experiencia mundial.

Por lo tanto, me parece una desproporción que aprobemos aquí que el sector está en una emergencia productiva, económica y financiera cuando dentro de la ganadería es el más dinámico y el que crece con mayor vigor.

Sin embargo, sí hay que reconocer las dificultades coyunturales que estamos atravesando; entre otras, la modificación del tipo de cambio, que en algunos casos nos ayuda y en otros, nos perjudica.

Nos ayudó porque supuestamente no nos invadieron las importaciones porcinas; así lo indica la planilla con las importaciones de este año. La modificación en relación con el año pasado, salvo algún mes como abril, no es significativa. Se prevé que durante el segundo semestre decrezcan las importaciones con respecto al año pasado, por la oferta nacional y el peso del tipo de cambio.

Creo que además ha sido muy importante el peso de la sequía en el alza de los costos porque nos ha sacado forraje, maíz, soja y, por supuesto, porque los precios aumentaron y hubo una mayor demanda de nuestros productos a nivel mundial. Esto se siente en el sector y tenemos que verlo como un efecto propio de la coyuntura. Todo indica, de acuerdo a cómo va el proceso climático, que tendremos una muy buena cosecha fina y gruesa. El próximo año seguramente tendremos niveles importantes de reversión frente a los niveles críticos que estamos observando.

Por lo tanto, el interbloque de Cambiemos aconseja no avanzar con estas dos iniciativas y, por lo tanto, propone rechazarlas.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Pretto.

Sr. Pretto.- Señor presidente: hago mías las palabras del señor diputado Borsani, con la simple aclaración de que nadie desconoce dónde está el problema. Claramente, está en un segmento y no en todo del sector, tal como lo acabamos de ver.

Tal como proponíamos junto al señor presidente podemos hacer algo para solucionar esta situación. Con la ayuda de los funcionarios y las experiencias exitosas como la de Tandil, debemos trabajar para poner a disposición de los pequeños productores algunas herramientas para lograr el asociativismo. La idea es ayudar a esta parte del sector, no a todo. Por esta razón entiendo que no se justifica declarar la emergencia; sería un contrasentido hacerlo en un sector en franco crecimiento y con una perspectiva aún mejor. Esto no significa desconocer los problemas que existen, pero debemos apuntar con precisión al segmento que tiene inconvenientes. Para ello, nos comprometemos a trabajar y a colaborar.

Sr. Presidente (Benedetti).- Tiene la palabra el señor diputado Rauschenberger.

SR. RAUSCHENBERGER Señor presidente: creo que es muy importante lo que se ha discutido aquí. No sé si podemos hablar de emergencia del sector porcino, pero cuando hay sequía se genera una emergencia porque se corta la cadena de pagos dado que el productor no puede vender. En nuestra provincia, en virtud de una ley provincial, el Banco de La Pampa financia la emergencia en función de la homologación que se hace nivel nacional.

Hago mías las palabras del diputado Basterra. En función de lo que hemos conversado, no proponemos que se avance y se apruebe el proyecto, sino que volvamos a tratar el tema en comisión. Tal vez trabajemos sobre un nuevo proyecto en lugar de unificar estos dos, pero el texto resultante deberá contemplar nuestra propuesta junto con lo que hemos conversado.

Tomando las palabras del señor presidente, sería interesante que se hagan presentes representantes del Banco Nación a fin de explicar cuáles son las líneas de crédito que pone disposición de los productores. Podemos trabajar sobre la financiación atento a la crisis que vivimos, según lo que nos han dicho los productores. Comparto lo que dijeron los representantes de la Mesa Porcina. Nosotros atendimos a distintos productores -no solamente a los pequeños sino también a medianos y no tan medianos- que expresaron su preocupación frente a la situación.

En suma, la propuesta es considerar una iniciativa que satisfaga las necesidades del sector que nos visitó hoy.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Borsani.

Sr. Borsani.- Señor presidente: la sequía generó una emergencia, y esa emergencia la declaró el Poder Ejecutivo nacional. Por lo tanto, están en marcha todos los mecanismos que tienen que ver con ella.

Aquí cabe aclarar lo siguiente respecto de la emergencia agropecuaria. Como el término lo indica, es "pecuaria", luego de "agro". Es decir que acá estamos hablando de una actividad pecuaria; por lo tanto, ese tema ya está establecido: se cuenta con líneas de crédito en los bancos y el Ministerio de Agroindustria está haciendo lo que debe, aunque con las limitaciones que todos conocemos desde el punto de vista presupuestario. En otras palabras, la emergencia está en vigencia y se están tomando las medidas necesarias, dentro de lo posible.

En todo caso, si tenemos claro que se trata particularmente de una situación coyuntural -porque recién decíamos que en este momento dentro de la ganadería es la actividad más dinámica y con mayor nivel de crecimiento-, lo que debemos hacer es presentar iniciativas que establezcan otros mecanismos que no necesariamente sean la declaración de la emergencia productiva, financiera, etcétera, del sector porcino. A nuestro criterio, esto no se condice con la gravedad ni con la situación específica que presenta hoy el sector, más allá de las dificultades.

Creo que no debemos confundir una emergencia con la otra. Reitero: el sistema de emergencia agropecuaria está funcionando como es debido, con las limitaciones que conocemos -que son presupuestarias-, y los bancos estatales están acudiendo con las líneas de crédito del caso.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Basterra.

SR. BASTERRA Señor presidente: disiento en algunos puntos con mi colega ingeniero y diputado, ya que creo que vamos a extendernos en un debate que no llegará a la definición que necesitamos. Por el contrario, creo que ha existido por parte del oficialismo un ánimo de ampliar el análisis en relación con ciertas cuestiones que se siguen sosteniendo por nuestra parte con el fin de pergeñar un instrumento que pueda colaborar con esto.

Obviamente, disiento con la idea de que la declaración de la emergencia está relacionada en términos de espacio geográfico y no genérico, lo cual tiene otro sentido. Pero entraríamos en una discusión que no va a aportar en este momento. Por lo tanto, sugiero que retiremos los proyectos que se refieren a este tema y que en la próxima reunión de asesores avancemos con las distintas aproximaciones que supongan la búsqueda de una solución más adecuada para la problemática del sector porcino.

Digo esto -y me hago cargo- porque cuando nosotros somos oficialismo tratamos de demostrar que nuestra propuesta está bien; de la misma manera, cuando a otros les toca ser oficialismo -como ocurre ahora-, tratan de demostrar que está bien todo lo que hacen.

Por eso propongo que veamos qué parte está bien, qué parte está mal y, tal como ha sido el espíritu de esta comisión a lo largo de muchos años, busquemos algún instrumento que pueda colaborar con el sector, independientemente de las posiciones de cada uno de nosotros.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra el señor diputado Torello.

SR. TORELLO Señor presidente: estoy de acuerdo con el señor diputado Basterra. Lo que sí haría para poder trabajar bien en esa nueva iniciativa es, en primer lugar, retirar todo aquello que haga referencia a la emergencia, es decir, que no se nombre más el término "emergencia".

Quería dejar esto en claro para cuando tratemos el nuevo proyecto, ya que no se lo dijo explícitamente, sino que se sugirió.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Creo que estamos muy cerca de cerrar esta idea.

Tiene la palabra el señor diputado Borsani.

SR. BORSANI Señor presidente: acá hay un tema estrictamente reglamentario. Es decir, retirar el proyecto no es una tarea sencilla porque requiere la aprobación de la Cámara; no es que yo retiro mi proyecto. La Cámara tiene que autorizarlo.

Entonces -y esto debe quedar claro-, aquí se trata de que hay un acuerdo político en el sentido de que vamos a avanzar en cualquier otra iniciativa que no sea declarar la emergencia porcina.

Varios señores diputados hablan a la vez.
SR. PRESIDENTE BENEDETTI Tiene la palabra la señora diputada Fregonese.

SRA. FREGONESE Señor presidente: agradezco esta reunión, que me pareció excelente; me encanta que podamos trabajar sobre un problema. Sabemos que son varios los que hay que encarar, que la sequía fue terrible y que es preciso procurar que los productores se asocien. Tenemos herramientas que encontrar para solucionar los problemas; por eso me encanta que estemos todos juntos, del mismo lado, resolviéndolos.

SR. PRESIDENTE BENEDETTI Queda levantada la reunión.

Es la hora 19 y 21.

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-0000

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.