• AGRICULTURA Y GANADERIA

Reunión del día 26/08/2014

- REUNION CON INVITADOS DE LA SECRETARIA DE AGRICULTURA FAMILIAR, INGENIEROS, GIOVARINO Y CHIARAMONTE.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Queda abierta la reunión de la Comisión de Agricultura y Ganadería.

Les doy la bienvenida a todas y a todos. Quiero agradecer a los señores diputados que han atendido a la convocatoria que hiciéramos en nuestra última reunión de comisión, referida a la presentación de los dos proyectos de ley de agricultura familiar, ante el formal pedido que hicieron los señores diputados Giaccone y Rubín para que se les diera tratamiento.

En su momento también habíamos incluido las otras presentaciones que se hicieron, pero que no tienen carácter de ley integral de agricultura familiar. Por lo tanto -se los digo a quienes ahora están presentes pero no concurrieron a la anterior reunión de comisión-, estamos por abrir este espacio a solicitud de las organizaciones de la agricultura familiar que han venido participando en este proceso tendiente a definir los lineamientos para contar con una ley en esa materia.

Además de agradecer la presencia de los diputados presentes, quiero destacar que se encuentran en la reunión los subsecretarios Chiaramonte y Fresneda, así como el ingeniero Giavarino, como representantes de la Secretaría de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, de reciente creación, que una vez más pone de relieve el compromiso de nuestro gobierno para con la visibilización y el desarrollo de políticas específicas en una problemática importante y relevante para la mayor parte de los productores y familias agrarias de la República Argentina.

Adicionalmente, quiero agradecer la cantidad importantísima de organizaciones de la agricultura familiar que nos acompañan, que demuestran su compromiso para con la institucionalización de este debate que viene dándose en distintos ámbitos.

En la última reunión de comisión, yo recordaba que la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación también viene llevando adelante un proceso de identificación de lineamientos e intereses relacionados con la agricultura familiar. De manera que este proceso de desarrollo de la normativa, de amplia base participativa, seguramente va a ser enriquecedor y hará surgir las mejores ideas que pueden aportar los hombres de buena fe que trabajan para el desarrollo de una agricultura con agricultores, con ocupación genuina del territorio, con un concepto de equidad social, que significa la inclusión del hombre y su familia en un estándar de vida que permita fundamentalmente la realización de los hijos, y sobre todo, de equidad territorial, esto es, que todos los territorios del país tengan la misma oportunidad de desarrollo.

En función de lo conversado, les comento seguidamente cuál sería la dinámica de esta reunión.

En principio escucharíamos a los representantes de las organizaciones que han participado en las iniciativas que fueron canalizadas por parte de los diputados Rubín y Giaccone. Posteriormente, los dos diputados autores de los proyectos harían una reseña de lo que significa el hecho de haberlos presentado, nos dirán cómo están trabajando para el desarrollo de esta propuesta legislativa, y posteriormente abriríamos un espacio para exposiciones y comentarios, que se iniciaría con los representantes de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación y representantes de otras organizaciones que van a ofrecer sus opiniones al respecto, entre las que se encuentran las convocadas oportunamente por el señor diputado Barchetta en función de lo que se entendió que debían participar, tal como habíamos quedado en la reunión anterior.

De manera que, en primer lugar, hará uso de la palabra, en representación de la FONAF, el señor Ángel Machuca.

SR. MACHUCA Señor presidente: como representantes de FONAF queremos presentarles esta iniciativa en la que hemos trabajado desde hace un buen tiempo, porque ya en la época de los plenarios de 2005 y 2006 veníamos planteando la necesidad de contar con la cobertura de una ley de agricultura familiar que contemplara a todos los productores agrarios del país, que venimos sufriendo en estos años un desarraigo continuo.

Por eso es que planteamos una reparación histórica de la agricultura familiar para la construcción de una nueva ruralidad en la Argentina.

El primer punto de la iniciativa dispone declarar de interés público a la agricultura familiar, por su contribución a la seguridad y soberanía alimentarias de los pueblos, y propiciar y promover el sistema de vida de producción, preservar la biodiversidad y el proceso sostenible de transformación productiva.

Nosotros creemos que esto es importante, porque los que hemos venido trabajando en distintas regiones, incluso hablando con diferentes organismos del Estado, como el IPAF, el INTA, la CTA, diputados que han acompañado y la Corriente Agraria Nacional y Popular -CANPO-, creemos en la necesidad de contar con esta ley.

Quiero ser breve para que otros tengan oportunidad de expresarse.

Creemos que esto es importante para nosotros y esperamos que los señores diputados tengan buen sentido y puedan aprobar una ley para la agricultura familiar.

SR. PRESIDENTE BASTERRA En el orden de los oradores que tengo anotados sigue Eduardo Sorazábal, de la Agrupación Grito de Alcorta.

SR. SORAZÁBAL Señor presidente: en primer lugar, agradezco que se nos permita encontrarnos en este lugar, en un día tan especial, luego de tantos años de lucha. Y hablamos de "años de lucha" porque desde hace décadas venimos padeciendo esta situación. Para algunos esto empezó en las décadas del 50 o del 60; para otros quizás antes, pero en cierta forma fueron usurpando nuestro país, hasta llegar a lo que pasó en diciembre de 2001, que todos lo conocemos.

Como decía, para algunos de nosotros esto comienza allá por el año 1958, con la toma del frigorífico Lisandro de la Torre, un hecho trascendental en la pérdida de identidad de la agricultura familiar en la Argentina, con todas sus consecuencias y lo que posteriormente se vino dando.

Consideramos que la ley Raggio, de 1968, y los desalojos, fueron otro avance en el sentido de terminar de usurpar en la Argentina nuestras tierras y nuestra economía, así como en la cuestión social.

Otro paso trascendental fue la desaparición de la Junta Nacional de Granos y todo lo que eso significó en el mercado de granos.

También lo fue la resolución 4238 del año 1968, por la que desaparecieron los mataderos municipales. De esta forma nos erradicaron en gran parte de la economía social en la Argentina. Posteriormente, tuvo lugar todo el proceso de endeudamiento que hasta hoy estamos padeciendo y que trajo las consecuencias graves que conocemos para nuestras economías del campo.

Por eso, es necesaria esta recomposición o reparación histórica, como se la denomina en este proyecto. Creo que es importante el trabajo -que yo llamaría de conclusión ya que lleva más de una década- para recomponer la agricultura familiar en la Argentina.

Es destacable que muchas de las organizaciones estén presentes, aunque otras quizás no lo estén pero lo importante es que han estado y estamos trabajando en pos de recomponer toda esta cuestión social, económica, cultural y política de nuestro país.

Quiero agradecer a los diputados que han llevado este proyecto adelante y nos han hecho participar en todo lo que es este trabajo de confección. Aspiramos a que realmente toda la Cámara tome conciencia de la necesidad de recomponer la agricultura familiar en la Argentina.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra Mónica Polidoro, de la Asociación de Mujeres Rurales Argentina Federal.

SRA. POLIDORO Buenas tardes a todos y a todas.

En primer lugar, quiero saludarlos en nombre de las compañeras y compañeros de base de la Asociación de Mujeres Rurales Argentina Federal, muy especialmente al presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería y a los diputados creadores de este proyecto de ley por el cual venimos pregonando desde hace muchísimo tiempo.

En realidad, la expectativa de los compañeros y de las compañeras respecto de esta iniciativa es precisamente invitar a los diputados, a las organizaciones y a los representantes de las distintas comunidades -territorio por territorio- a lograr que esta ley pueda ser implementada.

No soy muy conocedora de este ámbito. No sé si están presentes en esta reunión todos los diputados y diputadas que deberían estar pero, como lo hablábamos hoy con algunos de los compañeros en el almuerzo, las leyes hay que militarlas y creo que de eso se trata.

Muchos consideramos que quizás es mucho más fácil implementar una ley que romper barreras culturales. Es mucho más fácil implementar una ley que convencer a las bases sociales de que vayan acompañándola para visibilizar el trabajo de aquellos que producimos en pequeña escala.

Por eso, apoyamos este proyecto y, más allá de que por supuesto estamos de acuerdo con muchos de sus puntos, creemos que hay que agregar otros. Más que agregar, habría que fortalecer lo que a nosotros nos compete y que es la perspectiva de género, algo que tampoco está demasiado visibilizado en otras leyes. Vemos que en esta iniciativa se visibiliza algo de esta perspectiva pero habría que profundizarla mucho más.

Las mujeres estamos íntimamente vinculadas con la alimentación saludable. Consideramos que este proyecto asegura y garantiza esa alimentación saludable, y muy especialmente fortalece el mercado interno y el espacio de recuperación que estamos logrando las organizaciones.

Empezar a fortalecernos como organización es importante para militar y para acompañar este proyecto que consideramos que también puede ser trabajado articulándolo con otras áreas como el PEA, por ejemplo. Hace poco estuvimos trabajando -y lo seguimos haciendo- en el Plan Estratégico Agroalimentario, en donde discutimos entre otras cosas algo que no siempre estuvo muy visibilizado e incorporado: el seguro de multiriesgo.

Muchos de nosotros tuvimos que dejar de producir precisamente porque no estábamos incorporados al sistema para asegurar la producción que hacíamos. Entonces, consideramos que la articulación entre leyes y áreas, como el PEA por ejemplo, pueden ser sumamente importantes para salvar esa situación.

Por último, quiero insistir en el mandato de las más de 150 familias, varones, mujeres y jóvenes de AMRAF para pedirles muy especialmente que militemos por esta ley. Podemos estar en desacuerdo con algún punto, una coma o algún concepto, pero en realidad lo que necesitamos es que esta ley salga y para ello hay que militarla desde el territorio, las bases, las organizaciones y las esferas gubernamentales; desde los consumidores, porque muchos de los presentes aquí no están muy vinculados con la producción en menor escala, pero como consumidores debemos también militar por esta ley y agregarle -por favor no nos olvidemos- cómo están trabajando las mujeres rurales, que necesitamos fortalecer la creación de centros educativos y centros maternos o jardines en plenas zonas rurales. Son sumamente importantes.

El compromiso de militar por esta ley de agricultura familiar es de todos y todas.

Les agradezco tanto a la señora diputada Giaccone como al señor diputado Rubín, y les dejo el saludo de las bases de AMRAF.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra el compañero Benigno López, del Frente Nacional Campesino y representante de la Agricultura Familiar de América Latina.

SR. LÓPEZ Señor presidente: simplemente quiero agradecerles por la oportunidad de expresarnos en este espacio, en esta Comisión, en el Año Internacional de la Agricultura Familiar declarado por Naciones Unidas. Es decir que es un año especial, muy importante, para que en la Argentina podamos dar un paso más de los que ya se están dando para el sector de la agricultura familiar -estamos hablando de campesinos, pequeños productores, comunidades indígenas, pueblos originarios, sin tierras, aparceros y una gran variedad que hace al sector de la agricultura familiar en la Argentina-, y también por todos los antecedentes, incluida la pesca artesanal del litoral marítimo y de los extensos ríos que tenemos en la Argentina.

Todas las organizaciones somos conscientes de la necesidad de un marco jurídico que apoye el desarrollo del sector de la agricultura familiar, que supere al sistema de subsistencia porque nosotros consideramos que la agricultura familiar es como un agente estratégico para la economía de nuestro país.

Por lo tanto, estamos muy interesados en que se dé el debate con la mayor seriedad y responsabilidad posibles, tratando que sea escueto y concreto, porque las poesías son muy lindas, pero en cuestiones legislativas hay que ser concretos. Si algo no está concretamente expresado, después no se lo puede llevar a la práctica.

Por lo tanto, en esta construcción colectiva vamos a tener que prestar la mayor atención posible. Es decir, en el Año Internacional de la Agricultura Familiar debemos contar con una ley para el sector, pero no cualquiera, sino una que sea seria, y todos estamos comprometidos para que así sea. Para ello va a hacer falta que el debate también sea serio.

Como ya lo expresé, desde el Frente Nacional Campesino, y con todas las organizaciones del sector -que somos varias- consideramos a la agricultura familiar como un sector estratégico, que juega un papel de esas características, aunque no está reconocido, a pesar de que en los últimos años se dieron varios pasos positivos para el sector.

Necesitamos que esté más visibilizado, más instalado y que se le reconozca ese rol estratégico, por ejemplo, para la seguridad alimentaria de nuestro pueblo, de nuestra nación, y algo que va más allá de la seguridad alimentaria, que es la soberanía alimentaria.

La agricultura familiar, en alianza estratégica con el Estado argentino, es el sector que debe garantizar la soberanía alimentaria; no solo aportar. Aportar es algo que puede hacer cualquiera. Como sector, nosotros debemos garantizar la soberanía alimentaria, dentro de este modelo nacional y popular y de integración latinoamericana. Nosotros necesitamos a nuestros hermanos latinoamericanos, y ellos nos necesitan a nosotros.

Por otra parte, es un sector estratégico -como lo son otros sectores- porque la única manera en que podemos profundizar este modelo es que la agricultura sea reconocida por el rol que le corresponde, para que podamos garantizar -como dicen otros que saben más que nosotros- la soberanía política, la independencia económica y la justicia social que tanto nos merecemos y en cuyo camino estamos los argentinos.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Para cerrar el listado de quienes han participado, tiene la palabra Miguel Fernández, de la FONAF.

SR. FERNÁNDEZ Buenas tardes a todos y todas. Quiero agradecer muchísimo a los señores diputados por darnos estar oportunidad, y también a los compañeros de otras organizaciones que han participado.

Como decía mi compañero Machuca, quiero comentarles que desde el año 2003 se viene participando en todo este desarrollo que ha tenido la agricultura familiar. En efecto, desde hace más de una década se ha venido trabajando en distintas oportunidades, junto con organizaciones como la Federación Agraria y otras que participaron desde un principio, donde están todos los movimientos. No podría nombrarlos a todos, pero sí han sido partícipes.

Aunque en el medio hayan pasado algunas cosas, lo cierto es que todos juntos venimos trabajando desde abajo para pedir esta reivindicación que hoy estamos solicitando mediante un proyecto de ley.

Para seguir la línea de agradecimientos, quiero agradecer a todos los que colaboraron con nosotros. Como todos sabrán, nosotros venimos del campo; no somos los que tenemos la letra para poner a todo esto, pero sí venimos a pedir la colaboración de quienes han podido pasar por una escuela y pueden poner letra a las ideas que nosotros podemos tener. Así como tenemos necesidades, también tenemos ideas de cómo solucionar las cosas y qué herramientas deberíamos tener en las manos para poder proponer cosas, en lugar de pasarnos toda la vida llorando y diciendo lo que nos falta, sin tener una propuesta como la que estamos haciendo.

Antes de que se me vaya, quiero destacar que la señora diputada Claudia Giaccone hoy está cumpliendo 50 años. (Aplausos.)

-Los presentes cantan el Feliz cumpleaños a la diputada Giaccone.

SR. FERNÁNDEZ También tenemos que agradecer a las personas e instituciones que nos han acompañado durante todo este tiempo: al INTA, al IPAF, al INTI, a la CTA, a los compañeros diputados, sindicatos, a las corrientes agrarias, a las corrientes de opinión, a muchísimos funcionarios que nos han estado acompañando, como los de la Subsecretaría de Agricultura Familiar; a la Secretaría de Desarrollo Rural, que también nos ha acompañado para que podamos estar acá, y al gobierno nacional, que nos dio la oportunidad para que nosotros pudiéramos compartir muchas de las cosas que mencionamos acá.

Nosotros somos una organización -como todos sabrán- que se llama FONAF, Federación de Organizaciones Nucleadas en la Agricultura Familiar. El día miércoles pasado hemos tenido una asamblea, con la participación de más de 500 organizaciones en todo el país que han votado para tener nuevas autoridades en la Comisión Directiva.

Eso nos marca a nosotros una senda por la que debemos continuar. Para eso necesitamos contar con herramientas claras, porque en este padecer que venimos sintiendo desde abajo, hemos visto a muchísimos pueblos quedar vacíos. Muchos gobiernos que han pasado nos han ido dejando modelos neoliberales -como los últimos que hemos tenido y a los cuales recordamos "con mucho cariño" por lo que nos dejaron-, con esta herencia que tenemos que revertir a partir de ahora.

Esos modelos de los que hablamos nos han dejado un campo vacío, y todos lo saben, porque en aquella oportunidad todos los jóvenes nos tuvimos que ir del campo.

Hoy todavía nos seguimos yendo, y estamos dejando un campo que parece un geriátrico. Antes era la vida real: uno podía vivir, cuidar a la familia, cuidar los principios y la decencia que teníamos, el medio ambiente y todo lo que nos pertenecía como argentinos.

Hoy nos estamos quedando sin la tierra para nosotros, porque se está haciendo una concentración en pocas manos; miles de personas trabajan para cuatro, que son los que se llevan la ganancia.

Necesitamos entonces este tipo de herramientas, que son las legales, que a nosotros nos van a dar la oportunidad de tener por qué reclamar, y nos permitirán también exigir su cumplimiento.

En estos últimos años hemos tenido la oportunidad de dar a conocer muchas cosas que nos hacían falta. Se han hecho muchas cosas, que hay que agradecer, pero también falta mucho. Falta también el compromiso de muchos. Así como un par de diputados tomó la posta y dijo "Vamos a acompañarlos para hacer esto", también hace falta el compromiso de toda la Cámara de Diputados, porque todos comen y porque todos beben; todos comen los alimentos que nosotros estamos poniendo sobre la mesa y tienen que criar a sus hijos con los alimentos que nosotros somos capaces de producir.

A eso hay que ponerle reglas claras, para que no sigamos consumiendo alimentos que nos están metiendo veneno por todas partes, porque estamos comiendo transgénicos u otras cosas que nos meten de afuera.

Entonces, para esta patria, a la que tanto tenemos que querer y defender, necesitamos que las reglas sean claras. Para eso necesitamos funcionarios comprometidos con nosotros; necesitamos profesionales que estén comprometidos con nosotros, no solamente los diputados; necesitamos que toda la dirigencia argentina esté detrás de los objetivos, que se tienen que plantear desde abajo y no detrás de asistencias personales o queriendo usar las cosas de trampolín para llegar a donde uno quiera.

Los dirigentes tenemos que saber mirar a todos los que nos eligen, que sufren en el campo y que necesitan que les llevemos herramientas. Nos falta muchísimo para llegar a eso, pero créanme que tenemos la firme convicción de lograrlo, así como nos juntamos hoy. Me llena de orgullo y se me encresta el cuerpo cuando veo que por primera vez uno tiene la oportunidad de llegar acá. Es muy difícil, cuando uno sale del campo, siendo joven, y tiene que cargar una mochila en la espalda. A veces es más pesada la angustia que los trapos que uno lleva adentro, porque no sabemos dónde vamos a ir, porque no tenemos las escuelas que deberíamos tener para estudiar, porque cada vez que se golpea una puerta en busca de trabajo nos preguntan qué profesión o estudios tenemos, y lamentablemente uno solo puede contestar con el corazón "Tengo ganas de trabajar y quiero hacerme de una familia". Eso es lo único que uno puede decir, y siempre le terminan cerrando la puerta en la jeta.

Esas cosas no nos pueden pasar más. La Argentina necesita de un pueblo que tenga muchas ideas. Podemos discutir toda la vida, pero tenemos que coincidir en las cosas que nos hacen falta, en esto que llamamos la emancipación nacional. Hace muchos años que venimos hablando de esto, y en los últimos años parte de ello se está dando. Pero todavía falta más.

Hoy tenemos los precios de los alimentos por el cielo, como suele decirse, y resulta que son cuatro o cinco personas las que se están llenando de plata mientras nosotros seguimos produciendo con escasez de infraestructura, con falta de agua, con falta de vivienda y de galpones, con falta de canales de comercialización. Esto no puede seguir siendo así.

Reitero que se han hecho muchas cosas, pero todavía falta mucho. Necesitamos que el Congreso de la Nación sancione normas claras, y que los funcionarios actúen en forma acorde para que podamos cambiar esta realidad como lo estamos necesitando y como lo necesitarán las generaciones que vienen.

Esto puede ser histórico ya que todas las cosas son historia. Hoy necesitamos aunar criterios y sancionar una ley. En nombre de todos los trabajadores argentinos y de los que nunca han tenido la posibilidad de llegar aquí, les pido que continúen en este camino. Si nos dan una mano, le van a estar dando la mano a todo el pueblo argentino, a sus hijos y a los nuestros.

Este proyecto no es solamente en beneficio de los pequeños productores ya que nosotros no producimos solamente para nosotros sino para todos los que viven en los pueblos, para los empleados públicos, los asalariados, los jueces, los abogados y los médicos. Producimos para todos, entonces necesitamos reglas claras. Muchísimas gracias.

SR. PRESIDENTE BASTERRA A quienes preguntaron, les cuento que en este momento se encuentran presentes dieciséis diputados de distintos bloques como, por ejemplo, del Frente para la Victoria, del Frente Renovador, del Partido Socialista y del Frente Cívico y Social de Catamarca y de Córdoba. También estuvieron presentes representantes del Movimiento Popular Neuquino y del PRO pero tuvieron que retirarse porque tenían otra reunión.

Conforme lo acordado para el desarrollo de esta reunión, tiene la palabra el diputado Carlos Rubín, quien es el autor de uno de los proyectos.

SR. RUBÍN Buenas tardes. Es un gusto estar con ustedes, poder intercambiar opiniones y escuchar atentamente. Ya hemos tenido algunas reuniones, incluso en otros lugares del país.

Creo que nos encontramos en un punto de inflexión en el que es necesario tomar definiciones. Más que de la reparación histórica de la agricultura familiar, habría que hablar en algunos casos de su emergencia.

Como ustedes han visto, hay lugares en los que desde hace muchos años se está produciendo un desplazamiento de la población del campo a la ciudad por falta de oportunidades, de servicios o de educación. Vivir en el campo a veces es un castigo y ninguna familia quiere ser castigada, por lo tanto busca desesperadamente una villa miseria en Buenos Aires o en las grandes capitales.

En otros casos, la causa del desplazamiento de estas familias es que las tierras que ocupan son apetecidas por los nuevos modelos de agronegocios que producen una presión desde todo punto de vista -de hecho y de derecho- para sacarles las tierras o comprárselas. En algunos casos lo logran mediante procesos de sojización o desforestación o con grandes producciones que van acorralando al agricultor familiar. Ustedes saben esto mejor que nosotros.

Simplemente quiero describir este contexto porque me parece que no podemos esperar demasiado tiempo para rescatar a esta actividad de la situación en la que se encuentra. Lo necesita imperiosamente.

El modelo nacional ha venido implementando distintas acciones con una iniciativa política muy importante -como nunca en la historia- y creo que lo más lógico es que se logre una institucionalización de esa política a través de una ley, de manera que ésta sea un puntapié inicial para un proceso de recuperación histórica de la agricultura familiar.

Hay que tomar a la ley que se sancione no como un punto final o de llegada sino como el comienzo de una nueva etapa. Toda ley puede ser un catálogo de buenas intenciones pero es necesario que deje los cajones y las letras y pase a cambiar la realidad. Todos los que estamos acá queremos esta ley porque queremos cambiar la realidad. Entonces, esa lucha tendrá lugar una vez que se apruebe la ley.

Seguramente, la ley será un punto de equilibrio y consenso aunque como sucede con toda ley, probablemente algunos se queden con ganas de colocar algunas cosas y otros se enojen porque se colocaron otras.

Pero es el punto de equilibrio necesario, así funciona el sistema y por eso es que hay que tomarla de esta forma.

Nosotros realmente hemos hecho un proceso de consenso y de adecuación entre los diputados y dudo que pasen muchas semanas más, porque queremos acordar en un sólo proyecto dado que acá no hay egoísmo. Estamos dispuestos a hacer un texto único en muy poco tiempo para poder darle sanción.

Teniendo en cuenta que al año legislativo le quedan pocos meses y que este es el Año de la Agricultura Familiar, nos parecería altamente simbólico que un gobierno que ha hecho tanto por la agricultura familiar, no se quedara a mitad de camino y tenga su ley este año, la ley que necesitan los agricultores familiares, como primer paso en la lucha por lograr la aplicación federal de la normativa, que llegue hasta el último de los rincones de nuestro querido país.

Por eso es que creo que están dadas todas las condiciones. Lo único que necesitamos es comprensión, mucho trabajo y poder lograr cuanto antes una ley que, como ya he dicho, a lo mejor satisfaga a todos los sectores, pero debe tomársela como una importante contribución a un sector que hace 10 años no existía en la agenda pública, para que a partir de este año tenga la ley que tanto merece y que por tantos años esperó. Gracias por la presencia.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra señora diputada Claudia Giaccone -la del cumpleaños. (Risas.)

SRA. GIACCONE Señor presidente: sí, la del cincuentenario, pero con mucho orgullo. Gracias, Miguel.

Creo que hoy un es un día de mucho orgullo, expectativa y emoción. Todos sabemos que esto es un proceso, que nada es mágico y nada se cierra de un día para el otro. Sin embargo, el hecho de que podamos estar acá debatiendo sobre una ley para la agricultura familiar es un paso enorme. Lo sentimos así y sabemos que es un paso que después nos permitirá dar otros, pero teníamos la necesidad del desafío, como manifestó recién el señor diputado Rubín; y que luego de tantas décadas de destrucción podamos tener una presidenta que creó una subsecretaría en su momento y hoy Secretaría de Agricultura Familiar, con muchísimas herramientas dadas por los productores.

Si hay algo que quiero rescatar de esta institucionalidad de la cual fui parte en la Secretaría es que tanto en el RENAF y los foros, cuando debatíamos los proyectos como el agregado de valor, el monotributo social, se discutían y tomaban las propuestas, más allá de la formación que tuvieran, de la sabiduría que traían aquellos que padecían este tipo de problemas.

Creo que este gobierno no puede terminar el 2015 sin tener una ley que garantice por lo menos la visión de la agricultura familiar como sujeto productivo y no como producto de políticas asistencialistas de subsistencia; como sujeto productivo que debe tener las mismas condiciones que los demás sujetos productivos del país, es decir, financiamiento, acceso a la tierra, educación, guarderías y todo lo que hemos planteado; que trabaja con los recursos renovables, con la energía, que también necesita de las infraestructuras como necesitan tantos pueblos y ciudades por los que permanentemente reclamamos mayores servicios. Estamos en ese camino.

Esta Comisión en particular y el Congreso en general no pueden dejar de tener en su agenda política esta discusión. Por eso es que era muy importante tenerlos hoy: más allá de que la ley por sí misma no va a solucionar los problemas mágicamente, va a ser una gran herramienta para poner desde hoy a la agricultura familiar en lo más alto de la jerarquía de la agenda y de la discusión política, y debatir con aquellos sectores con los que tal vez tengamos enormes diferencias acerca de qué políticas llevar adelante o no, pero debatiéndolo.

Todos entendemos que este Congreso tiene que sancionar una normativa que a lo largo de los años deje en claro que existen puntos que son irrenunciables, como el tema de la tierra y de la comercialización, porque todo tiene que ver con todo.

Ayer estaba en La Verdecita, el sector hortícola del cordón de la ciudad de Santa Fe, que fue desapareciendo porque las tierras eran mucho más valiosas para los countries y barrios cerrados. Ese predio, que estaba destinado a la horticultura y a la producción de alimentos en general, fue quedando cada vez más chico.

Desde hace un tiempo se ha venido trabajando muchísimo con la Subsecretaría. Ayer había 150 familia presentes. Y cuando aparte de las otras cosas que se hacían en talleres presentamos esta iniciativa, nos encontramos con un resumen que los productores habían hecho de la norma, que se la habían leído de arriba a abajo. Nos decían que ellos tenían ese resumen porque necesitaban que todos conocieran por qué estaban peleando, y que lo iban a llevar a las ferias.

Un diputado provincial había logrado que en el centro de la ciudad de Santa Fe pudieran tener una feria todos los fines de semana. Dijeron que pensaban poner una carpa para difundir esta iniciativa a aquellas personas que concurren actualmente y que preguntan cómo es que los alimentos están tan baratos cuando en otros ámbitos están tan caros. La idea es poder discutir esta iniciativa, así como también la ley de abastecimiento.

Es decir que existe una conciencia de lo que se habla al abordar el tema de la seguridad alimentaria -como decía Benigno-, de la soberanía alimentaria, de producción, de desarrollo, de sectores estratégicos, etcétera.

Esta iniciativa tiene mucha discusión. Nosotros tomamos mayormente los puntos que nos trajo la FONAF, los discutimos, nos sentamos después con los representantes de la Agrupación Grito de Alcorta, de Mujeres Rurales Federadas y de otros sectores como Movimiento Campesino, y los fuimos discutiendo. Tenemos muchas cosas que queremos poner e incluso sacar de esta iniciativa; por ejemplo, se planteó si el seguro debía ser incluido en la norma o si, en cambio, convenía elaborar una nueva ley.

La verdad, entonces, es que todo está por discutirse. Personalmente siento que tenemos que sancionar una ley concisa, que tenga los puntos más importantes, que luego se puedan reglamentar, que sean compatibles para disparar otros temas que generen nuevos proyectos de ley que apunten específicamente a cada tema, como el seguro, el financiamiento, la comercialización y otros que se están trabajando tanto desde la Secretaría de Agricultura Familiar como desde la Secretaría de Comercio Interior, con el tema que hoy se plantea de la comercialización y de los productores, y con puntos de acceso directo para los consumidores.

Lo importante es que podamos tener este tema permanentemente dentro de nuestra agenda política y que la Cámara de Diputados y el Senado puedan discutir normas que constituyan herramientas y nos permitan ir por más, para concientizar y avanzar cada vez más en lo que sabemos que necesitamos.

No va a ser una pelea fácil; siempre tenemos que buscar el consenso, el esclarecimiento y la discusión con todos los sectores de la comunidad, ya que ésta termina siendo luego la víctima de las políticas públicas erradas, de los sobreprecios, de la inflación y de todos los problemas de los que hablamos cotidianamente.

Sé que hay otras personas que harán uso de la palabra. La idea era que ustedes pudieran comentar a todos los diputados de esta comisión sobre todo la necesidad de contar con una norma, la mejor que podamos tener; quizás no la que quisiéramos tener, pero sí la mejor.

Además del diputado Rubín, otros diputados nos acompañaron y firmaron esta iniciativa. Carlos Raimundi también lo está difundiendo en todo el país, así como el diputado Marcópulos y el diputado Carmona; no quiero olvidarme a nadie de los aquí presentes. Los diputados que nos apoyaron están proponiendo también que vayamos a sus provincias a difundirla.

La idea es quedar a disposición para trabajar en conjunto. Con Carlos lo hicimos, y la semana que viene vamos a tener un proyecto unificado, porque en realidad queremos que salga la ley. Así que de ahí en más lo veremos en reuniones de asesores con todos los aportes que ustedes traen y con todas las críticas que pueden tener otros sectores. La idea es poder juntarnos, consensuar y sancionar la mejor ley que sea posible para que también podamos hablar cotidianamente de esto que es la agricultura familiar.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Habiendo sido presentado el pedido de las organizaciones que fueron partícipes en la elaboración de este proyecto, y habiendo expuesto los dos diputados que se hicieron eco de este debate que viene llevándose adelante desde hace ya un tiempo, damos ahora la palabra al subsecretario de Programas de la Agricultura Familiar de la Secretaría de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, compañero Osvaldo Chiaramonte.

SR. CHIARAMONTE Buenas tardes a todos y todas.

Tenemos la idea de que participar en este ámbito es fundamental e importante, e implica un avance cualitativo de significación.

Desde el Estado venimos transitando muchos años la idea de institucionalizar las políticas que creemos necesarias e imprescindibles para los sectores que sobre todo en la época del neoliberalismo quedaron fuera del sistema.

En la década del 90, y hasta muy entrado este siglo, este sector social, productivo, económico de la Argentina fue manejado por un programa, que era el Programa Social Agropecuario. Esa era la institucionalidad que tenía este sector.

Además, ese programa sirvió para que muchos sectores de la agricultura familiar lograran lo que decía Néstor cuando asumió, que era que había que salir del infierno que teníamos en nuestro país. Ese programa sirvió de alguna manera para eso.

Después, con Cristina, empezamos a institucionalizar esas políticas. Así se creó primero la Subsecretaría, y después la Secretaría de Agricultura Familiar.

Nos parece que en ese camino de institucionalizar las políticas necesitamos este instrumento que estamos discutiendo hoy, pero que a nuestro juicio requiere de algunos elementos que creemos que hay que discutir, que tienen por lo menos dos o tres componentes más que nosotros deseamos aportar humildemente desde el Estado.

La primera cuestión es que nos parece que hay que abrir el debate político a todos los sectores y organizaciones de la agricultura familiar. Los días 8 y 9 de agosto pasado, en oportunidad de hacerse un encuentro de la agricultura familiar en mi provincia, Chaco -fue un encuentro regional-, tuvimos ocasión de intercambiar ideas y de debatir la iniciativa con el diputado Rubín y con el compañero Machuca, de la FONAF. De ese debate surgieron elementos que no estaban previstos en ninguno de los proyectos de ley, ni aun en la propuesta que nosotros tenemos desde la Secretaría.

De manera que nos parece apropiado generar un ámbito adecuado para analizarlos. De hecho, en el día de hoy el ministro Casamiquela firmó una resolución por la que crea el Consejo Nacional de la Agricultura Familiar, como un ámbito para empezar a poner en un mismo sentido, en una misma dirección, las políticas de Estado respecto de los temas del sector. Me parece que ese es un ámbito apropiado para debatir estos temas.

Además, creemos que esta iniciativa tiene que contemplar la cuestión presupuestaria, es decir, el tema de los recursos. La gran discusión que tenemos, ratificando todo lo que dijeron Miguel y Benigno, son los recursos: cómo transferimos recursos desde el Estado hacia estos sectores que son los que menos tienen y los que mejores alimentos pueden producir.

Nosotros consideramos que el lema de la agricultura familiar es que la soberanía alimentaria debe ser local y regional.

Este sector está llamado a servir la mesa de los argentinos. Nosotros estamos convencidos de que este sector tiene que servir la mesa de los argentinos y de que para dar ese salto y tener esa participación económica y productiva en Argentina, es necesario transferir recursos al sector. Es por ello que este proyecto de ley requiere que discutamos los recursos que necesita el sector.

El segundo aspecto que nos parece importante discutir es el organismo de aplicación de esta ley. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca tiene cinco institutos que son autónomos y poseen autonomía presupuestaria. Tranquilamente, en camino de institucionalizar este sector podría crearse un instituto como organismo de aplicación.

Por todo lo expuesto, consideramos que es necesario incorporar a otros sectores al debate y sintetizar un proyecto único. Desde el Ejecutivo aportamos estos dos puntos que nos parecía que faltaban. Muchas gracias.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra la señora diputada Villar Molina para una aclaración.

SRA. VILLAR MOLINA Buenas tardes. Soy la diputada Villar Molina.

Quiero pedirle al funcionario que por favor aclare lo que dijo respecto de crear un instituto.

SR. CHIARAMONTE Dije instituto pero puede tener cualquier figura. Me refiero a la necesidad de que exista un organismo de aplicación, lo que implicaría que haya una estructura propia del Estado específica para el sector. El INTA y el SENASA son ejemplos de esto. Tienen dependencia funcional del Ministerio pero autonomía presupuestaria y lineamiento propio con políticas propias para el sector.

Antes me olvidé de mencionar que hay dos provincias en la Argentina que ya cuentan con una ley como la que se está debatiendo hoy. Mi provincia de Chaco fue la primera en sancionar la ley de agricultura familiar, la cual contiene esta idea de crear un organismo de aplicación. Asimismo, hace poco y por iniciativa del Frente para la Victoria, se sancionó la ley de agricultura familiar en la provincia de Río Negro.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Antes de continuar quiero decirles que la diputada Andrea García dejó una nota, previo a retirarse para ir a otra reunión de comisión.

Quienes no están habituados a la dinámica legislativa tienen que saber que el día martes normalmente está muy cargado. Incluso, nosotros ya tendríamos que habernos ido. Nos quedamos porque realmente es una temática que nos súper interesa y estamos comprometidos, pero en realidad estamos más que satisfechos ya que hemos superado holgadamente el quórum. Diría que quizás esta es la reunión en la que hemos tenido mayor participación de diputados y, además, han venido diputados cofirmantes de este proyecto pero que no pertenecen a la comisión. Hemos superado holgadamente los diecinueve diputados, y con esta dispersión de bancadas, lo cual me alegra sobre manera en lo personal.

Como representante del proyecto nacional y popular, nos cabe la responsabilidad de articular con el Poder Ejecutivo dado que somos los brazos ejecutivo y legislativo de un mismo proyecto.

En su nota, la diputada Andrea García pide que en algún momento se incluya como parte de este debate a la organización Corriente Agraria Nacional y Popular -CANPO-.

Conforme a lo que habíamos acordado a propuesta del diputado Omar Barchetta, tengo tres organizaciones: el Programa de Agricultura Urbana de la Municipalidad de Rosario, la Federación Agraria de Bunge y la Comisión de Agricultura Familiar de la Federación Agraria.

¿Estoy en lo correcto? Bien.

Si me permite, señor diputado, tengo dos oradores más anotados para hacer uso de la palabra: Marcelo Landaburu y Horacio Pugnaloni.

La Presidencia les solicita la máxima brevedad porque luego los señores diputados van a querer hacer preguntas seguramente. Ellos son los que tienen que nutrirse de la información y el pensamiento de la agricultura familiar. Nuestro sistema de trabajo parece al revés: somos los diputados los que hacemos las preguntas a los invitados, porque lo interesante es que los participantes nos interioricen sobre las cuestiones específicas para poder legislar de la mejor manera posible.

Tiene la palabra Marcelo Tenaglia, quien expondrá en representación del Programa de Agricultura Urbana de la Municipalidad de Rosario.

SR. TENAGLIA Señor presidente: no voy a hablar por una organización nacional, para evitar generalizar lo que plantee. Les voy a contar sobre una experiencia puntual en menos de cinco minutos.

La agricultura urbana y peri-urbana de Rosario es un programa que comienza en 2002, a partir de la crisis social y de la búsqueda de salidas laborales que contengan un componente de emprendedurismo y de autonomía de las personas que estén en situación de exclusión sociolaboral. Lo que se estructura a partir de esta crisis es un convenio con una ONG que profundizó el estudio de la agroecología en la producción de verduras y hortalizas, y es lo que se pone en marcha a partir de ese año en el municipio de Rosario.

En la actualidad el programa tiene 250 familias huerteras que están trabajando en la zona urbana, pero se está extendiendo en la actualidad con la misma técnica agroecológica -es decir, sin aplicar químico alguno: ni de fertilización ni de combate de plagas, enfermedades o malezas en ninguna de las huertas de la ciudad, del ejido urbano de Rosario.

Se está trabajando ahora en la producción peri-urbana, en una experiencia piloto que va a ser muy interesante para nuestra provincia en particular, en la que se trata de fijar un límite de fumigación alrededor de los pueblos. Probablemente esto se replique en toda la Nación. Si somos mínimamente coherentes, en todos lados se va a plantear un límite máximo alrededor de las ciudades donde no se pueda fumigar. Ello va a implicar que en ese círculo peri-urbano queden terrenos vacantes que serán una gran oportunidad, aunque parezca cuestionable. Será una gran oportunidad para desarrollar la agricultura urbana agroecológica sin agroquímicos. Esto es lo que sucede en Rosario.

En la actualidad no hay sólo huerteros. El programa busca a personas con exclusión sociolaboral y se les da la capacitación en convenio con el Programa Prohuerta del INTA. En este punto hay una coordinación absolutamente fluida con la Nación en lo que respecta a lo que se lleva adelante en todo el ejido urbano. Hay una provisión permanente de semillas por parte del Programa Prohuerta. También lo apoya el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Lo que se está haciendo de esta manera es lograr que cada vez más personas en situación de desocupación y de exclusión sociolaboral tengan una salida en la que el municipio les cede terrenos vacantes, libres o que se consiguen a partir de convenios con particulares, garantizándoles la tenencia segura de la tierra por muchos años, mas no la propiedad, para producir de manera agroecológica. Hasta ahora nunca hubo necesidad de abandonar estos terrenos.

Además se incorporó el programa de huertas al planeamiento urbano y lo que se hace ahora en cada terreno libre que se consigue es crear parques-huerta. Tienen una visión estética y con diseño de la producción agroecológica, que permite la salida de la situación de exclusión sociolaboral de la gente.

Se están difundiendo en diferentes lugares de la ciudad; todos estos huerteros pueden vender en ferias que auspicia el municipio, en el centro y en los barrios periféricos de la ciudad.

Se está extendiendo un plan piloto hacia la periferia de la ciudad, y ahora las huertas del periurbano rosarino están comenzando a adoptar la técnica agroecológica, y está funcionando. Se firman convenios con hoteles y restaurantes, y en la actualidad hay una gran producción; todavía es un protoproyecto, pero ya hay varias huertas que aportan -a restaurantes y a hoteles de la ciudad- verduras en cantidad y sin agroquímicos de ningún tipo.

Nosotros proponemos que esto se tenga en cuenta. Aclaro que esto se hace exclusivamente con familias, es agricultura familiar, agricultura urbana y periurbana. Los proyectos hablan de ruralidad o de situación rural. Como aporte, creemos que se tiene que incorporar la idea de lo urbano y lo periurbano.

Por otra parte, hay que desarrollar escuelas de agroecología en las universidades nacionales del país para que esta tendencia vaya creciendo. La demanda es incesante, y además de todo este proyecto, hay mucha gente que va a tomar cursos para iniciar una huerta en su casa, en forma individual, aunque hablamos de gente de otro nivel social y demás. Pero lo cierto es que mucha gente busca cursos para poder desarrollar esta técnica.

Entonces, como vemos que esto crece, queremos hacer este aporte en el tema.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Muchas gracias por el reconocimiento a lo que ha sido una firme política del Estado nacional respecto del desarrollo de la agricultura urbana y periurbana, incluso con un área de gestión propia dentro de la estructura, por haberle dado visibilidad.

Seguidamente tiene la palabra el representante de la Comisión de Agricultura Familiar de la Federación Agraria, Horacio Pugnaloni.

SR. PUGNALONI Señor presidente: en primer lugar, quiero agradecer y saludar a todos los diputados, así como a los compañeros productores de las distintas organizaciones presentes.

En la exposición que hicieron los dos diputados que presentaron sus proyectos me sonó un poquito duro escuchar dos palabras que ambos mencionaron, como que somos "otros sectores".

Quiero decir, compañeros, que acá adentro puede haber gente u organizaciones que piensa distinto de la agricultura familiar o que tiene una visión diferente sobre algún tipo de política, pero de ninguna manera los productores aquí sentados somos de otro sector. Somos del sector de la agricultura familiar.

Como muy bien dijo la señora diputada Giaccone, estos son procesos, y estamos en un proceso en el que no todos vemos las cosas desde el mismo lugar, con el mismo punto de vista, y entonces podemos tener distintas visiones sobre algunas cuestiones.

Lo que sí quiero es que quede claro a todos los diputados y funcionarios aquí presentes que acá no hay "otros sectores". Somos agricultores familiares.

Con respecto a las iniciativas que se están presentando, en verdad lamentamos haber quedado fuera de algunos debates en ciertos momentos, porque siempre sentimos que tuvimos algo que aportar. Para ser justos, en este mismo camino agradecemos las veces que la FONAF y algunas otras organizaciones nos invitaron a algunos debates. Pero nunca nos invitaron algunos diputados, sabiendo nosotros que se estaba tratando esto. Queremos participar en estos debates cuando se lleven a cabo, pues nuestra visión siempre va a estar a favor del reconocimiento del sector, de su visibilización y en pos de solucionar los problemas reales de los productores de la agricultura familiar, que somos nosotros.

Yo soy pequeño productor, hijo de chacareros y nieto de gringos que han venido desde el otro lado del mar a trabajar la tierra toda la vida.

Así que nosotros también somos, nos sentimos y pertenecemos a la agricultura familiar.

Para no ser tan largo, quiero señalar que nosotros tenemos algunas diferencias respecto de muchos artículos. No son diferencias estructurales ni, en muchos casos, conceptuales, sino algún tipo de mirada diferente. Pero estamos dispuestos a acompañar estas iniciativas en la medida que se tenga en cuenta algún pequeño punto, como señalaba el compañero Chiaramonte. Nosotros pensamos en la misma línea: necesitamos que esta ley contemple un fondo, que se incluya en algún capítulo, pero que salga aprobada con un fondo.

También necesitamos que el órgano de aplicación de esta norma sea parecido a lo que explicó el compañero Chiaramonte.

A nosotros nos ha gustado -y lo hemos hablado mucho con Miguel Fernández, el presidente de la FONAF, y con muchos compañeros que compartimos varios ámbitos- el título de esta iniciativa, que es un título grande y nos llena de orgullo si lo pudiéramos lograr, que es el de reparación histórica de la agricultura familiar.

Nosotros nos preguntamos entonces cuál es la reparación histórica. ¿Será que vuelvan al campo los últimos 60 mil, 100 mil o 150 mil productores que se fueron? ¿Cómo vamos a lograrlo si no tenemos un fondo específico para la agricultura familiar? No lo vamos a lograr. Solamente va a ser una gran expresión de deseos pero no la vamos a poder llevar adelante.

Entonces, para mí es fundamental que tengamos un fondo de agricultura familiar y un órgano de aplicación autárquico, en el que participemos las organizaciones, el gobierno, las universidades -está el Foro de Universidades de la Agricultura Familiar-, los consumidores y toda la sociedad. Realmente los productores de la agricultura familiar necesitan ser visibilizados y necesitan el apoyo de todo el gobierno.

Para terminar, les voy a contar algo muy personal y muy reciente. El viernes pasado me vino a ver una chica que tenía un problema. Algunos funcionarios le fueron a querer sacar un pequeño criadero de cerdos que tiene al lado de un pueblo, porque agrandaban su ejido. El sábado por la mañana el padre intentó suicidarse, porque no tenían salida.

No podemos permitir más este tipo de situaciones con los pequeños productores. Por suerte el sábado me atendieron algunos funcionarios del gobierno y el lunes a las 5 de la tarde ya se solucionó ese tema. Pero todos los días nos está cayendo un pequeño productor de la agricultura familiar.

Estamos todos convencidos de que tenemos que lograr en forma urgente un elemento, una ley o algo que permita asistir a esos productores.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra Marcelo Landaburu, también de la Federación Agraria, Comisión de Agricultura Familiar.

SR. LANDABURU Señor presidente, compañeros agricultores familiares: en primer lugar, agradezco que se me permita hoy la participación.

Como ya comentaron algunos compañeros, y también lo hizo mi compañero Horacio, es importante que en el proyecto de ley se contemple un fondo, y que se especifique cómo se va a aplicar y qué autoridades estarían a cargo. Sería importante que todas las instituciones representantes de la agricultura familiar a nivel nacional también participaran como consejo asesor o con algún tipo de figura parecida.

También es importante lograr este año una ley de agricultura familiar basándonos en la permanencia de los agricultores familiares, en la construcción de un desarrollo rural con productores y agricultores familiares genuinos. Ese es el sentido con el que tenemos que construir la ley hoy, darle un fundamento y también una capacidad técnica respecto de cómo vamos a trabajar la tierra.

Es importante tener la construcción no solo del agricultor sino de las infraestructuras necesarias. Para ello consideramos necesario que esto esté plasmado en un fondo y no quede como una expresión de deseos.

Leyendo los artículos, uno coincide con la mayoría de ellos.

Tenemos que intentar que ésta no sea una expresión de deseo solamente y que después haya otras leyes para poder trabajarlas. Tenemos que lograr que esta ley contemple todos los ejes de la ruralidad y del sector de la agricultura familiar.

En lo demás, coincido con lo que dicen Benigno y el compañero Horacio. Muchas gracias.

SRA. PRESIDENTE BASTERRA Muchas gracias por el aporte.

Ahora sí tiene la palabra el compañero Carlos González de la Federación Agraria de Bunge.

SR. GONZÁLEZ Pertenezco a la entidad N° 1 del Registro Nacional de la Agricultura Familiar -RENAF- de la provincia de Buenos Aires, que es la primera organización que empezó a registrar.

Estamos de acuerdo con esta iniciativa. Es un imperativo en este momento en que precisamente se conmemora el Año Internacional de la Agricultura Familiar.

El punto de vista legislativo creo que será analizado por los diputados y sus asesores. Obviamente, coincidimos con Chiaramonte en lo relacionado con el organismo de aplicación. Este tema está bastante confuso en el proyecto porque se le da a varias entidades u organizaciones la aplicación de la ley y los fondos.

También es necesario diferenciar y caracterizar un poco más en profundidad cuáles son las características de la agricultura familiar. En general, hay agricultores familiares periurbanos en las economías regionales -incluso en el caso de los aborígenes- pero existe un grupo muy grande de agricultores familiares nacidos en el Grito de Alcorta y que son los que fundaron nuestra institución, la Federación Agraria Argentina, hace más de 112 años. Se trata de todos aquellos inmigrantes que vinieron a poblar nuestras tierras, la pampa húmeda. Son los que quizás más han sufrido en las últimas dos décadas transformándose de productores a rentistas o han desaparecido, como son más de 200 mil empresas agropecuarias.

Una de las características más importantes es la mano de obra y el desarrollo territorial y regional que realizan esos medianos productores agropecuarios capitalizados, podríamos llamar.

Entre los casos emblemáticos encontramos el de los tamberos. Según datos del mes de mayo de la Secretaría de Agricultura, hoy el 77 por ciento de los tamberos son de agricultura familiar y producen el 43 por ciento de la leche, mientras que el 57 por ciento restante es producido por el 23 por ciento de los tamberos que superan los 3 o 4 mil litros.

Estos pequeños agricultores familiares tamberos que han ido desapareciendo -y siguen en sangría desapareciendo- requieren una política diferenciada, obviamente, al igual que los productores ganaderos pequeños y medianos. Son los que realmente están sufriendo en estas últimas décadas.

Hay que pensar, por ejemplo, que de 20 mil tamberos que había hace veinte años hoy quedan 10 mil. El 50 por ciento de los tambos desapareció y, según un estudio del Centro de Industria Lechera, en los últimos diez años la mayoría de los tambos son los que producen menos de 2 mil litros. El 77 por ciento de los tambos desaparecidos son menores de 2 mil litros.

Por lo expuesto, creo que además de considerar esta agricultura familiar periurbana de las economías regionales, es fundamental también incorporar dentro de la agricultura familiar a los pequeños y medianos productores que habitan hoy los pequeños pueblos como el nuestro, que tiene 2 mil habitantes. Los que vivimos en los pequeños pueblos del interior vemos cómo los procesos de agriculturización o de concentración han ido perpetuándose en el tiempo.

Quería plantear estas consideraciones a los señores legisladores para que también tomen en cuenta dentro de esta iniciativa a este grupo de productores familiares. Muchas gracias, señor presidente.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Muchas gracias por su aporte. A partir de su exposición, queremos hacer una consideración.

Queremos agradecer al Cuerpo de Taquígrafos que, como siempre, acompaña nuestro trabajo.

El debate va a quedar plasmado en la versión taquigráfica, un insumo que nos resulta muy oportuno para tomar el pulso de lo que expresa el sector sobre el tema en debate.

Tiene la palabra Rodolfo González de Vía Campesina, el último orador anotado para hacer uso de la palabra como representante de una las organizaciones que nos visitan. Luego, tendrá la palabra el subsecretario de Fortalecimiento Institucional, doctor Ramiro Fresneda.

SR. GONZÁLEZ Señor presidente: buenas tardes a todos y a todas.

Desde Vía Campesina queremos saludar este espacio donde están muchas de las organizaciones del sector campesino de la agricultura familiar, y a los diputados que también están participando.

Casi en el mismo sentido de lo que manifestaba el compañero de la Federación Agraria, creemos que tiene que existir una ley que se debería llamar "de la agricultura familiar, campesina e indígena." Representamos a un sector que históricamente ha sido menos visible, pero no menos importante, que tiene a su cargo la producción de alimentos de muchos de los parajes y pueblos del interior profundo. Son compañeros que habitan en los lugares quizás menos productivos y que hasta ahora han recibido menos ayuda del Estado. Se trata de sectores que hoy en día están en disputa por la tierra y por el agua.

Todos sabemos del avance de la frontera agropecuaria sobre los sectores más vulnerables, en donde había tierras que no valían y en las que hoy en día se puede producir; esa pugna que se da en la tierra muchas veces está invisibilizada.

Por lo tanto, quiero plantear algunos puntos. El primero está referido al sujeto. Creemos que todos los actores tienen que estar contemplados en esta ley: el agricultor, el pequeño productor, el campesino, el indígena y los pescadores artesanales, que históricamente han sido los más invisibles.

Segundo, quiero contarles que estamos participando en un espacio con agrupaciones que no están presentes aquí hoy, pero con las que también debatimos sobre la ley de agricultura familiar campesina e indígena, resaltando como punto importante que se debe contar con una asignación de recursos porque sin ellos, no va a tener fuerza a la hora de aplicarse o va a requerir de otros mecanismos alrededor de esa ley. Creemos que la ley tiene que salir con una asignación de recursos de forma concreta, para que al momento en que se apruebe, funcione correctamente para servirnos a los agricultores familiares, a los campesinos y a los indígenas.

Otro punto importante a profundizar es el tema de la tierra y del agua. Son los dos elementos que necesitamos para producir y muchas veces no los tenemos, los tenemos en condiciones precarias o en disputa con los grandes productores o empresas. Creo que hay que profundizar sobre este tema.

Tenemos propuestas en ese sentido. Sabemos que hay un gran porcentaje de tierras que están ociosas, que no producen, y también hay una gran cantidad de compañeros campesinos o familiares que están en los barrios, en las villas de Buenos Aires y de las grandes ciudades, que se han ido por la presión sobre la tierra y sobre la producción.

Entonces, nosotros creemos que tenemos que transitar un camino inverso al proceso que se vino dando. Debemos tener los medios -la tierra y el agua-, y discutir fuertemente sobre esos aspectos para profundizar al respecto. Me parece que este debe ser un elemento importante en la ley.

Nosotros estamos dispuestos a discutir y a efectuar los planteos que venimos haciendo. Hay muchas organizaciones que hoy no están acá y tenemos que encontrar el espacio para reunirnos. Sería una buena idea que la convocatoria surgiera desde el Ministerio de Agricultura o desde el Congreso, pero tiene que ser un espacio más abierto, porque al menos en estas dos iniciativas que hoy se plantean acá, nosotros no participamos en la discusión, aunque venimos debatiendo el tema con otras organizaciones y tenemos elementos que queremos poner sobre la mesa.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra la señora diputada Villar Molina.

SRA. VILLAR MOLINA Soy la diputada Villar Molina, de la provincia de Neuquén, y quisiera preguntarle al señor Rodolfo González, que acaba de exponer, si dentro de su institución están también albergados pequeños productores pecuarios.

SR. GONZÁLEZ Nosotros somos de Vía Campesina, donde existen los pequeños productores pecuarios. Dentro del campesinado se producen animales, así que estamos todos.

SRA. VILLAR MOLINA Gracias por la respuesta, y pido permiso a la Presidencia para reiterar la pregunta al anterior expositor.

SR. LANDABURU Los agricultores familiares cumplen el rol de todo el sector agropecuario, de todas las actividades, de acuerdo a su sector específico y ubicación geográfica. No podemos pensar que un agricultor familiar es solamente productor pecuario, solo agrícola, ganadero o tambero. La agricultura familiar tiene por cultura la diversificación de la producción en distintas actividades. Esa es una de las características generales de los agricultores familiares.

SRA. POLIDORO Y si me permite agregar, en producción de pequeña escala.

SRA. VILLAR MOLINA Les agradezco a los productores por su respuesta, y les aclaro que formulé la pregunta en función de lo que el presidente había aclarado, en el sentido de que todo nuestro accionar se nutre de los saberes que nos transmiten los hacedores de los temas.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra nuestro último orador, el doctor Ramiro Fresneda, subsecretario de Fortalecimiento Institucional.

SR. FRESNEDA Señor presidente: simplemente quiero hacer un par de acotaciones muy precisas, para ganar tiempo.

En primer lugar, agradezco a los compañeros de las organizaciones que nos han invitado como Secretaría de Agricultura, y particularmente a los diputados que están tratando este proyecto de ley que nos parece de cardinal importancia.

Complementando un poco lo que decía el señor subsecretario, compañero Chiaramonte, cuando pensamos la construcción de un Consejo de la Agricultura Familiar que discuta estos temas, entendemos un poco la integralidad y la cardinalidad que tienen estas cuestiones.

Como dice el ministro de Agricultura, la temática de la agricultura familiar ha estado invisibilizada por décadas. Concretamente, cuando uno ve que un juez distrital de los Estados Unidos puede avasallar la soberanía popular de nuestro pueblo en América Latina, se pregunta a veces cómo las leyes del mercado pueden prevalecer por sobre nuestro Estado de derecho.

Concretamente, saludamos la discusión de la ley. Como dice el secretario de Agricultura Familiar, compañero Emilio Pérsico, creemos que es fundamental la discusión de una ley concreta, concisa, bien clara, que de algún modo abra un nuevo paradigma en estos 200 años en la Argentina. Han pasado 200 años y no hemos podido tener una institucionalización como la que estamos teniendo.

Y para ir a lo concreto, quiero hacer algunas acotaciones, para que consten en actas. Con respecto al Título III, artículos 15 y subsiguientes, sobre el tema de la tierra, nos parece importante dar una discusión, teniendo en cuenta que está presente una colega del Estado nacional, la doctora Florencia Gómez, que es titular del Registro Nacional de Tierras Rurales.

Haciendo un poco de memoria histórica, en este mismo recinto, desde hace cuatro o cinco años, todas las organizaciones del sector vienen discutiendo un proyecto de ley de suspensión de desalojos.

Yo saludo la incorporación, en el artículo 18, segunda parte, de la suspensión de los desalojos de comunidades campesinas, una deuda histórica que tenemos, para frenarlos, a diferencia de lo que ocurre con las comunidades de pueblos originarios, previsto en nuestra matriz constitucional. En el artículo 75, inciso 17, está contemplada esta problemática, pero en la agricultura familiar y en las comunidades campesinas no lo está. Así que creemos fundamental el artículo 18.

Creemos que por una cuestión de economía administrativa y para evitar gastos del Estado nacional, sería muy interesante que los diputados pudieran indagar en el Registro Nacional de Tierras Rurales, que ya ha trabajado fuertemente en lo que es la dispersión catastral y dominial que tiene nuestro Estado, por matriz constitucional. También lo decía nuestra presidenta, Cristina, en el momento en que se publicó la ley de protección del dominio de tierras rurales. Se ha podido trabajar fuertemente para frenar la extranjerización. Creemos que puede llegar a ser una herramienta muy oportuna para discutir el tema de la tierra.

Consideramos que es de imperiosa necesidad construir un Consejo de la Agricultura Familiar. Pensamos que una ley sería fundamental, pero como bien decían los compañeros, la problemática es muy profunda y muy estructural. Por lo tanto, deberíamos discutir el tema del sujeto productivo, del sujeto de derecho, de la comercialización, la producción, el acceso a la tierra, la seguridad jurídica en la tenencia de la tierra.

Estos consejos y la discusión de los temas concretos nos van a permitir avanzar mucho más rápidamente en este sentido.

Para finalizar, necesitamos generar algo que nosotros también, como Ministerio de Agricultura, proponemos a los diputados. Se trata de algo que constituye una cuenta pendiente, con respecto a la competencia provincial, en cuanto a la matriz constitucional. Me refiero a un programa nacional de acceso a la Justicia. Cuando uno ve muchos desalojos de comunidades en la Argentina, se encuentra con que hay un desfasaje muy grande entre los dos modelos de agricultura: la industrial y la familiar. Muchas veces el Poder Judicial pone en un pie de igualdad situaciones que naturalmente son desiguales. Podríamos encontrar ahí jurisprudencia y cuestiones análogas; por ejemplo, el movimiento obrero en la Argentina ha logrado legislación protectoria, como el principio de in dubio pro operario.

Tenemos que generar políticas normativas diferenciales para una agricultura que tiene importancia no solo desde el punto de vista económico sino en cuanto a construir un modelo agrario nacional y popular desde una perspectiva económica, pero también social y ambiental.

SR. PRESIDENTE BASTERRA No había visto a la compañera Florencia Gómez, responsable de la política de tierras del Estado nacional. Muchas gracias por compartir esta jornada, y agradezco a Ramiro por identificarla, porque estaba medio escondida.

Habiendo concluido la lista de quienes habían pedido la palabra, abro un espacio para los señores diputados que quieran plantear alguna inquietud.

Tiene la palabra la diputada Villar Molina.

SRA. VILLAR MOLINA Agradezco a los expositores y en particular a la gente del Ministerio, que tuvo la deferencia de explicarnos. Me interesa muchísimo la creación del Consejo. Insisto en que me gustaría tener información al respecto.

Además, quiero transmitir a los productores la tranquilidad de que esta comisión trabaja en función de las necesidades del pequeño productor. Nuestro quehacer está siempre destinado a mejorar la vida del pequeño productor.

En mi provincia hay aproximadamente 5 mil pequeños productores que pueden tener mil chivas o quinientas ovejas. Lo que se intenta es que ese pequeño productor no tenga que sufrir el éxodo de tener que ir a vivir al pueblo por un subsidio porque no puede mantener sus chivas.

En la zona de secano de mi provincia sufrimos la sequía agravada por ceniza ya que hemos tenido problemas con volcanes, etcétera. Pero en la zona bajo riego también hemos tenido la desgracia de que los pequeños productores tengan que convertir su pequeña chacra en una inmobiliaria. Conozco esto justamente por ser nieta de crianceros trashumantes -en mi provincia existe todavía la trashumancia- y por eso hablo de esta manera.

Les agradezco muchísimo el aporte que hacen y les garantizo lo que dije al principio de la reunión: esta comisión -y lo digo en nombre de todos sus integrantes- trabaja para el bien de los pequeños productores. Es por ello que agradezco muchísimo todas las exposiciones y los saberes que nos nutren para poder trabajar. Muchas gracias.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra el diputado Barchetta.

SR. BARCHETTA Buenas tardes. Realmente es un gusto estar discutiendo hoy una ley de agricultura familiar.

Me parece importante especialmente ante la compleja situación que viven los pequeños y medianos productores, a quienes consideramos agricultores familiares. Son productores de mil quinientos quintales de granos o, como dijo recién la diputada, de quinientas ovejas. Se trata de productores pequeños y medianos que realmente hoy están pasando por situaciones complejas ante la falta de escala o la falta de financiación, distintas problemáticas que se están dando en el sector agropecuario.

Hay que considerar el hecho de que el productor lechero hoy está desapareciendo. Todos los días desaparece alguno, como recién comentaba González.

Me parece que en este proyecto de ley tenemos que hacer el máximo esfuerzo para llevar adelante políticas diferenciadas. No es lo mismo un pequeño productor que un gran productor, y hoy prácticamente se los trata de la misma manera. Además, es necesario un fondo, es decir, recursos, porque de lo contrario la ley simplemente se tratará de una expresión de deseo.

Hay cosas que están enunciadas en el proyecto pero que ya se pueden hacer, no es necesario que exista una ley. En Santa Fe se están haciendo muchísimas cosas con productores de cerdos y productores hortícolas; se ha creado un programa y una marca.

Para esto es importante el financiamiento específico y la generación de políticas diferenciadas atento la falta de escala que existe. Es esencial desarrollar todo lo relacionado con el asociativismo, que es una de las herramientas que consideramos muy útil. Es un proceso lento, por eso es muy importante que el asociativismo y el cooperativismo estén incorporados en el sistema de educación.

Momentáneamente existe una dificultad tremenda debido a la desaparición de productores pequeños y medianos, que son productores de agricultura familiar, en el corto plazo.

Es necesario un financiamiento porque, si no, todo quedará simplemente en una expresión de deseo. No queremos que esto suceda, por eso estamos dando este debate hoy aquí. En esto tenemos que ser muy firmes, tener una discusión muy grande y escuchar a todo el mundo para así crear una ley por la que realmente se termine con esta problemática de la desaparición permanente de productores, que origina una de las concentraciones más grandes que se ha dado en el país.

Hay aproximadamente 60 mil productores en el país.

Quienes producen más del 80 por ciento de los granos hoy son sólo un 5 por ciento de los productores. Debemos analizar este dato.

Si tomamos por ejemplo agricultores federados, una cooperativa, el promedio de granos que hacen por año los productores pequeños y medianos está entre mil y mil quinientos quintales. Es por eso que creo que debemos ver estos datos, tenerlos realmente en cuenta y generar una ley que efectivamente termine con la caída diaria de productores.

Hoy les hablo como diputado, pero también conozco la materia por haber sido vicepresidente y secretario gremial de la Federación Agraria, por recorrer todo el país conociendo las economías regionales y ver cómo desaparecen productores. Lo digo realmente con el corazón y me gustaría que esto se escuchara para poder generar las herramientas que detengan este problema.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Doy fe de sus palabras porque cuando ejercía la función ejecutiva me visitaba y trabajábamos en pos específicamente de la agricultura familiar, de los pequeños y medianos empresarios. Después, otra lucha y no esa, nos puso en caminos diferentes, lo cual lamento porque sé de su buena fe y de su buena disposición hacia este modelo de inclusión de la agricultura familiar. Muchas gracias, señor diputado.

Tiene la palabra señora diputada Juárez.

SRA. JUÁREZ Señor presidente: quiero agradecerle a usted y a todos los aquí presentes por visitarnos para llevar adelante este debate.

Quiero sumarme en darles la tranquilidad de que la comisión realmente trabaja por el sector agropecuario, como ya mencionó la señora diputada Villar Molina. En esta comisión tenemos un presidente que tiene un fuerte compromiso con el sector y con la cuestión social. Digo esto a pesar de que pertenezco a la oposición.

Creo que necesitamos coincidir en algunas cuestiones; el país lo necesita. La primera de ellas es que el pequeño productor de la agricultura familiar es un aliado estratégico de la economía social. No se lo puede desconocer. No puede ser que estemos diciendo que hace falta visibilizarlo y reivindicarlo, en un país que se basa y vive de un sistema productivo familiar. Si desconocemos al hombre del campo, a la persona que pone el lomo al sol todos los días, ¿adónde vamos?

Por eso debemos ponernos de acuerdo en algunas cuestiones. En consecuencia, agradezco a los señores diputados este gesto político, porque genera esperanza y entusiasmo para unificar el proyecto y para que todos nos pongamos de acuerdo en un único proyecto. Si no, nos quedamos en la pelea por ver quién es el autor y en realidad los tiempos políticos no son los tiempos de la gente, y menos de quienes producen. Ellos están esperando que la clase política nos pongamos de acuerdo para que esto salga adelante.

Por eso celebro tremendamente que nos pongamos de acuerdo en un sólo proyecto y que acompañemos de buena fe esto que tiene que concretarse.

Sin embargo, seguramente que sin el financiamiento necesario esto va a quedar sólo en un buen poema. Todos tenemos la intención de que resulte bien, pero si no hay recursos, ¿cómo lo vamos a lograr?

Por último, tenemos que construir sobre la verdad. Las verdades parciales no le sirven a nadie. Tenemos que aceptar las verdades de todos, porque cada uno desde su lugar tiene una verdad. Es un acto de inteligencia armar ese rompecabezas y tratar de hacer algo que les sirva a todos.

No obstante, sin producción y sin trabajo este país no va a salir, y no vamos a dejar de tener una pobreza estructural mientras la economía familiar sea considerada de subsistencia. La economía familiar debe tener el lugar que le corresponde: el de auténtico productor y aliado estratégico de los espacios en la economía social. Muchas gracias. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE BASTERRA Tiene la palabra señor diputado Ziegler.

SR. ZIEGLER Señor presidente: quiero saludar y dar la bienvenida a todos los representantes de los sectores de la agricultura familiar del país que nos visitan.

Como lo han hecho quienes me antecedieron en el uso de la palabra, deseo celebrar esta reunión. Es sano que nos estemos poniendo de acuerdo. Esto de unificar criterios para armar un solo proyecto es lo mejor que nos puede pasar.

Al mismo tiempo, quiero reconocer a todas las organizaciones de la agricultura familiar, pero especialmente a la gente del Ministerio de Agricultura, porque sé de su trabajo en todo el territorio nacional para tratar de promover distintos encuentros, talleres e ir captando todas estas ideas -como decía la señora diputada preopinante- que son tan distintas en muchos lugares pero que tienen algo en común, que es la agricultura familiar.

Hace dos o tres semanas pudimos compartir un encuentro en la provincia del Chaco. Hubo otro en la provincia de Misiones, donde se juntó la RENAF, y de todo eso se comienzan a obtener conclusiones y coincidencias. En esas coincidencias va a haber muchos insumos para que el acuerdo sea lo más cercano posible a lo que se piensa desde el Poder Legislativo y también desde lo cotidiano de cada uno de los productores de la agricultura familiar.

Quiero decirles también que hay una iniciativa parlamentaria, aunque no sé si está en trámite en esta comisión. Con un grupo de diputados -entre los que se encuentra el presidente de la Cámara, Julián Domínguez- hemos presentado un proyecto de ley con una figura que la denominamos así, pero como es una iniciativa parlamentaria, está sometida al debate. Me refiero a una jubilación anticipada para el agricultor familiar a partir de los 57 años de edad, que tiene la misma lógica que cuando se previó el régimen del trabajador agrario, para que el empleado rural pueda jubilarse a los 57 años, a partir de considerar el esfuerzo físico, muy desgastante, que esa tarea importa.

Nosotros entendemos que la característica que tiene la agricultura familiar es la baja mecanización agrícola. Por ello también se prevé el mismo procedimiento.

No importa si esto sale por otra vía, pero la definición es para la agricultura familiar, para que a partir de los 57 años, cuando el desgaste físico se presenta -puede producirse antes, pero más o menos acordamos en los 57 años-, comience a compensarse económicamente desde el Estado la disminución de la capacidad productiva. Es así y hay que hablarlo en estos términos: no tenemos el mismo rendimiento físico a partir de esa edad.

A partir de ese momento, y progresivamente, se agregan tres puntos por año para llegar a los 65 años con la plenitud de la jubilación.

Pero en ese período que va de los 57 a los 65 años tendríamos la previsión de establecer un régimen de moratoria previsional que permita que aquel que no tiene integrados todos sus aportes o no los tenga integrados, pueda hacerlo en ese tiempo, a partir de los fondos que el Estado nacional coloca a su disposición para compensar esa disminución de la capacidad productiva.

Insisto en que se trata de una iniciativa legislativa. Todos pueden tener acceso a ella ingresando a la página de la Cámara, donde figura el proyecto. El diputado Julián Domínguez, quien les habla y otros tantos diputados firmamos como coautores esta iniciativa legislativa, que también me parece que es bueno que se la discuta, que se la considere y que se la tome con el mismo sentido con que se está tomando el proyecto que ahora está en consideración.

Mañana trataremos la moratoria general, pero esto específicamente es para la agricultura familiar, para disminuir la edad y como una suerte de prejubilación. No es una jubilación plena sino una prejubilación para compensar la disminución de la capacidad física.

SR. PRESIDENTE BASTERRA Si no fuera que es tan noble y altruista, y que lo comparto plenamente, diría que nos acaba de vender un proyecto. (Risas.)

Realmente creo que vale la pena que lo acompañemos, que lo estudiemos y que le busquemos la vuelta, porque así como lo hicimos con el peón rural, esto tiene el mismo sentido de reconocimiento al hombre de campo, que trabaja arduamente bajo el rigor de las inclemencias.

Esto tiene mucha especificidad, es muy concreto, y sin duda es algo que se planteó aquí indagando la posibilidad de dar algunos elementos que permitan la factibilidad concreta, sin que dependa de la buena o mala voluntad de un gobierno, cualquiera sea su signo político. Queremos que se le dé la institucionalidad que todos quienes somos parte de este sector aspiramos que tenga.

Repito que todo esto va a quedar en la versión taquigráfica y va a ser insumo para el trabajo de los asesores en la comisión, así como el aporte y los trabajos de discusión y debates alternativos que se van a ir generando en la lógica de funcionamiento de la Cámara, pero que también se va a ver nutrido con todas estas otras líneas, como lo planteó la gente de Vía Campesina y del Frente Nacional Campesino, y sin duda de lo que es la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, que son los ámbitos en los cuales se está debatiendo esta temática. Entendemos que constituye una gran oportunidad para mostrar la capacidad de consenso que tenemos quienes aspiramos a que este sector brinde un ámbito de satisfacción a las necesidades laborales, productivas y creativas del hombre, de su familia, para que pueda realmente acceder a los beneficios que nos da la civilización del siglo XXI, y que la familia rural tenga las mismas posibilidad de realización que las familias urbanas.

Sabemos que esta ley se impulsa en la búsqueda de la conquista de un nuevo derecho, algo que ha caracterizado a este gobierno.

Muchas gracias a todos por estar presentes, y seguiremos trabajando en esta línea. (Aplausos.)

Queda levantada la reunión.

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-0000

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.